Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
» The Making Pt. 1 - Nikky
Hoy a las 04:17 por El Juglar

» Again... [Birshak]
Hoy a las 01:15 por Ten Thousand

» Apuesto a que no lo veías venir (Ariakas Verminaard)
Hoy a las 00:57 por Ariakas Verminaard

» ¿Esto o lo otro?
Hoy a las 00:19 por Rata

» Regreso a Casa | D'tark
Ayer a las 23:37 por Thurdok

» Heridas de Guerra | Boynne Alexandrys
Ayer a las 23:27 por Thurdok

» See you again (Thurdok)
Ayer a las 23:16 por Thurdok

» Morghur. El Exiliado Marcado
Ayer a las 23:12 por Morghur

» Telas que tejer [Delilah]
Ayer a las 23:11 por Delilah

» No habrá paz para los malvados. (Privado)
Ayer a las 23:03 por Thurdok

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


We meet again - FB {Zenda}

Ir abajo

We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Jue Sep 28 2017, 05:54

Entre esos ires y venires de Talos a las Granjas y viceversa, la sanadora nunca se detenía, nunca...parecía estar trabajando para desligarse de algo que la estaba molestando y esa, era su perfecta excusa para no parar por el lugar que últimamente le estaba costando un mundo llamar “hogar”. No porque no amara a su madre o media hermana, las adoraba lo suficiente como para no escatimar esfuerzos para ayudar a una con las cosas necesarias en casa y a la otra, hacerle uno que otro mimo, regalándole algo que estuviese a su alcance. Porque no era extraño saber que Kya ahorraba dinero, las pagas de sus trabajos, le daban lo que necesitaba y una independencia que le encantaba, hacer los ungüentos, vender esencias, hacer los jarabes y los aceites necesarios para su profesión era sin duda un “plus” que le daba un poco más de ingreso, además de los pacientes que atendía periódicamente y le pagaban ya un monto establecido, por los tratamientos que les ayudaba a proseguir sus trabajos en las granjas.

Ignorante de lo que la vida le deparaba como era de esperarse, la sanadora salió aquel día para ir a la ruidosa y conflictiva ciudad para comprarle frutillas a aquel vendedor que solía frecuentar que las traía de las mejores recolecciones y siempre guardaba una bolsita mixta para ella. Kya había tratado a la esposa de este, ya que padeció de una grave enfermedad respiratoria y con un tratamiento insistente y mucho descanso, logró que se mejorara en poco tiempo. Ahora el hombre agradecido le guardaba aquel pequeño presente, que ella insistía en pagar a un precio menor para que él siguiera teniendo ingreso...muchas veces la sanadora no había tenido realmente mucho para darle, pero lo que fuera posible le daba y este agradecido siempre le traía aquellas delicias que eran uno de los gustos de la ojiazul que ahora caminaba por las calles encaminándose hacia el puesto de venta- ¡Buenos días! –saludó sonriendo al buen hombre que ahora le preguntaba por su madre, hermana y padrastro, ella contestó contenta que estaban bien y mientras el hombre rebuscaba la bolsita, ella sacaba las monedas que llevaba consigo y extendió su mano a él.

“Ya te he dicho muchas veces que no debes darme nada, no son muchas, pero son las que te gustan”

De algo le debe servir el dinero...tenga... –dijo mientras extendía su mano izquierda y tomaba la masculina de palma arriba y colocaba sobre esta las pocas monedas y cerraba su puño- Tómelo y deje de quejarse... – el hombre sonrió y agradeció con un movimiento de cabeza, la chica tomó la bolsa de frutillas y comenzó a caminar de vuelta tirando las riendas de su caballo “Tormenta” que olisqueaba sus cabellos- No, no te voy a dar... –dijo la muchacha egoísta que no planeaba compartir sus regalos con aquel animal del infierno que, por supuesto, no tardó en darle un empujón suave- Para ti solo hay zanahorias... –dijo mientras sacaba una zanahoria que había tomado del huerto antes de salir, sintiendo como su equino amigo comía la verdura naranjada. Pasando por un trecho tranquilo, pasaron por la avenida que ella misma no se permitía visitar por...pues porque había cosas hermosas que ella nunca compraría, por caras por supuesto, otras por pomposas y exageradas... pero que por supuesto “las dragonas” si se podían permitir. Estaba por continuar su camino cuando reconoció a alguien... una melena rubia y bien peinada y luego... ese semblante amable. Una sonrisa se dibujó en sus labios y levantó una mano para sacudirla con suavidad- ¡Hola!... – saludó llamando su atención mientras la sanadora se atrevía a acercarse a la dragona que había conocido y le había regalado esa caja de tés e infusiones Isauríes- Nos volvemos a ver... –murmuró entregándole el ultimo trozo de zanahoria a su caballo que finalmente se quedó quieto por un rato- que gusto...que gusto...-repitió sin borrar su sonrisa.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Sáb Sep 30 2017, 22:25

Acomodé el cabello rubio de la mueca que tenía entre mis manos con cuidado, viendo como este se deslizaba con suavidad. No había duda de que esta muñeca tenía un cabello precioso, incluso más que el mio que en ocasiones se alborotaba sin razón aparente, situación que usualmente Dhana me ayudaba a solucionar pues a Drael no se le daba muy bien mi arreglo personal si bien cuando se lo pedía me ayudaba a quitarme o ponerme la ropa, sobre todo cuando se trataban de prendas elaboradas o sencillamente yo tenía flojera. Hoy por ejemplo, Drael me había ayudado a colocarme mi vestido con estampado floral, una prenda no muy elaborada pero tampoco sencilla. Lo encontraba adecuada para salir a caminar por la ciudad en mi día libre, pues cuando me encontraba en la armería me limitaba a vestir de forma más sencilla y práctica para poder moverme con libertad. Según Drael ese era parte de mi problema, que no me arreglaba demasiado y por eso no hacía amigos pero ¡era un exagerado! aunque una parte de mi no podía evitar darle vueltas a las palabras del esclavo que llevaba una buena vida bajo el techo de mi casa.

Suspiré y dejé el cabello de mi muñeca, viendo a la misma con curiosidad. Yo coleccionaba muñecas desde que era tan solo una niña y, con el paso de las décadas no había dejado de hacerlo, era casi una manía peri también era bastante elitista con las muñecas que elegía para mi colección, algunas habían sido incluso obsequios, como esta que tenía ahora conmigo. Sin embargo, desconocía quién me la había obsequiado. Una semana atrás, luego de regresar de mi paseo por el mercado y conocer a una sierva del Templo de la Reina Madre, había encontrado una bonita caja delante de la puerta de la casa que había comprado con mi mellizo Zareb. La caja no tenía remitente pero en un pedazo de papel tenía escrito "para la coleccionadora de muñecas" y era claro a quien se dirigía pues ninguna de las mujeres que laboraba en mi hogar, tratando de mantenerlo limpio y preparara los alimentos pertinentes, coleccionaba muñecas, al menos no que yo supiera. Dentro de aquella caja encontré la muñeca, al principio pensé que se trataba de un obsequio de Zareb pero al preguntarle me confesó que él no había sido y lo mismo Drael. Así que si no habían sido ellos ¿quién? ¿quién me había mandando una muñeca? y sobre todo ¿cómo es que esa persona sabía que me gustaban las muñecas?

Negué lentamente. A pesar del origen de la muñeca, debía admitir que era preciosa y como hacía con todas mis muñecas, debía comprarle su placa de oro que la identificara adecuadamente, era parte del proceso al que sometía a cada nuevo miembro de mi colección, era mi forma de darles la bienvenida a mi familia. Así que, sabiendo que el tiempo avanzaba y que en cualquier momento podía caerme la tarde, me puse de pie de la banca que se situaba enfrente de la plaza. Algunas personas paseaban en ese momento por el lugar, aunque eran pocas en comparación a las que podía encontrarme mucho más temprano o mucho más tarde, esta era la hora perfecta para caminar por las calles de Talos sin prisa. Comencé a andar por la plaza y luego me desvié hacia una de las calles de la ciudad , aquella donde solían vender los artículos más caros y donde encontraría la tienda que me vendería mi placa de oro grabada. Pasé junto algunas tiendas de ropa y de joyas, pero no me detuve a ver ninguna hasta que encontré la tienda que había venido a buscar - ¿Los ves Maisha? aquí entraremos - murmuré dulcemente a mi muñeca, pero antes de entrar escuché una voz bastante familiar que me detuvo y me hizo girar la cabeza.

