Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
34/64

Afiliados Normales


Garras || Cedrik

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Lun Ago 14 2017, 19:39

Era consciente, muy consciente, que él era la causa del impulso ante los huargos. Y eso hacia que le llevaran los demonios. Era uno de los motivos que lo cabreó tanto cuando despertó y vio que ella no estaba allí. Saber que había resultado herida. Apaciguó su temperamento cuando encontró a Mue en la plaza, mas esa peliblanca seguía atenazando su corazón en los momentos de soledad. Hacía que sus sentidos se arremolinaran en un torbellino de desesperación, necesidad, enfado y culpabilidad. La ingenuidad de sus despreocupados actos era algo que adoraba y le cabreaba. Pocos minutos antes había deseado abrazarla. ¡Por el amor a la vida! Aún quería hacerlo; mas ahora se veía en una situación compleja. Dividido entre la necesidad y la autoridad. Se había puesto a la defensiva ante sus palabras. Unas palabras que conseguían que algo en su interior vibrara en un intento por hacerla reaccionar. Gruñó como respuesta.

Sería mentir si hubiera dicho que no esperaba el guantazo. Quizás ese castigo por ser tan gilipollas era su forma de redimirse. Notó el escozor de su mejilla, tan radiactivo como un veneno, y la observó ante la reprimenda de sus hirientes palabras. Sí, era cierto, estaba jugando sucio. Estaba quebrando la confianza que se había formado entre ambos y dudaba que fuera recuperable. Pero, si no recuperaba esa confianza, forjaría otra. Tan a fuego como las marcas impresas en la tez de los esclavos.

No —en realidad no quería que se fuera.

Un nudo se formó en su garganta. A pesar de sus hirientes palabras y sus acciones. Estaba frustrado y ella era la única causante. El ovillo de indescifrables sentimientos bullían en un sin sentido dentro de él. Apartó la vista cuando ella se doblegó. Cuando supo que era el causante de que se sintiera tan miserable, mas volvió a mirarla ante la exigencia de saber qué quería de ella. ¿Qué quería? Ni él lo sabía, ¿cómo iba a responder aquello?. Su mandíbula se tensó de nuevo hasta que cedió ante la rendición. Su rendición. Extendió la mano hacia ella y volvió a apresar su brazo en sus garras. La delicadeza con que tiró del frágil miembro femenino para acercarla a él contrastaba con la brusquedad de su pendenciera actitud anterior. El íntimo gesto, libre ella de apartarse sin resistencia, duraría más tiempo del necesario si así lo permitía.

En ocasiones creemos que nuestras decisiones son las mejores, que ello salvará a quienes queremos, mas no siempre es así. Esas decisiones son las que acaban volviéndose en nuestra contra —confesó sin más y buscó su mirada—. El sacrificio, D’tark, no consiste en no luchar por lo que amamos, sino todo lo contrario. Si no lucháis, si os rendís tan fácilmente como no dejáis de demostrarme, ¿cómo pretendéis proteger aquello que decís amar? Soy consciente de que creeis que no sois necesaria, que nadie os ama, pero os sorprendería saber cuán equivocada estáis.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Mar Ago 15 2017, 15:39

Dejó que se apartara, que se alejara, y su cuerpo no reaccionó ante la alarma que lo alertaba. No era la primera vez que le ocurría en esas semanas pero si la oía, si cedía a la voz de aviso, simplemente gritaría. Porque se estaba volviendo loco. La calidez escapó en un suspiro de sus manos y su propia tez se convirtió en un frío averno. La efímera ilusión de sentir como el hielo se extendía entre sus venas lo aplacó. Desde las puntas de sus agarrotados dedos hasta su medio corazón. Sentía como una profunda oscuridad rodeaba su vitalidad con la intención de opacarla. Él no se consideraba débil. Luchaba por aquello que le importaba, siempre lo haría, hasta que el frío acero de la parca le rebanase el cuello. Pero, ¿por qué el «siempre» se había convertido en una carga tan pesada?

«¿Por qué?»

Él ya sabía la respuesta. Había apartado la mirada, no recordaba cuando, pero ahora sabía que no volvería a apartarla. Cerró los puños en un intento por sacudir la vaga sensación de impotencia y miró con fijeza a la dragona.

