Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Heridas actuales, Heridas pasadas | Valadhiel
Hoy a las 07:32 por Solas

» Padre e Hijo | Thurdok
Hoy a las 07:10 por Miraak

» New Faces | America
Hoy a las 06:50 por Vasruk

» Un crimen, un puzle. (D'tark)
Hoy a las 03:59 por D'tark

» No habrá paz para los malvados. (Privado)
Hoy a las 03:39 por D'tark

» Zona Hostil (Faora)
Hoy a las 03:27 por Emma Holmes

» Forge of swords [Anzu]
Hoy a las 03:26 por Anzu

» Registro de PB
Hoy a las 00:47 por Aredhel

» El comienzo de la fe | Thurdok
Hoy a las 00:14 por Allister

» Inscripciones a la boda de Lilah y Brennan
Hoy a las 00:02 por Lilah

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Against our will ~ Lilah <Privado>

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Brennan el Vie Jun 30 2017, 22:21

Tras unas prácticas marítimas para miembros del ejército que no pertenecían a la Marina, como parte de incentivar el trabajo en equipo idea del nuevo General, me cambié para estar decente. Había quedado en reunirme con mi familia. Habían llegado por sorpresa a Talos. Bajo petición de mi madre, me había puesto un traje negro con zapatos de cuero del mismo color y camisa blanca. No me había pasado la navaja, dejando mi barba donde estaba. Las concesiones con la dragona que había puesto mi huevo tenían un límite. Esperé con las manos en los bolsillos del pantalón, fuera del castillo, hasta que un carruaje se detuvo frente a mí y los caballos dejaron de pisotear el suelo con sus intranquilos pasos. La portezuela de abrió y una mano masculina me hizo un sólo gesto para que entrase sin demora.

Sin dilación, subí al primitivo vehículo y me acomodé frente a mi padre. La conversación se basó en negocios y en el ejército. En cierto modo, fue un alivio no tener que escuchar las ideas de mi obsesionada madre por las citas a ciegas y los matrimonios por conveniencia. No era ingenuo; era consciente de que ese momento llegaría. Sólo lo estaba postergando. Ya tenía la estrategia preparada con ella: asentir, sonreír y decir que no tenía tiempo por su trabajo en el ejército y los acontecimientos de los últimos tres años.

Lo que no me esperaba era que ellos hubieran ido un paso por delante. Después de un trayecto que se me hizo breve, mi padre dio un par de golpes en el techo del carruaje para avisar al cochero que nos bajábamos. Este logró que los caballos se detuviesen y, al bajar, descubrí que estaba en mi casa. Nada de engaños. O eso pensaba. Estaba a punto de abrir la puerta de mi casa cuando mi padre habló a mi lado.

-Tenemos invitados -mencionó mi progenitor que no aparentaba más años que yo.

-¿Qué clase de invitados? -lo miré frunciendo el entrecejo porque aquella situación me olía mal. Mi padre no pudo responder porque la puerta se abrió por dentro y mi madre salió rápido a abrazarme y darme sendos besos en cada una de mis mejillas.

-¡Brennie! Qué ganas tenía de verte. No te has afeitado... ¿Tu padre te ha dado la buena nueva ya? ¡Por fin te vas a casar! Ya lo hemos arreglado todo. Hemos invitado a la familia de tu futura esposa y a ella también para que los conozcas.

Todo entusiasmo fue mi madre, con regaño de por medio. Sus ojos, tan azules como los míos, brillaban de emoción. Una emoción que a mí me abandonó. ¿Casarme? ¿Estaban locos? Protesté por aquel giro de los acontecimientos, pero no tuve más remedio que dejarme arrastrar hacia el interior de mi casa. Fui de mal humor, con el ceño fruncido con gravedad y molestia. Ni siquiera me habían preguntado. De haberlo hecho, me hubiera negado. Ahora imponían su voluntad, diciéndome que me comportase y cumpliese mis responsabilidades como buen hijo.  Era una unión de dos buenas familias y la de la dragona desconocida tenía muy buena situación social. Mi hermano me dio un codazo, sonriente, y me dijo que si no me casaba yo, lo haría él.  Al parecer todos estaban felices menos yo. ¿Cómo se lo había tomado la otra familia? Estaba a punto de descubrirlo.
avatar
Brennan
Dragon