A un par de pasos de mi, se encontraba una mujer de conocido cabello castaño y ojos claros. Sonreí casi de inmediato al reconocerla y, con la mano que no acunaba a mi muñeca, saludé a la muchacha agitando la mano de un lado a otro ¿cuánto tiempo había pasado desde que nos habíamos visto? Se trataba de la sanadora que me había ayudado a curar a Drael cuando Ariakas lo había dejado bajo mi cuidado - ¡Hola Kya! - saludé amable, viendo como la seguía su caballo como si se tratara de su fiel guardaespaldas - ¡lo sé! el tiempo pasa muy rápido - señalé con una pequeña sonrisa, adelantándome un poco más para abrazar brevemente a la humana pero con calidez. - ¿cómo has estado? ¿qué has hecho? ¡ay ! jamás pudimos compartir un té, discúlpame - suspiré y acomodé mi cabello detrás de mi oreja lentamente y luego miré al caballo con una sonrisa - por cierto hola amiguito...¿cómo se llama? - pregunté, alternando mi mirada entre el caballo y Kya curiosa.





No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Sáb Oct 07 2017, 08:15

Una sonrisa pronunciada se dibujó en los labios de la sanadora cuando escuchó que la dragona se acordaba de su nombre. Esas cosas simples hacían que ella sonriera un poco más de lo que normalmente sonreía (poco), la muchacha sostuvo las riendas del corcel hasta que estuvieron a una distancia más amistosa- El tiempo pasa ridículamente rápido a veces.... –susurró mientras acariciaba la crin azabache de su caballo que ahora tanteaba su maleta cruzada, donde sabía ella tenía sus preciadas zanahorias, que se alejaron una vez más cuando la sanadora abrazó a la dragona, algo abrumada por la emoción que esta reflejaba... algo no tan propio de aquellos reptiles que sin lugar a dudas solían mantener las distancias o lo que seguro ellos mismos llamaban como “estatus” ... por lo que el ejemplar que tenía delante, único en su clase era de mantener en la memoria. Permitiéndose acariciar su espalda con afecto, respondiendo a sus preguntas- He estado bien... algo ajetreada, pero bien... –dijo la muchacha mientras encontraba algo cómico el que calificara trabajar sin descanso como “algo” ajetreada.

Pero para ella era eso, algo que tan diariamente hacía que no debía pasar a ser más de lo que ya era- …digamos que he estado más tiempo trabajando en torno a la ciudad... para guardar algo de dinero... y esas cosillas... –explicó, a la vez que negaba varias veces- ...estoy segura que podríamos aún tomar ese té que nos debemos mutuamente... ¿tienes mucho qué hacer hoy? ¿O tienes tiempo para que caminemos un poco?... – formuló palpando la crin de Tormenta, dejando que su mano derecha buscara una zanahoria nueva para ofrecersela y escuchar el crujir del masticar del animal, observándole al escuchar como la dragona se refería a su caballo- Oye, se amable y saluda... –le habló, escuchando el relinchar del animal que balanceó su abundante cola-... su nombre es Tormenta...-explicó volviendo sus ojos azules a la dragona, antes de sentir un nuevo empujoncito por el hambriento animal que hizo ademán de querer otra zanahoria.

Logrando que su dueña, ladeara la cabeza y buscara una nueva zanahoria que le entregó antes de dar palmaditas en el cuello del animal y sujetando las riendas comenzar a caminar esperando que la dragona le acompañara- Es el ser más tormentoso que he conocido, tiene un horrible temperamento que se iguala al mío...así que ya te imaginarás, que nuestra relación es muy especial... MUY especial...-bromeó, mientras dejaba escapar una risa baja, antes de relajar su semblante y proseguir- ...un ganadero de la zona donde vivo tenía a su hija muy enferma...yo la atendí y logré que mejorara....así que el hombre agradecido, en vez de vender el caballo, al ser joven....muy hermoso....y un buen semental...que podría haber sido bien vendido a algún aristócrata... decidió regalármelo... –musitó con suavidad- ...ni en una vida entera hubiese podido pagar por un caballo así, el hombre dijo que la vida de su hija fue un regalo y que el caballo solo compensaba un poco...al final lo acepte...y pues... aquí estamos. Inseparables, tratando de entrenarlo bien y tratando de sobrevivir a sus arranques de diva…

Un relincho le hizo alzar sus cejas y emitir una risa baja, mientras el animal se detenía en seco y se rehusaba a avanzar- A veces... –murmuró a la dragona, antes de mirar al caballo con una expresión fastidiada- podría creer que me entiende a la perfección…  -refunfuñó, escuchando un nuevo sonido de resoplido que hacía vibrar los belfos equinos de su compañero, casi como si se burlara de ella- y me dan ganas de venderlo para que ayude arando la tierra… luego recuerdo que puede arruinar los sembradíos con sus despotricos y se me pasa…-dijo llevando una de sus manos al puente de su nariz para negar conforme pensaba en ello y dejaba salir una risa baja. Por suerte el mercado no estaba excesivamente lleno esa tarde, por lo que caminar por sus calles no era complicado- Y tu Zenda ¿Cómo estás? ¿Cómo está Drael?...-refiriéndose al esclavo, cuyo nombre no recordaba bien ¿Drael? ¿era Drael, cierto? Esperaba que ella lo confirmase sin que la muchacha tuviese que preguntar y pecar de desmemoriada. Conocía tanta gente… memorizaba tantas cosas, que estaba algo nerviosa a equivocarse en su nombrar.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Sáb Oct 28 2017, 22:27

El tiempo pasaba tan rápido que no podía decir con exactitud cuánto tiempo había pasado desde que la humana que tenía delante me había apoyado a curar a Drael el mismo día en que éste llegó a mi casa, para que tiempo después estuviera completamente a mi servicio - y otras tan lento, sobre todo cuando se está esperando pero cuando se está ocupado el tiempo se desliza como arena entre las manos - añadí con agrado centrando mi atención en el rostro de la mujer que tenía ahora delante de mi, sobre el cual pude apreciar ciertos rasgos que demostraban cansancio aún detrás de aquella amabilidad que ahora me dedicaba y es que, si me fijaba a detalle en sus ojos, debajo de estos podía notar ciertas marcas que dejaban la falta de sueño y un gran esfuerzo ¿qué habría mantenido tan ocupada a la sanadora en los últimos días? - ¿necesitas dinero por algo en especial? ¿estas bien, y tu familia? - pregunté sin malas intenciones, de hecho no sabía si la castaña vivía sola, si estaba casada y con hijos o si vivía aun con sus padres, pero si estaba trabajando más alrededor de la ciudad para guardar "algo de dinero" seguramente había alguna razón de peso detrás, en este caso una necesidad. Y, si bien no era yo alguien para meterme en su vida no podía controlar la sensación de que quizá podría ayudarla en algo.

En realidad, es mi día libre - por decirlo de alguna forma, pues no tenía que entregarle cuentas a alguien así que laboraba bajo las propias normas que me había impuesto, al fin de cuentas creía que en la armería debía poner ejemplo para tener bases al momento de exigir - había venido al mercado para comprar una placa de oro sobre el cual grabar el nombre de mi nueva muñeca - expliqué con tranquilidad, mostrando mi muñeca nueva que llevaba cargando contra mi pecho, de tal forma que la muñeca miraba para el frente, como si observara conmigo el paisaje urbano que a nuestro alrededor se extendía, en tanto que sus cabellos rubios rozaban un poco la piel de mi brazo - pero no tengo prisa así que ¡claro! caminemos un poco además hace un muy buen día ahora, sólo espero que a tu caballo no le moleste andar un rato - pues a saber si el mismo había que transportar a su humana desde alguna distancia larga, pero lo veía bastante sereno a pesar de que buscaba constantemente los obsequios que resguardaba su dueña en su bolsa, al parecer era un gran amante de las zanahorias.

