Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Jue Ago 03 2017, 20:37

Alzó los iris con cierta sorpresa con la primera pregunta. Y, por supuesto, acabó tildando una leve sonrisa cuando éste se retractó de esa pregunta que denotaba tanta defensa. Entonces, “Señor Irascible” sí tenía a alguien a quien no quería dañar. Era más humano de lo que quería aparentar.

Es posible —se limitó a responder.

Los dioses eran caprichosos pero los humanos eran ambiciosos. El capricho de los dioses podía otorgar el poder a los humanos y éstos creerse dioses. No era tan utópico. Ni tan descabellado. Las antiguas historias así lo relataban. Historia de semidioses, incluso de humanos que ascendían a dioses. ¿Por qué estaba tan seguro de que un mero humano no podría arrasar con todo? Ella no lo estaba. Para nada. El elemento del fuego se propagaba como una enfermedad y convertía en cenizas aquello que tocaba. ¿No habían sucedido demasiadas catástrofes desde que los humanos habían sido bendecidos -o maldecidos- por esos dones? Mas calló sus incertidumbres. Formularlas sólo causaría que aquel hombre volviera a estallar. Estaba convencida. La curandera observó como las chispas de las llamas escapaban del fulgor hasta evaporarse en el aire.

También puedo acabar quemando estancias pero para eso no es preciso el dominio del fuego —hizo una escueta pausa— Sólo una antorcha. Los dioses elementales… —repitió pensativa. Su mente fue abriendo las puertas de su propia mente recapitulando la información que los feligreses le relataban en sus confidencias. Normalmente adquiría más testimonios que otros pero no estaba segura de querer revelar los secretos de quienes confiaban en ella—. ¿Sois consciente de que el Templo es tierra sacra para la Diosa? En su interior la mención de algún otro dios es herejía y los impíos son entregados a la Inquisición —repitió como hacía a los feligreses menos creyentes.

Dada la advertencia prosiguió.

Pero … cada vez son más los testimonios que admiten haber visto a los dioses elementales. Hace pocas semanas un marino llegó al templo tembloroso. Admitía haber visto al Amo de los Mares, sus tentáculos habían rodeado una de las fragatas de la flota mercante a la que pertenecía y lo había partido por la mitad; una mujer anciana me dijo hace meses que su hijo había ido al bosque y había capturado una de las hadas que la Madre Tierra trajo con su aparición. Parece ser que algunos dragones aprecian su polvo o sus alas… no estoy segura. Tampoco estoy convencida si es cierto… y así se lo comuniqué, mas lo que me trajo podía ser o no el ala de un ser fatuo —frunció el ceño recordando el ala que había tenido entre sus manos y aún podía sentir como se deshacía entre sus finos dedos; mas a pesar de ello seguía sin estar segura si era un hada o un ala de libélula—. Otra mujer más joven juró y perjuró con terror y lágrimas en los ojos haber visto el avatar de la doncella de los bosque y como poco después a su alrededor las pequeñas piedras oscilaron ante ella. O por ella… se sentía tan desdichada.. —suspiró al recordar las palabras de temor por ser descubierta y ahorcada—. Pero… la que más aclama mi atención es el rumor de la Soberana de las flamas.. aquella que algunos dragones consideran su verdadera Madre. A la que vilmente usurparon el trono ...

Sus palabras se detuvieron sumida en sus propios pensamientos. Ajena a él y a todo lo qeu la rodeaba. Esa idea había estado presente desde que el candor había invadido sus venas años atrás. Cuando los primeros indicios de magia emergieron en ella. ¿La Reina era la usurpada y la usurpadora Maaikaela? ¿O era al revés? Sacudió la cabeza tras un lapsus de tiempo y centró los cerúleos iris en él.

En realidad el misticismo no reside en el Templo, mi señor, sólo se ha de saber escuchar a aquellos que desean ser oídos. La ciudad cada vez murmura más fuerte, a pesar del temor por la Reina Madre y sus intentos por acallarlos, y el pueblo desea respuestas. Cada vez es más evidente que los peregrinajes de los creyentes son dirigidos hacia los altares de los Dioses elementales y el Templo de la Diosa se ve taimado por ello.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Lun Ago 14 2017, 01:16

