Novedades

- (19/08) Ya están disponibles las novedades de Agosto.

- (19/08) Ya podéis pedir Los Dracs de Agosto.

- (18/02) Nuevos cambios en la normativa obligatoria para reactivar cuentas inactivas.

- (22/11) Nuevos requisitos para comprar subforos en la tienda aquí.

- (18/07) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (18/05) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos
Espiral || Trystan  G2TiwGkZ_o
06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Time Of Heroes
 photo untitled45.png Espiral || Trystan  AO1UJIQ Expectro Patronum
Legends

51/64

Afiliados Normales


Espiral || Trystan

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Mar Ago 29 2017, 16:17

Esto era el colmo de todos sus males. La cúspide misma de la agonía y la desesperación. Bueno, no tanto pero se entendía que era un mal día. Un día antes había regresado al bosque para buscar el trofeo para Cedrik, tenía la intención de darle al teniente un presente como agradecimiento no cualquier presente "el presente" su posesión mas valiosa.  Aun así vista desde fuera ese objeto era tan...mundano, común, corriente. Sería un cliché en si mismo, un dragón proclamando "eso" como lo mas valioso que tenía. Suspiró pesadamente.

En el bosque no encontró los restos de nada. Nada. Alguien se había llevado esos restos estaba casi segura, casi.  Encontrar solo un triste hueso de cuatro huargos a solo dos semanas de su muerte. Los carroñeros no eran tan agresivos. No había señales de que la lluvia hubiera sido fuerte en la zona. La zanja que dejaron en la caída estaba casi intacta. No, no. Tenía que haber ido alguien remover y decir "huargos gratis" estaba casi segura de eso. Casi, otra vez.

Eso era lo que la llevaba ahora a donde estaba. De pie a la entrada del PoisonClaw. Su hermano la asesinaría si supiera que estaba ahí, que bueno que él bastardo ingrato se encontraba de viaje. Ahora tenía que ser cuidadosa ajusto la capucha cubriendo su cabeza. Había acomodado su cabello de forma que entre la capucha y el mismo cubrieran sus orejas. Una pequeña trenza cruzando su frente cruzando la línea de escamas bastaría para cubrir esa otra indicación de que era dragona.

Esta vez no podía contar con ayuda. Estaba ahí para escuchar rumores de huargos o personas que vendieran algo. Es decir los huargos son cosas difíciles de matar ¿no? si alguien encuentra cuatro en medio del bosque y vendiera sus garras. No sonaba muy legal, así que el mejor lugar para buscar era el Poison. Aspiró profundamente entrando al lugar. Música fuerte, gente riendo, todos se veían como ladrones y matones. El lugar perfecto para lo que buscaba, un lugar lúgubre sucio, descuidado en una forma extraña, olor a humedad y otros aromas no muy agradables llegaban a su nariz, mejor ignorarlos.  Caminó cruzando el lugar, con cierta calma. Quería ver las personas que había ahí por si acaso. Se sentó a la barra pidiendo un vaso de vino. No tardaron demasiado en darle un tarro de cerveza con vino.

Sonrió de medio lado mirando el contenido del tarro —salud— bromeó bebiendo el contenido. Eso era por demás insalubre.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Jue Ago 31 2017, 10:03

La conversación con la redimida pareció afectarme más de lo que yo podría esperar. Tanto así, que los días posteriores, decidí tomármelo con algo de calma, templando mi ansiedad con la mejor medicina que pude encontrar: pasar tiempo con mi pequeña. Fui consciente entonces de lo mucho que había crecido, abordando ya casi seis meses con una energía propia de una niña más que sana. No cabía duda alguna de que Megerah había tenido mucha culpa de ello.

Así, le regalé tiempo conmigo, jugando, riendo. Hasta consiguió mantenerme tan cautivado por sus ocurrencias, sus balbuceos y pequeños gestos, que me olvidé de todo lo demás. Y, a medida que fueron pasando las horas, más ganas tenía de quedarme más tiempo con ella.

Pero, lamentablemente, las labores como resistente vieron conveniente el aparecer cuando Aldrik me mandó un mensaje a través de la red. Me comentó que había visto un símbolo pintado en la fuente de Talos. Por ese código que nosotros usábamos con algunos espías, ese dibujo en concreto reclamaba mi presencia en el Posionclaw al día siguiente al atardecer. Automáticamente, supe, por la descripción de Aldrik, quién era el individuo que quería encontrarse conmigo. Así, volví a pedirle a Erah que se quedase con la niña ese día, las horas que me tomaba el ir a Talos, reunirme, y volver a las cuevas. Como siempre hasta ahora, la rubia no me puso ningún problema. Y así fue cómo partí, temprano en la mañana del día siguiente, hacia la ciudad.

Llegue a Talos a mediodía, momento más propicio para entrar sin altercados, pues los comerciantes apuraban el paso para entrar a la capital justo antes de comer. Con un poco de pan y carne seca, me colé entre los transeúntes, carromatos y caballos, para perderme concienzudamente en las calles de la ciudad. Pese a que me fiaba de mi compañero resistente, fui al lugar donde Aldrik había visto el símbolo, ahora convenientemente emborronado para que no hubiera sospecha.

Así me encaminé al Poisonclaw, con parsimonia, bien oculto en una capucha que ocultaba el color cobrizo de mi cabello, oscureciendo el de mi desaliñada barba y tapando parcialmente mi rostro, para evitar reconocimientos indeseados. Pude sentirme algo más seguro al llegar a la mencionada taberna, recibiendo un bofetón aromático en cuanto abrí la puerta. Sonreí de lado, por algunos recuerdos acontecidos en aquel lugar. Muchas de las caras que vi, en un primer sondeo visual, me resultaban familiares, por lo que contribuyeron a que me relajara un poco más mientras buscaba un discreto asiento, y esperaba a mi futuro interlocutor. Sabía que me había presentado con tiemp ode sobra, pero mi intención era salir de las calles lo antes posible.

Una vez asentado y con una jarra de cerveza en la mesa, me acomodé en uno de los rincones a esperar, medio escondido, pendiente de la puerta. Pero en una de esas ocasiones en las que ésta se abrió, otra encapuchada entró, sin sonarme de nada los pocos rasgos que podía vislumbrar. Observé sus movimientos y cuando ya tenía la curiosidad picándome la oreja, cerca de ella se generó el típico altercado de borrachos, que acabaron siendo groseros con la fémina.

Me pensé un momento el no intervenir pero acabé rodando los ojos en cuanto vi que ya pasaban a las manos y la trifulca estaba asegurada. Y allí iba yo. Como si no tuviera otra cosa que hacer, ¿sabes?

Me levanté y acerqué, queriendo calmar los ávidos y envalentonados ánimos de los beodos varias veces. He de admitir que sin éxito. Y después de varias groserías por su parte, acabaron llevándose mi puño para comer, con tal contundencia que del aturdimiento cayeron al suelo. En esos intensos minutos, no llegué a perder el control como desafiado pero sí noté la respiración marcada y los nudillos blanquecinos me di cuenta de que ahora, media taberna estaba pendiente de mi figura. Miré al tabernero, informándole que esos dos individuos habían acabado su fiesta por hoy y que dormirían una buena siesta. Seguido, me giré a la víctima -que no podía tildar de delicada tampoco-, antes de interesarme:- ¿Te encuentras bien? -inquirí sin saber exactamente qué leer en su mirada-. No suelo inmiscuirme en asuntos ajenos, pero me pareció que necesitabas una pequeña ayuda.

OFF:
No quise hacer algo muy espectacular porque... ya me estaba quedando largo el post xDDD
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Jue Ago 31 2017, 11:02

La fortuna sonríe a los aventurados a aquellos que siempre toman riesgos y la diosa fortuna les da sus favores. Hay valientes que mueren tristemente en aquellas nobles carreras que deciden emprender. Pero hay unos pocos afortunados, unos pocos afortunados que a suerte siempre está de su parte, que siempre sin importar que salen bien librados de todos los problemas. Que pueden caminar en medio de la tormenta sin mojarse y sin ensuciar sus botas.

Sí, ese no era el caso de Dela. Estando en la barra pensando en su propia... miseria personal, mala fortuna y estupidez. Conocía al menos tres personas que la iban a matar si se enteraban que ella se encontraba en aquel lugar. Y no sabía a cual de esos tres temer mas. Aunque estaba casi segura que temía mas las acciones del dragón que no la arrojó por el acantilado. De saber de su segunda incursión en el lugar seguro la llevaba para tirarla el mismo. Dado que el exiliado no dijo nada y el tercero en su lista seguía desaparecido. Sí iba a volar por el acantilado.

