Novedades

- (15/02) Ya están disponibles novedades de Febrero.

- (15/02) Ya podéis pedir los dracs del mes de Febrero.

- (15/02) ¡Nueva entrevista en el Pregón. Este mes a ¡Zareb!

- (15/02) ¡Nueva trama global!.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/02) ¡Anexo del Gremio! ¡Conócelos!

- (15/02) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» ¡Busco Rol!
Hoy a las 14:41 por Asher Hale

» Dos cervezas por favor (Halcón)
Hoy a las 14:38 por Rata

» FB - Preso en la oscuridad [Celesei Lanster]
Hoy a las 14:34 por Halcón

» Un cliente inesperado (Sabrina)
Hoy a las 14:26 por Rata

» I didn't expect to find you here (Noah Cephas)
Hoy a las 13:47 por Noah Cephas

» Sweet Revenge [Vaurien]
Hoy a las 12:15 por Vaurien

» Draconians por Packs Gráficos
Hoy a las 12:13 por Faora

» El taller de las hermanas Balaur
Hoy a las 12:09 por Sonja Balaur

» Plata y Oro [Nikky]
Hoy a las 11:43 por Vaurien

» Una gloria olvidada. [Rata]
Hoy a las 11:32 por Rata

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of HeroesCrear foro
45/60

Afiliados Normales


The Milky Way | Priv. Zeddykos

Ir abajo

The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Aloine el Lun 21 Ago - 21:05

Después de encamarse en una de las vigas, Aloine alcanzo a ver las chimeneas que sobresalían entre las paredes. Los tejados se amontonaban a lo largo de la orilla del mar y un muelle de madera se adentraba en el agua junto a un edificio bajo y alargado con tejado de pizarra.

Se asomó un poco más, hasta que la madera empezó a combarse bajo su peso. En el muelle habían botes amarrados, pero alcanzo a ver tenues zarcillos de humo que salían por algunas de las chimeneas, así como parte de un carromato oculto tras un establo. El sol poniente hacía que la superficie de las aguas brillara como una lámina de cobre batido. A la izquierda había una posada de forma irregular, edificada en el mismo mar sobre grandes pilares de madera. A su derecha, un largo atracadero se adentraba y más hacia el este se veían otros muelles, como si la ciudad extendiera sus dedos de madera.

Aquella era la primera vez que visitaba los muelles de Talos, nunca había tenido intensión de conocer toda la ciudad, pero le había quedado claro que era necesario para sus futuras misiones. Una vez estuvo frente al mar no pudo evitar el quitarse las botas y sentarse en la orilla, dejando que el agua le lamiera los pies. Había unas cuantas luciérnagas de lucecillas parpadeantes. Las aguas verdes eran cálidas como lagrimas, le hubiera gustado poder quitarse la ropa y nadar en ellas, como una nutria. Quizá podría llegar nadando hasta Eneas.

Puso sus fantasías a un lado y se secó los pies con la manga de su jubón, para vestir nuevamente sus botas. Llevaba puesto un jubón escarlata de lino, con un motivo de lobo cosido en negro. También vestía calzas color crema y un cinturón negro que le ceñía al talle, del cual colgaban su típico puñal y sable mediano. Su pardos cabellos llovían en indolentes espirales sobre sus hombros y espalda. Ataviaba como solían hacerlo las dragonas que renegaban de sus vestidos. Rara vez solía importarle como vestía, pero ese día se sentía con ganas de aparentar lo que nunca sería.

Cuando comenzó su marcha, acompañada por el mar, sintió como un líquido la cubría. Era frío y espeso, la había tomado completamente por sorpresa. Su espina tembló por susto y fresco glacial, mientras que se abrazaba a sí misma en un intento de conservar su temperatura. Tardó un par de segundos en darse cuenta de lo que había sucedido, sus ojos se enfocaron en un hombre que la observaba como si estuviera a punto de cortarle la garganta. Ni ella se había dado cuenta del odio relampagueante de su propia mirada mirada.

