Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Lun Sep 18 2017, 22:41

¿Debería ponerle nombre? —Miraba mi propia cicatriz, recorriendo la herida con el dedo índice para sentir el relieve que ésta dejaba. Era muy extraño tocarse una marcada de esa gravedad y seguir vivo. ¿Cómo alguien que perdió el corazón puede seguir aquí, viviendo? Pues si a esto llaman vivir. Lo único más raro que mi carencia de pulso era ese objetivo que me había puesto. ¿Qué diantres significaba?

Ya habían pasado un par de semanas luego de esa noche, podía comprender mejor mi situación y me estaba acostumbrando a estas emociones intensas, incluso las abrazaba con ímpetu a sabiendas que no faltaba mucho para que me volviera de piedra, figurativamente hablando. Lo que aún no podía asimilar era mi objetivo. ¿Cómo es posible que mi propósito sea hallar un propósito? Obviamente iba más allá de eso, ya que me ponía la meta de comerme un emparedado y nada pasaba. Me ponía la meta de vivir 100 años y aún no recuperaba mi corazón. ¿Así que de qué se trata esto?

Frustrado, negando la verdad, porque obviamente sabía a qué se refería pero no deseaba aceptarlo, me propuso a reencontrarme con esa loca, quien al menos me había felicitado, qué amable ella. Y qué graciosa, debía admitirlo; en retrospectiva, era muy gracioso que se retirara de esa manera. La odiaba, y sin embargo me caía bien. Apuesto a que algo más me había hecho.

Con la idea de hablar con ella una vez más, esperando saber más sobre mi destino, fui obteniendo información sobre sus actividades y dónde encontrarla. Me sentí satisfecho con saber que era una interrogadora, así que sería muy probable que la hallaría en los interrogatorios. Limon, eres todo un genio, debiste ser detective.

Alto. Identifíquese. —El guardia de la entrada a las mazmorras se interponía en mi camino, evitando que avanzara. Honestamente esperaba que fuese suficiente llevar uniforme para pasar, como en casos ordinarios, pero igual estaba preparado para esto.

Limon tiene órdenes trascendentales para entregar este paquete ultra secreto inmediatamente. —Efectivamente, llevaba en mi mano una caja de madera pequeña, y en la otra un papel con garabatos que levantaba a la vista del guardia, moviéndolo para que no pudiera notar que decía nada. Había palabras, claro, pero no tenían sentido—. Abra paso o las consecuencias serán inimaginables. —Mejor dicho, imaginarias.

¿Qué hay en la caja? —Inquiría con el ceño fruncido.

Solamente la Reina lo sabe. —Afirmaba con seriedad.

No lo sé, Limon. La última vez que confié en ti terminé de guardia doble tiempo. —¿Oh? ¿Nos conocemos? No me suena su cara. Tal vez por el casco. ¿Se quitó la barba?

Esta misión tiene carácter fundamental. —Volvía a levantar la disque orden, sin dejar de agitarla

La Inquisidora dijo que no la molestaran...

Amigo... —Me acerqué a él, abrazándolo con confianza—. ¿Cómo crees que reaccione cuando se entere que le engaste un paquete de la Reina? Te hará pedazos. —Decía con gravedad.

Pero...

Di un paso atrás—. Te estrangulará.

¿Lo hará?

Te arrancará las piernas y pateará tu rostro con ellas. —Veía aterrado sus extremidades—. Te sacará los ojos y se los dará a los perros.

No mis ojos.

Y... Y... Te arrancará el corazón con su garra de dragón.

Eso sería horrible.

Sí, sí, muy espeluznante. —Asentía muy concentrado.

Está bien, Limon. Pero júrame que esta vez no me meterás en problemas.

Te estoy sacando de un problema. —Le sonreía ampliamente, golpeando amistosamente su hombro al tiempo que pasaba por la puerta—. Gracias. —Descendía por las escaleras, oyendo el azote de la puerta cerrarse detrás de mí. El descenso era oscuro y húmedo, se sentía una esencia horripilante y conforme bajaba oía gritos atormentados y golpes sanguinarios. Debe estar trabajando.

Fui avanzando poco a poco, basándome en mi perfecto sentido de la orientación y mi memoria para determinar el cam-

Auch. ¿Quién remodeló? —Golpeaba mi espinilla con una silla, haciendo un poco de ruido. No importaba. Continué doce pasos, en donde seguía una vuelta a la izqui-

Carajo. —Golpeé un muro—. Quince. Quince pasos. —Al dar la vuelta en la esquina, vi una celda iluminada, el origen de esos lamentos y voces, ahí debían de estar—. Toc, toc. —Asomaba mi cabeza sonriente, sin mostrar el resto de mi cuerpo, visualizando la terrible escena. No le di mucha importancia—. Tenemos que hablar. —Decía con gran rigidez, arrugando el entrecejo.





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Vie Sep 22 2017, 11:17

Era un día de trabajo completo. Primero una pila de informes. Aunque le había dado buena parte a un humano inquisidor, para que hiciese él esa tarea tan tediosa y tan poco gratificante. Después le llegó un chivatazo y salió de caza humana. Regresó con uno de los que habían huido en aquella redada con Limon. No sabía si era el cabecilla. Se lo había preguntado lo más amablemente posible pero no había obtenido una respuesta satisfactoria, se lo estaba intentando sacar de otra manera.

Ahorràndonos detalles escabrosos del proceso, la escena era la siguiente. El preso chillaba como un cerdo en el matadero. La mazmorra olía al característico aroma metálico de la sangre y a que se había quemado algo varias veces. La dragona se había despertado creativa y estaba haciendo uso de todas sus habilidades y utensilios de tortura. Casi había llegado al punto de detenerse y darle un descanso al prisionero para que no muriese allí. En ese momento, la puerta de metal chirrió y la voz de su desafiado se filtró por sus oídos.

De ser otro, probablemente hubiese dicho que no la molestasen. Pero el heartless prometía cierta diversión-. Vaya, vaya, tú por aquí. Mi corazón salta de alegría por verte -se burló a conciencia por la condición del varón que ella misma había facilitado-. ¿Cómo te sientes? -inquirió, fingiendo interés pero haciéndolo a propósito.

