Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Indulgence {priv.}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Dom 10 Sep - 19:58

La llegada a Talos no fue triunfal. Nunca habría esperado campanas de gloria, ni siquiera en sus año dentro de la aristocracia, pero años atrás, regresar a aquella ciudad habría significado una bienvenida un poco mas cálida. Si los tiempos no hubiesen cambiado, familiares habrian ido a recibirlo, y los amigos habrian organizado una reunion. Pero el aislamiento progresivo de la red dragónica no solo le había brindado la privacidad necesaria para forjar una mente por si mismo, si no que ademas lo había alienado de la sociedad; por mas que hubiese estado presente, había perdido el contacto con ellos... Por más que pudiera escucharlos resonar, los puntos que habían tenido en común en algun momento se habían perdido. Sintiéndose incomprendido y traicionado por sus propias ideas, solo podía encontrar compañía en su propia soledad y una botella vacía de whiskey.


La noche se había transformando poco a poco en un nuevo día, y el tiempo pareció hacerse efímero, ahogandose entre trago y trago. En algún momento de la noche se había quedado sin distracción, la botella de alcohol vacía y abandonada entre sus pertenencias; y las opciones eran verse perseguido por los remordimientos del pasado o salir a despejar la cabeza... Y por ese motivo se vio deambulando tambaleante por las calles, observando como los rayos de un nuevo día volvían a bañar las calles de Thalos. 


Una vez que la primera brisa de la mañana lo despeino, sus preocupaciones quedaron relegadas a otro plano dentro de su mente. Su cerebro, todavía enturbiado por los efectos del alcohol, había encontrado nuevas maneras de entretenerse en los canteros de los establecimiento y de los boulevares de las calles. Y así acabó sentado, en la puerta de un establecimiento y comprobando las condiciones del sedimento de los canteros aledaños, llenos de plantas secas que ni siquiera la misma estación lluviosa había logrado revivir luego del repentino cambio climático. Escarbando entre las mismas, arrancando trozos resecos y muertos llegó hasta la suave tierra, y hundiendo los dedos en ella arrancó un revoltijo de raices muertas. - ¡Esta todo mal, todo mal! - Intentó quejarse, pero la falta de coordinación hizo que el significado de aquella frase quedase perdido en sonidos guturales y palabras poco moduladas. Otra vez el alcohol volvía a cobrar factura por sus servicios...


- Esta todo mal, todo mal... - intentó una vez mas, sacudiendo la tierra del anillo de jade que le permitia poder recurrir al escape de la bebida. En el mismo momento que sacaba un puñado de objetos de su bolsillo, buscando alguna semilla que tuviese oportunidad de florecer allí, cruzó la mirada con alguien. Con dificultad, encorvó dos dedos para invitarlo a acercarse, todavía murmurando sobre las mala condiciones de aquellas plantas muertas y secas...




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Dom 10 Sep - 21:46

Otra noche más de trabajo, otro poco de propinas para él y un paso más cerca de dejar de ser un maldito esclavo. Terminar las jornadas de trabajo se volvía algo demasiado bueno y raro, prácticamente tenía el horario volteado, dormía todo el día y trabajaba toda la noche. Sin embargo tenía que reconocer que salir a las primeras horas de la mañana tenía su encanto, la ciudad estaba generalmente apacible. Los dragones no habían despertado aún, los esclavos ya deberían estar despiertos atendiendo a sus dueños y preparando desayunos y ropas para que salieran. Las aves comenzaban a cantar y las calles aún no se llenaban del habitual ruido de la tarde.

O eso creía. Mientras caminaba por aquella avenida que llevaba al centro de la ciudad pero por la cual debía transitar un tramo para llegar a casa el ruido llegó rompiendo con su amada y calmada mañana. Se detuvo a mitad de la calle mirando al ebrio que gritaba mientras jugueteaba con la tierra. No pudo evitar pensar en lo deplorable que se veía aquél hombre ahí sentado, abandonado de toda norma social, abandonado de su conciencia gritándole al aire que… que todo estaba mal. Enkil pudo simplemente haber seguido su trabajo pero dentro de todo el desastre que era aquél hombre pudo apreciar un hermoso rostro, ropas viejas y mal cuidadas sin embargo bastante finas y un par de ojos demasiado descomunales como para que un simple humano pudiera ostentarlos.

De pronto se sintió atravesado por la mirada del hombre. Sospechaba que era un dragón pero… ¿quién sabe? Últimamente los humanos también lo sorprendían. Pasó saliva ligeramente notando el gesto del sujeto observando el peculiar anillo en su mano. Si no era un dragón era un humano demasiado ostentoso. Se acercó con cuidado mirando el puño de tierra en la otra mano del hombre. –¿Sí, señor? ¿Puedo ayudarlo en algo? –Podría haber preguntado al hombre si se encontraba bien pero era demasiado obvio que ese sujeto fuera lo que fuera no estaba bien. –Ehm… No debería jugar con tierra, va a manchar su ropa… y… –Miró el puñado de cosas que había sacado del bolsillo. ¿Quién era este y qué tipo de bolsillo era ese? Sólo le faltaba tener una cucaracha o algo por el estilo. –Puedo llamar a alguien que venga por usted… –Si tenía suerte algún soldado pasaría por ahí y se haría cargo.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Dom 10 Sep - 22:19

