Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
34/64

Afiliados Normales


Pandora’s box [Kya & Trystan]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Sáb Abr 14 2018, 23:48

No estaba seguro de por qué había decidido trazar esa señal en el lugar concreto, ni mucho menos si deseaba ver al resistente en ese instante. Pero por alguna razón tuvo la sensación de que sería un buen momento. Mantenerse alejado de Talos, a pesar de haber llegado hacía pocos días, le resultaba más importante que permanecer entre las calles que podrían llevarlo a desesperar. Anastasia lo había llamado cobarde. Cobarde. Él. Esa mujer tenía demasiados pájaros en la cabeza. ¿Qué demonios sabía ella? Acorde a como lo concretaron, y habiendo sido su último lugar de reunión el Poison, se dirigió al segundo punto. Meses atrás ese lugar colindante al bosque había estado desolado, carente de carromatos donde los juglares y circenses se arremolinaban alrededor de una fogata, lo que causó una sorpresa en él. Las sombras, causadas por el avanzado atardecer, danzaban sobre el crepitar del fuego e iluminaban los rostros distraídos que escuchaban la historia de uno de tantos juglares. Algunos de los presentes se habían sentado sobre los troncos caídos; otros se tumbaban en la humedecida hierba, y las botas de lo que imaginó sería vino pasaban entre las manos de los adultos.

En el centro, un trovador parecía relatar una historia sobre dragones y caballeros. Su aspecto demostraba que su vida había sido agraciada. Los cabellos oscuros, dejaban entre ver algunos mechones canosos, y caían sobre los tostados hombros. Normalmente, los sujetaría en una improvisada coleta para que éstos no le estorbaran en sus quehaceres diarios. Las pupilas eran de un color ocre que demostraban ser experimentados y salvajes, por algún motivo recordaban al iris de los felinos. Los tostados brazos del varón se elevaron intentando abarcar el manto de estrellas que comenzaban a cubrirlos. Unas miradas se perdían en ese estrellado cielo, otras seguían los movimientos del juglar, y, tantas otras, se cerraban y abrían de golpe intentando no sucumbir al sueño.

El teniente pasaría desapercibido entre los circenses, pues llevaba puesto una camisa de lino blanca, unos pantalones negros y su espada descansaba en la vaina de su cinturón. Cuando tomó asiento en uno de los troncos talados, una mujer le ofreció un plato de jabalí que éste desestimó. Sendas manos viajaron por el cabello del soldado y se depositaron como una pesadez malsana sobre su propio cuello. Con la mirada fija en el suelo observó como una pequeña hormiga se asomaba por la pequeña oquedad que tenía junto a la bota. Temeraria y rigurosa movía las antenas al son de una vibración que la conectaba con el resto de la colonia. En parte esos diminutos seres le recordaba a la vida que seguían los dragones; y los híbridos. Alguien le sacudió un codazo haciendo que alzara la vista a la bota que le ofrecían. Eso sí lo aceptaría. Elevó la misma en un pequeño movimiento de brazos y probó el dulce sabor de ese vino claro. Y una pregunta llegó audaz a su mente: ¿Cuánto tiempo se demoraría en aparecer el resistente? Ahora que lo pensaba tampoco estaba seguro si habría recibido su mensaje. Tomó otro trago del dulce vino y pasó la bota al de al lado.

Bueno... al menos tenían alcohol.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Kya el Lun Abr 16 2018, 07:33

“Alto rubio y con una espada”

Buena descripción era aquella, pero vamos que ella ya se lo trataría de encontrar de mejor manera. Habían salido de la casa del árbol, rumbo a aquel punto del sendero de los bosques donde habían acordado separarse para que el pelirrojo pudiese ir camino a la taberna del Último Hogar, donde ella visitaría a esa madre primeriza que resultaba muy agradable compañía y con la que estaba haciendo buenas migas, pronto. Recibiendo cortas descripciones de la persona que debía encontrar, la sanadora tomó en brazos a la pequeña Annie, que abrigadita estaba lista para ir con la abuela Leyanna durante la tarde noche que ellos entenderían aquellos asuntos.

Con un beso y unas cortas palabras la sanadora, emprendió con Tormenta, por el sendero que bajaba hacia las granjas, un sendero tranquilo y seguro que le llevaba hacia su hogar y que fue silencioso, excepto por las canciones que la sanadora cantaba para la niña y así amenizar un poco, hasta su llegada a la granja, donde su madre la salió a recibir con una sonrisa alegre y llena de vida al ver que traía consigo a la pequeña. Annie, emitió un gritillo alegre, riendo radiante extendiendo los bracitos hacia la mujer pelirroja que ahora se acercaba al caballo y extendía las manos para recibir a la niña- Ohhh, pero mira quien está allí, la abuela!!...

“Pero que hermosa pequeña, hola preciosa mia, ¿vendrás a cenar?”

Seguramente al ver que su hija no se bajaba del caballo, había entendido que, tendría la compañía de su nueva nieta, por una tarde, en ausencia de sus padres. Por lo que la sanadora, negó con suavidad- ...No lo creo, cenaremos fuera con unos conocidos... pero vendremos por ella…trataré que no sea muy tarde... pero si se hace tarde, creo que si nos quedaremos ... –explicó, mientras recibía como respuesta los asentimientos de su madre que ahora la miraba con complicidad- ...madre... –dejó al aire la sanadora. Recibiendo un encoger de hombros como respuesta de su madre y una risa que demostraba ese conocimiento de madre que su hija era feliz.

