Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 01:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 01:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 01:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 00:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

» Registro de Rango
Ayer a las 11:49 por Odette

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Puedes correr pero no puedes esconderte, bueno quizá sí puedas esconderte [Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Puedes correr pero no puedes esconderte, bueno quizá sí puedas esconderte [Privado]

Mensaje por Limon el Dom Jun 25 2017, 08:49

¿Un regalo de cumpleaños antes de tiempo o un mal augurio? Uf, quizá ambos, ¿no? Mañana era mi vigésimo quinto cumpleaños. Bueno, es, porque aún no ha pasado. Sabía que era algo irrelevante, o sea, sólo había sobrevivido una vez más doce lunas, era una celebración un poco arbitraria y... Bueno, técnicamente no era mi cumpleaños, seguramente mi verdadero cumpleaños ya había pasado hace unos días, pero un día como este mi madre me encontró, rescatándome de la lluvia, y para mí era suficiente motivo para celebrar. No me gustaba hacer cosas espectaculares, sólo una ceremonia para recordar que estaba vivo. ¡Es mi cumpleaños, ¿vale?! Limon puede hacer lo que quiera.

Oh, pero hoy no era cumpleaños de Limon. No, no, no, eso sería mañana. Hoy tocaba trabajar con nada más y nada menos que con la Inquisición. Tal vez me había equivocado de profesión, tal vez debí entrar con ellos y no al ejército hace un año. Nah, mucho lío, mucha solemnidad. Me sentía a gusto siendo un simple soldado, se me daba mucha flexibilidad y poca responsabilidad. Era perfecto para mí, y no es que no sea humilde, pero creo que era un muy buen soldado.

O quizá no tan bueno. Un buen soldado sabría lo que tendría que hacer, ¿no? Pues yo sólo sabía que debía estar en este intricado lugar a esta temprana hora. Había llegado poquitín más temprano, sólo porque temía perderme en este laberinto de calles, pero no fue tan complicado como esperaba, el mapa había sido útil. Pero, vale, ¿ahora qué? ¿Dónde estaba la inquisidora? ¿Qué clase de misión requeriría el servicio de un simple soldado en honor a su santísima sublime suprema grandísima altísima Madre Reina?

Probablemente algo tonto como vigilar a un don nadie medio sospechoso o guardar posición hasta que alguien importante llegara. O peor, la inquisidora iba a ofrecerme un puesto entre sus filas debido a mis destacados logros. Oh, eso sería horrible, gracias al cielo que no tenía destacados logros, pero... Aún si los tuviera, diría que no. Hey, tal vez me matarían por saber demasiado, o no saber lo suficiente, o matarían la parte de Limon que sabe demasiado y torturarían a la parte de Limon que no sabe lo suficiente. Eso al menos suena interesante, aunque improbable.

Dos cosas me quedaban claras. Primero, que esperar en esta esquina me hacía ver como un servidor de servicios serviciosos dudosos. Segundo, que esto podría ser entretenido. ¡Trabajaría con la inquisición! Qué chévere, ¿no? No mandarían a un agente de la inquisición para un trabajo simple, aquí algo emocionante pasaría. Lo sentía en mis huesos, en mis uñas y hasta en mis bolsillos.

Inspeccionaba mis alrededores, tanto para ver venir a la inquisición como para ir familiarizándome con las calles. Tampoco podía ignorar la posibilidad de que esto era una trampa. Oh, mira, parece que va a llover. Elevaba la mirada sonriente, sintiendo una gota golpear mi frente. Ajusté mi sombrero y me recargué sobre una de las paredes, de brazos cruzados, observando con tranquilidad las calles. Otra gota chocaba contra mi hombro.
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Puedes correr pero no puedes esconderte, bueno quizá sí puedas esconderte [Privado]

Mensaje por Corah el Lun Jul 03 2017, 23:13

La noche había sido agotadora y productiva. Había ido de tortura en tortura con un descanso entre informes. Y cuando el papeleo le había aburrido, ¿qué había hecho? Pasárselo a un humano de la inquisión para que lo hiciese. De algo tenían que servir esos primates. Después del último interrogatorio, se había ido a las termas del castillo. Había sumergido su cuerpo en las cálidas aguas mientras sus músculos se destensaban y su mente se dejaba embaucar por la relajación. Adoraba los baños de agua caliente. La hacían parecer más mansa, como un felino disfrutando de la paz. Aunque no sería la primera vez que alguien no hacía caso de la frase "no despiertes al dragón cuando está dormido" y acababa a punto de ser ahogado por la inquisidora y su mal humor.

En aquella ocasión, nadie osó interrumpir su baño. Finalmente se fue a su habitación dentro del castillo para dormir un par de horas. Sabiendo que sus esclavos no tentarían a la suerte despertándola. Despuntaban los primeros rayos de sol el alba cuando sus párpados se elevaron de nuevo, revelando sus irises verde jade. Aquel nuevo día había quedado en trabajar con un soldado. Un humano. La dragona subestimaba a aquella raza hasta que le demostraban lo contrario. Lo único que no había hecho que se negase en rotundo había sido que había escuchado que el varón era capaz. Y a veces la inquisición incluía al ejército para que colaborase en algún caso. ¿Qué podía salir mal?

Se vistió con su traje negro de inquisidora. El cuero se ceñía a su cuerpo, cubriendo sus brazos y sus piernas inclusive. Se calzó unas botas altas del mismo color y material que realzaban sus largas y torneadas piernas. Su largo cabello dorado lo recogió en una trenza que descendía danzando a su espalda debido a sus seguros y firmes pasos. Era una dragona alta y de imponente presencia. De una peligrosa sensualidad y un alarde de poder en cada uno de sus movimientos. Nunca se dejaba pisotear y nadie había osado recordarle que su padre, y probablemente su madre también por lo que una vez había asegurado su progenitor, era un traidor a su raza y miembro de la resistencia.

