Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Atrapada y sin salida [Delzimër]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Jue 31 Ago - 16:52

Todos habíamos pasado demasiado tiempo tomándonos las cosas con calma. Esto pasaba en este mismo momento por algún motivo y yo no puedo recordar cual se, solo puedo sentir el dolor que tarde dentro de mi cuerpo ante lo que me están haciendo… Nota aun los efectos de aquel asqueroso brebaje que está imposibilitando mi transformación, noto todo mi cuerpo inerte, atado e incapaz de transformarme. Me siento débil, exhausta y dolorida y mi mente esta turbada, no logro recordar que ha ocurrido exactamente para verme en esta situación, una situación en la que un ser dominante está siendo tratado como basura… me pregunto si voy a morir aquí… sin terminar todas las cosas que aún tengo pendientes…

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ese mismo día, con la aparición de los primeros rayos de sol.

Es agradable despertarse y ver que incluso mi compañero más querido me está esperando allí sentado. Hoy al menos es un buen día, amanece temprano y las nuevas tareas de la guardia en lo que a mi escuadrón respecta ya se han comenzado a realizar. Recuerdo el ahínco con el que Ariakas me había entregado aquel pergamino, aquel esfuerzo para hacer que todo vuelva a resurgir de las cenizas. Eso era algo que yo llevaba buscando desde hacía mucho tiempo y por fin había llegado. Una ducha de agua caliente siempre viene bien. Suspiro y me alisto con energías nuevas y renovadas.

Después de los ejercicios y entrenamientos siempre viene bien un p0oco de descanso, y para eso las tabernas vienen bastante bien, las mejore, las cercanas al bosque. No debería haber ido nunca allí, de no haberlo hecho, aquel día cuando volvía al gran castillo no me habría comenzado a encontrar mal… y sin previo aviso alguien me había atacado, alguien había acertado con una flecha en mi pierna, aquello me obligo a caer e instintivamente mi cuerpo comenzó a agrandarse. Si alguien me estaba atacando tan deliberadamente es que desconoce que soy una dragona y ahora me estoy encontrando demasiado mal como para andarme con estupideces.

No obstante, en el mismo momento en el que me transformo los atacantes no han perdido el tiempo y noto como las cuerdas se enganchan alrededor de mis patas y mi cuello. Escucho gritar a un hombre, no los reconozco, van con máscaras, pero mi cuerpo ni siquiera quiere responder a lo que le estoy mandando y tan pronto como me he transformado noto que no tengo fuerzas para mantener la transformación. Noto como mi cuerpo comienza a arder por dentro y solo la presencia de una persona acude a mí en mitad de la desesperación que siento…

¿Hace cuánto que no le veo? Demasiado tiempo… todo por una pelea tonta, una pelea que nos ha separado… no obstante recuerdo con nostalgia aquel día bajo la luna del sol… todos los momentos que he vivido con el pasan por mi cabeza… y en ese momento el mayor dolor que siento se clava en mi pecho… “Delzimër… ayúdame… estoy en el bosque… me han envenenado con belladona… ayúdame…” pienso fugazmente. Sonrío con amargura… soy estúpida… soy una maldita hibrida incapaz de protegerme. Mi cuerpo ha vuelto a ser humano…

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Solo sé que la zona en la que estoy es una zona húmeda, huele a hiervas y aun que tengo el olfato desorientado soy capaz de oler el rancio olor de la carne podrida. Ahí una hoguera a pocos metros de mí, y varias figuras, pero no logro reconocer nada de lo que tengo a mi alrededor. Pienso en todo lo que me ha llevado a estar donde estoy, y por primera vez en mucho tiempo siento el miedo calando en mi cuerpo. Siempre he tratado de ser lo mejor que he podido, siempre he tratado de ser una dragona pura y las ocasiones en las que yo misma he tenido líos con los terroristas han sido pocos por no decir escasos.

No obstante, algo me dice que mis captores no son precisamente de la resistencia, ni siquiera creo que sean humanos corrientes, pero los dragones que se exiliaron rara vez se juntan para cometer estos crímenes. La forma en la que se han desenvuelto para capturarme me resulta demasiado extraña, sus armas y la forma concisa en la que han sabido como atacarme, y eso me da la certeza de que son cazadragones. Sabían que era una hibrida, saben que no puedo pedir ayuda, ¡soy una maldita hibrida! ¡No puedo conectarme a la red! Ni siquiera soy capaz de pedir ayuda a aquellos que me acogieron en su seno… para los dragones… yo no existo…

Aclaración IMPORTANTE:
Cuando Faora se transforma en dragon el mensaje que manda es solo y exclusivamente para Delzimër, lo cual permitirá el desarrollo de la habilidad “mensajero de secretos”.

Delzimër no desarrollará esta habilidad por lo que solamente recibirá el mensaje y no podrá contestar por la red ya que el no contestaría solo a Faora si no a toda la red.

También aclarar que si el intenta buscarla la encontrara en estado dormido o relajado ya que ella ha desarrollado ya la habilidad “Presente pero ausente”.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Delzimër el Jue 31 Ago - 19:27

“Delzimër… ayúdame… estoy en el bosque… me han envenenado con belladona… ayúdame…”

Fueron las palabras que resonaron con fuerza en la mente del inquisidor, quién se encontraba en sus aposentos, en el Castillo, durmiendo placenteramente cuando todo sucedió.