“Si, si, ya sé... ahora ve”


Negando, la sanadora rodó sus ojos, antes de tirar las riendas y emprender camino hacia el punto al que le había explicado Trystan que debía ir. En esencia era en los lindes del bosque por el camino principal que iba fuera de Talos, había muchas zonas donde las caravanas de viajeros se detenían a descansar ya fuesen camino a la viciosa ciudad o fuera de ella, siguiendo ese trayecto, entre los árboles, pudo ver tal cual le habían explicado, el punto donde se encontraría con ese hombre que ella debía guiar hasta El Ultimo Hogar. Sabía que la confianza puesta en ella era enorme, porque, aunque no tuvo explicación del encuentro y tal petición, le había asegurado que no había mejor persona para tal tarea y así no arriesgarse a ser reconocido en los previos de Talos. Para cuando llegase, la tarde empezaba a morir, las luces naranjadas del cielo en el horizonte se colaban ahora con menos fuerza entre las copas de los árboles y sus troncos y la frescura de la noche comenzaba a sentirse.



Un juglar contaba historias en aquel claro en el que los viajeros estaban realmente concentrados en aquella leyenda que era compartida... bajándose del caballo la sanadora entonces, caminó unos cuantos pasos, se había colocado la capucha de su capa de viaje y paseando la vista de un lado a otro visualizó un punto libre donde sentarse, junto a un hombre que no observó a primeras. Esperó paciente a que el juglar avanzara en su historia para pasear su vista entre los presentes y buscar las características que habían sido descritas.

“Rubio y con una espada, alto y de barba de perilla”

¿Cómo iba a saber que era alto, si todos estaban sentados? “Por Maikaela...” pensó la sanadora. Pero justo en ese momento, una bota con lo que podía adivinar era licor, apareció en su rango visual...tomándola entre sus manos, observando al resto del grupo... ¿por cuantas bocas había pasado aquello? Sintió un quién-sabe-que, de solo pensar en aquello y decidida pasó la bota al primero que vio cerca estableciendo contacto visual para darle a comprender que le tocaba, este lo recibió y bebió y así fue pasando... y vamos que su mirada azulada siguió el trayecto de la bota con un no sé qué que la hacía pensar de más en la higiene que podrían llegar a tener aquellos. Y sin embargo a su mente avispada llegó un breve atisbo y recuerdo de algo brillante a su lado, al momento que recibió la bota y para confirmar volvió su vista hacia su derecha... y allí estaba... una espada... pero no era cualquier espada, era una espada con una empuñadura oscura, pero de buena manufactura, la misma guarda contenía gracia en ella, que denotaba el trabajo del herrero responsable de su forja y entonces...el blasón.

Sus ojos se alzaron para posarse sobre el semblante del hombre que tenía a su derecha, notando la perilla, su rubio cabello y sus rudas facciones que encajaban con la tosquedad, descrita de muchas maneras y fue cuando como quien no quiere la cosa, formuló con suavidad, sabiendo que él escucharía- Escuché que un pelirrojo vendría... ¿lo has visto?... –preguntó entonces, esperando que el hombre entendiera que, de alguna manera, anunciaba que venía de parte de “ESE” pelirrojo que el rubio iba a encontrar. Los ojos azules de la sanadora se posaron entonces en su vecino y esperó su respuesta antes de fingir que se había equivocado, si llegaba a no saber que responder.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Vie Abr 20 2018, 15:06

Y el tiempo avanzó, más despacio de lo que había imaginado, mientras su mente divagaba en dirección a un único destino. Deambulaba entre las voces, los sentimientos cruzados y los quehaceres que se entrelazaban con él en esa conexión vibrante. Apremiante. Impaciente. Se detuvo en ese recorrer inquietante al darse cuenta de dónde se dirigía y se obligó a escuchar el relato del trovador:

“[...] Cuando Cal’Haris despertó no supo predecir donde se encontraba, en su estado moribundo, sintió como comenzaba un viaje, que al fin llegó a su destino, se encontraba en una alta montaña, en un pequeño poblado humano. Pudo ver el cielo estrellado en la noche, las luces del hogareño pueblo, de no más de cuarenta habitantes. Sus heridas habían sido tratadas, estaba vendado por su costado y abdomen, y una pregunta nació en su mente: cómo era posible que siguiera vivo.  Percibió como una mula tiraba del carro donde él se encontraba pero no podía ver quien llevaba las riendas del animal [...]”

Historias de heridos y guerras. Batallas y muertes. Salvadores. Salvadores. Era irónico. Su mente desconectó de nuevo del relato que continuaba con algo similar a como Cal’Haris era tratado por una desconocida  sanadora. Su diestra viajó a su mentón, despistadamente, mientras rascaba con el pulgar la incipiente barba. No necesitaba irse a una mera historia para saber qué se sentía en ese concepto. En esa situación. Tampoco entendía porqué los juglares siempre narraban historias de las que apenas conocían nada. Inverosímil. Pero de ello trabajaban. Desapercibida pasó la figura que se sentó a su lado, demasiado centrado en buscar el pelirrojo entre las sombras danzantes causadas por la fogatas, hasta que la delicada voz lo mencionó. El recorrido de su pulgar se detuvo en la barbilla. Los claros ocelos se centraron parsimoniosos en la penumbras que se acomodaban al perfil femenino y su siniestra se depositó con una caricia sobre la empuñadura de su arma. Un acto reflejo, sin mucho de significado.