No pude contenerme y estiré la mano hasta acariciar la cabeza del caballo con cierto mimo al tiempo que le sonreía con cariño - que tal Tormenta, soy Zenda - me presenté ante el caballo con amabilidad, lamentando el no traer alguna fruta conmigo para ofrerla al animal doméstico. - ¿habals enserio Kya? no me pareces del tipo de mujeres que posea un carácter "tormentoso" - comenté con humor para luego prestar atención a la historia que comenzó a relatarme la humana mientras ambas comenzábamos a andar por la calle, más tarde me encargaría de regresar por la placa de "Maisha". - muchas veces los pequeños gestos son los más significativos. Quizá, para ti que conoces muy bien el funcionamiento del cuerpo humano, tu servicio fue algo de rutina con sus debidas complicaciones, pero para ese señor que ayudaste resultaste ser la ayuda que no hubiera podido encontrar en otro lado, su rayo de ¿esperanza? - había oído hablar a un par de humanos sobre lo que la "esperanza" significaba para ellos y, al parecer era un sentimiento mucho más arraigado de lo que podía comprender.

Tormenta podría parecerte un obsequio un poco extravagante pero creo que el caballo no pudo caer en mejores manos aún con todo, estoy segura que Tormenta te ha facilitado tu labor al moverte de un punto a otro en la ciudad, y seguramente en eso pensó el hombre cuando te lo regaló, que con Tormenta a tu lado podrías seguir ayudando a más personas que, como él, necesitaban de tu ayuda - pero aún cuando Kya me dijera que la relación entre su caballo y ella no era la mejor, casi podía apostar que ambos se divertían y que el caballo sentía lealtad hacia su dueña, de lo contrario el caballo no andaría tan tranquilo ahora a su lado .  Solté una pequeña risa al escuchar que el caballo podría destrozar las siembras y, la imagen que se dibujó en mi cabeza al imaginarme una tierra totalmente destrozada con todo tipo de artículos de siembra regados y todo mundo corriendo detrás del caballo para evitar que siguiera haciendo destrozos, se me antojó divertida - en todo caso ya es el destino el que dijo que el caballo debe andar a tu lado y no destruyendo cosechas que tanta falta hacen - negué lentamente

He estado muy bien, me he centrado bastante en el trabajo y ya voy viendo algunos frutos de ello si bien me consume mucho tiempo y apenas tengo la oportunidad de despejarme un poco. Mi hermano me insiste en que debo descansar más y conocer personas pero al parecer lo mío no es precisamente disfrutar de la vida como él suele hacerlo - señalé con humor, pensando en todo aquello que había captado de la cabeza de Zareb sobre sus "saliditas nocturnas" que terminaban en buena compañía. - ¡Y Drael terminó siendo un descarado! aunque bastante eficiente, ha mejorado en la escritura y lectura si bien no parece ser su actividad predilecta ¿puedes creerlo? se entretiene más diciéndome que debo encontrarme un buen dragón con el cual relacionarme, Drael no tiene pelos en la lengua...pero es divertido - agregué acomodando mi cabello detrás de mi oreja al recordar todas esas extrañas conversaciones que había tenido hasta el momento con él - pero si me lo preguntas, creo que ya se ha adaptado, que por cierto hace unos meses me mudé de casa,
ahora vivo más cerca del bosque pero vivo una mayor tranquilidad.





No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Dom Oct 29 2017, 07:33

Algo así... –dijo la muchacha que era lo suficientemente independiente de su familia como para permitirse, ahorrar algo de dinero para lo que más necesitaba. Ahora que lo pensaba... pronto necesitaría ponerse a crear más ropa para sí o ir a donde una costurera que pudiese hacerle algo sin cobrarle demasiado... ¿había de esas? Se preguntó agobiada por el momento, mientras caminaba ya junto a la dragona y sentía la suave brisa acariciar su rostro, aunque su calma no pudiese esparcirse por completo por el bullicio de la ciudad y la insoportable acumulación de ruidos que venían de todos lados y la desconcentraban por completo... no estaba acostumbrada a la ciudad y si, los últimos días pasándose por allí, eran complicados.

Por un momento se perdió en esos pensamientos, hasta que decidió responder- Si... solo necesito comprar algunos ungüentos para mí... –dijo sincerándose con la dragona, Kya era muy orgullosa, no deseaba causar lastima o llamar la atención de esos modos que nadie sabía, ni siquiera su madre... vamos... solo su hermana tenía conocimiento de cuanto desgaste físico tenía la sanadora y aquella dolencia en su columna vertebral que le limitaba de vez en cuando- ...  digamos que, desde hace un tiempo para acá, me tomé más en serio el trabajar ... –queriendo huir de la depresión luego del ataque donde había perdido a su padre- ...crecí criada por mi padre, viajando, atendiendo personas, hubo un momento en que no pude continuar... así que los últimos dos años ... me dediqué a trabajar... incansablemente por “olvidar” por qué no pude continuar... escudándome tras el deseo de querer tener un “poco más” de comodidades para mi familia, posibilidades de no pasar desesperante necesidad y darles una buena vida a mi hermana y a mi madre... vamos está casada... está joven, podría tener otro hijo... y mi hermana quiere lo que mamá quiere: Casarse y tener una familia... y entonces estoy yo...que quiero todo lo que ellos no quieren... –rio por lo bajo- pero digamos que tanto trabajo, dejó su huella y aunque aquí en Talos hay mucho material para hacer buenos ungüentos para el dolor... solo en Isaur hay ciertos materiales secos y polvos para hacer algo más fuerte... que en esos momentos... cuando más necesito, alivian muchísimo...

Con una sonrisa algo pequeña ella suspiró musitando- tuve que dejar de trabajar directamente en los campos y solo dedicarme a la sanación y así estuve un tiempo, pero sin salir de casa y la tierra que conocía, eso... ha comenzado a cambiar, me aventuré a venir más a la ciudad y sin lugar a dudas me ha impulsado a finalmente salir... pero... las “molestias” de todo aquel esfuerzo están allí... además que he pensado un poco más en mi...y me he pillado a mí misma deseando algunas cosas... que quizá ahora no puedo permitirme, pero con más trabajo y un poco más de “ahorro” a lo mejor pueda... –sonrió omitiendo datos precisos, siendo discreta... aunque el problema en esencia era mucho más que unas simples molestias. El dolor crónico en su espalda era indudablemente terrible y aunque con el tiempo de haber abandonado el trabajo fuerte... se había reducido, aún sufría de esos arranques de dolores que a veces la dejaban tirada en cama por unas horas y a veces... por un día- ... aunque mi dinero lo solía gastar en otros, cosas que necesitaran o las cosas de mis pacientes... – explicó con suavidad- ...y entre y uno y otro... no me alcanzaba para realmente yo ... “mimarme” con algo... –parecía triste desde cierto punto de vista.

Ella no tuvo muñecas propias, nunca, ni una variedad de vestidos que le gustasen de niña, ni adornos, ni nada que le permitiera ser femenina o niña o adolecente... no. Ella amó los libros desde siempre... y apenas ahora... es que empezaba a verse en contacto con ese lado “más femenino” que parecía adormecido, por estar golpeado por ella misma y su aplastante temperamento- es complicado ahora cambiar mi rutina...pero mi familia, gracias a... - Se detuvo, ya que si... estaba bastante prohibido creer en los elementales, asi que decir "Gracias a los dioses" estaba descartado para ella- ... Gracias al cielo... están bien...trabajando, haciendo lo que mejor hacen -Correspondiendo con una sonrisa a sus comentarios sobre sus pacientes y luego sobre Tormenta- trato de darles eso... –murmuró entonces con solemnidad y serenidad- ...hago lo que puedo por ellos, trato de darles una esperanza genuina a la que poder aferrarse, cuando no puedo hacerlo, representa un golpe muy importante para mí....pero es cuando hay una mejora y hay detalles como estos... –dijo señalando a Tormenta, que riendo por lo bajo, asintió con suavidad- que siento que todo el dolor que pueda sentir, el cansancio, el estrés, la preocupación... vale la pena... pero si... tengo un carácter tormentoso... solo me sale cuando me llevan la contraria... –bromeó un poco más- ...Y Tormenta me la lleva todo el tiempo...

