Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


In the presence of the greatest [Galdrar]

Ir abajo

In the presence of the greatest [Galdrar]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 18 2018, 21:55

–Galarith…– Mencionó la voz de él en la red, mientras me dedicaba a revisar los últimos informes de las ganancias y pérdidas que habíamos tenido en Ala Dragón en el último mes.

Toda la información me llegaba a través de la red, pero había cosas que no podían trasmitirse por ella, y el papel escrito resultaba ser una de esas cosas. No podía negar que no dejaba de sorprenderme el hecho de como las aves bien entrenadas podían surcar los cielos a tan largas distancias sin tener el mismo don de raciocinio que un dragón. Incluso las criaturas de la naturaleza parecían estar un peldaño por encima de todo humano. Era claro que eso lo entendíamos, por eso ahora gobernábamos este mundo. –Estamos por llegar a Talos.– Dijo, pero no le entendí muy bien a que se refería, su tono estaba siendo bastante distinto. –Bien, ya sabes cuales son las órdenes. Cuida que todo esté en orden.– Le dije, seca. –No tienes que preocuparte de eso, ya lo está.– No me sorprendía, ese dragón era bastante efectivo en sus labores. –Pero...– Me irritaba cuando se ponía así. –Habla.– Demande. –No sé, pensé que quizá querías ver esto. Es…un hermoso amanecer.

¿Qué demonios le pasaba? ¿Crees que tengo tiempo para esas idioteces? Tenemos a un híbrido traficante de sangre dragonica en este barco y tú te preocupas por ver un estúpido amanecer.– Esperé su respuesta. –Era, solo un comentario…pensé que te gustaría.– Corte tajante. –No te tengo para que pienses, sino para que hagas. Eres un esclavo, aunque sigas siendo dragón.

–De acuerdo. Si es lo que quieres.– No le dije nada. Tamborilee los dedos del escritorio, mirando a un lado, y decidí salir del camarote. Al abrir la puerta miré que se hallaba en la proa y fui hasta el lugar y me coloqué a su lado, viendo como la luz del sol inundaba y desvelaba todo Talos mientras el aire de la briza marina me rociaba el rostro echando mi cabello hacia atrás. Era hermoso, tenía razón. Se que me miró de soslayo, y sonrío, pero no le dediqué ni una única mirada, solo seguí viendo hasta la ciudad y el destino que nos aguardaba.  

–¡Recoged las velas! ¡Disminuid la velocidad!

Esa orden significaba que ya echaríamos anclas. Por fin, después de 250 años. Tras los minutos y un par de horas, esperé en mi camarote. –Galarith, ha llegado el escuadrón que vigilará el camino hasta Talos. Esperan nuestro desembarco, y tus órdenes.– Me dijo el dragón. –Bien, dile que esperen, y…encárgate del criminal. Si intenta algo, noquéalo. Te espero en el puente.– Le ordené, y acomodando la espada sin aun estar muy acostumbrada al uniforme de la Inquisición, abrí la puerta del camarote caminando para encontrarme con el supuesto Capitán que debía escoltarme.

Al llegar al puente y bajar del barco, de todas las personas que hubiese podido esperar encontrarme, a ese dragón, fue el que menos esperé. Le miré a los ojos, y me quede fría. Sinteticé lo que estaba ocurriendo, y baje por el puente, hasta llegar cara a cara,y mirarle a los ojos. –Hermano.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: In the presence of the greatest [Galdrar]

Mensaje por Galdrar el Sáb Feb 17 2018, 17:07

-Señor, ¿le preocupa algo?- Esa pregunta sonó como un cristal rompiéndose aparatosa y desgraciadamente sobre un suelo empedrado en mi cabeza, por supuesto que no lo estaba, pero por más que fuera nadie más que yo sabía la o más bien las muchas razones por las que seguramente mi cara se veía tan consternada, incluso entre la oscuridad recedente de un amanecer que estaba cada vez más pronto, el puerto de Talos mostraba su ruidosa pero triste aura de todas las mañanas, solo los marineros que se encargaban de sus rutinas diarias corrían sin reparo de un lado a otro en cada muelle, en este solo éramos una compañía de soldados comunes y un dragon adicional, un carruaje y una expectativa bastante agria, de ellos por tratarse de que esperábamos la llegada de un inquisidor, para mi simplemente porque era la llegada de un nuevo inquisidor en particular…

-Solo asegúrate de que todo esté en orden, no quiero errores hoy-. Lidiar con mi familia siempre era algo que estaba dispuesto a hacer sin importar que, pero encargarme de Galarith y su excesivo orgullo era algo que requería más paciencia que cualquier otra tarea que necesitara desempeñar, no porque ella fuera irritante, sino porque hacerla entender podía ser más complicado que cualquier cosa, sobre todo después de que como familia terminamos fragmentados y perdidos, la pregunta a la que respondía múltiples veces de manera diferente siempre era como arreglar esa situación, lo triste es que ninguna respuesta parecía ser lo bastante satisfactoria para mí, al menos no sin sacrificios mayores de por medio.