Pelirrojo —repitió con un sesgo indescifrable. Apartó la diestra de su mentón para señalar a través de las flamas a un tipo que estaba frente a ellos—. Creo que ese de ahí es pelirrojo —. Recorrió con la mirada a la fémina, de arriba a abajo, en un intento por discernir si la casualidad había llamado a su puerta o, tal vez, se trataba de otra cosa. Además, ¿desde cuándo no se había dignado el resistente a acudir a sus reuniones? Nunca. Pero no improbable—. El destino es algo sumamente caprichoso, dos desconocidos buscando a un pelirrojo —se aventuró—, ¿verdad?—. La pregunta quedó en el aire, mientras estudiaba sus reacciones.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Kya el Dom Abr 22 2018, 10:23

Los ojos de la sanadora, sin embargo, siguieron la acción de aquella mano que se posaba en la empuñadura de su espada. ¿Quién demonios era ese? ¿Y dónde se había venido a meter? Pero antes de entrar en aquellas cuestiones existenciales, la sanadora levantó la vista para fijarla en quien señalaba el rubio y analizó la afirmación, basándose en las pruebas y ese de allí... no era pelirrojo, los pelirrojos tendían a liberar destellos tostados/bronce contra la luz del fuego... los cabellos de este... no eran ni lo más parecido a bronce tostado- Castaño... –dijo entonces corrigiéndole al rubio- ese de allí, es castaño... –aclaró, ella misma era pelirroja, un poco más oscura de lo común, pero pelirroja y sus cabellos contra el fuego, liberaban ese llamado “bronce tostado” que ella reconocía bien- ...Yo lo conozco... pero no está aquí... –dijo entonces en contestación a lo siguiente, mientras ella inhalaba profundamente y miraba al cielo por unos instantes.

Ah... esos pelirrojos rebeldes…van y vienen, aparecen y desaparecen... me recuerda a uno que conozco... Quizá esté en otro lugar...-murmuró refiriéndose a esos encuentros tan variados que ella sobre entendía hubiese podido tener el pelirrojo con este hombre rubio de barba de perilla y una espada con un emblema especial.

Levantándose entonces, le echó una última mirada, con un leve gesto de que le siguiera y se encaminó justo donde estaba Tormenta, que bajó su gran cabeza para recibir una zanahoria de su dueña en compensación, palpando su cuello, antes de dar un par de pasos para subir un pie en el estribo izquierdo y montar con un impulso, esperando que ese fuera el hombre y si lo era... le hubiese entendido, antes de comenzar a emprender el camino hacia la Taberna el Ultimo Hogar donde debía estar Trystan, esperándoles a ambos.

Tormenta resopló un poco, haciéndola sonreír mientras, guardaba silencio, escuchando si su acompañante la seguía o si formulaba alguna pregunta o cuestión que ella no supiera y en dado caso si la sabía, si era necesario que él la supiera. No sabía quién era él realmente y la importancia de aquella reunión tampoco... simplemente hizo caso en aquella petición que le habían hecho, de facilitar aquel encuentro. En el tiempo que llevaba viviendo en pareja, había empezado a conocer mejor de dónde provenía, su compañero de vida... sus miedos... sus preocupaciones y las personas con quienes se juntaba... pese a variadas, todas eran buenas personas... eso dicen hablaba muy bien de las personas... en todo caso “Dime con quien te juntas y te diré quién eres” como dictaba el dicho que quien sabe dónde lo había escuchado.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Mar Abr 24 2018, 12:08

El castaño desconocido acaparó su atención cuando ella insistió en su falta de atino, aunque en realidad podría haber señalado a cualquier moreno o rubio y quedarse tan ancho—. Vaya despiste el mío —comentó despreocupado con una sonrisa ladina que reflejaba más de lo que pretendía y retornó los ocelos a ella—. Quizás lo esté —afirmó viendo como la mujer se alzaba y lo observaba. Engarzó su mirada con la de ella. Un instante. El único que necesitó para levantarse del tronco y causara que su mano se retirara con calma de la empuñadura de su espada. Sí, había caído en la treta del azar. Pero quien no arriesga no gana. Además, muchas habían sido las alusiones al pelirrojo en tan pocas palabras. ¿Casualidad? Ya lo dudaba.

Sus firmes pasos la siguieron a través de los circenses hasta la zona donde los corceles aguardaban. No pudo evitar alzar  con circunstancia la diestra al cuello el cual presionó y miró a sendos lados; ¿de dónde sacaba un caballo? Porque, como no, tenían que ir a caballo. ¿Se podía ser más complicado? No. Detuvo su insistente manoseo de cuello y una sonrisa fugaz se perfiló en su faz cuando divisó a una patrulla de soldados—. Dadme un segundo —ordenó tácitamente, mientras se encaminaba directo a los soldados. Intercambió un par de palabras y con saludo militar se despidió de ambos, retornando con la sanadora montado en su prestada montura—. Cuándo gustéis —se posicionó a su lado y permitió que ella acabara encabezando la marcha.

