Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 01:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 01:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 01:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 00:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

» Registro de Rango
Ayer a las 11:49 por Odette

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


De comida y postres|| PV Moira

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por D'tark el Lun Jun 19 2017, 09:02

Había pasado unos días desde su llegada a la ciudad. No sabía que haría, el encuentro con sus hermanos fue agridulce. Iba a asesinarlos si se quedaba cerca pero tampoco quería estar lejos. Había enviado los esclavos a su hermano como había quedado que haría. Más bien como advirtió al mismo que haría. No esperaba su aprobación, pero ella no pisaría esa casa en pésimo estado.

Suspiro pesadamente "¿A quién engañas?" pensó amargamente, la verdad era que estaba preocupada de la situación de su hermano. Sin nadie que limpiara su casa, le preparara comida. Juraba que estaba reciclando ropa sucia y comiendo alcohol acompañado de bebida con más alcohol "Ebrio" no iba a tocar el tema de Dylanh. Él no tenía un hogar como tal así que no la necesitaba "Tampoco Thurdok"  suspiró de nuevo.

Estaba en la posada. Tenía días en ese lugar sin muchos ánimos, las cosas iban lentos con los demás permisos. Todo iba tan lento y tedioso. No se atrevía a visitar a sus hermanos de nuevo. En especial a Thurdok tal vez invitaría a Dylanh a la playa podría enterrarlo en la arena y nadie nunca jamás sabría donde quedó su cuerpo.

No entendía bien porque actuaba del todo como lo hacía cuando estaba con ellos. Pero su cordura se iba de paseo, se peleaba entre la depresión, el amor y las ganas de destrozarles las gargantas y quemarlos vivos. Necesitaba calmarse un poco si quería aprender a lidiar con ellos, con ella y con eso.

No, ya no iba a pensar en ellos. No ese día sería solo ella y nada más que ella. Tal vez iría de compras, buscaría alguna entrada al teatro. Quemó todos sus vestidos, iba a tener que conseguir un par para ocasiones especiales. Cosas, cosas, cosas por hacer. Bajo a comer al comedor de la posada. No era que no pudiera comer en su habitación. Pero siendo una posada para dragones el servicio era bueno, además de que había música  otras cosas para entretener. Necesitaba la distracción en esos momentos.

Se sentó en el final del salón podía ver todo el comedor y el escenario. Sin muchas personas, al parecer todos adoraban el servicio a la habitación. No tardaron mucho en traerle un gran plato de carne cocida. Término medio, olía delicioso. Acompañado de puré de papas, una pequeña ensalada. Por el tamaño de aquello suponía que la mayoría que iba ahí eran machos. Comió lentamente saboreando su primer bocado, la calidad era buena y el vino de acompañamiento dulce. Miró al escenario donde había un trovador cantando sobre algún héroe dragón y sus grandes proezas en los últimos años.




Bla bla bla Narración
-Bla bla bla- Habla
"Bla bla bla" Piensa
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por Moira el Miér Jun 21 2017, 09:52

Había planificado hasta el mínimo detalle para huir. Había averiguado que los guardias llevaban llaves que abrían grilletes y puertas de las mazmorras. Había escondido una capa de la dragona en los jardines y calzado cómodo. La marca hecha con escarificaciones en el empeine izquierdo le dolía menos. Llevaba ocho días esclavizada y aquel era su tercer intento de fuga. En los dos primeros había logrado llegar al bosque pero la habían vuelto a atrapar. Esta vez no quería dejar nada al azar. Por eso, cuando Lady Morgana se ausentó, aprovechó la oportunidad.

Salió del pequeño y oscuro cuarto. El metal mordía sus muñecas dolorosamente y arrastró las pesadas cadenas con cada paso que daba. Le costaba mantenerse erguida con ellas. Pero no desesperó ni claudicó. Por los pasillos sedujo a un guardia. Sin tocarlo. Tan sólo unas palabras, una mirada, una sonrisa y una caída de párpados obraron la magia. Se sorprendió a sí misma de lo fácil que había sido, redescubriendo sus armas especiales, su sensualidad. Así se hizo con las llaves, sin que aquel hombre se diese cuenta. Y cuando estuvo en los jardines, se deshizo de las cadenas y se cambió de ropa. Con el nuevo atuendo, su porte y su presencia, pasó desapercibida como esclava... por el momento.

