Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
» Registro de PB
Hoy a las 01:14 por Ororo

» Registro de Rango
Hoy a las 01:12 por Ororo

» Registro de Grupo
Hoy a las 01:09 por Ororo

» Recomponiendo los pedazos [Issan]
Hoy a las 01:03 por Meena

» Un viaje caluroso a tierras de fuego [Tizne] [+18]
Hoy a las 00:57 por Thyraxes

» El peor baño de todos || Thyraxes
Hoy a las 00:34 por Thyraxes

» Si tienes dinero, puedes tenerme a mí. (Vyrax)
Ayer a las 23:47 por Vyrax

» Vhaleryon ID
Ayer a las 23:38 por Vhaleryon

» Visitas inesperadas Verenaa
Ayer a las 23:19 por Verenaa

» Mistery of Loreley (Ariakas Verminaard)
Ayer a las 20:35 por Ariakas Verminaard

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes  photo untitled45.png

37/64

Afiliados Normales


Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Ir abajo

Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Miér Oct 04 2017, 16:14

Return to Talos: Port Inspection

Ubicación: Puertos de Talos, Abordo del Gaviota de Plata
Hora: Cerca del medio día.


Viajar en altamar, nunca había resultado una de las tareas más sencillas del mundo, ya que de todos los oficios, aquellos que correspondían a los del océano, representaban peligros que pocos humanos, se arriesgaban a tomar. Alvric no era un dragón, ni un híbrido, mucho menos. No tenía capacidades especiales para poder escapar por los cielos de algún peligro, ni tenía la fuerza descomunal de un dragón en su forma original para enfrentar cualquier bestia que se encontrará en su camino, y tampoco las garras y dientes naturales de los alados señores del mundo, y cuando menos, la destructora habilidad de lanzar fuego a través de sus fauces para hacer arder cualquier peligro inminente: era solo eso, un hombre, un hombre joven, con una pequeña y modesta tripulación de pescadores en un pequeño Galeón cuando menos, más que modesto. Un barco que cuando mucho, a simple vista, era totalmente opacado por cualquier barco pirata armado para guerra, o más aún, por cualquier barco que perteneciera a la Marina Real. Era solo un hombre con la suficiente fe en si mismo, para confiar en que su viaje, como todos, correría con la buena fortuna, confiando solo en sus habilidades humanas.

El Gaviota de Plata había izado sus pequeñas velas en Puerto Krosan, hacia un mes. Este viaje requería recorrer toda la zona costera de Europa occidental con un destino bastante lejano, que se presentaba cada año en la temporada de peces del Mediterráneo. Resultaba ser una temporada alta y buena para el comercio en los mercados de Talos e Isaur, pero por fin, la primera parada después de un largo mes de haber atravesado los océanos se había hecho presente, y allá en el horizonte se vislumbraba ante los ojos del humano las costas de la capital del mundo dragonico. Con una mirada serena y tranquila, y parado en la popa del barco, mientras el viento y la brisa marina frotaban  su cabello y el sonido de las gaviotas era más cercano por la cercanía de la costa, Alvric pensaba sobre la última vez que había pisado Talos: un año exactamente, junto a su padre, no como capitán del galeón pesquero, sino, como un simple aprendiz. El tiempo había pasado, ciertamente, bastante rápido, y ahora que era él el humano que estaba al frente de todos esos hombres que antes que la esclavitud, preferían una vida digna y una forma honorable de ganarse la vida, debía estar a la altura, porque confiaban en él, y no los iba a defraudar.

–¡Alvric!, ¿cuáles son las ordenes?– Dijo una voz, que hizo que los pensamientos perdidos del joven humano se esfumaran para poder prestar atención. Alvric desvió la mirada hacia el hombre, mucho mayor que él, por supuesto, de facciones duras, y volvió a mirar hacia los Puertos. –Creo que ha sido un largo viaje…la tripulación merece un descanso. Lanzaremos anclas en puerto y mañana por la mañana desbordaremos la carga. Mañana será un largo día.– Dijo, refiriéndose a toda la carga que habían traído desde las aguas de Puerto Krosan hacia Talos, la cual había resultado, por suerte, una pesca favorable y les aseguraría buenas ganancias, dentro de lo que cabía, tratándose de humanos comerciando con dragones. –Daré la orden.– Respondió el otro, y Alvric asintió. –¡Guardad velas!– Gritó el hombre ordenando, y preparando a todos para la llegada. Tras pasar unos minutos, el pequeño Galeón toco puerto, rodeado, por supuesto, de muchos otros barcos, y Alvric, junto a la tripulación, se dedicó a asegurar las amarras, como era costumbre, a la espera de que la debida inspección de dragones por parte del Ejercito, o la Inquisición, llegase, para poder desembarcar.


