Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
34/64

Afiliados Normales


The brightness of the crows [Ranema]

Ir abajo

The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Nikky el Jue Feb 15 2018, 20:37

Los dioses parecían estar en todos lados, desde el aire que soplaba sus cabellos, hasta la tierra bajo sus pies, los dioses parecían ser parte importante de la vida de los humanos, siempre lo había sido; pese que sus memorias se veían empañadas por los sueños del letargo, Nikky recordaba las religiones del mundo de su infancia, recordaba sus templos con sus cruces, recordaba las campanas...

Humanos servían a un Dios, pero muchos dragones creían en dioses, el abuelo de Nikky lo hacía, lo recordaba hablándole de cómo se ocultaban en la naturaleza, pero Nikky nunca había entendido, ¿Por que habían tantos dioses? ¿Cual era el real y cuál era el falso?

Ahora templos se habían alzado para alabar a los elementales, y Nikky movida por la curiosidad visitó el altar de la tierra en el bosque; era las primeras horas de la tarde, pequeños rayos de luz se filtraban por la densa capa frondosa del bosque, y era por ello que se hacían tantas sombras.

Nikky estaba muy segura de que la estaban siguiendo, la observaban, y no era su paranoia por la falta de sangre hablando, su reciente obsesión era fácil de controlar, Nikky llevaba toda una vida controlando con voluntad férrea sus mas primitivos deseos, aquello era un juego de niños.

Una rama se rompió, un pájaro voló de una rama a otra y Nikky se detuvo observando hacia arriba.


— Pese que soy una excelente compañía, y una conversadora interesante, dudo que alguno de los elementales decida aparecerse ante mi.— No sacó la espada o convirtió sus manos en garras, sencillamente espero a que aquel ser que la seguía diera su cara.

Un pájaro cantó, y otro le respondió, escucho el viento soplar entre las hojas, y el olor a tierra mojada inundó sus fosas nasales, por su mente cruzó seguir su camino, pero no le gustaba mucho sentirse observada.




Blood on my name:
You're my kill of the night:
It's a battle to survive these lonely years:
avatar
Nikky
Dragon

Ocupación : Mercenaria/Herrera
Mensajes : 341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 28 2018, 03:42

Tan hermosa y esplendorosa, sin importar a donde fuese, la presencia de la hembra, una Sombra solitaria que vagaba en la penumbra, solo acompañada de un cuervo que respondía al nombre de Umbra, la enigmática y engañosa belleza de la antigua dragona se deslizaba por los senderos más oscuros de aquel lugar que le hubiese visto recluirse y ser parte de él durante los años venideros tras la guerra del Despertar. Sí había un lugar en el que Ranema pudiese sentirse verdaderamente libre, era ese, un lugar que podía ser tan hermoso, pero tan peligroso como ella.

Un lugar en que belleza y peligro eran palabras que se unían para danzar en una perfecta sincronía, digna de admiración, y temor.

Hacían ya varias lunas en las que la hembra había ido a ese mismo lugar tocando esa tierra, y estando frente aquella formación extraña y llena de enigmatismo, un enigmatismo que la hembra menos preciaba y no reconocía más que como una mera estupidez. Ranema era una dragona que había vivido más de dos milenios, y que se le inculcase ahora que creyese realmente en un dios, era inverosímil. Aún la Reina Madre carecía de ese nombramiento para su longeva y oscura mente. Pero la mente de Ranema no olvidaba. Lo recodaba bien, recordaba con una claridad peligrosa todas y cada una de las cosas que había visto, escuchado y presenciado desde que había vuelto a la luz, y ese lugar, el Altar de Tierra, había sido uno de ellos. En ese lugar había encontrado a una de sus más, hasta ahora, llamativas curiosidades en las que la hembra tenía cierto interés. Su nombre era Thurdok, pero lo que realmente ella había visto, y le interesaba, era lo que estaba apoderando de la mente de Thurdok. Algo oscuro, y siniestro, algo que ella misma llamó: Bestia.