El trayecto fue calmado. Pausado. Silencioso entre dos desconocidos que compartían camino y no tenían mucho que intercambiar. De vez en cuando una mirada fugaz se desviaba a más allá de su compañera de viaje y acababa centrada en el ruido que había causado la acción. Hasta que alcanzaron el Último Hogar. Meses atrás había tenido un encuentro con Ae, tan lejano y distante, fue mucho antes de iniciar su periplo a las órdenes del General, antes de saber que su hermana había vuelto a desaparecer sin poder llegar a tener su reencuentro y conocer lo del prometido de la dragona. Su mano presionó las riendas del caballo causando una agitación y un relincho. El Teniente retornó al presente para palmear con tranquilidad la tabla del cuello del rumiante. Descendió con un ágil movimiento de él y lo amarró al poste. Esperó a que la dama descendiera de su montura, con la intención de ayudarla si era el caso, y le cedió el paso al interior del establecimiento.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Trystan el Lun Mayo 14 2018, 18:24

Por mera prudencia, me las había ingeniado para hacerle saber a Cedrik que no entraría en Talos aquella vez que me dijeron que él quería verme, haciéndomelo saber con esos códigos de pintadas en la fuente de la ciudad. No nos veríamos en el sitio de siempre. Le pedí que saliera de la ciudad y así, se encontraría en un determinado lugar con Kya, mientras yo les esperaría a ambos en la taberna El último hogar.

En teoría, no podía ser muy difícil, aunque tampoco se lo pusiera fácil a la sanadora con esa escueta descripción del teniente. Pero, con las medidas cada vez más opresivas y mi cara adornando muchas de las paredes de Talos, no quería arriesgarme más. Ya no.

Sabiendo que Kya dejaría a la pequeña con su madre, me quedé tranquilo en lo que me dirígia a la taberna. Al entrar, hice un barrido con mis azules por la estancia. El ambiente era tranquilo y apenas había gente. Después de observar a esos viajeros de puro paso, me dirigí al fondo, donde me senté, con una pinta de cerveza.


Por primera vez, me dispuse a fumar, mientras esperaba. Algo que llevaba sin hacer desde que empezase una nueva vida en aquella cabaña del bosque. La capucha cubría parte de mi rostro, pecando de prudente. Ya no podía fiarme de nadie.

Allí esperé, llegando a pedir una segunda cerveza, justo a tiempo de verlos llegar. Sonreí con satisfacción al ver que me reconocieron y se acercaron a mi mesa-. Al final, parece que no tuviste problemas para encontrarlo. -adiviné, dirigiéndome a Kya, haciéndole señas para que se sentara a mi lado, antes de deslizar mis azules hacia el Teniente del Ejército-. Mucho tiempo sin verte, amigo mío. -como correspondía también le invité a que tomara asiento-. ¿Qué se cuenta por las calles de Talos? -pregunté, sin controlar ya la curiosidad por aquel encuentro.




De parvis grandis acervus erit

Awards:

the unexpected is always the best:

avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 2153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Kya el Lun Mayo 21 2018, 23:53


El camino hacia el ultimo hogar fue tranquilo, a un costado de su caballo, descansaba su carcaj de flechas y el arco de largo alcance que llevaba en caso de que las cosas se pusiesen entretenidas. Pero nada exploto y ninguna amenaza apareció como para que fuese útil, hasta que divisaran las luces que se veían a través de las ventanas de la estructura, varios caballos estaban atados en los amarraderos exteriores, donde estaba el chico que cuidaba de ellos. La música del bardo que seguramente estaba dentro, se podía escuchar, entre los murmullos y risas que provenían de las conversaciones de los que dentro, comían y bebían, no tardó en desmontar de Tormenta y sacando una moneda, se la lanzó al muchacho que la apañó, mientras ingresaba en el cálido interior de la taberna.

Los ojos de la sanadora, se pasearon por el entorno, viendo alrededor, viendo las siluetas que conversaban y hablaban en sus asuntos, escuchando las conversaciones, haciendo un barrido que la llevó hasta una mesa en un rincón lejano, donde una silueta estaba sola allí, con una de las ventanas a sus espaldas, pero lo que buscó Kya, lo reconoció al instante y en efecto, eran, los destellos cobrizos en la barba que se podía ver en ese mentón descubierto, esos hombros y la forma de sentarse, lo delataron y sin dudarlo, empezó a caminar hacia la mesa, escuchando su voz y dejando que le robara una sonrisa- En realidad... –murmuró la sanadora, para dirigirse al lado derecho del pelirrojo encapuchado y sentarse allí, junto a él mientras le saludaba con naturalidad, con un suave beso en sus labios- ¿Has pedido algo de comer? –preguntó, recibiendo la respuesta, con un gesto, haciéndola ladear su cabeza y sonreír.

Y mientras ambos hombres se acomodaban e intercambiaban palabras, la sanadora se levantó para acercarse a la barra, notando aquella silueta femenina que ya conocía. Escuchó sin querer, aquella mentirilla blanca que protegía a la dragona de lo que pudiese ocurrir si se enteraban que el pequeño era suyo, esperando a que ella se desocupara, cuando esta se girase, agrandó su sonrisa- ¡Izumy, hola!!!... –saludo alegre, apoyando sus manos en la barra con un suave tamborilear de sus dedos- Por dios, que belleza de pequeño... –saludó acercándose un poco más para ojear a Zephiro- Ese si será un magnifico tabernero... –agregó, entregando una suave caricia a la cabecita del bebé- ¿Cómo estás? ¿Cómo les ha ido?

