Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
34/64

Afiliados Normales


Echoes of Tragedy [Grupal]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Nov 27 2017, 21:38


Escuche el sonido de algo quebrándose...no sabía si era en mi interior...o si era el mundo el que se había partido...mi cabeza estaba embotada, no escuchaba más… todo a mi alrededor se había detenido mientras miraba el cuerpo que habían descubierto frente a mí...aquel joven, frío, pálido, inerte...muerto...no había podido creerlo...no había querido creerlo cuando aquellos soldados llegaron para llevarme a la zona portuaria, a pedirme que reconociese el cuerpo...era algo demasiado surreal...no estaba dispuesto a aceptarlo…

Ahora sabia que una de mis peores pesadillas se habia hecho real…

—¿General?...— mire al investigador —si...es...es mi hijo...es Ariakan— dije mientras tragaba un poco de saliva, trataba de mantenerme sereno, pero sentía la garganta cerrada —Como…¿cómo murió?...el informe no era...claro...— pregunte mientras miraba el cuerpo de mi hijo, de aquel joven al que a pesar de no conocer, de no haber convivido, amaba con todo mi ser...y al que ahora no tendria jamas la oportunidad de decirle cuanto lo amaba y lo orgulloso que me sentía de él. El investigador me miro y exhalo —Fue...fue encontrado durante una redada...en una de las cuevas utilizadas por los terroristas y los contrabandista...mostraba signos de haber sido torturado por varias semanas, recibió varias puñaladas letales, tenía esquirlas de jade en algunas, muy probablemente pertenecientes al arma homicida....— se quedó en silencio ante mi expresión que sentía cambiar por una de furia —...ya hay... ya se están haciendo averiguaciones buscando a quienes hicieron esto...el asesinato a un dragón no quedará impune...— me sentía por completo tenso, secuestrado y torturado, ¿como había podido ser? —¿Cómo llegaron a el?...¿Por qué no se comunicó por la red?...¡y porque no se me informo antes que mi hijo había desaparecido!— rugi con cada vez más fuerza, el investigador retrocedió un par de pasos —No...no era la primera vez que...que se ausentaba varias semanas, general...en esta ocasión había pedido sus vacaciones...y sus subalternos lo vieron retirarse en dirección a la casa en donde vivía con su pareja, tenemos la teoría de que fue secuestrado al salir de su puesto y envenenado con belladona para debilitar sus habilidades y desconectarlo de la red...— hablaba lo más rápido que podía mientras yo me acercaba —¡¡¿¿¿Y se supone que es una excusa?!!! Una justificación?¡¡¡ !!¿Debo aceptar su negligencia hacia su gente?¡¡— Lo sujete de la ropa, él se encogió —¡¡General...estamos conscientes de nuestro error pero no podemos controlar lo que cada soldado hace en su tiempo libre!!...no es solo nuestra responsabilidad...usted...usted es el líder...— me miraba con miedo, por un momento pensé en golpearlo por su insolencia...en vez de eso, lo solté, pues en algo tenía razón...yo era el líder, era mi responsabilidad, era mi error…toda falla era mi falla...y cada muerte en las filas de la armada era mi responsabilidad —Largo...déjeme...— el investigador salió del lugar dejándome allí, con mi hijo.

Me acerque a donde lo tenían tendido y tome el trapo del cuenco con agua el cual estaban utilizando para limpiarlo y continúe pasándolo por su rostro con sumo cuidado, retirando la sangre seca y la suciedad que aún quedaba, no pude evitar emitir un sollozo mientras sentía las lágrimas comenzar a correr por mis mejillas —No...no tu...no tu mi niño…¿porque tu?— sollocé nuevamente, un poco más audible y acaricie su cabello antes de sentarme en la mesa y alzar su cuerpo para estrecharlo contra mi —Perdoname...perdoname...debí haberte cuidado...debi estar alli para ti...perdoname...— comencé a llorar sin poder evitarlo, aferrandolo contra mí, acariciando su cabello...me dolia, me dolia terriblemente… —¿Como se lo voy a decir a tu madre?— pregunté sin poder dejar de llorar, silenciosamente, la vista se me nublo por las lágrimas, cerré los ojos con fuerza un momento en un fallido intento de tranquilizarme. Los volvi a abrir y comode su cuerpo entre mis brazos para poder continuar limpiando —Mi Ariakan...se supone que tendrías una vida buena....plena...aun recuerdo cuando tu madre me dijo que puso tu huevo...fue el día más feliz de mi vida...incluso cuando no me dejo verte más...te ame con todo mi ser...y ahora...oh diosa...perdoname Ariakan...perdóname...debí ser más fuerte...debí ser más hábil...debí...debí...debí esforzarme más para protegerte...perdoname...— comencé a temblar llorando con más fuerza —oh diosa ayudame...diosa por favor...por favor...dioses...quien sea...ayudenme...ayudenme...denme fuerza...denme...denme….— no pude más...no pude reprimir más mis emociones...


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tres días después…

La noticia se derramó en la red como agua...Ariakan, el hijo del general Ariakas Verminaard había sido asesinado; después de varias semanas desaparecido su cuerpo había sido encontrado en una de las cuevas a las afueras. En el Templo de la Diosa Madre se habían hecho ya los preparativos para los ritos funerarios, ya se estaba levantando la pira donde será cremado el cuerpo del joven dragón. Los familiares que más cerca se encontraban de Talos no tardaron en congregarse en la residencia Verminaard, mientras los que se encontraban en Eden e Isaur habían enviado mensajes mientras se dirigían a la ciudad, aunque no llegasen al funeral. Algunos marinos, especialmente los amigos del joven fueron recibidos, de la misma forma que las puertas se mantuvieron abiertas para aquellos dragones conocidos por la familia que tuviesen el deseo de presentar su pésame.