El joven que había cruzado su camino al principio pareció dudar. Desde su posición, agazapado sobre un cantero con flores muertas, no podría haber dicho si se trataba de otro dragón o de un humano. O por lo menos esa era la excusa que utilizaba, para poder justificar sus sentidos nublados por el alcohol. Sin embargo no insistió, perdiendo el interés rápidamente al tener las manos ocupadas con un nuevo desafio, aún murmurando para si mismo mientras seguía arrancando puñados de tierra con raíces muertas. Ensimismado en su quehacer, olvido la presencia del joven hasta que la voz ajena lo sobresaltó. - ¿Uhm? – desparramó un poco de tierra sobre la calle y sobre sus pertenencias, alzando la vista para observar al muchacho que había decidido acercarse. La coherencia se había visto diezmada a la misma velocidad que el whiskey desaparecia del interior de la botella.  - ¡Ah, si, si, si! – Murmuró para si mismo, recordando que el quería que el joven se acercara, que lo había invitado a participar en aquel importante evento. Despues de todo, dar nueva vida a algo muerto era digno de ser visto…

- Ten esto… - sin previo aviso tomó una de las manos ajenas y estampó en ella un puñado de suave tierra negra. Aun aferrándose a la muñeca ajena, buscó entre sus desparramadas pertenencias hasta encontrar un trozo de tela, arrugado y sucio, como su estado en general… Dejo en libertad al joven el tiempo suficiente hasta desdoblar dicho improvisado embalaje y colocar las pocas semillas que estaban dentro sobre el cantero ya preparado. – Ya, ya… Hazlo, vamos… - lo invitó a colaborar, observándolo con una sonrisa que se borró repentinamente al fijar la vista en un medallón de madera, roto por los años, que había quedado desparramado entre las cosas. Le había pertenecido a uno de los muchos esclavos que habían ayudado en la investigaciones… ¿Y cómo les había pagado él…? ¡Siendo de utilidad para una matanza contra la tierna raza humana!

Lo tomó y trató de arrojarlo lejos, pensando que deshacerse de él ayudaría a librarse de las culpas… Pero el joven todavía estaba en medio del camino, y la puntería de un tambaleante borracho no podía ser otra cosa más que pésima. Lo arrojó contra él, antes de caer de rodillas al suelo. – Perdón, creo que no me siento… Muy… bien… - realizar en su deplorable estado era lo peor que podría haberle pasado. Pero en un intento por recuperar la dignidad perdida, comenzó a recolectar, con manos llenas de tierra y lastimadas por las raíces, sus pertenencias.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Lun 11 Sep - 18:06

Había pasado cosas raras durante su vida, incluso uno de esos dragones que pueden tomar forma de tamaño “caballo” había pagado para que le lavara las escamas estando desnudo y cantando. Pero esto comenzaba a ganar el premio de lo raro que le había pasado. Un borracho hablando con las plantas muertas… o de ellas, aún no entendía que es lo que estaba mal en todo ese pedazo de suciedad con plantas secas. –Eh, yo no… –Tarde, ahora tenía las manos llenas de suciedad. Miró sus manos con un gesto incómodo y cuando pretendía tirarla fue sujetado por ese sujeto. No pudo evitar soltar un pequeño grito al sentir la fuerza con que le sujetaba pero más que nada porque lo había sorprendido y tenía cierto miedo de que le lastimara al sentir la fuerza de aquél agarre.

Miró aquello congelado en su lugar y luego levantó una ceja al recibir aquella instrucción sobre poner la tierra en el jarrón. –Está bien, señor… un momento. –Metió la mano depositando la tierra sobre las semillas  que acababa de poner ahí. –Listo, señor. –murmuró antes de recibir el golpe del medallón en el pecho y quejarse un poco mirando con molestia al… hombre, sea lo que sea. –Oiga, eso no fue muy cortés de su parte. –Dijo ofendido con una mano sobre el pecho antes de notar que manchaba su capa. Hizo un gesto de molestia viendo al hombre en el suelo, casi sentía pena por él. Quizás sentía la suficiente como para interesarse en el tipo.

Es claro que no se siente bien, señor. ¿Puedo ayudarle en algo que no implique mancharme de tierra? ¿Tiene a dónde ir? ¿un hogar? –Trató de sacudir sus manos de la tierra que le habían puesto encima pero estaba tan húmeda que no era algo que fuera a salirle pronto de la piel, no sin agua corriente y fricción. –Esto… ¿Le falta o quiere que me deshaga de él? –Preguntó agachándose a recoger el medallón roto que acababa de arrojarle en el pecho con toda su fuerza de dragón.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Lun 11 Sep - 18:34

Sus oídos no estaban acostumbrado a los sonidos agudos. No después de tanto tiempo encerrado entre sus propias cosas; bebiéndose la vida cada día, hasta que la necesidad de buscar comida lo hacía arrastrarse fuera de su calamitosa existencia para buscar llenar con comida un vacío interior. ¡Cuando el joven chilló, respondió con un chillido igual de sorprendido! Pero lejos de aquel sobresalto, poco bienvenido por el dragón, el muchacho fue sumiso con los reclamos ajenos; comprendiendo que contradecir las instrucciones de un borracho sería tan poco fructífero como tratar de hacer entrar en razón a alguien tan terco como Schaffer.