Con una rapidez propia de su raza, Delzimër abrió los ojos y se incorporó mientras desenvainaba su daga, guardada bajo su almohada, como solía ser costumbre. Sin embargo, el negro dragón pronto se vio solo en su cámara, con el arma en mano apuntando a la nada. ¿Qué había sido aquello?, se preguntó el inquisidor.

La cabeza aún le daba vueltas, puesto que la noche anterior Delzimër decidió beber de más para ahogar sus cada vez más crecientes sentimientos, unos que quería evitar a toda costa pero que siempre le perseguían, como un cazador acechando a su presa. Odiaba sentirse de esa manera, pero el dragón sabía que todo tenía un motivo y un significado... aunque siempre evadiera las respuestas.

Con un brusco movimiento, el inquisidor retiró sus sábanas, alzándose de la mullida cama para avanzar hacia el ventanal que daba al exterior. El día se presentaba nublado aunque, ¿quizás ya era media tarde? Había dormido más de la cuenta y el alcohol no ayudaba a serenar los agitados pensamientos del dragón.

- Fa... ¿Faora? - se auto-preguntó Delzimër con bastante confusión. Las palabras de su antigua amiga habían penetrado con fuerza en la mente del inquisidor pero, ¿había sido por conexión en la red draconiana, o simplemente había sido un sueño? Uno bastante intenso de ser así.

Entonces, el dragón se desperezó y ejercitó sus brazos mientras buscaba algunas prendas de sus ropajes, diseminadas en su totalidad por el suelo de la alcoba. Parecía que había tenido serios problemas para desnudarse la noche anterior...

No obstante, el inquisidor recogió sus cosas y se vistió con bastante torpeza y lentitud, sin dejar de darle vueltas al mal presentimiento que percibía. Faora era una extraordinaria guerrera, una de las mejores, capitana de la guardia y demás. Resultaba difícil de creer que le hubiera sucedido algo, pero... ¿y si había sido así? De ningún modo Delzimër se perdonaría que le hubiera ocurrido algo y que él no la hubiera auxiliado aún cuando estaba en su mano el poder hacerlo.

Por tanto, el dragón recogió sus dagas con celeridad para terminar de vestirse antes de salir de sus aposentos y marchar hacia el exterior del castillo, en dirección a los grandes jardines. Allí fue una de las últimas veces donde tuvo un agradable encuentro con la dragona, un recuerdo que añoraba que volviera a repetirse.

- ¿Dónde estás, Faora? - murmuró para sus adentros el inquisidor mientras caminaba entre las verdosas plantas que adornaban el lugar y mantenía fija su mirada hacia los grandes exteriores de la gran ciudad.

"... estoy en el bosque… me han envenenado con belladona… ayúdame…", volvieron a repetirse las palabras que lo habían despertado súbitamente de su descanso.

Ahora lo tenía claro. No había sido un sueño y Faora verdaderamente se encontraba en apuros, en serio peligro. Y, por supuesto, pobre de aquel que osara hacerle daño, puesto que la furia del negro dragón no sería contenida de ningún modo.

- Voy a por ti. Aguanta. - dijo Delzimër más para sí mismo que para otra cosa, momento en que corrió hacia el establo, en busca de su caballo particular para dirigirse raudo y veloz a los límites del bosque.

De un modo u otro, la encontraría, de eso no cabía la menor duda.





Tras una simple sonrisa se oculta una gran verdad:
avatar
Delzimër
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 105

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Lun 4 Sep - 12:57

En mi continuo sueño creo recordar algo… el sentimiento de sentirme libre. Es espejo del pasado se refleja en mi mente, recordando lo que había ocurrido desde el primer momento que me encontrar con el… recuerdo tantas veces sus palabras… palabras que aquel día también compañero conmigo. “Recuerdo la primera vez que te vi, en la academia de formación de la armada. Tenías una actitud muy seria y desafiante. Pero tu carácter arisco y desconfiado me llamó la atención. Tantos dragones allí reunidos y tú eras la que me parecías la más genuina de todos. Sobresaliste como una estrella brillante en un oscurecido cielo.” Siempre hemos tenido esa rivalidad… esos momentos en los que ambos queríamos ser los mejores… pero sus palabras siempre se habían quedado atrapadas dentro de mi corazón, y ahora las recuerdo con pesar y añoranza, mientras las imágenes de aquella noche en los jardines recorren mi mente turbada y destrozada.

Él fue el único en el que yo confiaba, el único en el que a día de hoy yo confío. El me permitió mostrar a mi verdadera forma, más grande de lo normal, pero conozco su astucia, sé que el mismo podría haber notado lo que soy… y sé que por el momento mi secreto está a salvo… sé que si hubiera podido comunicarme con él, vendría a por mí, pero… la última vez que nos vimos… el estafa enfadado, pensó que no confiaba en el… a día de hoy eso incluso me duele, quizás porque el mismo tenía razón… podría haber confiado más en él y ahora ya es tarde. Intento abrir mis ojos, pero estoy tan cansada que estos apenas divisan un umbral oscuro mientras la luz inunda mis pupilas queriendo abrirse paso. Sigo notando mi cuerpo de4masido débil, estoy segura que de algún amanera han conseguido destrozarlo interiormente. ¿Cuánta belladona han sido capaces de introducirme? Es lo único que sé que puede provocarme esta reacción en cadena en la que mi cuerpo no quiere responder.