Tenemos que hablar. Tres palabras que sonaban serias y... ¿desde cuándo parecía aquella ser una relación de pareja? Suspiró y miró al preso-. No te muevas -le dijo antes de salir de la celda y mirar a Limon con los brazos cruzados-. Si me dices eso de no eres tú, soy yo, te doy un porrazo -advertido quedaba-. ¿De qué tenemos que hablar? -preguntó la reptil, mirándolo con desconfianza. Y, a quién iba a engañar, también con algo de diversión. Tenía curiosidad por saber qué tramaba su desafiado.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Sáb Sep 23 2017, 04:47

Una amplia sonrisa se colocó en mi rostro al oír su comentario de bienvenida. Podría ser la mujer más despiadada del mundo, pero su sentido del humor hacía resonancia con el mío intensamente. Obviamente trataba de irritarme, y aunque no negaría lo triste que era haber perdido mi corazón, tampoco desacreditaría la gracia que compartía—. Y los pulmones de Limon se agitan al oírte. —Respondía entre una risa ligera, ignorando su pregunta posterior, tomándolo más como un saludo, y en cualquier caso estaba seguro que realmente no quería saber cómo estaba.

Volteé a ver al pobre diablo que estaba siendo interrogado por Corah. El sujeto no podría moverse aunque su vida dependiera de ello. Momento, su vida depende de ello, ¡qué chistoso! Totalmente seguiría ahí por un buen rato, aunque debería agradecerme por darle un respiro, y si corría con suerte entretendría a Corah el tiempo suficiente para quizá huir. Tal vez hasta mi desafiadora se lo permitiría para divertirse. Qué sé yo y qué me importa. Es lo que diría normalmente, extrañamente sentía compasión por ese desgraciado.

¿Porrazo? ¿Y de qué sabor? —Solté una breve carcajada, negando con la cabeza—. No, no. Nada de ese estilo. La verdad es que Limon... —La vi directamente a los ojos, forzando una expresión seria para luego hablar con un tono siniestro—. Quiere jugar un juego. —Sostuve la vista, para luego relajarme y levantar la caja que traía conmigo—. Y también hablar. Pero hacer sólo una cosa es aburrido. —Sostuve con cuidado la caja con ambas manos, abriéndola con delicadeza enfrente de ella—. ¿Sabes jugar ajedrez? —Ojalá y la pregunta no ofendiera, mas sería ridículo jugar si ella no sabía.

No tenemos que jugar... —Me encogía de hombros, cerrando la caja en un gesto aburrido—. Pero sería más divertido si lo hacemos mientras Limon hace unas preguntas a Corah sobre... —Me arrimé a ella, susurrándole al oído—. Ya sabes qué. —Me apartaba de nuevo, sonriendo inocente y enseñando la punta de mi lengua juguetón.

Me hubiera gustado darle un poco más de teatralidad a la invitación, sin embargo temía que mi estado actual me abrumara y me hiciera decir cosas raras o comportarme como un loco. No un loco simpático como es usual en mí, sino un verdadero loco... Además, no quiero que me quiten algo más, ¿verdad?





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Sáb Sep 23 2017, 20:43

Limon, con su humor y sus réplicas, la entretenían. Por primera  vez no se aburría soporíferamente con un desafiado. Fingió reírse con la primera respuesta y se notó que no era de verdad. Estuvo a punto de decirle que tuviese cuidado, no se le fuesen a salir los pulmones del pecho. Pero, no. Se iba a portar medianamente bien... por el momento. Ya había derrochado a gusto su faceta violenta con el preso. Además, era màs divertido que Limon pudiese hablar.

Ladeó la cabeza y sacó una de sus porras de cuero oscuro del cinto que rodeaba su cintura. La observó como si la admirase y luego miró a su desafiado-. Sabor metálico una vez te lo dé. Cien por cien asegurado -respondió en un tono desinteresado pero que escondía una burla. Los irises verde jade se encontraron con los pardos y ambos se sostuvieron la mirada. ¿Un juego? Se ponía interesante. Luego observó la caja con recelo porque no se fiaba de nadie. No era personal. Enarcó una ceja dorada al ver el ajedrez-. Sé jugar -aseguró con orgullo dracónico.

Pero eso no era todo. Aparte del ajedrez, iba a haber preguntas. Limon se inclinó hacia ella y su susurró hizo que ladease una sonrisa. Qué espabilado. Oh, eso podía ser divertido. Más que molestar a un desafiado mentalmente-. Muy bien. Juguemos al ajedrez y a las preguntas. Pero hagámoslo más interesante. ¿Conoces el "yo nunca"? Una variante. Si mentimos en nuestras respuestas, tendremos que tomar un sorbo de alcohol -lo guió por los pasillos de las mazmorras hasta el lugar donde escribía los informes. Había una mesa despejada y dos sillas. En cuanto al papeleo... bueno, no estaba allí-. Siéntate. Y quiero las negras -puso la condición porque ella lo valía. Sacó una botella de licor y la puso sobre la mesa. ¿Vasos? No, eso era para señoritas.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Sáb Sep 23 2017, 22:33

Tal vez no debí preguntar de qué sabor sería, no había considerado que mi condición me haría más sensible al miedo también. Afortunadamente no sudé aterrorizado o algo por el estilo, sin embargo comenzaba a sentirme en desventaja. En nuestro último encuentro me había mantenido al tú por tú con ella gracias a mi estilo desinteresado y sobre todo mi frialdad. No debía olvidar que Corah era bastante sanguinaria, pero mientras la mantuviera de buen humor debería estar bien, para bien o para mal parecía que disfrutaba de mi humor.

Seguramente le faltará sal. —Decía ampliando una sonrisa, una máscara para disfrazar mi inquietud. Honestamente no me sorprendería si intentaba pegarme ahora mismo, aunque si lo hace podría intentar matarla aquí mismo, ¿no? Es una forma de recuperar mi corazón.

Me sentí muy satisfecho cuando aceptó mi oferta de jugar, pero como si se tratase de un ataque sorpresa propuso adicionar incluso un nuevo factor al juego. Yo nunca. Esto iba a terminar muy, muy, muy... Muy mal. Ya podía imaginármelo, estaríamos aquí un larguísimo tiempo. Divertido, sí, pero la verdad no venía preparado para esto, tenía preguntas muy específicas y esa payasada me aguadeaba el plan. Lástima, sin embargo podría colar ciertas preguntas, y las más serias, las que genuinamente deseaba conocer, sólo se las haría.

Ya rugiste. —Asentí estando totalmente de acuerdo, acariciando mi bigote con una expresión traviesa, poniendo mi imaginación a trabajar para hacer de esta experiencia aún más amena. Le acompañaba entonces, siguiendo sus pasos hasta una especie de oficina, ¿aquí es donde hacía ese trabajo aburrido de la burocracia? Supongo que hasta los prisioneros necesitan ser registrados.