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Lilah el Dom Jul 16 2017, 05:59

Había pasado todo el día en la sala de entrenamiento, practicando con la espada y realizando los mismos ejercicios una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez. Sentía que no estaba todo lo lista que podía estar todavía, y aun así, la dragona no se desanimó, poniendo empeño en cada nueva estocada, cada nuevo paso, cada giro que trazaba. Se fue abriendo camino entre sacos de arena, muñecos de paja humanoides y obstáculos del terreno. Finalizó el circuito sin pena ni gloria, y una vez hecho esto, tomó una goma de su muñeca, recogiéndose el pelo con cansancio en una coleta alta que dejaba las ondulaciones de su pelo reposando en los hombros.

Aplausos.

Lilah se giró, pillada por sorpresa, sin comprender de donde provenían, quien había estado espiándola sin su permiso, y cuando finalmente localizó al polizón en cuestión, una sonrisa se dibujó en su rostro. -
Abuela.

-Aun puedes mejorar, niña, pero se ve bien, muy bien. - La dragona más joven no borró la sonrisa del rostro, acercándose rápidamente a donde se encontraba la dragona más adulta. No se encontraba sola, reconoció a su padre hablando con un guardia unos pasos más allá, y la visión la descolocó, más aun al percatarse de que llegar a Talos debía de haberles llevado días de vuelo. - No entiendo... -Murmuró, desorientada, pues se alegraba de verlos, pero no comprendía porqué ninguno de los dos la había avisado de su viaje; por qué ambos habían optado por hacer ese viaje sorpresa tan repentino desde Edén. - ¿Va todo bien? ¿Está bien mamá? -Preguntó con cierta inquietud, hasta que llegó su padre, depositando un beso casto en su mejilla. - Como siempre, ocupada con preparativos... hay un evento bastante grande en unas semanas.

La morena alzó una ceja con suavidad, todavía sin comprender, pero su abuela Delle tampoco le dejó pensar en ello demasiado.- Vamos con prisa, niña. Nos espera el carruaje en la entrada. -Y dicho esto, tomó el brazo de Lilah, llevándola pasillo abajo, sin darle tiempo para protestar. - Suerte que tengo contactos y hay vestuarios. -El padre rió, divertido con la mención de su madre.

-¿Alguien me va a decir que demonios está pasando? -Una vez en el vestuario, pudo reconocer a dos sirvientas, apresurándose para comenzar a arreglarla, y tras un baño mucho más corto de lo que le habría gustado, dejó que la fueran vistiendo. - Habéis mencionado un evento. ¿Qué evento?

-Tu boda.

Las palabras de su padre la cogieron desprevenida, abriendo los ojos como platos, con el moño a medio hacer mientras una de las sirvientas colocaba las horquillas floreadas, una detrás de otra, sin prisa pero sin pausa. - No no no no. A mi no me ha preguntado nadie. No tengo tiempo para estas cosas. Christa está en edad de casarse también y sigue soltera, ¿Porqué nadie se lo ha sugerido a ella?

Pero poco pudo hacer aun con las protestas y las preguntas. Antes de que pudiera decir misa se encontró vestida, peinada y encerrada en el carruaje, bajo la mirada atenta y ciertamente divertida de su padre. -Lo harás bien. - Pero Lilah no lo veía claro. Lo veía todo menos claro. ¿Porqué? ¿Porqué ahora? Si de por sí le costaba mantener la mente distraída de temas familiares... - ¿A quien se le ocurrió esto?

Vio a su abuela alzar la mano, mientras miraba distraídamente por una rendija de la cortina de las ventanas, y una vez el carruaje se detuvo, la dragona más joven se percató de que se le había olvidado hasta como respirar en esos trajes tan ceñidos. Bajó con cuidado por la escalerilla, apretando las manos levemente a ambos costados, y caminó con su padre y abuela hasta la puerta de la casa, llamando a esta.