No obstante, cuando consigo abrir de nuevo mis ojos noto que no es eso la belladona de mi interior lo que me está matando, si no las manos y las piernas, atadas con cuerdas, mojadas en esta misma sustancia… provocan alergia a mi piel y me hacen sentirme aun peor. No obstante, sigo sintiendo la calidez de la hoguera y como alguien e gira para observarme. Están hablando entre ellos, pero solo consigo diferencias palabras… incapaz de darles un sentido.-que… hacemos… ella…-podemos… matarla…-pero… intercambio.-me pregunto que pasara podré la cabeza de aquellos cazadores, ¿un intercambio? Estoy segura de que saben que soy híbrida, pero no puedo entender cómo se han dado cuenta de todo esto… ellos, me están poniendo en peligro y aun que consiga salir de esta, deben morir, sin embargo ¿a cuantos han podido desvelarle mi secreto? Delzimër… ayúdame….





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Delzimër el Sáb 9 Sep - 20:55

El ruido generado por las rápidas pisadas del caballo, junto con el relinchar del mismo, eran los únicos sonidos reinantes durante el recorrido que hizo Delzimër hasta llegar a su destino; las cercanías del extenso bosque que se situaba al oeste de la gran ciudad de Talos.

Dicha zona nunca había sido del agrado del inquisidor, quién sabía que muchos enemigos de la Reina se guarecían en su interior, ocultándose y camuflándose hasta que llegara un nuevo momento, una nueva oportunidad para atentar contra el estatus dominante que regía el mundo entero desde el despertar dragontino.

No obstante, y en más de una ocasión, el negro dragón había tenido que frecuentar los parajes cercanos al vasto bosque debido a misiones encomendadas expresamente a la Inquisición, hecho que le permitió obtener cierta información acerca de cómo desenvolverse en aquel entorno.

Así pues, y tras dejar en la distancia varios de los campos de cultivo, Delzimër se encaminó rumbo a una taberna que ya había frecuentado con anterioridad y que se ubicaba en la zona dónde el inquisidor pensaba encontrar pistas sobre el paradero de su camarada, convenciéndose cada vez más durante su travesía que Faora le había conseguido mandar -de algún modo- una señal de auxilio, una que sería respondida.

Entonces, y tras conseguir llegar finalmente hasta el susodicho edificio, uno que se veía bastante deteriorado por fuera, todo lo contrario a su interior, el dragón ató las riendas de su caballo en uno de los postes cercanos y le acarició el lomo antes de proceder a entrar en la taberna, momento en que observó que había muy poca gente congregada allí, y que casi todos los presentes se voltearon para contemplar al inquisidor, reconociéndolo en el acto por sus vestimentas.

Con una pequeña sonrisa ladina, Delzimër se acercó al tabernero; un hombre grueso, de barba canosa y con la mitad de su dentadura ennegrecida probablemente por una precaria alimentación o por un abuso de las bebidas alcohólicas. - Cerveza. - se limitó a decir el inquisidor, interpretando magistralmente su papel con fingida superioridad para provocar al personal cercano, todos varones y muchos con muy malas pintas. Si alguno de aquellos infelices sabía algo o había estado implicado en la desaparición de Faora, Delzimër se encargaría pronto de descubrirlo.

Fue pensarlo y casi hacerse realidad consecutivamente, puesto que el tabernero se giró  para buscar una jarra y servir al dragón mientras maldecía entre dientes, propiciando algunos susurros entre la clientela, momento en que el inquisidor se percató de que varios hombres se levantaron y marcharon hacia la puerta, dirigiéndole una extraña mirada antes de partir.

Aquello, sin lugar a dudas, había captado la atención de Delzimër, quién fingió estar distraído mientras agudizaba su oído para notar como otro de los hombres apoyados en la barra se había acercado sigilosamente hasta su posición y alterado la jarra de cerveza que recién le había servido el tabernero.

Girándose con tranquilidad, Delzimër cogió la jarra y miró a sus lados mientras olisqueaba el líquido con disimulo, percatándose que el líquido olía más a hierba que a cerveza, por lo que seguidamente soltó una moneda de cobre por el refrigerio y se alzó para dirigirse a la salida, abriendo la puerta y cerrándola en el mismo segundo que vertía el contenido de la jarra en unas plantas cercanas con un rápido movimiento. Entonces, y plantándose adrede delante de una de las grandes ventanas para que se le viera, Delzimër fingió beberse la cerveza de un trago, soltando la jarra tras el acto y secándose los labios con la manga.

Si el plan funcionaba, los implicados en su intento de envenenamiento no tardarían en seguirle hasta cerciorarse de que los efectos de la belladona, la planta usada, causaran los estragos deseados en el inquisidor, provocando que estuviera a su merced como muy probablemente le hubiera sucedido a Faora.

- Bien, hora de jugar al gato y al ratón. - le susurró el dragón a su corcel antes de desatarle y subirse encima, marchándose por un sendero del bosque mientras ganaba tiempo para que sus "futuros cazadores" dieran con él. - Aguanta, Faora. Ya estoy de camino.





