Novedades

- (18/11) Ya están disponibles las novedades de Noviembre.

- (18/11) Ya podéis pedir Los Dracs de Noviembre.

- (17/11) Revisad bien la normativa de las búsquedas, pues hemos añadido una nueva norma

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Trystan
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Admin
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos


06/06

Directorios y Recursos

04/10

Afiliados Élite
Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] QxjH0JL Time Of Heroes
 photo untitled45.png
Expectro Patronum


41/50


Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot]

Ir abajo

Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] Empty Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot]

Mensaje por Reagan el Jue Abr 05 2018, 00:43


Talos. Antes de la llegada del frío.


Hacía ya dos días que no paraba de llover en Talos. No solía llover mucho en aquella parte del mapa a menos que fuera estación húmeda, algo que me extrañaba, claro. Pero no le di mayor importancia. La lluvia no me complicaba mucho los negocios. Los clientes seguían recorriendo la pasarela de mi barco hiciera el tiempo que hiciera.
Me fastidiaba que el cielo estuviera siempre encapotado y que hubiese tenido que ponerme una especie de chaquetilla de lana entre mi blusa y la chaqueta de pirata para poder resguardarme de la bajada de temperatura.
Pero quitando aquel inconveniente todo iba bien.

Estaba sentada en la silla de mi camarote, echando un vistazo a mi enorme volumen de contactos, tachando algunos nombres. Jharah de Krossan, Lyenne de Isaur… y añadiendo otros, Hessae de Eden, Dewa de Talos...
En fin, una infinidad de nombres necesarios para el trabajo que desempeñaba. Dudaba si algún otro pirata del mundo tenía un cuaderno como aquél, pero a mí me era bastante útil.
Hacía pequeñas anotaciones al lado de cada nombre para identificarlos cuando llegara el momento. Incluso apuntaba las conexiones que conocía entre ellos. Con aquello era suficiente para trazar una red consistente de contactos.
El sonido de las olas golpeando la madera del cascarón del barco, el mar, el olor a salitre, ese leve tambaleo de la nave al que estaba más que acostumbrada… siempre me relajaba.

Tenía la mesa llena de mapas y herramientas de navegación. Había también un par de botellas, una de ellas vacías y justo cuando fui a mojar la pluma en el tintero, llamaron a mi puerta.
Esperaba que fuera William o cualquier otro cliente que no fuera la persona que iba a cruzar el umbral de un momento a otro.

-Pasa- dije desde la silla llevando la pluma hacia el papel para seguir trazando letras sobre el mismo. Estaba siendo una tarde tranquila.
Dejó de serlo en cuanto vi aquella melena rubia en el interior de mi camarote.
Con lentitud, aquella mujer cerró la puerta tras de si y se acercó al lado opuesto de la mesa en la que yo estaba sentada. Posó sus manos sobre la madera de la tabla y alzó una ceja.

Mi corazón comenzó a latir deprisa y por un momento quise que fuera precisamente William el que irrumpiera y me salvara de aquello.
Por otro lado, deseaba que no lo hiciera, porque ansiaba conocer cuál había sido el destino de aquella ladrona de Krossan.

Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] Giphy

-Ymir- dije tratando de sonar distraída. Como si no hiciera años desde la última vez que la vi, como una escuálida joven desesperada por encontrar un lugar en el que refugiarse. Unas manos que le ayudaran a llenar la pérdida que había sufrido.
Tuvo mala suerte cuando esas manos con las que dio fueron las mías.

No dijo nada, a pesar de que había sido ella la que había decidido adentrarse en territorio enemigo.
Tragué saliva ante aquel incómodo y horrible silencio en el que había dejado de escribir. Dejé la pluma en el tintero en un movimiento tortuosamente pausado para mi gusto.
Crucé los dedos de las manos sobre la mesa esperando algún tipo de reacción por su parte, pero no obtuve ninguna respuesta.

-¿Buscas algún favor?- pregunté como si estuviera preparada para que la rubia me pidiera algún negocio. Pero yo sabía que no estaba allí por negocios. No tenía ni idea de que se traía entre manos la ladrona, pero estaba claro que no buscaba mis favores.
Al menos logré que abriera la boca.

—¿De verdad crees que vengo hasta tu pútrido barco a pedirte un favor después de todo lo que me hiciste Reagan? —dijo alzando la voz y cruzándose de brazos.

-A ver, primero, mi barco no está tan mal y no la tomes con él. El Black Wraith no te ha hecho nada. ¿Qué te pasa? Te veo algo alterada- pregunté como si fuera la más inocente del lugar.

La rubia se acercó más todavía a mí y me agarró de las solapas de la chaqueta para levantarme de la silla. No recordaba que tuviera tanta fuerza—. No has cambiado nada —el aliento le olía a alcohol.


-Veo que tú tampoco- añadí haciendo una mueca de hastío. Por un momento pensé que me iba a asestar un puñetazo. Pero me soltó intentando que cayera sobre la silla de nuevo. Di un traspiés en el que casi me caigo por su fuerza y preferí retomar el equilibrio quedándome de pie -Aunque estás más irascible.