Tomaba asiento de espaldas a la puerta, asumiendo que la otra silla era su preferida, y al tiempo que iba acomodando el tablero sobre la mesa, dejaba mi sombrero a un lado, más tarde vislumbrando la gran botella presentarse en todo su esplendor pecaminoso. Ya podía sentir la esencia del alcohol inundar mi garganta. Bajo otras circunstancias, estaría de payaso, diciendo absurdeces e invitando la bebida a mi cuerpo, pero tomaría una aproximación estratégica y conservadora al principio, sabiendo que una vez ebrio dejaría salir mi lado más cómico, o más sombrío. Por otro lado, jamás me había embriagado sin corazón, ¿qué tan distinto sería?

Sin tarros, ¿eh? Limon le advierta a Corah que Limon no tiene todas sus vacunas. —Me relamía los labios, enfatizando que estaríamos compartiendo la misma boquilla y poco más—. Entonces Limon empieza. Aunque no por ello es menos caballeroso. —Avanzaba cómodamente el peón de Rey a e4, acercando la botella a Corah con un suave empujoncito, luego me crucé de brazos—. Limon nunca se ha enamorado. —La miraba desafiante, con un brillo astuto en mis ojos. Era una apuesta, pero sería tan divertido saber que alguna vez se había enamorado de alguien.





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Dom Sep 24 2017, 23:46

Ladeó una mueca en sus labios. De una forma que decía que era mejor no dar ideas. Sal. Interesante. Podía echarla sobre una herida abierta. Nada dijo, no obstante. Ambos parecían estar dispuestos a divertirse, o al menos lo fingían bien. Se sentó al otro lado de la mesa, frente a la puerta. Sus irises verde jade lo miraron con la intensidad de la curiosidad. Como si un gato quisiera saber por qué un ratón lo invita a jugar e intenta adivinar sus intenciones. Por el momento, Limon no parecía estar interesado en hacerla enojar. Y ella sabía que tenía una facilidad pasmosa para conseguirlo.

Ladeó una sonrisa al escucharlo-. Bueno, cachorrillo. Ahora ninguno de los dos puede enfermar -comentó con tono de desinterés-. No te preocupes por la caballerosidad, no soy una dama -medio se burló, esperando a que comenzase el juego. Un movimiento usual pero que seguro entrañaba una estrategia. Chasqueó la lengua ante la frase. Mierda. ¿Por qué tenía que empezar así?-. Mmm... yo tampoco -mintió y tuvo que agarrar la botella y beber un sorbo-. Fue un error, ya se me pasó -comentó tras sentir el amargor de la bebida bajar por su garganta.

-Yo nunca he tenido pareja -le pasó la botella, arrastrándola con suavidad por la mesa hacia él. Después aprovechó para mover una pieza en el tablero. Peón E5. Simple, tanteando y con una estrategia en mente. Si le iba mal, siempre podía adaptarse. Como la vida misma.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Lun Sep 25 2017, 00:29

Ah, es verdad, ya no puedo enfermar. Sabía que ser un Desafiado venía con muchas ventajas, algunas demasiado buenas para ser verdad, pero ya las había confirmado. Supuestamente mis sentidos se mejoraban, junto con mis destrezas e intelecto, para luego deteriorarse conforme pase el tiempo. Si no cumplía mi desafío en tres años, prácticamente ya me podía dar por muerto. La verdad es que tres años es todo el tiempo del mundo, el problema estaba en que no sabía como lograrlo... Y por esa razón estaba aquí, por esa razón decidí buscarla, para obtener información; absolutamente no tenía algo que ver con que la extrañaba. ¿Qué?

¡Lo sabía!— ¡Limon lo sabía! —Exclamaba con una sonrisa satisfecha—. Sabía que Corah no podía ser una dama. De ninguna manera una mujer como Corah puede exitir, Limon tiene mucha fe en ellas. —A pesar de que lo entonaba en un tono de burla, imaginaba que no le fastidiaría tanto como otras cosas. Sólo lo decía por el afán de hacer reír, no para molestar, como quizá podría parecer. Realmente rara vez bromeaba con el propósito de enfadar, eso era un efecto indeseado pero frecuente.

Volviendo al juego... Me sorprendí al oírla, tal parecía que mi hipótesis estaba errónea, lástima, hubiese sido muy divertido que... Oh, ¡oh! Bebió. No pude soltar una breve carcajada al verla tomar—. Despiadada o no, aún tienes un corazón. —Mi expresión alegre se transformó a una seria, frunciendo el entrecejo—. Pero es trampa, ya que tienes dos corazones... —Bajé la mirada algo nostálgico, tratando de sonreír al ver el tablero. Un error decía ella. Un error que a veces no está de más cometer.

Oía luego su declaración, manteniendo la mente en blanco, esperando a ver que una ficha se moviera. Una vez que el peón se posicionó en e5, volvía alzar la vista a la rubia, observándole con neutralidad—. Enamorada pero sin pareja, qué curioso. —Imaginaba que había sido rechazada o que probablemente mató a ese individuo, o individua, antes de aceptar sus sentimientos. Enfoqué la botella, sujetándola con cierta duda—. Técnicamente Limon ha tenido pareja, pero fue parte de una charada. Un embuste. Un juego. —Me encogí de hombros—. Ya conoces a Limon. —Le dedicaba una media sonrisa, llevando luego el licor a mi boca, sorbiendo con suavidad—. Le gusta inventar cosas por diversión. —Regresé la botella, al mismo tiempo que avanzaba mi caballo de Rey a f3.

No entraría en el territorio del gambito de Rey. Lo había planeado, había estado estudiando esa apertura, pero ahora que estaba aquí... No lo sé, es como si mi mano se hubiese movido sola, optando por un sendero más clásico. Supongo que también tenía cierta curiosidad por saber cómo reaccionaría. Estoy atacando tu peón, ¿qué harás al respecto?

Limon nunca... —Me crucé de brazos, recargándome sobre el respaldo de la silla—. Limon nunca se ha enamorada... —Dije una vez más—. Con o sin corazón, Limon es igual de... Desapegado. Por eso retaste a Limon, ¿verdad? Por eso le diste a Limon un objetivo imposible de cumplir para él. —Suspiré, otorgándole un gesto derrotado—. Sonará patético, de hecho es patético, pero Limon ha intentado superar tu desafío poniéndose propósitos distintos. El propósito de correr cinco kilómetros. El propósito de mantener una nota alta por un minuto, el propósito de trabajar todo el día. No es tan simple, ¿verdad? —Negué con la cabeza, golpeando la superficie de la mesa con suavidad, creando un ritmo musical.