Tienes cinco segundos para explicarme porque estoy cubierta de leche. —Dijo de forma tan amenazadora como pudo, mientras tiritaba—.Uno... dos...




avatar
Aloine
Hybrid

Ocupación : Thief.
Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Zeddykos el Vie 25 Ago - 9:41

Después de un aburrido turno de guardia, ni ganas le quedaron de pasarse por la zona de aseo mixta del ejército. Se fue derecho para su casa. Tomó un solitario baño que relajó sus músculos y abandonó su uniforme por fin. No tenía nada en contra del traje, pero tras unas largas horas con él puesto y la broma de "el/la de rojo que te cojo" resonando fácilmente en su mente ... era hora de vestirse de otra forma. Optó por una camisa blanca de manga larga, unos pantalones tono marrón tierra y unas botas de cuero negro. Se recortó un poco la barba porque afeitarse era un sacrilegio para él.

Antes de que se hiciese de noche, podía pasarse por el puerto para ver la mercancía que había quedado. Seguro que los buitres, véase personas con el maldito don de la oportunidad que se llevaban hasta la espina dorsal de un pez, habían ya dado buena cuenta de los productos. Cuando llegó a aquella zona de la ciudad que parecía un bucólico pueblecito flotante, sacó un trozo de papel. La lista de la compra, vamos. Primero de todo, y lo más obvio, pescado fresco. Ni rastro ya. Le dijeron que en un rato volverían de faenar, antes de que se hiciese de noche. No sabía por qué usaban esa palabreja, pero suponía que porque era una faena ir a altamar a poner la vida en peligro para que cayesen cuatro peces en la red.

Durante la espera, se hizo con cacao de Edén, azafrán de Isaur y leche de cabra de Puerto Krosan. Que sí, que en Talos había cabras también, pero gastarse el dinero en una vasija de otra ciudad daba un gustirrinín especial. El ocaso del sol se aproximaba, con el astro rey amenazando con esconderse tras el horizonte. El cielo estaba pintado con vivos colores anaranjados y rojizos, en un cálido e hipnótico espectáculo. Y los malditos barcos sin volver. Caminó cerca del agua con impaciencia, una cesta en una mano y la vasija rodeada con el otro brazo contra su pecho. La próxima vez mandaba a un esclavo a la lonja.

¿Y qué pasó? Pues que el típico marinero borracho que iba haciendo eses se fue aproximando a él. El teniente se movió a un lado pero el otro fue también en ese mismo sentido. Decidió dar un par de pasos hacia su otro costado y el hombre ebrio lo imitó como un reflejo. Así una y otra vez, en una danza de "te intento esquivar y tú no me dejas". Hasta que pasó lo inevitable: chocaron. La vasija se tambaleó en su brazo y la especie de tapón que tenía salió disparado y un buen chorro de leche con él. Bien cerrada no parecía estar, vaya. Lo peor fue que la espesa materia prima fue a parar encima de una mujer que pasaba por allí.

Notó su mirada asesina y él tragó saliva. Glub. Iba a cortarlo en trocitos. La hermosa voz femenina se dejó oír, pidiéndole explicacionea. Y fue cuando él aprovechó para echarle una mirada de arriba a abajo. Obviando el color blanco, la leche estaba haciendo que parte de su ropa se pegase a su cuerpo y... la visión era bastante interesante desde la parte masculina-. Choqué contra un borracho, la leche salió disparada y recibiste un lechazo -apuntó, en broma lo último. Le pareció tan gracioso que soltó una carcajada-. Nunca me había pasado nada parecido, ni siquiera en otras circunstancias. El efecto es interesante, la ropa se te está pegando al cuerpo -a lo mejor lo golpeaba por el comentario, pero de perdidos al río. Ya estaba bastante furiosa con él-. Antes de que decidas darme un golpe, ¿puedo invitarte a lavarte un poco y a cambiarte? -le dedicó una sonrisa encantadora al sugerirlo-. Prometo no mirar -agregó con diversión. Ok, ahora tenía más papeletas para que lo agrediese físicamente.