Tras una simple sonrisa se oculta una gran verdad:
avatar
Delzimër
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 105

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Lun 11 Sep - 15:45

Seguía sin saber que era lo que querían hacer conmigo exactamente, pero mi mente aun nublada se negaba a pensar que sería algo bueno. Por algún motivo que desconozco en estos momentos la imagen de mi padre acude a mi cabeza también, y en mi subconsciente recuerdo incluso los sentimientos que una vez tuve por mi hermana… aquella con la que el vínculo aún no se ha desvanecido, pero a la cual no siento desde hace mucho tiempo… me pregunto si en estos momentos ella sentirá todo el dolor y la angustia que invaden la mitad del medio corazón que late en mi pecho. ¿Ella vendría a buscarme? Sacudo la cabeza mientras siento el cuerpo cada vez más entumecido. Ellos se han percatado de mis movimientos pues uno de mis captores se ha girado hacia el lugar donde me tienen tirada en el suelo.

-Parece que se mueve.-comenta uno abriendo mi visibilidad la moverse… hay uno de mis captores que está usando magia elemental… ¿está levantando las piedras de suelo y jugando con ellas por mera diversión? Supongo que si, pues no le encuentro ninguna otra finalidad a aquella forma de usar los poderes. Aquel hombre ha llamado tanto mi atención que se me ha olvidado estar pendiente del hombre que se ha levantado a por mí. El susto me llega de sorpresa mientras noto como su mano agarra mi cabello tirando del hacia arriba par aponer mi cara a la altura dela suya, oliendo el aliento a carne podrida que sale de su boca. Reprimo las ganas de vomitar dado que ya tengo el estómago demasiado revuelto, pero no lo consigo, ante lo cual decide tirarme de nuevo al suelo, haciendo que mi cara se estampe con la tierra seca y dura.

-No vais a salir… de aquí… con vida.-digo tratando de hacer que las palabras no se noten asustadas o temerosas. Todos los allí presentes se echan a reír. Son tres hombres los que están allí alrededor de la hoguera, cuando veo que aparece uno más corriendo por lo que parece ser la entrada de la cueva. Parece algo exhausto lo que me indica que ha tenido que llevar acabo una gran carrera para encontrarse en esas condiciones, le cuesta hablar y a mí me cuesta escuchar sus palabras.-alguien… buscándola… ella…-la lejanía no me permite escuchar las palabras, pero las del mismo hombre que me ha agarrado del cabello si son perfectamente audibles.-si la está buscando entonces traerle y los mataremos a los dos juntos.-tras decir aquello no puedo evitar abrir los ojos. No puede ser… ¿es él?





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Delzimër el Miér 13 Sep - 18:33

Delzimër cerró los ojos mientras avanzaba a lomos de su caballo, agudizando su oído al máximo para detectar posibles perseguidores. Lamentablemente, no percibió ningún sonido insólito, por lo que respiró hondo. Si le habían seguido sin hacer ruido alguno eran más buenos de lo que el inquisidor se imaginaba. No obstante, aquello solamente hizo que el dragón optara por cambiar de estrategia.

A fin de cuentas, alguno de los veinte planes que había ideado terminaría por funcionar, creía él, tan seguro de sí mismo como de costumbre. Lo que aquella vez había una diferencia notable; Faora estaba implicada y su vida corría peligro, ergo Delzimër se aseguraría de recuperarla, aunque tuviera que diezmar piedra a piedra, árbol a árbol, aquel maldito bosque.

- ¡¿Pero qué demonios...?! - gritó con bastante hastío y frustración el dragón, interpretando magistralmente el papel de "víctima envenenada por belladona". Que él lo supiera prácticamente todo acerca de dicha planta posibilitaba hacer aún más real toda aquella pantomima. - ¡Me arde el estómago! ¡Aaaaaargh! - alzó la voz aún más, tambaleándose mientras se llevaba las manos al cuello, fingiendo quemarse por el veneno tóxico de la planta. - ¡Veneno! ¡¿Me han envenenado?! - prosiguió el inquisidor, tambaleándose hasta hacerse caer del caballo.

Su negra montura relinchó, asustada, separándose de su amo y sus insufribles gritos, momento que aprovechó Delzimër para fingir arrastrarse con debilidad hasta una roca, desplomándose completamente sobre ella, dando a entender un absoluto estado de inconsciencia.

Entonces, los siguientes segundos le harían saber al dragón si había estado haciendo el idiota sin motivo alguno o si, por el contrario, había provocado el impacto que buscaba... y así fue.

De entre la espesura salieron varias personas - tres había contado el inquisidor, por su número de pisadas- que se acercaron al "inconsciente" dragón, quién se mantuvo inmóvil en todo momento.

- Desde luego, éste ha sido el que más ha gritado, ¿no crees, Grimburn? - oyó decir a uno.

- Lo creo. El veneno ha hecho efecto antes incluso de lo esperado. - respondió el tal Grimburn, con una sonora carcajada. - Tanto temor que deberían inspirarnos, dicen, y no son más que unas patéticas criaturas. - prosiguió, notando Delzimër como le pateaban por la espalda. - ¡Jonás! Ve a avisar a los demás que hemos capturado a otro de ellos, uno que probablemente venía buscando a la otra. - terminó diciendo, instante en que el corazón del inquisidor retumbó con fuerza debido a dichas últimas palabras, lo cuál bien podría significar que se refería a su amiga, aunque bien podría hablar de otra persona...

