Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» ¿Qué canción es tu personaje?
Hoy a las 05:21 por Kya

» Confieso que...
Hoy a las 05:12 por Kya

» ¿Cómo pronuncias el nombre del de arriba?
Hoy a las 05:10 por Kya

» Dedica la canción
Hoy a las 05:07 por Kya

» El rincón del shippeo
Hoy a las 05:03 por Kya

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 04:59 por Kya

» Intensive {Priv.}
Hoy a las 03:40 por Schaffer

» Intentions {Priv.}
Hoy a las 03:08 por Schaffer

» En el pasado y en el futuro. El presente es optativo || Serana
Hoy a las 02:59 por Dove

» Shaking hands with the dark side of my thoughts - Priv. Red
Hoy a las 02:38 por Eros

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Ale and Ballads | Priv. Odette

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Hawke el Vie Jul 28 2017, 00:16

Volver a Talos no había sido nada especial, ya que nunca había considerado aquella gran metrópoli su hogar, pero entrar nuevamente al Poisonclaw le trajo recuerdos a la mente que pensaba olvidados. Las voces de los comensales creaban un murmullo incesante, el suelo era pegajoso y parecía que nadie se había molestado en trapearlo en años, sin mencionar que varías tablas del suelo se habían hinchado y si uno no prestaba atención podía tropezar con ella. Las manchas de sangre secas eran un aviso de eso.
El sitio había sufrido pequeños cambios en el transcurso de los años, pero el alma del lugar aún seguía intacta. Una pequeña sonrisa se dibujó en el semblante del pelirrojo, a pesar de los años y las vicisitudes, él y la taberna aún existían.
Un lugar se liberó frente a la barra y él aprovechó para sentarse allí antes de que nadie se diese cuenta. Observó de reojo al tabernero y no lo reconoció, era un hombre casi tan grande como él y calvo como un huevo, pero tenía una barba enmarañada color ceniza que le llegaba hasta la tripa, eso y las cicatrices que tenía en el rostro le hacían aparentar más años de los que tenía en realidad.
El tabernero se percató de la mirada de Hawke y se acercó a él.
—¿Cual es tu veneno, fueguito? —Rugió el imponente sujeto, mientras escupía dentro una jarra y lo desparramaba con un pañuelo.
El pelirrojo afinó la mirada y sus labios dibujaron una fina línea.
—¿Siguen sirviendo aquí esa asquerosa excusa de vino que en realidad es vinagre? —Preguntó seriamente.
El hombre le imitó y entrecerró la mirada, para luego relamerse los labios y sonreír.
—Para ti solo tenemos hidromiel y a mitad de precio.
Ambos mantuvieron la tensión por unos segundos más, pero fue Hawk quien terminó con aquello, riendo en voz alta.
—¡No te reconocí, Slime Mikah! —Exclamó con una sonrisa, mientras Mikah se ocupaba de servirle su trago—. ¿Cómo está tu padre?
—Lleva enfermo y esquivando la muerte hace como dos años, a este paso creo que lo hace solo para evitar que me quede con este lugar de mala muerte.
Hawke dio un gran trago a su bebida y se aclaró la garganta.
—Me encargaré de visitarle en cuanto tenga tiempo. —Hizo una pausa y miró a su alrededor—. Dime, ¿Está ocupado ese escalón al que llamas escenario esta noche?
Mikah resopló por la nariz con ganas, como si le acabaran de contar un chiste buenísimo.
—Es todo tuyo si quieres, pero dudo que estos buenos para nada te presten atención.
Hawke se limitó a terminarse su bebida y guiñarle un ojo. Se levantó de su asiento y tomó el laúd que le colgaba de la espalda, dirigiéndose hacía el escenario. Nadie le prestaba atención, todos estaban demasiado ocupados emborrachándose o meándose encima. Ya arriba del "escenario" Hawke comenzó a rasgar las cuerdas, eran notas aleatorias y no pertenecían a ninguna canción en especial, pero sus dedos bailaban con destreza y eso se notaba con la música que el instrumento emitía.
Estuvo haciendo lo mismo por unos minutos, paulatinamente cautivando la atención de las personas más cercanas a él. Cuando un buen número de personas ya se encontraban en silencio comenzó a cantar. Empezó con algo simple que todo el mundo sabia, ya que quería que quienes lo escucharan cantaran junto a él para llamar la atención de los demás, cosa que resultó.
Cantó durante una hora y su repertorio fue desde canciones comunes que él había compuesto, hasta otras que muchas personas consideraban "obras maestras". Hizo pasar a los presentes por diferentes oleadas de emociones, los volvió guerreros con cantos de batalla, amantes con baladas de amor y borrachos meados con vulgares canciones de taberna.
Finalmente decidió tomarse un descanso y dejó a todos los presentes cantando, aplaudiendo y riendo, mientras bajaba del escenario sin que nadie se diera cuenta. Sonreía de oreja a oreja, ningún placer en la vida se comparaba al poder controlar las emociones de la multitud. Se sentó en un mesa apartada y subió las piernas sobre ella, era hora de esperar a que le quisieran invitar tragos y con eso cobrarse el espectáculo de la noche.
avatar
Hawke
Human