Limon nunca conoció a su padre. —O tal vez sí, pero no sabía que era él. No le daba mucha importancia, ¿mas qué importancia le daría Corah a sus familia?





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Lun Sep 25 2017, 11:36

Esbozó una sonrisa y rodó los ojos al tiempo que sacudía la cabeza con el comentario bromista-. Ya ves. El sueño o la pesadilla de los hombres hecho de carne, huesos y escamas -devolvió. Lo fácil y ameno que le resultaban aquellas réplicas que fluían de ambos lados. Así como el juego. Limon pareció divertido al descubrir esa parte de sí-. Lo llevo bien. No lo escucho. Los sentimientos son una debilidad -comentó. Una frase en la que creía desde los diez años. Cuando sólo era una cría de dragón y había tenido que sobrevivir por su cuenta.

Sonrió lobunamente ante la mención del segundo corazón. Aquel que era del soldado y ella le había arrebatado. No dijo nada al respecto, como si la curvatura de sus labios pudiese expresarlo todo. Movió el peón y esperó, hasta que el comentario del desafiado llegó-. Teníamos encuentros carnales. Él siempre acudía a mí cada vez que se metía en líos. Hasta que me di cuenta de que nunca hacía nada por mí y que siempre era la última en su lista. Lo mandé a la mierda -se irguió de hombros tras decirlo, restándole importancia. La dragona tenía carácter y ego, no tenía paciencia para tonterías ni desagradecidos.

Enarcó una ceja dorada al verlo agarrar la botella. ¿Iba a beber? ¿No iba a beber? ¡Sí, bebió! Soltó una carcajada. Así daba gusto tener un desafiado-. Vaya, vaya. Con pareja. Ahora tengo curiosidad. Cuéntame esa historia -dijo divertida mientras analizaba el tablero con el movimiento del varón. Sólo elevó la mirada cuando él volvió a hablar. Lo miró inexpresiva por unos momentos. Sabía que le estaba intentando sonsacar información sobre el desafío-. Te desafié porque me cabreaste y necesitas tomarte algo en serio en tu vida. Y no hablo de seguir una dieta una semana, ni siquiera la del cucurucho. Hay cosas que no se pueden tomar a la ligera y hay que ser constante. Pero tampoco puede ser forzado -declaró con tranquilidad. Una putada, todo había que decirlo.

Y en ese momento, pam, Limon tocó la fibra sensible. Los irises de la dragona se oscurecieron y lo miró de forma asesina antes de beber-. Yo sí. Seguro habràs oído que soy hija de traidores -comentó tras bajar la botella-. Yo nunca odié a mi madre -le pasó el recipiente con suavidad. Y movió. Peón D6.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Lun Sep 25 2017, 23:17

¿Los sentimientos realmente eran una debilidad? Obviamente un tema subjetivo ameritaba una conclusión subjetiva. Lo que sea que haya vivido Corah, hacía que tuviera una visión de los sentimientos negativa, algo común en las personas de guerra. Analicemos un poco, Limon, ¿te parece? No tiene problemas con el asesinato, su trabajo más significativo es la tortura, lidia con esclavos, tiene un rango alto y desafió a un inocente soldado, ¿qué significa? ¿Significará que conceptos como el amor y el odio están anulados en ella? Y sin embargo, se ha enamorado, y sin embargo aquí estamos compartiendo carcajadas. ¿Qué significa que los sentimientos sean una debilidad para ella?

A pesar de que mi mente se enfocaba en esas ideas, lo que expresé fue algo más mundano—. ¿Estabas enamorada, tenían encuentros carnales, acudía a ti? —La observaba con escepticismo—. Señorita Corah, eso suena a una relación. —Me echaba hacia atrás, cruzándome de brazos y sonriendo como si hubiese resuelto un gran misterio—. Pero está bien, está bien. Cada quien tiene conceptos distintos de una relación... —Colocaba un codo sobre la mesa, apoyando mi barbilla sobre mi palma abierta, riendo junto con ella.

Es una larga historia... Y quizá no te parezca tan graciosa como probablemente esperas. —Me reincorporaba sobre mi asiento, enderezando mi espalda y alzando la mirada, recordando detalles. Era un suceso relativamente reciente y muy significativo, así que era sencillo rememorarlo. Y comencé a relatar...

Limon estaba en Isaur, meses después de haber hecho un contrato con un burgués. Su nombre no es importa, ya que no juega un papel en esta historia. Lo interesante inicia luego de completar un encargo, que consistía simplemente en escoltar a la hija de un amigo del burgués. María. Esta chica, un par de años menor que Limon, era muy coqueta, teniendo un atractivo que enloquecía a cualquiera y una astucia que enloquecía aún más. Al principio parecía una chica amistosa, pero más tarde Limon se dio cuenta que era una manipuladora.

En fin. María y Limon estaban en una taberna, junto con algunas de sus amigas, Limon simplemente debía mantenerlas a salvo. Poco a poco las chicas se fueron yendo hasta que quedó ella solamente. Antes de que María decidiera irse, un mesero le entrega un ramillete de rosas a María. Tal parecía que venían por parte de un viejo amor, ex lo llamaba ella. A pesar de enrojecerse, ella no quería nada más con él y le pidió a Limon que se hiciera pasar por su pareja.

Ése es tu problema. —Limon trataba de salirse del conflicto, porque desde lejos se podía notar que la situación se complicaría en un santiamén.

Si no me ayudas le diré a mi papá que intentaste violarme. —Honestamente Limon no le creía, pero sus ojos emanaban cierta locura... De esa locura que te hacen capaz de lo que sea. Limon siendo un simple humano y ella de familia importante, Limon tuvo que aceptar.

El sujeto se acerca, muy galante según él, vistiendo una capa roja y un sable adornado. Muy poético el chico, porque realmente era un chico aún menor que María, le dedica unas palabras melosas muy cutres que Limon olvidó. Se arrodilló y todo, rogándole como perrito que volviera con ella.

Olvídalo, amigo. Ella está con Limon. —Limon expresaba con autoridad, porque se suponía ella era su novia y tal, ¿no? Pues la muy maldita procede a decir.

Oh, César. Amado César, ¿dónde habías estado todo este tiempo? —Era gracioso porque luego Limon se enteró que sólo hace una semana habían terminado—. Ya estoy comprometida con este hombre y nos vamos a casar. Te amo con toda mi alma, pero lo nuestro no puede ser. Ya no. —Si Corah cree que Limon es un buen actor, debería conocer a María, ella era capaz de soltar lágrimas falsas y proyectar la sinceridad más conmovedora del mundo. Muy rápida también, porque Limon no notó en qué momento se había puesto un anillo.