La mala fortuna tenía sus favoritos y Dela parecía ir en primer lugar en esa lista. Por que estando ahí sin mas ni menos un par de ebrios se acercaron a ligar con ella.

—Vamos a la parte de atrás.

—Nos vamos a divertir.

Volteó de reojo hacia el par después de escucharlos y que se pusieran a su lado. Haciendo una mueca de desagrado, dos típicos tipos gruesos de malos modales, mala higiene y vestimentas sucias. Sin mencionar el golpe a su nariz por su aroma y pestilente aliento. La "conversación" no fue tan buena entre mas se negaba mas insistían. Cuando se colocó de pie para marcharse uno de ellos la sujeto del brazo con fuerza vociferando que la llevarían de igual forma. Su mano empezó a doler, conocía la sensación estaba a punto de cambiar cuando una voz distrajo al par de ebrios. Dio un tirón a su brazo para zafarse.

El sujeto se acercó para calmar las aguas, se interpusó entre ella y los borrachos. Miró con algo de curiosidad al recién llegado. Aprovechando la distracción para ajustar su capucha nuevamente. El movimiento fue brusco y esperaba que nadie se hubiera dado cuenta de ella. Dio una ojeada mientras el extraño trataba de calmar a los dos y evitar una pelea.

Nadie parecía haber tenido una reacción hacia ella lo cual agradeció internamente estaban mas ocupados mirando al trío. Los sujetos empezaron a insultar, gritar, amenazar la "pelea" terminó en un segundo dos golpes y los sujetos ya estaban en el suelo. Damn, peleaba bien. Esto pudo haberse ido al infierno muy rápido de no haber sido por él. lo vio acercarse y se sintió un tanto nerviosa de que quisiera cobrarle el "favor" pero en lugar de eso parecía preocupado. Al menos tenía suerte con los salvadores. Aunque hasta ahora solo había tenido uno.

—Estoy bien... yo...gracias— se mordió el labio inferior algo nerviosa aun mirando hacia los sujetos en el suelo sonriendo de medio lado —Well, woah, you can punch real good— bromeó con el chico. Al menos eso para romper la tensión del aire, o mas bien su propia tensión o preocupación interna —en verdad gracias, si necesitaba la ayuda— admitió sinceramente encogiéndose ligeramente de hombros.  La trenza que cubría las escamas de su frente cayó y ella bajó mas la capucha. Esperaba que eso no se hubiera visto.

—Lamento las molestias que te cause... te invitó tu ronda de bebidas— ofreció amablemente  deslizó una mano dentro de la capucha colocando su cabello de nuevo donde debía ir. Tal vez era mejor salir de ese lugar la mala fortuna parecía dispuesta a no dejarla en paz ese día —buscaba a un amigo pero supongo que mi mala suerte me superó— aun tenía el debate interno entre huir o quedarse e investigar un poco. Oh definitivamente no tenía sentido de la autopreservación se acercó a la barra —una botella  de la bebida que él pida como agradecimiento y otro tarro de vino para mi— volvió a sentarse en donde estaba.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Vie Sep 01 2017, 20:35

Mi puño latió ligeramente, aún apretado, por ese par de golpes que habían noqueado a mis "contrincantes". Por llamarlos de algún modo. Un par de borrachos abusones no eran rival cuando se estaba sobrio y, por tu condición, les superabas doblemente en fuerza. Conseguí, de paso, que en el bullicioso local se estableciera un solemne silencio que me incomodó. Odiaba ser el centro de atención, aunque admito que esta vez, había hecho méritos para serlo. Mi mirada se paseó con rapidez entre todos los presente, ignorando sus miradas de desaprobación y asombro, hasta que acabé interesándome por la mujer a quien había ayudado, mientras paulatinamente, el ruido volvía a hacerse lugar, poco a poco.

Aquella chica contestó a mi pregunta con cierto nerviosismo. ¿Tal vez fuera porque me tuviera miedo? ¿Por qué? Bueno, había tumbado a dos tipos que eran el doble que yo de un solo toque. Si eso no amedrentaba, que los mismos Dioses bajaran a refutármelo. Al parecer, había llegado a tiempo para que la muchacha no estuviera demasiado turbada o histérica por ese incómodo acoso. Fruncí el ceño por lo mencionado posteriormente, aunque luego terminé riendo con suavidad-. Dejémoslo en que tengo cierta experiencia tratando con gente envalentonada con demasiado alcohol. -le resté importancia. Sinceramente, yo no veía la hazaña. Pero nadie más sabía en ese lugar que yo era un desafiado. Un desafiado que ahora escuchaba un segundo agradecimiento, aparentemente más sincero y algo más relajado-. No hay de qué.  Entrar sola a un sitio así no es lo más recomendable aunque aún no se haya hecho de noche. -le advertí, a sabiendas de que siempre había algún desdichado deseoso de beber y beber sin parar, hasta ver el culo de la botella una y otra vez. El tocado se le revolvió y ella no tardó en volver a cubrirse, retocándose la capucha. Como si fuera una de las personas más buscadas de Talos y quería evitar que yo la reconociera.
Cosa que era ciertamente graciosa y hasta irónica pues, era un dibujo de mi cara lo que adornaba varios sitios de la ciudad, con la esperanza de que alguien ayudase a descubrir mi paradero. No obstante, esos carteles se mantenían por ser un rebelde, pues gozaba de inmunidad legal, aunque aún podían capturarme.

Ese timbre de voz alto, pero melodioso interrumpió mis pensamientos, disculpándose ahora y queriendo pagar una ronda en compensación. Sonreí, consciente de la suerte que había podido tener al toparme con una persona tan educada en aquel lugar de mala muerte como era el Poisonclaw. Negué sutilmente, dejando entrever la sonrisa, fuera del contorno sombreado y cobijo que mi capucha me ofrecía-. No ha sido nada... y menos si me he ganado una ronda con ello. -estuve tentado de guiñar un ojo, afable, para que terminara de relajarse. Pero no lo habría visto.
Imité su gesto de alzar los hombros, sin darme especial cuenta-. Bueno, a estas alturas la noche aún es joven para hacer amigos. -concluí antes de volver a reír con suavidad, algo juguetón. Sabía perfectamente que para ella ese "amigo" ya debía de tener identidad, mientras que mi comentario iba dirigido a esa posibilidad de que encontrase uno aquella misma noche. Tal vez considerando la posibilidad de que yo pudiera llegar a serlo. Pero, ¿qué probabilidades tenía? Es más, ¿era recomendable? La chica que se mantenía a mi lado ahora, por sus vestimentas y sus modales, parecía de clase decente. A lo mejor, demasiado decente, como para que ensuciase su expediente acercándose a un terrorista. Claro que, ¿qué podía saber ella de mi identidad, si ni siquiera podía verme el rostro?

Con mi contestación y sutil venia, la chica se acercó a la barra de nuevo y le hizo indicación al tendero-. Bastará con una jarra de hidromiel. -¿una botella? Uf, árduo sería mi paseo de regreso si me consumía una botella de hidromiel entera. Podría ser que Cedrik ya me encontrara perjudicado horas más tarde. Con lo dicho al hombre, me acerqué también, sentándome vagamente en un taburete que no me daba excesiva confianza. Crucé mis brazos, apoyándome parcialmente en la barra también, antes de ladear la cabeza, como si fuera a mirarla, con una curiosidad algo infantil-. ¿Es la primera vez que visitas esta taberna?
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Sáb Sep 02 2017, 02:42

Después de la “pelea” el silencio se hizo absoluto en aquel lugar.  Estaba a dos segundos de salir corriendo pero era terca y necia cuando implicaba a alguien que estimaba. Al menos agradecía que las miradas no estaban sobre ella sino en el recién llegado. Suspiró aliviada cuando las pláticas  y el murmullo del lugar volvió a la normalidad.