El medallón parecía maldito. ¡No importaba lo mucho que quisiera deshacerse de él, siempre acababa regresando! Una vez más, los sonidos emitidos por el joven o sorprendieron, buscando la mirada del otro desde aquella posición, agazapada en el suelo. Escucho las palabras de perdón escapar por inercia de sus labios. ¡Ya no quería lastimas a más personas! ¡Ya no quería que otros sufrieran por sus acciones! Gimió, por culpa y pena, llevándose las manos a la cara para ocultarse de todo lo que aquel pedazo de madera tallada representaba. “¡Traidor, asesino!”. Tal vez no habían sido de su raza, pero había aprendido a querer a los humanos como si fueran de los suyos… Y recordar como había contribuido a aquellas atrocidades cometidas en contra de sangre inocente le impedían conciliar el sueño a la noche.

Ante el pedido ajeno asintió, esperando que el joven lo apartara de su persona antes de apartarse las manos del rostro, dejando la marca de dedos llenos de tierra en sus mejillas y parpados. - ¡Llevatelo lejos! ¡Y todo esto también! – vació sus bolsillos, empujando el contenido contra el torso ajeno. Algunos objetos carecían de otro valor que no fuera el emocional, como una petaca de cuero de vaca, ya vacía y gastada por el uso que el dragón le había dado… Pero otros, podrían haber llegado a valer algo de dinero en manos del postor correcto. Una hebilla de oro con una piedra engarzada era lo que sobresalía entre el montón, cerrando un diario que celosamente había escrito cuando aún confiaba en que sus trabajos traería más beneficios en la unión dragón-humano. ¡Cuan equivocado estaba! ¡Ese diario era la epifanía de todos sus errores! ¿Cómo no realizó, que la información es poder, y el poder en manos erróneas era sinónimo de más muerte y destrucción?

- No quiero seguir aquí… - Sus palabras sonaban a las de un niño entristecido por un día de lluvia, mientras su mirada aún seguía en el cantero. Talos volvía a ser una vez más escenario de malas experiencias, algunas de ellas, producto de recuerdos de un pasado que se negaba a dejarlo ir. La culpa permanecería hasta que pudiese hacer algo para enmenderlo. ¿Pero cual era el precio? ¿Su cabeza, su lealtad? La primera ya se encontraba en vías de extinción, con su mente consumiéndose cada vez más con la bebida… Pero traicionar a los suyos, era una cosa que se negaba a añadir en su lista de errores cometidos. – Hay que regarla… - comentó, en un tono suave, casi como si estuviera hablando consigo mismo.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Lun 11 Sep - 22:04

La escena no solo era cómica, sino algo ridícula. No entendía nada de lo que estaba pasando pero ahí estaba con ese extraño hombre ebrio, plantando semillas, llenando de tierra las calles y escuchando sin sentidos. Pero también era curioso y no podía evitar pensar que ese sujeto era un dragón, un dragón ebrio era algo que no se veía todos los días, al menos no así de ebrio, su urgencia de curiosidad le pedía que intentara leer la mente del dragón, porque estaba casi seguro de que se trataba de un dragón y no de un humano promedio. –Señor, no pasa nada. ¿Me lo llevo? –Dudaba que eso valiera algo, estaba roto y feo, pero… parecía molestar bastante al pelinegro, lo suficiente como para mancharse la cara de tierra vieja y seguramente inservible de un jarrón.

¿Todo esto? Espere… espere… –Tarde, el pelinegro había vaciado un montón de cosas contra su pecho. Apenas y le había dado al muchacho tiempo como para tomar parte de su vieja capa y usarla para cargar las pertenencias del dragón notando el montón de cosas valiosas que también iban ahí. –Por la reina… –murmuró ahora mirando a ese hombre como si de un loco se tratase. No lo dudó mucho y terminó quitándose la capa como para hacer un pequeño morral con ella quedándose las cosas del dragón. –Señor, señor… tranquilo.. hey. –No estaba muy seguro de lo que iba a hacer a continuación. Es decir, ya tenía ese pequeño tesoro, bien podía fugarse y quedarse con él… pero ese sujeto.

Dejó la capa en el suelo y alargó las manos tratando de limpiar el rostro del pelinegro. –Mi nombre es Enkil… ¿Cómo se llama usted, señor? –Y mientras le limpiaba el rostro usaba el contacto físico para leer sus pensamientos, unos segundos es lo que necesitaba y así fue. Frente a sus ojos pasaron esas imágenes de matanzas, de culpa, de esclavos muertos, de esclavos huidos, de pérdida y de dolor. Pero también amor, también culpa por ese amor. Ese sujeto sí que tenía problemas. Salió de la mente del dragón cerrando los ojos , tratando de controlar ese mareo que venía con el poder de leer la mente de otros. –La regaremos más tarde... seguramente llueve en unas horas. ¿Quiere acompañarme? No debería quedarse sólo por aquí…
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Lun 11 Sep - 22:23

El joven parecía torturarlo con aquel medallón. No apartó las manos de su rostro hasta que escuchó la confirmación de que se desharía de él. Como un crío asustado, creyendo que ocultar el objeto de sus sentidos lo haría menos real. Menos doloroso de observar. - ¡Hazlo desaparecer, por favor, aléjalo! – si tenía que rogar lo haría. ¿Quién podía culparlo, en aquel estado, de perder la cabeza por los más absurdos detalles?