Se echó la capucha de la capa sobre sus oscuros cabellos y devolvió las llaves, sutilmente, a otro guardia que se cruzó de camino a su libertad. Salió del castillo y aspiró. Aire de la libertad. ¿Cuánto le duraría esta vez? Reanudó el paso, con su corazón latiéndole en el pecho deprisa y con fuerza, dictándole a su mente que regresase con los suyos, con su familia. Pero su mente no supo descifrar ese mensaje. Tenía otros planes. Necesitaba cambiarse de nuevo y comida para el viaje. Quizá un caballo también. Tenía que buscar una posada, allí encontraría  todo. Le había echado el vistazo a una, en las pocas veces que la dragona la había llevado del castillo a la botica para experimentar con ella y luego de regreso otra vez.

Sus largas y torneadas piernas no perdieron tiempo. Se dirigió con paso firme a aquel negocio. Una vez alcanzó la fachada, elevó la intensa mirada de color cambiante. En esos momentos sus irises eran de una tonalidad verde esmeralda. Tan brillante que fácilmente hubiese podido ser confundida de raza. Trepó por una cuerda hasta un tejadillo bajo. Intentó caminar por él pero resbaló varias veces y acabó decidiendo deslizarse sobre sus firmes nalgas hasta una ventana abierta. Lo suyo no era el parkour. Nadie le había enseñado.

Finalmente se coló en la posada, en una de las habitaciones. La falda de su vestido de enganchó en varias ocasiones en el marco de la ventana y tironeó con molestia. Tenía que conseguir un atuendo más práctico. Revisó la estancia y se decantó por unos pantalones que al probárselos le quedaban ajustados. Eran oscuros. Se puso una camisa de lino algo amplia y recogió su cabello en una cola de caballo con cintas de cuero. Abrió la puerta de la habitación y espió fuera. A sus oídos llegaba el ruido, las voces y la historia del trovador de la planta inferior. Lo demás estaba despejado. Entró en otra habitación y tomó una chaquetilla negra para ponérsela sobre la camisa y evitar transparencias. La ropa ya estaba, ahora requería alimento.

Bajó por las escaleras de madera, que crujían a sus pasos. Sus irises se oscurecieron por la escasez de iluminación que sólo provenía de teas ardientes y velas encendidas. El aroma era una mezcla de algo picante y comida. Su estómago rugió. Tenía hambre. No había mucha gente allí. ¿Le jugaría en contra o podría pasar desapercibida? No lo sabía. No recordaba haber robado algo. Suspiró. Hubiera preferido tener dinero y pagar. Se sentía culpable por lo que estaba haciendo pero tenía que irse de allí. Hasta hacía una semana alimentaba a otros. Había compartido la comida con exiliados y con el vulgo. Gracias a ella, la resistencia no había sufrido la hambruna y tenía más recursos que nunca. Sólo habían dejado de comer gachas cuando ella organizó a los cazadores siendo portavoz. Pero aquel mundo no iba a ser piadoso si la pillaban robando, aunque fuese por necesidsd.Alargó una mano para tantear hasta sustraer un mendrugo de pan. Nadie le había visto... ¿verdad?




Never give up. I will survive through the pain, the suffer and the love...
But above all this... I will defeat Death

You are the Breath of Life that my lips and my heart need:
avatar
Moira
Human

Ocupación : Esclava
Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por D'tark el Jue Jun 22 2017, 01:09

D’tark estaba aburrida aun ese trovador no la entretenida. Se consideraba  a sí misma una admiradora del arte humano  si les debía reconocer algo a ellos era justamente eso. Escucho trovadores de todos los países que visitó, escucho historias de lo más extraña sobre héroes que murieron heroicamente. Había visto como un escultor daba forma al mármol en más de una ocasión.  Música, danza, pintura nada de eso le era desconocido  y aún siendo un dragón que no son tan buenos en las diferentes artes humanas estaba segura que podría hacer un mejor trabajo que ese sujeto. Tenía una voz armónica y agradable pero si prosa era tan pobre y sus tomas tan simples. ¿Habría decidido un dragón  lo que debía decir frente al público?

Era probable y muy lamentable. Para los demás no parecía notorio y suspiró nadie apreciaba el bien arte. Ella creció en Edén y eso ponía sus estándares altos se había acostumbrado a dejarlo pasar en sus viajes. Pero hoy estaba irritada y no estaba para pasar pequeños detalles. Al menos la comida y el vino eran buenos.

Suspiró con desgano mirando alrededor y algo llamo su atención, luego alguien. Había una mujer tomando pan de una mesa. No es que fuera importante ella. Era importante otra cosa. Cuando D’tark llego de Edén su ropa era por así  decirlo lisa, plana con diseño simple y un poco austero. No que fuera un crimen aquello la falsa modestia no le iba y su atuendo aunque simple siempre le había gustado que tuviera algo especial. Por las prisas del viaje le fue imposible.