La pira era una plataforma de madera de dos metros de alto sobre la cual se coloco el cuerpo de mi pequeño Ariakan, los siervos del templo apilaban la madera alrededor de la plataforma y en los espacios designados mientras yo terminaba de preparar el cuerpo. Lo había vestido con su uniforme de gala, con la autorización previa, gracias a Gakhan, mi hermano que era uno de los tantos servidores del templo, yo mismo había lavado y curado su cuerpo, ocultando los golpes, hematomas y heridas de la vista, buscando que conservase un poco de...ya no dignidad...pues la muerte no tenía nada de digno...pero al menos un poco de porte, que no se perdiera el respeto que se le podía dar a un soldado caído. Retire las joyas que Kitha puso en él para los ritos iniciales, pero ahora que estaba en la plataforma ya no las necesitaría, sería mejor que ardiese sin ellas. Coloque sobre él las ofrendas para su camino al otro lado, o al menos las que se acostumbraba, no creía que hubiese otro lado. Mire hacia los descansos desde donde mi padre me observaba sentado junto a Kitha, desde que llegase y me ayudase a preparar el cuerpo de Ariakan ya no se había separado de nuestro padre, no había dicho tampoco una sola palabra, estaba incluso más destrozada que yo...pues mientras que yo perdí a un hijo...ella perdió al único hijo que concibió, nuestro padre estaba con ella consolandola tanto como se podía consolar a una madre que perdió a su única cría.

Baje de la plataforma y pedí que me avisasen cuando todo estuviese listo, debía atender a los asistentes...vestido de luto riguroso, no usaba armadura, solo un traje oscuro que hacia resaltar aun más la palidez que me acompañaba desde hacía varios días y que dejaba mi tez casi del mismo color que el blanco de mi cabello. No sentía ganas de hablar con nadie, pero debía ser respetuoso y agradecer a quienes asistieron a los ritos funerarios de mi hijo, tanto de la familia como a los pocos amigos o conocidos que teníamos, después podría lamentarme tanto como quisiera, pero ahora debía soportar un poco más. El primero en acercarse a mi fue mi hermano Gakhan, era raro verlo, pocas eran las veces que el salia de su estudio teológico y sus investigaciones de los nuevos dioses además de sus tareas en el templo, había crecido bastante desde la última vez que lo vi —Hermano...te agradezco que hayas preparado esto...significa mucho para mi— le dije, aunque tuve la sensación de que mis palabras sonaban vacías —No tienes que agradecer...lamento mucho lo que sucedió, es un duro golpe no solo para ti y para Kit...también para nosotros...la muerte de un dragón es un suceso demasiado doloroso— Apoyó su mano en mi hombro —Si...lo es...en un rato más terminará todo...— Él me miró fijamente, analizandome y suspiro —No hables durante la despedida...— la mandíbula me tembló —no...no...esta bien...lo haré...le diré las últimas palabras...puedo...— me presiono el hombro con fuerza y negó con la cabeza —No...no puedes...te quebraras a la mitad...has preparado todo esto...y un discurso...es demasiado peso...déjame hacer lo que me corresponde y despedirlo adecuadamente...no tienes que cargar todo tu solo— Lo mire fijamente por un minuto y finalmente asentí sintiendo que los ojos se me humedecian, trague saliva y me limpie un poco —De acuerdo...gracias...Gak...gracias...— me abrazó fraternalmente con fuerza aferrándome de la nuca igual que padre cuando nos consolaba —Solo un par de horas más...hermano...solo aguanta un par de horas más...después...— no termino la frase, yo asentí sabiendo a qué se refería y me aparté de él para continuar moviéndome por el salón, recibiendo condolencias y palabras de aliento de algunos familiares más...para mi...era como flotar...flotar en un sueño...en una pesadilla…

Pero esto no era una pesadilla...era la dura y cruel realidad…




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1171

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 28 2017, 01:28

Como siempre en silencio, escuchando, observando, analizando…acechando. Así era la presencia en la red de la hembra, y así había sido siempre: siniestra, expectante, enigmática y misteriosa. Tal como lo era en la vida real, destilando una luz brillante que se posicionaba en medio de la bastedad de ese universo psíquico de los dragones, solitaria, en medio de la oscuridad. Siempre presente. Eran pocas las cosas que realmente atraían la atención de esa luz verde esmeralda, en cada código y hebra psíquica de información que en ella ser vertía, pero el asesinato de un dragón, era algo que sin duda alguna, atraparía su atención. En el mundo físico, los ojos verdes de la dragona brillaron y parecieron encenderse durante unos ligeros segundos, y el cuervo que la observaba desde una rama alta en medio de la quietud y oscuridad del gran bosque, grazno, sabiendo que algo estaba siendo centro de su atención.

Algo desagradable y peligroso.

–Verminaard…– Susurró la dragona en medio de su fiel cobijo: la oscuridad, y acto seguido, guardando algunos minutos de silencio, sus definidas y delicadas facciones observaron con una mirada oscura, siniestra y sanguinaria la nada, para girarse sobre si misma, y dejar el lugar.

