Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» El taller de las hermanas Balaur
Hoy a las 20:29 por Vhalerion

» Los dos pilares que sostienen el mundo [Vhalerion]
Hoy a las 20:24 por Vhalerion

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 20:02 por Etta

» Hola... [Lol]
Hoy a las 15:26 por Alana Branagh

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 13:59 por Cedrik

» Perdona si te llamo… [D’tark]
Hoy a las 13:53 por Cedrik

» Confieso que...
Hoy a las 13:26 por Nyssa

» Training Day - FB (Lol Branagh)
Hoy a las 12:30 por Moira

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 12:21 por Invitado

» Registro de Grupo
Hoy a las 11:54 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Lun Jul 10 2017, 16:49

Drael jamás había sido un asiduo explorador del bosque que rodeaba a Talos, sin embargo, sabía más o menos las zonas donde se podía estar tranquilo sin que nadie apareciera en todo el día, y de ocurrir tener varias rutas de escape.  Es que lo que haría allí, era demasiado riesgoso y debía tomar todas las precauciones posibles: primero había revisado todos los alrededores, buscando huellas por donde salir corriendo, cuevas por donde ocultarse, incluso (como último recurso) arboles altos y tupidos que le protegieran, también se cubrió su rostro y su collar con una tela oscura, asegurándose de que nadie lo reconociera a lo lejos.  Además llevaba en su cintura una pequeña daga que había encontrado en la casa, antes de salir.  Lo mínimo que podía hacer para asegurarse de no ser descubierto al practicar con el fuego.

Cuando se sintió listo y seguro, apiló ramas, hojas y yuyos, y con unas piedras logró encenderlas sin problemas.  El cielo estaba despejado y no parecía que el viento soplaría muy fuerte, por lo que, según creía, el clima no le jugaría una mala pasada.  Al menos nada o nadie apagaría la fogata, en cambio si el fuego se descontrolaba solo había cargado una pequeña alforja con arena; pero ¿A quién le preocuparía provocar un incendio cuando tenía decidido jugar con fuego?  ¡Que tontería!

Luego, se sentó frente a la fogata.  Respiraba hondo y sus ojos se pegaron en ella, hipnotizado por su danza descontrolada. Extendió sus manos hasta las llamaradas, dejando que el calor rosaran sus palmas.  Se debía concentrar al máximo.  Quería separar un poco de fuego para él y mantenerlo en sus manos durante un rato, y hasta moverlo un poco.  No había podido practicar demasiado y aún las actividades más triviales podían dejarlo exhausto.  Necesitaba entrenar mucho más para usarlo como un arma.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Mar Jul 11 2017, 12:36

La Guardiana casi la había echado a patadas del Templo, alegando que le apetecían las setas del bosque, aquellas que hacía un año no cataba y sólo la estación de lluvias hacía crecer. Etta desconocía si ello era una mera excusa para que saliera del sacro edificio o que realmente quería un revuelto de setas. Hacía años que comprobó que aquellos hongos sólo proliferaban en cierto clima y mes, cuando las lluvias empezaban a escasear y el frondoso bosque tenía cierta humedad en el ambiente. Nunca le había importado, desde pequeña, perderse en los bosques colindantes. Huir del tumulto de gente que solía recorrer las calles de Talos y sentir esa ficticia libertad.

Recorrer los bosques siempre era mejor con ropa la cual no se enganchara por las ramas bajas y el sotobosque, por ese motivo había cambiado su habitual toga por unos pantalones de cuero, unas botas altas y un jubón que hacía a su vez de capa. La enorme capucha de tonalidades acordes con la natura solía protegerla de las posibles inclemencias o, en su defecto, del sol abrasador. Y de este modo, tras varias horas de caminata y recolecta, había decidido tomar el camino menos transitado y retirado de la ruta comercial.

En realidad solo deseaba algo más de tranquilidad. Algo más de silencio. Esa soledad que el Templo y sus labores diarias no conseguían otorgarle, pero claro… ¿quién no deseaba eso? Ilusa fue al creer que sería lo hallado cuando al traspasar algunos rugosos troncos se vio de bruces con  una fogata custodiada. Sus ojos se entornaron en un intento por discernir la oculta figura, mas su atención fue acaparada por el dominio de las flamas entre las manos ajenas.

¡Ah! —exclamó con asombro.

