Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Show me who you are || Vaurien

Ir abajo

Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Alouqua el Miér Ene 03 2018, 01:24

Desde que mi padre había dejado su oficio de herrero para alistarse a los Inquisidores, su zona de trabajo había quedado prácticamente abandonada. El taller de herrería estaba anexado a nuestro hogar. Llevaba cerrado al público desde hacía unos meses y no sabía que íbamos a hacer con él. Mi madre pasaba completamente del tema y mi padre estaba demasiado entretenido en sus nuevos quehaceres. Pero como todo había ocurrido de forma muy repentina, no nos había dado tiempo de deshacernos de la materia prima y del resto de material que guardábamos allí dentro. El metal pesado, bien preciado por la grandiosa población de Talos, estaba muerto del asco y sin ningún tipo de protección. Se trataba de un tentador reclamo para los ladrones.

Muchas noches mi padre debía atender ciertos temas de la inquisición y mi madre y yo nos quedábamos solas en el hogar. Aunque ahora presumíamos de más privilegios, como todo era muy reciente, todavía seguíamos con un nivel muy similar al anterior. Con desprotección, sobre todo. Y eso fue lo que sucedió una de esas tantas noches. La mala fama que perseguía a mi progenitor hizo que sus acontecimientos más recientes corrieran como la pólvora. Muchos sabían que él había sido herrero, que ahora pocas veces frecuentaba la casa, y que mujer e hija a menudo estaban solas.

Durante uno de esos momentos tan oportunos, habiendo ya entrado la noche más profunda, empezaron a oírse unos ruidos para menos curiosos dónde se encontraba el taller. No era la primera vez que ocurría. Sabía lo que tenía que hacer. Sólo con que hiciera ademán de acercarme, provocando estruendo para avisarles de que estaba oyéndoles, la mayoría huían. Otros todavía eran más temerarios y se quedaban hasta que aparecía yo con la amenaza de que mi padre y el resto de inquisidores se encargarían de ellos. Pero aquel día fue distinto. El ruido iba en aumento y se trataba de unos movimientos muy torpes. Lo estaban tirando todo. Hasta mi madre despertó, pero ella sólo demostró voluntad para pararme los pies. "Que se lleven lo que quieran, no necesitamos nada de eso". Pero no me parecía correcto. Seguían siendo nuestras pertenencias y podíamos venderlas a un mayor postor en cuanto encontráramos la oportunidad. Así que me armé de valor  y bajé hacia la herrería.

La puerta yacía casi cerrada. Una rendija de luz se asomaba. Era una vela o una lámpara de aceite. A saber, yo aproveché para abrirla con el mayor cuidado posible y armarme con lo primero que mi mano encontrara a mi derecha. Fue un trozo de hierro que parecía que mi padre en su momento abandonó a medio hacer. Era más grande que un cuchillo convencional, de unos cuarenta centímetros. Pesado. Pero ni tan grande, ni tan pesado, como lo que vieron mis ojos. Era un hombre bastante más alto que yo (que para nada yo era una torre) y que parecía gruñir buscando algo. Estaba tan ensimismado en su búsqueda que ni se percató de mi presencia.

El corazón empezó a latirme con fiereza. En cuestión de segundos me dolía hasta el esternón. El instinto fue el que me susurró que las palabras no serían suficientes con ese ser. Si es que era simplemente eso, un ser... humano. Esperaba. Llené mis pulmones de aire, lo más silenciosamente posible, y vociferé más alto que el ruido que ese hombre provocaba: — ¡Estás en casa de un inquisidor! ¿Sabes lo que eso significa? —para mi sorpresa, soné más amenazadora de lo que podía creer. Me gustó. Pero no opiné lo mismo de  lo que vi a continuación. Ese hombre dejó de rebuscar entre el material y se giró hacia mí, gruñendo como una bestia. — Claro que lo sé. Significa que voy a deshacerme de todo lo que es suyo. —contestó enfadado. Entonces pareció ver con claridad lo que tenía frente a sus ojos. Sonrió, y un escalofrío me recorrió la espalda. — Tú eres su hija ¿a que sí? —rió entre dientes. Avanzaba hacia mí. — Tu padre es un desgraciado que puso en peligro la protección de MI familia y de MIS hijos. Y ahora él va a pagar con la misma moneda. Voy a matarte a ti y luego a tu madre. Después me haré con todo lo valioso que guarde en su antigua herrería. Me lo debe; me lo debe todo. —iba maldiciendo, y al final manoseó a tientas algo para atacarme, pues no me quitaba los ojos de encima. Cuando me di cuenta de lo que había palpado su mano, reaccioné. ¿Ese hombre pretendía partirme la cabeza con un mazo? Muerta de miedo por creer que iba a morir de forma tan violenta, le lancé el hierro que estaba agarrando, y le di en el cuello.