Los días habían pasado, y la noticia de la muerte del hijo del macho que hacía varios días había visto en su visita en el Templo del Dragón. La majestuosa imagen de la dragona no había tardado, por supuesto, en hacer acto de presencia en el mismo lugar donde ambos: General e Inquisidora habían conversado bajo los ojos de la estatua, y ese día, quienes no lo sabían y quienes no lo creían, habían tenido la oportunidad de confirmar los rumores: la enigmática y hermosa figura humanoide de una dragona de exuberante pero extraña belleza que rondaba las calles y el bosque de Talos, era cierta y había aparecido, pero esta vez, a la luz del día y a la vista de todos. La hembra apoyaba su bastón en cada pasó en un sonido combinado que se realzaba dada las estructuras del templo, e ignoraba todas y cada una de las miradas que se posaban sobre ella y sobre su resaltante rasgo dragónico y habían dado ese toque de realidad a quienes aún le recordaban: Los rumores eran ciertos, Ranema no había muerto, estaba viva, y había regresado.

Las vestimentas adecuadas para un día y un evento como aquel, era el negro, pero la dragona siempre había vestido así, y siempre había tenido el color de la muerte. Su uniforme y el decorado propio de su capa negra eran más que adecuados para la ocasión.

Deteniéndose unos segundos, el cuervo, su fiel seguidor, sobrevoló el lugar, y se posicionó en su bastón, y el verde esmeralda de la hembra buscó, hasta dar con él, ignorando los comentarios y las miradas en torno a ella, algo a lo que estaba acostumbrada, y algo que hoy, no le interesaba. Su rostro ese día, carecía de esa risa atractiva y llamativa, se dispuso a avanzar un poco más, y cuando la gente se hubo alejado de él, dejándole, entonces fue cuando se acercó, abordándole por la espalda.


–Sé lo que sientes ahora.– Mencionó, en una voz que sonó como un ligero arrulló de melancolía, y sus ojos observaban desde su posición al desconocido dragón al cual se le brindaban los honores fúnebres, hasta que buscaron la mirada del contrario. –Lo entiendo, Ariakas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Jue Nov 30 2017, 23:18

Voltee al escuchar la voz de Ranema, hacia apenas unos pocos días que nos habíamos encontrado en el mismo sitio, en situaciones completamente diferentes, en contextos totalmente diferentes. Hacia unos días había tenido el orgullo y la altivez de presumir mi posición, de presumir lo que había logrado...

—¿Sera acaso un castigo a mi propio orgullo...?— dije en voz baja, ocultando mis emociones tras una expresión neutra, aquella mascara de fortaleza que por años había usado y que al parecer continuaría usando, debía mostrarme lo menos afectado posible —¿...o acaso es otra prueba...de que no existe un poder superior capaz de evitar las tragedias? ¿Es una confirmación de mi creencia...de que solo somos simples mortales...no mas fuertes que los humanos a los que tanto desdeñamos...?¿...o es un castigo de una madre cruel al escepticismo de un hijo...?¿...Es acaso solo otra prueba de que seguimos siendo vulnerables...?¿...Es acaso tal crimen hablar lo que uno piensa...?¿Que hice tan mal...que el castigo es mas grande de lo que cualquier hombre podría soportar...?— exhale y trague un poco antes de acercarme a ella

Me quede un minuto en silencio antes de hablar en apenas un murmullo —No he crecido en lo absoluto...si fuera mayor no lloraría...pero como no he crecido...debo llorar...soy como ellos...hecho por otro...despreciado por muchos...casi humano...celoso...dolido...como ellos...mirenme...compadezcanme...¿no es así?...—




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1171

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Vaurien el Vie Dic 01 2017, 02:54

Hay momentos en la vida en los que simplemente no existe la respuesta correcta. Momentos en los que todo está tan fuera de control, tan bizarro y a la vez, tan simplemente trágico, que hagas lo que hagas, digas lo que digas, sólo empeorarás las cosas. Ese era uno de esos días para Vaurien.

Hace unos días que recibió la noticia del joven Ariakan. Por desgracia, no podía decir que lo conoceria. Sin embargo, la muerte prematura de un ser con una esperanza de vida, en teoría ilimitada, era la cosa más trágica que el dragón podía pensar. Toda una eternidad de experiencias, de posibilidades, de experiencias, de progresos, de triunfos y derrotas...cortada de raíz.

Vaurien no tenía la mejor de las relaciones con Ariakas Verminaard. Especialmente ahora, que Dita había partido y que Arian se encontraba a mi cuidado. Esos eventos habían provocado un resentimiento en él. Y las palabras o actos equivocados podían ser fatales para el Inquisidor. Es por eso que Vaurien le había dado el día libre a Arian. En esos momentos debía estar con su familia. Por su parte, Vaurien había evitado el acto en la mansión Verminaard. Presentarse allí con Arian habría sido una falta de respeto. Sin embargo, se esperaba que un dragón de su categoría asistiera a los ritos funerarios en el Templo de la Diosa. Por ello, se vistió y se preparó para ir. En lugar de su uniforme, Vaurien eligió ropas formales oscuras y cambió el dorado, su color característico, por unos adornos plateados más discretos y un pequeño capa para cubrir su lado izquierdo. Este era un día en el que realmente no quería destacar.

Aspecto de Vaurien:

El carromato llegó al templo con cierto retraso, por lo visto, la conmoción y la asistencia de los ritos había bloqueado el tráfico de la calle del Templo. Ariakan debía haber sido un muchacho muy apreciado.

Al bajar de su vehículo, Vaurien miró al cielo de Talos y dejó salir un profundo suspiro. ¿A qué había venido realmente? Se sacudió el pensamiento de la cabeza, Ariakas y él no se llevaban bien pero, ninguno de los dos tenía demasiados amigos. Tal vez hoy tuviera que conformarse con él.