Última edición por Alvric Khelden el Vie Oct 06 2017, 01:35, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Faora el Jue Oct 05 2017, 19:46

Las tareas que surgían para ese tipo de días no es que fueran d mis favoritas, pero como miembro de la guardia también s eme podía destinar a ellas y no había ningún problema con que así fuera. No obstante, y para poder hacer mejor nuestro trabajo aquel día me lleve conmigo a Ikay, el joven más atento de mi escuadrón y alguien a quien me había tomado la libertad de adiestrar personalmente, igual que hizo mi padre conmigo cuando yo acababa de ingresar en la guardia.

Hay tanto recuerdos de lo bien que lo hizo el que este muchacho se ha ganado mi reconocimiento tras demostrar ser el más avispado y atento de todo mi escuadrón. No obstante, he decidido que sea el quien me acompañe ya que también es el único que no me incomoda para nada. Los cascos de los caballos sonaban por el puerto a medido que los indicaban donde debíamos de proceder. Zhor, mi revoltoso amigo había decidido que quería pasar el día por el bosque antes que venir conmigo a un aburrido trabajo de campo.

No obstante, ahora la guardia tenía un nuevo comandante, y teníamos que actuar ante lo que fuese requerido. Ikay también tenía que aprender a inspeccionar los barcos y ver los problemas que podría causar el hecho de llevar mercancía engañosa o la cantidad insuficiente de la misma. Tras llegar allí uno de los presentes extiende hacia mí un papiro con el cargamento del barco y tras ver como este echa anclas y amarra con las cuerda, desmonto de mi montura, dejando que mi compañero me siga y acercándome al hombre que se encuentra a cargo de aquel pequeño navío pesquero.

-Buenos días caballero, imagino que sabrá que antes de descargar el cargamento tenemos que proceder a revisar el contenido.-digo de forma educada y dejando que el hombre se presente, para posteriormente observar como Ikay se sitúa a mi lado, a la derecha y manteniendo la distancia prudente con su capitana.-según el informe este es un barco pesquero por lo que el material del mismo debe de ser ese calibre. También habéis traído variedad y cantidad suficiente para unos meses.-le digo para luego enrollar aquel pergamino y guardarlo en uno de los laterales de mi traje mientras me quedo observando a aquel hombre.

El barco era pequeño y no parecía que fuésemos a tener problemas con él, por lo que simplemente me espere a que el nos permitiese el paso para poder mandar a Ikay a verificar el contenido del barco y llevar acabo la tarea rutinaria que podría llegar a tener alguien dela guardia destinada solo al control delos barcos que levantan anclas y aquellos que traen víveres y recursos parala ciudad central de Talos, cuna de todo el comercio y la principal sede de los dragones.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:

Habilidades:



Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 759

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 07 2017, 06:19

¿Cómo no estar acostumbrado a que se le menos preciará tan solo con verle? Nadie podía imaginar que un muchacho tan joven resultase ser el capitán de un navío, y es que por supuesto, ni siquiera a Alvric le agradaba ser llamado así, pues sentía muy profundo de sí mismo que esos títulos ponían ciertas y largas distancias de rangos entre sus iguales, y él tenía muy en claro que al igual que todos en ese barco, él era un hombre más. Si alguien ahí debía ser llamado capitán, era el menos indicado para ello, sin embargo, y pese a que el joven pescador de Puerto Krosan tuviese aquella manera tan humilde de verse así mismo, algo que podía ser considerado por otros menospreciar su propio valor, también entendía las responsabilidades que alguien como él había adquirido cuando su tripulación lo había elegido como su líder tras la muerte de su padre. Le era, ciertamente difícil verse como capitán porque entendía que carecía de la experiencia, pero entendía también que lo era, y por ende, no era de hombres retroceder a las responsabilidades, y menos cuando otros habían decidido poner su confianza en ti. No podía, simplemente darse el lujo de defraudarlos.