No pensó demasiado, se quedó mirando al obediente fuego con fascinación, hasta que la chispa de lógica de su cerebro reaccionó. Sus iris se alzaron, evaluando al desconocido, y su cuerpo se tensó. Aquello no había sido demasiado sensato. No ayudó el entender ese énfasis por ocultar sus facciones, ni que estuviese en medio de la nada, ni mucho menos, que ella lo hubiese descubierto haciendo algo prohibido. Retrocedió un par de pasos. Despacio, muy despacio, como una presa barajando sus posibilidades ante un probable enemigo.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Mar Jul 11 2017, 23:52

Habían épocas en la vida de una persona en que la fortuna parecía desaparecer, para Drael hacía tiempo que la buena suerte se había marchado y seguramente se empeñaba en no regresar. Nada le salía bien, todo lo que planeaba terminaba en desastre. No importaba las precauciones que hubiera tomado o si se hubiese marchado a una isla abandonada en la mitad del océano, o si prácticamente tenía todas las chances de triunfar. Algo sucedería, alguien por mera malicia del destino terminaría arruinándolo todo.

Esa muchacha, que yacía en el suelo frente a él, era la viva representación de su pesar. ¿¡Quién de todos los dioses de todas las eras se había empeñado tanto en maldecirlo!? ¿¡Qué mierda le había hecho él!? Durante unos segundos se quedó observándola petrificado, tratando de aceptar lo que tenía en frente. Lentamente se alejaba de él, no la conocía y estaba seguro que ella no podría identificarlo en un futuro, pero ella debía huir y no lo hacía. Se estaba tardando demasiado.

Poco a poco, el fuego se desvanecía en sus manos y, en el momento en que la última llamarada se perdió en una nube de humo, Drael avanzó lentamente hacia ella. “Vete” pensó “corre sin mirar atrás, olvídate de esto y los dos regresaremos sanos y a salvo”. Se detuvo a un par de pasos de ella y desenfundó la daga esperando asustarla. “Por favor, no quiero lastimarte”. Realmente no quería mancharse las manos con sangre y mucho menos de una mujercita indefensa. Haría todo lo posible por ahuyentarla, esperaba lograrlo sin tener que pasar a mayores.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Miér Jul 12 2017, 11:45

Y aunque la lógica la había hecho reaccionar e hizo saltar una muy sonora alarma en su despreocupada cabeza, no pudo más que dar esos aciagos pasos de retroceso. Su mente seguía asimilando la situación: ¿por qué alguien se ocultaba tanto en medio de la nada? ¿Era acaso por el temor de ser descubierto por un alma inquieta como ella? ¿Era uno de esos renombrados terroristas? ¿Por qué la senda la había llevado hasta esa situación? ¿Hasta él? Ella era la primera que pensaba que no existía el azar. La Diosa movía los hilos de sus títeres para que ellos se encontraran y superaran la prueba pero ¿qué prueba? ¿Qué era lo que no conseguía ver?

La distancia se acortó y la hizo fruncir el ceño entre su propia incertidumbre. Era posible que tuviese que huir. En realidad era lo que debía hacer. Cualquiera en su sano juicio ya lo habría hecho, habría corrido en dirección opuesta lo más veloz que pudiera. Mucho más al ver el brillo de metal que osciló en la mano ajena poco después. Pero, simplemente, no podía. Se había quedado petrificada y, sin darse cuenta, había contenido la respiración ante la nueva amenaza. Estaba pensando, se quedaba sin oxígeno de intentarlo, pero estaba cavilando. Seguía buscando el por qué la Diosa la había metido en el camino de aquel que portaba el arma amenazador. Lo que a llevó a otra pregunta: ¿por qué se estaba demorando tanto en atacar? Ah, era eso. Los dos aguardaban la reacción del otro.

Entonces lo decidió, era arriesgado, pues desconocía si era enemigo o aliado quien se ocultaba tras aquellas telas. Sin embargo, no importaba. Se arriesgaría.

Por vuestras venas corre la magia —inició con una vibración casi inaudible, era una evidencia, pero su tono se fue afianzando a medida que la determinación se reflejaba en su rostro—… ¿y si os dijera que el azar, o la mala suerte, es algo inaudito? ¿qué es posible que nuestros caminos se hubiesen cruzado por algún concreto motivo? Todo tiene un cuando, un dónde y un por qué. ¿No es extraño que en medio del frondoso bosque, habiendo hectáreas de él, os encontrara?