Ella le sonríe suave y saluda igual de animada —Hola Kya!, muy bien...es bueno volver al trabajo después de unas largas vacaciones— el pequeño sonríe feliz
Me imagino ¿les ha dado mayor tregua en las noches? ¿necesitas alguna cosa? –preguntó con suavidad, mientras miraba alrededor por un segundo antes de hablarle al pequeño y sonriendo, tratar de robarle una pequeña sonrisa- ¿Cómo está el bebé más hermoso? ¿mh? ¿bien? si, el más hermoso –sonrió enternecida y con todos sus helados derretidos por el balbuceo que este liberó en respuesta- ¿Cómo lo has sentido?... –como sanadora preocupada que era, no podía dejar de querer saber cómo lo estaba pasando, sabía que Izumy era buena madre y seguramente lo trataba como un príncipe en sus brazos.
Dudo que este niño sepa lo que es tregua...no nos deja dormir hasta que lo llevamos a la cama con nosotros— sonrió mirando al bebe que sonreía traviesamente —Estamos bien...cada vez come más...y no deja de mirar todo y a todos

Así va a hacer... mi sugerencia es que traten de conseguirle pequeños juguetes que no le quepan en la boca pero que pueda morder o chupar... a partir de ahora, todo lo que le den, irá a su boquita y así continuará hasta que esté más grande... igual, planeo visitarte pronto para responder a más preguntas que tengas y darle seguimiento, acabo de venir de dejar a nuestra pequeña con mi madre... vine con él... –dijo haciendo énfasis en “ÉL” para que supiera que era con quien ella estaba- y un amigo. ¿Qué tienen de comer hoy en el menú? –preguntó, escuchando la lista de alimentos que tenían a disposición- Tengo mucha hambre y creo que me comería una vaca entera... – bromeó- tomaré el arenque ahumado, con pan y caldo de vegetales, para tres si es posible, ya te dejo trabajar, estamos en aquella mesa... –dijo mirando hacia el rincón donde ambos hombres estaban hablando.

Terminado aquel intercambio con la tabernera, volvió para sentarse junto al pelirrojo y atender a la conversación, para al menos ubicarse y no perder el hilo- Ya nos traen algo de comer... –informó en el momento que ambos le dieron un momento de atención- La tabernera es amiga mía... –explicó con serenidad, mirando al pelirrojo- la del bebé... –susurró sabiendo que él sabría que se trataba de aquella dragona, de la que le había hablado y contado que le había ayudado a dar a luz a sus pequeños, de los cuales solo había sobrevivido uno. Ese pequeñín que ahora cargaba contra su pecho.

FYI:
El pequeño cameo de Izumy, se planteó con su user por privado :3 y con su permiso




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Vie Mayo 25 2018, 18:11

Barrió la repleta taberna en un único mirar que se depositó sin problemas en una solitaria figura. Era posible que cualquiera no lo identificara, que no reconociera al resistente entre los presentes, pero para su sorpresa él conseguía diferenciarlo por quizás los gestos o por estar demasiado acostumbrado a esos pequeños encuentros clandestinos. Pero no por ello se dirigió directamente hacia él. No con la mujer allí. Esperó a que la sanadora emprendiera el rumbo pues ello le ayudaría a entender si su encuentro no había sido fortuito. O no.

Y así fue como las dudas se aclararon. Un ligero cabeceo fue dirigido hacia Trystan mientras la mujer lo saludaba con un cariñoso beso en los labios. El mestizo dejó que ambos cruzaran un par de palabras y se sentó ante la invitación—. Demasiado, parece, pero el deber es el deber  —añadió, mientras sus gélidos se posaban en la espalda de la curandera que se dirigía a la barra a pedir la cena, para después retornar hacia su compañero—. He estado ausente algunos meses como te habrás dado cuenta pero parece que la situación está algo alterada por el intento fallido de la Reina y la destrucción de los Altares. Nada que no se viera venir tras el intento fallido. No obstante mi reunión contigo hoy no es por eso —se llevó la diestra al mentón rascando de forma distraída. Supuso que primero era mejor empezar con lo problemático—. Uno de los motivos implica a los resistentes. Lo cierto es que también estoy intentando reunirme con Ae, pero fuiste más rápido contestando, así que te lo contaré a tí.

Su vista se desvió hacia la mujer que acababa de volver de la barra y le dedicó una sonrisa agradecida por su ayuda antes de retornar a la conversación a medias—. He conseguido el ascenso y eso implica algunos cambios, entre ellos una caza de brujas. Mi actual misión es dar caza a los resistentes, por orden directa de mi superior, y puedo asegurarte que voy a cumplir esa misión —su mirada estaba fija en la reacción del Heartless pues lo siguiente implicaba su cooperación—. Y siento decirte que necesitaré ayuda con la cacería.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Trystan el Vie Mayo 25 2018, 21:27

Negué con la cabeza ante esa suposición de Kya, después de su saludo tan tierno. Ni me había acordado de esa sensación de hambre que ya no era capaz de sentir, gracias a ese tiempo como desafiado. Y, a pesar de que cada mes que pasaba, notaba de alguna forma ese vacío apoderándose parcial e ineludiblemente de mi ser, no tenía ni la más mínima intención de rendirme. Ella ya lo sabía. Yo ahora lo tenía claro. Y era muy probable que hasta Cedrik notara el cambio desde la última vez que nos viéramos.