El dragón subió las escaleras al templo, siempre había apreciado la arquitectura del lugar. Lo dragones no eran capaces de "crear" artísticamente hablando, pero tenía entendido que varios humanos participaron en la construcción, el resultado era excelente.

Cuando llegó a la sala de la ceremonia, Vaurien vio a Ariakas hablando con otra dragona. Por su aspecto, debía de ser Ranema. Inquisidora como él y una de las pocas dragonas aún más ancianas que Vaurien. Eso era algo que el Inquisidor respetaba, una larga vida casi simpre implica mayor sabiduría.

Vaurien no tenía ninguna intención de interrumpir la conversación entre ambos. Además, si Ariakas decidía ignorarle, lo entendería.




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 477

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Arian el Lun Dic 04 2017, 19:57

Arian era de reacciones explosivas y no lo iba a ser menos al enterarse de que su medio hermano Ariakan había muerto asesinado. Eso la enfureció y actuó impulsivamente mandando un accesorio de su habitación contra la pared haciéndolo añicos, no le conocía pero no dejaba igualmente de ser un dragón joven poco más mayor que ella misma y así sin más su vida había acabado.

Sabía que su padre intentaría mantener el tipo y seguramente cuando lo viese estaría con una pose serena intentando guardarse para sí el tremendo dolor que eso suponía. Arian no había tenido hijos nunca, pero si podía llegar a imaginarse lo que era perder una parte de sí mismo, al fin y al cabo ella lo había hecho en cuanto la habían puesto el collar y era una sensación horrible, un vacio, un ente que se parece incluso reír de tu desgracia.

Arian educadamente fue a pedirle permiso a su Amo Vaurien para que la dejase ir con su padre en estos tiempos tan aciagos y le agradó ver que pese a las redecillas que había entre ellos dos Vaurien había aceptado tal petición, dejando libre momentáneamente a Arian quien no dudó en ponerse lo mejor que tenía en su armario todo de color negro antes de ir directa a donde se oficiaría la ceremonia.

EL lugar era hermoso, digno para el descanso de un dragón joven que pronto sería parte de la nada y tristemente del olvido salvo para las mentes cercanas como su padre que viviría recordándole hasta que su propia llama se extinguiese.

Ella tenía los ojos aguados, podía sentir el dolor de su padre, aun en la distancia, era como si la conexión entre ambos fuese fuerte o al menos podía presuponer ese dolor y no dudó cuando llegó de acercarse a él sigilosamente. No quería tampoco entorpecer la conversación que estaba teniendo con una sabia inquisidora, aún más longeva que su Amo y a quien admiraba por su conocimiento o las hazañas que contaban sobre ella.
Se quedó en silencio, pero sus ojos medio llorosos lo decían todo y le miraban de manera tierna como queriendo dar un abrazo y un pésame con los mismos. No hablaría ella primero, no estaba en posición de hacerlo, pero si se la permitía pensaba abrazarle y consolar a su padre tanto tiempo como él necesitase, poco o nada la importaba en ese sentido su estatus, era su padre, pensaba ayudarle y si eso significaba abrazarle durante 3 horas, eso haría y si significaba estar hablando con él 3 días también lo haría, porque era de la familia, era parte de ella y eso no se lo iba a quitar nadie.




avatar
Arian
Dragon

Mensajes : 226

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Kariel el Mar Dic 05 2017, 03:16

Todavía tenía esa sensación de que era un chiste de mal gusto. Que la invitación era falsa. Pero no había duda de que el cuerpo había sido real. De que las llamas lo habían abrasado.

Kariel miraba las llamas mientras una de sus manos temblaba. Khan había sido joven, horriblemente joven.

Por su cabeza pasaban aquellos momentos en bares, las peleas, los problemas de amores que compartían…

Le tembló el labio y se llevó una mano temblorosa a la cara. Las lágrimas se deslizaron hacia sus nudillos.

No podía imaginar cómo se sentían los Verminaard. Ariakan era su amigo, su par y él se sentía perdido y destrozado. No entendía cómo podía ser.

Su mirada se desplazó hacia la ofrenda que hacia traído: una réplica del barco de Khan, sin terminar. La había empezado a hacer para regalársela en su cumpleaños y nunca podría. Y como no había muerto en su barco real, que por lo menos se fuera con la miniatura. Un capitán se hundía con su barco.

La mano temblorosa cubrió sus ojos, sintiendo que no tenía derecho a llorar, y sin poder evitarlo. Había gente allí que había perdido mucho más que él.

Y aún así lo encontraba inconcebible. Era demasiado joven para morir… no podía dejar de repetirlo una y otra vez en su cabeza.




avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1318

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 07 2017, 02:34

—¿Sera acaso un castigo a mi propio orgullo...?— Fue esa la voz quebrada y llena de una profunda tristeza que hizo que la mirada de la hembra volviese a pasear una vez más, para encarar aquellos ojos que hacía tan solo unas cuantas noches había visto y se habían enfrentado a los de ella susurrando una amenaza. Deseando sangre.

Esa mirada, era la que veía hoy: una altivez destruida.

La enigmática hembra entendía bien el dolor, la tristeza, el sufrimiento, el rencor, la venganza…el odio. Esas eran las emociones que habían forjado al ser que todos conocían como Ranema. Esas eran los montes ardientes que la habían fundido con la oscuridad, haciéndola una con ella. Esa era su fuerza y la razón por la cual era alguien a quien temer. Tras unos segundos de silencio, su mirada volvió a desviarse hacia el cuerpo del hijo del macho, y antes de pensar cualquier respuesta, los ojos de la hembra centellearon. –Es la razón por la cual olvidar nuestras convicciones será la razón de nuestra caída, General.– Dijo su oscura voz. –Es la razón por la cual si Su Majestad cae…todos y cada uno de nosotros, lo haremos con ella.– Respondió a sus cuestionamientos, y en cada letra y partícula que sus labios carmesí entonaban, era visible la amargura con la cual aquellas palabras punzaban la razón principal por la cual la hembra había vuelto a Talos tras 200 años.