Así es, hombrecito. Piérdete. Enrédate en esa capita tuya y tírate de un castillo. —Ya había dicho que le ayudaría, así que la ayudaría.

¿Tu padre sabe de esto? —Demandaba entre incrédulo y enojado.

Por supuesto. Mi padre nunca cedería mi mano a cualquiera. Sabes lo mucho que te odia. —Estiraba su cuello, entonando infinita finura.

Pero si tu padre y yo somos grandes amigos. ¿Yo qué mal le he hecho? —Parecía que le desgarraban el alma al pobre niño.

Mi padre es un caballero, no anda humillando a sus enemigos a diestra y siniestra. Cortesía, mi amor, cortesía. Si quieres ver una verdadera amistad, mira la que mi prometido y mi padre tienen. —No tenía idea de cómo sostendría tal mentira, ya que si a penas había hablado con su padre, esperaba que no tuviéramos que llegar a ese punto.

No lo acepto. ¡Me niego a aceptarlo! —Dio un paso atrás, desenfundando su espada—. Por mi honor, pelearé por tu- —En ese instante Limon lo golpeó en la barbilla, dejándolo en el piso inconsciente.

¿Pero qué has hecho? —Decía exaltada.

Limon pensó que te atacaría. Se supone que Limon debe protegerte, querida. —Hablaba sarcásticamente.

Oh, eres un tonto. Eres un tonto, eres un tonto, eres un tonto. —Lucía genuinamente preocupada, llevando sus manos a la frente—. Sólo tenías que dejarme hablar a mí. Eres un tonto. ¿Qué haremos ahora?

¿Qué? ¿Qué pasa? —Como siempre yo estaba sonriente y desprendía la mayor de las inocencias.

El problema era el siguiente. El burgués con el que Limon trabajaba era un simple comerciente. Importante, sí, pero realmente no tenía una ponderación de algún tipo en especial. Las familias de César y María eran muy prestigiosas, de las más refinadas en Isaur y tenían protocolos muy marcados. Limon al golpear a César antes de que el duelo iniciara formalmente, había declarado la guerra a su apellido. Y como ahora César sabía, o pensaba que Limon y María se iban a casar, tal ceremonia debía completarse, a menos de que Limon muriera en un duelo a manos del tal César, pero Limon no quería morir y María no deseaba casarse con él.

Salimos de ahí y por un día nos ocultamos, apartados de todo, maquinando la manera de liberarnos de tal alboroto. Con una mente tan sagaz como la de María y una creatividad tan filosa como la de Limon se pueden hacer muchas cosas. E ideamos un plan perfecto para que todos salieran ganando. Bueno, casi todos.

A pesar de que la familia de César estaba sumamente ofendida, los convencimos de que se llevara a cabo el duelo formalmente, esta vez con audiencia, jueces y toda la cosa. Mientras llegaba el duelo, Limon tenía que pretender ser el prometido de María, durmiendo juntos, cenando juntos, entrenando juntos... Etcétera. Llega el momento del duelo, curiosamente la parte menos emocionante de la historia, ya que Limon dominó sin problema.

Oh, parte graciosa. Limon y María se hicieron muy buenos amigos, sin embargo no teníamos esa chispa de amor, por lo que fingir estar enamorados fue un reto durante las noches. Cuando entrábamos al cuarto, teníamos que pretender que hacíamos lo que todo el mundo creía que hacíamos, eso significa que debíamos... Emular ciertos sonidos. En una ocasión nos pusimos a armar uno de esos barquitos para niños, que caben en la palma de tu mano, combinando terminologías para que sonara erótico... Fue hilarante.

Como sea. Con el duelo ganado, lo que seguía era la boda, ¿correcto? Bueno, resulta que la familia de la dama se encarga de organizar la mayor parte de la ceremonia. Decidir el lugar, elegir la comida y todos esos detalles feos, ¿no? María fue tan quisquillosa en las decoraciones, que incluso ahora no terminan de preparar todo. Su padre, quien la consiente mucho, desea cumplir cada uno de los caprichos.

Algunas partes son sencillas de lograr, como un pastel de diez metros de alto y treinta de ancho, o llegar al altar en un navío de guerra mientras dispara sus cañones contra una embarcación. ¿Cosas más difíciles? Que un coro conformado de niños cante una canción imposible que Limon escribió. Es imposible porque las notas son muy precisas, pocos niños son capaces de seguir el ritmo, imposible encontrar a cincuenta que lo logren. Y la lista sigue. La verdad nos han impresionado con hallar ciertos elementos, como un molino que se encienda y se apague, creo que usaron unas piedras que al frotarlas se iluminan o algo así. No sé.

Total que María estuvo, y aún está, insistiendo en desarrollar esa boda de fantasía. Luego de un tiempo, su padre trató de convencer a Limon para que no se casara con ella, que era lo que queríamos. María fingió molestarse con él, se hizo la ofendida, lo maldijo por no permitir que se casara con el hombre que amaba y etcétera... A fin de cuenta, Limon no se casará con ella debido a que toda la familia debe de estar de acuerdo. Honestamente es un riesgo, porque si de alguna manera aceptan los caprichos de María, chica muy voluble, Limon tendría que casarse...


Y es todo. ¿Ves? Te dije que no era tan interesante. Pérdida de tiempo. —Esbozaba una sonrisa algo ridícula.

Tomárselo en serio, ¿eh? —Retomaba el tema que de verdad me interesaba—. ¿Pero no es aún más difícil hacer que Limon se tome en serio algo ahora que perdió su corazón? Es verdad que los sentimientos de Limon se incrementaron, pero esto no durará. —Acariciaba mi bigote algo pensativo—. Por ejemplo, ¿qué tendría que hacer Limon para cumplir el desafío? —Lanzaba la pregunta de manera directa. No hacía daño hacerlo.

Lo que sí parecía hacer daño era esa mirada que parecía que intentaría comerme. Imaginaba que hablar de su padre sería delicado, mas sus ojos me estaban torturando—. Tal vez Limon oyó algo... —Retiraba la botella de mí—. Limon tampoco. Limon nunca ha odiado a su madre. —Ni siquiera odio a Corah que me quitó todo, ¿cómo odiar a la mujer que me dio todo?