Última edición por Lilah el Sáb Nov 25 2017, 14:20, editado 1 vez





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Brennan el Miér Jul 26 2017, 15:57

Mis protestas por el compromiso -mi compromiso ni más ni menos- dieron paso a mi ceño fruncido y un silencio malhumorado. Estaba bien con mi trabajo, mi vida y mi soltería. ¿Por qué no me dejaban en paz y casaban a una de mis hermanas o a mi hermano? Este último me llevó a la cocina y empezó a picotear de los aperitivos preparados para la ocasión mientras se mostraba divertido con mi cara de amargado y pocos amigos. Aunque llevaba un traje parecido al mío, éramos cono el día y la noche. Yo era rubio y con ojos azules, como nuestra madre. Él era moreno con ojos oscuros, como nuestro padre.

-Vamos, Bren. Alegra esa cara, ¡te vas a casar! -estaba diciendo mi hermano con una sonrisa de diversión.

-No quiero -respondí secamente.

-Pues lo llevas claro, hermano. Si no te casas, madre te corta las pelotas con este mismo cuchillo -declaró, mostrándose divertido al decirlo-. Hacemos una cosa, tú dices que sí en la ceremonia y yo me encargo de la parte divertida la noche de bodas -agregó, haciendo que mi mal humor fuese en ascenso.

-Cierra la boca -mastiqué las palabras con evidente molestia.

-Y yo que pretendía ayudar... -bromeó mi hermano. Pues no, no se callaba-. Mira, me la llevo a las mazmorras y la entretengo toda la noche -agregó. Inquisidor tenía que ser. No le cerré la boca con todo mi mal carácter porque en ese momento llamaron a la puerta.

-¡Ya están aquí! -oímos anunciar a nuestra madre, en tono alegre.

Mi hermano rió entre dientes y salió de la cocina. Ni siquiera dejaron que un esclavo abriese. Se avalanzaron como hienas hambrientas hacia la puerta. Suspiré. Estaba jodido. Caminé lentamente hacia la entrada, como si eso pudiese retrasar el compromiso o dar tiempo a que cambiasen de opinión. Para mi sorpresa, había sido mi padre quien había llegado primero y había abierto. Noté que la molestia continuaba creciendo en mi interior.

-Bienvenidos. Por favor, pasad. Es un placer teneros aquí -le oí decir, antes de girarse y mirarme con una pequeña sonrisa que parecía decir "sé un buen hijo y ni se te ocurra rechazar el compromiso". Luego se puso a mi lado-. Este es mi hijo Brennan.

-Vaya par de mujeres, ¿hm? Me casaría con las dos -oí susurrar a mi hermano a mi otro lado.

Posé mis ojos azules sobre las dos dragonas. Eran preciosas. Una de ellas llevaba un espectacular vestido que no me dejó indiferente. Pero hice mi mejor y más terco esfuerzo de mantenerme en mis trece de continuar ceñudo. Era una belleza, sensual, una mujer a la que seduciría en otras circunstancias. Pero me obligaban a casarme y odiaba aquella situación-. Hola -simplemente dije.

-¿Queréis comer algo? Sentiros como en casa -esa fue mi madre, hablando alegremente y acercándose a la mujer del vestido-. Qué guapa eres. Estoy encantada de poder llamarte hija dentro de poco -la escuché decirle antes de ponerse al lado de la otra mujer que iba con... sí, mi prometida por sorpresa-. Ahora que los veo juntos en la misma habitación, me hacen... aaaaah -soltó mi madre, feliz y expresiva-. Dejemos que los niños que conozcan, seguro que se llevarán bien. Brennie, venga. No seas tímido. Ay, es como su padre cuando lo conocí. Pero no me costó nada llevarlo a la cama -le dijo en tono de confidencia a la mujer que iba con mi prometida. ¡Pero lo escuchamos todos!

Oí a mi hermano reír entre dientes y tener un acceso de tos. Y casi pude sentir a mi padre tensarse antes de avanzar hacia el dragón que acompañaba a las desconocidas e invitarlo a... cosas de hombres. Suspiré aún de mal humor y estiré mi mano hacia la dragona más joven, en cortesía. Hasta que no nos vieran caminar ridículamente dando vueltas por la habitación, no pararían.




Muchas gracias, Lilah :dragonflor:
avatar
Brennan
Dragon

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Lilah el Miér Ago 16 2017, 20:39

Se sentía atrapada. No, peor que eso, metida en la boca del lobo, sin espada con la que defenderse o opción a transformarse sin quedar atrapada entre las cuatro paredes de la casa. Tenía ganas de hacerse muy pequeña y desaparecer, o a ser posible salir de allí corriendo y abortar la misión... pero aquello no era una misión, y Lilah no podía precisamente decirle a su abuela que no quería hacer algo, cuando en su familia, ella era la que llevaba los pantalones y las decisiones importantes.