–Y la razón por la cual…ella no caerá.– Sentenció, porque si bien la hembra conocía el dolor del macho, también había conocido una razón mayor para poder vivir, y esa razón, era su única luz en medio de la nada.

En ese momento y en ese instante, eran las oscuras y decididas palabras de una dragona que, estaba dejando al descubierto que sin importar lo que tuviese que hacer para que el Imperio del Fuego y la Reina Madre siguiesen existiendo por el bien de los dragones, y del mundo en el que ella había nacido. Era un juramento que había hecho, y que cumpliría: las mismas manos que habían acabado y cegado la vida de tantos dragones, ahora lucharían para defenderlos, y si no podía hacerlo, entonces los vengaría, sin importar cuanta humanidad tuviese que arrastrar a la muerte, lo haría sin chistar, y los haría pagar, uno a uno. –No pudiste defenderlo.– Dijo, y entonces volvió a mirarle. –Pero puedes vengarlo.– Y entonces fue cuando una vez más, como si el susurro de una serpiente se tratase, como si la hipnotizante voz de la oscuridad llamase de forma seductora a sus tentáculos, mencionó aquellas ultimas palabras de la hembra. Peligrosamente envolvente.  

La dragona miró de reojo a quienes le observaban, y volvió a centrar a mirada en el macho.–…Ve ahora, y cumple con tu deber, General. Los tiempos que vienen son difíciles. No permitiremos que ellos nos sigan arrebatando lo que tenemos. Llora ahora, y fortalécete, pues tu dolor será tu fuerza. El crimen de tu hijo no quedará impune. Lo juro.– Mencionó, y se dispuso a dejarle, para acercarse a ver con sus propios ojos, el cuerpo sin vida del hijo del dragón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Jue Dic 07 2017, 05:21

Mire a la ojiverde pero no respondí, sus palabra de alguna forma fueron chocantes para mi...las preguntas hechas eran retoricas, una expresión de mi sentir mas inmediato, mas en el fondo estaba furioso, no solo por la muerte de mi hijo...si no por que la dichosa Reina madre a la cual durante toda mi vida le había dado todo de mi, hasta la ultima gota de sangre...no estaba allí, ni había estado allí con mi hijo...ella no era una diosa, no era una madre protectora, no era omnipotente, ni omnipresente, ni omnisciente...no...solo era una hembra muy astuta, una hembra que aprovecho el miedo y la confusión...que prometió orden, que prometió paz...y todo a cambio de una silente obediencia.

Asenti levemente sin confirmar ni desmentir sus palabras, no era momento de ello —agradezco tu presencia, Ranema...y tu apoyo...hablaremos de eso...mas tarde...— dije mientras permitía el paso y miraba a Arian, mi hija a mi lado, no había podido hablar con ella, y aunque deseara expresarle a ella el como me sentía, no podía hacerlo, tendría que esperar, mire el collar en su cuello y eso me hizo sentir aun mas dolor, no podía protegerla a ella de lo que pudiese sucederle, asi como tampoco había podido proteger a mi Ariakan de lo que sucedió, yo tampoco era omnipotente...era un simple mortal...uno que no podía ni siquiera proteger lo mas sagrado que tenia.

—Asumo...que el amo le ha permitido...su presencia y deber para con la familia...esclava— había editado perfectamente la frase para guardar las apariencias, pero las palabras eran claras y sabia que ella las podría interpretar: "Quédate conmigo...te necesito...", necesitaba de su presencia, de su calor, de su consuelo, uno que nadie mas que ella como hembra y como mi hija podía darme, sentía que me quebraba poco a poco y no tenia idea de cuanto mas podría aguantar. Mire un poco mas allá a donde se encontraba Vaurien, lo cual prevenía las habladurías por parte de otros, una buena pantalla. Me acerque al Inquisidor tranquilo y le hice un breve asentimiento con la cabeza —Vaurien...agradezco su empata y el permitir que mi hija acompañe a su padre en este momento aciago...significa mucho...para la familia— hable bajo, lento, tratando de modular la voz lo suficiente para mantener un tono neutro y que no se notara el nudo que sentía obstruyendo mi garganta.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Gakhan, otro dragón peliblanco de la estirpe Verminaard y servidor del templo apoyo una mano en el aristócrata de la casa Hell —No se sienta temor por expresar sus emociones, Lord...el dolor por la perdida de un amigo es igual de intensa que el dolor por la perdida de un familiar...pues las amistades son la segunda familia, aquella que se elige...y por las cartas que mi sobrino escribió a mi persona...usted era como ese hermano que el jamas tuvo el honor de acompañar...le admiraba— el peliblanco, mucho mas bajo que el general guió al aristócrata hasta la pira donde le indico donde acomodar la barcaza de madera.

Los servidores casi habian terminado de acomodar la yesca, ell peliblanco subio a una plataforma y comenzo a preparar los inciensos, asi como alimento un poco mas el pebetero que alimentaba el fuego draconico con el que se encenderia la pira, el ritual pronto comenzaria, por lo cual los servidores comenzaron a indicar a los asistentes los sitios donde debian situarse para los ritos finales.