—Eso dicen, pero te equivocas en algo, estoy sobria. Solo me he tomado una cerveza —se dedicó a pasearse parsimoniosamente entonces por el camarote—. Esto también sigue igual. Supongo que tu lista de nombres habrá aumentado —señaló aquel libro que reposaba sobre mi mesa—. ¿Está mi nombre entre esas páginas?

-Bueno, algunos aparecen, otros desaparecen…- puse cierto énfasis en la última palabra mientras trasteaba con las páginas del cuaderno.

—Hm. Ya veo. Siempre se te dio bien evadir los problemas con las mujeres. Todo asunto sentimental te resbala como si fuera una gota de agua sobre el acero de tus valiosos sables.

Alcé la vista al techo. Estaba perdiendo mi paciencia.

-Aún no has madurado. Ya basta, Nemain, deja de guardarme rencor.

Y algo en ella volvió a hacer clic. Se giró hacia mí con la mirada prendida por el fuego de la ira. Se acercó a grandes y marcadas zancadas de una forma en la que me sentí tan amenazada que tuve que caminar hacia atrás. Terminé topándome con una pared.

—Al menos conoces mi nombre de gladiadora. Haces los deberes de vez en cuando, Rea —inclinó el rostro levemente como si estuviera analizando a su presa y me señaló con su dedo índice—. Pero yo no puedo perdonar, ni olvida. Vine a tu barco en busca de ayuda. Estaba rota, perdida y desesperada por dar con una buena persona. Pensaba que los piratas eran libres, que conocerían los terrores de vivir en cautividad, que tendrían empatía. Parece que la única persona que no entendía el significado de aquella palabra eras tú.

Comprendí en un instante que aquella joven que se escabullía en mis bodegas para robar una botella de ron con la que poder emborracharse había quedado muy atrás. Tenía frente a mí a una mujer, seria y fría.
Y aún así, me parecía tan frágil como el primer día que cruzó mi pasarela.
Oh, la nostalgia.

-Tenías una voz preciosa, digna de la más bella de las sirenas.

—Ya no puedes volver a engatusarme con tu estúpida lengua envenenada. Reagan. Te aprovechaste de mí. Había perdido a toda mi familia, a todos mis amigos, estaba en plena depresión, en lo más hondo de un pozo oscuro. No era ni capaz de responder por mí misma y me trataste como a tu puta privada y esclava personal.

Alcé las manos como señal de paz. La cosa se estaba tensando y no me gustaba mucho recordar el cómo me había comportado con ella en aquel entonces, porque nunca lo repetiría con nadie. Había sido irrespetuosa y una gilipollas de cuidado. Un monstruo como aquellos de los que yo huía de pequeña.
¿Había cambiado mucho en estos años?

-Lo siento- y en cuanto aquellas palabras salieron de mi boca, la gladiadora pareció calmarse. Pero no le fue suficiente. Nunca lo sería.

—Algún día, quemaré este barco hasta que no queden más que las cenizas. Es lo que te mereces —se separó de mí, dejándome respirar al fin, liberándome un poco de aquella tensión. Aquella amenaza era seria y había venido intencionadamente a mi propio hogar a decírmelo a la cara. Definitivamente aquella no era la misma Ymir que conocía—. A mí me han quitado el corazón, pero tú nunca tuviste uno.

Y dejando aquellas palabras en el aire, me dio la espalda, caminó marcando los pasos con fuerza hasta la puerta y desapareció tras ella. Ni siquiera le hizo falta dar un portazo para que me diera cuenta de lo terrible que debía sentirse con respecto a mí.
Y así me noté yo también.
En cuanto entendí que le habían desafiado. Sus días estaban contados.
Desde el momento en el que yo la acogí, Ymir no volvió ni volveria a ser feliz nunca más.
Y en cierto modo me sentí culpable.

Recordé a Erah y todo lo que había pasado con ella y por ella.
Quizás Ymir podría haber sido mi sirena. Quizás ella un día estuvo dispuesta a que yo le diera la felicidad. Quizás podría haberla encontrado yo también.

No hay personas buenas y malas en el mundo. Solo hay personas que cometen malas y buenas acciones.
Tampoco puedes esperar que una pirata esté en el bando de los buenos.
Yo liberaba esclavos, pero también mataba sin compasión.
Le hacía recados a tiranos de la nobleza y al más pobre de los vagabundos.
Mi moral cambiaba como lo hacía una veleta.

Y por ello, había perdido a una amiga más valiosa que cualquiera de aquellos inmesos tesoros perdidos en el fondo del mar.

Por eso, trataría de que la nueva rubia que había aparecido en mi vida, no dejara de lado aquella llama que había entre nosotras. Su corazón nunca me pertenecería, pero nunca la dejaría de lado.

Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] Tumblr_nvh8c5ELqM1ur2n6qo1_500




Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] QRVzjfr
Sonata de la Diosa :

Demasiados contactos no siempre vienen bien - FB [OneShot] KcG7jao
Reagan
Reagan
Human

Ocupación : Capitana del Sonata de la Diosa >:)
Mensajes : 289

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.