-Lo harás bien. -Mencionó a su nieta, divertida por la situación, y a su vez esbozó una petición bañada de una tenue amenaza, que si bien no pretendía asustar a Lilah, si que pretendía dejar claro los intereses familiares, y el hecho de que no tenía mucha opción en todo aquello.

Lilah se adelantó, asintiendo brevemente, e inclinó la cabeza ante los que salieron a recibirla, paseó la vista por la sala, y dudó acerca de a quien se referían como "su futuro esposo", casi apostando entre uno de los dos chicos que se encontraban más allá. Podría haber sido peor, se dijo a si misma, al momento que su abuela le dio un codazo suave, como diciendo ¿Ves? ¿Ves como no te caso con cualquiera? y la dragona rodó los ojos, cuando el susodicho dio un paso al frente. -
Hola. -Mencionó, consciente de que los demás estarían esperando que elaborara más la frase, y tras eso asintió.- Soy Lilah, encantada.

Caminó algo más allá, hacia el centro del salón, y se sirvió una copa cuando los demás se dispersaron. No supo tampoco como empezar una conversación con el chico, y al final se pasó una mano por el cabello, colocando apenas un mechón fino que se había salido del moño en su lugar. - Voy a suponer que eres decente y no voy a encontrarte a los dos días de la boda paseando entre burguesas. -Le tendió una copa, y tras eso, se acomodó en un sillón. Le invitó a sentarse a su lado,
mientras veía a su abuela hablando amigablemente con los presentes. Por algún motivo,
parecían 300 veces más felices con aquello que ella, o que el novio.-
¿A ti también te lo han dicho esta mañana? - Preguntó, mirándole.- Lo mío ha sido como una emboscada. "Lilah ven, que tenemos que ir a un sitio importante". -Murmuró, imitando a la que había sido su abuela.

-
Yo no soy como las burguesas esas, estoy en la inquisición. Si te veo cerca del burdel no entras en casa. - Comentó, pese a que supo que ese no podía ser el tema de conversación más ameno del mundo.- Aunque bueno, tampoco soy terrible, si quieres invitar a una más a la cama, mientras esté yo no hay problema. -Sonrió, y tras eso vio a la madre de Brennan acercarse, a lo que sonrió ampliamente, repentinamente amable, un rayo de sol.- Hola, encantada de conocerla, es un placer. Estaba hablando con su hijo, me alegra poder hablar con él al fin, mi abuela no paraba de decirme lo buen chico que era.





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Brennan el Jue Ago 24 2017, 16:11

Bajé la mano al ver que mi prometida por sorpresa no la aceptaba. Al parecer, ninguno de los dos estábamos colaboradores. Cuando aquella dragona se acercó a mí, sus armoniosas facciones femeninas y la intensidad de sus grandes irises fueron más evidentes. Su voz, aún en aquel tono impersonal, era agradable al oído. No tuve que mirar a mi hermano para saber lo que estaba pensando. Porque rápidamente lo coló por la red. "Menuda belleza. Ya hago yo el sacrificio si tú no quieres, hermano". En esta vida no había ni un poco de privacidad. Por suerte, oí a tiempo un sonido de la colleja de mi madre. De esas que te dan y luego te las suministras tú el resto del día. Mi hermano hizo una rápida queja que hizo que mis labios se relajasen suavemente. Como una sonrisa que no llegó a formarse.

La dragona frente a mí esperaba respuesta. Si muchas ceremonias, procedí a, al menos, hablar-. Hola -mi voz sonó grave y varonil. Pude notar las miradas ajenas expectantes de que dijese algo más-. Brennan. Bienvenida a mi casa, Lilah -pronuncié su nombre y fue raro, pero no desagradable. Satisfechos los demás, la acompañé con expresión seria. Se suponía que teníamos que conocernos pero yo no tenía ni idea de cómo iniciar una conversación. Con la resignación de un reo que va hacia el patíbulo, caminé sin mucho entusiasmo al centro del salón, a su lado. Le dediqué alguna sutil y furtiva mirada a la figura femenina, realzada con aquel sugerente vestido. Podría haber sido peor.