Ocupación : Esclavo bardo y cuenta cuentos.
Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Odette el Vie Jul 28 2017, 19:33

El sol ya comenzaba a esconderse y fue entonces cuando la joven de largos cabellos dorados se dio cuenta de que había pasado la tarde vagando sin rumbo fijo por Talos, algo muy común en aquellos días en los que su mente había permanecido nublada. Odette recordó como si fuera ayer cuando corría de un lado a otro, cuando trepaba y se subía en los tejados, cuando robaba para comer, recordó como tiró un puesto de frutas entero por poder escapar a cambio de tres melocotones.

Los melocotones más sabrosos que había probado...el hambre ayudaba a que eso fuera así, también recordó que uno de ellos le sirvió como objeto arrojadizo hacia uno de los que la perseguían y que el segundo terminó contra la cara del tendero tras entrar en la taberna...
Y entonces, recordó que a pesar de que allí fue donde conoció a Akhash y que seguramente le traerían algunos recuerdos que querría esconder en lo más profundo de su corazón, pero necesitaba volver, no lo frecuentaba con asiduidad así que allí ella era como una gota de agua en un vaso de aceite.

Odette entró en la taberna, se acercó a la barra y entonces sucedió lo que jamás había experimentado dentro de aquel lugar. El hombre tras la barra la atendió casi de inmediato y en ese momento lo entendió, nadie la reconocía, su vestido era de un verde claro, su pelo estaba limpio y a pesar de que en su aspecto poco pudiera verse de la Odette de antes, por dentro seguía siendo la misma. A pesar de que el tabernero la había atendido con una rapidez asombrosa, el resto de la gente estaba más atenta a un muchacho que con un laúd tocaba en aquel escenario, si es que se le podía llamar de aquella manera.

—Buenas noches...—Dijo con la voz clara, sin pensar en poder interrumpir de alguna manera la música que sonaba.

—¿Qué puedo ofrecerle? —Dijo con tono tranquilo y curiosamente interpretativo, sus modales no correspondían a sus fachas, pero Odette no era nadie para juzgar. —Puede sentarse en alguna mesa y la atenderá nuestra camarera si lo prefiere...

—Solo quiero aguamiel con canela, por lo otro...tengo manos, así que podré llevarla hasta una mesa, gracias —. El tabernero sonrió y quizás fue entonces cuando reconoció a la rubia. —¿Ahora tenéis espectáculos?