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1171

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Oswin el Jue Dic 07 2017, 12:51

Yo era, a todas luces, una mujer casada con su trabajo. Y no sólo porque no albergaba amor para nadie más que para nuestra augusta monarca, a la que consideraba como el más sabio de todos los seres que jamás había pisado nuestro bendecido mundo. No, estaba casada con mi trabajo porque era mi única pasión. Cuando la inquisición se fundó, yo no me uní con el propósito de ser afamada o de ganar poder o tierras.

Lo había hecho para evitar que sucesos como aquel tuvieran lugar. Yo no conocía al joven fallecido. Y apenas había escuchado historias sobre el general que este llamaba padre, más nunca le había conocido en persona. No, no estaba allí vestida de luto por un compromiso por el joven. Estaba allí porque mi sentido de la responsabilidad se había visto comprometido con su muerte.

La muerte para mí, muchas veces era un juego... cuando se trataba de seres humanos. Mataba humanos por deslealtad, por cometer crímenes. Mataba humanos que me pertenecían por desobediencia o por simple aburrimiento. Pero los seres humanos eran estrellas fugaces que se desvanecían en un parpadeo. Cuando moría un dragón... era como si una estrella del firmamento se apagase.

Yo misma recordaba lo que se sentía. Cuando me dijeron que mis padres habían muerto pasé por una enorme montaña rusa emocional. Quizá por eso lloraba. Porque aunque podía llorar a lágrima viva sin sentir un sólo sentimiento, aquello no tenía nada que ver con mi trabajo de espionaje. La pérdida de un dragón, fiel a la reina, era una tragedia.




avatar
Oswin
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Espía
Mensajes : 237

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Kariel el Sáb Dic 09 2017, 21:14

Se sorprendió al escuchar una voz dirigirse a él. En medio de todo aquello, no esperaba llamar la atención. Levantó la mirada para ver a Gakhan. Al escuchar las palabras del peliblanco sus ojos se llenaron de lágrimas. Sacudió la cabeza con una sonrisa triste-. Él estaba cumpliendo su sueño. Teníamos casi la misma edad. Yo me vi arrastrado a ganarme todo por la muerte de mis padres, él lo hacía por elección. No tenía nada que admirar.

Su voz sonaba temblorosa. Y levantó una mano para limpiar sus ojos. Las lágrimas cayeron por el costado de su mano.

-No temo expresar mi dolor. Pero no puedo evitar sentir… no sé.

Rara vez el aristócrata se quedaba sin palabras para explicar lo que sentía. Lo único que podía entender era la frustración y el dolor. Se pasó una mano nerviosa por el cabello.

-Lamento mucho vuestra pérdida
-dijo al fin, presentando las condolencias a aquel miembro de la familia a la que Ariakan había pertenecido y ahora no sería más que un recuerdo en sus mentes y corazones.




avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1318

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Vaurien el Dom Dic 10 2017, 00:22

Mientras  Vaurien se mostraba distraído, mirando por la ventana, Ariakas vino hasta él. Se dirigió a él en un tono solemne y respetuoso. Le dio las gracias por permitir que su hija se uniera a él en este día triste....Era perfecto. Un movimiento de poder definitivo, el General del Ejército se humillaba ante él, delante de toda la alta sociedad dracónica.

Sin embargo, en vez de sentir el perverso placer habitual que obtenía al conseguir una cosa así. Vaurien sintió revolverse el estómago y un nudo en la garganta, mientras una furia desconocida amenazaba con apoderarse de él. Apretó el bastón con fuerza y se volvió a Ariakas.

Sus palabras eran ligeras, y tan bajas como las pudo pronunciar, esas palabras eran sólo para Ariakas Verminaard.

-Basta, Ariakas...por favor.-No podía tolerar esa farsa. Ni aunque jugara en su beneficio. Sabía que Ariakas sabría a se refería cuando le mirase a los ojos. Los ojos de Vaurien en ese momento no eran los afilados ojos de un estratega, ni los furiosos ojos de una bestia...eran los ojos de un ser muy, pero que muy anciano. Los ojos de alguien cansado. Cansado de este juego de poder contra Ariakas, cansado de tener esclavizada a una dragona que no se lo merecía, cansado de ver como, cada vez, había menos y menos dragones. Cansado de ver la negra sombra de la extinción cernirse sobre su especie. Lo malo de vivir tanto tiempo, es que tienes que ver como todos a tu alrededor mueren.


-Camina conmigo...-De dijo Vaurien, deseaba alejarse de miradas y oídos indiscretos. Abandonar las cadenas del estatus y el protocolo y hablar abiertamente con quien, podría ser, su único amigo.

-Sé que no es la primera vez que pierdes al alguien, Ariakas...Pero también sé que eso nunca lo hace más fácil. No me atrevo de decir que sé por lo que estás pasando. Pero si puedo decir que puedo imaginármelo. Y se que ahora te culpas, claro.
Yo también me culpé a mi mismo cuando murió mi esposa. Me culpé durante 300 años...esa pena que sientes, Ariakas, puede destruirte. Es una llama azul, que nace de tu corazón herido y amenaza con extenderse, descontrolarse y destruirte por dentro, convirtiéndote en un cascarón vacío. Viniendo de alguien que ha pasado por eso, este mi consejo, Ariakas, puedo seguirlo o no. No dejes que la llama te consuma, pero tampoco la apagues. Concéntrala. Usa tu voluntad para concentrarla en tu interior, y úsala. Deja que te impulse, conviértela en tu fuerza.-


Vaurien, posó su mano sobre el hombro del General, un gesto de cercanía que nunca había mostrado antes. Y luego continuó su camino

Sin girarse, le dedicó unas últimas palabras a Ariakas antes de volver con el resto de los invitados.
-Arian no necesita mi permiso para estar con aquellos con los que ama.
esclava o no, es una Dragona, siempre la trataré como tal.-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 477

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Lun Dic 18 2017, 21:17

No pude evitar que un par de lagrimas me escurrieran por las mejillas con las palabras de Vaurien, no solo por lo que contenía el mensaje si no por la sinceridad de las palabras con que me hablaba, de todas las personas el menos que nadie era de quien esperaba recibir tal manifestación de empatia y sinceridad y era algo que hacia que el nudo en mi garganta aumentase.