Acalló un instante, unos minutos para dejar que evaluara sus palabras, y dio algunos pasos laterales para volver a abrir distancia entre ambos. La idea de tener un cuchillo incrustado en su costal no era algo que la tranquilizara y ello aceleraba desbocado su propio corazón. No le agradaba sentir como el bombeo le presionaba en la garganta amenazador, ni mucho menos sentirse asfixiada por ello. Así desvió la vista hacia el llameante surco que hacía de fogata para buscar aquel elemento que erráticamente también podía usar en su beneficio.

Quizás sea el fuego el que nos una —mencionó dubitativa, intentando llamar su interés, y volvió a depositar los azulados iris en la misteriosa figura.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Jue Jul 13 2017, 01:45

La desconocida no huyó entre los árboles, ni siquiera trató de mantener la distancia que había tomado una vez, soló se mantuvo quieta (quizás con algo de miedo) sin dejar de observar al enmascarado ¿Por qué? ¿Acaso ya no imponía en sus enemigos el mismo terror instintivo como recordaba en el pasado? Se estaba ablandando y seguro se le notaba en su físico, en su andar y en su presencia. Era intolerable. Lo peor de todo es que aun no lograba reunir las ganas de asesinarla, no sentía ese hervor en la sangre que otrora lo obligaría a degollarla y ver como se desangraba lentamente en el suelo. Era patético.

La escuchó hablar y Drael se detuvo para escucharla, con el filo de su arma apuntando hacia la rubia. Sus palabras sonaban extrañas; eran complejas y formaban frases complicadas, parecían salidas de la boca de un juglar engreído o de un brujo que acababa de recitar un hechizo. Le había entendido, en parte, más no le importaba las sandeces que una habladora querría decirle. Su encuentro no era por el destino, solo era la mala suerte que lo seguía constantemente, nada más.

-No es extraño, los cazadores se viven encontrando con sus presas.- murmuró con una voz forzada para que no lo reconociera en un futuro, Talos era grande y aún así los encuentros entre dos conocidos no eran extraños. - Me podrías haber estado siguiendo. ¿No lo hiciste verdad? - agregó llevando su daga hasta la altura de los ojos, quería que ella la viera.

Cuando habló del fuego, volvió su vista a la fogata confundido. Podría ser que ella también fuera capaz de controlar aquel elemento. - ¿De qué mierda me estás hablando? ¿Quién eres?- preguntó amenazante, aunque tuvieran el mismo poder no significaba que fueran amigos. Incluso podría haberle mentido, podría ser de la inquisición. Podría querer tenderle una trampa.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Jue Jul 13 2017, 09:40

¿Para qué querría perseguir y dar caza a un hombre? ¿Desde cuándo tenía ella apariencia de cazadora? ¡Por la mismísima Diosa! Ese hombre no estaba en sus cabales o tenía demasiado que ocultar. Sus labios se separaron un instante ante la acusación y su ceño se frunció mucho más.

¿Acaso parezco una cazadora? —lo acusó, ¡pero si por no tener no tenía ni una daga! Al menos a la vista… en su mochila de cuero, donde ahora portaba las setas, tenía una daga que utilizaba para cortar las mismas. Un mero utensilio de recolecta—. Si os estuviera dando caza dudo mucho que me hubiera dejado ver, ¿no creéis? ¿No se supone que los cazadores son diestros por saber sorprender a su presa? ¿Qué tiene de sorpresiva mi aparición?

Los ojos de la curandera se centraron en el filo a medida que lo apuntaba hacia su rostro y, por inercia, echó la cabeza para atrás. Intentaba dar más distancia entre el puntiagudo objeto y sus delicadas facciones. Sabía que podía atacarla en cualquier momento pero seguía confiando en que no lo hiciera. Confiar… bueno, confiar no es que confiara demasiado. Empezaba a creer que tendría que haber tomado esas lecciones ofrecidas por el Teniente tiempo atrás. Si salía de esa situación, quizás, solo quizás, se lo planteara. Nunca le habían gustado las armas.

Tragó saliva, ligeramente aliviada, cuando la última de sus frases hizo que el desconocido virara a observar el objeto de la misma. Aunque no duró demasiado, las palabras sonaban aún más amenazante que antes, y ella volvió a intentar abrir distancia en un par de pasos hacia el lateral. Hacia el fuego. No estaba segura si acaparar su atención había sido tan buena idea como en un inicio creyó. Abrió los labios en un intento por encontrar las palabras oportunas, era difícil  siendo alguien que ocultaba su faz y aún más cuando la situación era tal, pero lo intentó.