¿Qué podía realmente querer la ahora inquisidora de un dragón que había caído en la Oscuridad? Una respuesta que ahora mismo era realmente difícil de discernir, pues las intenciones de Ranema eran tan inesperadas y oscuras como ella misma. Sí aún había algo de bondad en ella haciendo eco de acción, o si solo era una intención cruel, sádica, era realmente difícil de saberlo.

Ni ella misma había terminado de averiguar que era, pero ese momento, tarde o temprano, llegaría.

Aun así, siendo incapaz de tolerar de aquella vida en sociedad en la que los dragones se habían convertido, siendo incapaz de poder sentir su verdadera libertad en una ciudad como Talos, que se le hacía pequeña y desesperante con cada una de sus edificaciones y perfectas estructuras, llevándola al borde la desesperación, acudió al Bosque, como lo hacía desde su llegada, habitando días y noches ahí, pero jamás ausente de todo cuanto ocurría en Talos: siempre observando en la red.

En silencio, y sola. Esperando para atacar.

Y justo cuando se hallaba vagando, hermosa en medio de la vegetación, se topó con la misma estatua, la cual observó desde lejos, oculta, sus ojos centellearon y rememoró el encuentro con la Bestia. Pasó el tiempo, y en silencio, permaneció ahí, hasta que una presencia más se acercó. –Uhmm.– Musito, observando. Sabía de lo que podía tratarse, pero aun así, curiosa de lo que había visto la última vez con Thurdok frente a ese mismo altar, decidió observar, en silencio y descifrar que era lo que traía a la intrépida dragona de cabello plata al mismo lugar que Thurdok había llegado. ¿Devoción, fe? Iba a averiguarlo, a menos hasta que su oscuridad, casi palpable, no le delatase, para lo cual, no pasó mucho. –Una interesante declaración, para quien parece haber venido esperando tal cosa…– Declaró, oculta, y esperando el momento correcto para salir.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Nikky el Miér Feb 28 2018, 17:08

¿Era eso cierto? ¿Estaba Nikky buscando a los dioses? Posiblemente, quizás buscaba guía divina para encontrar las respuestas a todos sus malditos problemas, quizás solo necesitaba alguien de gran poder que le dijera que todo estaba bien, pero no sabia si los dioses elementales fueran la respuesta a sus súplicas.


Favorecieron a los humanos, pero los dragones tambien estaban bajo el yugo de la Reina Madre, Nikky habia huido, separándose de sus padre por asesinar a un dragón, no importaba si se explicaba, seguro la esclavizarian, matar a uno de los suyos se consideraba un terrible delito, y lo era, asesinar era horrible, un acto terrible,  y Nikky era una asesina, y si la atrapaban no pagaría solo por su prometido, si no por los tres dragones que le siguieron...


Nikky tenia muchisimas dudas, no solo en cuanto los dioses, si no en cuanto a ella misma, en cierta medida no sabia quién era, o lo que realmente buscaba de la vida, desde la muerte de su querido abuelo Nikky existía pero realmente no vivía, solo habia comenzado a vivir un poco luego del exilio, y el silencio en su mente la estaba volviendo un poquito más loca cada día.


Sospechaba que esa era una de las razones por las cuales acabó mordiendo tan duro a Ariakas, que se hizo adicta a la sangre, la locura del exilio y aquella locura era un terrible precio a pagar por sentirse un poquito viva.


— No se si creo en dioses.Dijo con un suspiro.— No sé si ellos creen en mí.— Si existían los elementales Nikky los resentia, los dragones tambien sufrian, ¿Por que beneficiaban solo a los humanos? Los humanos hacían cosas terribles, hicieron cosas terribles en el paso, tantas guerras y muerte, sus memorias estaban afectadas pero se acordaba bien de sus guerras, y de lo terriblemente esclavistas que eran, incluso su padre contaba lo que él recordaba, de los libros que sobrevivieron el despertar se podía leer claramente la crueldad.