Ella tenía su propia marca o diseño. Todos los dragones suelen crear uno para marcar sus propiedades o esclavos. Hacia poco más o poco menos de cincuenta años fue con un herrero conocido  en Edén por la calidad de su trabajo y solicitó para si misma una marca. El herrero en unos días tenía un diseño de lo más interesante y peculiar eran flamas simulando una cabeza de dragón y una disimulada “D” entre las llamas a un costado de la cabeza.

Su hermana no aprobó aquel diseño tan…poco delicado. Mando realizar uno con una rosa y su inicial. Pero ella no se quedó tan tranquila y siempre recordó esa marca. Por eso cuando llegó a Talos mando bordar en dos chalecos ese símbolo. Sus chalecos eran de colores lisos uno negro y uno azul marino. Ambos estaban bordados en la parte inferior con simulaciones de llamas que subían y se disipaban como fuego de verdad en un tono que sólo podía apreciarse con el reflejo de la luz. A simple vista y sin cuidado parecía  liso.

Y todo esto era importante porque ella estaba estrenando el chaleco azul y esa desconocida al parecer estaba estrenando el negro. Eso debía de haberla sacado de sus casillas pero por un lado le pareció divertido, se coloco de pie con algo de brusquedad mirando a la chica que por el ruido ya la observaba sonrió ampliamente como el gato que ve al ratón que piensa cenar —¡Aquí estás te estaba esperando! — sonó de lo más alegre le guiño un ojo y con el dedo índice señaló su marca en su propio chaleco esperaba que la chica notará que lo compartían.

Chasqueo los dedos mirando a dos de los sirvientes de la posada señalando a la chica —traigan otro plato de comida y más vino— se sentó cruzando las piernas mirándola se señaló con el dedo índice la silla —ven— no era una petición  era una orden en tono bajo y amenazante. D’tark tenía la atención de todos hasta que se sentó  el bardo continuo con su boba y aburrida historia.  Mientras ella esperaba con paciencia el movimiento de la mujer.

Alguien llego y puso otra copa de vino en el asiento frente a ella en la mesa. Los criados también se mostraban algo expectantes de que sucedía pero no los demás  dragones ellos volvieron a sus asuntos triviales sin prestar mayor atención. Le agradaba eso de los congéneres. Coloco un codo en la mesa y apoyo en mentón  en su mano esperando. Podía gritar ladrona y esa mujer no saldría del lugar. Al menos ya no estaría aburrida. Fuera cual fuera la decisión de esa mujer.




Bla bla bla Narración
-Bla bla bla- Habla
"Bla bla bla" Piensa
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por Moira el Lun Jun 26 2017, 23:08

Estaba a punto de sentirse segura cuando una voz se alzó lo suficiente como para que llegase a sus oídos. Una parte de sí le dijo que era mejor no mirar para buscar el origen de aquellas palabras e irse lo más rápido posible de allí. Pero no se le daba bien fingir ni ser cobarde. Sus intensos irises de cambiante color se alzaron para encontrarse con una mujer rubia que le hablaba alegremente y le guiñaba un ojo. ¿La conocía? Deseó con todas sus fuerzas que así fuese, que por fin alguien pudiese decirle quién era. Pero en cuanto la vio señalar el chaleco azul, supo que algo iba mal.

La explicación más sencilla es que era suyo. Había agarrado la prenda de una de las habitaciones y la dueña lo había reconocido. Significaba que había llegado al final de su aventura escapista. Miró el negro y reconoció la misma marca que en el azul. Suspiró. Ahora mismo la otra fémina tenía la sartén por el mango. De llamar a los guardias, estaba perdida. La ex resistente avanzó hasta un asiento vacío en la misma mesa que la mujer de claros cabellos. Lo ocupó con suave elegancia impropia de una humana y un porte digno de una dragona. Había tomado la orden sin rechistar, sentándose frente a ella. Esperó a que le pusieran enfrente la copa de vino para desabotonar el chaleco negro con cuidado y devolvérselo a su legítima dueña.

El silencio se había quebrado de nuevo, aunque podía sentir varias miradas sobre ellas. Expectantes, curiosas-. Discúlpame -susurró, tendiéndole cuidadosamente el chaleco con aquel bordado. Se quedó con la camisa que no podía ocultar sus curvas en periodo de lactancia. Nunca había carecido de ellas y ahora eran más prominentes. Ignorando el dolor de sus senos, elevó una mano de finos dedos y acarició el cristal de la copa-. Sólo intento salir de la ciudad. Pero no se me da bien el escapismo en la recta final -murmuró para que sólo ella la escuchase. Ladeó un poco una sonrisa irónica. Las tres veces anteriores la habían atrapado y esta no parecía correr mejor suerte-. ¿Por qué no has llamado a los guardias? -preguntó con curiosidad, posando sus irises sobre el rostro ajeno. En aquellos momentos eran verdes grisáceos. La morena era sincera, no le gustaba mentir ni ocultar. Era su arma y su perdición al mismo tiempo-. Te agradezco la comida... estoy hambrienta -agregó, escuchándose el rugir de su estómago una vez más. ¿Qué quería aquella mujer de ella? En aquellos momentos le daba la sensación de ser un ratón en las garras de un gato.