No sabía qué hacer a continuación. Todo empezó a pasar muy deprisa. Lo único que tenía claro eran dos cosas: debía sacarle de nuestro hogar y yo debía mantenerme con vida. Ese hombre había montado en cólera y dudaba que se pusiera a pensar en las consecuencias de volverse un asesino en medio de Talos.
Después de gimotear y maldecir a todos mis antepasados, empezó a perseguirme mientras lo tiraba todo. No miraba por dónde iba, se montaba un escándalo de cuidado. Intentando huir de él y hacerle salir del lugar, como si estuviese toreando a un buey, no sé cuántos golpes me di pero acabé más magullada que otra cosa, entre tantos hierros y artefactos de trabajo de mi padre. — ¡Vete de aquí! ¡Lamentarás lo que vayas a hacer! ¡Te ejecutarán por asesino, pedazo de cenutrio! —en vez de apaciguarle en un intento de frenar su ira, acabé por provocarle más con malas palabras. Me ardía la sangre, era la adrenalina, me incitaba a ir a lo más temerario posible.

Tropecé. Grité, más del susto que del dolor. Él se inclinó sobre mí y me agarró del brazo para levantarme. Preparó su mano libre para asestarme un puñetazo certero en la cara, pero antes de golpearme, se detuvo y me miró a los ojos con burlesca gloria. — Ahí te veo, desgraciado... —su rabia ciega le hacía hablar a mi padre en vez de a mí. — ...tu hija muerta a manos de un híbrido. —su puño de carne humana empezó a mutar, y pronto se llenó de escamas azuladas y su tamaño aumentó. Una garra dracónica. Un híbrido.

Híbrido.

La rabia, el asco, y mil pensamientos repugnantes más, empezaron a bullir en mi interior. Me deshice de su agarre con todas mis fuerzas. Ni mi cuerpo calculaba el daño que me hacía al desasirme de su fuerza, pues me quedé más adolorida y morada que de no haber hecho nada. Entonces fui yo la que gruñí, a él simplemente le dio tiempo de gritar sorprendido y enfadado, pero para entonces yo había agarrado otro objeto metálico a mis espaldas. Eso era lo bueno de estar en un lugar como aquel, nos encontrábamos rodeados de armas. Aquella vez lo que cogí fueron unas largas pinzas punzantes, algo romas, pero las embestí contra su estómago con toda la fuerza de mi cuerpo. Fue como un abrazo macabro. En un último desespero de mi resistencia, presioné las pinzas hacia abajo, hundiéndolas en un ángulo profundo en su abdomen. En un par de segundos él iba a reaccionar y de la peor manera, pues su garra de dragón ya estaba preparada y hasta sus ojos parecían cambiar de color ante otra posible transformación.

Lo único que hice fue lo más fiable en aquel momento: exhausta, sudorosa y magullada, eché a correr fuera del taller. Él seguramente me seguiría, yo sólo necesitaba aire fresco para despejar una mente que pronto reclamaría ayuda. Ese maldito híbrido...




avatar
Alouqua
Human

Ocupación : Aprendiz de espía y asesina
Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Vaurien el Miér Ene 03 2018, 21:46

Esa noche estaba de buen humor.

Esa noche coincidían dos eventos muy esperados.

En primer lugar, las heridas de mi combate con Jacob habían sanado por completo, debía darle las gracias a Arian. Y en segundo lugar, esa era la última noche de mi castigo como vigilante de las calles que me impuso el alto mando. No más patrullar las calles de la ciudad como su fuera un guardia más.