Continuó apretando una de las amarras para asegurarlas, ayudando a uno de los demás pesqueros de la embarcación, y por suerte, estaba cerca para poder ver la llegada de los miembros del Ejercito: dos, un hombre y una mujer y entonces escuchó con atención, sin intervenir ni sentirse más o menos por el hecho de que uno de los hombres de más edad haya sido el que hubiere sido considerado como el capitán. El hombre, también de aspecto áspero, que rondaba la treintena, escucho con atención las palabras de la soldado, mostrándose más que confuso de no saber exactamente que hacer o responder, y mirando a Alvric, quien decidió pasar por el lateral de ambos soldados, colocó la mano en el hombro del hombre con una mirada tranquila que sirvió para hacerle saber que todo estaba bien, y que le dejase el resto a él, y prosiguieran con el trabajo de asegurar la embarcación. Se giró, y miró con serenidad sin prestar atención a la posible sorpresa de ambos soldados, para ponerse al frente de su tripulación, como debía ser. –Alvric Khelden. Soy quien esta cargo.– Dijo, en tono bastante lineal y seco.

Observó de soslayo al otro soldado, quien por su distancia y forma e guardar silencio, le indicaban al joven Khelden que la mujer era la superior. El sonido del agua chocar contra la madera del barco se entrelazaba con el de las gaviotas circundantes. –No se equivoca, es todo lo que hay en este barco. Y no es nuestra intensión entorpecer vuestro trabajo, por favor, venid conmigo, os enseñaré la carga.– Señaló, dando algunos pasos hacia atrás, para poder girarse, y guiar a los soldados en dirección a la bodega, debajo del barco, justo donde se guardaban y conservaban con sumo cuidado, las mercancías. El trayecto, era sin duda claramente corto, pues se trataba de una embarcación pequeña, y el frió y apático carácter de Alvric hacia ambos dragones, que dejaba ver que claramente quería mantener una distancia prudencial con los de esa raza, podía ayudar a que se hiciera lo que tenía que hacerse, y aseguraría, que una vez más, esperando estuviera todo en orden, los dragones, y aquel barco lleno de humanos, retomasen sus caminos, sin necesidad mayor de vinculaciones.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Faora el Lun Oct 09 2017, 16:04

El mundo se basaba siempre en las suposiciones y aun que aquel joven que se presentaba como el capitán no parecía tener más de veinte años, simplemente me limite a leer la carta a él, obviando el detalle de que yo mima me había dirigido a alguien de mayor edad por no ser lo habitual que un hombre tan joven fuese el que estaba a cargo de todo. A cualquier otro eso le haría sospechar.

A mi por el contrario,  me daba bastante igual siempre que en el barco llevara lo que habían dicho y no supusiera para mi mucho más esfuerzo que simplemente revisar y verificar que la carga es correcta. Tras escucharle y seguirle por el barco, noto como Ikay se desplaza detrás de mi observando el barco. Le tiendo a mi aprendiz el papiro para que compruebe que la mercancía es correcta, mientras yo me quedo con el joven que está a cargo.

-Muchas gracias por su colaboración señor Khelden.-no es que me usted ser agradable pero simplemente es el hecho de cumplir con el protocolo.-mientras mi compañero se encarga de revisar la mercancía yo misma me encargare de hacerle una sencillas preguntas.-digo respetando en todo momento el protocolo que se lleva a cabo en esos casos siendo amable y lo suficientemente autoritaria como para que se me tenga en cuenta. Me dispongo entonces a observar mejor al joven capitán del barco.

-¿Cuánto tiempo lleva usted transportando víveres para la ciudad de Talos? Actualmente, ¿de dónde proviene la mercancía?-le pregunto esbozando finalmente una pequeña sonrisa que muestra simpatía y cordialidad. A fin de cuentas esta expedición es simplemente un aprendizaje para Ikay y para mí es cumplir con mis tareas de la guardia… por mucho que esto no me parezca un trabajo digno es lo que nos ha tocado por permitir que la inquisición nos pise aunque sede buena tinta que ellos también han tenido que hacer trabajos similares a este.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:

Habilidades:



Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 759

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 13 2017, 01:12

Para Alvric, los protocolos en los puertos se habían convertido en un diario y en una rutina a la cual se había acostumbrado demasiado bien, porque simplemente toda una vida al lado de su padre le habían enseñado eso, como un diario vivir, sin embargo, hacerlo ahora él siempre dejaba un claro aire de apariencia y parecido con su padre: ambos se parecían…no en todo, pero sí en la mayoría de las cosas y la tripulación parecía agradarse en eso. El joven Khelden se desplazó por el barco con pasos tranquilos, sumiéndose en un profundo silencio que mostraba una distancia bastante clara entre él y los soldados, era una especie de ambiente tranquilo pero que dejaba que se respirar un tanto esa necesidad imperiosa de no tener que establecer un contacto más allá del necesario. La seguridad de Alvric y su templanza para darle la espalda a un dragón mostraban que era alguien de un carácter bastante maduro, sin importar la joven edad que mostraba en su apariencia física. Los pasos sobre la madera sonaban y el olor de la mercancía era más que evidente. –Podéis revisar lo que deseéis.– Dijo, dándoles total libertad.