Escuchó con atención sobre su negativa y sobre los rumores de los que se hablaban en el pueblo.  A medida que ella seguía hablando, solo podía esbozar una mueca de descontento.  No podía creer que no supiera nada sobre otros dioses, o siquiera algunos trucos o rituales básicos para bendecir a la suya ¡Vivía en un templo! Tampoco creía  que, en todos los libros que leyó en su vida, no existiera nada sobre esos seres tan poderosos (o algo que les sirviera para comunicarse con alguien cómo ellos).  Escuchar a las personas sobre rumores era fácil y, aunque ella seguro tenía más tiempo para eso, podría ayudarle en muy poco.  A menos qué…

Una idea surgió de repente en su cabeza.  Algo que lo hizo sonreír como maníaco bajo las telas que cubrían su rostro.  Había un lugar al que podrían ir, estaba lejos pero si planeaban bien la travesía y se llevaba un caballo de Zenda, podrían llegar a destino a tiempo.  - ¡Ya sé! - exclamó dándose un puñetazo a la palma. - ¿Cómo no se me ocurrió antes?- entonces miró a la esclava con sus ojos bien abiertos y dilatados. - Debemos ir al templo de la diosa de Fuego. Allí podremos encontrar cosas raras que podrías estudiar.-

Drael ya había estado en aquel lugar y, a pesar de no haber regresado, recordaba perfectamente las cosas tan extrañas que había encontrado.  Recordaba aquel yelmo de un material único que habían encontrado en las afueras, la antigua pintura que ningún pincel podría haber hecho y las llamaradas que lo envolvieron junto a C’Nedra. -Ya estuve en esa cueva, hay cosas muy raras allí ...pero no pude entender mucho. - agregó para convencerla. -Tú has vivido en templos, podrías hacer algún ritual o cualquier cosa para comunicarte con esa. Hasta podrías encontrar algo que nos diga como funcionan nuestros poderes. -  la emoción lo podía, hablaba rápido y movía sus brazos con entusiasmo. Más necesitaba su confirmación. - Etta, ¿Qué dices? -




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 265

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Miér Ago 16 2017, 20:49

Era cierto, ella vivía en un Templo, mas todo lo que había aprendido era debido a su ingenio y su interés de escuchar. De oídas. A sus ojos las palabras de un pergamino no eran más que una pesadilla indescifrables. Aburridos y monótonos. En cambio, los dibujos, los pocos que sabía interpretar como galimatías hacían que su mente volara ante la idea de un nuevo mundo. Las pinturas rupestres de una cueva del bosque le relataban con simpleza y devoción una historia pasada que no tenía vuelta de hoja; antiguas tablas de piedra con grabados de jeroglíficos la mantuvieron en vela con la interpretación de una vieja leyenda. Y era esa simpleza la que la llevaba a querer desvelar los misterios de los que otros consideraban meros garabatos.

La sorpresiva exclamación la sacó de los pensamientos que la mantenían medio ausente para ofrecerle una mirada interrogativa. La retórica pregunta la mantuvo en vilo durante un segundo. Hasta que la incredulidad se apoderó de ella. El desconocido, el mismo que poco antes se mostraba tan a la defensiva, había bajado su escudo para mostrarse amistoso. Los labios de la esclava se abrieron levemente con evidente sorpresa y sus ojos se agrandaron. No es que no se alegrara de que la amenaza constante de su recelo hacia ella estuviera menguando, pero el cambio de vientos la dejó completamente desarmada. ¿Había conseguido aplacar la ira inicial? Lo analizó con un preocupante fruncimiento del entrecejo.

¿El templo de la Diosa de Fuego? —formuló con cierto recelo.

Mas él con desconocido entusiasmo le ofreció una confidencia. Era insólito; la ira aplacada por el entusiasmo. El desconocido encapuchado le recordaba, ahora, a un niño con un juguete recién descubierto. Etta ladeó el rostro y entrecerró los ojos, no con enfado, sino con cautela y curiosidad. Una curiosidad que le hacía querer saber quién se ocultaba bajo aquellas telas, y quién deseaba que lo acompañara en tal designio. No mentiría, la idea de ir a ese lugar la había asaltado desde que el candor, años atrás, había clamado en sus venas pero … la seguía reteniendo el temor de ser descubierta.

Se llevó el índice derecho a los labios y lo mordió pensativa. En un acto inocente de inseguridad. Sus ojos vagaron de un lado a otro de las llameantes flamas y siguieron debatiéndose aún cuando retiró el dedo de sus labios para alzar la vista hacia él. ¿Debía fiarse de un desconocido? No, esa no era la pregunta. La pregunta era: ¿iba a perder la oportunidad? Ella lo sabía, lo había leído entre líneas cuando la propuesta se formuló, él la usaría para hallar algo en ese templo. Pero la vida era un dar y recibir, había sido una de las primeras lecciones que aprendió en su vida, y, por ello, ella también aprovecharía la oportunidad que se le presentaba.