Maldita sea, ¡dejad de volverme loco! —se encaminó hacia ella con retornada determinación y le bloqueó el paso. Estuvo tentado a tomarla del brazo pero el intento se quedó en eso: un intento con ambas manos sosteniendo el aire entre ellos—. Huir de todo no os solucionará nada. ¿Queréis saber que es luchar por amor? Es saber que aunque os atence el miedo y vuestro corazón palpite desbocado no apartareis la vista ante la muerte. Es saber que retaréis a la parca y superaréis las adversidades sin perecer. Es saber que lucháis para permanecer con aquello que protegéis. ¿Es que acaso creéis que vuestros seres amados se contentarán con veros morir sin luchar? ¡Por los malditos avernos, D’tark! —no pudo remediarlo, la tomó de ambos brazos; ella no entendía nada—. ¡NO VOY A DEJAR QUE MURÁIS! —la sorpresa de su propio grito lo hizo soltarla como si de repente quemara. El cruce de miradas duró un segundo, pues la retiró con temor a que descubriera algo que aún ni él mismo había descifrado, y suspiró—. ¿Por qué hacéis que todo sea tan difícil?





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Miér Ago 16 2017, 18:30

Lo aplacó en ese abrazo que tensó cada uno de los músculos hasta conseguir que sus defensas se desbarataran. La dragona conseguía noquearlo, aún despierto, con las pequeñas e inocentes sensaciones de sentirla. Mas ese efímero y esperanzado abrazo que abarcó una plenitud demasiado evidente lo hizo rodearla con los brazos y la acunó como si fuera su más preciado tesoro. La atenuada voz le pareció una melodía preciosa, a pesar de ese llanto oculto, y sus cálidas lágrimas traspasaron con vehemencia su jubón hasta alcanzar su piel. Besó con todo el amor del mundo el blanquecino cabello que tenía ante él y se quedó allí, con los labios pegados al aroma de la ingenua criatura; ni siquiera el dolor punzante de su herido labio haría que se retirara de la cercanía. Se hallaba devastado y rendido ante esa muestra de cariño.

Se sentía reacio a volver a dejarla ir, a que se alejara de él, pero sabía que no tenía derecho a retenerla. Sus manos navegaron por sus ropas y surcaron sus brazos hasta alcanzar las suaves mejillas. Una arruguita se perfiló en su entrecejo al comprobar que los acuosos ocelos que lo miraban en una tonalidad aguamar lo arrastraban a ser partícipe de esa angustia. Con cariño limpió las perladas gotas que la enmascaraban y cedió ante la atención de besarla, mas esta vez no sería en los labios. Con devoción besó uno y después otro ojo. Las saladas gotas rozaron dolorosas la herida que había causado y vagaron peregrinas sobre la superficie abierta de su labio..

Su egoísmo es lo que había llevado a D’tark a esa situación. Su insistencia, velada por la capa de incertidumbre, lo había arrastrado a un mar de tormentos del que lejos de nadar hacia la superficie, arrastraba a ambos hacia el fondo. Ahogandolos lentamente en las funestas aguas.

Prometedme —inició el ruego con los labios cercanos a las largas pestañas y acabó separando el rostro lo suficiente para ver perfilada la sonrisa que arremetía como una ponzoña dolorosa en su medio corazón. La presión de su mandíbula se hizo vigente bajo la piel. Se sintió tentado a besarla para que quedara grabado en ella lo que él no admitiría, mas no lo hizo. Bloqueó ese instinto ancestral y apoyó la frente contra la de ella—, que si os veis en peligro me llamaréis, como habéis hecho esta tarde, y yo os encontraré. Siempre os encontraré.

Cerró los ojos unos instantes, dubitativo, y cuando volvió a abrirlos el gélido averno que observaba a la dragona se acentuó con la determinación que reafirmaba aquellas palabras. Él siempre estaría para protegerla. Lo supo en el momento en que la vio, mas había dejado vagar ese sentimiento por las dunas de un desierto y creyó errático que se desvanecería como un espejismo. Ahora sabía que el oasis no era causado por el calor del desierto.