Quizas solo habia un solo Dios, ese que representaban con la cruz, que era muy justo, quizás lo que viven ahora los humanos era su castigo... Nikky no podía saberlo, pero habia una duda que la atormentaba aún mas, Nikky habia sido buena antes, obediente y amorosa, solo un poco tremenda, entonces... ¿Por que los dioses, si existían, le habían quitado a su abuelo? ¿Como permitieron que una niña fuera testigo de eso? ¿Cómo permiten que todas esa dudas, todo ese dolor crezca como hongo en el alma de Nikky?


Si los dioses existían no eran mejores que la Reina Madre, no eran justos, no eran amables, ¿Por que rezarles? ¿Por qué hacerles templos?


— No los entiendo. Dijo, quizás aquella dragona fuera una de las encargadas del templo, su protectora quizás.— A los dioses y sus templos, no los entiendo. Y aun así en el fondo tenia la necesidad de creer, de creer que algún ser omnipresente sufría por ella y se preocupaba por ella, quizás no fuera tan diferente a los humanos.— Quería entenderlos, pero no se si alguien realmente lo haga.— Guiro para ver a la mujer, era impresionante eso si, y tenia ojos que brillaban como esmeraldas al sol, y unos cuernos interesantísimos.


— ¿Los entiendes tú? Pregunto luego de observarla, su belleza la habia impactado pero no lo demostró, no era necesario Nikky estaba segura que la mujer sabia exactamente las cosas que causaba en los demás.




Blood on my name:
You're my kill of the night:
It's a battle to survive these lonely years:
avatar
Nikky
Dragon

Ocupación : Mercenaria/Herrera
Mensajes : 341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 08 2018, 03:12

No importaban cuantos años o milenios pasaran, la Oscuridad había convertido en una sagaz, fría, inteligente y sanguinaria cazadora.

Una Sombra engañosa oculta en la penumbra, y dispuesta solo a mostrarse, cuando el juego terminaba, y su interés en cualquiera que fuese su presa pasaba de ser curiosidad, a ganas de matar.

Pero este día, ese no era el caso.

Aunque para Ranema era ya inevitable tratar casi con cualquier ser como si de una presa se tratase, la verdad era que incluso podían calificarse. Ariakas era una presa con la cual se divertía y a la cual tenía en cuidado, esperando el primer atisbo de traición para acabarlo, hundirlo y destruirlo en pro de la Reina Madre, Thurdok era una presa de su curiosidad oscura, la intrépida capitana Faora, de sus momentáneos momentos de curiosidad clandestina, y la dragona de plata que ahora mismo yacía frente a ella ¿en qué categoría habría de entrar? Era una cuestión de difícil respuesta y solución, pero lo que si era cierto y que por ahora había que tener en cuenta, era que el interés de Ranema estaba sobre ella, y eso podía significar o algo sin motivo de preocupación, o algo por lo que tener mucho cuidado. Eso iba a depender de lo que aconteciera ahora.

Las palabras de la dragona no pasaron desapercibidas, todas y cada una eran atendidas por la hembra, y justo al mismo tiempo la oscura presencia de Ranema se había dado la tarea de buscar en los lugares correctos de la red, toda la información sobre la contraria. Le había sido difícil, había dado con el: solo un crimen. Un asesinato de un dragón, y un exilio autoinfligido. Curiosamente, volvía encontrar a un dragón parecido a la Bestia, tocaba ver si ahora la Oscuridad y la soledad también habían hecho su trabajo en esta. Y cuando ambos ojos se enfrentaron, el verde brillante esmeralda de la dragona milenaria, y el azul humano de la contraria.

La mirada de la hembra centelleo en medio de la oscuridad, y decidió dar paso a su figura, para una vez más, revelarse.

Salir a la luz.


Hizo un silencio y se detuvo. Tan hermosa e imperturbable, como engañosa, cada sentido salvaje estaba alerta, aunque pareciese ser alguien a la cual atacar sin espera de una respuesta.

