Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Todo tiene un precio [privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Sáb Abr 22 2017, 19:54

Las mazmorras de Talos se encontraban en completo silencio. A esas horas de la noche no había interrogatorios, torturas o transeúntes. Simplemente se dejaba a los presos asolas en las oscuridad. A solas con sus pensamientos para que lamentaran aún más su situación y sintieran el escozor de sus heridas. La situación de la mujer conocida como Eadgyth no era distinta. Los torturadores se habían cebado con ella, sin duda. Quizá, en el fondo intentaban destruir algo hermoso. El silencio de su cautiverio era sólo puntualmente interrumpido por el goteo de la humedad o el chillido de las ratas.

Pero la mujer no estaba tan sola como ella pensaba, pues una figura la vigilaba desde la oscuridad. Aún sin apenas luz, se distinguían unos ojos verdes resplandeciendo como esmeraldas y en su centro unas pupilas rasgadas propias de un felino o, en este caso, de un reptil.

La figura sonrío ante la visión del sufrimiento de la mujer, dejando verse una hilera de blancos dientes y dos prominentes colmillos.

Con un sonido metálico. La figura se introdujo en la celda, donde la mujer se encontraba retenida, atada de pies y manos al muro por una cadenas colgantes.

La figura la observó un momento y se aseguró de que estaba despierta.

-Te has encontrado con un terrible destino, ¿verdad?-Dijo la sonriente figura.

Él tomo un banco de madera de la celda y lo puso frente a la prisionera, se sentó en él y sacó un par de objetos de su chaqueta. Con una chispa se iluminó la habitación a la llama de una cerilla. Su rostro iluminado resultó ser el del Inquisidor conocido como Vaurien, Pero había algo distinto en él. La mitad izquierda de su rostro estaba algo más enrojecida, como si esa piel se acabase de formar.


Con esa cerilla encendió su pipa, y con esa pipa empezó a fumar.

Tras unos segundos, Vaurien volvió a hablar.

-¿Sabes?, la próxima ves que vayas a colarte en casa de alguien, robarle el fruto de meses de trabajo y golpear a su mayordomo. Ten la decencia de usar un nombre flaso...-A pesar de la broma, la sonrisa de Vaurien había desaparecido y en su rostro se mostraba una furia apenas contenida.




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Mar Abr 25 2017, 00:13

-Los Inquisidores no tienen rango, estúpida. Deberías conocer mejor a tu enemigo-Vaurien también mostró media sonrisa-Aunque que me consuderes una autoridad entre los míos significa que hago bien mi trabajo, de modo que me lo tomaré como un cumplido.-

Los insultos de la dragona (o eso pensaba él) no hacían mella en él. Eran los ladridos de un perro derrotado, simplemente demostraba lo desesperada que ella estaba por hacerle daño de alguna forma. Por lo que él recibió sus insidiosos comentarios de buen grado.

-Que divertida eres, niña. Divertida y descarada. No me extraña que Bernardo de contratara. Es un viejo, sentimental, pero leal. No se merecía el trato que le diste, cumplía con su deber de proteger la propiedad de su amo. Pero, estas palabras las malgasto contigo, ¿verdad? ¿Qué sabrá una ladronzuela como tú de lealtad?-Vaurien continuaba fumando, era una manía que tenía. Siempre que tenía que darle una lección a alguien, a fuera buena o mala, acababa fumando.

-Bueno, me creas o no, niña, no he venido aquí únicamente a regodearme de tu desgracia (aunque es una de las razones, lo admito). De hecho, he venido a hacer un trato. Todo tiene un precio, Eadgyth, todo. Incluido tú. Y yo diría que tu precio actualmente es...-El dragón la miró de arriba abajo.

-Salir de aquí de una pieza-Concluyó.

El dragón tenía ganas de saber que cara pondría la criminal al saber que él era su mejor baza para librarse de su justo castigo.

-Dime, ladronzuela, ¿qué estarías dispuesta a hacer por tu libertad?-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Sáb Mayo 13 2017, 13:54

-Eres osada-Dijo el dragón-Y eso es bueno porque lo que necesito que hagas requerirá mucha osadía-

De un bolsillo de su chaqueta sacó un rollo de pergamino cerrado con un sello de cera que parecía ser el usado para los mensajes oficiales del Castillo. El dragón le mostró el documento sin abrirlo a la prisionera.

-Un par de niveles más arriba hay una sala de archivos. Allí se guardan documentos importantes para el Imperio como los que me robaste aquella noche. Yo no puedo pasar, o mejor dicho, no me pueden ver por allí ahora mismo sin levantar sospechas.
Pero tu sí puedes...con el disfraz adecuado-


Vaurien arrastró de las sombras un cajón de madera y la poca luz que había era suficiente para ambos para ver su contenido. Era una armadura de guardia completa, incluido un yelmo que ocultaba el rostro.