Iré, pero… —inició con precaución— …debéis prometerme que no volveréis a atacarme.

La condición, a su parecer, era vaga en comparación a su pedido. Además, aunque sentía curiosidad, no es que realmente le importara quién deseaba ocultarse bajo las telas, siquiera haría el intento de sacarlo de esa protección. Así creyó  que era un buen trato: él podría mantener su anonimato cuanto tiempo deseara y a cambio la curandera necesitaba saber si era un hombre de palabra. Aunque debía admitir que era un salto de fe abismal...
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Dom Ago 20 2017, 01:30

Ella había aceptado y Drael debió controlarse para no demostrarse demasiado emocionado por su futuro. Era genial, por fin tendría una oportunidad de entender verdaderamente cómo funcionaban sus poderes y cómo hacerse más poderoso, hasta podría descubrir los misterios que escondía esa diosa y su templo. Aún no podía olvidarse del yelmo único y la pequeña pintura de esa máquina extraña que descubrió con C’Nedra, y le intrigaba descubrir su origen y su utilidad. Ella era más inteligente, obviamente, así que algo útil obtendrían de su viaje. También era la única persona educada que podría ayudarlo.

La esclava al principio se había mostrado reticente, pero para que lo acompañara, le había exigido no hacerle daño. Algo sencillo, pensó. Sería poco conveniente matarla en esa instancia, no sabía nada sobre él y su presencia solo ofrecía beneficios – ¿Lastimarte? Seguro. no te haré nada – dijo y le extendió la mano para confirmar el trato. Más la levantó inmediatamente, aún debía ser precavido. – Eso sí: si tratas de tenderme una trampa o algo parecido, el trato se cancela. ¿Entendido?

Estaba seguro que diría que sí, así que solo quedaba acordar cuándo y dónde se encontrarían. Podría conseguir un caballo de Zenda, con la excusa de que se encontraría con C’Nedra o su hermana. No debían tardar demasiado, o podrían levantar sospechas de sus respectivas dueñas. La velocidad sería esencial. – Te encontraré a las afueras de Talos, llevaré un caballo y te recogeré por el camino. Tu dime cuando, debería ser lo más temprano posible. – consultó antes de marcharse, esperaba que aquel día llegara más pronto que tarde.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 265

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Miér Ago 23 2017, 19:42

La castaña observó la mano que le fue extendida pero pronto fue apartada en el simple trato que había pedido. Se preguntó si el “Señor Irascible” había pensado mejor las pocas palabras que había afirmado y lo miró con precaución. Las palabras que prosiguieron la hicieron fruncir el ceño con mas que asombro por la inverosímil situación que el enmascarado se planteaba y acabó parpadeando con cara con incredulidad. ¿Por qué iba a tenderle una trampa?¿Por qué querría traicionar al único que le ofrecía algo que siempre había deseado? Hubieran empezado con el pie erróneo, él le había dado el impulso necesario para avanzar en su propio caminar. Un impulso del que claramente era totalmente ajeno..

Yo no uso subterfugios ni trampas —aseguró y extendió la mano en busca de la del contrario—. Y espero lo mismo de vos.

Cerrado el trato sólo quedaba asentir a ese complicado encuentro. Se llevó la diestra a los labios y tamborileó los dedos sobre ellos con un deje pensativo. En esos días donde los rumores del Profeta se extendían como una plaga de langostas había comprobado que la Guardiana permanecía más tiempo en el exterior. Quizás la prematura proposición no fuera tan mala idea como el encapuchado decía. Alzó los iris para encontrar los de él y sonrió animada.

En dos lunas —aventuró—. Os estaré esperando en las cercanías de “La Lanza y el Jabalí”, está  a una distancia prudente de Talos y el Camino del Mercader siempre está transitado. Podré conseguir que algún carruaje me acerque allí para ese día.

La posada estaba regentada por un matrimonio que se ganaba la vida, sobre todo, por los cazadores de la zona. Era un lugar encaminado a las Montañas Quemadas y no creyó que fuera mal lugar. Pasarían desapercibidos ante el ir y venir de los habituales -y no tan habituales- clientes. Además ya había hallado la excusa perfecta para la Guardiana.

Hasta ese día sus caminos volverían a separarse.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.