El alivio era enorme. ¡De que valían las pertenencias personales, si muchas de ellas traían consigo la mancha de sangre! Algunas habían sido regalos a sus esclavos, perdidos en desafíos inconclusos; otros, elementos que habían sido instrumento para plasmar ideales poco a poco se decoloraron hasta mostrar lo que verdaderamente eran en manos de otros: destrucción y dolor. ¡Por la Reina madre, que todo eso desapareciera! Si podía descargar aquel peso de su espalda, tal vez se sintiera libre una vez más… ¡Tal vez los recuerdos impregnados se irían con ellos, y asecharían la mente de otro desdichado! El estupor del alcohol le planteaba aquella idílica alternativa como un posibilidad. ¿Y qué más le quedaba a un pobre hombre, más que las esperanzas de una rápida solución?

Perdido en sus propias fantasías, se sobresaltó al sentir el delicado gesto ajeno. Suave tela limpiando su rostro, recorriendo sus mejillas casi como si estuviera secando unas lágrimas que nunca habían logrado salir. – Enkil… Enkil… Enkil… - repitió el nombre como un mantra, tratando de fijarlo dentro de su cerebro a base de repetición. ¡Qué fácil sería, sacarse el anillo y recuperar poco a poco la sobriedad! Pero eso era lo último que quería, un nombre no valía lo suficiente como para volver a hundirse en remordimientos conscientes. ¡Ahora su alma sufría, pero su consciencia estaba ajenada a la situación! Pensar lo que podría haber sido era un destino mucho más cruel que vagar borracho por las calles…  

- Mas tarde, si, va a llover… Si… Estación lluviosa, en Talos… Si, si… Soy el maestro. Me llamaban en maestro… ¿Maestro de qué? Ya están todos muertos… - se dejó guiar, lamentándose todo el camino. Tambaleaba, sintiendo demasiado torpe, con la combinación del alcohol y del anillo de Jade que lo volvía más humano de lo que jamás podría ser. – Enkil… Era el Maestro… Ahora no soy nada. – se lamentó, dejando que los recuerdos del pasado volvieran a tomar lugar protagonico en su mente. Grandes fuentes, humanos danzando, celebrando todos juntos. Había logrado paz y había logrado armonía. Pero las pequeñas escalas nunca eran suficiente. Y para la sociedad nunca era suficiente… Y así habían comenzado los desafíos.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Miér 13 Sep - 11:27

No podía creer la cantidad de cosas que había recibido por parte del dragón. Porque ahora que había leído su mente sabía con certeza  que sus sospechas estaban en lo correcto. De alguna forma sentía satisfacción de haber acertado. Sus habilidades deductivas se estaban incrementando junto con el control que tenía al asunto de leer la mente de otros. Lo que ese dragón veía como basura y recuerdos terribles él veía como un verdadero tesoro. Sólo de imaginarse lo mucho que le darían si vendía aquella hebilla o lo que estaba escrito en ese pequeño diario depositado. Tenía incontrolables ganas de ir a su casa a leer y ver de cerca todo aquello. Pero el hombre ese seguía siendo una cuestión.

Sonrió intentando ser conciliador para ese hombre abatido y lleno de culpas y resentimientos contra sí mismo, asintió queriendo decir: "Sí, ese es mi nombre" pero no movió los labios, sólo miró los nublados ojos de aquel dragón mientras limpiaba la tierra de su rostro con las mangas de su ropa. -Está bien, Maestro. -Omitió la parte de los muertos. Se agachó a tomar el improvisado bolso que había hecho con la capa y lo llevó en un brazo mientras guiaba al dragón con el otro.

¿Qué haría? Esperaba encontrar a alguien en el camino que se hiciera cargo de ese hombre pero era demasiado temprano, las calles estaban desiertas salvo por algunos comerciantes que les miraban de reojo o se alejaban al escuchar las vociferaciones del borracho. Bien podría haberlo llevado a donde estaban los soldados pero... ¿Y si preguntaban por las cosas del morral? ¿Y si lo acusaban de robo? La imagen de su hermano llegó a su mente y negó ligeramente decidiendo que no correría semejante riezgo.