Sólo soy una esclava que ha venido a por setas y algunas hierbas medicinales para su señora y los heridos del Templo —quizás sonara demasiado inverosímil pero no mentía—. Puedo daros algunas…

Él no quería saber eso, era consciente, lo que había dejado perplejo al hombre no era más que la mención de la magia y el fuego. Pero nada le garantizaba que si le mostraba que podía controlar, hasta cierto punto, la voluntad del fuego… no lo viera como una nueva amenaza. Y el insistente bombardeo de su propio palpitar seguía incomodándola. Acelerado. Demasiado acelerado. Augurando nada bueno que le recordaba el latente calor que había sentido en el Templo tiempo atrás. Debía calmarse o provocaría un incendio como aquella vez.  Se obligó a inspirar y expirar en una lenta y larga bocanada de aire antes de hablar.

¿Podéis bajar el arma? —preguntó con cautela, mientras hacia avanzar su diestra entre su cuerpo y el filo, y añadió con súplica—: …por favor…
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Dom Jul 16 2017, 06:03

Arrugó su nariz al escuchar la excusa de la muchacha ¿Era idiota o qué? No la llamaba a ella a una cazadora, lo había dicho de manera figurada...una metáfora. –Podrías ser de la inquisición. A ellos les encanta pasar desapercibidos–. De hecho, tenían ojos en todos lados y se mostraban de variadas formas: dragones y humanos, jóvenes y ancianos. Hasta había descubierto a unos cuantos informantes que trabajaban para algún inquisidor en específico. Así que si ella no trabajaba directamente para la organización, a la que el enmascarado tanto temía, podía acusarlo a él por unas cuantas monedas.

A pesar de que explicó lo que hacía en ese bosque, sus palabras seguían sin convencerle. ¿Tenían sentido? Sí, muchas personas recorrían los bosques en busca de hierbas y hongos y cuanto este pudiera ofrecerles. Aún así, no podía dejar de pensar en que había algo extraño en ella, algo que no le cerraba. Además, no podía dejar de imaginarse que, por un descuido, podría terminar otra vez encadenado en las mazmorras del castillo. Aunque quizás, después de todo lo que le hicieron, la paranoia le obligaba a exagerar.

Esclava – murmuró casi con desprecio. –Dime tu nombre y a quién le perteneces– ordenó haciendo bailar los daga frente a los ojos de la muchacha pues cuanto más supiera de ella, más fácil sería verificar si le habría mentido.

La esclava seguía retrocediendo, buscaba mantener la distancia que Drael, constantemente y con cautela, infringía. Era una danza, era la vívida imagen de una bestia que tenía acorralada a una presa que podría lastimarlo. Drael siguió moviéndose cuando la humana se detuvo cerca de la fogata, quedaría entre el fuego y él, cerrándole unas cuantas rutas de escape. Solo entonces, y con reparos, envainó su arma. Esa muchacha quería hacer algo para convencerlo de que era una buena persona, se lo permitiría. De todas formas, podía asesinarla con o sin la daga. – Apúrate




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Lun Jul 17 2017, 19:19

Por amor a la bendita Diosa y su benevolente criterio, ¿ser de la Inquisición? ¿Ella? Primero cazadora y ahora… ¿asesina? ¿Por qué siempre acababa rodeada de locos, inválidos e idiotas? Se mordió la lengua. En un intento por no ceder ante la tentación de provocarlo. Al menos no a provocarlo más, no con la daga aún en la mano, y se centró en el insistente retumbar de su corazón. Casi prefería morir de un infarto que aguantar ese escrutinio. Se preguntó qué le había ocurrido al infeliz para que su confianza se torciera hasta la aberración. Pronto lo descartó. Por ahora no importaba. Deslizó la mirada por él, entero, y se demoró en cada pliegue, retazo de tela y movimiento del contrario, en un intento por discernir -en vano- por qué estaba tan defensivo. Tan alterado. Tan irracional. Era peor que los dragones. ¿Sería un dragón?

La palabra esclava la hizo enderezar la espalda con rigidez y no ayudó el tono de exigencia que prosiguió. ¿Es que ese hombre no tenía modales? Pero sus iris volvieron a centrarse en el filo que se meneaba delante de ellos. Se mojó los labios con la punta de la lengua, más por nerviosismo que otra cosa, y dio un respingo cuando lo que a ella le pareció un suspiro a él parecía ser una eternidad. Así lo demostró con la exigencia de premura de las respuestas. No pudo evitar observar en rededor buscando una vía de escape factible o posible en la espesura. Pero sus iris volvieron a centrarse en el hombre cuando envainó la daga. ¿Eso era una tregua momentánea? ¿Podía verlo así? No estaba segura.