Never give up. I will survive through the pain, the suffer and the love...
But above all this... I will defeat Death

You are the Breath of Life that my lips and my heart need:
avatar
Moira
Human

Ocupación : Esclava
Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por D'tark el Miér Jun 28 2017, 16:17

“Oh esto va a ser divertido” pensó con cierta diversión D’tark estaba en cierto modo emocionada con esta nueva acompañante. Pero no lo mostró más allá de un brillo malicioso en sus ojos. Sonrió de medio lado victoriosa cuando la mujer se acercó y se sentó frente a ella. Partió un bocado de carne con calma y lo saboreo de igual modo. Incluso la comida sabía mejor con el condimento adecuado. La escuchó disculparse le hizo una seña con la mano que lo dejase pasar aun tenía la boca llena y no le agradaba romper demasiado la etiqueta. Pero realmente no quería sus disculpas.

Bebió un poco de vino y sonrió ampliamente mirándola ―me alegra que no se te de el escape, me hubiera sentido muy aburrida de ser así― ella era buena mintiendo y era de mente ágil para esas cosas, aun con su diversión debía cubrir algunos aspectos ―sabes te creo ahora lo del bardo― señaló hacia el escenario ―es terriblemente aburrido, que bueno que ofreciste tus servicios, ¿Cuánto habíamos acordado? Veinte monedas de cobre y un chaleco? ― preguntó levantando la vista como si en verdad intentará recordar ―aunque es una lástima que decidiera tomar ese chaleco― hizo una pequeña pausa mirándolo ―me recuerda a mi hermana― murmuró en voz baja dejando escapar sus pensamientos un segundo aclaró la garganta.

―Le tengo cierto apego― no iba a sacar en ese tema, no ahora, estaba jugando y quería aprovechar y divertirse lo más que pudiera ―¿Qué tal la historia de una joven que es mala escapista con mucho orgullo? ― bromeó con la chica. Le sirvieron a su acompañante un plato de comida humeante de aroma y vista deliciosa ―provecho― sonrió invitándola a probar la comida.

―Cumpliré tus monedas, otro chaleco a cambio de tu historia, pequeña― quería escuchar una historia nueva. Algo divertido y sólo jugar un poco más tal vez. Si descubrían a la escapista siempre podía hacer eso decir que pagó un servicio siendo nueva en la ciudad. Eso no es un crimen trovadores vienen, trovadores van. Y ella tenía justo ahora una historia que parecía divertida ―espero cumplas, estafar a un dragón suele costar caro― igual no estaba de más dejar las cosas un poco en claro.




Bla bla bla Narración
-Bla bla bla- Habla
"Bla bla bla" Piensa
avatar
D'tark
Dragon

Ocupación : Comerciante
Mensajes : 74

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por Moira el Jue Jul 20 2017, 15:43

Atenta al gesto de su interlocutora, de sus labios no brotó ninguna palabra más de disculpa. Sus cambiantes e intensos irises se mantuvieron expectantes sobre la figura ajena. ¿Qué quería de ella? Aún no la delataba, pero eso podía cambiar en cualquier momento. Cuando la dragona volvió a hablar, la morena enarcó una ceja oscura. Interpretó sus palabras como que se había convertido en una distracción. No protestó. Después de robar y haber sido atrapada en el acto, prefería entretenerla en vez de que llamase a los guardias. Conocía el riesgo de sus acciones desde que había planeado su huía. Creía firmemente que si había una ínfima posibilidad de éxito, al diablo con las consecuencias. Merecía la pena intentarlo aún si después acababa otra vez en aquel oscuro y pequeño cuarto gritando de pura agonía y dolor. La prioridad de su corazón era regresar con los suyos. Con su pareja. Con su hija. Era su corazón quien dictaba el camino de sus pies. Y su mente, ajena a su vida hacía una semana, se afanaba por pensar en estrategias para sobrevivir y escapar del yugo de Morgana.