Riendo por lo bajo, también pensó casualmente en Tormenta arruinando cosechas con su descontrol y tomando mucho aire, suspiró asintiendo condescendiente a las palabras de la dragona- pero tienes razón... a lo mejor era mi destino mantener al mundo a salvo de esta criatura de las profundidades más oscuras... –centrándose en escuchar lo que ella comentaba sobre Drael, aquel esclavo que había ayudado y esperaba estuviese cuidándose mucho- …Oh... los hombres son un caso serio... –dijo suavemente- la mayoría .... –bajó la voz- ...por no decir todos... claro, se toman su tiempo para tomar las cosas en serio y solo aprenden a los golpes... –dijo bromista- no como las mujeres... somos más organizadas... –por supuesto sabía que esa ley no estaba escrita en piedra, había hombres organizados y muy bien coordinados, pero era una broma que esperaba la hiciera reír- ...me agrada muchísimo que él esté bien... su temperamento me daba la impresión de necesitar un poco de afecto para que no estuviese tan espinoso... –recordó aquella amenaza indirecta que él había soltado cuando ella iba a sanarle- ... los esclavos son seres heridos... –musitó bajando la voz y tornando su semblante serio- La esclavitud no debería existir... debería existir igualdad de ganancias y esfuerzos, pero no la hay... –dijo mordiendo su labio inferior con algo de fuerza para recordarse que debía contener su lengua, no quería tampoco ofender a su acompañante con sus quejas.

¿Vives cerca del bosque? ¡Oh! Es hermoso el bosque... suelo recorrerlo, recogiendo hierbas para las medicinas...no hago las cosas como la mayoría de los sanadores que van a las boticas a comprar materiales... yo misma los recolecto, los elijo y los preparo...  ¿y es una hermosa casa la que tienes cerca del bosque? y créeme que entiendo muy bien lo de la tranquilidad... detesto la ciudad... mucho ruido, mucho movimiento y escándalo, no puedes pensar correctamente...




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Dom Nov 12 2017, 17:56

Mientras caminábamos, Kya comenzó a platicarme  acerca de su pasado y qué la había llevado a mantener la vida que ahora llevaba. Aunque me pregunté qué era aquello que Kya se había enfrascado en olvidar en un comienzo ¿había sido tan duro ver tanto sufrimiento? seguramente, al menos para mi se volvería complicado, comenzando desde el punto que detestaba la visión de la sangre. No es que no pudiera verlo u olerlo pero simplemente me resultaba repulsivo y, si ella había viajado con su padre socorriendo a otros seguramente había visto cosas peores que una herida ensangrentada desde muy joven. Los caminos de una persona podrían varias bastante a lo largo de la vida conforme las decisiones que se tomaban, pero en el caso de Kya, que seguramente había vivido menos de una tercera parte de lo que yo llevaba en este mundo , parecía haber vivido demasiado para su joven edad.

Sin embargo, saber que era ella quien necesitaba ahora algo de ayuda para continuar con su noble misión de auxiliar a otros me preocupaba. Por que, si ella enfermaba y su malestar continuaba ¿quién ayudaría a los humanos desvalidos a conservar algo de eso que llamaba esperanza?y sobre todo ¿quién los curaría? por supuesto, Kya no era la única sanadora de Talos, había tenido la oportunidad de conocer a otros como Valadhiel. Pero tampoco eran numerosos los sanadores y, por lo que hasta ahora sabía de labios de ambas, eran insuficientes, ya no solo los sanadores sino los remedios para socorrer a los enfermos. Lo peor, es que yo sabía que había ciertas especias que no eran tan caras, al menos no en Isaur, pero su costo se elevaba al considerar el costo de transporte, sobre todo si el pedido era solicitado por un humano. Apreté un poco mis labios, mientras estrujaba a mi muñeca contra mi pecho y continuaba andando en medio de una calle que se volvía cada vez mas bulliciosa por la hora.

Suspiré al escuchar la "fórmula" ganadora de Kya para poder tener más ahorros. Más trabajo igual a más dinero, hasta cierto punto era lógico, pues era lo que en economía se definía como intensidad más no como productividad y, era  la intensividad contra lo que yo venía luchando dentro de las armerías que estaban bajo mi supervisión en búsqueda de la productividad. Por eso había acortado las jornadas de trabajo y había reorganizado un poco el proceso de producción, en búsqueda de la especialización lo que estaba llevando a que el labor de todos los empleados fuera realmente productivo sin recurrir al desgaste de la fuerza de trabajo. El mismo Drael estaba siendo ejemplo de los resultados de lo que un trato digno dejaba, el humano rebelde estaba siendo más eficiente y servicial que meses atrás cuando lo conocí.

- ¿Sabes? me sorprende que aún sabiendo que soy originaria de Isaur no me hubieras buscado para encargarme aquello que necesitas para tus ungüentos. Y no me digas que no querías causar problemas, porque no te aceptaré esa escusa, es que ¿no te das cuenta que si tu no estas bien no podrás ayudar a nadie?  crearás un efecto multiplicativo que terminará afectando a otros además de ti. Claro, dirás hay otros sanadores pero ¿crees que son suficientes? seguramente tu, como cada uno de los sanadores que hay ahora en Talos, tienen conocimientos únicos, vivencias únicas y es posible que hayas casos que solamente tu puedas tratar - indiqué con seriedad, pero no porque estuviera enfadada, sino que me resultaba una situación delicada - Espero en verdad, que antes de que terminemos nuestro encuentro me digas qué es lo que necesitas de Isaur por las buenas, sino...siempre están las malas- agregué convirtiendo mi seriedad en una sonrisa divertida que acompañé con un guiño, pues en realidad bromeaba respecto a las malas pero si que esperaba que me dijera lo que necesitaba.

Y comprendo tu deseos de querer mimarte un poco y es que es lógico, tanto trabajo, tanto desgaste y esfuerzo para que al final del día no puedas tener el collar que te ha gustado en el mercado, o la tartaleta que se te ha antojado en el camino. Por supuesto, igual te ha de quedar ese sentimiento de satisfacción al apreciar que tus manos han salvado la vida de una persona y ha llevado felicidad a una familia pero no por ello tu debes descuidarte Kya - suspiré, acomodando a mi muñeca que comenzaba a resbalarse de mi agarre y es que, siendo la tela de mis prendas suave, la muñeca se deslizaba con bastante facilidad - Sin querer ofender a Tormenta, veo aquí un pequeño problema dentro de tu labor y es que, tu siempre tienes que transportarte, eres tu la que siempre tiene que moverse de un lado a otro aunque claro supongo que no faltará quien llame a la puerta de tu hogar. Pero en cada traslado pierdes tiempo, energía y quizás hasta ingredientes - es decir, siempre tenía que llevar consigo los remedios y utensilios para atender y, además solía dejar medicamento para seguir con el tratamiento, claro posiblemente vendía todo esto pero ¿cuánto tardaba en surtir sus remedios? y ¿quién no habría necesitado de ellos mientras Kya conseguía lo que necesitaba? Una idea comenzaba a formarse en mi cabeza.

Asentí lentamente, coincidiendo con Kya respecto a que Drael solo necesitaba un poco de afecto y buen trato para cambiar ese carácter que cargaba sobre los hombros y llevaba a todos lados, menos con C'Nedra con quien lo vi comportarse mucho más gentil y atento de lo que nunca antes. - Es verdad, muchos esclavos están heridos y no sólo físicamente. Su comportamiento depende mucho de la vida que han llevado y no es de extrañar que sean muy serios, apartados o hasta groseros cuando sólo han recibido desprecio - aunque la vida de Drael era mucho más complicada que eso, él antes era un guardia que había sido rebajado a esclavo, algo que de hecho ocurría entre los mismos dragones que habían traicionado a la Reina. Para los híbridos no había siquiera oportunidad de una segunda vida, sólo merecíamos la muerte. No dije nada cuando ella comentó que debería haber igual de ganancias conforme al esfuerzo porque incluso cuando eso se reconociera, dudaba que se les diera acceso a los mismos empleos. A lo mucho, veía que se podría homogeneizar las ganancias por labores similares pero no realizadas entre dragones, que era quizá a lo que Kya se refería y, no la culpaba pero tampoco podía posicionarme al respecto sin ser imprudente. Por ello, preferí dejar pasar el tema y centrarme en su nueva pregunta justo cuando pasábamos delante de un sitio conocido.