You are my family, brother. For love and hate, but always alive:


We got something... special:

Gracias, Morgana  :dragonflor:

Regalo de Dyl ♡:
avatar
Zeddykos
Dragon

Mensajes : 339

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Aloine el Sáb 26 Ago - 22:03

Se sintió desvestida por la mirada de aquél hombre, haciendo que sus mejillas lentamente se enternecieran de rojo. Odiaba que la vieran de aquella forma, pero su odio se personalizó cuando lo escuchó hablar y luego reír. El carmín, antes de vergüenza, ahora solamente irradiaba enojo. Le dedicó una mirada al sujeto, observándolo de pies a cabeza en completo silencio. Entonces sonrió, sus labios dibujaron una hermosa curva capaz de cautivar a cualquiera. Aunque sus ocelos aún eran un par de bellas dagas de cristal que no dejaban de clavarse en él.

Oh, ya veo. —Dijo mientras se despegaba la tela mojada de la piel y escurría sus cabellos—. Que mala suerte que son estas cosas, acepto su invitación, gentil señor, pues mi hogar está al otro lado de la ciudad. —Su voz era dulce y cantarina, como solían ser las de las damas de alta cuna.

Se acercó un poco más a él y llevó la diestra hacia la empuñadura de su sable. Con una gran destreza y facilidad el acero dibujo una estela centelleante, pasando a escasos centímetros del cuerpo ajeno. Al guardar el arma en su funda, el pantalón del sujeto se deslizó hasta sus tobillos. Había cortado las tiras que lo ceñían en su cintura, pasando muy cerca de una zona que es mejor no nombrar.

La gente que los observaba desde que la había bañado en leche, comenzó a reír. Los hombres reían de manera desvergonzada y señalaban con el índice, mientras que las damas se cubrían los belfos y trataban de disimular su risa con semblantes ofendidos. La parda, por su parte, volvió expulso aire de su nariz y un par de lagrimas se le escaparon de los ojos. Pues parecía que aquél día él había decido que la ropa interior era molesta, su sexo ahora se encontraba desprotegido y a la merced del frío.

Por favor, muéstreme el camino. —Sus palabras eran educadas y su voz como la seda.

Lo volvió a observar de arriba hacia abajo, sin poder evitar una pequeña risa. Finalmente volvió a sonreír, pero ahora de manera genuina y sin rastro de maldad. Ladeó la cabeza y se mordió el labio inferior, esperando a que él abriera la marcha de la vergüenza.




avatar
Aloine
Hybrid

Ocupación : Thief.
Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Zeddykos el Dom 27 Ago - 19:36

¿Quién tenía todas las papeletas para un golpe que se estaba rifando? Ding, ding, ding. La mirada femenina decía que el ganador de la tarde era cierto teniente. El dragón espero mínimo la típica "palmadita" en la cara que te hacía mirar hacia otro lado por la inercia y sabías que te lo habías ganado por sinvergüenza. Pero no. Lo que consiguió fue una de esas bonitas sonrisas que suavizan las facciones femeninas. Una delicada curvatura de los labios que hacía que el común de los mortales se creyese a salvo aún cuando sabía que no auguraba nada bueno. Una táctica femenina en cuya trampa los hombres siempre caían.

Aquella vez no fue diferente. La melódica y suave voz de la mujer debería haberlo puesto sobreaviso.  Hermosa y mortal como el canto de una bella criatura que pretende hundirte en lo profundo del abismo y que además vayas voluntariamente con una sonrisa. Un tono que, junto con su cándida expresión lo único que decía era: te la has ganado, guapo, mi mejor y más dolorosa hostia con efecto sólo para ti.

Y como todos los hombres cuando les toca vivir una situación similar, fue plenamente consciente del peligro subyacente cuando ya fue demasiado tarde. El metal silbó en el aire y sus pantalones cayeron por la gravedad. Pero no le molestó eso, no. Fue la humillación que las aves de rapiña de los muelles saborearon. Cabrones. Sin pausa pero sin prisa, se agachó y se quitó los pantalones, echándoselos a su propio hombro-. Como si nunca hubiesen visto a un hombre sin ropa. ¿Qué tenemos, cinco años? -soltó rodando los ojos. Su semidesnudez, en vez de intentar taparse, junto con sus palabras acallaron algunas carcajadas. Y cuando miraron sus atributos... las mujeres le lanzaron miradas ávidas mientras los demás hombres quedaban avergonzados. "Eso es un buen ariete para entrar a un castillo", dijo una de las féminas. Sutilezas aparte.