—Yo sólo con familiares ebrios, mis hermanos son.. afectuosos pero no de esa forma— mirando con cierto desagrado a los sujetos en el suelo. Ella no tenía pudor alguno o vergüenza pero le desagradan los sujetos que eran así con una persona. Claro ella no estaba ni de cerca a los lugares que frecuentaba estando en esa posada. Suspiró  pesadamente en señal de rendición —lo sé más para alguien que no sabe pelear— agregó  con una media sonrisa —pero… prioridades— no las mejores del mundo. No en el orden que una persona común  consideraría adecuadas o en secuencia apropiada pero ella las tenía. Mal, arriesgadas y locas pero ahí estaban.

Al estar en la barra se relajó recordó a Aloine hacia sólo un par de días antes. Su suerte era extraña realmente se metía en tantos líos como salía maso menos bien librada de ellos. Suerte extraña y peculiar. Al menos el extraño aceptó su agradecimiento se sentiría culpable o mal de no haber agradecido su ayuda de alguna forma. La diosa sabía que ya había mucha culpa en esa pequeña cabeza rubia. Miró  alrededor buscando a la chica pero no la vio. Bueno no era como si ella fuese a vivir en la taberna y encontrarla en cada visita.

Sonrió divertida con la  palabra “amigos” definitivamente su hermano mayor daría un grito en el cielo si supiera donde su hermana menor estaba haciendo “amigos” —la única forma que tengo de conocer personas es como damisela en apuros— bromeó con él —conocidos si me salvan de maleantes y amigos si me salvan de huargos— continuó con la broma en un tono entre broma y realidad. Se rio por debajo negando ligeramente con la cabeza.

Sonrió  asistiendo ligeramente cuando aceptó la bebida, no la botella pero algo era mejor que nada —gracias— dijo sinceramente con un suspiro. Volteó a verlo con su última pregunta ladrando la cabeza ligeramente pensando —segunda— respondió después de un rato rodando los ojos —pisado, si no tengo un problema hoy… bueno ya lo tuve— hizo un pequeño puchero —supongo que dos veces con líos— tomó su tarro y bebió un poco —aunque si supiera golpear como usted no sería un problema— sí  eso no lo sería,  ser una dragona en aquel lugar era un problema bastante grande.  Se preguntaba si él la hubiera ayudado de saberlo. Lo único que la mantenía fuera de la molestia de todos era su capucha y cabello.  Era una dragona demasiado llamativa.  Se agachó un poco apoyándose en la barra y giró la cabeza para ver al chico. Movió la capucha para verlo mejor era joven, era el clásico tipo de expresión dura pero parecía amable.  

Extendió su mente hacia Ced sonriendo de medio lado ahí estaba aun lejos físicamente  —me recuerdas a mi amigo— sonrió amablemente se enderezo y acomodo de nuevo. Tal vez su suerte no era tan mala era curioso ahora que lo pensaba no se topó  con Ced antes ni hoy. Se preguntaba si eso era bueno o malo,  desde lo del acantilado desarrolló  una paranoia a no querer molestarle. Su hermano mayor no hizo drama cuando le dijo de su visita a la taberna.  Y sin embargo le daba pavor pensar la reacción del teniente.  Extendió  la mano hacia él —me llamo D'tark mis hermanos me dicen D, suena a nombre
de chico pero tiene significado especial— sonrió más relajada.  Tal vez porque parecía amable o haberla salvado la hacia ser confiada. Tal vez simplemente era que le recordaba a él lo que le hizo bajar la guardia —mucho gusto— se había presentado y esperaba él lo hiciera si quería.  No esperaba mucho ya esa tarde.  Tenía casi una hora y nadie hablaba de huargos. Seguramente no iba a sacar nada de ahí. Pero había conocido a Ally tal vez su suerte fuera buena y conociera a alguien agradable.  

Y si mantenía la incursión lejos del conocimiento del teniente sería feliz.  Muy feliz —la verdad es que solo puedo estar aquí como una hora más— empezaba a sentirse inquieta con la idea de quedarse más tiempo. Desde la pelea y ahora recordándolo a él sería no correr riesgos aun con alguien amable a su lado.


Última edición por D'tark el Mar Sep 05 2017, 08:17, editado 1 vez
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Sáb Sep 02 2017, 21:03

Era más que lógico que cada uno tuviera sus propias experiencias con lo que a gente ebria se refería. En su caso, no podía decir, por lo que mencionó, que ella estuviese acostumbrada a lidiar con borrachos desconocidos en una taberna de mala fama como era aquella. No, precisamente esas circunstancias parecían del todo nuevas para ella. Enarqué las cejas cuando se refirió a aquellos hombres caídos como "afectuosos", haciendo la comparación con sus hermanos y sus "otras" maneras. Vi claro humor negro y puntilloso en sus palabras, lo que me llevó a concluir que su ego también andaba desarrollado. Otro suma y sigue que me ayudaría a descubrir su raza, por regla general, alzada y con ciertos aires de grandeza. No por nada, se habían apropiado del mundo y lo subyugaban conforme sus deseos y caprichos.

Aceptó de buen grado mi advertencia, dándome la razón. Poisonclaw no era el más seguro de los lugares. Y, diría a estas alturas, que lo importante es que ella supiese que era así. Se había metido en la boca del lobo sin miramientos. Y, claro, no podía salir completamente airosa. Por suerte y al parecer, hice la mejor de las apariciones justo a tiempo.

Ya en la barra, la chica oteó el lugar, como si buscara a alguien. Seguramente era ese amigo que me había comentado. No tenía ni la más remota idea de que, en realidad, buscaba a una ladronzuela terrorista que también conocía. Decidió bromear, opción que agradecí pues facilitaba así una conversación, aunque fuera de lo más imprevista y aleatoria. Reí por lo bajo, en lo que el tabernero me ponía lo pedido y me lo llevaba a la boca para un primer sorbo-. Así que... conocido, ¿eh? -inquirí, con un tono juguetón que dejaba patente mi tranquila curiosidad. ¿Qué podía pretender ser si había estado interactuando con ella unos minutos? Bastante era haber tenido la suerte de que la hubiese defendido en vez de unirme a la fiesta. Cosa que no habría pasado en ninguna de las circunstancias, por ser yo como era-. Bueno, son las situaciones así, las que dejan claras las intenciones de cada uno... -admití, encogiéndome de hombros sutilmente. En parte era una gran verdad. Ayudar o no ayudar. Y, conforme esa decisión, ya se podía juzgar, aunue fuera de forma superficial, al menos.

Dos veces con líos. No era mala media, en realidad. Aunque sospechosa para alguien de su apariencia frágil y delicada. Su comentario, de nuevo, sobre mi manera de pegar volvió a hacerme reír-. Casi prefiero que sigas haciendo de damisela en apuros antes que liarse a golpes con dos mamarrachos que no merecen la pena. -dije, mirando de soslayo a esos dos rufianes que seguían tendidos en el suelo. No durarían mucho tampoco. Y no sé de qué les dolería más la cabeza al despertar: de la toña o de mi puñetazo.

Su curiosidad por verme me hizo alzar una ceja. ¿Tan intrigada estaba? O, quizás peor, ¿me había reconocido? Ya me había dicho Kya que aquellos dibujos no me hacían justicia, pero aún seguían ayudando para que algún desgraciado quisiera venir a joderme. A cualquiera de esos, sí que podría golpearle con todas mis ganas y, de ser necesario, acabar con sus intenciones de un macabro y contundente golpe que le rompiera la cabeza. Con ese pensamiento, noté cierta calidez vertiéndose en mi interior, sintiendo esa parte de desafiado que no me gustaba lo más mínimo. Cerré los ojos, centrándome en respirar por un momento, para relajar esos intensos instintos míos, que ya dominaba en gran parte.

Esa comparación con el amigo, me descolocó, volviendo a abrir mis ojos para mirarla. Segundos después, terminé por sonreír con suavidad-. ¿Puedo saber por qué? -estuve tentado de mencionar que yo aún no había tenido ocasión de salvarla de ningún huargo, como ella misma había dicho momentos antes...
Aunque... ¿esos orondos, peludos y malolientes borrachos contaban como huargos? Bien pudiera ser. No querrías encontrarte con ellos en sueños ni loco.

La sonrisa se me amplió un poco cuando vi su mano extenderse hacia mí y la dragona se presentaba. Poco tardé en estrecharle la mano con la mía, sin tardar en poner mis azules de nuevo sobre su semblante-. Encantado, D'Tark. -vi del todo normal elegir la opción de acotado de su nombre que no era tan íntima. Como así me pasaba con Trys y mi nombre completo-. Soy Trystan. -prefería no dar toda la información desde el principio. Los años y la experiencia de encuentros con tanta gente me habían convertido en una persona algo desconfiada, pese a la amabilidad que pudiera desprender en mis acciones.