Lilah tomó la iniciativa, tras hacerse con una copa. Mis zafiros la miraron con la estupefacción de quien no espera esas palabras y la amenaza implícita en ellas. Tomé, por inercia, la copa que me tendió, sin bajar la mirada al recipiente. Me senté a su lado y suspiré de una forma masculina y silenciosa-. Mi padre me lo dijo hace unos minutos, cuando volvíamos en el carruaje. Me han comprometido en contra de mi voluntad -murmuré, como si fuera el único aunque ella me había hablado de la encerrona que había sufrido. El tema de la decencia regresó y esta vez no me callé-. No me gusta pagar por teber relaciones, soy selectivo y no suelo ser infiel. No es mi estilo. Aunque si una vez deseas un trío, podemos hablarlo y poner condiciones. Pero ya que vamos a casarnos y que eres atractiva, pienso sacar provecho a nuestro matrimonio. Y si te veo aunque sea coqueteando con otro, te ataré a la cama hasta que quedes tan satisfecha y agotada que no desees estar con nadie más -se la devolví, en un murmullo.


Mi madre, tan oportuna como siempre, se acercó. Escondí la curvatura de mis labios al beber de la copa como si la situación no fuese conmigo. Mi progenitora parecía de lo más feliz al escuchar a mi prometida porque lanzó un gritito de entusiasmo, alzando las manos cerradas en dos puños como si estuviese conteniéndose. Esta vez sí miré la bebida. Esperaba que no se pusiera a actuar como una loca.

-¿Verdad que es muy buen chico? -inquirió mi madre y... ¡Se inclinó a pellizcarme los mofletes justo cuando estaba tomando otro sorbo! Escupí todo de regreso al recipiente y agarré una servilleta de tela para limpiar mi boca, mi barbilla y mi camisa, frunciendo el entrecejo malhumorado mientras mi madre se reía-. ¿Ves qué cosita más mona? -lo que faltaba. Ahora era mono. Ya sólo le quedaba hablarle de cuando era una cría-. ¿Qué te parece, querida? Tu abuela nos habló maravillas de ti y creo que eres una joven encantadora. ¡Y además inquisidora! Estamos encantados. Él es coronel. No queríamos casarte con cualquiera -ok, eso de parte de mi madre no había estado tan mal-. Hay tantas cosas para ponernos al día. Tengo un montón de anécdotas de cuando era una cría. Le costó romper el cascarón pero le dio con el hocico hasta que lo logró. Después iba dando tumbos todo torpe y cayéndose al suelo cada dos por tres.

No supe bien en qué momento mi rostro cambió de color. Primero palidecí, luego me sonrojé y casi juraba que acabé con un llamativo burdeos-. Madre.No creo que a Lilah le interesen esas anécdotas...




Muchas gracias, Lilah :dragonflor:
avatar
Brennan
Dragon

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Lilah el Sáb Nov 18 2017, 14:47

Esperó otro tipo de reacción a su respuesta, quizás el que se ofendiera y comenzara a actuar cual príncipe de gesta con brillante armadura, lengua perspicaz y ego muy alto. Para su sorpresa, el muchacho no lo hizo, y su respuesta llegó a impresionarla lo suficiente. -Vaya, así que eres de esos. -Dejó caer, dándole un sorbo más a su copa. Llevaba las uñas pintadas de un rojo intenso que complementaba el vino. -Aun así, con el debido respeto, -Y bajó la voz un poco, de manera que quedara un poco confidencia entre ambos - creo que no es el mejor lugar para evaluar nuestros gustos sexuales, ¿no te parece? No niego que será interesante tener una conversación al respecto...

Lilah se entretuvo con la madre de Brennan, sin espantarle lo más mínimo el que acabara de insinuar que iba a atarla A ELLA a la cama. Prefirió no contestar por no iniciar un debate, pero para sus adentros casi que se rió, porque como le viera con burguesas el que iba a acabar atado a un poste era él, y honestamente no le iba a gustar.