-Eh captado tu interés, ¿cierto?-dijo él, con una sonrisa complaciente-Este es el trato, traigo algunos ungüentos y analgésicos conmigo. Trataré tus heridas y calmaré tu dolor lo justo para que puedas moverte. Te pondrás la armadura y te llevaré a la sala de archivos. Debes ir a la sección que pone en el pergamino y cambiarlo por uno idéntico a este. Me entregarás dicho pergamino y me "escoltarás" hasta la puerta principal donde se separarán nuestros caminos...y eso será todo. Un trato muy generoso ¿no crees?




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Mar Mayo 16 2017, 15:16

-¡Excelente respuesta!-Dijo Vaurien, sonriendo satisfecho-No te preocupes, todo habrá acabado antes de que te des cuenta.
Pero, primero, me considero un hombre justo, de manera que...-

Sin previo aviso, Vaurien le soltó un brutal puñetazo a Eadgyth en el rostro. Procuró darle de la misma forma y justo en el mismo sitio que ella había golpeado a Bernardo aquella noche, a juzgar por el moratón que le salió al mayordomo.
-Eso ha sido por Bernardo. No te equivoques, ese viejo no ha dedicado su vida a servirme para que lo golpee una ladrona de poca monta, aunque sea una dragona.-
Acto seguido, el Inquisidor se dirigió a la caja donde estaba la armadura y de ahí sacó un pequeño cofre. Al abrirlo el cofre reveló contener distintos compartimentos con hiervas y ungüentos curativos, no harían desaparecer sus heridas pero le calmarán el dolor y le harían recuperar la sensibilidad en las extrmemidades lo suficiente para hacer el trabajo.
Primero, sacó del cobre un saquito de tela con unas hiervas verdes en su interior que despedían una aromática fragancia. Tomo un poco y se volvió a Eadgyth, sugetándole la mandíbula con la mano.
-Abre-
Le dijo. Metió las hojas en su boca-Mastica, es un tipo de anestésico. Traga el jugo de vez en cuando pero no todo seguido, ni te tragues las hojas enteras o te desmayarás-Sin perder tiempo, el dragón sacó del cofre un tarro de cristal lleno de lo que parecía una crema de color verde claro. Tomó un poco y procedió a extenderlo en las extremidades de la mujer.-
Esto dilatará tus venas-
Explicó el dragón-Hará que fluya más sangre hacia tus extremidades y te quitará el entumecimiento-
Por último Vaurien se dispuso a romper las cadenas que la retenían, no había conseguido la llave pero si procuraba no tocar la pieza de jade podría romper los grilletes.
Al hacerlo, Vaurien se fijó en una cosa, no había marcas de quemaduras por el jade. Un detalle que el dragón no olvidaría, pero que dejaría para más tarde.
-Vístete deprisa, mi soborno al guardia no nos concede mucho tiempo-








avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Vie Jun 02 2017, 00:54

El principio Vaurien se cruzó de brazos y puso una cara de incredulidad. ¿De verdad esperaba esta ladronzuela que él le hiciese de escudero? Pero, por desgracia, el tiempo era apremiante y Vaurien no podía permitirse discutir con ella de manera que simplemente suspiró y le ajustó las correas de la pechera, eso sí, las apretó algo más de la cuenta al principio.

-Lo siento-mintió

Por desgracia, luego llegó el turno de las botas y Vaurien tuvo que llevar a cabo el humillante acto de arrodillarse ante una criminal, por suerte, esto no saldría jamás de esa celda.
Por fin la extraña pareja estaba lista para ponerse en marcha. El disfraz de Eadgyth era convincente, ella poseía la complexión y la altura de usuales de las mujeres soldado del Imperio. Una pena, pensaba él, que hubiera decidido vivir su vida al margen de la ley.

Subieron juntos las largas escaleras de caracol que salían de las mazmorras. A pesar de los primeros auxilios de Vaurien, las heridas de Eadgyth eran graves y el peso de la armadura no ayudaba de manera que resultaron ser una dura prueba y ella no tuvo más remedio que apoyarse en él de vez en cuando, cuando no había nadie cerca.

En poco tiempo llegaron a la sala de archivos. Vaurien no podía ser visto en su interior antes de juicio de Arian pero pudo asomarse, un enjambre de escribanos, tasadores y otros burócratas se arremolinaban en las grandes librerías perfectamente clasificadas que contenía todo tipo de información sensible a cerca del Imperio: mensajes, órdenes, registros, impuestos...todo lo que mereciera la pena ser cinservado en papel se encontraba clasificado allí.

-"Como mandar un zorro al gallinero"-Pensó para sí Vaurien, pues estaba a punto de mandar una ladrona a uno de los mayores centros neurológicos del Imperio.

Rápidamente el dragón se volvió hacia Eadgyth, se sacó el rollo de pergamino y se lo tendió, pero antes de que ella lo tomara le dejó claras sus condiciones.