El tabernero sirvió su bebida y encogió los hombros. Odette sonrió y se llevó su bebida hasta la mesa más alejada. Escuchó atenta la música del chico, no sabía quién era y aunque reconoció algunas canciones, no participó demasiado, por el contrario cuando la música terminó, no pudo evitar tararear la continuación de algunas de las melodías que conocía.
Sonrió y se fijó en que el músico se había sentado prácticamente al lado de su mesa, lo miró y sonrió, después volvió a mirar hacia el frente y bebió de su copa.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 119

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Hawke el Sáb Jul 29 2017, 05:05

Poco a poco quienes se habían percatado que había parado de cantar se acercaron a su mesa. Algunos nada más querían hablar con él, otros buscaban contratar sus servicios y la gran mayoría quería invitarle algo de beber. Hawke aceptaba los tragos, pero siempre ordenaba hidromiel y en lugar de eso le traían agua. El truco estaba en no beber nada más que agua, cosa que era gratuita, y luego cobrarse el valor por todos los tragos que le habían invitado. Aquella era una artimaña que todo bardo y dueño de taberna conocían, era una forma sencilla y rápida de pagar por el espectáculo, además de uno que otro trago que la casa invitaba.
Se sentía complacido con la respuesta del público, algunos le habían reconocido y lo llamaban "maese Hawke", cosa que le había sorprendido un poco. Sabía que algunas de sus baladas habían llegado hasta su ciudad de origen, pero nunca habría esperado que fuesen tan conocidas. A pesar de eso su orgullo fue pasajero, la marca que lo diferenciaba como un esclavo le había comenzado a picar. No era la primera vez que era marcado como un objeto de pertenencia, y lo más probable era que no fuese la última, pero la situación era demasiado familiar como para causarle algún tipo de emoción más allá de una simple pesadez.
Con una sonrisa amable y un gesto de disculpa se levantó de la mesa, para luego caminar hacia la barra.
—¡Mikah! —Llamó sin cuidado.
El corpulento tabernero se acercó a él, sonriendo con suficiencia.
—Esos viajes de los que tanto se escucha han hecho un numerito en ti, maese Hawke. —Dijo mientras entonaba una risa poco elegante, de haber estado el lugar en silencio seguramente las paredes hubieran retumbado.
Hawke chasqueó con la lengua y se mordió el labio inferior, sin decir nada.
—Es más te ofrecería tu vieja habitación y el mismo trabajo que mi padre te había dado, pero creo que últimamente duermes en aposentos más... "Sofisticados".
—Con que te has enterado, ¿eh?
—Había escuchado que un músico conocido fue adquirido como esclavo, pero tú me lo has confirmado esta noche. —Mikah negó, desaprobando sus propias palabras—, es una lástima Hawke.
El pelirrojo se encogió de hombros, restandole importancia.
—Dame una jarra de ese vinagre al que llamas vino y déjale la filosofía a los que les queda poca vida.
Tras recibir la jarra de vino, Hawke bebió un trago y el mundo se agitó un poco. Generalmente no bebía de esa manera, pero sentía que esa noche era una situación especial, de esas en las que había que cometer errores y olvidarlos a la mañana siguiente. Caminó sin cuidado por el lugar, aceptando uno que otro alago e ignorando otros comentarios. Quería volver a la mesa en la que se había sentado, pero ya estaba ocupada. Su gesto se amargó un poco y opto por apoyarse contra la pared, sus ocelos vagaron por el lugar y pronto se posaron sobre una chica que estaba próxima a él.
Era una humana menuda y joven, seguramente le llevaba unos diez años como mucho. Sus cabellos dorados reflejaban las tenues llamas de la taberna, creando una especie de aura cobriza sobre sus hombros. Su tez era clara y refinada, como la de él, contrarrestaba mucho con los fuertes bronceados comunes en talos. Vestía un vestido verde, cuya tela parecía ser de buena calidad y estaba casi nuevo. Había algo en la naturalidad de la muchacha, sin dudas resaltaba entre los vagos y la mugre que concurrían a aquella posada, pero más allá de su jovialidad no parecía tan fuera de lugar.
—La música es buena, pero la bebida deja mucho que desear. ¿No cree? —Le dijo en voz alta y clara, esperando llamar su atención—. Pero a nadie le interesa el sabor luego del segundo trago, al menos este vinagre es eficiente a la hora de hacer su trabajo.
Sus boca compuso una sonrisa tranquila y luego dio un trago a la jarra.
—No parece el tipo de persona que frecuenta esta especie de lugar, ¿le molestaría si le pregunto qué le trae a tan vulgar establecimiento?
Volvió a sonreír y afinó su mirada. Lo cierto era que la joven había picado su curiosidad, por lo que quería mostrarse un tanto encantador. Apostaba a que se trataba de alguna extranjera perdida, tal vez ni siquiera entendía la lengua común, pero si ese era el caso no podía dejarla allí. Después de todo, estar perdido en Talos la mayoría de los casos resultaba mortal.
avatar
Hawke
Human