Me detuve por unos instantes delante del lugar que por fuera, mostraba deliciosos pastelitos, tartaletas, panes y demás postres que se veían deliciosos desde donde nos encontrábamos. Entonces supe dos cosas, la idea que se estaba formando en mi cabeza podría comentársela a Kya y quizás ese lugar que anteriormente había visitado sería el lugar adecuado para hablar con mayor tranquilidad y menos ruido mientras Tormenta descansaba - ¿qué te parece si te hablo de mi nuevo hogar mientras compartimos té y algún postre dentro dentro de "La Delicia", por supuesto yo invito y de hecho no espero una negativa como respuesta, adoro los postres de este lugar pero suelo comerlos sola así que me alegraría bastante algo de compañía ¿qué opinas? además creo tenerte una curiosa propuesta - además a un costadito del lugar había un lugar para dejar a los caballos.






No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Sáb Nov 18 2017, 09:20

Soy una mujer orgullosa Zenda... –dijo entonces como respuesta honesta- he vivido toda mi vida, sin depender de nadie, siempre valiéndome por mi misma, haciendo lo que tanto deseo... no he recurrido ni siquiera a mi familia cuando he necesitado algo... –explicó con mayor detenimiento- ...creo que es por eso que no he querido pedir ayuda...pero tienes razón cuando dices que si yo no estoy bien... no podré ayudar a nadie... –en ese momento se dio cuenta de la profundidad de las heridas emocionales que tenía, porque había estado tan cansada, que no le importaba realmente llegar al punto de quiebre del que la habían sacado con solo mirarle como lo habían hecho. Como si repentinamente la sujetasen con fuerza y tiraran de ella a una nueva realidad, una sensación que aún en ese momento no podía nombrar y había estado evadiendo con creces-  digamos que no me importaba mucho si llegaba a quebrarme... ni cuanto... –tragando un poco de saliva, la muchacha, miró a su nueva amiga.

Amiga porque era una persona de las contadas a las que les confiaba como se sentía honestamente con respecto a ella misma, una sonrisa volvió a dibujarse en sus labios cuando escuchó lo que esta pronunciaba sobre decirle lo que necesitaba, aquella sonrisa de la muchacha, seguida de ese guiño. La hizo reír un poco y emitiendo un suave sonido de pensar, proveniente de su garganta, esperó los segundos suficientes para demostrar cierta testarudez- ...Bueno, lo veremos cuando terminemos nuestro encuentro... –soltó una risa, dejando saber con eso que bromeaba, sin embargo... otra realización triste era... que era la primera vez, en mucho tiempo que ella se permitía disfrutar de algo como una simple conversación con alguien que no era paciente, que no era alguien con quien hiciera solo negocios o intercambio.

Siento que he olvidado lo que soy... – dijo entonces con cierta tristeza, al escuchar que ella concordaba con lo que la dragona mencionaba. ¿Cuántas veces no pasaba por esas calles, llenas de boutiques y tiendas donde vendían cosas hermosas y se había quedado mirándolas? Muchas veces sí, vestidos, peines, perfumes o como ella decía, pasteles o bombones que seguro sabían delicioso y solo la burguesía y la aristocracia podían pagar. Era irónico... y los humanos como su familia y ella, según trabajaban la tierra donde se producían todos esos frutos, la sonrisa que había portado, se había borrado repentinamente y en un inhalar profundo- …creo que eso es lo que he hecho...-aceptó, sintiendo repentinamente como sus azules se cristalizaban con cierta tristeza, pero queriendo ser fuerte, desvió su mirada hacia Tormenta antes de que su acompañante pudiese notar alguna tristeza en ella, acariciando su crin, su cálida piel azabache, escuchándolo relinchar.

Bueno, creo que viene en mi naturaleza... –dijo suave, volviendo la mirada a la rubia, para mostrar una expresión algo avergonzada- me acostumbré a viajar yo misma a cada rincón, así crecí...creo que es una de las manías que no he logrado quitarme, pero tienes razón en eso que pierdo energías y tiempo...más energías que tiempo, Tormenta hasta ahora no ha fallado en llevarme a donde necesito sin dudarlo... creo que tengo una seria dificultad para quedarme quieta... ¿verdad amigo?... –preguntó al caballo que solo relinchó a medida que avanzaba a su lado, con paso aparentemente manso. Asintiendo con suavidad a lo que decía de los esclavos, totalmente de acuerdo a la vida que llevan algunos; Notando los pasos de la dragona disminuir en rapidez para lograr mirar a su alrededor, justo donde se habían detenido.

Pues... –el rostro de sorpresa de la sanadora, no pudo ocultarse del todo- …nunca he estado, ni he podido probar algo aquí ... –sonrió dirigiendo sus ojos hacia su acompañante, antes de mostrar su entusiasmo- ... pues... –vamos, no podía decir que era fan de los pasteles, porque la clase trabajadora, no podía darse esos gustos tan especiales, era una primera vez que de momento a otro... la aterraba. Que le gustase y quisiera volver a repetirlo luego, pero, aun así, estremecida por ello, la muchacha sonrió, mientras asentía a las palabras ajenas y buscaba lo adecuado para responder, sin sonar demasiado impactada- me gustaría... si... –dijo mientras dudaba un poco antes de atar las riendas de Tormenta al poste de los caballos que eran cuidados por un mozo, al que pagó unas monedas para entonces seguir a la dragona al interior del local.

El olor llegó a su nariz, el dulce que solía sentir cuando pasaba por aquellas panaderías sofisticadas que te hacían agua la boca. Retraída, la muchacha la siguió, perdiendo sus ojos en los pastelillos decorados y creados por el panadero, de colores vistosos, con crema, rellenos distintos y de distintos sabores que estaban marcados a su propia manera, de diferentes formas y tamaños- …se ven muy bien... –dijo Kya con sorpresa, paseando cerca de los mostradores donde bandejas eran desplegadas con las creaciones del día. Mordiendo su labio inferior un poco, se sintió cohibida. Había probado cosas dulces en su vida, pero eran el tipo de dulces que podías comer con dos monedas o tres en los puestos más baratos en los mercados más abastecidos... nada como aquello y al estar allí, un sentimiento la hizo sentirse aprensiva por unos segundos con ella misma.


¿Qué hubiera pasado... si hubiera nacido privilegiada? ¿Cómo era aquella vida? ¿Cómo era el tener tantas posibilidades a la mano y no tener que trabajar todos los días a riesgo de no probar bocado al final de la semana? ¿Por qué al exponerse a esas situaciones empezaba a pensar en ella más y lo que se estaba perdiendo? Suspiró un poco antes de sonreír al ver una tarta que se veía realmente esponjosa y decorada con crema y melocotones encima... se veían realmente dulces y frescos- uhm... ¿a que propuesta te referías, allí fuera?... -preguntó curiosa.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Dom Ene 07 2018, 09:09

Mientras Kya se adelantaba a dejar su caballo a un costado de la "Delicia", una niña de cabello rojizo pasó a mi lado de la mano de su madre, parecía algo cansada por el rostro serio que llevaba si bien sus ojos no dejaban de admirar su alrededor con poco interés. Su madre, además de sostener la mano de su hija, llevaba consigo una canasta de mimbre en la que llevaba algunas verduras y barras de pan. Miré a las humanas que andaban con paso lento con cierto interés, sintiendo una extraña punzada en mi medio corazón al apreciar aquella escena con profundidad. Seguramente aquella niña tenía un padre trabajador, que laboraba de Sol a Sol para poder darle a su familia lo necesario para subsistir, mientras que la mujer tenía a un esposo cariñoso que le dedicaba a su mujer una sonrisa cada mañana antes de ir a trabajar. Al menos, eso me imaginaba, a una familia humana que disfrutaba de una vida común, con bastante trabajo y sacrificio de por medio, pero que al llegar la noche disfrutaban del cariño mutuo que se pudieran profesar.