-Y tú... -se giró a mirar a la castaña y se contuvo al ver el brillo de ambas lágrimas. La voz femenina hizo el pedido en tono suave y educado, como si no hubiese roto un plato. El dragón inspiró profundamente-. ¿Una taberna, posada o mi casa? -le dio a elegir, mientras empezaba a caminar con intención de abandonar el puerto.

Fue una caminata de unos quince minutos, mientras el atardecer seguía su curso. El nulo pudor draconiano era evidente y saludaba a conocidos como si llevase ropa. Al final se detuvo en una zona de la ciudad cercana a su casa, una taberna y una posada. Dándole a la mujer la posibilidad de elegir, por haberle manchado la ropa.





You are my family, brother. For love and hate, but always alive:


We got something... special:

Gracias, Morgana  :dragonflor:

Regalo de Dyl ♡:
avatar
Zeddykos
Dragon

Mensajes : 339

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Aloine el Dom 3 Sep - 3:37

Resultaba obvio que aquél era uno de los puertos más importantes del mundo, un autentico espectáculo de colores, sonidos y olores extraños. En las calles había tabernas, almacenes y garitos, entremezclados con burdeles baratos y pequeños templos dedicados a la Reina Madre. Los rateros, asesinos, vendedores de hechizos y cambistas se mezclaban entre la multitud. Los muelles eran un gran mercado donde las compras y ventas tenían lugar día y noche, cuando el toque de queda no era vigente, y se podían obtener mercancías por una fracción de su precio en un bazar, siempre y cuando no se indagara mucho sobre su procedencia. Ancianas encorvadas vendían aguas aromatizadas y la maldita leche de cabra, que llevaban en cántaros de cerámica cargados a los hombros y sujetos con cinchas. Marineros de diferentes naciones vagaban entre los tenderetes, bebían vinos especiados e intercambiaban chistes en idiomas extraños. El aire olía a sal, a pescado frito, a brea caliente, a miel, a incienso, a aceite y la tensión que se alzaba entre la bañada en leche y el exhibicionista.

Llamaban demasiado la atención, la gente se giraba para verlos y esconder risas con el dorso de sus manos. El hombre caminaba lo más digno que podía, con el aire besandole los muslos y el sexo, pero eso no parecía molestarle en lo más mínimo, incluso saludaba a conocidos como quien caminaba por el mercado un domingo. Aquella falta de pudor le hizo saber a Aloine que se trataba de un dragón, ningún humano podría aguantar aquella marcha ridícula sin un indicio de rubor en las mejillas. Ella, por su parte, caminaba con ambas manos entrelazadas detrás de la espalda y haciendo de cuenta que nada la perturbaba, pero con cada briza su columna temblaba con tal levedad que ni lo podía disimular.

Entonces el dragón se detuvo, dándole las tres opciones. Aloine suspiró con molestia y volvió a separar las húmedas telas de su piel.

Estas ropas necesitan un lavado y yo un baño. —Respondió con toda la gracia que el fresco le permitía—. Sin mencionar que necesito una muda, no creo que en una taberna o posada haya ropa a disposición. —Su voz era tranquila, pero resultaba inevitable que aquello no pareciera algún tipo de sarcasmo—. Aunque no pretendo buscar caballerosidad si no la hay. —Sus labios se curvaron en una delicada sonrisa, sutil y misteriosa, si no fuera porque se encontraba cubierta de blanco podría haber resultado cautivadora—. ¿Qué opina usted, señor...?

Dejó la pregunta colgada en el aire, dando por entendido que buscaba algún tipo de presentación. No pretendía sugerir ir al hogar de alguien cuyo nombre no conocía, pero quedarse en una posada con las ropas empapadas en leche y sin tener con que cambiarse no era una opción, dormir desnuda no le apetecía en los más mínimo.




avatar
Aloine
Hybrid

Ocupación : Thief.
Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Zeddykos el Mar 5 Sep - 12:12

Hubiera podido ir por la calle como... no, que del huevo salió chiquitín y escamoso... Bueno, habría podido ir sin ropa y no le hubiera importado. Ventajas de ser dragón. ¿Por qué, entonces, se ponían ropa? El teniente tenía su teoría. Era para no escandalizar a los humanos con su desnudez y porque se veía bonita la ropa. Hey, un dragón sin vanidad no era un dragón. Aunque luego recordase a cierta escena con una campanita tintineando detrás al grito de shame, shame, shame.