Sin muchas más opciones que le permitieran quedarse con el motín regalado enfiló hacia la vecindad en la que vivía. Era una construcción enorme que albergaba distintas viviendas. Algunas más grandes que otras, en algunas vivían familias enteras y en otras, como la suya, individuos solitarios. De haber ido sólo habría pasado rápido y desapercibido por las personas más mañaneras, pero con esa enorme carga sobre sus hombros que no dejaba de balbucear ebriedades seguramente alguien lo notaría. -Guarde silencio, Maestro. No queremos problemas... ¿Sí? Le dare un té y lo dejaré descansar hasta que pueda irse... pero necesito que no hable. -Podría pedirle también que caminara más a prisa pero ya había comprobado en el trayecto que la coordinación del dragón era penosa.

Mirando alrededor comenzó a subir las escalinatas que llevaban a su muy modesta vivienda. Rogaba porque no lo vieran, que nadie avisara a su amo para evitarse problemas y reclamos... castigos sobre todo.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Miér 13 Sep - 15:44

Pronto se vio siendo alejado del cantero y de todas las posibilidades de distracción que este brindaba. Se dejo conducir, cada vez mas lejos de allí, aunque aun observando las plantas por sobre su hombro. - Regar... hay que regarlas... - volvió a mencionar con voz quebrada, olvidando la respuesta que había recibido de Enkil hace pocos minutos. Era extraño pensar, que se preocupaba más por las plantas que por su propia integridad física. ¿Que valor se daba a si mismo, si se dejaba superar por tal deplorable estado? Ropas sucias y rotas, por las innumerables caidas y tropezones, y embebido a una fragancia de alcohol derramado... ¿Quién habría supuesto que se trataba de un antiguo miembro de la aristocracia...?


Cuando fue sacado de su ensoñamiento, de encontró en un lugar poco conocido. - ¿Qué? - exclamó al sentir que el significado de las palabras ajenas había pasado por encima de su cabeza, sin poder capturarlo a tiempo. Tropezó sin haber realizado que estaban subiendo escaleras. ¡Caminar ya le resultaba demasiado complicado como para agregarle escaleras a la ecuación! - Enkil, ¿a dónde me llevas? - su pregunta sono apagada, casi aterrada de ser oida y recibir una respuesta no grata. La desconfianza se encendio... ¿Y si Enkil lo había entregado a los fantasmas de su pasado? ¡Podría enfrentar la traicion y la muerte, pero la culpa habría sumido toda su existencia a oblivion! Se resistió, casi propulsandolos a ambos escaleras abajo. - No estoy listo para el juicio divino... ¡Atras, seas quien seas! - ángel o demonio, el rostro juvenil del muchacho no auspiciaba buenas noticas. ¡Huir era la mejor opción!


Tal vez habría sido la mejor opción, si no hubiese sido por sus descoordinadas piernas y su alterada percepción... Tropezó escaleras abajo, sumando un nuevo desgarro en sus maltrechos ropajes. Sin embargo la caida no le supo a un glorioso escape, sino mas bien a una decepción. ¿Que quedaba de él, dentro de aquel cuerpo, borracho y torpe...? Anhelaba el dichoso letargo, el dormir sin despertar, hasta que los problemas del mundo cambiaran a otros que le despertaran menos culpabilidad... Y asi fue que dejó que "Morfeo" lo abrazara; después de una noche en vela por fin conciliaba el sueño.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Vie 15 Sep - 16:32

De pronto parecía que la lucidez había llegado a la nublada y alcohólica mente del dragón. Aquello le parecía genial al humano salvo que el otro recordara haberle dado sus pertenencias, si se las pedía de vuelta sería todo bastante muy jodido. Ya llevaban un buen tramo de escaleras y Enkil podía sentir su delgado cuerpo haciendo más ejercicio del que estaba acostumbrado, cargar un cuerpo tan pesado por tanto tiempo, la distancia, escaleras arribas. –Vamos a mi hogar, Maestro. Guarde silencio por favor. –Y como si le hubiera pedido expresamente lo contrario el dragón comenzó a vociferar alejándose del muchacho y yéndose de boca por las escaleras haciendo un fuerte estruendo conforme su cabeza golpeaba las escaleras hasta quedar en el fondo de ellas. –Maldito ebrio…

Suspiró cruzando un brazo sobre su pecho y apretando el puente de su nariz con la otra mano mientras respiraba profundamente buscando no alterarse. Al menos no se movía ya… aunque si el imbécil estaba muerto Enkil podía considerar su cabeza colgada en una pica. Guardó silencio mirando al tendido dragón cuando le escuchó resoplar entre sueños, el dragón pseudo roncaba y Enkil respiró aliviado. –Joder… y ahora… –Antes de poder pensar en algo concreto una voz llegó por su espalda. –Enkil. ¿Qué está pasando? ¿Quién es él? –Su vecino también trabajaba para su amo pero a diferencia de Enkil no era esclavo. Era parte del vulgo, su nombre era Kregh y era un hombre grande de facciones algo burdas, cuerpo robusto, piel morena que se encargaba de lidiar con los borrachos del burdel. El pequeño miró al hombretón unos segundos antes de sonreír ligeramente. –Es el Maestro. Me pareció que no se encontraba bien y quise ayudarlo.