Evidentemente, no se fiaba de los dragones: de ninguno. La verdad era que era alguien desconfiado por naturaleza, de cualquiera que no fuera cercano o resultara ser un desconocido lo mantenía alerta, pero se mostraba tranquilo. Observó a la mujer agradecer sobre su cordialidad y respiró tranquilo, correspondiendo a su sonrisa y cordialidad con una mirada tranquila y un silencio. –Adelante.– Volvió a decir en respuesta a las instrucciones de la mujer demostrando que estaba más que dispuesto a colaborar. –Un año estando yo al frente, más de quince este barco: Talos, Isaur, Edén y Eneas.– Seco pero con un tono amable, no necesitaba dar más detalles ni aunar sobre que su padre había muerto, ya que era su vida privada y personal y además, seguro había registro de él en Talos. –Esta…– Giró y vio uno de los barriles que mantenían en un líquido especial la pesca fresca. –…De la parte centro Occidental, cerca de las costas del continente, es la ruta que normalmente se sigue de Puerto Krosan a Talos, y es rica en cardúmenes en esta temporada.– Respondió, explicando brevemente sobre lo que habían transportado y atrapado de camino a la primera escala de su viaje antes de izar velas una vez más a Isaur, y volvió a mirar a la soldado, parpadeando ligeramente.

Pudo haber contemplado preguntar por qué la mujer no preguntaba cosas más específicas sobre como ejemplo el hecho de que ya el antiguo capitán, de mismo apellido, algo que algunos humanos aun mantenían y que era quizá una visión clara de que los humanos seguían resistiéndose, de ciertas maneras, a olvidar las antiguas costumbres de una cultura y un pasado que ya nadie recordaba, pero ponderó que quizá lo sabía de hecho y estaba por supuesto escrito en aquellos documentos e informes que la mujer llevaba consigo, y que sus preguntas se debían solo a una verificación y validación de la información que se tenía desde la última vez que habían pisado Talos, vez en la que Alvric no había sido registrado por la guardia como capitán, sino como un simple marinero más. Desvió la mirada un poco hacia el otro dragón, notando el cómo inspeccionaba la mercancía, y al no ver más que el trabajo rutinario, volvió a centrarse en la líder, esperando.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Faora el Mar Oct 17 2017, 15:15

Había cosa que podría decirse que me sorprendían, como el hecho de que alguien tan joven pasase a ser el capitán de un barco con tantos años en servicio y cumpliendo favorablemente todo lo que se le había pedido. Mis informes no registraban ninguna anomalía con este barco en todo el tiempo en el que había estado haciéndose cargo de la pesca y los víveres que traían a Talos. Después de aquellas preguntas rutiarías había que hacer algunas un tanto más específicas y que quizás el marinero no querría contestar, pero en el informe venía toda la información y Alvric Khelden no está registrado como capitán de este barco la última vez que estuvo en el puerto. Ikay por el momento no parece haber encontrado nada extraño y dudo mucho que vaya a ser así pues la reputación de este barco es una de las cosas que más destaca en el informe.

-Lleva mucho camino recorrido… pese al poco tiempo que lleva usted navegando. Alvric Khelden no es la última persona que tenemos registrada como capitán del barco.-le comento, dejando ver no obstante que eso es una obviedad que no se tendrá en cuenta. No me interesa saber qué es lo que ocurrió con el antiguo capitán, y tampoco me interesa saber cómo ha llegado este hombre al mando del barco, ya que este hombre está registrado como marinero.-entienda que esto no es un interrogatorio pero dado que usted no era capitán la última vez que atracasteis en este puerto, necesito saber que ha ocurrido con el antiguo capitán para poder anotarlo y cambiar el registro en caso de que por ejemplo hubiera fallecido.-le digo a modo cordial dejando que mis palabras fluyan y evitando así que se lo tomo como algo malo.