Era hora punta. La gente se retiraba a sus casas o a algún mugriento hueco para no quedar con el culo al aire con el inminente toque de queda. Redundante expresión. Básicamente era un: ¡todos a cubierto! Cualquiera se quedaba por allí, con lo paranoicos que estaban todos. Eso sí, su falta de pudor contrastaba con la molestia de la mujer. No era para menos. Lo comparó con la posibilidad de estar él empapado y en la época de frío. Nada agradable. Por ello le dio tres opciones viables para que no siguiera sufriendo. Por mucho que hubiese buenas vistas.

La respuesta de la fémina obtuvo un esbozo de sonrisa en los labios masculinos-. A mi casa entonces. Si no te importa tener una camisa y pantalones de hombre mientras se limpia y se seca tu ropa. No uso faldas por el momento. Puedes llamarme Zed -bromeó divertido y guiñándole un ojo. Abrió paso por una calle, guiándola hasta su casa. Estaba al lado de la de su hermano y constaba de dos plantas. Llamó a la puerta y le abrió uno de sus esclavos que no se impresionó por cómo iba vestido-. Hola, Elrik -lo saludó el teniente, dándole la compra y dejando pasar antes a la castaña-. Hubo un percance. Avisa a Fainne que prepare un baño en el piso de arriba. Luego que busque una camisa y pantalones míos. Y que se prepare para lavar la ropa de la señorita -ordenó con rapidez antes de girarse hacia la víctima del lechazo-. Mi casa es tu casa -declaró con una sonrisa, indicándole las escaleras que nacían al fondo del hall para morir en el piso de arriba donde estaban los dos baños y las tres habitaciones.





You are my family, brother. For love and hate, but always alive:


We got something... special:

Gracias, Morgana  :dragonflor:

Regalo de Dyl ♡:
avatar
Zeddykos
Dragon

Mensajes : 339

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Aloine el Sáb 16 Sep - 21:35

Oh, no sé preocupe, Zed. —El nombre del dragón resbaló por su lengua con naturalidad propia—. Su indumentaria será más que adecuada, yo tampoco soy una entusiasta de las faldas. —Le guiñó un ojo y dio un saltito hacia delante, dejandole saber que podían reanudar su marcha—.Por cierto, mi nombre es Laureline.

Estudió la casa que se imponía frente a ellos, ciertamente era grande y cualquier idiota con dos dedos de frente se daría cuenta que se trataba de la morada de una lagartija. Pero no se parecía en nada a lo que ella se imaginaba, por la arrogancia que rodeaba a aquél hombre, esperaba al menos una estatua de mármol a su imagen dando la bienvenida a quien se atreviera a posar los ojos en el umbral. La casa que tenía en frente carecía de algún rasgo característico, estaba limpia y era bonita, pero no había nada que mostrara algún rasgo de quien viviera dentro.

«Peligro» Le gritó su instinto más primitivo cuando se dio cuenta de eso.

Pero antes de que tuviera tiempo a decidir si seguir con eso o no, el dragón llamó a la puerta y en pocos segundos un hombre, menudo y con aspecto poco importante, abrió las puertas. Su apariencia hacía claro que se trataba de un esclavo, pero lo que a ella le llamó la atención fue como no pareció aludir de ninguna forma a la carencia de pantalones de su amo, como si aquello resultara un ritual obvio de todos los días. Entró a la casa y, mientras Zed daba indicaciones, ella posó su atención a lo que le rodeaba. Si por afuera era sencilla, por dentro era un poco más acogedora. Las paredes de piedra grisácea estaban manchadas con distintas tonalidades oscuras, creando un efecto que no dejaba aburrir a quien la viera. El techo estaba alto y hecho de madera oscura, haciendo que el ambiente resultara ensombrecedor para cualquier humano, pero para los dragones debía resultar una iluminación adecuada. Ella, al ser una híbrida, no tenía mucho problema, pero pensaba que la luz natural hubiera vuelto a la atmósfera un tanto más hogareña.