Un craso error para quien lo intentase. –Dudo que entenderlos sea lo que les interese. La Fe es lo que los mueve a darnos lo que les pedimos, y eso para ellos parece ser suficiente.– Para ella estos dioses eran tan irreales como el Dios antiguo de los judíos, pero si tenía algo parecido a la fe, que lo dudaba, no era en estos dioses, sino en la Reina Madre, a quien aún hoy, ella tampoco entendía, pero aún así, luchaba por ella. –Es lo que nos lleva a defenderlos.– Miró la estatua de la Diosa, y luego volvió a mirar a Nikky. –¿Existe algo en lo que hayas tenido Fe?  
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Nikky el Sáb Mar 10 2018, 20:13

"¿Existe algo a lo que le hayas tenido fe?" Esa pregunta le dio fuerte, pues recordaba cuando era niña y todas las cosas que no le preocupaban, todas las cosas que daba por sentada, ¿Tuvo entonces fe? Si, tenia la fe de aquellos humanos, pues le gustaban las campanadas de aquellas casas con grandes cruces, y le parecía muy hermoso que un hombre hubiera dado su vida por la salvación de todos los humanos, incluso sabiendo que muchos no la merecían.

Su abuela le hablaba de los elementales, que los dioses eran el aire, la tierra, el agua y el fuego, pero aquellos dioses eran distantes, Nikky entonces no los sentía, pero ese Dios, es padre de de todos, el que habia creado a los humanos parecía ser un buen sujeto, y le gustaba la forma en que daba castigos, y le parecía interesante como los humanos alababan, temían y amaban a esta figura.

— No se si alguna vez tuve fe en algo.— Dijo en voz alta, pues había cosas que prefería no decir, hoy día nadie se acordaba de aquel Dios y Nikky habia olvidado el nombre de su hijo.— Cuando mi abuelo murio, llore y suplique a todos los dioses cuyos nombres recordaba que me lo devolvieran.— Y era cierto, grito nombres que hoy día no recordaba bien, suplico a cualquier ser superior mientras trataba de que su abuelo respiraba, mientras empujaba con su cabeza el ala rota de su abuelo.

¡Oh cuánto habia llorado entonces! Y cuanto habia sufrido desde entonces.

— Supongo que tengo fe en el sol, pues sé que cada mañana estará allí, y tengo fe en las estrellas no importa cuan oscuro este estoy siempre segura que están allí, tengo fe del amor de mis padres, que pase lo que pase siempre seré su dragona favorita.— Levantó la mirada y se junto con la verde de la mujer. — Y le tengo fe a la muerte, siempre esta allí, y la he visto, incluso he sido verdugo, todos morimos, dragones, humanos... Incluso los dioses mueren.— Nikky asintió con gran solemnidad.— ¿Y usted, viajera? ¿Ha tenido o tiene fe en algo?—




Blood on my name:
You're my kill of the night:
It's a battle to survive these lonely years:
avatar
Nikky
Dragon

Ocupación : Mercenaria/Herrera
Mensajes : 341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 12 2018, 03:22


De una forma extraña aquella dragona había logrado captar la atención de Ranema. Durante años, la hembra había estado oculta, lejos de toda realidad. En la Oscuridad, y el silencio, pero aun así, siempre presente.

Observando.

¿Qué había sido realmente de ella durante ciento cincuenta años de ausencia total? Se había mimetizado aún más con su verdadera esencia. Había vagado siempre en los linderos y solitarios senderos de la naturaleza, escuchándola y protegiéndola. Gozando de ella. Tal como lo había hecho hacía muchos siglos, pero sin aquella aura oscura que le embargaba. En otro tiempo, su presencia humanoide y sus ojos no estaban llenos de enigmatismo y misterio, sino de vida y risas. Tenía motivos por los cuales sonreír. Todos se los habían arrebatado y ahora solo la pena, las voces de sus hermanos muertos por sus propias manos de maneras inenarrables, y el dolor, era lo que le acompañaban y le convertían en eso: una peligrosa Sombra Errante. Y esta exiliada, por supuesto, no era la primera con la que se encontraba, porque un dragón que se alejaba de lo que ahora eran los suyos, y se recluía en el olvido, por supuesto encontraría en él a aquellos que también eran obligados, o condenados, al olvido.