Inhalé profundo mientras D'Tark me hacía sabedor del tiempo que le quedaba en el Poisonclaw.  Torcí ligeramente los labios a un lado, mientras pensaba-. Bueno, tienes dos opciones. -enuncié con relajación y gesto amable-. Puedes esperar a tu amigo por otra hora más si ves mi conversación interesante. -¿en serio? Dudaba mucho que llegase a hacerlo-. O bien, irte a casa antes de tiempo. -añadí, cuando finalmente la miré, con un atisbo travieso y confidente-. Lo bueno de esta última opción es que luego puedes aprovecharte de que se sentirá culpable por haberse olvidado ser puntual. -le hice un guiño juguetón, antes de reír abiertamente.
Siempre dando malas ideas a la gente. Tal vez fuera por esa mala influencia que yo había podido tener.


Última edición por Trystan el Mar Sep 05 2017, 19:33, editado 1 vez
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Sáb Sep 02 2017, 23:12

Se rio por debajo cuando menciono lo de conocidos, estaba mas tranquila y relajada ahora. El mal episodio se quedaba atrás. Aunque los dos sujetos seguían tendidos en el suelo. No tenía buenos deseos para se par, excepto que el suelo tuviera algún virus por suciedad que los dejará un par de días con cosas que pensar ... o delirar no era exigente en cuanto a como el karma quisiera cobrarse esa factura a ese par.

Volteó con su ahora acompañante —intenciones— repitió con cierto aire pensativo. ¿Cedrik también pensaría de esa forma curiosa? Aun no sabía bien algunas cosas de él ¿Era correcto llamarlo amigo? Había sido buena con ella y amable. Pero ¿Cuánto tiempo? Sacudió la cabeza como si con eso pudiera sacar esos pensamientos de su cabeza.

—Algo así dijo uno de mis hermanos mayores... aunque para mi fortuna todos son mayores— rodó los ojos con una media sonrisa burlona. Eso no era una suerte y lo había comprobado mucho tiempo atrás.

Sonrió animada y algo mas alegre mirándolo —ambos tienen ese aire de...— se mordió el labio inferior pensando mejor las cosas "soldado" quedó atrapado en sus labios, no podía decir algo así solo como así —chicos rudos, que saben golpear y aun así son amables... imagino que también tienes un lado que da miedo como él— se encogió ligeramente de hombros recordado aquel día en el acantilado. Definitivamente no conocía del todo al teniente. Pero quería hacerlo, quería ser su amiga por eso estaba en ese lugar en primer lugar.

—Mucho gusto Trystan— se relajó un poco más con el saludo. Ahora el extraño tenía nombre, por curioso que pareciera cuando alguien decía su nombre sentía que no era tan intimidante o tan desconocido.Tal vez por su vena dragón era aquello.

Escuchó con atención las opciones que Trystan le estaba planteando. Asintió ligeramente y le dio la razón en silencio con las dos opciones lógias. Aunque no esperaba le dijera sobre usar la culpa. Se rio divertida cubriendo ligeramente su boca. Se calmó un poco con una sonrisa divertida negando con la cabeza —jamás le haría eso al caballero del jubón mojado— bromeó. Y se quedo un instante pensando en ese alias que le había dado en la fiesta no había vuelto a llamarlo así. No había bromeado con él tanto en aquellos días.

—La verdad es que me voy en una hora para autoconvencerme que hice lo que pude y la hora es por si el decide venir— se encogió ligeramente de hombros bebiendo otro poco. Sonrió un poco mas —aunque si tengo suerte podré presentarle a la amiga que hice en mi última incursión, ella es linda y sabe golpear... para mi fortuna de damisela en apuros— bromeo mirándolo —tu pareces mas cómodo en este lugar— parecía no ser como ella. Él parecía encajar en aquel lugar como el resto. Solo esperaba que los dos ebrios estuvieran "dormidos" hasta que ella marchará y si despertaban no fueran contra Trystan. El nombre le sonaba de algún lugar pero no terminaba de saber donde.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Sáb Sep 09 2017, 12:06

Pareciera que había captado un mínimo de su interés pues se quedó reflexionando internamente sobre esas intenciones mencionadas, sin llegar a compartir sus pensamientos. No tenía por qué. Ni confianza suficiente, seguramente. De hecho, me quedó claro que no fueron desagradables por esa pequeña sonrisita que mostró mientras atendía pensamientos, antes de sacudir la cabeza para volver conmigo.

La curva de mis labios se marcó un poco más, sin razón aparente, cuando me sumaba a ese grupo formado por sus hermanos que le advertían. Lo cierto era que, de no sospechar que era una dragona y llegar a saber que tenía tres siglos de edad, podía decir que, en apariencia, yo era mayor que ella. Otro hermano mayor recordándole la obviedad del peligro. Algo, cuanto menos, gracioso que me hizo reír por lo bajo.

Tomé la jarra, alzándola para beber otro trago mientras me explicaba esas similitudes que compartía con aquel amigo, que para mí era aún anónimo. No veía cortés preguntarle por su identidad. Volvíamos a la realidad de que apenas llevábamos un rato hablando. ¿Qué confianza podía haber ahí? Obviando la posibilidad de que, tal vez, a ninguno nos interese que se hablara de uno en conversaciones que podían ser escabrosas. Fruncí el ceño, llegando a reírme, cuando me calificó como rudo-. Nada más lejos de la realidad. -enarqué las cejas, asegurándoselo en lo que encogía los hombros. No me consideraba como tal con lo torpe que era... o la cantidad de golpes que recibía por regla general. Los tipos rudos sabían cómo evitar aquello-. Aunque... -lo del lado que da miedo... Estuve realmente tentado de delatarme como desafiado. Si bien ya había aprendido a controlarme ese temor a desaparecer en vida seguía erizándome malamente el vello naciente de mi nuca-. Es posible que me aproveche del miedo que suele inculcar un encapuchado. -rectifiqué en el último momento, apelando a lo más lógico sin necesidad de dar más información de mi complicada situación.

Pareciera que el ambiente entre ambos se relajaba conforme el diálogo avanzaba, aunque aún fuera algo misterioso y seco. Tampoco era que el lugar ayudara y mucho menos, cuando había curiosos que andaban pendientes de ese movimiento mío por ayudarla. Estaba convencido de que más de uno -por no decir casi todos-, pensarían que yo quería pillar esa noche. Ilusos morbosos. Los hábitos caballerescos sin segundas intenciones, al parecer, estaban en extinción y se limitaban a aparecer en los libros. Una lástima, sin duda. Sin embargo, no era algo que me importase lo más mínimo. El qué dirán, hacía tiempo que ya había superado el estar pendiente de algo así. Ser líder y haber sufrido las pérdidas que había sufrido, habían sido factores que me habían ayudado a ver la realidad de que la gente cuchicheaba demasiado de las vidas de los demás. Como si quisieran vivirlas en vez de las suyas o tuvieran potestad para tomar decisiones que no les concernían en absoluto.
Demasiado tiempo libre, parece ser.

La risa de aquella peculiar damisela en apuros con mi pequeña broma, me resultó del todo melodiosa, llamando a mi sonrisa marcada. Pero tampoco reprimí ese fruncimiento de ceño por ese alias que, enseguida, supuse una broma entre aquel amigo y ella. No obstante, no dejé de sonreír-. Es una pena, sería divertido ver qué alega. -me encogí de hombros con resignación fingida.

Removí un poco la jarra que mantenía en mi mano, para que no hiciera posos, antes de volver a beber, recogiendo la hidromiel que había quedado en mis labios con la lengua posteriormente-. Oh, ¿entonces no sabes si aparecerá por aquí? -pregunté, extrañado. ¿Por qué arriesgarse tanto por la posibilidad de que un amigo se pasara por la taberna? Había algo extraño ahí. O eso o simplemente algún sentimiento incipiente que aquella chica no querría admitir. O, como ella añadió después, y se alineaban los planetas, pudiese presentarle a esa otra chica que... ¡Qué lío! Sin nombres y manteniendo el misterio de quién era qué, era más difícil seguirla.