Por un momento no fui capaz de decir media palabra ni de evitar que las lagrimas escurrieran por mi rostro, tome aire y trague intentando recuperar la voz, me costo trabajo, el simple hecho de hablar me costaba un terrible esfuerzo —Prométeme...que la vas a cuidar...que no permitirás que le pase nada...júrame por tu vida que harás lo que sea por mantenerla a salvo...no puedo perderle...no a ella también...— dije, mientras hacia acopio de todo mi esfuerzo para no quebrarme en ese momento, era obvio que me refería a Arian, ya había perdido a mi primogénito, no podía perderla a ella también...era todo lo que me quedaba.

Exhale tratando de tranquilizarme, pues ya era hora de que comenzara la ceremonia.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


El Verminaard menor miro a Kariel y le sonrió con suavidad —Le sorprendería lo que otros pueden llegar a admirar...— suspiro —y yo lamento la suya...por favor...tome un lugar al centro...es hora de la despedida...— el dragón camino hasta el altar donde ya estaba todo preparado.

Los servidores del templo indicaron a la gente donde debia congregarse, los familiares mas cercanos estaban al centro. Ariakas se paro a la derecha de su hermano menor sosteniendo la antorcha con la que encenderían la pira, esperando la señal del menor

—Oh, cruel destino... las lágrimas cubrirán los rostros de los guerreros y Ariakan, nuestro amado hermano, extiende sus alas una ultima vez, feliz de encontrar la libertad de la muerte... vuela... vuela alto, fuerte Ariakan... tu nombre será siempre recordado por la gente que te ha amado... y tu memoria marchará con nosotros para siempre en el largo camino que nos depara el destino...adiós, hermano...adiós...—

El menor miro al peliblanco mayor que encendió la pira colocando la antorcha de fuego dragonico en el sitio donde estaba la madera mas seca, el fuego pronto se extendió rápidamente por la pira, dejando que el cuerpo del difunto ardiese. Los sirvientes comenzaron a extender algunas hierbas que aclararían el humo. Mientras elevaban la plegaria de despedida.

Oh Diosa nuestra
Devuelve a este tu hijo al seno del cual vino,
más allá del cielo imparcial;
concédele el descanso del guerrero,
y guarda el último destello de sus ojos,
libre de la asfixiante nube de la guerra,
sobre las antorchas de las estrellas.
Permítele la última bocanada de su aliento,
que se refugie en el tibio aire,
por encima de los sueños de las aves de rapiña,
donde sólo el dragón recuerda la muerte.
Pronto se alzará la sombra de ti
oh madre nuestra
más allá del cielo imparcial.





"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1171

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Kariel el Mar Dic 19 2017, 14:55

Asintió conteniendo más lágrimas y se acercó hacia el centro, donde se conglomeraban los familiares y amigos de Ariakan para despedirle. No podía evitar pensar en la última vez que lo había visto, su enorme sonrisa, y la promesa incumplida que tenían. Siempre surgía algo, en especial que Ariakan estaba en altamar. Y eso había hecho que quedara pendiente.

Sus lágrimas se derramaron frente a las llamas danzantes. El olor le revolvió el estómago. Pero el fuego dracónico era mejor que un cuerpo abandonado y salvajado para hacer armaduras o armas como a veces les había sucedido a sus ancestros. Al menos así su cuerpo encontratía paz.

Cerró los ojos y alzó su rostro al cielo mientras escuchaba la plegaria. La muerte era un misterio  que dejaba el iluso confort de que quizás el difunto nos observara. Pero allí sólo había cenizas y un vacío tanto físico como en la red. Uno que nunca se volvería a llenar con una conexión.

Cuando la gente comenzó a dispersarse un poco, se limpió las lágrimas y se acercó de nuevo a Gakhan-. Gak, perdona que vuelva a molestarte, Khan y yo habíamos acordado que me presentaría a su chica y yo…. –su voz se quebró un momento-… quería cumplir con ello si era posible… sé que es un doloroso momento… -no sabía cómo ella lo tomaría, pero lo veía como algo acorde el finalmente cumplir esa promesa al estar los tres en un mismo sitio.




avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1318

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 21 2017, 19:47


Un primer paso.

Pie, eco, bastón, eco.

Un segundo paso.

Pie, eco, bastón, eco.

Tan enigmáticamente hermosa, tan enigmáticamente sombría. La dragona caminaba portando aquella elegancia tan fémina, que hacia una sincronía perfecta con la figura humanoide de rasgos tan llamativos, llevando la dirección de su andar hacia el lugar donde se hallaba el cuerpo del dragón muerto, y el iris verde de sus ojos esmeralda miraban con fijación la cada vez más cercana figura de un ser muerto dispuesto sobre un lugar sacramental, y la casi imperceptible sonrisa de sus labios carmesí daban esa sensación escalofriante de ver como si la sombra de la muerte hubiese hecho acto de presencia en presencia de todos, y se acercaba, acortándose poco a poco la distancia entre ambos, para reclamar su premio: una vida más. Un alma.  