Mientras observo a mi alrededor Ikay se acerca de nuevo a mi indicándome que la mercancía es correcta y definiendo así que no falta ninguna cantidad. Le tiendo a mi compañero entonces un listado con la mercancía para que vaya apuntando la que descargan en el momento de dicha descarga.-todo correcto, podéis proceder a descargarla mientras mi compañero toma nota de la descarga.-sentencio mientras observo a Alvric esperando que me responda a aquello que le he preguntado sobre el antiguo capitán del barco. Este tipo de misiones y de comprobaciones eran tediosas para los marineros y sus tripulantes, pero para alguien de la guardia también suponía un esfuerzo ya que esto no es lo que hacíamos habitualmente. No obstante, de todo había que aprender y tener protegida y vigilada a la gente de Talos es lo que debíamos hacer nosotros.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:

Habilidades:



Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 759

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Dom Oct 22 2017, 21:23

Querer ignorar el tema era lo que quería, no tenía intenciones ni quería hablar de la muerte de su padre con un dragón, de hecho, era algo que evitaba tocar incluso que con los humanos que abordaban aquel pequeño galeón mercante, porque era un tema que le tocaba muy dentro, y daba en lugares que ponían a flor de piel su sentimientos: su padre era aquello que más quería. Pero debía saber y lo sabía con exactitud que era inútil tratar de no hablar del tema en momentos dados, más cuando se trataba de asuntos como el que suponía desembarcar en la capital del mundo regido por los dragones, aun así, en un tema como ese, no eran necesarios detalles más ni detalles menos, más que el simple hecho de decir la verdad, así que claramente y tras escuchar las interrogantes de la soldado, parpadeo una vez, tranquilo, y casi perfectamente logró ocultar al melancolía que tenía al hablar de la muerte de su padre. –Rhos Khelden, ese era su nombre.– Dijo, dando por sentado que seguro los informes ya decían eso, pero no quería que se llamase como que si no fuese nadie. –Murió. Era mi padre.– Dijo, mirando a la soldado a los ojos, y aunque su mirada era tranquila y serena como desde el primer momento en que aquella conversación había empezado, el ambiente pareció no serlo, pues un leve silencio se adueñó de todo el lugar por unos momentos, un silencio fúnebre y un tanto incomodo: un hecho típico cuando se hablaba de la muerte de un ser querido.

Nuevamente las palabras no solo habían marcado un silencio incomodo, sino también la distancia necesaria para que no le preguntase más sobre el tema, ya que había dado la información necesaria y correspondiente para que pudiese apuntara en aquellos informes. Tras aquellos segundos que de una u ora manera parecieron ser más largos de lo normal, se escucharon los pasos de un hombre descender por las escaleras hacia la parte inferior del barco, el mismo hombre que había sido confundido como el lider de aquella embarcación, quizá por su avejentada apariencia: un hecho que podría resultar bastante extraño fuera de círculos que no eran totalmente militarizados y jerarquizados como el Ejercito o la Inquisición el que alguien más viejo se dirigiese de esa forma tan respetuosa, pero tan natural a alguien joven con unas palabras que salían de una manera muy natural, sin ningún atisbo de la hipocrecía o el deber protocolar al que los dragones en su mayoría debían atarse por protocolos y respetos a la jerarquía del mundo que habían construido, una naturaleza del comportamiento humano que era digna de ver. Lazos que hablaban de una familia, no de sangre, pero si en confianza.

–Siento interrumpir.– Dijo, para disculparse con la soldado y su subordinado, manteniendo el respeto normativo hacia los dragones. –Alvric, esperamos tu orden para desembarcar. Todo listo, siempre que...Todo esté en orden, claro.– Mencionó, no olvidando que los dos dragones estaban ahí.  Alvric le miró con tranquilidad y serenidad y asintió. –Todo está en orden. Id con el soldado, será quien vigile el desembarco, haceos cargo del resto, y cuidad de que ninguno cause problemas.– El hombre asintió con la cabeza, miró a la soldado, haciendo una leve reverencia para despedirse. –Mi señora.– Y se fue, acompañado del otro y de una manera que le pasó completamente desapercibida, no pudo evitar dejar que una ligera sonrisa se dibujase en su rostro que hasta ahora había estado hundido en una profunda tranquilidad y frialdad poco típica de jóvenes de su edad, pues el pensamiento de saber que podía confiar en esos hombres, y que esos hombres confiaban él, era algo inestimable. Volvió a mirar a la mujer, ignorando si le había visto o no, y carraspeo acarando la voz. –Perdón…¿deseáis saber algo más?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Faora el Lun Oct 23 2017, 13:24