Madre e hija pasaron por mi lado y, cuando la pequeña pasó  cerca de mi, no pude evitar regalarle una pequeña sonrisa, lo que dejó a la niña lo suficientemente curiosa como para girar el rostro hacia atrás aun cuando ya se habían adelantando. Poco después, Kya ya estaba de nuevo a mi lado y ambas nos adentramos al lugar que desprendía un delicioso aroma a dulce y pan recién horneado. Respiré profundamente, aspirando ese embriagador aroma que tanto me gustaba de este lugar, por supuesto, un aroma parecido desprendía la cocina de mi hogar cada que Dhana o Tina se ponían a consentirme preparando algunos de mis postres favoritos.  Una mujer detrás del aparador, nos dedicó una sonrisa al vernos entrar y se desplazó hasta quedar delante de nosotros - Hola, buen día - saludé a la mujer con amabilidad, viendo como su cabello castaño, se movía limpiamente por sus hombros cada que esta giraba la cabeza.  La chica, con amabilidad nos preguntó qué deseábamos probar, yo voltee a ver a Kya, quien mostraba tal gesto en su rostro que me recordaba a mi cada que entraba a una tienda de muecas.

Una pequeña risa salió de mis labios, no burlona, sino gentil y dulce. Lentamente volví mi rostro hacia la chica dándole a Kya unos minutos más para que observara y decidiera - bien . . . a mi me gustaría una tartaleta de frutos rojos y otra de sólo zarzamoras...si, sí esas de ahí lucen deliciosas y para beber, me gustaría una infusión de manzanilla - solicité, imaginándome todo conforme lo pedía - y por supuesto todo lo que ella guste probar - agregué con amabilidad, de tal forma que Kya se sintiera libre de elegir lo que deseara. Mientras Kya se decidía, me dispuse a contemplar el resto de postres que vendía, dándome cuenta que tenían galletas con chispas de frutitas secas, esas seguramente el gustarían a Zareb, quien así como yo era fanática de las tartaletas él lo era de las galletas, sobre todo de las que pedía a Tina que preparara. Quizá, antes de salir del lugar podría pedir algunas galletas para llevar aunque también podría elegir algo para Drael a quien ya veía quejándose de lo duro que había trabajado ese día como para que no le diera nada que él pudiera disfrutar.

La joven del mostrador nos invitó a tomar asiento donde quisiéramos mientras ella preparaba lo que le habíamos solicitado - ven, hay un bonito lugar al final de este acogedor edificio - invité a Kya a adelantarse, indicando a un par de pasos una mesa ubicada en la esquina del lugar, con lo que teníamos vista por una ventana y por la otra había una sólida pared que mostraba un hermoso cuadro de un unicornio, aquellas criaturas que decían sólo podían ser vistas en el bosque por un alma pura y que fuera digna de ellos ¿algún día vería a uno de ellos? ¿o ellos también creían que un híbrido era un ser indigno de este planeta? Suspiré algo desganada ante aquella idea, pero pronto intenté recuperarme al recordar dónde me encontraba ahora - disculpa, soy algo sensible cuando veo algo que me gusta y no hablo de un chico - bromee con agrado para luego señalar de forma casual el cuadro.

En fin, lo que se me ocurrió mientras caminábamos y me contabas sobre ti era que es posible que no seas la única persona que esta encontrando dificultades para auxiliar a los enfermos. - comencé a explicar algo pensativa - no me malentiendas, sé bien que eres una sanador bastante capaz en tu área y competente. Pero a lo que me refiero es que te esfuerzas tanto que terminas proporcionalmente agotada, sin contar con que es posible que no siempre tengas al alcance los mejores remedios para dar alivio a un enfermo y para ejemplo tu propia situación - expliqué moviendo mi mano sutilmente hacia ella para luego recargarme educadamente contra el respaldo de mi silla - la falta de remedios, el tiempo de traslados y el cansancio acumulado son, por lo que me has contado, factores que juegan en contra tanto del enfermo como del propio sanador ¿no es así? - cuestioné, viendo como una pareja de dragones tomaban lugar a dos mesas de distancia de nosotros - pero ¿qué tal si tuvieran la mayoría de los remedios cerca de ti y de otras personas con conocimientos en la sanación de los humanos? ¿qué tal si hubiera una forma de no perder tanto tiempo? - callé, pues en ese momento la mujer que previamente nos había atendido, comenzó a servir nuestras bebidas y postres.





No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Jue Ene 11 2018, 02:39

Estaba embobada, mirando aquella esponjosa tarta de melocotones y crema. Vista que hacía que la muchacha, tensara sus labios y pegara su nariz a esos mostradores, perdiéndose sin escuchar la voz de la dragona rubia y la voz de la chica que les estaba, atendiendo a ambas. Al menos hasta que escuchó lo dicho por la rubia “y por supuesto todo lo que ella guste probar”, palabras que la hicieron girar su semblante a su acompañante con sorpresa y sus enormes ojos azules, brillantes en ilusión, por semejante oportunidad de poder consentirse con un postre así de delicioso... de delicado y a su vez llamativo- ... ¿lo que guste? –preguntó la sanadora ahora volviendo su vista a la vitrina, apuntando a la deliciosa tarta de melocotón y crema, que llamaba a su paladar a hacerse agua, ante la expectativa de sentir su dulzor jugoso y como aquella crema parecía rebosar con espesa textura. No pudiendo evitar pedir también algo de leche dulce avainillada para acompañar y con eso, ansiosa, sonreía agradeciendo a la amable muchacha que atendía y seguir a la dragona de camino a la mesa que ella decía era acogedora, estratégicamente colocada.

Los ojos azules de la muchacha, se posaron en el unicornio que decoraba la pared en ese marco que encajaba a la perfección con sus colores. Una bella representación de aquella mítica criatura que sin duda había escuchado en leyendas y la cual no había tenido la oportunidad de ver... ¿Cómo sería ver un unicornio? Se preguntaba, mientras se sentaba con cuidado en su lugar, frente a la dragona rubia que ahora posaba sus ojos sobre ella, seguido de una disculpa que, fue correspondida, junto a un negar de cabeza, formulando con premura- No te disculpes... –dijo ojeando el cuadro al señalar su acompañante- ¿Te gustan los unicornios?... –preguntó finalmente, acomodándose en aquella silla y así permitirse apoyar sus brazos en ella con interés- ... dicen que son atraídos por la pureza... son hermosos ¿cierto?... –preguntó antes de volver su rostro a atender lo que esta proseguía por decir.

Y una punzada de nostalgia la golpeó, escuchando lo que ella comenzaba a decir, nada de aquello tenía falta de razón alguna, porque sabía que tenía todo de realidad. Sus ojos azules no se movieron de los contrarios y recargando su espalda contra el respaldar de la silla, llenó sus pulmones de aire y entre sus labios dejó escapar el mismo, de modo que desinflaba con lentitud y asentía sabiendo que era un agotamiento ese tipo de ajetreo que diezmaba mucho la disponibilidad que pudiese tener para atender más pacientes dando todo de sí en el proceso que le costaba mucho. Al escuchar su última pregunta, levantó su vista que se había clavado en sus manos y luego en lo que la mujer colocaba sobre la mesa, murmurando un suave “gracias” antes de que esta partiera y ahora la dragona tuviese toda su atención de nuevo- ...lo que dices... –murmuró con suavidad- ya alguien lo había añorado... –explicó entonces- ... alguien tenía un proyecto, alguien que deseaba la igualdad entre las razas... –dijo no conteniéndose ante tal revelación- esa persona, añoraba alzar un lugar donde se reunieran los mejores sanadores y los pacientes necesitados de atención pudiesen ir...