Con simplicidad avancé el peón de Reina a d4, confrontando el peón negro en e5. ¿Qué será, Corah? ¿Capturar o defender? Era irrelevante, de cualquier manera tenía pensado sacrificar ese peón.

¿Por qué mencionaste lo de tu madre? —Dejé escapar una suave interrogante—. ¿Limon parece alguien que odiaría a su madre? ¿Eso significa que odias a tus padres? ¿No es irónico que... —En mis labios se dibujó una sonrisa siniestra, sabiendo muy bien a qué territorio me metía—... los padres de una Inquisidora sean traidores? —Alzaba y bajaba los hombros, como si fuera algo simple de tratar.

Limon nunca ha arriesgado su vida por la de alguien más. —Qué sorpresa, ¿no? Más sorprendente sería que mi Desafiadora beba ahora mismo.





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Sáb Sep 30 2017, 15:23

La dragona gruñó al escuchar a su desafiado-. No era una relación -zanjó aquel tema. De regalo le echó una mirada que decía "si me dices que lo era, te comes el tablero con fichas incluidas". O algo parecido. Limon empezó a relatar cómo se había metido en un berenjenal fingiendo ser el prometido de una muchacha. Al principio lo miró como si estuviese tomándola en serio. Luego enarcó una ceja. De lo que había visto de él, el hacerse pasar por la pareja de la chica, ruiditos incluidos, ganaba con creces a lo demás. Se imaginó vívidamente toda la situación hasta que no pudo más y mandó al diablo su compostura y su estoicidad. Empezó a reír con ganas. Maldito y divertido Limon. Era un imán para los líos.

Cuando su risa amainó, lo miró con una expresión maliciosa en sus irises-. ¿Me estás diciendo que ni siquiera te diste una alegría? Eso no era una relación -comentó, sólo por picarlo un poco. ¿Para qué servía tener un desafiado si no era para molestarlo? Hablando del desafío, sólo era cuestión de tiempo que fuese menos sutil intentando sonsacarle qué hacer. Sonrió ladina antes de responder-. En el primer año todos tus sentimientos serán muy intensos, tanto que los desafiados pierden el control muchas veces. Haber perdido el corazón no es excusa. ¿O es que no quieres intentar recuperarlo? -inquirió, enarcando una ceja-. ¿Qué crees tú que tienes que hacer? -le devolvió con toda la caradura.

La conversación viró hacia los progenitores. La dragona observó ese peón que avanzaba como sacrificio. No se fió pero tampoco dijo nada-. La mencioné porque mencionaste la parte masculina y tenía curiosidad por la contraparte. No me gusta emitir juicios por las apariencias -respondió antes de mirarlo con una expresión fría por meterse en terreno pantanoso-. Tomé una decisión. La traición a la reina destrozó mi familia. No soy mi padre. Soy leal -replicó. Teniendo sólo diez años había sido torturada junto a su madre y había visto a su progenitora suicidarse en las mazmorras. Se había decantado por ser leal al régimen. Pero las probabilidades de inclinar la balanza hacia la resistencia habían sido las mismas. Había tomado una decisión por aquel entonces y que se mantenía hasta la actualidad, pese a descubrir que estaba cimentada en engaños y mentiras.

Gruñó después y agarró la botella para beber-. Era una cría de dragón todavía y estaba en Isaur. Me arrestaron. Otra dragona me ayudó y fue un riesgo mutuo -explicó escuetamente, antes de hacer su movimiento. Reina H4-. Nunca he robado nada -y bebió, antes de pasarle la botella a Limon.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Lun Oct 02 2017, 05:56

Limon ha sido llamado tonto, descuidado, idiota, estúpido, descerebrado, imbécil, tarado, subnormal, bobo... Y un larguísimo etcétera. Sin embargo, soy lo suficientemente listo para comprender que sería una malísima idea seguir presionando con su no-novio. Claramente era un tema sensible para ella, y por más curiosidad que sintiera, no era el momento adecuado. Pero sería un interesante reto el tratar de averiguarlo, ¿eso podría contar para cumplir mi desafío?

Quizá no, lo que sí podía contar era hacerla reír de esa manera. Sé que la había visto reír antes, pero nunca de esta manera. Debe ser algún tipo de logro, ¿no? No será la persona más seria del mundo, aunque aparente serlo, mas sentía orgullo al sacar una carcajada de esta dragona tan brutal. Pero no dije algo, sólo la miré con una amplia sonrisa, contemplando el fruto de mi trabajo. Y la historia ni siquiera me parecía tan graciosa, pero tal parecía que eso llenaba su sentido del humor. Pues buen, prepararía material para seguir sacándole risas a montones. Y la próxima vez, no será en privado, quizá hasta pueda hacerla carcajear frente a la Reina.

Cubría súbitamente mi boca para contener una violentamente risa. Eso que había dicho fue muy divertido. ‘Eso no era una relación’. Muchas cosas me parecían divertidas, rayos, una simple ardilla me parecía graciosa, pero nada mejor como el sarcasmo—. Si tú lo dices... —Negaba con la cabeza, relajándome para contener la comedia que trataba de apoderarse de mí. Usualmente no me costaba tanto trabajo mantenerme serio. ¿Qué era esta vez, el alcohol, el desafío? ¿A qué le echaría la culpa?

¿Todo el primer año? —Bufé fastidiado, derritiéndome en la silla—. Sólo han pasado unas cuantas semanas, como dos, y Limon ya se está volviendo loco. —Tallaba agobiado mis cachetes—. ¿Sabes lo difícil que es para alguien como Limon experimenta amor, miedo, avaricia? Es horrible. Es como darle alas a un delfín. Simplemente no sabría qué hacer con ellas. —Me sentía frustrado, muy impactado por lo que me decía. Sabía que durante una época tendría que lidiar con este desborde de emoción, pero tanto tiempo era... Abrumador.

¿Qué cree Limon? —Ponía mis codos sobre la mesa, recargando mi barbilla sobre mis manos—. Después de meditarlo muy cuidadosamente, Limon imagina que solamente un propósito genuino lograría recuperarle su corazón. Algo desinteresado, pero comprometido y valioso. Como proteger a una persona o luchar por un motivo noble, quizá dedicar su vida a una causa benevolente. —Con un ademán le restaba importancia, o más bien reflejaba mi desinterés al respecto—. Limon no se imagina haciendo algo por el estilo. Y además, la idea es que Limon le dé una razón a su corazón para latir, ¿no? No necesariamente tiene que ser algo bueno... —Rodaba los ojos pensativos—. Por favor, dale una idea a Limon, un ejemplo. ¿Qué sería una razón para que un corazón lata? —Lancé una mirada aguda, entre interesada y astuta—. ¿Qué e slo que motiva al corazón de Corah a seguir latiendo? —Seguramente algo retorcido como oír los gritos de alguien o complacer a la Reina, pero al menos su respuesta me daría perspectiva.