Quien podría saber cuántos exiliados se habían topado con Ranema durante su retiro, creyendo que en la Oscuridad que le rodeaba, ella también era una de ellos. Igual de salvaje, igual de extraña, e igual de indomable y libre.  

Al revelarse a la luz, estando siempre alerta, sin bajar la guardia ni por un instante aunque así lo pareciera, la hembra escuchó atenta las palabras de la dragona de plata, y fue imposible que algo muy profundo no se turbase en ella y se removiese con violencia, tal como ese momento en que volvió a reencontrarse cara a cara con la estatua del humano al que más odiaba aún después de la muerte. Ranema entendía bien ese sentimiento, se lo había demostrado a Ariakas y por eso, algo en ella se había movido a no dejarle caer en el dolor y convertirse en lo que ella ahora era: un monstruo. La dragona de plata y ella se parecían. Ambas conocían el dolor.

Incapaz de decir nada porque aunque su corazón se hubiese compungido, hoy por hoy Ranema era un ser casi incapaz de poder mostrar sentimientos. Incluso eso parecía haber muerto en ella, mantuvo silencio y nada más.

Aun así, cuando la dragona de plata habló de las cosas en las que tenía fe, no pudo evitar que una sonrisa afable, la cual la otra no vio, pues se hallaba inmersa en sus palabras, se dibujase. Saber que pese a estar ahí, olvidaba, buscada y exiliada la dragona de plata recordase que aún tenía cosas en este mundo, y que no le habían arrebatado todo. Que estaba viva, le dio confort. Que no era un monstruo del todo como lo era ella, y que la Oscuridad no había consumido, pese a que sus manos también estuviesen manchadas de sangre. Y entonces, aquel tono oscuro y serpentino de la dragona decidió desaparecer, y Ranema, por muy extraño que pareciese, decidió bajar la guardia ante una entera desconocida. –Sí.– Esta de vez de forma tranquila casi amigable, y desvió la mirada a la estatua. –Incluso los dioses pueden morir.– Silencio. –Hay algo, algo que me hace aún sentir viva, y tener sentido.– Aun así, supo escoger bien sus palabras. –Ella es por lo que ahora vivo.– Dijo, sin dar detalles, sabiendo solo ella que se refería a la Reina Madre.

–Ella es lo que yo nunca dejaré de ser.– Ranema se consideraba así misma, un monstruo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Nikky el Miér Mar 14 2018, 16:48

El altar era bonito de ver, pero no tenia sentido, si eras un dios elemental la tierra en si debia ser tu altar, un lugar donde todos pudieran rezar, donde siempre estuviera para escuchar y recibir ofrendas, ¿Por qué debían hacer altares? Era como un monumento a sus propios egos, como el castillo para la Reina Madre.


—Todos somos dioses de muerte, todos tenemos el poder de matar.— Algunos abrazaban aquel lado como si fuera un buen amigo, y otros se resisitían de él como si fuer el mas cruel de los enemigos, y otros tantos pasaban de él con la indiferencia que se aplica a un vecino molesto.

—Sus ojos brillan, son muy bonitos.— Dijo Nikky, quien apreciaba cualquier cosa que tuviera brillo y belleza, muchos dragones tenían ojos de colores diferentes al de los humanos, pero los de aquella extraña mujer tenían algo diferente, brillaban, pero quizás carecían de ese algo que era esencial de ver en ojos humanos.

—Me parece que he encontrado lo que venía a buscar en este templo, queria respuestas y usted me las ha dado.— Y la respuesta que no existían respuestas, la fe era extraña y podía amoldarse a cualquier cosa, y los dioses...— Los dioses, todos ellos parecen que sufren de los sentimentalismos de los mortales, y de la ambición de los dragones.—




Blood on my name:
You're my kill of the night:
It's a battle to survive these lonely years:
avatar
Nikky
Dragon

Ocupación : Mercenaria/Herrera
Mensajes : 341

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The brightness of the crows [Ranema]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.