De manera, que esa noche me di un pequeño lujo.

En lugar de patrullar las calles a ras de suelo, usé la senda metamórfica para escalar los edificios y fui saltando por los tejados. De todas formas veía igual de bien desde las alturas.

Pero, a pesar de ese intento de hacer más llevadera mi última noche de patrulla, parecía que todo estaba en calma en la ciudad, por lo que parecía que me esperaban las mismas horas vacías y desperdiciadas de siempre. Que sea inmortal no significa que me guste perder mi tiempo.

Cuando pasaba por el distrito comercial, oí un curioso estruendo, como de herramientas y metal chocando. Provenía de una herrería que llevaba cerrada un tiempo. Me acerqué a mirar si todo estaba en orden por una de las ventanas. Parecían dos personas, un hombre y una muchacha, discutiendo.

El hombre había confesado ser un híbrido, y la muchacha decía ser hija de un Inquisidor. Era evidente lo que iba a pasar, incluso esa aberración había transformado su brazo.

Me dispuse a atravesar la ventana para acabar la pelea, pero algo me detuvo en seco.

Era la chica...esos ojos...esos no eran los ojos de una mujer asustada. No eran los ojos de una víctima o una presa acorralada. Era los ojos de una bestia, había visto esa mirada antes en humanos, pero ninguna de manera tan concentrada.

La muchacha no me decepcionó. Resultó que el estruendo de antes era ella defendiéndose. No lo hacía mal, hasta consiguió zafarse de un oponente mucho más fuerte que ella. Pero lo que realmente me impresionó fue que, lejos de intentar huir, la muchacha tomó unas pinzas y pasó a la ofensiva...eso requiere agallas. Su mirada se había endurecido de nuevo, ahora tenía los ojos de una asesina, dispuesta a eliminar esa amenaza sin remordimientos.

Sin embargo, el resultado de la lucha estaba claro, la muchacha poco podía hacer ante el híbrido. Justo cuando el hombre se disponía a atravesar a la joven, recorrí la distancia que nos separaba y paré su brazo en seco usando el mío, que también estaba transformado. -Basta.-Dije. Con mi mano libre agarré el cuello del híbrido y lo levante al peso. Con su tráquea obstruida, el hombre era incapaz de articular palabra alguna, pero su rostro mostró una mueca de sorpresa y horror que hacían las palabras irrelevantes. -Muere.-Dije. Acto seguido, le partí el cuello aplicando una mayor presión en la garra.

El cuerpo del híbrido cayó al suelo inerte del híbrido cayó como una marioneta a la que se le habían cortado los hilos. Mi mirada cayó sobre la muchacha. Todavía no había bajado la guardia, mostraba temor ante la presencia de un depredador peor del que se había enfrentado antes. Me apoyé en sobre una mano y le ofrecí mi garra. No la transformé en una mano humana a posta, ella debía entender donde se estaba metiendo.

-Me llamo Vaurien...soy un Inquisidor...como tu padre-Mi voz era calmada y clara, pero no consoladora. Era evidente que la muchacha no necesitaba de mi consuelo.-Lo has hecho bien, muchacha...pero puedes hacerlo mejor, si me dejas guiarte.-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Alouqua el Dom Ene 07 2018, 00:15

Desconocía cuánto tiempo más podría permanecer viva en aquel mundo. Pese a que mi ataques sobre el híbrido habían sido certeros, para nada iban a ser suficientes para detenerlo. Sólo me quedaba la oportunidad de echar a correr. Pero entonces algo sucedió. El estruendo que se formó en un segundo me impidió cruzar la puerta. Todavía dentro del taller, me di la vuelta y me encontré el cuerpo del híbrido a pocos centímetros de mí. Dispuesto a darme el golpe más certero posible. Pero algo le estaba agarrando, y entonces vi la criatura que había tras él. Agarrándolo. Ahogándolo.

Crac.