Hizo una pausa al recordar la voz de su padre hablando de un lugar que había llamado “Casa de curación”, donde los más ágiles sanadores se pudieran poner de acuerdo y trabajar los distintos males que podían aparecer en los humanos, trabajar en conjunto, incluso tener entre todos, una siembra abundante de plantas que sirviesen para la creación de los remedios utilizados- Añoraba poder ayudar a quien lo necesitara, humanos, híbridos por igual... los más débiles, niños y mujeres, ancianos... donde las madres pudieran dar a luz .... él soñó en grande... –murmuró con suavidad, dando a entender que ella atendía a todos por igual, ella creía en la armoniosa existencia de las razas. Hizo una pausa larga que estuvo llena de reflexión- pero es una mentira que va a ser un lugar seguro para quien busca ayuda...si un infante roba porque se ve forzado a tener dos centésimos, se cae en el escape, se raspa y corre a buscar ayuda... ¿Cuánto tiempo bastará para tener a media milicia allí, capturándolo por hurto? Esclavos heridos, buscando refugio del maltrato de sus amos... –dijo apoyando sus manos en el mantel de la mesa- ...entiendo lo que dices y realmente me gustaría fundar un lugar seguro para todo herido, enfermo y necesitado que busque curarse... pero eso excluiría a los que no pueden salir a la luz, por x o y razón... ¿Qué hay de esos? –preguntó con suavidad, moviendo una de sus manos para retirar de su rostro un mechón de su cabello.

De que lo he deseado, lo he deseado... tener un lugar donde reunirme con más de mis colegas en el campo, compartir conocimientos, discutir cosas interesantes, escribir nuestros conocimientos y crear entre todos, un punto, donde los que necesiten encuentren salud, pero... volvemos a la misma pregunta, ¿Cuánto tiempo tardará la... reina.. – la maldita tirana, pensó para si- ... en querer cortar de raíz cualquier señal de intelecto y sabiduría? Tiene que haber un cambio... –murmuró suspirando con cierto recelo, todos sabían que la prohibición de libros, cualquier “avance” que consideraran peligroso, el recelo, la milicia, la inquisición, todo hacía difícil crear un lugar como ese. Pero se notaba en su semblante, que ella lo añoraba, deseaba crear una “Casa de curación” para ese propósito tan puro de sanar a otros y mejorar su calidad de vida... ante ese golpe de tristeza, la muchacha, tomó la cucharilla y tomándola la hundió en una esquina de la tarta y la llevó a sus labios.

Y su paladar explotó, en un dulce delicioso que instantáneamente iluminó su semblante y dilató un poco sus ojos- ... Zenda... –susurró, mirando el dulce y esbozó una pequeña sonrisa- está delicioso.... –murmuró y sintió como su angustiado corazón latió dolorosamente al sentir aquella cremosidad, la impotencia de no poder hacer nada, el cansancio de tanto trabajo, la muchacha inhaló y ahogó un suave suspiro, no deseando quebrarse frente a la dragona y menos allí- Está realmente delicioso...-no pudo evitar, hundir su cucharilla, una vez más y llevarla a sus labios- Mhhhm




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Dom Feb 18 2018, 04:38

Lentamente, asentí a las palabras de Kya sin mayor apuro, aún sintiéndome fascinado por el retrato de tan bella criatura - bastante en realidad, me resultan criaturas sensibles, honestas y bellas. No es que haya tenido la suerte de ver una en mi vida, lo cierto es que no creo ser merecedora de contemplarlos, pero por lo que he leído de ellos, me resultan tan irresistibles como cautivadores - expliqué con tranquilidad, contemplando por el rabillo del ojo, una vez más la imagen que había sobre este ser. En realidad nada me gustaría más que tener la oportunidad de ver alguno aunque...en realidad si que había otra cosa que me gustaría, algo que nunca había pensando con bastante profundidad debido a la imposibilidad a la idea, a la restricciones que venían dadas por mi propia naturaleza y a lo que fingía ser. Negué para mis adentros, sin querer darle más cuerda a ese pensamiento y centré mi atención en lo que deseaba compartir con la habilidosa sanadora que tenía frente a mi.

Dí un sorbo a mi infusión para posteriormente probar un pedazo de la tartaleta de zarzamora mientras escucha atenta y paciente a la humana que estaba justo delante de mi. Tenía puntos muy importantes que sin duda harían de un lugar al que los humanos en busca de ayuda podrían ir, en uno bastante peligroso y predictivo, era verdad que aquellos más infortunados no podrían poner un pie en el sitio, no podrían encontrar un refugio pero con esto me enteraba que Kya no sólo auxiliaba a los necesitados sino aquellos que eran perseguidos por la ley, prófugos de la justicia y quien sabe, hasta posibles terroristas. Posiblemente me encontrara deduciendo de forma errónea, pero dada la forma en que ella expresaba su preocupación por esta sección de la población, comencé a albergar mis dudas sin querer ahondar más en ello. Bien decían que no había que preguntar por aquello que no queríamos saber y yo le tenía el suficiente aprecio a la humana que tenía delante, como para verme en la situación de comprometerla. Al final, igual todo eran teorías mías.

Es verdad que el lugar segmentaría a la población humana, entre aquellos que no deben nada a la Reina y aquellos que sí. Pero incluso el poder hacer esta segmentación reduciría la carga de trabajo, porque de esta forma al menos un porcentaje de los heridos podrían acercarse al lugar donde pudieran encontrar un remedio, por lo que los viajes que tu o cualquier otro sanador tuviera que hacer, disminuiría proporcionalmente. No parece ser un gran avance, pero los pequeños pasos son los que van marcando la diferencia, o al menos eso es lo que yo creo - señalé con voz pausada y pensativa, sobre todo porque a lo largo de los últimos meses yo misma había atestiguado los beneficios de los pequeños avances, de los intentos y de los riesgos que uno se atreví a tomar. Pocas cosas salían bien tras el primer intento, pero tras evaluar los errores y corregirlos veía el progreso que iban dado mis ideas, ideas que iban de la mano con las lecturas en las que me enfrascaba para hacer de la armería un sitio más productivo, eficiente y por supuesto que rindiera más beneficios. Con ello mismo, había descubierto que tener a trabajadores y esclavos bien alimentados, sanos y con una jornada laboral justa, los mismos se iban volviendo más eficientes. Así como los propios beneficios dentro de una repartición más ordenada de los labores.

Por otro lado lo de la Reina...ella solo trata de ver por el beneficio de la sociedad, quizás si se le plantea los beneficios de una población sana a raíz del conocimiento que pudieran generar los sanadores, lo consideraría - agregué de forma escueta, sabiendo que hablar sobre ella podía ser un tema delicado en un lugar público que era principalmente regenteado por dragones. Dí otro sorbo a mi infusión y una genuina sonrisa apareció sobre mis labios al contemplar los gestos de la sanadora al ingerir los postres de este lugar. No la culpaba, este lugar hacía postres realmente deliciosos y si por mi fuera haría que cada ciudadano de Talos probara un trozo de estos pastelillos, pero por ahora solo podía lograr que Kya conociera el sabor de la dulzura - seguro que si, en este lugar hacen de los mejores postres, cuando tengo oportunidad paso a comer uno o dos, he de admitir que las tartaletas son mi debilidad, también mi hermano pero él no se come - agregué de forma juguetona, aunque si no habla de manera estricta...quizás podría decir que él también se comía. Pero lo que quería dar a entender es que por Zareb haría de todo para saber que se encontraba bien y que era feliz, me era casi inevitable no preocuparme y pensar en él cuando solía sentir con claridad sus emociones - si gustas, puedes probar los mios - ofrecí sin preocupación, suponiendo que le gustaría conocer un sabor diferente pero igual de delicioso.





