Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Goodbye | Kya
Hoy a las 09:28 por Kya

» Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]
Hoy a las 09:27 por Limon

» We meet again - FB {Zenda}
Hoy a las 09:20 por Kya

» La belleza de la estrategia y la elegancia de la táctica [Privado]
Hoy a las 09:08 por Limon

» Two of us (Isolde)
Hoy a las 00:40 por Isolde

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 00:15 por Emma Holmes

» Danza de las arenas || Priv
Hoy a las 00:05 por Zareb Christopher

» Confieso que...
Ayer a las 23:44 por Oswin

» Parecido familiar (Corah)
Ayer a las 23:43 por Oswin

» Precio justo ☆Selene☆
Ayer a las 22:25 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Chosen fights (Leondre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Chosen fights (Leondre)

Mensaje por Moira el Vie Jun 02 2017, 08:45


 

Sus pies descalzos entrando en contacto repetidamente con el fértil suelo del bosque. Las mullidas y tiernas briznas de hierba doblándose a su paso. La húmeda tierra bajo ellas mojando las plantas de sus pies, dejando pequeñas partículas amarronadas. Delgadas ramitas crujiendo al ceder a sus pasos, arañando su piel y haciendo que aquel avance se tornase molesto. Pero no dejó de correr, siempre hacia delante y sin mirar atrás.

Sus pupilas estaban dilatadas, oscureciendo los grandes y hermosos irises de cambiante color. En ese momento eran de una tonalidad azul cobalto. Su corazón latía desbocado, como el ritmo desenfrenado de un tambor en una giga irlandesa. Sus largos y sedosos cabellos oscuros danzaban a su espalda, como las crines de un caballo libre al galope tendido. Sus pálidas mejillas estaban teñidas por un pequeño rubor debido al esfuerzo. Sus brazos, aliados y escudo de su rostro, le evitaban ser arañado por las ramas más bajas de las copas de los árboles.

Corría, notando la adrenalina discurrir por su torrente sanguíneo. Como una droga que la hacía aguantar sin desfallecer y la empujaba a continuar el vertiginoso trayecto. Por un instante agradeció que aquel día la dragona le dejase vestir pantalones oscuros ajustados al cuerpo y una camisa negra que no obstaculizaban sus movimientos ni se enganchaban. Hubiera sido peor con un vestido. Ese día se había alimentado y aseado. Su aroma natural era una mezcla de lirios y al frondoso bosque, ventajoso para camuflarse en aquel lugar.

Pero sabía que la seguían para capturarla de nuevo. A lo lejos podía oír los relinchos de los caballos cuyos jinetes eran implacables. La idea de intentar trepar a un árbol fue tentadora, pero su cuerpo aún estaba adolorido para tal esfuerzo. Y el empeine del pie izquierdo aún le dolía, allí donde estaba la recién marca de esclava hecha con cortes. Cicatrices en forma de un dragón. En su mente aún resonaban sus gritos de cuando la reptil la había marcado. Y ese pensamiento la hizo seguir corriendo, con la intención de ir hacia el norte.

Corría en zig zag. Desconocía dónde o cómo había aprendido que era la mejor forma de despistarlos. Los ralentizaría, buscando las huellas de su avance. Su cuerpo sí poseía memoria, pareciendo que lo había hecho varias veces. No estaba asustada, sino determinada a poner distancia entre Talos y ella. Su corazón la guiaba de regreso con su familia, con ese amor tan profundo que anidaba en él. Pues no era voluble el intenso sentimiento, capaz de superar la distancia y el paso del tiempo. Había dado a luz hacía poco y sólo había pasado una semana desde que había sido arrancada cruelmente del lado de su hija. Aunque su mente no recordase, la quería y la necesitaba. Su instinto maternal la llevaba de retorno con su bebé.

En ese momento un ruido cercano la sobresaltó de tal manera que trastabilló. No llegó a caer al suelo aunque adelantó las manos con intención de frenar el aterrizaje. Sintió como si el propio aire impidiese que cayese. ¿Era posible? No recordaba tener ese don, ese poder elemental. Para ella en ese momento fue simple suerte. Pero había detenido su carrera y de pie miró alrededor, cansada y jadeando. Su respiración era irregular, con su pecho ascendiendo y descendiendo agitado. ¿Había alguien al acecho? ¿O sólo se trataba de un animal?




avatar
Moira
Human

Ocupación : Esclava
Mensajes : 1260

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.