D'tark—se negaba a apartar la fragilidad de ese pequeño cuerpo pero ella debía comenzar a ser sincera consigo misma—, ¿qué os alienta a querer comprar la casa de vuestro hermano? ¿No deseabais huir de ellos?





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Vie Ago 18 2017, 17:59

La negativa del llamado lo hizo mirarla con detenimiento. Valorar aquellas palabras y sopesarlas en un intento por discernir si su mente le había jugado una mala pasada, o pensar si su sino era siempre encontrarla. Sus encuentros fueron encuentros fortuitos. ¿Por qué no pensar que su suerte estaba echada y, cómo había relatado Etta, estaban destinado a encontrarse? No. La idea le resultaba demasiado inverosímil. ¿El destino? ¿Los dioses? Lo dudaba. Entonces, ¿qué lo había llevado a salir del burdel?¿A buscar aquello que deseaba con tanto ahínco? Una arruguita de incertidumbre decoró su entrecejo en ese cruce de miradas.

¿Debía achacarlo entonces a ese ruido de fondo que bombardeaba insistente su cabeza? Llevaba unos días, desde que la conexión con su melliza se hizo añicos como un espejo roto, que el doloroso ataque le llevaba a un estado de trance. Un trance que lo portaba a ser un mero espectador de unos pensamientos que no eran suyos. Jamás lo eran. Y en el hilar de aquel telar neuronal, similar al que percibía en su forma de dragón,  se sentía arrastrar en una vertiginosa caída hacia un dolor lacerante. Ahora era consciente que siempre había preferido mantenerse en las sombras de tan intrínseca red. Quizás por temor a ser descubierto o por el simple hecho de creer que su sangre, diluida con la de los humanos, no era lo suficiente fuerte para alcanzarla.

En la turbulenta madeja su nombre volvió a retumbar. La nitidez con que le alcanzó era similar al íntimo canal que usaba, escasamente, con su melliza. Un mensaje que hacía que el resto de voces se quedarán en un receso y se centrara en la única voz importante. «¿Me consideráis peligroso?», preguntó en la sutil vía que ella había trazado para alcanzarla.

Nunca me burlaría —su sonrisa se acentuó ante reproche infantil—. Es normal que deseéis conservar algo de vuestros seres perdidos y es una causa loable y hermosa por vuestra parte; mas no creo que en la situación de vuestro hermano, por más que lo queráis y aprecieis, debáis veros con él.

Era hipócrita pedirle aquello. ¿Dejar de ver a su hermano por ser un traidor? Maldita sea, él no dejaría de ver a Ine aunque fuera una traidora. Era un sentimiento que lo abogaba a creer que era un iluso, mas ella desconocía que él se hallaba en una tesitura similar, y eso carcomía sus entrañas. Pero ella no era él. No era una mujer instruida en batalla. ¡Santa mierda! ¡Si ni siquiera sabía como sostener un arma! Un gruñido de molestia emergió desde su interior augurando una nueva tormenta. Rompió el abrazo que alargaba en pos de sentir su calidez y mantenerla a salvo entre sus férreos brazos. De manera nerviosa y molesta pasó la diestra por sus cabellos en el ir y venir de sus propios pasos. Similar a una bestia recluida en una celda. Y acabó dedicándole una peligrosa mirada de advertencia.

Es un hombre acusado de traición y buscado. ¿Acaso sabéis lo que implicaría para vos si os atrapan con él? ¿Lo que os harían los perros de la Reina? —y la señaló acusador— ¡Me habéis prometido que no buscaríais vuestra muerte de manera activa! ¡Maldita sea! ¡Eso es todo lo contrario!





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Miér Ago 23 2017, 14:22


Se sintió culpable ante sus propias palabras. Sabía que si apretaba más su mandíbula acabaría partiéndola, pero es que verla abrazándose a sí misma lo estaba desgarrando. Tan indefensa y pequeña. Hizo un esfuerzo abismal para no volver a recibirla entre la protección de sus brazos. Quería abrazarla, decirle que lo sentía, y que su temperamento se debía a una causa irracional de quererla proteger. De quererla a su lado para saber que estaba bien, pero no tenía ningún derecho a ello. A exigirle nada. ¿O sí? Empezaba a sentir que sí… por su propio bienestar y el de ella.