No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Mar Feb 20 2018, 07:46

En ello tienes razón... –dijo con suavidad mientras suspiraba profundamente, sabiendo que ella si tenía razón...al menos reducirían el grupo de población que requiere ayuda sin moverse de donde estaban... un lugar neutral, donde la salud fuese atendida en todos los campos de la sanación. Y por un momento lució realmente prometedor... ella sintió su corazón latir con fuerza ante ese posible sueño cumplido y estaba segura que Zenda estaba dispuesta a ayudarla a realizarlo... pero ¿qué la retenía?  Quizá, era el pensar en que no deseaba de todos modos, discriminar y dejar a esos olvidados fuera... sus labios se tensaron con suavidad, luego de haber disfrutado de aquel sabor dulce que, ante ese dilema, se tornaba no tan dulce... aún con la cucharilla entre sus labios, la sanadora permaneció silenciosa, claramente meditando en lo que significaba aquel punto de reunión... ella deseaba que si llegaba a fundar ese lugar... fuese un lugar para todos... “No se puede todo en esta vida” pensó para sí, pero ella un sinfín de testarudez que podía ser realmente molesto...

Siendo sacada de sus pensamientos por aquella frase que hizo que una espina se clavara en ella “ella solo trata de ver por el beneficio de la sociedad”. Los ojos azules de la sanadora, centellearon, pero no reflejaron el conflicto interior que poseía... comprendía la postura de Zenda. Ella, era una dragona, que se movía por la elite dracónica, tenía esclavos y sirvientes, una gran casa, no le faltaba techo, ni comida... quizá, no había visto todo el horror que las calles más pobres de Talos contenían, como el analfabetismo estaba manteniendo en la miseria a muchos humanos, como niños, anémicos, morían de hambre abandonados... y como eran tomados por esclavistas para ser vendidos a quien sabe quién, como ganado y todas esas horribles que ella misma, sintió que comenzaba a comprimirle el estómago, al punto en que su estado emocional conflictivo empezaba a desbaratarse y solo, esbozar una sonrisa que dijo más que mil palabras. Era una triste... desesperanzada y falta de toda energía, sonrisa.

Sus ojos azules bajaron a su postre y hundió la cuchara en este y llevó un bocado a sus labios, antes de inhalar nuevamente y tragando saliva, suspirar con profundidad- La gente ha perdido la esperanza y la credibilidad en ella... –dijo lo suficientemente bajo como para que la dragona supiera, la seriedad de lo que intentaba decirle, con toda su honestidad, sin mencionar “Reina Madre”- ...han perdido la esperanza... no creen en nada...los he escuchado, suelo... atender a quien puedo en aquellos lados más oscuros donde nadie quiere ir...ellos no creen, mucho dolor parece estar cocinándose a fuego bajo... –dijo profetizando un poco por lo que había visto- ...sabes cuando algo está hirviendo por demasiado tiempo en un caldero ¿cierto? Burbujea... echa vapor, se condensa... y si le pones tapa, el vapor sale... –tensando un poco sus labios agregó- lo único que uno espera...al ver eso, es no estar cerca para cuando eso explote...

Haciendo una pausa, sonrió un poco más a su amiga, intentando atenuar un poco la preocupación que se había cernido sobre ella, al hablar de aquella realidad que no podrían ignorar por mucho tiempo, antes de ladear un poco su rostro y con cuidado, robó una esquinilla, no tan grande de su postre- ¿Tienes un hermano? Que fantástico ha de ser... yo soy la mayor... tengo una media hermana –dijo susurrando- ... pero siempre quise tener un hermano... ¿es mayor o menor?




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Zenda Faelynn el Sáb Abr 07 2018, 20:42

Escuché atenta a Kya, no dudaba que existiera desesperanza en los lugares más marginados de Talos e incluso de todo el mundo donde los dragones reinaban. Una vida desafortunada, una vida llena de malos tratos, poca comida, nada de recursos y aun menos sin comodidades podían orientar a cualquier ser a vivir contemplando el tiempo hasta que llegara el final de este. Sin embargo, no creía que toda la culpa fuera enteramente de la Reina y por simple sentido de supervivencia no me opondría a ella abiertamente. En mi caso no sólo podría ser inculpada por terrorista sino por ser aquello que no debería poner pie alguno sobre la tierra, un híbrido y tal como había hecho mención a Zareb en más de una ocasión, debíamos ser más inteligentes que los guardias de la Reina para seguir respirando.

- Creo yo que una situación puede ser vista desde muchas perspectivas y creo que aun posicionándose en cualquiera de ellas, no se logra tener la verdad absoluta. Tal es el caso de lo que comentamos. Pero la investigación y la diplomacia podría beneficiar a la población, más de lo que haría la propia guerra y el terrorismo - porque, independientemente de que los humanos tuvieran razón o no ¿por qué comenzar a asesinar a todos a su paso? ¿eso a quién ayudaba si hasta terminaba perjudicando a los de su propia raza? - pero más allá de ello, de posicionarse en favor de un lado u otro, creo que se trata de ver de que forma uno puede ayudar a mejorar a su entorno y las personas que habitan en él, al menos eso es lo que yo pienso

Por suerte la conversación continuó por un lado más agradable, los hermanos, yo tenía la fortuna de tener más de uno aunque era cierto que solo con Zareb sentía un tipo de enlace mucho más especial aunque él a veces fuera todo un cabezotas- si, de hecho tengo cuatro hermanos y una hermana. Sin embargo, me llevo mucho mejor con el menor de los hombres aunque yo soy la menor de toda la familia aunque no por mucho - expliqué sonriente pensando si la relación de Kya con su media hermana era tan especial como la que yo mantenía con Zareb. Aunque, por otro lado ¿su padre había engañado a su madre o se trata del producto de una relación previa de su padre o madre? Apostaba a que el resto de la conversación seguiría por un trayecto interesante y teníamos el resto de la tarde para sumergirnos en ella con unas deliciosas tartaletas.





No sabía que iba a hacer con mi vida, porque la vida es un espacio inabarcable y sin tiempo



Hermanos Z:

Te adoro Zareb, gracias ¡Feliz Cumpleaños!


" />
avatar
Zenda Faelynn
Hybrid

Mensajes : 360

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Kya el Mar Abr 10 2018, 09:31

Era una sanadora dedicada, pero ella sabía lo que estaba observando y aunque sabía que su amiga tenía la mejor de las intenciones, la reina y sus locuras estaban empujando al inconformismo social. A una pobreza que estaba tornando más violentas a las personas, no había que ser demasiado inteligente para notarlo en las calles y como los militares se paseaban por todos lados, “custodiando” a los ciudadanos... o más bien, a la reina. Los militares no custodiaban a nadie, nadie estaba a salvo de nada con los militares rondando... nadie iba a ser protegido por la milicia de Talos y mucho menos por ningún dragón que trabajara para la loca mujer que llamaban reina.

Aquel caos iba a desatarse, su padrastro solía repetirlo cuando en las noches se sentaban a la mesa. Su madre, escandalizada, no deseaba que él dijera más de ello, pero incluso hasta los campos estaban llegando las quejas, de los robos, de los azotes públicos, de las reprimendas, intimidaciones de los humanos... de los asesinatos de más híbridos. Kya se enteraba de todo eso y por supuesto que deseaba correr a lugar seguro, antes que esa bomba de relojería les estallara en la cara a quienes no se lo esperaban. ¿Pero cuando?, ¿hasta cuando iban a soportar aquellas cosas? Pero no discutiría eso con ella, ella era de la burguesía, vivía en una gran casa, con esclavos, sirvientes, un techo y comida que le preparaban sus sirvientes, podía comprarse vestidos, darse gustos caros si gustaba y nada pasaría. ¿Qué sabía de la pobreza y los límites al que los humanos eran llevados?
Zenda era una buena amiga, realmente gustaba de su compañía y por supuesto que querría verla de nuevo. Sobre todo, por ese proyecto que ella le había sugerido... en un futuro mejor, lo haría... ¿podría? Solo el tiempo lo diría... hablaron y conversaron de cosas variadas, rieron y por primera vez la sanadora pudo relajarse y solo reír y disfrutar, en una buena compañía.




"Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas"
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:

"Me siento bien cuando sano a personas, me siento feliz cuando veo sus sonrisas; pero lo que verdaderamente alegra mi corazón es tenerte junto a mi"


avatar
Kya
Human

Mensajes : 957

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: We meet again - FB {Zenda}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.