- ¡Entendido! - gritó el tercero, saliendo corriendo a toda prisa hacia una dirección ¿noroeste? O, al menos, así se lo había parecido al negro dragón, quién esperó bastantes minutos hasta cerciorarse de que se encontraban los tres totalmente solos, dejando de mientras que sus "captores" le arrastraran por el suelo y se dispusieran a maniatarle y amordazarle, momento en que Delzimër decidió dejar de fingir.

Con un rápido movimiento, el inquisidor desenvainó sus dos características dagas, guardadas en sus anchas mangas, atacando antes de que sus cazadores pudieran siquiera reaccionar, degollando a uno de ellos con suma precisión - y dejando que se ahogara con su propia sangre- mientras que al otro le atravesaba la garganta desde abajo hasta llegar a la parte posterior del cráneo.

- Hum, el olor del tercero se disipa en aquella dirección, no andaba muy desencaminado. - musitó para sí mismo el dragón a la vez que limpiaba la sangre impregnada de sus armas. - ¿Quién es la "patética criatura" ahora, eh? - bromeó con su habitual humor negro Delzimër, cogiendo con facilidad ambos muertos y escondiéndolos entre unos grandes matorrales cercanos. - Vuelve a casa. - le indicó el inquisidor a su montura, dándole una cachetada en su trasero para que saliera corriendo a toda velocidad.

Seguidamente, y tras mirar durante un segundo el camino que iba a recorrer, el inquisidor salió corriendo a toda velocidad, optando por adentrarse con su forma humanoide en lugar de llegar a la guarida/base enemiga en su forma de dragón. A fin de cuentas, Delzimër quería sorprenderles como habrían hecho ellos con Faora, y aparecer en su forma dragontina no ayudaba en absoluto a su plan.





Tras una simple sonrisa se oculta una gran verdad:
avatar
Delzimër
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 105

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Vie 15 Sep - 16:14

¿Hace cuánto tiempo que no soy sincera conmigo? Ya creo que incluso he perdido la cuenta de las veces en las que he olvidado de donde provengo realmente. Soy una dragona, no importa que también tenga sangre humana, porque soy una dragona y como tal se me ha criado… no puedo permitir que me dejen aquí, que me maten, y si estoy en lo cierto que hayan envenenado a más dragones… ¿y si a el también?

Abro los ojos al pensar en esta fría imagen de Delzimër muriendo de dolor como yo misma… él es un dragón puramente, a diferencia de mí, si ingiere la misma cantidad que yo para el sería un veneno mortal… estos hombres sabían lo que eran, sabían que cantidad exacta echar para no matar a un dragón, pero si para dejar a una híbrida en estas condiciones. Por suerte eso me defenderá y podre guardar durante más tiempo el secreto. El hombre que antes me ha pateado me mira de nuevo enarcando una ceja.

-¿Crees que tu amiguito podrá salvarte? Hace mucho tiempo que te buscábamos Faora… posiblemente ni te acuerdes de nosotros…-dijo aquel hombre sembrando la duda en mi interior. Lo sabía, saben lo que soy y me conocen, ¿pero ¿cómo? Durante toda mi vida me he encargado de protegerme de ocultarme… si ellos lo han descubierto no volveré a sentirme segura en mucho tiempo.

-No os he visto en mi vida, y siendo lo que sois habría sido para mataros.-escupo en dirección al hombre intentando incorporarme pero notando de nuevo la belladona en mis manos, mientras mi cuerpo aún se niega a responder por las malas sensaciones. El hombre capta de nuevo mí atención.

-Tú ya mataste a mi hijo aquel día… cuando decidiste que el mercado era un buen lugar para transformarse en dragón y sembrar el caos.-escupe el hombre mientras noto su pie de nuevo en mi cara. Escupo la sangre mientras mi mente reactiva aquel recuerdo. ¿Transformación en medio del mercado? Ese hombre me vio… su hijo… no puede ser que aquel día cuando me transforme por accidente matase a alguien… pero no estoy segura, no lo recuerdo tanto… pero el odio que refleja el rostro del hombre me hace creerle, me hace guardar silencio. Dice la verdad.

-Sabes una cosa. Eras y sigues siendo demasiado pequeña para ser un dragón… cuando se descubrió la existencia de los híbridos muchas cosas encajaron. Hoy al verte, lo hemos confirmado...-escupo en su dirección. No quiero oír esa palabra. No quiero que nadie la escuche, nadie debe saberlo… tengo que salir de aquí y matarlos. Si no será demasiado peligroso para mi…-¿qué pasa niña? ¿no te gusta esa palabra? A fin y al cabo es lo que eres… o crees que podrías llegar a ser algo diferente.-sentencia mientras me mira de nuevo a los ojos… el odio que veo reflejado en él es el mismo que siento yo ahora. Conocen demasiado de mi… quien venga a salvarme… descubrirá mi secreto, a no ser que aparezca sin hacer preguntas… como desearía en estos momentos que él estuviera a mi lado…





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Delzimër el Sáb 16 Sep - 18:26

Corriendo entre la poblada espesura, el negro dragón finalmente llegó hasta una zona rocosa, contemplando una gruta no mucho más alta que una persona de estura media a escasos metros de distancia y disimulada por la gran cantidad de follaje que la recubría. Sin lugar a dudas, un gran lugar donde poder ocultarse sin temor a ser encontrado con facilidad.