Ocupación : Esclavo bardo y cuenta cuentos.
Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Odette el Mar Ago 08 2017, 22:08

La rubia sabía que después de que el músico terminara, su presencia se haría más notable en el lugar, no le importaba demasiado, pero al rato de que la música cesara algunos hombres la miraron más que descaradamente y ella ignoró todo susurro más alto que otro para seguir haciendo como si bebía, no tenía mucho más dinero como para gastarlo en copa tras copa, además tenía la suerte de que su bebida parecía del mejor de los alcoholes, el aguamiel de canela tenía un color dorado, muy parecido al del whisky, pero su olor lo delataba cuando estaba cerca, pues no contenía ni una sola gota de alcohol.

Un hombre se acercó a Odette. La rubia le dedicó unos segundos para mirarle y enseguida le quitó la vista de encima, sabía quién era, conocía a demasiadas personas en Talos, pero no muchos podían reconocerla ahora, nunca había tenido su atención, así que odiaba que ahora, limpia y con unos años más lo hicieran.  El hombre era moreno, con una barba sorprendentemente bien recortada y posiblemente con unos casi veinte años más que ella, lo había visto en la zapatería y suponía que se trataría del hijo del anciano que siempre se había encontrado en ella.
Si a su padre podía haberle tenido cierto cariño, por unos zapatos de segunda...o tercera mano que le regaló, a él no le procesaba ni siquiera un poquito de su desprecio, le era indiferente, tanto como ella lo había sido para cualquiera de la taberna.  El hombre estuvo a punto de sentarse y abordarla a palabrería cuando Odette lo miró furtivamente, no sabía si eso lo había hecho alguna otra vez, pero resultó eficaz para su sorpresa, se retiró como si ese fuera su principal propósito y ella volvió a sumirse en las profundidades de sus propios pensamientos.

Aun así no pasó mucho tiempo hasta que escuchó otra voz, no reparó en que estuviera tan cerca hasta que ya se había pronunciado y entonces volvió a dirigir la mirada hacia un lado y ligeramente hacia arriba, era el músico, el pelirrojo al que le había dedicado unos segundos para observarle pero todo el tiempo en escucharle y ahora no iba a ser menos, miró hacia abajo, tomándose unos segundos para responder y entonces habló de nuevo. Odette sonrió y levantó la vista manteniendo su mirada clara y fija en sus orbes azules oscuros. Con la luz de la taberna casi se tornaban negros en comparación con los suyos propios.

—Bueno...las he bebido peores, humilde bardo — Respondió con tono socarrón y divertido, decía mucho de su comentario, no le gustaban las personas con falsa modestia. —Ya ha preguntado...

Odette se puso de lado en su silla apoyando su brazo en el respaldo y continuó.

—Aquí solo me trae...los recuerdos, además tenía un poco de tiempo libre y decidí gastarlo en beber y escuchar el gentío aunque me sorprendió que ahora también hiciesen espectáculos. Pero...si no soy la clase de persona que frecuente un lugar como este, ¿Qué tipo de persona cree que soy?