Reconozco que pocas veces mi trabo me da alguna que otra sorpresa, pero en este caso e de reconocer que me la he llevado. No esperaba que el anterior capitán fuera su padre, ya que había sido entonces el legado del padre lo que este jobee estaba llevando a cabo. Eso era sin duda muy respetable y en el fondo mi parte humana se compadecía del pobre capitán cuyo padre había muerto. Yo por otra parte simplemente tenía que vivir con que mi padre se había ido de mi lado sin darme una sola explicación y por lo tanto no sabía si estaba vivo o muerto. Eso son detalles y hechos escabrosos en los que no me voy a meter. Este hombre muestra mucha entereza y aunque sé que la pérdida de un padre es algo doloroso mi trabajo es simplote informar, no tengo porque dar más detales o continuar haciéndole preguntas que seguramente no sean de su agrado o simplemente preguntas que no me va a servir para nada ni para ningún dato más relevante.

-Lamento su perdida capitán.-me limito a decirle para de esta forma mostrarle no lastima si no simplemente el respeto que todo hombre se merece ante la pérdida de su progenitor. Ikay está listo para supervisar el desembarco mientras que uno delos hombre se acerca a nosotros para dirigirse a su capitán y hablar con el, para finalmente marcharse no sin dirigirse a mí, ante lo cual me inclino mostrando señal de respeto. Normalmente alguien dela guardia o la inquisición se que es duro y que en el fondo son demasiado frisos y arrogantes, pero yo quiero situaciones que muestren que podemos convivir ya que no todos los humanos deben de ser tratados por igual. No me gustan las situaciones incomodas por mucha autoridad que yo como miembro de la guardia y capitana pueda tener, por eso no me muestro tan arrogante en estos trabajos de campo.

-No necesito saber nada mas capitán, no obstante debo de quedarme hasta que mi compañero termine y ustedes hayan desembarcado por completo la mercancía.-le digo con amabilidad cerrando el pergamino que tengo en mis manos tras haber tomado las anotaciones correspondientes. Guardo entonces el pergamino en mi cinturón y de nuevo dirijo mi mirada hacia el capitán, mostrando mi semblante serio para luego mirar a Ikay quien está supervisando la bajada de vivieres.-¿cuál es su siguiente destino capitán? ¿el mar o una época de descanso en tierra?-le pregunto intentando rebajar la tensión que se pueda haber generado. No interno ser amable ni socializar con el simplemente mantenernos ocupados hasta que terminen al menos con una conversación. En el fondo me viene bien saber cuál será su siguiente paso, pero no lo comparto puesto que lo que descubro de ciertas personas me lo reservo para mí. Este hombre no es un mal hombre, pero siempre me interesa saber si la gente con la que una vez coincido va a volver a aparecer por mera casualidad.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:

Habilidades:



Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 759

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 27 2017, 22:18

El silencio a la respuesta de Alvric viniendo de ambos soldados fue tan claro que incluso parecía más bien que ese fuese el ruido, y aunque Alvric se mostraba tranquilo y calmado, ante el tema y su respuesta era pacifica sobre el tema: como la de alguien que entendía y aceptaba bien que en algún momento, todos debíamos morir, y que a diferencia de los dragones que vivían por muchos más años de los que él podía imaginarse, los humanos estaban destinados a vivir vidas que algún momento habrían de marchitarse, y ese ciclo, aunque corto, era un ciclo en el que Alvric sabía que los humanos podían aprender muchas más cosas de las que cualquier otro podía. Quizá se debiera a eso, al hecho de que por alguna razón, la mente humana sabía que debía expirar, y esa condición los dotaba de tal habilidad, una que para los dragones podía ser ajena, porque tenían incluso al mismísimo tiempo de su lado. No cabía duda de que no por nada eran la raza que ahora mismo dominaba el mundo, y quizá era esa una de las tantas razones por las cuales ellos mismos se hacían llamar amos y señores del mundo, cegándose de arrogancia.