Encogí los labios, cuando presupuso que yo estaba más cómodo en el Poisonclaw... cuando realmente aborrecía ese sitio. Por todas las ocasiones que me había visto arrastrado de buen grado y que, como buenos recuerdos, ya no volverían. Sabía desenvolverme bien, sí, pero otra cosa muy diferente es que estuviera a gusto-. Digamos que estoy más acostumbrado a moverme en este ambiente. -concluí, como cosa realmente tácita. Pero claro, ella no sabía que yo era un resistente buscado. O al menos, no daba muestras de haberme reconocido- ... pese a que no siempre tengo la oportunidad de salvar damiselas en apuros que me inviten a una bebida. -sonreí de nuevo, mostrando la hilera de dientes bajo ese desaliñado bigote que siempre procuraba dejarme.
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Lun Sep 11 2017, 11:22

Se rio ligera y divertida por las primeras afirmaciones de Tristan. No le creía del todo  y esperaba que no tomara a mal su risa hizo un ademan de que esperará, se calmó sonrió y negó con la cabeza ligeramente —¿El miedo de un encapuchado?— repitió con un tono divertido —yo quiero de eso— señalando su propia capucha luego haciendo un gesto con la cabeza hacia los hombres en el piso —mi capucha está defectuosa— sentenció con un falso pesar y colocando el dorso de la mano en la frente. Toda una queja dramática. Se rio un poco mas y bebió  otro poco de vino.

Bien su risa fue mas fácil de controlar ahora que Trytan había mencionado lo divertido de ver que alegaba el teniente. Casi se ahoga con su trago de vino, tocio un poco y se limpió la boca con el dorso de la mano para quitar el resto de vino que quiso escapar. De nuevo ese escalofrío tan familiar -patentado escalofrío C- aquel que solo aparece cuando tiene que ver con esa persona o esta relacionado a él. No auguraba nada bueno lo miró con una sonrisa tímida —me da mas miedo que él sepa que estoy aquí que mis hermanos— lo pensó mejor un momento —el mas sobreprotector de mis hermanos me dio riño por venir... me damas miedo que me regañé el caballero del jubón mojado que cualquiera de mis hermanos... me inquieta que me regañé— admitió algo apenada frotando su brazo derecho con la mano izquierda. odiaba esos escalofríos que causaba él.

—Sé que es cliente frecuente... pero no sé que taaan frecuente— aclaró encogiéndose ligeramente de hombros —aun así quiero verlo... y no— suspiró pesadamente bebiendo otro poco y era verdad quería verlo, pero le daba miedo verlo ahí en ese lugar, un bar que seguramente no le iba a agradar su visita. No ahí definitivamente no ahí, la temperatura había descendido en el lugar ¿O solo era ella?

Sonrió pensando que era curioso saber moverse en esos lugares, ella definitivamente no sabía como y amenos que aprendiera a defenderse dudaba que llegará a poder acostumbrarse se sentía demasiado indefensa en esos lugares —y yo agradezco que tenga la vena de caballero que salva damiselas en apuros— se rio sinceramente.

—Yo no creo que pudiera acostumbrarme— admitió sinceramente —no a este tipo de lugares— levantó el hombro derecho con una pequeña expresión de molestia —menos con esto— volteó hacia Trystan asegurándose de qué por la cercanía era el único que podría verla. Movió un poco su trenza de la frente dejando ver las escamas debajo de la misma. Sonrió acomodando todo en su sitio bebiendo un poco mas de vino —por eso la renuencia a que me riña por venir aquí aun cuando es cliente frecuente— aclaró rodando un poco los ojos con una media sonrisa.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Lun Sep 18 2017, 23:07

Reí con ella, cuando aplicó ese temor que mencioné de la gente encapuchada a su caso. A mi pesar, para ella había sido algo nefasto. Pero no dejaba de ser una mujer. Los hombres y, más los que estaban borrachos, por regla general, solían querer propasarse con cualquier chica que se le cruzara, aunque no tuviera nada que ver con él. Y no solían ser amables.
Sin embargo, ¿quién iba a querer propasarse conmigo? Un encapuchado barbudo y raquítico que era capaz de tumbar a un hombre rotundo de un solo golpe.
Sí, claro, lo más seguro es que yo también fuera uno de los objetivos más comunes.

Fruncí el ceño cuando casi se atraganta, tensando mi brazo como acto reflejo por si hacía falta intervenir. Se me antojaba una chica agradable, después de todo. Sonaría ridículo si después de ayudarla con aquellos dos machos beodos, dejara que se ahogase con su propia bebida. De hecho, lo que articuló después, con un ataque de timidez repentino y hasta una sonrisa que se me antojó cohibida, no me aclaró más que una cosa: ese aire que tenía la gente cuando andaban prendados por alguien. ¿Pudiera ser que aquella chica y su amigo tuviesen algo? Me dieron ganas de encogerme de hombros. Tampoco yo era muy perspicaz para esas cosas ni gustaba de meterme en las vidas ajenas. No, ¿para qué? Que cada uno viviera sus movidas y dramas, y diera las explicaciones pertinentes. Yo, por mi lado, seguiría con mi vida, y con aquellos que se merecen compartir tiempo conmigo.
Y justo en aquel momento, me era sumamente agradable la peculiar compañía de aquella chica. Pero no dejaban de extrañarme sus palabras-. ¿Por qué te inquieta? -pregunté, con curiosidad, ladeando la cabeza a un lado-. No estás haciendo nada malo, ¿no? -enarqué las cejas, queriendo que comprendiera que ese miedo podía ser infundado. Elevé de nuevo mi jarra, para darle otro trago a la bebida antes de apartarla de mis labios, sorber y suspirar-. De todas formas, si se enfada, siempre puedes decir que un encapuchado te obligó a quedarte, haciéndole compañía. -enuncié con una sonrisa ladina. Fuera quien fuese, de momento, yo no le tenía ningún miedo. De momento, claro-. Dile que venga a hablar conmigo. -cuán ignorante era yo sin saber que justo esa persona de la que estábamos hablando, era justo con quien me iba a reunir un rato después.

No pude evitar reír a carcajadas, cuando me agradeció esa costumbre que se antojaba a caballero de cuento de hadas. ¡Bien lejos estaba yo de alguien así! ¿Un caballero de radiante armadura, a lomos de un corcel blanco, dispuesto a salvar doncellas? Por favor-. Alegaré que me pillas de buen humor. -miré alrededor, aún sonriendo, para ver el panorama. Mi sonrisa fue desapareciendo paulatinamente hasta que volví a fijarme en ella-. Son tiempos difíciles para los buenos modos. Por eso, al ser tan escasos, llaman tanto la atención. -exhalé entonces, derivando tan solo un pensamiento a la ardua tarea de cambiar el mundo de esa utópica manera. Estaba claro que de la violencia nadie aprendía. No había ya empatía ni bondad. Sólo recelo, desconfianza y malicia que no hacían más que destruir vidas. ¿Quién quería vivir en un mundo así? Yo como líder quise aportar mi granito al cambio y, al menos, ahora, la Resistencia era más organizada con ese sistema jerárquico que logré implantar con todos aquellos que se mostraron dispuestos a colaborar. Porque los individualismos en una organización nunca llevaban a nada y así había sido la Resistencia antes de que yo llegara al cargo.

Sus palabras me sacaron de mi ensimismamiento y de nuevo, mi comprensión se hizo de rogar. ¿Por qué no podía acostumbrarse? Conforme visitara el lugar, sabría perfectamente mantenerse al margen y... ¡Oh!
Mi sorpresa no fue mayúscula cuando me mostró la verdadera razón, pues pudiera tener mis sospechas. Sin embargo, ahora todo me parecía clarísimo, de repente. Aquella línea de escamas en su frente no pudo evitar tensarme, agachando la mirada a esa cicatriz que ahora desprendía un brillo ligeramente azulado. Nimio, que apenas se notaba si no estabas atento. No me había dado cuenta de aquel pequeño detalle que me alertaba de dragones en la cercanía. Tampoco es que me hubiera fijado antes en algo así. De hecho, las veces que la veía brillar sutilmente, no le daba importancia. Pero, ¡demonios, que podía ser util! Una vez más, alcé mi mirada azulada a la chica, viendo cómo se había recolocado ya la capucha, evitando así que vieran su verdadera naturaleza. Porque sí, en un lugar así, era peligroso-. Eres una damisela en apuros con muchas sorpresas. -alegué con una sonrisa torcida, calmándome ligeramente-. ¿Tanto merece la pena arriesgarte así para verlo? De seguro hay muchos más sitios donde puedas encontrarle, ¿no?
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Mar Sep 19 2017, 05:36

Le agradaba no ser tan mala compañía el señor Trystan parecía divertido con sus bromas. Necesitaba relajarse más tomando en cuenta en qué lugar se encontraba. Le ayudaba a mantenerse tranquila y confiar algo más en su peculiar y extraña suerte. Negó con la cabeza cuando tocio con una sonrisa. Parecía que él quería salvarla incluso de un absceso de tos, lo cual solo hacía todo más gracioso ante sus ojos.