Cuando Kya se incorporó y se marchó hacia la barra, enarqué una ceja de forma inquisitiva ante esa mirada del soldado antes de encararme y comenzar a hablar. Que había estado ausente era algo que ya sabía... pero había pasado demasiado en esos últimos meses. Me incliné hacia delante, con algo de confidencialidad, juntando las manos, después de que Cedrik mencionara a Maeve, la última y peor pérdida de la Resistencia-. Han pasado muchas cosas desde la última vez, Cedrik. -me dio tiempo a murmurar antes de que Kya regresara. Sonreí sin siquiera hacer por evitarlo, con las indicaciones que me dio la sanadora para que finalmente me fijara en aquella dragona de la que sabía más de lo debía.
Inmediatamente, volví a la conversación con el mestizo, tragando saliva por esa determinación en cazar a los terroristas. ¿Cómo podía ayudarlo ahora que... ¡oh! Tampoco sabía que yo ya no era resistente-. Ced... Creo que se nos complican un poco las cosas. -alegué, en principio, dispuesto a explicarle-. Hace meses que no formo parte de la Resistencia. -mis azules permanecían en los suyos mientras hablaba. El rubio preguntó sin hablar, gesto al que me fue inevitable contestar con una sonrisa torcida-. Encontré... -nuestras miradas perdieron conexión cuando caí en esa tentación a la que sucumbiría siempre, de mirar a Kya, ahora a mi lado. Sonreí abiertamente, antes de volver a mi compañero-. Encontré una buena razón para alejarme del peligro. -lo cual no implicaba dejar de luchar por conseguir aquello que me habían robado. No me extrañaría nada ver la sorpresa en el semblante masculino. La última vez que lo viera, estaba totalmente abatido y al borde de la rendición-. Pero, tal vez, pueda darte alguna indicación para que lleves a cabo tu misión... -se me hacía extraño hablar de aquello, viéndolo como una traición a los míos. Pero... siendo claros, me quedaba muy poca gente allí. Gente a la que no dudaría en avisar de aquello.
A los demás no les debía absolutamente nada.

Y, entonces, decidí volver a ese tema tan escabroso que había preferido dejar para más tarde-. Ced... hay algo que necesitas saber sin más demora... -titubeé. Me costaba demasiado hablar de ella-. Eve no se reunirá contigo... Murió durante la destrucción de los Altares. -confesé, quizás demasiado de golpe, pero incapaz de adornarlo mejor. ¿Cómo se podía suavizar una noticia tan trágica? No me quedaba duda de que mis palabras tendrían una reacción más que inmediata en el rostro del que consideraba mi amigo, a pesar de las circunstancias que separaban nuestros caminos.




De parvis grandis acervus erit

Awards:

the unexpected is always the best:

avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 2153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Kya el Vie Mayo 25 2018, 22:07

Ella no necesitó mucho para saber la seriedad del tema que ambos hombres estaban hablando. Como era de esperarse, la sanadora fue muy acorde, guardando silencio para no interrumpirles de ninguna manera, siempre atenta a todo sin agregar o mencionar nada, ya que era un tema que no le competía, aun así... eso no quitó que se dejara apoyar contra él, apoyando una mano en el muslo derecho del pelirrojo con suavidad, a modo de siempre estar en contacto, como un reflejo y costumbre suya que a simple vista exudaba complicidad. Ese pequeño tacto, era el único gesto que demostraba el desbordante sentimiento que compartían, porque no eran necesarias demasiadas caricias, ni palabras para que fuese notorio.

Por lo que podía comprender, era posible que el rubio, fuese un... ¿militar? ¿entonces era un espía? Si no... ¿Por qué otra razón un militar le diría sus misiones a alguien como Trystan? Por lógica, sabiendo que eran amigos, uno ex resistente y otro militar, quizá era un contacto dentro de las líneas del imperio y entonces fue captando de mejor manera, con sus propias conjeturas, la gravedad de la conversación de manera más virtual. Pero el pelirrojo no era más resistente ¿hace cuánto que se habían encontrado? Para que el rubio no supiera que ya no lo era, debía haber sido, hace mucho, mucho tiempo, por lo que con alivio la sanadora sonrió y en silencio, como si hubiese predispuesto, levantó su rostro al mismo tiempo que él buscaba sus ojos y encontrando sus miradas por un momento, le entregó un pequeño gesto al pelirrojo, sabiendo que lo notaría y lo recibiría: Una suave caricia con su pulgar, allí, donde descansaba su mano sobre su rodilla derecha.

Y allí no se quedó cuando Maeve fue mencionada en la conversación, la sanadora frunció el ceño y como mero apoyo y soporte, apoyó su barbilla en su hombro, recargando un poco su cuerpo, aún en completo silencio. Cuando la figura de una muchacha como de unos 17 años, con una bandeja grande, quizá algo pesada para ella se acercó, seguida de otra muchacha, que tomó los platos y comenzó a depositarlos en la mesa, para de último, servir agua en el vaso pedido por la sanadora antes. Y fue cuando Kya encontró su ocupación, luego de agradecer cortez a la jovencita: Cenar, de a poquitos mientras ambos hombres continuaban conversando.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Lun Mayo 28 2018, 21:11

El mestizo se encogió de hombros, casi imperceptiblemente, ante la mirada inquisitiva del contrario. No había que ser muy listo para saber que la sanadora no era un peligro. A decir verdad que una mujer, además que ésta fuera algo evidentemente importante para el pelirrojo, era algo nuevo en esa relación entre ambos. No lo podía culpar de sentir cierta curiosidad; supuso que el simple gesto sería suficiente para que entendiera ese interés por su parte.

Así que ella era uno de los motivos por los que el Resis… el ex-resistente, había estado tan abatido en su última reunión. Se preguntó si su cambio de humor también se debía únicamente a haber abandonado a ese grupo mediocre y centrarse en su familia. El mestizo desvió los gélidos con una alzamiento de ceja, involuntario, hacia Kya—. Eso complica las cosas… —corroboró sin apartar la mirada de la sanadora—, pero no te duermas por lo laureles. Que te alejes del peligro no es lo único que debes tener presente — apartó la mirada de ella para señalar el pecho del pelirrojo de un cabeceo—. De nada servirá esa paz y tranquilidad si no solucionas el problema principal —aunque algo en él supo que eso ya lo tenía en mente.