Alvric pudo notar el silencio aún más afincado en la mujer, pero no dijo nada. No sabía que tecla había tocado en ella, y no lo averiguaría tampoco, pero estaba claro que aunque por mucho que los dragones y los humanos se esforzaran en marcar diferencias, habían cosas en las que ta vez fueran iguales...algo de lo que su madre siempre hablaba. Seguiría siendo, un quizá, y nada más. No tenía intenciones de averiguar si aquello era cierto o no. –Gracias.– Respondió a la muestra de respeto que la soldado había demostrado ante él aun siendo una dragona y no teniendo nada que ver con él, o con su padre. Y aunque hubiese parecido unas simples y seco gracias igual a todas las palabras que hasta ahora se habían dado entre ambos, lo cierto fue que algo cambio en esa última y única palabra. Alvric no sabía que tecla había tocado en ella, pero si sabía que algo había ocurrido y de alguna manera ambos entendían en sentimiento de la ausencia de alguien, así que esa palabra también fue una especie de condescendencia hacia la mujer, una que achicó un poco la distancia que hasta ahora Alvric había trazado entre ambos, y demostró una gratitud más que sincera.

No recordaba especialmente que la última vez que puso pies sobre el Puerto de Talos la vigilancia hubiese sido tan meticulosa. Alvric, como todos, sabía que durante el último año la capital del Imperio del Fuego había estado azotada por acontecimientos bastante problemáticos, a tal grado que las decisiones que la soberana de los dragones había tomado no habían sido solo ejercidas en Talos, sino también en Puerto Krosan, y hasta donde tenía entendido: en Edén e Isaur, lo que significaba que la situación en las que estaban inmersos en este tiempo, eran graves y realmente preocupantes para los dragones. –Lo entiendo.– Dijo, en respuesta a las aclaraciones de la mujer sobre su permanencia en el barco hasta que desembarcaran y entonces ambos subieron de nuevo a cubierta. –Zarparemos en 10 días a Isaur, y luego volveremos a Puerto Krosan.– Dijo, para desviar la mirada hacia su tripulación que trabajaba. –Me temo que para los humanos de mi condición ese es un concepto del que no podemos disfrutar. Todos los hombres sobre este barco tienen familias a las cuales alimentar, y me han confiado a mí la tarea de guiarlos, como líder de esta tripulación, descansar no es algo que pueda plantearme.– Respondió, sin observar a la mujer, mirando y hablando tranquilamente mientras los hombres hacían la descarga, ante la pregunta que se dio tras el silencio que se situó de camino a cubierta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Faora el Lun Nov 06 2017, 11:53

Sabía lo duro que era perder a un padre. Mi parte humana era la que me hacía a veces ser menos dragona y un poco más sentimental. Se que un dragón orgulloso, como debería ser yo misma no le habría dado el pésame a un simple humano, al que debería considerar un miembro inferior de la sociedad. No obstante, en estos casos no puedo considerarlos como tal, pues gracias a ellos también es en parte a quien debemos que Talos este abastecida de comida. Muchos ven a los humanos como súbditos y meros trabajadores, pero si yo no me hubiese ciado en el mundo de los dragones podría haberlo hecho en el de los humanos, desconocedora de todo lo que soy actualmente, habría terminado siendo otra cosa. Por eso, lo único que los humanos pueden esperar de mí, es respeto, algo que muy pocos dragones estarían dispuestos a darles.

Observo con paciencia y con clama como cada uno de los cargamentos es bajado, observando también como trabaja y aprende Ikay… en el fondo puede que esto le aburra, pero tiene que aprender como todo soldado, como yo también lo hice en su día. El capitán de la nave llama de nuevo mi atención, respondiéndome a la pregunta que antes le había hecho por mera educación, no porque realmente me interesase lo que iba a ser de su vida después de dejar toda la mercancía en el puerto. No obstante, me alegra saber que aparentemente no traerá problema ya que es poca la estancia en la que se quedara aquí en el puerto. Cierto era lo que decía; los humanos carecían de esos privilegios, pero algunos eran los bastante importantes y se sentían con la necesidad de hacerlo, tanto que finalmente tampoco era nada malo.

-Aproveche bien eso diez días antes de irse a Isaur capitán.-le digo mientras inclino mi cabeza en forma de respeto y me dirijo con su permiso en dirección a donde se encuentra Ikay para comprobar que les queda poca mercancía por bajar. Le doy unas palmaditas al joven en el hombro mientras observo como la tripulación trabaja.-corren tiempos en los que debemos ser cautelosos Capitán. Normalmente podríais bajar mientras la mercancía se retira del barco, pero tenemos que asegurarnos.-le digo sin girarme dado que aquello era algo que casi nunca se había hecho, pero una vez la mercancía estuvo bajado me dispuse de nuevo a mirar al capitán para hacerle una señal y así informar que ya podían proceder a bajar del barco para disfrutar de lo que él había dicho que no podría hacer pese a tener diez días aquí antes de irse de nuevo a Isaur. No puedo evitar preguntarme que hará en estos diez días si no es descansar un poco de sus tareas como capitán.