Mientras esperábamos a que el barco arribara el sol comenzaba a salir por el horizonte, aquella luz que de alguna forma traía esperanza a algunos humanos particularmente ilusos en tiempos de desesperación, nada más que un simple faro más allá del alcance de cualquiera, incluso la reina, una luz tan vacía como las lámparas que cubrían el puerto, las calles, los caminos, el castillo, todo. Y en la lejanía, bajo aquella luz sin particular significado se alzaba una silueta oscura sobre el agua, creciendo lentamente mientras acortaba si distancia hacia nosotros, una vista, en mi opinión, demasiado majestuosa para lo que precedía, si bien no sentía particular remilgo por los humanos o como se les tratara, no podía negar que los métodos de la inquisición más que excesivos me resultaban absurdos, recientemente ya comprobamos que el miedo no controlaría a los que están bajo nuestros pies por demasiado tiempo, lo aprendimos bien y aun así este grupo de fanáticos seguía campando a sus anchas como huargos por sus terrenos, aunque hasta donde había escuchado lo que traían esta vez bien valía la pena de trabajar con ellos y soportarlos, para esta clase de cosas era que ciertamente daba mi aprobación personal, pero nada más.

Mientras rumiaba sin cuidado más y más ideas en mi cabeza el barco por fin había atracado en el muelle, los marineros bajaban apuradamente del navío y aseguraban todo eficientemente, y pocos minutos después detrás de ellos por fin llegó la raíz de la mayoría de mis preocupaciones, aún más que las que me daban mis demás hermanos, las que ellos me causaban solían resolverse con prontitud, incluso cierta facilidad, Galarith por otro lado continuaba mostrando su orgullo y su imponencia al andar, luciendo su uniforme negro como la noche que acabábamos de abandonar, y extrañamente sorprendida al verme, simplemente recibiéndome con un saludo que parecía más displicente que cualquier cosa.


-Hermana…-. Y detrás de ella el objeto de nuestro trabajo actual, un prisionero visiblemente encadenado, manos, pies, cuello, si hubieran tenido una máscara de hierro seguramente se la habrían puesto para incrementar su sufrimiento, por lo menos no escatimaban en seguridad.




avatar
Galdrar
Dragon

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 64

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: In the presence of the greatest [Galdrar]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 22 2018, 23:06

Como si de una dura punzada, una espada, un golpe fuerte, más fuerte incluso que cualquiera que me hubiese dado padre el día en que alcé la mano en su contra para defender a mis hermanos, y incluso más fuerte que el que Galdrar me había dado aquella vez, aquella única vez en la que su mano por primera vez, en siglos y milenios de existencia me ponía una mano encima, sentí mi corazón retorcerse. Cada parte minúscula de mi alma quebrarse, volver a recomponerse y quebrarse una vez más. Yo siempre creí haber estado preparada para el día en que mis ojos se volviesen a cruzar con los de él, y con los de Thurdok. Durante 250 años había imaginado cientos de veces exactamente cada una de las palabras que les iba a decir, a todos ellos.

Pero no era así. No lo estaba realmente. Quería golpearlo, matarlo, destrozarlo…abrazarlo, y sentir de nuevo su olor. Su calor. El mayor, mi pilar… Y aun así, ahí estaba, mirándome como si no le hubiese importado, como si de verdad siguiese creyendo que las decisiones que había tomado habían sido las correctas.

¡Cómo si de verdad alejarme de él hubiese sido lo que debía hacer!

Era un estúpido. Un débil y estúpido dragón, que no había tenido el valor suficiente para mantener esta familia unida, y que por culpa de ese imbécil, había aportado su granito de arena en que esta “familia” se destruyera. –¿Una vida placentera lejos de tus hermanas, Galdrar?– Sentencié. Lejos de mí. Me intereso bastante poco que las incomodas miradas de sus subordinados se desviasen he hicieran un profundo silencio ante lo que estaba ocurriendo. Quizá sabían que era su hermana, quizás no, no me importaba, quería que sintiera la frialdad y la indiferencia. Quería que viese con sus propios ojos, el resultado de sus decisiones. Él había dicho que sabía que yo era una mujer fuerte, y no se había equivocado.

–My lady.– Dijo él, el esclavo dragón, cuando caminó bajando por el puente y se posó a mi lado como si de verdad necesitase o le hubiese pedido su protección, miró a Galdrar, supe que lo hizo, pues evidentemente se conocían. Él y todos mis hermanos y era el único que sabía de primera mano todo lo que pasaba en mi familia, después de todo, fue gracias a Galdrar también que se largó conmigo. Le ordenó "protegerme". No iba a desaprovechar el momento, lo iba a usar a mí favor, y también en su contra. A esos dos dragones, que se creían con derecho de saber lo que yo en realidad necesitaba o no. –Bien.– Dije, aun sosteniendo la mirada fija en mi hermano. –Encárgate del prisionero junto al…– Hice un silencio, uno que me ayudaría a poner en incredulidad su capacidad. –…"Capitán", y asegúrate de que todo esté en orden. Partimos ahora mismo a Talos, y no quiero contratiempos.

Me giré y vi a los ojos al hibrido. –Ya bastante me basta con tener que aguantar el repulsivo olor de esta abominación.– Y dicho aquello, caminé hasta el carruaje, pasando de todos los hombres ahí presentes y sin necesidad de que nadie abriese la puerta. Yo sola me bastaba.

Suspiró, y supe que me estaba mirando. –Bien…– Dijo él. –Ya escuchaste a tu hermana, Galdrar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: In the presence of the greatest [Galdrar]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.