No obstante, el rastro del caza-dragones que había emboscado a Delzimër y que había partido a informar al resto de su banda desembocaba allí, descubriéndole al inquisidor la entrada a su guarida, lugar dónde bien podrían mantener retenida a Faora. En caso contrario, el dragón no se cortaría un pelo a la hora de masacrar y torturar a los indeseables que allí se guarecieran para que le revelaran toda la información que le facilitara poder encontrar a su compañera desaparecida.

Avanzando con cautela, los sentidos del inquisidor permanecieron en guardia para evitar cualquier sorpresa indeseada, pero nada anómalo aconteció. En su lugar, varias voces captaron la atención del dragón, quién amortiguó el sonido de sus pisadas para acceder a la entrada de la gruta sin dar señales de su llegada, encontrándose con un pasillo natural que se adentraba en lo más profundo de la caverna, donde la luz -probablemente de una hoguera- alumbraba todo el interior.

Sin pensárselo dos veces, Delzimër miró a su alrededor para cerciorarse de que seguía estando solo, puesto que, aunque supieran de su presencia, se esperarían la llegada de sus camaradas trayendo consigo a un reptil inconsciente, y no a un inquisidor con ganas de derramar sangre.

Avanzando con cautela, las voces fueron aclarándose y, sin duda alguna, una de ellas pertenecía a Faora, relajando momentáneamente al inquisidor. Aún no sabía en qué condiciones se encontraba su amiga, pero al menos seguía con vida... y eso le permitía al negro dragón trazar un elaborado plan que tuviera como prioridad salvaguardar el bienestar de la dragona. ¿Y qué mejor modo que atrayendo todas las atenciones hacia él?, pensó Delzimër, quién terminó por llegar hasta una explanada dónde parecían estar todos reunidos, por lo que se mantuvo pegado a la pared mientras divisaba cuantos enemigos caza-dragones había en dicha cueva, contando a 4 individuos, siendo uno de ellos el que habría llegado trayendo la información respecto a él.

Sin embargo, el que estaba más alejado se encontraba frente a frente con Faora, a quién se la veía en un lamentable estado, encendiendo la ira del dragón, que terminó por dejarse de sutilezas.

Saliendo de entre las sombras, una de las dagas del negro dragón fue arrojada con suma precisión a la nuca del sujeto que estaba de espaldas a la entrada, ignorando el inminente peligro que le acechaba, dándole una muerte instantánea. Por otro lado, la segunda daga del inquisidor fue lanzada al cuello de uno de los dos tipos que se encontraban sentados en el suelo, alrededor de la hoguera, otorgándole también una rápida muerte a la vez que alarmaba a los últimos dos individuos vivos, que palidecieron sus rostros al ver llegar al inesperado invitado.

- No ha sido fácil encontraros, la verdad. - se sinceró Delzimër mientras recuperaba la daga clavada en el cráneo del primer fallecido tras un fuerte tirón. - En fin, os habéis tomado muchas molestias para capturar a uno de los míos, pero esto termina aquí. ¿Hay algo que deseéis comentar antes de morir? - amenazó con su habitual desdén el inquisidor, observando a ambos enemigos con frialdad a la vez que uno de ellos se incorporaba y se posicionaba a escasos metros de él, momento en que varias piedras de su alrededor comenzaron a levitar. - Magia elemental, muy interesante. - sonrió el dragón, quién dirigió la mirada hacia el tipo que estaba frente a Faora. - Os diría que aún estáis a tiempo de rendiros... pero todos sabemos como terminará este momento. - añadió Delzimër, dirigiéndole una ladina sonrisa a su vieja amiga, señal que la indicaba a relajarse y a disfrutar de la violencia desmedida que estaba a punto de acontecer.





Tras una simple sonrisa se oculta una gran verdad:
avatar
Delzimër
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 105

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Lun 18 Sep - 23:29

Aún estaba demasiado dolorida y las palabras de aquel hombre no me relajaban en lo más minio. El hecho de que supiese mi secreto… el secreto que durante tanto tiempo había guardado. No quería que el viviera, si lo hacía bien podrían contárselo y eso sería el fin de la vida misma tal y como yo la conozco. Por primera vez en mucho tiempo siento el miedo calar hondo cuando me imagino el momento en el que Delzimër descubra la verdad. El, al igual que yo odia a los híbridos… como pudo yo decirle que soy lo que ambos más odiamos. El hombre no obstante no para de burlarse y la ira crece dentro de mí.

-Eres una simple niña asustada, que no sabe lo que quiere y solo perjudica a los demás.-dice aquel hombre mientras me obliga a mirarle.-¿tienes medio de que le contemos al mundo lo que eres? ¿Preferirías morir y ser recordada como una dragona a vivir como una hibrida?-pregunta de nuevo con sorna hincando en la herida. Aúno las fuerzas que tengo para escupirle a la cara cuando este me suelta de nuevo y me patea una vez más. El olor y sabor a sangre se cuelan por mi nariz y boca y me hacen toser, escupiéndolo de nuevo.