Off:
Siento muchísimo la tardanza en tenido una semana muy complicada y no encontraba la inspiración para escribir... lo siento!





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:

Habilidades:



Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 759

Ver perfil de usuario http://cinemaxuniverse.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 15 2017, 18:50

A pesar de que tanta vigilancia por parte de la guardia del Ejercito podía resultar un tanto incómoda para alguien que en su vida había tenido nada más que ocultar y más a sabiendas de que su trabajo era siempre el mismo, podría decirse que hasta cierta medida un lado de Alvric entendía, pero muy en cierta medida, la situación por la que el mundo conocido ahora estaba atravesando. Aunque no lo dijesen, era evidente que, los dragones más que cuidado, tenían miedo, y ese era un miedo que venía desde la cabeza de todo el mundo dragón hasta los más bajos dentro de esa intrincada pirámide que era su sociedad en la que, como de una manera particularmente graciosa, los que estaban en el eslabón más bajo y los que ni siquiera eran admitidos como seres que pudiesen ser aceptados pese a que por sus venas corriese sangre de dragón, eran los que habían provocado ese miedo en los que según, eran los seres más poderoso del mundo. Eran los salvadores del mundo. Era naturalmente entendible que los dragones se sintiesen amenazados, porque no solo era su miedo hacia todos los hitos que en tan solo dos años habían ocurrido, desatando decisiones tan radicales en el mundo dragonico, sino que todo lo que ellos siempre habían mantenido como una verdad absoluta, una en la cual los dragones habían salvado al mundo, era una absurda mentira.

Aunque Alvric pensó en esos cuestionamientos con cierta agudeza, rodeado de una tranquilidad común en él y un silencio educado mientras escuchaba las palabra de la dragona, mismas las cuales habían desatado esa lluvia de pensamientos sobre la cual ya había tenido la oportunidad de pensar en ciertas ocasiones en las cuales estaba solo, meditando, eran cosas que evidentemente para él eran imposibles de compartir con nadie. Decir que un dragón tenía miedo de los humanos, y más aún, que toda una sociedad de dragones, incluyendo a la Reina Madre, estaba sucumbiendo al miedo ante una raza a la cual su orgullo tildaba de inferior podía ser la última cosa que un humano podría decir. O puede que, resultase diferente, pues hasta ahora aquella dragona había mostrado algo más que orgullo dragonico pese a que Alvric se había esforzado lo suficientemente bien para mantener esa distancia invisible que debía existir entre él y los dragones. Era una cosa que no averiguaría, de cualquier modo. –No os preocupéis, lo entiendo.– Dijo, tranquila, seca pero cortésmente a a mujer, viéndole con serenidad y cruzando miradas con ella, para después volver a girar su rostro, y seguir observando como la tripulación hacia la descarga.

Quizá una hora, un poco más, o un poco menos, pero había sido largo el tiempo que había concurrido desde que habían echado anclas a mar, y la presencia de la guardia del Ejercito se había acercado a realizar la inspección del Gaviota de Plata. Por supuesto era qué, realizar la descarga no era sencillo, pues un mes en altamar siguiendo las corrientes y los vientos correctos, aseguraba más pesca, más mercancía, y más trabajo una vez tocasen cualquiera de los grandes puertos, y el destino n su primera larga incursión como Capitán del pequeño galeón mercante hasta ahora, incluso hoy, con una vigilancia tan cerrada, había estado de alguna forma avalada por la buena fortuna, sin problema alguno y con éxito de buenas pescas. Una cosa que, Alvric esperaba que se extendiese, pues los próximos días en Talos, aunque solo serían diez, serían determinantes para el final de su trayectoria de ida a los mercados pesqueros de Isaur. Al concluir la descarga y ver que la mujer se disponía a retirarse terminado su trabajo y señalando que ya podía bajar del barco, entendió la señal y asintió al hombre de rostro avejentado que diese la orden y señalase que todo estaba en orden, para finalmente, desde la popa del barco, dar una última mirada tranquila a la dragona que se hallaba ya a la distancia, en un último cruce de miradas ciertamente amable, y que pareció anunciar no una despedida, sino, un hasta pronto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Return to Talos: Port Inspection [Faora]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.