No estuvo preparado. No para lo que Trystan le estaba contando. Notó como un nudo se formaba en su garganta y su ceño se iba frunciendo en un estado de preocupación o, probablemente, enfado. Sus iris se posaron en la sanadora, quizás para que desmintiera lo dicho por el Heartless, pero el simple acto de reconfortar a su amante confirmaban sus temores. Cedrik se giró hacia la camarera—. ¿Podría traerme una botella de alcohol? —la camarera asintió y antes de que se fuera el militar la tomó del brazo—. Algo fuerte —cuando confirmó que lo había entendido, y solo entonces, la liberó de su grillete. Sólo volvió a hablar, minutos más tarde, tras beberse un cuarto de la botella de un par de tragos—. ¿La habéis enterrado? —la pregunta brotó de sus labios sin llegar a creerlo, porque ella no podía estar muerta. No podía ser cierto.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Trystan el Vie Jun 01 2018, 15:19

En lo que hablaba con Cedrik, esos sutiles gestos de Kya, conseguían mantenerme armado y firme. Como ya hacía en la privacidad de la cabaña que compartíamos. Claro que, ambos éramos lo suficientemente discretos como para no pasar de ahí, cuando estábamos en compañía.

Reí por ese comentario del soldado que denotaba, una vez más, esa inquietud apoyada en el compañerismo y el fuerte lazo que nos unía a los dos. Pese a que hubiéramos estado en bandos contrarios durante mucho tiempo. De forma oficial, claro. Ahora, tan sólo era un exiliado cualquiera, hablando con un soldado del ejército. Lo que nos había llevado a esa conversación, ya era arena de otro costal. Un costal que yo había abandonado hacía unos meses. ¿Era extraño que aún quisiera mirar por ellos? ¿Lo merecían? ¿Hasta qué punto? Ya eran muy contadas personas las que tenía en la Resistencia que mereciera la pena salvar.

Claro que, la primordial era yo mismo, en este instante. Kya lo tenía presente. Cedrik también. Yo no iba a ser menos-. Tranquilo. -enuncié, con confianza-. Ahora es todo distinto. -le aseguré enarcando una de las cejas, sonriendo de lado-. Y estoy trabajando en ello más que nunca. -no dejaba de ser verdad que en esa paz y tranquilidad, como el soldado había dicho, había encontrado una rutina de entrenamiento que cada vez me convencía más.

Pero, como suele pasar con todo buen momento, se vio eclipsado por esa noticia que trastocó el ánimo de mi amigo de manera visible. El ir contra la Resistencia, el ayudarlo con esa organización que poco me interesaba ya, mi desafío... todo se vio relegado a un segundo plano. O hasta un tercero. Me inquietó verlo pedir algo fuerte por la razón que era. De haber sido en circunstancias normales, lo habría incitado a algún reto que seguramente yo no podría cumplir, ya que tenía poca tolerancia al alcohol.

Tragué saliva, observando cómo tomaba esa botella y le pegaba un trago largo, para lanzar esa pregunta directa-. No. -no demoré mi contestación, frunciendo el ceño, sin apartar mis azules de Cedrik-. La... la forma en que murió, no nos lo permite. -comencé a explicar-. El altar en el que estaba ella se vino abajo, entre lava... al parecer. -suspiré, aunando fuerzas para retener esa avalancha de malas sensaciones provocadas por los recuerdos-. No pudimos... ni quisimos recuperar el cuerpo.




De parvis grandis acervus erit

Awards:

the unexpected is always the best:

avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 2153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Kya el Sáb Jun 02 2018, 00:24

No se sintió incomoda cuando el rubio sostuvo su mirada con ella y no tuvo problema alguno en devolverla fijamente, mientras ella podía perfectamente leer entre líneas y no iba a entrar por allí. El tema del desafío era sin duda, uno que ella trataba de ir manejando para no perder el norte y mantenerse enfocada en ayudarlo, no era algo que fuese ajeno... era el motivo a grandes rasgos de sus preocupaciones constantes y antes de tornarse en un nudo de nervios, enfocó su atención en aquella charla sobre lo ocurrido con Maeve, lamentaba con todo su corazón tener que silenciar para confirmar con eso que no era un chiste malo, el rubio pidió algo fuerte de beber y lo comprendió.

Cuando se lo trajeron, escuchó la interrogante a la que el pelirrojo respondió y ella se permitió intervenir- Fue una terrible batalla... –informó- muchos murieron... –bajó un poco más su voz- como el altar se vino abajo, enterró los cuerpos y entre ellos... –dejó una pausa al aire, dando a entender que el cuerpo de Maeve, también había quedado sepultado- Lo correcto fue hacer una ceremonia por ella y despedirla acorde... –murmuró entonces para llevar una de sus manos para beber de su vaso un poco de agua, antes de dejarlo sobre la mesa, recargando su espalda contra la silla y mirar al rubio.