Asentía con la cabeza parsimoniosamente, guardando respeto en mi silencio. Otra vez sentía esa mirada afilada sobre mí, advirtiéndome de que entraba en una cueva oscura y peligrosa. Pero Limon como buen aventurero no se acobardará. Ya le perdoné las preguntas de su no relación, no se salvará de que averigue más de su familia. Además, ¿no preferiría ella que me enterara de su parte en lugar de que un tercero me diga el chisme?

¿De verdad has robado? —Al principio me sorprendió, pero luego de echarle un poco de imaginación no era tan difícil de creer. Tomé la botella y bebí también. Probablemente habíamos robado por las mismas razones—. Limon ha robado tantas cosas. Muy pocas veces por maldoso o por entretenimiento, casi siempre para tener algo que comer. Luego de que Limon... —Uh, por poco y contaba detalles de mi vida que no me había preguntado—. Dejó el nido, Limon tuvo que valerse solo. Y como Limon era y es un flojo, en lugar de conseguir trabajo prefería robar. Limon no negará que eso era emocionante... Mas Limon no se siente orgulloso de eso. —Bajé la mirada, viendo el tablero.

¿Tan rápido y siendo agresiva con la dama? —Aparentaba entristecerme—. ¿Por qué Corah no se comió el peón de Limon? —Me encogía de hombros—. Pues Limon sí tiene hambre de peones. —Violentamente lancé el peón negro que yacía en e5 fuera del tablero, colocando con autoridad mi peoncito blanco, el que estaba en d4—. Jaque mate. —Decía con comedia.

Pero entonces Corah arriesgó su vida por conveniencia, ¿no? Tú la ayudabas y ella te ayudaba. Mutuamente se salvaron al arriesgarse por la otra. —Quizá algo noble, pero decepcionante, esperaba oír algo más apasionado—. ¿Qué más Limon no ha hecho? —Rodé los ojos con una sonrisa—. Porque Limon no seguirá la estrategia de Corah de decir cosas que sí ha hecho sólo como una excusa para embriagarse. —Después de todo, esta chica debía ser mucho más resistente al alcohol que yo, sin mencionar que quería estar la mayor cantidad de tiempo sobrio.

Limon nunca ha... —¿Qué sería interesante decir?— Matado a un familiar. —Así es, dije que no dejaría el tema y por mi honor no lo dejaría.





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Miér Oct 04 2017, 20:28

Lo miró divertida al verlo todo fastidiado por el año que le esperaba. Era un placer no culpable-. No te preocupes, después empezarás a ir sintiendo menos poco a poco. Perderás el apetito, dormirás cada vez menos, no se te levantará... serías feliz de poder sentirte feliz -habló como si hablase de que al día siguiente iba a llover. En un tono indiferente como si no importase. Buscaba molestarlo, picar en su moral y escuchar más sus quejas al respecto. ¿Cuánto tardaría Limon en pedirle que le devolviese el corazón?

Lo dejó hablar sobre sus hipótesis para superar el desafío, inexpresiva. Lo estaba volviendo loco, ¿verdad? Esa parte era la más divertida, ser un quebradero de cabeza para el desafiado-. Bueno... si no te ves haciendo eso, es que todavía no estás preparado para conseguir de vuelta tu corazón -comentó, quitándole una pelusilla imaginaria a su traje de cuero negro-. Puede que sí, puede que no. Si logras un motivo serio, valoraré si sirve para vencer el desafío -respondió con una sonrisa malévola. Oh, sí, la pequeña trampa y laguna en el contrato. El dragón desafiador juzgaba si su desafiado pasaba la prueba o no. Y le ponía la zancadilla las veces que quisiera. Convencer a un reptil era todo un logro, por eso muchos optaban por intentar matarlos.

Apretó los labios ante la pregunta. Su motivo. Mmm... -. La venganza, la ira, la lealtad -respondió la inquisidora. Asintió, divertida con su sorpresa por el hurto-. La dragona que me sacó de las mazmorras me dejó con una pareja de dragones para que me cuidasen. Me fui con doce años porque no me gustaba cómo él me miraba y me tocaba en apariencia casual. Viajé en un barco a Isaur y no tenía nada. Así que robé. Hasta que supe cómo negociar y valerme por mí misma. Es más fácil para un dragón que para un humano. Y una vez, ya de adulta, robé en un pony estando borracha -se irguió de hombros, antes de que él le contase su experiencia-. Somos los dos unos delincuentes reformados, quién lo iba a decir -dijo jocosa. La diferencia era que ella sí se sentía orgullosa.

Se irguió de hombros respecto al tablero. Ella sí era agresiva. Pero él no se quedaba atrás y aprovechó no sólo para comerle un peón, sino para hacerle jaque mate. Frunció el entrecejo porque era de mal perder-. Tienes suerte de que ya te arrancase el corazón -siseó en un murmullo. Asintió luego sobre haber sido mutuo arriesgar la vida y soltó una carcajada respecto a la excusa para emborracharlo. Eso había sido gracioso. Hasta que él volvió con el nunca he... La inquisidora hizo una mueca, pensativa-. Técnicamente... -bebió, ella sí iba a tomar-. Le clavé una daga a mi padre. Creí que lo había matado pero reapareció hace poco vivo y coleando. Qué puedo decir, hasta los que somos perfectos cometemos errores -explicó-. Yo nunca he llorado la muerte de un padre o una madre -ahí lo dejó, manteniendo el misterio sobre ella hasta que él respondiese.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Limon el Jue Oct 12 2017, 23:24

Oh, cierto... Limon perderá el apetito. —Colocaba una mueca amarga. Me gustaba mucho comer, no quería perder esa capacidad gustativa. Era ese futuro tan siniestro el que hacía temblar a los Desafiados. Pero para Limon era al revés, sonaba mejor nunca ser feliz a sentir todo al mismo tiempo.—. Pues no suena tan mal. Igual Limon no duerme mucho... —Me acomodaba nuevamente en mi silla, más tranquilo—. ¿No se le levantará a Limon? —Torcía los labios confundido—. ¿O sea que si Limon se acuesta nadie podrá alzarlo? —Totalmente me había perdido con eso, todo lo demás tenía mucho sentido, no podía esperar a que llegaran esos días.