El hombre le miró de vuelta frunciendo ligeramente el ceño y luego mirando al dragón dormido en el suelo. –Sabes que no debes meter gente a tu hogar. –Le recordó al pequeño que se aferraba a su improvisado morral bajo uno de sus brazos. –Lo sé… lo sé… pero no podía dejarlo sólo en la calle. El pobre parece desorientado… sólo quería resguardarlo antes de que alguien le hiciera algo. En cuanto se sienta mejor que se marchara… –bajó el rostro fingiendo inocencia y algo de pesar, incluso mordiendo ligeramente su labio como cuando era niño y su madre lo regañaba. –Podrías meterte en problemas si tu amo se entera –Le dijo el grandote. –Lo sé, me gustaría que no lo hiciera pero ahora es difícil ocultarlo. –Miró de reojo al dragón golpeado. –Es un dragón… Creo que si logro ponerlo bien él puede explicarle al amo. –Además nunca estaba de más que te debieran un favor.

Intercambiaron miradas y finalmente Enkil suspiró bajando las escaleras. –No te preocupes, yo lidiaré con esto. –Murmuró tratando inúltimente de levantar al dragón. El grandote suspiró y fue con él. –Tómalo de las piernas… Y no me metas más en esto. ¿Bien? –El chico asintió sonriendo animado y entre los dos cargaron al desmayado dragón hasta la pequeña vivienda del menor. Lo dejaron sobre el suelo de la habitación más grande y Enkil despidió a Kregh en la puerta antes de correr a guardar sus nuevos bienes.

Colocó un trapo frío en la cabeza del dragón para curar sus golpes, le limpió la sangre y sacó sus zapatos para que descansara. Fue a la pequeña ventana del lugar donde tenía algunas plantas creciendo y cortó unas para hacer un té. Así cuando el dragón despertara tendría algo que ofrecerle que no fuera su comida o se quedaría sin comer un día hasta ganar más propinas o poder vender los regalos del invitado.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Vie 15 Sep - 17:15

¡Dulce inconsciencia, una vez más volvía a abrazarlo! Era más fácil evadir los problemas cuando no estaba enterado de ellos. Cuando volvió a abrir los ojos, se encontró con una nueva situación. Estaba adolorido, y había olvidado gran parte de lo que acababa de pasar... Levantó una mano para cubrirse los ojos de la claridad que entraba por una ventana. - ¡Por la reina madre y veinte mil cuernos! – la jaqueca era terrible, algo que el alcohol por su cuenta no habría podido producir. Con un quejido de dolor, retiró el anillo de su dedo, sentándose y sintiendo un frio trapo bajarle por el pecho al incorporarse- ¿Qué diablos? – pestañeó un par de veces, hasta que su sangre de dragón, una vez lejos de la influencia del jade, se encargó de la mayor parte del dolor. Desafortunadamente, el alcohol de sus venas comenzó a purgarse con la misma rapidez.

El olor a una infusión terminó por despejar sus sentidos. La primera interrogante que surgió en su cabeza era la localización donde se encontraba. La segunda, casi más importante, era porque había despertado con todo el cuerpo adolorido... Vio una figura allí y no tardó en incorporarse y caminar hasta ella, incorporándose en toda su altura. - ¿Quién es usted y donde cuernos me encuentro? – se quejo con el joven, frotándose la cabeza y sintiendo un golpe cicatrizar debajo de sus manos. ¿Acaso había acabado otra vez dentro de una pelea de un bar?

Analizando su alrededor había algunas cosas que podía dar por sentadas. La primera es que definitivamente no se encontraba en su cuarto de pensión, de haber sido el caso, habría más botellas desparramadas y reconocería alguna de las pertenencias a su alrededor. La segunda, era que el muchacho se trataba de un humano. ¿Dónde estaban sus rasgos dracónicos de no ser así? ¿Acaso no era aquella marca de su hombro, un sello de esclavitud? Y la tercera, era que había hecho el ridículo una vez más, y ahora estaba en una situación extraña... – Siento haberme alterado, joven, solo que me encuentro un poco desorientado… y… ¿Ese no es mi diario? – su intento de disculparse quedó opacado por la sorpresa de encontrar sus cosas desparramadas fuera de sus bolsillos. Miro con desconfianza al sujeto, esperando recibir una explicación que satisficiera sus dudas.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Sáb 16 Sep - 12:15

El tiempo de espera se le hizo demasiado largo. ¿No se suponía que los dragones eran más resistentes que los humanos? No entendía del todo cómo es que este hombre había acabado tan ebrio y noqueado por una simple caída. Mientras el dragón dormía en el suelo de su pequeño "hogar", que era una especie de monoambiente, Enkil se dio tiempo de hacer fuego, bañarse un poco para sacarse el sudor y el olor a incienso del trabajo, y se puso ropas más cómodas y menos vistosas que las que usaba para trabajar.

Sin poder contener mucho más tiempo su curiosidad fue a su escondite de dinero y "tesoros" donde estaba el libro que la señorita D'Tark le había regalado y lo que ahorraba de las propinas. Abrió la capa que había convertido en costal y sacó el diario que ese hombre le había regalado hace unos minutos en la calle. Cerró la tabla floja y fue a un pequeño banco de madera junto a su ventana para comenzar a leerlo con avidez.