Un gruñido, más animal que humano, salió de su garganta, y dejó de señalarla. Continuó  debatiéndose en ese caminar de fiera enjaulada. Izquierda, derecha, izquierda y vuelta a la derecha. No podía evitarlo. Ella misma contradecía las palabras que poco antes salían por sus labios y conseguía crispar su estado de ánimo hasta la frustración más atroz. Era desesperante. Lo peor de todo es que sabía perfectamente lo que le ocurriría si la atrapaban. ¿Esa ingenua era incapaz de tener un instinto de supervivencia? ¿Un valor por su propia vida? ¡Por el amor a los avernos más abrasantes!

La revelación lo aplacó en un instante cuando ella le hizo el ruego, detuvo el caminar en seco y frunció el ceño, iba a morir por alguna de ellas. O Ine o D’tark conseguirían que su existencia fuera cenizas que retornaban al Infierno. Entre enojado y contrariado le dedicó una sombría mirada.

¿Acaso creeis que evitar que os sigan u os vean os salvará? No tenéis ni sentido del peligro, ¿cómo demonios esperáis sobrevivir a las zanjas que vos misma os ponéis? Esas zanjas os llevarán derecha hacia la maldita Parca y os aseguro que no seréis la única en caer bajo el afilado corte de su guadaña —advirtió, aunque estaba convencido de que no era capaz de entender lo que llevaba tiempo intentando, y acabó llevando la diestra a la frente para masajearla ante el inminente dolor de cabeza.

Esa mujer era imposible. Iba a hacerlo de todos modos, lo tenía escrito en ese rostro angelical que se mordía el labio de manera tan…  dejó de mirar como atrapaba su labio por temor a que sus alteradas emociones lo hicieran volver a besarla. Y suspiró con rendición.

Me ocuparé del cambio de guardias de la zona, mas os aseguro que no seré indulgente si estáis demasiado tiempo con vuestro hermano. ¿Me habéis entendido?

Era mala idea... como todas las que se le ocurrían cerca de ella





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Cedrik el Jue Ago 24 2017, 20:36

Volvió a sentirse estático y percibió la contracción de los músculos del cuerpo en el  intento por no ceder a la tentación que la peliblanca volvía a darle. Sintió como la calidez del cuerpo femenino traspasaba la barrera de las ropas y lo presionaba con agradecimiento. Percibió las pequeñas curvas de su cuerpo. Cedió al impulso de abrazarla. Sostenerla en sus brazos era un pago más que suficiente por el momento. O eso creyó. Lo creyó hasta que percibió los cálidos labios estampando su sello en su mejilla. El enojo quedó relegado a un instinto que ya conocía, a la necesidad, al deseo de besarla. ¿Por qué esa pequeña e ingenua musa conseguía que la sangre humana de sus venas hirviera en un tormento de deseo? ¿Por qué demonios no se percataba del riesgo que corría con él?

Inconscientemente, su rostro descendió al encuentro del de ella y… una punzada del labio hizo que frunciera el entrecejo. La determinación del deseado pago se esfumó al sentir como ella se alejaba. De nuevo. ¡Santa mierda! ¿Dónde demonios quedaba su férrea voluntad con ella? «A las cloacas», se contestó mentalmente. Su zurda alcanzó el labio mordido y tanteó de nuevo la sangre que salía de él. Lamió el metálico sabor. Después lo escupió a un lado mientras oía la cantarina voz de la dragona bromear.

Dos piezas no os harán pagar mis favores, mas lo que quiero no está en vuestra mano«por desgracia», comentó con aire suspicaz y sonrió levemente. Su humor todavía no había retornado al habitual. Muchas eran las emociones que lo abrazaban—, pero podemos hallar alguna alternativa. Asimismo, no será hoy ni ahora.

Debía preocuparse de saber cuándo se llevaría a cabo la reunión, dónde y cuanto tiempo necesitaban para que la idea de ser un maldito "caballero con radiante armadura" no le estallara en las narices. O estaba convencido que incluso su hermana lo levantaría de la tumba solamente para volver a matarlo ella misma.





Eolo:

avatar
Cedrik
Hybrid

Ocupación : Capitán del Ejército
Mensajes : 597

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Garras || Cedrik

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.