El cuerpo del híbrido cayó por su propio peso después de que aquel dragón lo matara frente a mis ojos. Mi boca se había quedado tan abierta por la sorpresa, sobre todo del susto, que se me secó hasta la garganta. Me había quedado sin palabras. Mi cuerpo todavía estaba tenso y frío, por la sangre helada después de ver semejante criatura frente a mí. Este iba a ser peor, desde luego. Pero para mi sorpresa no fue así. Me habló. Me tendió la mano, y yo sólo pude intercambiar mi mirada entre esos ojos reptilianos y su garra.

Vacilé. Por un instante di un paso hacia atrás. El corazón iba a explotarme en el pecho. Pero tras unos segundos meditándolo, tomé la valentía de acercar mi mano a su garra y devolverle el saludo.
¿Gui-guiarme? —tartamudeé. Todavía estaba en shock. El cuerpo del híbrido yacía a nuestros pies como un enorme ternero muerto. Retiré la mano del saludo. — ¿Usted quiere enseñarme a ser una inquisidora? —apenas oía mi propia voz pues no estaba recompuesta. Su aspecto metamorfo tampoco ayudaba bastante. — No sabía que conociera a mi padre y... y, bueno —suspiré, agotada. — me ha salvado la vida. —había que reconocerlo. De no ser por su intervención ya estaría muerta. ¿Quién sería ese dragón? ¿Qué aspecto tendría en forma humana? ¿Y qué quería proponerme?




avatar
Alouqua
Human

Ocupación : Aprendiz de espía y asesina
Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Vaurien el Sáb Ene 13 2018, 01:37

La muchacha aceptó mi garra, sellando un pacto no hablado entre nosotros. Tenía el talento y la determinación de convertirse en una humana a temer. Bajo mi guía, sería mucho más que eso.

-Lo siento, no conozco a tu padre. Tan sólo oí por encima tu conversación con el engendro.-Incluso pare mí era imposible tener controlados a todos los Inquisidores del Imperio.-Pero el hecho de que seas hija de un Inquisidor,
de uno humano, es esperanzador. No siempre uno encuentra humanos con un sentido tan claro de la lealtad.-


Le dí momentáneamente la espalda a la joven y tomé el cadáver del híbrido. Debía entregarlo al Castillo, como había hecho otras veces. Cuando me lo eché al hombro, volví con la joven.

-Un carromato negro vendrá mañana al mediodía a por ti. Te llevará a mi hogar, allí te explicaré en mayor profundidad mis planes. Pero, te lo advierto, muchacha, si subes a ese carromato mañana, tu vida cambiará para siempre.
Te esperará un largo camino que recorrer. Pero, si tienes éxito, puede que alcances metas que jamás soñaste desde esta herrería, estarás en el mundo donde existe el verdadero poder, en el ojo de la tormenta, donde la historia es creada. Piénsalo bien...-


Y sin decir nada más, desaparecí en la oscuridad de la noche tal y como llegué.




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Alouqua el Dom Ene 14 2018, 21:15

Que no conociera a mi padre no me supuso mala idea. Yo no era hija de un buen hombre. Pero posiblemente sus aptitudes de maldad pura fueran bien vistas en el ámbito de la inquisición. No obstante, no tenía intención alguna de parecerme a mi progenitor.

Visualicé cómo se echaba el cadáver en el hombro y luego le miré con expectación. Todo lo que me contaba era como algo impensable. Me estaba ofreciendo una nueva oportunidad de futuro, una meta de largo recorrido, pero con un aprendizaje de una profundidad jamás vista en un humano. Era como la opción que jamás se iba a repetir dos veces en mi vida. Por muy alocada que me pareciera esa idea, esa vocecilla de mi cabeza decía que tenía que mojarme.

Así que acepté.
Estaré lista para entonces. —prometí con un firme movimiento de cabeza. Hasta que el dragón no se fue y me quedé sola en esa herrería solitaria, no me creí que de verdad había aceptado mi nuevo destino. Tenía que abandonar el nido y ahora iba a subir a casa para despedirme de la única familia que quedaba en ella, mi madre.







avatar
Alouqua
Human

Ocupación : Aprendiz de espía y asesina
Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Show me who you are || Vaurien

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.