Es usted muy amable, señor Zed. Ahora, si me disculpa por un rato, dispondré de su baño —Hizo una leve reverencia, con gracia y bien practicada. Para luego sonreír de lado y dar media vuelta.

—Si la señorita me hace el favor de acompañarme, la escoltaré hasta el baño tras dejar en la cocina lo que mi amo ha adquirido.

Elrik hablaba con voz suave y sumisa, como cualquier otro humano adiestrado a punta de látigo. Al parecer había creído que ella se trataba de otra dragona, cosa que le hizo preguntarse si Zed también había caído en su pequeño acto. Esperó al hombre en la puerta de la cocina, mientras daba indicaciones y dejaba las cosas. Luego lo siguió escaleras arriba hasta el lugar que debía de ser el baño, dentro de este ya había otra humana, quien seguramente se trataba de Fainne. La tina de mármol ya estaba llena de agua que desprendía vapor, sumamente caliente. Aloine preguntó si disponían de velas y Elrik fue muy rápido en volver con una caja de madera, la cual dentro tenía bastantes. Sin mucho apuro los despidió y cerró la puerta, para luego desprenderse lo más rápido que pudo de sus telas empapadas. Recordó que había que lavarlas e hizo una bola de estas, para luego abrir levemente la puerta y arrojarlas a las manos de Fainne.

Estaba muy incomoda, el olor se le había impregnado en la nariz, le picaba la barriga y ya tenía los pelos duros. Fingir dignidad y soberbia mientras uno olía a secreción láctea no era divertido en ningún aspecto. Pero se tomó el tiempo de colocar las velas alrededor de la tina y sobre los muebles, encendió una con un chispero y luego utilizó la misma llama con su fuego elemental para encenderlas todas. Se apuró a meterse en la tina, el agua estaba demasiado caliente para su gusto, pero poco le importó. Sumergió toda la cabeza y se quedó debajo del agua durante un buen rato, con los ojos cerrados y la mente dispersa.




avatar
Aloine
Hybrid

Ocupación : Thief.
Mensajes : 41

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Zeddykos el Miér 20 Sep - 17:54

Laureline. Un hermoso nombre para una mujer que parecía tan suave como la cálida brisa del primer día de verano pero era tan peligrosa como el cortante y gélido viento invernal. Valoró cómo le quedaría su ropa y qué prendas podía prestarle. Hey, que no era un mirón. Simple curiosidad para un objetivo, el cual era proporcionarle algo seco con lo que cubrirse y que estuviese lo más cómoda posible. Malpensados a la izquierda. Al final decidió que unos pantalones de lino, con cordoncillo para que se ajustase a su cintura, y una camisa podrían servir. Le quedarían holgados pero no le quedarían nada mal.

La llevó a una casa de dos pisos, bastante austera. No que fuese pobre, pero él no necesitaba nada para compensar nada. Podía decir con orgullo que ya venía bien equipado de serie. Y... bueno... era de dominio público con su falta de pudor. El lugar no poseía muchos colores luminosos, pero los esclavos ya habían empezado a encender las teas y las velas por la vivienda. Las luces y sombras creaban hipnóticas figuras en la superficie grisácea de las paredes de piedra. A través de las ventanas se filtraba la luminosidad de las llamas de las antorchas que habían sido prendidas en la calle.

-Fannie te proporcionará la ropa seca -declaró el dragón antes de decirle a su esclava que buscara la ropa de Edén de ir a la playa-. Disfruta del baño, Laureline. Fannie te indicará también tu habitación. Si necesitas algo, estaré al lado -se despidió de la castaña con una sonrisa ladeada. Por su parte, se fue a su dormitorio de cama amplia, doseles y sábanas blancas. Tenía un armario y una mesa con cajones de madera oscura en la parte izquierda del cuarto, mientras la cama estaba en el centro frente a la puerta.

Se echó en el lecho tras bañarse y ponerse un pantalón largo y una camiseta. Su cuerpo estaba cansado pero su mente alerta. Hasta que poco a poco sus párpados fueron cediendo.





You are my family, brother. For love and hate, but always alive:


We got something... special:

Gracias, Morgana  :dragonflor:

Regalo de Dyl ♡:
avatar
Zeddykos
Dragon

Mensajes : 339

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Milky Way | Priv. Zeddykos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.