Cuando se calmó escuchó su preguntando pensando en la respuesta —es solo que— se mordió ligeramente el labio inferior —es alguien importante— no estaba segura de como más definirlo —siento que si me riñe es porque lo hice enojar…y no quiero molestar a alguien que es importante para mí— admitió encogiéndose ligeramente de hombros —y la última vez que nos vimos tal vez yo— rodando los ojos —le dije que era aterrador— se rio por debajo de forma algo nerviosa, aunque según ella lo había pensado, el alma casi se le iba a los pies cuando el teniente repitió esas palabras en voz alta. Se rio en voz baja cuando mencionó eso —no sé si decir que fui “secuestrada” sea una buena defensa— sonrió mirándolo más animada —me aterraría que hablará con usted, siento que diría cosas que me dolerían más a usted que mí, como que soy confiada e ingenua— o seguramente algo similar negó con la cabeza aun sonriendo. O que no tenía sentido del peligro, sin mencionar que no quería pasar por una escena como la del acantilado de nuevo.

—Quiero creer que las personas pueden ser amables, aun en estos lugares… o en otros… tal vez sí soy muy ingenua— bromeó con una ligera risa y una media sonrisa. No sabía si ingenua era palabra u optimista. Hacia unos días se reencontró con un viejo amigo y le ayudó esperaba que él estuviera bien aun con todo. Pero no estaba segura. Solo esperaba que así como ella le ayudo otros lo hicieran. O al menos volviera por su ayuda —pero cuando puedo ayudar trato de hacerlo— al menos eso quería creer. En Talos había tenido oportunidades de ayudar aunque fuera poco o con una comida, o una charla o una invitación a alguien. Conocido personas que estaba segura no volvería a ver pero que había convivio y sido amable.

Sonrió al ver que el humano se sorprendió un poco al ver sus escamas, miró de nuevo alrededor quería asegurarse de que no había nadie más que hubiera notado ese detalle en su persona —sin misterios o con ellos sigo siendo damisela en apuros— admitió con cierto pesar bebiendo un poco más de tu tarro. Lo pensó un momento y sonrió de manera algo melancólica —totalmente— volteó a verlo algo insegura sobre eso pero bueno el vino daba valor y él no grito que era una dragona a los cuatro vientos al saberlo —cuando era pequeña antes de nacer mi padre abandono a nuestra familia, mi madre murió cuando yo tenía cinco años, mis hermanos me criaron pero poco después dos hermanos fallecieron y el resto se separó— sonrió con pesar y tristeza —de mi actual vida una cuarta parte pase en mi … extraña familia— pensó un momento y bebió otro poco, suspiró y continuó —reencontré a mis hermanos hace unos meses pero no los he visto más que unas tres veces, no parecen interesados en que regresé— bajo la mirada un momento.

Alzó la vista negando ligeramente con la cabeza —durante muchos años desee recuperarlos, pero no pude…entonces apareció el caballero del jubón mojado— bromeó sonriendo sinceramente de nuevo —él me hace sentir como cuando era pequeña con mis hermanos, esa seguridad, esa protección, los cuidados y los regaños— se rio por debajo —pero no quiero que él se cansé de mi como mis hermanos, quiero darle un regalo pero tengo miedo de llamarlo por la última vez que nos vimos… ahora que lo pienso suena bobo— se rio de nuevo.

Bebió otro poco y suspiró —Alguien que te demuestra ese cariño cuando nadie más te quiere y lo sientes sincero y lo quieres de vuelta, creo que vale la pena— bajo la mirada frotándose los ojos.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Vie Sep 22 2017, 18:03

Ella misma me confirmó con su respuesta que aquel misterioso amigo era algo más que, efectivamente, un amigo para aquella peculiar dragona. Ignoraba si era recíproco. Además de sorprenderme por ver ese alarde de inseguridad en una sierpe como no dejaba de ser D’tark. Apenas contaba en una hora el tiempo que yo llevaba conociendo a la rubia, y no me veía con autoridad o confianza para admitir que la conociera mínimamente. Aunque sí me había dado cuenta de que los problemas parecían ir a su encuentro como los insectos parecían encandilarse por la luz-. Wuo, ¿tan feo es? -bromeé por su término aterrador. La veía lo suficientemente nerviosa como para plantearme el ayudarla un poco, aligerando un poco la carga emocional que parecía traer aquel personaje a la tranquilidad -o parsimonia-, de aquella dragona. Lo cierto es que mi punto de vista distaba bastante del suyo. ¿Pudiera ser que se viera coaccionada por su inseguridad? ¿Pudiera ser que esos incipientes sentimientos distorsionaran la realidad, hasta el punto de hacerla creer que aquel... amigo suyo se enfadaría? ¿Qué tipo de amigo sería de ser así? A menos que ella fuera afín a encontrar problemas -lo cual era evidente-, y él sólo se preocupara más de la cuenta. Y ahí estaba mi deducción de que aquel misterioso caballero también buscara protegerla. ¿Por qué?
Ni idea.

No era ningún doctor en el amor, ni nada por el estilo. Simplemente, era un humano que intentaba disfrutar de las pocas cosas que da la vida, pese a las tragedias que por temporadas, asolaban ese corazón que ahora me faltaba-. Si también lo eres para él, dudo mucho que tú seas una molestia. -murmuré, ignorando la mayor parte de la historia. Por no decir toda en su totalidad. Me encogí de hombros, sin saber bien si debiera añadir algo más. ¿Qué, en cualquier caso?
Tan sólo, pasaba por ahí...

Reí por sus palabras. Primero porque según aquel desconocido ella era una ingenua y, después, precisamente, por admitir serlo al pensar que aún podía haber bondad en el peor tugurio de Talos-. Lo suficiente al menos, para pasearte por una taberna de mala y dudosa reputación y esperar salir igual que entraste. -enuncié con ambas cejas enarcadas, alzando mi jarra para darle otro sorbo a la bebida. Me nació suspirar tras aquel trago, relamiendo mi labio superior, por esas gotillas que pudieran quedarse atoradas en mi vello facial. Mis pensamientos, aún exentos de ese somnífero natural que eran las bebidas alcohólicas para el cerebro, volvieron al tema inmediatamente anterior, justo con el que me permití la licencia de tamborilear con mis dedos en aquella encimera de basta madera-. ¿Te sorprendería si te digo que yo también soy un ingenuo con respecto a eso? -la miré, enarcando una de mis cejas, con una sonrisa medio traviesa. Después de toda la mierda que llovía sobre los menos aventajados, socialmente hablando, seguía teniendo la ridícula idea de que, las cosas cambiarían mucho, si la gente dejara de ser tan egoísta. Por supuesto, aquello implicaba un esfuerzo de cambio por parte de los demás. Hercúleo, al parecer. La gente gustaba de quejarse antes que actuar, de pisar al prójimo antes que ayudarlo y de ambicionar el bien ajeno hasta el punto de perseguir como fuera al dueño y atosigarlo hasta conseguir lo ansiado. Un tipo de conducta vil y rastrera que yo reprobaba por encima de todo.
Claro que, nadie más había sido líder de una organización tan grande como la Resistencia. Sólo Maeve y, hasta donde yo la conocía, pensaba casi igual que yo.
Cuando yo ascendí al cargo, la Resistencia era caótica, enfrentados todos contra todos, cada uno iba por libre y no había ninguna jerarquía. Yo hice por cambiar eso y, aunque ahora fuese organizada y funcionase como debiera, con todos contribuyendo a un todo, aún había rencillas que yo nunca pude eliminar. Tal vez, debería haber sido más duro. Menos tolerante.
Pero no habría sido yo.