Quizá hubiese sido más fácil pedirle ayuda a Thurdok. Probablemente, si lo hubiese sumado a la ecuación ahora ya estaría fuera de Talos y a salvo en un escondite. Pero sus oídos habían captado conversaciones ajenas. Historias sobre algunos que habían ayudado a escapar a esclavos de otros y habían sido castigados. No se había animado a preguntar qué tipo de represalias habían tomado contra ellos, pero estuvo segura de que no quería meter en problemas al inquisidor. Se había convertido en un aliado y un amigo en poco tiempo. La ex resistente veía una traición en ponerle en ese compromiso. Tampoco quiso poner a C'Nedra ni a Snow en tal tesitura. Prefería hacerlo ella sola y afrontar las consecuencias contra su propia persona.

Ambas cejas se dispararon hacia arriba. ¿El bardo? Instintivamente miró hacia la tarima donde aquel hombre cantaba con voz monótona en un intento de rima frustrada. "Y en el teatro hubo gritos y alaridos cuando el ataque... hubo sido", escuchó que decía. No pudo evitar sonreír y sacudir la cabeza-. Realmente es una catástrofe. Yo hubiese dicho: y el teatro en gritos de terror clamó cuando el ataque comenzó -confesó. Pasando por alto que antes no había dicho nada. ¿Servicios? La miró con genuina sorpresa. ¿Cuándo había ella...? Por suerte no estaba bebiendo o hubiera escupido toda el líquido. Sus labios quedaron separados y sus irises se habían posado en ella abiertos de par en par. La dueña del chaleco continuó hablando, con una propuesta tentadora. Todo iba tan rápido que le estaba costando asimilarlo. Pero hubo un punto que la hizo reaccionar. El comentario sobre el chaleco. Se sintió mal en ese momento por haber tomado una prenda con valor sentimental-. Puedo prescindir del chaleco -susurró, dejándolo fuera del trato. ¿Estaba negociando también? De perdidos al río.

Estaba a punto de preguntar qué quería a cambio cuando la dragona se le adelantó. Relajó sus facciones ante el tono divertido de la otra fémina. No pudo responder inmediatamente, con la llegada de una suculenta comida que hizo que su estómago rugiese en demanda. Le dio las gracias a la mesera y no perdió tiempo, tras el tono invitante, de agarrar entre sus finos dedos en cuchillo y el tenedor para separar un poco de carne de lechal que estaba tan bien cocinada que se deshacía. A pesar del hambre que tenía, se metió en la boca una pequeña cantidad y masticó con la boca cerrada. Unos modales adquiridos que ahora hacía automáticamente, impropios de una humana, al igual que algunas palabras que usaba. Tragó con cuidado aquel apetitoso bocado que le supo a gloria, antes de beber un poco de vino y poder hablar con la boca vacía-. Es un buen trato. Te contaré mi historia, toda la que conozco. Y espero que no te defraude por no conocer más de mí misma -susurró.

Miró las llamas danzantes de una antorcha cercana, como si su mente de trasladase una semana atrás-. Hace una semana, desperté en un cuarto oscuro, encadenada, con dolor en todo mi cuerpo, sin saber quién era ni dónde estaba. Dos mujeres me torturaron durante horas y me marcaron como esclava. Descubrí que eran dragonas. ¡Estaba en un mundo con dragones! Y me confundieron al principio con una de su raza. Una de ellas decidió experimentar conmigo y sus hierbas. Quiso exprimir también la leche que mana de mis pechos. En esta semana es la cuarta vez que me escapo. En las otras tres ocasiones llegué al bosque y tres veces fui castigada y torturada por ello. Aunque el peor castigo fue ver a un dragón cortejando a la dragona que me esclavizó. Salí de la habitación despavorida. Pero no todo es cruel. Fui a la playa con otra esclava que es adorable. El mar es hermoso y evoca peligro a la vez. Conocí a una mujer libre de aspecto fuerte y decidido. Y a un inquisidor que fue amable conmigo. Thurdok es de los pocos dragones que me ha tratado bien desde que desperté. A veces creo escuchar el llanto de un bebé e intento alcanzarlo pero desaparece. Quizá me esté volviendo loca o puede que ya lo esté. Lucho contracorriente, sin saber quién soy ni cómo me llamo. Esta es mi breve historia. De una mujer que no se da por vencida a pesar de las circunstancias. De una mujer que prefiere morir de pie que vivir arrodillada -terminó por susurrar, mirando a la dragona.




Never give up. I will survive through the pain, the suffer and the love...
But above all this... I will defeat Death

You are the Breath of Life that my lips and my heart need:
avatar
Moira
Human

Ocupación : Esclava
Mensajes : 827

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: De comida y postres|| PV Moira

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.