La Muerte cobrando forma a imagen y semejanza de hombres.

Ni aún en un momento como ese, a plena luz del sol y tras haber pasado minutos de que la hembra hubiese hecho acto de presencia bajo el astro de la mañana una vez más en la ciudad de Talos a la vista de todos, dejando de entre dicho que existía significativamente una relación entre ella y el General del Ejército, Ariakas Verminaard, dejaba de ser un centro de llamativas miradas. Y aunque incluso algún que otro Verminaard le miró, incluyendo a aquel más antiguo de todos: Kortel. La hembra no se detuvo a los comentarios que ya los milenios le habían acostumbrado. A esa sensación de misterio que causaba y le envolvía. A los comentarios en la red que iban de un lugar a otro como pequeñas estrellas en forma fugaz que ella podía atrapar y distinguir bien, uno a uno, gracias a todos los años en los que ese mundo psíquico se había convertido en su única conexión con la realidad en medio de la oscuridad, las sombras y la soledad. Lejos de todo. Eran todos dulces deleites para ella, incluso en una situación como aquella. “¿Quién es esa?, ¿Acaso no es esa a la que llaman Ranema?, ¿Ranema, de verdad es ella?, ¿Sigue viva?” Eran solo algunos de los pensamientos que paseaban y se vaciaban de un lugar a otro, de forma individual en la red, unos que la hembra estaba segura, si lo conocía bastante bien, el mismo Kortel seguramente también debía estar escuchando. Alguien tan antiguo y versado en la red de Su Majestad como ella.

–My lady…– Mencionó uno de los cuidadores del cuerpo. –He de ver el cuerpo.– Respondió ella, sin quitar la mirada de su objetivo. –My Lady, pero no creo que…– Y entonces cuando el verde esmeralda de la hembra se giró y miró al hombre directo a los ojos, este simplemente se paralizó, quedándose atónito. –¿Alguna objeción?– Silencio y ligera negación miedosa. –Lo supuse.– Dijo, y sonrió, llegando hasta el cuerpo del difunto. La hembra miró el cuerpo con expectación, y entonces Umbra, el cuervo, grazno. –Uhmm…– Hizo. –...Sí, la digna imagen de un dragón.

–Belleza más allá de la muerte.  

Palabras de expectación y maravilla ante la muerte, palabras oscuras que dejaban entrever retazos de un alma sumida en las sombras, a la cual la luz no había resplandecido. Palabras que traían a colación, recuerdos del pasado. Palabras que solo ella, Umbra y la Reina Madre, podían entender. El humano, junto a los otros cuidadores, que le escucharon, se miraron entre sí, confundidos, al no saber si aquello era una muestra de deleite ante la imagen de la muerte, porque era realmente lo que parecía.

–Ya nunca más habrás de sufrir, Ariakan.– Susurro con ternura y solo siendo escuchado para ella y Umbra, dándose media vuelta, y disponiéndose a dejar el lugar, y tomar posición en un lugar donde ya no se le viese más. En la oscuridad, de nuevo: sola, y escuchando la ultimas despedidas. –…Más allá del cielo imparcial.– Repitió, y tras acabar esa oración, simplemente, desapareció de sin más, sin que nadie le viese en ningún lugar.

Desvaneciéndose.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Ariakas Verminaard el Miér Ene 03 2018, 01:26

Trague saliva cuando las plegarias fueron hechas, bajando la cabeza para tratar de controlar el llanto que estaba por escapar, sintiendo una sola lagrima escurrir por una de mis mejillas. A unos metros de mi pude escuchar los débiles sollozos de Kitha, por el rabillo del ojo pude ver a mi padre abrazándola mientras miraba las llamas crepitar, estoico como el era, me miro solo un momento, no necesitaba traducción para su mirada. Me limpie la mejilla y volví a levantar la mirada. Mirando las llamas danzar, consumiendo el cuerpo de mi hijo.

Finalmente las llamas se extinguieron y los sacerdotes comenzaron a disponer de las cenizas, mire a Kariel hablando con mi hermano y me acerque.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------

El peliblanco menor suspiro y asintió con la cabeza comprendiendo —desgraciadamente...no parece haber podido llegar a tiempo...pero...tal vez pueda enviarle un mensaje por la red...si gustas...estoy seguro que le agradara encontrarse con el mejor amigo de su...— miro a su hermano mayor acercarse y le abrió espacio mientras tomaba una cajita y la entregaba al general —La tuya...llévala siempre de tu corazón...— El peliblanco mayor miro el interior de la caja y asintió, sacando del mismo el collar que contenía una de las escamas de su hijo —Gracias, Gak...— se colgó el collar al cuello y lo aferro un momento antes de guardar la caja —Sera mejor que te prepares...en unos minutos partiremos al sitio de reposo...— el peliblanco mayor asintió y miro a Kariel —Lord...puede que usted y yo no tengamos la mejor de las interacciones...pero se que usted era el mejor...y tal vez el único amigo de verdad de mi hijo...algo que le agradezco...y...por lo cual consideraría un honor...no...un gran favor...si nos acompañase al sitio de reposo...—


Última edición por Ariakas Verminaard el Miér Ene 03 2018, 06:44, editado 1 vez




"Cuanto más rango ostenta el caballero tanto más centellea la armadura en sus ojos."
Secret Garden:

“Un guerrero debe luchar. De lo contrario sólo es un tonto disfrazado con un sombrero de hierro.”


Old Life:



avatar
Ariakas Verminaard
Dragon

Ocupación : General del Ejercito de los Dragones
Mensajes : 1171

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Echoes of Tragedy [Grupal]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.