Escuchó con cierta sorpresa el relato de su madre, intentando imaginarselo acabado de nacer, regordete como solían ser todas las crías, y le sorprendió que ella compartiera ese dato. Se guardó el comentario de que por norma general, en la naturaleza, dificultades para salir de un huevo indicaban debilidad en el individuo. Echó una mirada a Brennan. Bueno, decían que era Coronel, y no podía negar Lilah que tenía cierta debilidad por los rangos del ejército.

-
¿De qué color eres? -Preguntó, con tal de quitarse esa duda de encima. Esperó que no lo considerara una pregunta intrusiva. Por su parte le era incómodo ponerse en situación e imaginarse la situación que le describía su madre si no sabía el color del contrario.

Normalmente, habría dicho primero el suyo propio, pero en esa ocasión, y en vistas del revelador vestido que llevaba, no había mucho que ocultar. Las escamas rojas de sus hombros destacaban como pintadas en la piel. Se incorporó. -
Bueno, es un placer. -Tiró del brazo de Brennan. -Su hijo iba a enseñarme el jardín. ¿Nos concedería el momento? -Preguntó con amabilidad, sabiendo de sobra que sería un sí. Caminó tirando un poco del chico, hasta que pudieron salir de la sala, y una vez fuera cerró la puerta de entrada, respirando tranquila al aire libre. -Mejor. -musitó, adelantándose a caminar por los alrededores, imaginando que el contrario le seguiría pese a estar desorientado. Le agobiaban los eventos sociales, más aún si de alguna manera se había vuelto el centro de las atenciones. -Hábladme de vos, Coronel. -Sonrió, al girarse. Y en esa ocasión lo hizo de manera coqueta.





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 72

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Brennan el Jue Nov 23 2017, 09:11

Con toda la tranquilidad del mundo bebí de mi copa. Como si no hubiera dicho nada al respecto de atarla-. En otra ocasión retomaremos la conversación -le concedí a mi prometida. Era una dragona hermosa, elegante y sensual. Tenía que admitir que mis padres, especialmente mi madre, tenían buen gusto y no me comprometían con cualquiera. El problema fue el bochornoso momento de hablar de mi nacimiento. Acabé por hacer lo que todo hombre elegía como medida diplomática y desesperada: evadirme de aquella conversación mientras me mantenía en el sitio y parecía que escuchaba cuando en realidad no era así.

La pregunta de la inquisidora, no obstante, fue el detonante para que volviese a conectar-. Dorado -respondí, con mis ojos de intenso azul impactando con los hermosos orbes de la mujer con la que me iba a casar.

-Cuando le da el sol, brilla como si fuese de oro. Es un primor -aportó mi madre en tono de vendedora profesional. Sólo le faltaba decir el precio.

No hacía falta que preguntase por su color. Podía ver sus escamas como rubíes decorando sus hombros. Combinaban con sus uñas y el vino que reposaba en su copa. De repente sentí que tiraba de mi brazo y enaqué una ceja dorada sin saber qué quería. Me incorporé también y murmuré una respuesta afirmativa como un autómata por la primera noticia de enseñarle el jardín. La verdad, no se me ocurrió nada mejor para escapar de mi madre en ese momento.

-Por supuesto, querida -oí decir a mi madre antes de que avisara a los demás de que nos íbamos al jardín. Esperaba que no estuviesen mirando por la ventana.

Seguí los pasos de Lilah hasta el exterior. El aire exterior se me antojó menos denso. Caminé después detrás de ella, todavía sin saber qué quería. Hasta que habló de nuevo y se giró... coqueta. Me llevé una mano a la parte trasera de la cabeza, intentando ordenar mis ideas. Empezaría por lo fácil-. Capitán en realidad. Luché en la guerra y logré méritos para ser ascendido. Me gusta mi trabajo, hacer figuras con la madera y me gustaría ser padre. Aunque esto último no parece ser posible -miró hacia un lado un momento antes de posar su mirada de nuevo en la figura femenina-. Mis escamas doradas en forma humana están escondidas bajo la ropa, si te lo has preguntado -hizo un agregado ladeando una sonrisa con algo de picardía-. Cuéntame algo de ti, inquisidora -le dije a la sombra de un lilar.




Muchas gracias, Lilah :dragonflor:
avatar
Brennan
Dragon

Mensajes : 39

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Against our will ~ Lilah <Privado>

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.