No me arrepentía de haber contribuido a la causa de esa manera. Esa organización en grupos parecía sólida. Quizás hasta perdurara cuando yo ya no fuera más que un cadáver. ¿Qué humano podía contar la misma historia?
Desde luego, contados con una sola mano, siendo este un mundo predominado por dragones.

No obstante, todo aquello formaba parte de un pasado que aquella dragona ignoraba, obviamente. Encogí mis labios por su añadido, diciendo que ella intentaba ayudar cuando podía hacerlo-. Es… agradable que alguien de tu raza tenga ese tipo de detalles con esa mayoría subyugada. -dije, dando por sentado que D’tark ayudaba sin mirar la naturaleza del otro-. Desgraciadamente, los necesitados somos muchos y los que ayudáis, demasiado pocos. -los dragones tendían a ser egoístas, ambiciosos y altivos. Una descripción que no casaba nada con la definición de alguien altruista que gustaba de arrimar el hombro a los demás.
Así que, en realidad era una auténtica suerte encontrarme con una de esa minoría.

Como ella, paseé mi mirada a nuestro alrededor, con la desconfianza propia de alguien que acababa de compartir un secreto. Al parecer, como yo ya auguraba, nadie parecía estar ya pendiente de esos dos individuos que quedaban en pie de aquel encontronazo con dos borrachos. Borrachos que por cierto, seguían inconscientes, seguro que durmiendo la mona, directamente. Luego ayudaría al tabernero a llevarlos a otro sitio.

Y, aunque en un principio sonriera abiertamente por esa admisión a mi calificativo de damisela en apuros la conversación tomó un cariz más profundo y triste. Me mantuve callado mientras D'tark acababa contándome parte de ese pasado desafortunado en familia. Sentí lástima por esa mala suerte, torciendo mis labios a un lado de manera totalmente inconsciente. Yo, por el contrario, había nacido en el seno de una familia feliz y unida, en plena Resistencia, por lo que no tuve tantos cambios como los que la dragona me contaba. Y tampoco es que pudiera ayudarle a entender a esos hermanos que ahora parecían no quererla, puesto que yo no tuve ninguno.
Pero de repente, se desprendió de esa melancolía e inseguridad, en cuanto ese caballero del jubón mojado volvió a mencionarse en la conversación. Y así, supe más de esa unión que tenía con él. Era más que comprensible por qué se arriesgaba a buscarlo con todo lo bien que le hacía sentir-. Si te encuentras tan bien cuando estás con ese caballero, está más que claro que merece la pena, a pesar de los miedos propios a los que puedas enfrentarte. -admití, sintiendo cierta empatía con ella, por vivencias pasadas en las que yo también disfrutaba de ese tipo de compañías-. Así que, lamentablemente para tu caballero de la hidromiel, no tiene nada más que hacer ahí. -bromeé, como burda referencia a mi persona hablando como si no fuera yo, elevando mi jarra para chocar con delicadeza el borde del fondo de éste, con el borde superior de su copa, sonriendo aún más al escuchar ese sonido acristalado que rompió el ambiente momentáneamente, haciéndome reír por lo bajo.

Era agradable. No iba a negarlo. Una dragona ingenua, insegura y agradable.
Toda una excepcional pieza de museo.
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Sáb Sep 23 2017, 04:11

Se rio divertida mirándolo divertida —es aterrador por otras razones— sonrió negando ligeramente con la cabeza —es aterrador por como es que me siento con él— porque era aterradora la idea de que se colará en cualquier grieta de su corazón y que además fuera tan amable con ella. De hecho eso estaba pensando en esa ocasión cuando se lo dijo al teniente por ese camino mental que tenían ahora. Pero ella no sabía si era importante para él.

Se rio por debajo divertida cuando el chico mencionó lo de entrar a ese lugar —apelo a mi fortuna— bromeó guiñándole un ojo —después de una incursión exitosa me creo afortunada y vine una segunda ocasión— agregó con una sonrisa algo orgullosa y engreída. Definitivamente no tenía buena suerte pero tenía cosas para no aburrirse eso no le faltaba.

Una pequeña sonrisa escapó con la sola idea de que su acompañante fuese alguien ingenuo. Lo pensó un momento mirando al hombre —entonces, ingenuo— repitió con un aire divertido —creo que le creería , creo que somos ingenuos en diferentes motivos, usted definitivamente puede entrar y salir de aquí— era cierto ella era ingenua por creerlo, él definitivamente lo sabía. Y lo demostró con el par de ebrios.

Bebió otro poco sonriendo de medio lado con cierta nostalgia —somos pocos— asintió lentamente —porque si tenemos poder para hacerlo debemos aparentar, y sino aparentamos perdemos el poder— hizo un ademán con ambas manos indicando un puff mágico de desaparición.

—Conocí un dragón de una familia de esclavista que los educaba antes de venderlos, porque un esclavo educado vale mas y son... o deberían ser mejor cuidados... algunos ayudan o apoyan como pueden— se encogió ligeramente de hombros. No sonaba a la gran obra altruista, pero dado que era el menor de la familia y hacia lo que podía por ellos. Eran esclavos y podían haber terminado peor. Pero él tenía razón eran pocos los que realmente hacían algo y hacían muy poco contra todo lo demás —falleció en el ataque a Talos—  sonrió de medio lado bebiendo un poco mas. Pocos muy pocos dragones murieron en ese atentado y su fortuna no fue grande. Él estaba en esa lista —su hermano odio a las personas después de eso— se encogió ligeramente de hombros —yo... no puedo ser mala— admitió con una ligera sonrisa. No, no podía.

Se rio divertida con esa afirmación —me gusta— sonrió animada —Trystal caballero de la hidromiel en mi orden de caballeros protectores— se rio de nuevo. Su rostro se iluminó con una idea buscando en su mochila sacando una pluma para escribir de color roja, larga y con empuñadura de metal finamente trabajo, un trabajo delicado y bello.

Se aclaró la garganta girando en la silla quedando frente a él le colocó la pluma sobre un hombro luego en el otro. Tomando la pluma entre ambas manos ofreciendola al hombre —hay que hacerlo oficial— bromeó guiñándole un ojo con complicidad.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Trystan el Sáb Sep 23 2017, 11:35

De nuevo, la escuché reír por mi ocurrencia. De no estar relajados los dos, sería algo difícil. Ella no me había dado motivos para ser seco o arisco -que aún así, me costaba fingir ser alguien que no era-, y yo, había evitado una situación algo escabrosa para ella con esos dos borrachos. Era lo justo poder disfrutar de una peculiar conversación en aquel lugar de mala muerte.
Aunque el tema de conversación rondara al caballero del jubón mojado.

Elevé la mano para mesarme la perilla al saber que, efectivamente, no era por fealdad. D'tark admitió que se sentía extraña con aquel hombre -o lo que fuera-. Yo cada vez tenía más claro que eso significaba que había algo más por parte de aquella dragona. Pero, ¿por la otra parte? Resultaba inquietante ese juego de sentimientos.
A lo largo de mi vida, también había tenido esos líos que causaban esas dudas, esa incertidumbre que te animaba a buscar la compañía de alguien, sin siquiera saber si eras correspondido. Había gente que lo expresaba de una manera evidente, pero para los que éramos más retraídos era algo más tedioso. Nada de lo que me fuera a preocupar ya. Tenía claro mis prioridades y tampoco era que a esas alturas, me interesase algo más que mi desafío o el cuidado de mi pequeña.
Me había dado por vencido, quizás antes de tiempo, con aquella búsqueda que me había tenido ocupado durante meses. Pero la redimida tenía razón: no tenía todo el tiempo del mundo. Ya, después de tanto tiempo, no tenía sentido que siguiera aferrándome a una posibilidad, versus la realidad de hacerme cargo de una niña pequeña y un desafío que debía afrontar.
Para ambos, contaba con el apoyo incondicional de muy pocas personas.
Pero para mí, eran más que suficientes.

Reí con suavidad por esa apelación suya a la buena suerte que había podido tener en esas dos ocasiones-. Creo que entonces, no deberías venir una tercera. -enuncié, a caballo entre la advertencia velada y suave sugerencia-. Por si acaso. -no dejé de sonreír mientras hablaba. No supe bien el motivo de esa sugerencia más allá de ¿preocupación por el prójimo? Algo que de lo que, pese a que ya no era ningún líder e iba más por libre, no había conseguido desprenderme. De hecho, ni siquiera era humana como para preocuparme por su bienestar.
Pero siempre había sido persona de principios. Siempre había buscado la igualdad entre esas razas que prevalecían sobre las demás. Y, qué mejor ejemplo, que el que yo quería predicar.
Lástima que la gente fuera tan jodidamente ciega de lo que yo alcanzaba a ver con cada trato que tenía.