-Mas te vale que él no te encuentre… más te vale que si lo hace te mate…porque te juro que esta tortura no será nada comparado con lo que te haré yo si te encuentro.-digo con las fuerzas que me quedan. Son pocas, pero estoy cansada de escucharle, y estoy cansada de ser mangoneada, de ser tratada como una débil y frágil dragona. No obstante, mis palabras avivan el deseo que tiene el hombre de matarme.

-Amenazas mucho para estar atada. No tengas tanto miedo, si hubiésemos querido revelar tu secreto, a estas alturas seria la propia inquisición quien te estaría ejecutando…-dijo ante lo cual abro los ojos de forma inexplicable sé que no lo han hecho porque quieren matarme. ¿Para que? Para que los que son como ellos descubran que son buenos cazadores de dragones. Me siento tentada de decirles que no valen nada, que matarme solo acrecentara el odio de la sociedad, pero en el momento en el que quiero hablar debo de callar pues dos de los hombres acaban de ser asesinados.

En esos momentos siento con mi mente se bloquea al ver una silueta vestida negro y al escuchar aquella voz… hacía mucho tiempo que no notaba el líquido correr por mis mejillas. Lágrimas de alegría, o quizás de rabia… Delzimër me ha encontrado y no sé cómo. No sé cómo ha pasado o como ha dado conmigo, pero esta aquí y yo me siento… libre, tranquila. No bastante tengo miedo… si este hombre habla… debería saber de sobra que sería mejor venganza que matarme a no ser que… piense lo mismo que en ocasiones yo he pensado… ¿Delzimër sería capaz de matarme? Siempre estado convencida de que no, de que mi vida y nuestra amistad está por encima.

-Delzi…mer…-susurro entre las lágrimas que corren por mis majillas. Los hombres vivos tienen su mirada centrada en él, y tengo que ayudarle, tengo que hacer algo. Mi cuerpo sigue sin querer responder, pero necesito forzarlo, necesito que me haga caso por mucho dolor que sienta al rozarme con la belladona. Inclino mis piernas como puedo, no voy a permitirlo, no después de que él hay avenido a buscarme. Intento tomar impulso, el suficiente para envestir desde la posición que tengo en el suelo al hombre que tan altaneramente me ha estado hablando. El desequilibrio que sufre el hombre le hace caer y perplejo me mira de nuevo.-os dije que no saldríais de aquí con vida.-susurro mientras me doy la vuelta y trato de rodar lo más lejos posible para dejarle el camino libre a Delzimër.

No quiero que haga preguntas, no quiero que los interrogue. Le dirijo una mirada enjuagada en lágrimas, una mirada que suplica por la muerte de estos dos hombres. Pese a todo el esfuerzo escucho unas ultimas palabras que se clavan en mi pecho.-no importa que nos mate pequeña, al final tu misma tendrás que contar tu secreto… entonces te arrepentirás de no haberte dejado matar hoy.-por sus palabras parece estar seguro de que va a morir y eso me indica en durante la caída que he provocado en algún momento ha debido de hacerse el suficiente daño como para quizás no plantar suficiente cara ante el Dragon Negro. Quiero verlo. Por mucho que mis ojos quieran cerrarse primero quiero ver como mueren… como muere con ellos todo este secreto.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Delzimër el Miér 20 Sep - 14:30

El caza-dragones poco tardó en revelar su poder mágico, empezando a generar una pequeña ventisca alrededor suya a la vez que hacía levitar piedras y rocas de un tamaño considerable para incluso llegar a herir al inquisidor... si es que conseguía acertarle primero, claro.

Anticipándose al ataque del rival, el negro dragón zigzagueó hacia uno de los flancos del elementalista, posicionándose a una distancia en la que el manejo de las rocas levitadas fuera prácticamente nula, provocando que el contendiente tuviera que retroceder mientras malgastaba sus ataques.

No obstante, la ventisca que danzaba alrededor del caza-dragones resultó ser una medida defensiva excelente, llegando a rasgar los ropajes del inquisidor, quién decidió retrasar su estocada a fin de evitar ser herido de gravedad.

Entonces, otro sonido captó la atención de Delzimër, resultando ser Faora. La dragona había aprovechado el desconcierto de su captor para arrojarse sobre él, desestabilizándose y cayendo ambos al suelo. Sin embargo, no fue aquello lo que alertara al dragón, más bien fue ver el reflejo de lágrimas recorrer las pálidas mejillas de su vieja amiga. ¿Estaba llorando? ¿Ella, una de las personas más valientes y frías que hubiera conocido Delzimër? ¿O acaso era rabia contenida? ¿Estaba enfadada por haberse dejado capturar, o porque él la hubiera visto en ese estado?

Fuera como fuera, aquella visión bastó para terminar de enfurecer al negro dragón. Nunca antes había visto a Faora en ese estado, y aquello era debido exclusivamente a esos bastardos caza-dragones.

Aquella farsa debía acabar. Delzimër había tenido más que suficiente y solamente deseaba sacar de allí a su camarada, regresándola sana y salva a Talos. Pero, para ello, antes debía terminar con la existencia de aquellos dos infelices, algo que el inquisidor haría con mucho gusto.