No dejaba que nadie se burlase de ella ni la despreciase. Aunque aceptaba réplicas que la podían llegar a divertir y conducir en una espiral de piques con los que llegaba a disfrutar. Salvo un soldado que se hizo el vivo cuando ella estaba saliendo del castillo y le soltó un "¿a dónde vas, rubia?". Seguido de un chasquido repetitivo de lengua como si estuviese llamando al ganado. La dragona lo agarró del cuello y estampó su cabeza contra la piedra del muro, mientras su expresión era de desinterés-. Cuánto lo siento, calculé mal -murmuró ella con maldad, soltándolo y dejándolo caer al suelo. Seguro que el dolor de cabeza le recordaría no volver a meterse con ella.

Después de ese pequeño "percance", caminó por la ciudad entre los entresijos de sinuosas calles. Las gotas caían rítmicamente desde la nublada bóveda, pero le restó importancia. Era mejor que lloviese y no volver a esa insoportable nieve. Mientras avanzaba, pensó en el trabajo. Tenían que ir a por un grupo que practicaba la magia elemental y no trabajaba para la reina. ¿Cómo se llamaba su ocasional compañero? No lo recordaba. Por suerte, las facciones del hombre estaban en su mente gracias a una descripción fiable que habían obtenido en la red al preguntar por él. Llegó al punto de encuentro, observando una figura masculina que había llegado antes y estaba esperando-. Puntual. Esto promete -comentó ladeando una sonrisa, con una voz algo grave y agradable al oído-. ¿Te han hablado del trabajo? Humanos. Grupo con magia elemental. Hay que reunir pruebas en el lugar y arrestarlos -apuntó. Ya había habido una exhausta imvestigación durante meses. Ahora iban a ser menos sutiles. Y sería divertido.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 541

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Puedes correr pero no puedes esconderte, bueno quizá sí puedas esconderte [Privado]

Mensaje por Limon el Lun Jul 10 2017, 22:47

Una... Dos... Tres, cuatro, cinco... Seis, siete, ocho, nueve, diezoncedocetrecatoqundieci... ¿Veinte? Ah, rayos. Es imposible contar cuántas gotas caen sobre mí. En ciertos instantes sólo cae una por segundo, pero luego soy golpeado por un centenar en medio segundo. Igual era divertido intentarlo, pero había cierta tristeza en fracasar. Por suerte para mí, no me aferraba tanto a la idea de hacerlo, realmente, ¿quién lo haría? ¿A quién le importa? Sería un dato interesante, sí, quizá podría ser una forma de... ¿Predecir inundaciones? Hey, creo que estoy llegando a una conclusión que revolucionaría el mundo.

Uh.

Mi mente fue atraída por una presencia oscura. Una sombra oscura. Una opaca sombra nocturna. Una... Una negra opacidad sombra nocturna. Una... Un-U-Una lúgubre negra opacidad sombra nocturna. Una tipa, pues. Una mujer vestida de negro, ese uniforme tan apagado que los inquisidores tanto presumían. Supongo que iba bien con el estilo. Mis colores eran más terrenales, algo que se relaciona a la tierra, a la vida inmediata, pero los de la inquisición es totalmente diferente. No es que representen la oscuridad, aunque se puede decir que lo hacen, más bien es un símbolo de... ¿Solemnidad? Algo por el estilo.

Se acercaba con paciencia, pero con mucha autoridad. Estoy seguro que estaba siendo discreta debido a la naturaleza de nuestra misión, pero aún así su avance podía sentirse. No sé si esta impresión se debía a los comentarios de los demás, de que los inquisidores son despiadados, mas genuinamente percibía un aura potente emanar de ella. En cualquier caso, no quería exagerar las cosas, sólo era una mujer. Sí, podía aplastarme si quisiera, pero no lo haría, ¿verdad?

Di una leve reverencia, entre agradeciendo y saludando. Podía decirle que la puntualidad se notaba más cuando los demás llegaban tarde, peeerooo... Me gusta mi cabeza donde está. Además, retomó la palabra casi de inmediato, no es como si tuviera una gran apertura para decir algo. Y estaba bien, suponía que las introducciones sobraban. Y como también estaba pensando en su curioso tono de voz, pues no me di tiempo de ordenar mis palabras.

Cueste lo que cueste. Sí, estoy al tanto, pero gracias por recordármelo. —Le compartí una sonrisa amistosa, pensando que quizá para ella no significaría mucho, aunque me había complementado mi puntualidad, probablemente más como una estrategia para generar confianza o elevar la moral. Brutalidad o no, todos los soldados requieren de ánimos para obtener un buen desempeño en sus tareas.

¿Optamos por el viejo estilo de tumbar la puerta o nos acercamos con sigilo? —Lanzaba golpes al aire, como simulando un boxeador—. Ya sabemos lo que hacen, sólo necesitamos atraparlos en el momento. Limon puede pretender ser un aliado de ellos para que expongan sus secretos, si te parece adecuado... —Me encogí de hombros con un gesto calmado.

Había muchas formas de proceder, pero jamás había trabajado con la inquisición, así que tal vez podrían tener tácticas más avanzadas que las del ejército, aunque honestamente me parecía algo tan simple como atacar directamente. Esto sería sencillísimo, estaría de regreso a casa en un par de horas para poder festejar mi cumpleaños cuanto antes. Pero antes el trabajo, ¿vale? ¿Qué propuesta pondría en la mesa la rubia?
avatar
Limon
Heartless

Ocupación : Soldado
Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Puedes correr pero no puedes esconderte, bueno quizá sí puedas esconderte [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.