El tiempo se le fue más a prisa. Debería estar durmiendo o terminando de comer pero estaba demasiado entretenido con la lectura que al escuchar la exclamación del dragón al despertar dio un respingo sobre el banco y cerró el diario de golpe sin haberse fijado en la página que había leído al final. Maldijo internamente dejando el diario junto a una de las macetas mientras arreglaba su cabello. -Buenos días, Maestro Schaffer. -Murmuró el chico en el banco viendo al hombre acercarse a su persona. Tenía que admitir que sin el alcohol encima el dragón era más atractivo.

Mi nombre es Enkil... y este es mi... mi hogar. Mi muy humilde hogar. -Le dijo dejándose el cabello en paz y levantándose para ir al pequeño fogón y sacar la infusión del fuego que la mantenía caliente. Estaba sirviendo una taza de té cuando lo escuchó pedir disculpas y sobre el diario. Se tensó ligeramente y se giró a verlo con una sonrisa amigable, coqueta- Nos topamos ayer cuando yo salía del trabajo. Estaba usted muy ebrio, señor y llamó mi atención para... plantar algo en una maceta. Luego me lanzó un collar y algunas otras cosas que se quedaron tiradas en la calle y me regaló ese diario como disculpa a su comportamiento. -Le entregó la taza de infusión- Puede sentarse en el banco si gusta, lamento no poder ofrecerle una silla pero no tengo una.

Volvió a la infusión para servirse algo para él- Me preocupó su estado de ebriedad... pensé que podría meterse en problemas o podrían intentar atracar lo asi que decidí traerlo a mi hogar a que se le pasara el efecto del alcohol. -Terminó de servirse y sonrió al otro mientras iba a la cama a sentarse- Me alegra ver que ahora se recupera rápido. Se dio un buen golpe tratando de subir las escaleras hasta aquí y mis pobres brazos no lograron sostenerlo. Estaba preocupado. -Lamentaba el no haber guardado mejor el diario, si el dragón se lo pedía iba a tener que dárselo y aquello causaba en Enkil algo de malestar, le estaba interesando mucho la lectura. Era un dragón interesante.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Sáb 16 Sep - 16:12

Maestro Schaffer”. Las palabras ya pronosticaban una horrible explicación sobre lo que había hecho anoche… ¿Cuánto tiempo había pasado desde que alguien lo había llamado de esa manera? La gente que solía respetarlo y verlo como una fuente de conocimiento o bien se encontraba muerta, o había cambiado de parecer respecto a él. A un mal presentimiento se le añadía la complicación que el chico era la misma imagen de la inocencia, con sus ojos claros y su mirada de ciervo perdido. ¡Como había permitido que lo viera en un estado tan deplorable!

La irritación ahora tenía diferentes causas: el dolor de la cabeza, el sentirse perdido en aquel lugar, los recuerdos perdidos de toda una noche de borrachera, y sobre todo, si mismo. Pero el joven no merecía ser recipiente de su molestías. ¡Sobre todo si lo que Enkil decía era verdad, y lo había acogido en su casa a pesar de haber hecho el ridículo en la vía publica! El olor a infusión lo había calmado, y su propia voz de la razón, irritada con él por haber permanecido tanto tiempo enmudecida, le decía que llevara sus problema a la soledad de su habitación y dejara al joven en paz.

Las cosas cambiaron al escuchar la explicación sobre el diario. Esperó que el joven terminara de hablar antes de añadir algo más. Su furia, sin embargo iba en aumento y se disparó al momento que el joven hizo silencio; y con la misma intensidad, una punzada de dolor cruzó su rostro. Por unos segundos vio rojo, creyendo que sus sentidos se habían alterado, mas se trataba de su propia sangre, salpicando la pequeña cocina... - ¡MIENTES! – su rostro se había transformado en fauces de dragón, perdiendo el control completamente de su apariencia.  -¡El diario debe ser destruido! – exclamó una vez más, dejando que el tono grave de su voz dracónica se impusiera en toda la habitación. Sin embargo el dolor fue demasiado grande para mantenerse en pie, y trastabillando hacia atrás se apoyó en la pared, cubriéndose un rostro humano ensangrentado con ambas manos.  

Podía creer la parte de la ebriedad y los golpes, y eso habría encajado demasiado bien con el horrible dolor de cabeza que había estado sintiendo minutos atrás. Su ira era injustificada, y el dolor ahora era un recordatorio de mantenerse bajo control. Manteniendo la respiración a un ritmo normal, logró calmarse lo suficiente como para poder asimilar la situación y controlar cualquier tipo de arrebato. – El diario tiene que ser destruido, no me importa nada más. – volvió a sentenciar. Sus últimas investigaciones habían hablado del sufrimiento, de las perdidas y de las situaciones que acojonaban a los humanos con él habían convivido; y como las mismas poco a poco se iban perdiendo durante los desafíos. Como todo se perdía. ¡Para volverse mejores primero tenían que pasar por un doloroso camino…! Y le aterraba que algo de aquello volviera a caer en manos equivocadas. Ya había cometido errores en el pasado, ofreciendo de buena gana información que habría servido para equilibrar diferencias pero que había sido usada para matanzas...