La sanadora, entonces posó sus ojos en la ventana y la oscuridad que ya recubría el exterior, supo, calculando mentalmente, que era más o menos hora de cenar y como reloj que da exacta las campanadas adecuadas sin falla, volvió sus azules al pelirrojo y con apenas un pequeño toque allí, donde tenía su mano, llamó su atención para no poner en palabras el movimiento de sus ojos que indicaba un claro “come algo, anda...” ella miró entonces al local, mientras el silencio entre ellos se había hecho por Maeve, hasta que alguno de ellos lo rompiese.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 1104

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Cedrik el Mar Jun 05 2018, 14:22

Tranquilo era una palabra que no había imaginado que saliese de la boca del pelirrojo meses atrás; ni mucho menos ahora meses después. El ceño del soldado se frunció en un intento por discernir ese cambio, demasiado obvio en él, y centró de nuevo la mirada en la nueva presencia de su reunión. Bien podía ser cierto que ella había menguado su ansiedad o lo que demonios fuera lo que había visto meses antes. Estuvo tentado a preguntarle qué demonios se había fumado, porque él necesitaba de eso. Sí, lo necesitaba bastante, sobre todo cuando pensaba en ella—. ¿Y cómo estas trabajando en ello exactamente? —porque saltaba a la vista que esa mujer guerrera no era. La recorrió de nuevo de arriba a abajo en esas acciones de comer y beber que lo llevaban a pensar que ciertamente era demasiado inocente para ser combatiente.

La agria sensación del alcohol abrasando su garganta lo incitó a beber algo más cuando ambos confirmaron la muerte de la morena. El vaso bajó de golpe contra la mesa con demasiada fuerza. Apartó la mano del vidrio con la intención de no fragmentarlo por la presión ejercida pero las pequeñas fracturas en el culo del vaso fueron más que visibles para quien se fijara—. Entonces su cuerpo está en el altar, ¿eso me estáis diciendo? —sus gélidos se habían centrado en un punto fijo de la mesa con la intención de calmar esa sensación que embargaba su instintos de impotencia e ira. Una vorágine de sensaciones que lo llevaban a querer romper algo, mas expiró e inspiró en la búsqueda de su propio temple. De su propio autocontrol—. El altar de tierra… —comentó. Después de ver los informes que Ariakas le había hecho leer para estar al tanto de los avances del ejército, era el único que podía ser—. Leí el informe —llevó de nuevo la botella a los labios pareciera con la intención de ahogarse en alcohol. Las palabras de la sanadora hicieron que dejara de beber y se centrara en ella—. Estoy seguro de que fue una buena ceremonia —buscó de nuevo la mirada del ex-resistente—. Habéis llorado a los muertos y yo haré lo propio —hizo una leve pausa, intentado que sus prioridades se establecieran: él había perdido a Maeve, a Ine, a D’tark… y aunque deseaba hundir una espada en el corazón del destino eso era imposible—, en su momento. Ahora, dime, ¿quién es ella? —asaltó, señalando a Kya, en una duda más que evidente desde el inicio.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Trystan el Vie Jun 08 2018, 07:44

Ese ceño arrugado de Cedrik me hacía ver que no terminaba de estar satisfecho con lo que yo estaba contándole, a pesar de que ya pudiera notar un cambio bastante importante en mi manera de ver el tema del desafío. Mucho había pasado de por medio desde aquel Trystan que nada más quería venderse a la desdicha y rendirse finalmente, sobrecogido por la tragedia de la desaparición de la que había sido mi pareja.
Una desaparición de la que ya ni estaba seguro y... francamente, ni quería recordar.

Mis azules se clavaron en sus grisáceos iris, significativamente. ¿Tan poco seguía fiándose?- Entreno. -contesté con contundencia, casi con la misma seriedad con la que él me había lanzado esa pregunta-. He aprendido a controlar lo que antes no podía. -había avanzado mucho más de lo que pensaba, al respecto-. Y... aunque suene de locos... He llegado a encontrarme con el dragón un par de veces. -algo que los dos presentes habían ignorado hasta ahora. Aquel dragón desafiador había resultado toda una sorpresa... hasta para mí.

A la par que Cedrik e instado por ese pequeño apretón de Kya, la miré, entendiendo lo que simplemente me decía con la mirada. Asentí a ese indicativo pero, no llegué a hacer el ademán de comer nada de lo que hubiera delante de mis narices. Sinceramente, no aprobé esa hiel que impregnaba las palabras del soldado, cuando nosotros dos sólo le habíamos informado de lo ocurrido. ¿Acaso habíamos hecho mal? ¿Tanto había cambiado aquel híbrido en todo su tiempo fuera? Tanto para él como para nosotros en su momento, la muerte de la líder resistente, había supuesto un mazazo bastante gordo.
Pero, ¿hasta qué punto era comprensible su reacción contra los dos? Por respeto, se lo dejé pasar. Yo había llorado, Aldrik se había largado antes de tiempo, como así había hecho Derek. Cada uno habíamos reaccionado de una manera distinta y, hasta Cedrik tenía ese derecho.

Finalmente, el tono receloso de esa última pregunta del rubio, fue lo que terminó de descolocarme-. ¿Ella? -miré a la sanadora por un momento, sin saber bien el objetivo de esa cuestión planteada-. Me sorprende tu desconfianza, Cedrik. -añadí, calmado, en lo que mis azules se deslizaban hasta la inquisitiva mirada del soldado-. Se llama Kya. -terminé por apoyarme en la mesa con los codos. inclinándome hacia él, en actitud confidente. Aunque lo que tenía que decir sobre ella, aquella mujer ya lo sabía-. Y, sorpresivamente, ha sido el aliento que necesitaba para encontrarme y seguir luchando por lo que quiero. -no veía que fuera el momento propicio para contarle a aquel hombre nuestra historia con todo detalle. Ya parecía cansado siquiera antes de comenzar la conversación-. ¿Hay algo que quieras decirme?-pregunté, finalmente. Entendía que quisiera saber quién era, pero ese recelo estaba de más, a mi entender.




De parvis grandis acervus erit

Awards:

the unexpected is always the best:

avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 2153

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Pandora’s box [Kya & Trystan]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.