Corah iba confirmando mis sospechas. Realmente tendría que hacer algo extraordinario con tal de poder cumplir el desafío. Mas luego mencionaba algo que me inquietaba, que me dejaba con una siniestra pregunta en la mente—. Momento... ¿Dijiste valorar? —Cubría con pesadez mi rostro, derrotado. ¡No puede ser! Quería gritar, pero no grité—. O sea que además de hacer algo increíblemente imposible, ¿aún tienes que aprobarlo? —Negaba con la cabeza, desdichado, destruido. Qué fraude, entonces nunca recuperaría mi corazón.

Rápidamente chasqueé los dedos, dedicando una sonrisa astuta a la rubia—. Entonces eso significa que Corah puede devolver a Limon su corazón por razones distintas al desafío. ¿Cierto? —Qué interesante. Sabía que matarla era una opción, pero ahora el catálogo de opciones se expandía, podría idear una intrincado plan para engañar a mi Desafiadora y ponerla en una posición en donde debería darme mi corazón. Quizá algo como volverme el favorito de la Reina o quitarle algo que le importe mucho y hacer un trueque. Sentía un rayo divertido de esperanza iluminar un nuevo sendero ante mí.

Limon no se ve como alguien vengativo, leal o rabioso... —Debí imaginar que eso era lo que le motivaba, mas no me era útil. O tal vez sí, dependería de qué tanta flexibilidad tenía realmente el Desafío. Podría usar esos elementos para maquinar la artimaña más grande que el reino jamás ha visto. De pronto, me interesaba saber más sobre Corah.

Lo del pony suena divertido. —Ensanchaba una sonrisa, imaginándome la escena en donde ella subía toda ebria a la bestia, vomitando en el camino por la agitación que le provocaba. Mejor aún al imaginar al dueño lanzando piedras y rocas. Debió ser todo un escándalo. No tan escandaloso como la carcajada que estaba soltando luego de oír que su padre seguía vivo.

¿Cómo puedes equivocarte en eso? —Expresaba aún con la comedia desbordándome. Con gran esmero podía controlar mi risa—. Sólo encajas el cuchillo y lo sacas. Meter y sacar. Meter y sacar. —Simulaba con mi palma que sostenía un filo y lo enterraba en mí mismo—. Hasta un mono puede hacerlo. —Hasta aplaudía por lo divertido que me parecía. Tal vez no era tan cómico, de hecho no lo era, pero me gustaba burlarme de ella. Quién sabe, tal vez hasta me regresaría el corazón para que no dijera algo. ¡Sí, claro!

Limon nunca ha llorado la muerte de un padre. O algún familiar. —Bajaba la mirada con una gesto incrédulo—. Ahora que lo mencionas... —No había pensado en eso, el pensamiento nunca me había cruzado hasta ahora—. Limon tenía dieciséis años cuando supo de la muerte de su madre. Se suicidó... Pero Limon no sintió algo. Pero ahora... Es como si... Algo aquí adentro me obligara a... —Rayos, iba a llorar. La muerte de mi madre me obligaba a llorar. No lo haría.. No lloraría—. ¡Caíste! ¿Creíste que Limon lloraría? Pfft. Limon sí siente tristeza que no había sentido antes, pero no es para tanto. —Pero sí percibía mis ojos humedecerse un poco. Parpadeaba para desaparecer la cristalinidad en mis orbes.

¿Limon dijo que fue jaque mate? No, fue un chiste, sigues tú. —Desvié la mirada, sin otorgarle importancia. Imaginaba que sólo no había movido porque no quiso o algo así—. Limon nunca ha... Comprado un esclavo. —Le acercaba la botella a la dragona, quien imaginaba debía al menos tener un esclavo, o esclava, como era común entre los dragones. Pero luego me di cuenta que quizá sí tenía un esclavo pero se lo habían regalado o lo ganó. Había formulado mal mis palabras. Lástima—. Pronto ocuparemos otra botella...





Spoiler:
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Corah el Miér Oct 18 2017, 12:53

Ladeó una sonrisa. Sí, menudos años le esperaba-. Inocente -comentó divertida por su pregunta por levantarse-. No te excitarás. Por tanto, serás impotente -aclaró con maldad. Había varias cosas con las que no se debía jugar con un hombre: su caballo, su espada y... su otra espada incorporada de serie. Se ponían histéricos si tocabas, de mala forma, alguna de ellas. ¿Sería Limon igual que los demás hombres?

Lo miró con malicia y diversión por la injusticia que representaba que ella valorase el desafío. Se irguió de hombros, al más puro estilo de "es lo que hay"-. Podría devolverte el corazón por razones distintas. Pero en ese caso volverías a ser un humano, no un redimido -le explicó-. Perderías cualquier habilidad que ganases durante el desafío -agregó. Desventajas que había a veces. Hablaron de motivaciones y del pony que ella robó una vez. Asintió. Sí que había sido divertido. Y después llegaron al tema del padre-. No lo sé. Tenía 9 años y antes nunca había atacado a nadie. Era una cría de dragón pacífica y asquerosamente adorable. Ugh -explicó, haciendo un gesto de desagrado.

Tras la respuesta de Limon sobre llorar por la muerte de un progenitor, ella bebió. Sí, lo hizo-. Estuviste a punto de llorar, a mí no me engañas -lo picó-.Tenía nueve años. Mi madre y yo estábamos siendo torturadas en las mazmorras. Querían sacarnos información sobre la resistencia. Yo no sabía nada. Mi madre se suicidó a la mínima oportunidad, delante de mí. Estábamos encadenadas en la misma celda. Y lloré -se irguió de hombros tras contarlo. De pequeña era débil. Después de eso, se fortaleció.

¿Un chiste? ¡Un chiste! Le lanzó una mirada furibunda. Quizá fuese el alcohol, pero barrió las piezas del tablero con una mano-. Mira, Limon, jaque mate -anunció, cruzándose de brazos con pura maldad-. No, claro, los humanos no podéis tener esclavos -lo miró soltando un bufido-. Tú me quieres emborrachar -lo acusó antes de beber-. No suelo hacerlo, prefiero esclavizar yo sola antes que comprar. Pero una vez compré una esclava cuando ella era recién nacida. Moira se llamaba. Rebelde sin causa, siempre desafiando. Era divertido que se rebelase. Fue liberada en Navidad... hace casi tres años. Cómo pasa el tiempo -le contó-. Yo nunca he besado a alguien de mi mismo género -ella bebió y sacó otra botella.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 589

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.