No pudo evitar mirarlo con desconfianza unos segundos más. Retrasando lo inminente. Su corazón parecía empezar a calmarse cuando la principal amenaza desapareció y sólo entonces empezó a hablar. Sus ojos seguían fijos, ahora en los de él, evaluándolo, aunque era difícil con toda esa dichosa tela ocultándolo.

Etta —dijo, esperaba que fuera alguien que supiera hilar las conversaciones, muchos la conocían y era de cultura popular que era esclava de la Guardiana desde su nacimiento.  Había sido abandonada a su suerte.  Una mera ofrenda. Permaneció en silencio unos segundos demasiado largos. Desvió la vista al fuego y volvió a levantarla hacía él. Por si acaso respondió la siguiente pregunta—. Pertenezco al Templo y a su Guardiana.

Un crepitar hizo que volviera a centrar la vista hacia la hoguera e hizo que frunciera el entrecejo. Acaparó completamente su atención y sus sentidos. La embaucó y la hipnotizó. Su ritmo cardíaco se había calmado por completo en su habitual bombeo rítmico. No estaba segura si el calor que desprendía la fogata era la causante de la calma que había buscado momentos antes y había hallado. Esa tranquilidad familiar que hizo que sus parpados se cerraran unos segundos. Reconfortándola. Un segundo después abrió los ojos y lo miró molesta. Pero estaba molesta consigo misma, no con él, y eso la cabreó más.

¿Y vos de qué os ocultáis? —preguntó con la misma exigencia que había utilizado él—. ¿A qué teméis tanto? Podéis usar un arma y el fuego. Parecéis diestro—. No se dio ni cuenta de que su tono ahora era más alto de lo usual. Era evidente que estaba cabreada. Con ella. Con él. ¡Maldita fuese la reina!  Estaba cabreada con los dos por ser tan débiles—. Podéis dominar aquello que ella teme, lo que tanto desea exterminar, y vos no hacéis más que ocultaros en medio de un bosque con el rabo entre las piernas. Como un maldito cobar....

Y calló de golpe sin concluir el insulto. Tragó saliva al percatarse de que su lengua la había traicionado, pero ya era tarde. Se había dejado llevar.  Esperó que el fuego la protegiera. La verdadera Diosa lo hiciera.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael el Miér Jul 19 2017, 05:57

Drael esperó y dejó demostrar a Etta lo que ella tuviera en mente.  Esperó impaciente varios segundos tratando de imaginar lo que sucedería.  La esclava se había concentrado demasiado en la fogata y sospechó que de ella saldría algo sorprendente.  Quizás, al igual que él, había sido favorecida por la diosa Maaikaela y poseía el don, o la magia, de controlar el fuego.  Pero no estaba pasando nada, el fuego se movía con parsimonia y nada lo corrompía.  Si acaso esa muchacha tenía los mismos poderes que él, solo era una debilucha que no valía la pena el riesgo.  Patética.

Como si fuera poco, la esclava lo miró enojada y comenzó a largarle reclamos e insultos a diestra y siniestra, con un tono tan petulante y odioso que ameritaba una reprimenda.  ¿Quién se creía ella para reclamarle? ¿Creía que era tan fácil acabar con un dragón?  Ilusa, estúpida.  -  ¿Qué mierda dices? Si no tendría cuidado con esto estaría muerto ¿Por qué no los matas tú entonces? ¿Eh?- iba a seguir respondiendole pero se frenó en seco, no había caso en discutirle a esa muchacha, y mucho menos explicarle nada.

Entonces, tomó a la muchacha por la muñeca y en el mismo instante desenvainó su arma nuevamente, apoyando el filo contra su garganta. Sus labios formaron sonrisa tensa y sádica – Dime unas cosas: Etta, esclava del templo – murmuró con rencor y desprecio – Ya que, por lo visto, sabes lo que me conviene  hacer ¿Por qué debería dejarte con vida? – matarla (luego de ser insultado) le estaba pareciendo bastante atractivo.  Era cierto que la violencia no lo dominaba como antes, pero habían vicios que eran muy difícil de superar.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Etta el Miér Jul 19 2017, 19:18

¿Matar?. Su mirada se ensombreció al oir ese término. Matar… ¿Por qué  usaba esa expresión? Precisamente ese verbo tan irrisorio y mordaz. Tan lúgubre y aniquilativo.  Si bien era cierto que era una esclava no estaba enojada con su Señora ni con la Reina, no deseaba la muerte a nadie, pese a los acontecimientos tan belicosos y sanguinolentos que sucedian en los últimos meses. Pero él había usado precisamente esa palabra y demostraba el desprecio que ya había percibido con la mención de que era una esclava.