- Lo siento… Lo siento por haber estallado de esta manera, por haberte complicado la mañana… Por todo… - no atinó a moverse del sitio en que había anidado, sentado con las rodillas hacia el pecho y el rostro surcado de sangre fresca, secándose lentamente. Las gotas de sangre esparcidas a su alrededor le daban un motivo para no clavar la vista en la ajena. - ¡Pero no puedo arruinar más las cosas! ¡El diario tiene que irse! - esa era su ultima palabra.




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Enkil el Dom 17 Sep - 0:19

De todas las cosas que pudieron haber pasado cuando hizo silencio luego de explicarle en su tono más educado y claro lo que había pasado… pasó la que no se esperaba. De pronto la cara del Maestro estalló en una salpicadera de sangre mientras una voz dracónica y casi gutural gritaba que mentía. Enkil gritó soltando la taza que se desquebrajó contra el piso de roca mientras su cubría con las manos y alzaba las piernas como si con ello pudiera evitar cualquier ataque por parte del dragón. Le hubiera gustado decirle que no mentía, hablar, defenderse, decir algo, sin embargo estaba en shock, sin voz, temblando en la orilla de su cama mientras el té caliente escurría llevándose consigo parte de la sangre del dragón del suelo.

La taza que le había entregado también se había estrellado en el suelo. En cuestión de segundos el pequeño y humilde hogar de Enkil parecía el escenario de un acto terrorífico donde la víctima era él. Los segundos que siguieron luego de aquél macabro grito fueron largos para el chico, de pronto se aclaró la garganta buscando su voz, bajando sus brazos para ver por qué seguía vivo si el monstruo con escamas acababa de gritarle dispuesto a desollarlo. Le observó por largos segundos hasta que escuchó las disculpas. Entonces lo vió ahí, hecho un ovillo, llorando como cuando ebrio pero ahora mucho más cuerdo.

El temor se transformó en valor, en enojo, seguramente iba a ganarse una tunda por eso, quizás no. – ¡Quien tiene que irse es usted! ¡Largo de aquí! ¡Fuera de mi casa! –Exigió el chico poniendo los temblorosos pies en el suelo, sintiendo sus labios y mejillas temblar por el terror y el enojo que sentía en ese momento. De tener más fuerza, de saber cómo hacerlo seguro que intentaría propinarle una golpiza pero lo único que atinaba a hacer era alzar su voz y esperar que nadie lo abofeteara por ello.- Tome su estúpido diario, sus malditos problemas ¡Y lárguese de aquí!... Más merezco por intentar ayudar a un ebrio… Debí buscar alguien del ejército. –Con temblorosos movimientos se dirigió a la puerta quitó el seguro para abrirla –¡Márchese! –Exigió sintiendo un nudo en la garganta, quizás Kregh tenía razón… quizás… quizás quería que Harek estuviera ahí. Él hubiera echado al dragón de mejor manera, al menos tendría a alguien con quien desahogarse. Pero no, estaba sólo con ese extraño al que se le había ocurrido ayudar. Más le valía haberlo dejado a media calle.
avatar
Enkil
Human

Ocupación : Mesero entre otras cosas en Blue Blossom's
Mensajes : 53

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Schaffer el Dom 17 Sep - 11:38

Una vez más el dragón había ocasionado un caos a su alrededor. No contento con haber forzado su estado de ebriedad en el joven, había dejado que saliera lo peor de él. Entre el Jade, las noches de borrachera y los dolores de los golpes, tratando de curarse simultáneamente mientras purgaba el alcohol de su sistema, había acabado por predisponerlo a reaccionar mal. ¡Y el joven tenía el descaro de mentirle en su propia cara! Podía ser un ebrio sin remedio, pero incluso en sus momentos más oscuros de consciencia sabría reconocer que el diario era un peligro. ¡Nada que pudiese regalar a la ligera como el joven trataba de hacerlo sonar!

El desastre era evidente. Había manchas de sangre en cada sitio que veía, y las tazas rotas habían esparcido su contenido en el suelo. No tuvo que esperar dos veces a que el joven lo echara… El dolor se había vuelto tolerable una vez que su rostro había recuperado. Se levantó con la poca dignidad que le quedaba después de tan desastroso intento de disculparse y tomó el diario, rasgando paginas y tirándolas hacia el fuego encendido, deshaciéndose de la misma manera de las tapas de cuero desgastadas por los años.

Depositó una moneda de oro sobre la mesada, aun escuchando los gritos ajenos. ¡Su cabeza todavía no había purgado la resaca lo suficiente como para que aquella situación fuese soportable! Tal vez si el desarrollo hubiese sido diferente, se habría detenido tiempo suficiente como para disculparse. No era el caso, asi que al ser abierta la puerta se marcho como si la tempestad lo estuviera persiguiendo. - Caballero… - fue lo único que dijo a manera de despido, pasando a su lado, sin tomar el tiempo suficiente como para dedicarle una segunda mirada.

¡Un problema más a sumar a su larga lista de errores!




avatar
Schaffer
Dragon

Ocupación : Investigación de Campo
Mensajes : 57

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Indulgence {priv.}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.