Ignorando al tipo elemental, Delzimër avanzó sin recelos hasta la posición de la dragona y el hombre derribado, a quién agarró de la pechera para alzarlo como si de un trozo de papel se tratase, dirigiéndole una relampagueante mirada cargada de maldad.

Antes de dejarle siquiera hablar, Delzimër atravesó la garganta del hombre con un rápido movimiento, observando como la vida de aquel sujeto abandonaba lentamente su cuerpo. Era el castigo que se merecía, y así lo sabrían todos aquellos que quisieran confrontar de ahora en adelante a la dragona capitana. Desafiarla a ella implicaría desafiar al inquisidor, quién no dudaría en dar muerte a cualquiera que se atreviese.

Tras la sangrienta escena, el negro dragón desvió su mirada hacia el elementalista, quién parecía debatirse si proseguir combatiendo o si optar por la huida. Por desgracia para él, Delzimër no le daría ninguna oportunidad, lanzándole a su camarada muerto con gran precisión, provocando que el caza-dragones bloqueara el impacto, bajando la guardia en el proceso y desvaneciendo su ventisca cortante.

Acto seguido, la ensangrentada daga del inquisidor yacía atravesada en el cráneo del hombre, demostrando -una vez más- la gran destreza que denotaba el dragón, quién empezó a respirar más calmadamente hasta llegar a serenarse, momento en que aprovechó para ir en pos de sus armas, limpiándolas con sus vestimentas antes de avanzar hacia su debilitada amiga. - Estás a salvo. - indicó con tranquilidad Delzimër mientras extendía sus brazos y cargaba con ella con suma facilidad. - Ya acabó todo. - sentenció el inquisidor mientras salían del interior de la caverna para llegar al frondoso bosque que los rodeaba.





Tras una simple sonrisa se oculta una gran verdad:
avatar
Delzimër
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 105

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Faora el Sáb 23 Sep - 20:55

La sensación de sentirme atrapada no se había desvanecido. La sensación del miedo que ahora tenía no me había recorrido nunca, y la rabia que siento al ver cómo me he visto envuelta en esta situación me irrita más todavía, me hace sentir débil… humana, y lo odio, me asquea y no puedo evitar sentirme inferior, incapaz de llamarme dragona, algo que siempre he sido… algo que ahora mismo me doy cuenta de que no soy…

El hombre me ha destrozado la mente, mi forma de ser… o se porque por primero vez en mucho tiempo me estoy cuestionando, algo que no debo de hacer por nada del mundo y algo que por desgracia ya estoy haciendo… Suspiro mientras dejo las lágrimas correr por mi rostro, mentira observo y suplico una muerte dolorosa, algo que viene prácticamente después.

No importa que nos mate pequeña, al final tu misma tendrás que contar tu secreto… entonces te arrepentirás de no haberte dejado matar hoy. Escucho sus palabras gravadas a fuego en mi pecho… es cierto, tengo tantas explicaciones que darle a Delzimër que tarde o temprano cuando me encuentre lista para dar explicaciones tendrá que ser también el momento en el que le revele mi secreto…

No obstante en algún resquicio de mi corazón sé que el nunca me pediría explicaciones, que siempre me ha cuidado y como ha hecho hoy siempre me ha demostrado que esta hay para cuando lo necesite. Aun no sé cómo… pero está aquí y me ha salvado. Todos a muerto… mi secreto lo ha hecho con ellos… algo que sé que es mentira, pues mi secreto no estará a salvo hasta que yo misma haya muerto.

Poco tiempo después siento mi cuerpo desmayarse, pero no lo hace al sentir la fuerza y el calor de unos brazos cercanos, de una voz susurrante y de unas palabras que reconfortan y dan calidez no solo a mi corazón sino también a mi alma…-Delzimër…-susurro adolorida cuando le noto cargar conmigo. Mis manos están libres y ya no siento las rozaduras…

Mi corazón palpita desbocado al sentir el contacto… en mi pecho se mezclan la añoranza con el calor… ¿debería decir aquello que siento en aquellos momentos brotar de mi corazón? No puedo… ya me he dejado llevar demasiado por mis sentimientos, no puedo confundirme de nuevo… sigo teniendo miedo.

Levanto delicadamente una de las manos, rozando su mejilla, dándole de esta forma una cercanía más amplia a la vez que un profundo agradecimiento… ahora mismo solo quiero irme a casa, pues por mucho que el efecto de la Belladona se esté pasando, estoy demasiado débil… mi mente ha quedado destruida, y la entereza que siempre e he tendió es lo que ahora voy a tener que recuperar de nuevo.

Bajo la mano y me acurruco contra su pecho, sintiéndome como una niña pequeña y desvalida, mostrando una debilidad que nunca ha salido fuera, mas allá de mis pensamientos meramente influenciados por mi parte humana. Quiero ir a casa, tumbarme en mi cama… y por alguna razón siento que eso ya no me hace falta. Escuchando el latido de su corazón, me quedo dormida contra el pecho de Delzimër. Si, siempre lo he sabido; ese es el único hogar en el que puedo ser yo misma, mi verdadero hogar.





Donde una vez hubo fuego... aun quedan cenizas:


Habilidades:




Mi fuego interior:

avatar
Faora
Hybrid

Ocupación : Protección y vigilancia de Talos
Mensajes : 252

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Atrapada y sin salida [Delzimër]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.