Yo no mencioné la muerte —dijo cuando él aplacó esa rabia oculta—. Sólo dije que teméis y os ocultáis por ello.

Cuando notó el grillete que formaba la mano ajena en su muñeca y percibió el filo en su garganta se echó a reír. ¿Por qué? No lo sabía, solo rio. Últimamente siempre acababa en situaciones pintorescas y extrañas. O bien reía o lloraba, y había decidido no llorar. El enfado ayudaba. El problema sería cuando ese cabreo momentáneo cediera al miedo que empezaba a hacer que su corazón se desbocara. Notó como la punta de la daga se le clavaba en la garganta por su propia culpa y dedicó una sombría mirada a su atacante.

Lo que os conviene es algo que no sabéis ni vos mismo. Sólo buscáis una excusa para saciar esa ira reprimida. Un modo de expiación por vuestro propios pecados y dolencias —al menos hablaba con el temple que esperaba— ¿Por qué dejarme con vida, decis? Eso será algo que vos mismo debéis decidir. Me temo que os habéis dejado llevar por uno de los pecados más dolentes y sólo vos podéis decidir si ceder a él o no.

La curandera parecía estar loca. Era posible que ese hombre lo considerara. No había mostrado ningún indicio de querer pelear, ni de defenderse, sólo huía y se alejaba en cada uno de los pasos que él daba para arrebatar su espacio personal. Su sien empezaba a bombardear furiosa en un ritmo acelerado y le estaba empezando a doler la cabeza. El brazo libre permanecía sin vida -aparente- al lado de su cuerpo, cerca del fuego, muy cerca, pues aunque le había dado un voto de confianza -habitual en ella-, no pensaba morir allí. No por ella, sino por él. Imaginar a su señora arrancando la cabeza del iluso que la matara era una visión que la atormentaba vehementemente.
avatar
Etta
Human

Ocupación : Sanadora del Templo
Mensajes : 42

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Drael Hoy a las 06:14

No solo lo estaba llamando cobarde sino que, además, se le estaba riendo en la cara, a pesar de que solo necesitaba de un leve movimiento para terminar con su existencia.  Esa humana se la estaba haciendo difícil, demasiado.  Ya no era el sanguinario guerrero de otros tiempos, aquel que habría torturado y matado lentamente a esa sucia e insolente esclava al escuchar solo el primer insulto.  Por algún motivo (estúpido seguramente), se esforzaba en controlar su ira y de mantener a raya su sed de sangre. Era evidente de que Drael se había vuelto débil y cobarde, un esclavo que temía decepcionar a un par de personas.  Sin embargo, esa idiota no lo estaba aprovechando para nada.

 –¡Deja de hablar así carajo! – gritó mientras acercaba más el filo de su arma contra la piel de la esclava. –Realmente, me estás tentando a degollarte y mirar como te desangras.– replicó para silenciar sus palabras tan pedantes. – Seguro que chillarás como un cerdo

De hecho, estuvo a punto de cumplir con su amenaza, sin darle tiempo a la joven de controlarse.  No habría problemas si lo hiciera, solo necesitaba quemarla y enterrarla a varios metros de ese lugar y nadie lo descubriría.  Con suerte, ni siquiera encontrarían su cuerpo y su dueña seguramente pensaría que Etta se había escapado.  Estaba tentado de despertar sus vicios pasados, pero se detuvo.

–  No soy un miedoso.  – explicó  – Si los dragones me descubren ellos tratarían de matarme y son muchos como para poder derrotarlos solo– dicho esto bajó su arma, soltó su mano y se alejó unos pasos de ella, para que pudiera respirar.   –  ¿Qué mierda querías decirme con eso de que el fuego nos une?  – agregó mientras guardaba nuevamente su daga.  –  Todavía no decidí dejarte vivir, así que ten cuidado – antes de que sus caminos se separaran (con o sin violencia) quería saber si lo qué le había dicho tenía algo de sentido o solo eran tonterías.




avatar
Drael
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 224

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.