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 119

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Hawke el Sáb Ago 12 2017, 16:14

Cuando la escuchó hablar le quedó claro que no era una extranjera, solamente tenía las pintas de una. No pudo evitar sonreír ante el comentario sobre el espectáculo, era de esperar que el padre de Mikah no lo hubiera remplazado cuando partió de Talos tantos años atrás.
Luego de la pregunta le dedicó una mirada a la joven, tratando de captar algún detalle que le ayudara a dar una buena respuesta. Era cierto que se encontraba mejor ataviada que cualquiera de los presentes, incluyéndose a sí mismo, pero su porte y pose no acompañaban las propias de una dama de alta cuna. Era fácil identificarla como una humana, no había rasgos de lagartija, pero si se basaba solamente en eso podía ser una híbrida. El vestido verde, que parecía ser de terciopelo y nuevo, le hacía evidente que no era miembro del vulgo, ninguno de esos humanos ganaban lo que salía algo así en toda una vida de trabajo. También había mencionado que ella solía concurrir el Posiwonclaw en otros tiempos, de alguna forma había escalado en el estrato social ¿O lo contrario?
Como decían: una vez eliminado lo imposible, cualquier cosa que quede, sin importar lo improbable, debe ser la verdad.
Hawke afinó su mirada y sus labios se torcieron en una media sonrisa.
—Seré osado, —declaró antes de beber un poco de su jarra—, se trata de una esclava que huyó de su dueña solo por una noche.
Estaba contento con el pequeño ejercicio mental que había supuesto el deducir eso, desde su captura en Edén su mente había estado demasiado ociosa.
—No se preocupe, yo también estoy encadenado, aunque no vista eslabones de hierro. —Volvió a sonreír, para luego cruzarse de brazos y apoyarse más cómodamente sobre la pared—. Lo de esta noche fue una ocasión especial, como dice usted, por nostalgia. Un contrato conmigo dejaría al pobre Mikah en la calle.
Extendió la mano a la joven de manera cordial y elegante, como propiamente se le enseña a los esclavos.
—Soy Hawke, a su servicio.




avatar
Hawke
Human

Ocupación : Esclavo bardo y cuenta cuentos.
Mensajes : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Odette el Sáb Ago 19 2017, 03:10

Odette se mantuvo serena, demasiado incluso para su propio gusto, ella no era así, no era seria, no miraba al infinito, no, no pensaba en el qué pasaría ni en lo que pasó, se dedicaba a vivir el momento y ahora se encontraba como todos los de aquel lugar, con demasiados asuntos que atender y ninguna gana de prestarles atención. Rodó los ojos y volvió a mirar al bardo que tenía a su lado, este indagaba hasta encontrar lo que era, demasiado evidente para su parecer, pero entendía que decirlo directamente podía sonar violento...pero finalmente lo dijo y Odette no pudo evitar sonreir tristemente y volver a beber.

—Por desgracia sí, una esclava pero por suerte, una con tiempo libre y sueldo...así que no me he escapado siempre y cuando vuelva y mañana esté en pie para el desayuno.

Prestaba atención a sus movimientos, a como bebía y como se apoyaba sobre la pared para finalmente alargar su brazo aun en su silla y estrechar su mano con la fuerza justa y la firmeza indicada.

—Odette. —Sonrió e inclinó la cabeza en forma de reverencia. — Así que tus servicios, si me permites que te tutee después de saber que nos encontramos entre iguales, son demasiados caros de ser libre...

—Pero no lo eres...conozco varios esclavos y pocos tienen mi suerte con respecto al tiempo libre, así que si me permites la pregunta...por pura curiosidad ¿Te has escapado o quién es tu amo que tan bondadosamente te da tiempo libre para que termines viniendo aquí?

Odette no había podido evitar ser entrometida, estaba en su naturaleza, al igual que su enorme boca, que se caracterizaba por no dejar de hablar incluso cuando realmente debería hacerlo y no por el tamaño. Estaba interesada, era otro esclavo y después de todo conocer a alguien con el que poder hablar en las mismas condiciones era todo un gusto, últimamente había tenido que aguantar desplantes, maltratos, desprecios y humillaciones a mansalva...demasiado para una chica que apenas comenzaba a madurar realmente a base de tropiezos y de vivir en aquel injusto mundo.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 119

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ale and Ballads | Priv. Odette

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.