Encogí los labios, aún en esa línea de pensamientos cuando D'tark recalcó nuestra ingenuidad, diferente pese a todo-. Claro, yo no cuento con todas esas habilidades que, gracias a mí, no has tenido que utilizar. -enarqué las cejas, con un tono socarrón. Ella, por ser lo que era, podía permitirse el lujo de ser ingenua en un mundo de humanos. Por poco que le gustase recurrir a la violencia, ella podía tumbar a esas dos moles ebrias con la misma facilidad que yo. O puede que más. No veía mi esfuerzo como algo inútil tampoco, pero ella tenía esa seguridad velada de que, con seres más débiles, no iba a pasarle nada.
De todas formas, sí, yo seguía siendo un iluso, no por el peligro que pudiera ir implícito en el encuentro con un dragón, sino en querer hacerle ver que no éramos tan diferentes.

Asentí a sus palabras. Esos pocos que deseaban ayudar, estaban bien sitiados por la sociedad dracónica-. Me imagino que el temor a cualquier represalia por vuestro sistema, sea suficiente como para actuar en las sombras. -era más que comprensible. No como a diferencia de lso humanos que luchábamos contra el sistema. Puede que la inmensa mayoría ya hubiésemos asimilado lo que nos esperaba de ser capturados.
Y yo ya había salido con vida dos veces. Puede que la tercera ya no la contase.

Torcí el morro hacia un lado con aquella historia de un esclavista conocido suyo. No dejaba de ser un esclavista, después de todo, por mmucho que educara a sus humanos, no eran libres.
No era el mejor ejemplo.
De hecho, yo, como desafiado, subyugado a esa jerarquía dictatorial de una rubia que se creía más poderosa que nadie, me alegré de que aquel esclavista muriera. Puede que no fuese un dragón con malas intenciones, pero traficaba y comerciaba con humanos. Con los míos. No dejaban de pertenecer a familias rotas que podían no volver a verse. ¿Y educarlos era su obra para ayudarlos? Era algo difícil de ver.
No me di cuenta que mientras escuchaba y pensaba todo aquello, mi puño se cerró sobre el mango de la jarra, volviendo mis puños blanquecinos. Entonces, mis oídos escucharon un click que no podía ser buena señal. Entrecerré mi mirada, dirigida a la jarra ahora, en lo que habría la mano con cautela, para ver el asa resquebrajado. Inmediatamente, perdí toda gana de seguir bebiendo, justo a tiempo de escuchar a la dragona decir que ella no podía tener maldad. Me humedecí los labios, tragando saliva mientras empujaba la jarra de hidromiel algo más lejos de mí. Exhalé largamente por la nariz entonces, tras lo cual, me giré parcialmente para mirarla. Pero no dije nada. No lo vi necesario. Seguía agradeciendo que, al menos, sin haberme especificado qué hacía ella para no ser mala, no era como el resto de sus congéneros, dragones viles y malintencionados. Pedantes y egocéntricos la inmensa mayoría.

No obstante, el ambiente volvió a relajarse en cuanto ella volvió a reír por mi nuevo título, mientras ella buscaba algo en su mochila, sacando papel y una curiosa pluma para apuntar... ¿qué? Se giró hacia mí, dándome dos sutiles toques en sendos hombros con aquella peculiar pluma de color bermejo. Vagamente recordaba alguna historia leída, de los caballeros del Medievo y sus singulares nombramientos-. Espero que no tenga que competir con muchos caballeros más. -continué con la broma, con las cejas alzadas, en cuanto terminó la ceremonia de ese ascenso.
Trystan
Trystan
Heartless

Mensajes : 2402

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por D'tark el Sáb Sep 23 2017, 23:35

Escuchó la sugerencia de Trystan sobre no volver a ese lugar. Era obvio que le advertía por su propio bien, pero para Dela ese lugar era extraño, no deseaba volver y sentirse mal de nuevo. Siempre que llegaba temía que algo pasará. Y siempre algo  pasaba como el incidente precio de los ebrios. Suspiró con resignación alzando ambas manos en señal de rendición —no creo que haya una tercera vez— se encogió ligeramente de hombros —si puedo evitarlo— sonrió de manera infantil, si las circunstancias lo ameritaban y tenía que volver lo haría. Porque así era ella. Esperaba que Trysan no se tomará a mal su comentario —pero si quiero conversar con personas que aquí conocí suena viable venir a verlos— no, no era viable ni seguro, ella lo sabía. Pero en cierto modo si creía que habían personas ahí que merecían la pena y no sabría donde mas encontrarlos.

Se rio divertida por la mención de sus habilidades negando con la cabeza, por la diosa que se enojo tanto que iba a sacar sus garras y eso habría complicado todo aun mas. Confirmar que eres un dragón en ese lugar en medio de una pelea de ebrios sonaba a una receta para el desastre. Le mostró las manos moviendo los dedos sonriendo —la única que tengo— dando la indirecta de que la única habilidad que poseía eran sus garras. Miro el local negando con la cabeza —por otro lado habría terminado sin ropa y con muchos líos— su transformación en dragón no era una buena idea en un lugar tan cerrado con tantos objetos que podría encajarse en una transformación. Lo miró de nuevo con un encogimiento de hombros —así que soy bastante inútil en esos aspectos— indicando la lucha en forma humana —sin su ayuda.... quien sabe que tan mal habría terminado— Dela no tenía mucho control a la hora de pasar de forma humana a dragón su instinto solía dominarla en esos aspectos y no estaba segura de que nada habría sido lindo. Ella no sabía luchar en forma humana así que sí era algo inútil en un enfrentamiento de ese tipo.

—No lo considero temor al sistema— sonrió de medio lado —si te dicen toda tu vida que un vaso es un vaso, te puedes servir en él, puedes comprarlo o venderlo y cuando es inútil se tira... si alguien te dice que un vaso es mas que eso, es un conflicto de educación y verdad— el problema era que se pasa toda una vida creyendo que algo es un objeto, que ese algo está para servir, ese algo es desechable y solo sirve para que tu lo uses. Luego alguien te dice que ese algo siente, piensa y tiene capacidades que lo hacen especial por ser, solo por ser, por su mera existencia. Romper una creencia es fácil, romper una convicción, algo que te han inculcado toda la vida como una verdad universal, eso era un problema mas grande —las represalias son la advertencia de que pensar que es algo mas es incorrecto— premio y castigo. sonrió de medio lado con cierta ironía.

Al contar sobre ese viejo amigo, la tensión de Trysta creció y ella lo notó. Fue una lástima que la jarra pagara por haberlo puesto así, al menos no la rompio. Sonrió mirándolo de forma conciliadora —lamento haberle traído malos recuerdos— ofreció como disculpa —no era mi intención— hizo una pequeña reverencia con la cabeza a modo de disculpa. Realmente no quería dejar las cosas mal —por ese tipo de cosas temo al caballero del jubon mojado suelo hablar de mas en ocasiones— se rio por debajo divertida ante aquello. Decirle aterrador no fue su mejor momento definitivamente, aunque él teniente lo había tomado con humor.

—Esperamos lo mismo caballero de la hidromiel— sí le gustaba ese apodo para el reciente caballero que acaba de encontrar —encontraré alguien que no encuentre adorable que no me sepa defender y no necesitaré caballeros... mas al menos— se rio divertida.

Bebió otro poco de vino mas relajada y animada —por otro lado— dejó la pluma sobre la barra frente a él —el caballero es nombrado con su espada, no puede irse...tómelo como recuerdo, sino es molestia claro está— era una simple pluma, tenía mas en ese estilo y en diferentes colores. A ella le gustaban y no sonaba nada mal dejar una con uno de "sus" caballeros —lastima que no traje la amarilla— bromeó guiñando un ojo al contrario.

Entonces cayó en cuenta —¿Ya pasó la hora verdad?— mirando por la ventana el sol —oh— estaba algo decepcionada, pero tampoco quería alargar demasiado la conversación por Trystan. Él también tendría cosas que hacer. Y ella debía hacer otras cosas también.
D'tark
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 679

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Espiral || Trystan  Empty Re: Espiral || Trystan

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.