-Es mejor que nadie te vea ni entrar ni salir, pero si te ven, actúa natural. Si te decubren,
no hay trato, si me traes el documento equivocado, no hay trato. Y, si por alguna locura,
se te ocurre robar algo excepto lo que te he mandado, desearás que te hubiera dejado en la celda, te lo garantizo.-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Thurdok el Sáb Jun 03 2017, 18:47

El patio de armas estaba completamente solo a esas horas de la noche, ya no quedaban ni soldados ni inquisidores entrenando, pero ahí estaba Thurdok golpeando a un muñeco de practica con su espada pero ¿Por qué? Porque  con todos los problemas que tenía en su corazón y en su mente solo le quedaba desquitarse con algo, era le mejor forma que encontraba de olvidar sus problemas a parte de el alcohol. La cabeza de el inquisidor era un remolino, por una parte pensaba en todas las personas a las que había hecho sufrir, pero a la vez pensaba como haría para solucionarlo, tenía pensado abandonar la inquisición pero eso no bastaba, debía actuar en contra de la Reina, debía tomar riendas en el asunto.

De un momento a otro el inquisidor pudo sentir una especie de malestar, sentia que algo no iba bien, había sido algo real, demasiado real pero aun así el dragón no tomo caso, pensó que se debía a el efecto de el sueño y a tanto pensar en ello por lo que no siguió dándole vueltas al tema y continuo desquitándose con los muñecos de practica. Era evidente que su mente y su corazón solo deseaban algo, ver a Eadgyth, abrazarla, besarla y sentirla.

Unos minutos después el dragón volvió a sentir que algo andaba mal, pero no con el, si no con su amada. Su instinto nunca le había fallado por lo que no podía ignorar algo como eso ¿Qué pasaba si le había pasado algo a Eadgyth? ¿Qué pasaba la tenían los inquisidores? Debía comprobar lo que pasaba, debía comprobar que estuviera bien, es por eso que el dragón se puso en camino hacia donde el viento lo llevara.

-Déjenme pasar- ordeno el dragón a los guardias que vigilaban a las afueras de las mazmorras, pero estos ni se inmutaron ni se movieron. El inquisidor no tenía paciencia para esto por lo que tomo a uno de los guardias muy fuerte por el cuello -¿Sabes quién soy yo?- pregunto en un tono desafiante el dragón mientras apretaba cada vez con mas fuerza el cuello de el otro dragón, quien no dudo en asentir con su cabeza –Disculpe señor inquisidor no nos habíamos dado cuenta- dijo el soldado en tono de disculpa mientras que el dragón accedía a las mazmorras de el castillo.

Al entrar pudo comprobar que no había señal ninguna de Eadgyth, por lo que el dragón recurrió a los archivos de los prisioneros donde encontró el nombre de su amada. En aquel archivo salía claramente la celda en la que había estado y había sido torturada y el nombre de el encargado de esto “Eskol” un nombre que ya había escuchado antes. Tras esto el dragón se dirigió a la celda en la que supuestamente habían tenido a su amada encontrando rastros de sangre y un pedazo pequeño de tela particular que el dragón sabía a la perfección que le pertenecía a su amada. Todos sus miedos se hicieron realidad, el dragón pego un grito de impotencia cayendo rendido de rodillas.


No sabía que hacer, ni cómo actuar, todo su mundo había sido derrumbado, no decía en ninguna parte de los archivos donde se la habían llevado, estaba perdido. Hasta que una voz lo hizo distraerse, se trataba de un guardia que venia con total timidez a entregarle una especie de mensaje. Al leerlo, pudo comprobar que su presentimiento había sido fundado, Eadgyth estaba en grave peligro, la habían capturado y debía hacer algo si no quería perderla

-Gracias por el mensaje- dijo el dragón de forma angustiada -¿Dónde te encuentras?- se pregunto a si mismo mirando para todos lados, si la tenían seguramente estaba en el castillo. Se dirigió hasta los archivos haber si encontraba mas información y comprobó que se acercaban dos siluetas.


Última edición por Thurdok el Miér Jun 07 2017, 03:57, editado 1 vez




avatar
Thurdok
Dragon

Ocupación : Exiliado
Mensajes : 432

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Mar Jun 06 2017, 22:00

(1ª persona)

Revisé los documentos. Sí, todo estaba en orden, el informe de Ladón, escrito por mi puño y letra. El sello de cera estaba roto, de modo que era muy probable que Eadgyth los hubiese leído. Daba lo mismo, no era una información que ella pudiera aprovechar...no sin el resto de las piezas del rompecabezas.
De manera que me dispuse a cumplir con mi palabra, nos pusimos de camino a la salida principal del Castillo, donde nos separaríamos. Sin embargo, un inquitante pensamiento rondaba mi cabeza. Esta "dragona" no había mostrado reacción al jade, y cuando la liberé de la piedra, sus heridas no sanaron más rápido. También me di cuenta de que resultaba demasiado conveniente que Eskol interrumpiera su sesión de tortura...¿por qué lo haría?

Ambos avanzábamos hacia la salida, la mayoría de las personas con las que nos topábamos por los fríos pasadizos de la fortaleza no nos miraban dos veces, lo que significaba que el disfraz de Eadgyth seguía siendo eficaz. Sin embargo, nos encontramos a alguien a quien no esperaba ver por aquí. Era Thurdok, el Inquisidor que me fue de tan inestimable ayuda en el caso de "Novam Urbem". Estaba pálido, y parecía frenético, como si buscase algo con desesperación. En otro momento le hubiera preguntado qué le atormentaba pero cuanto antes me librase de mi "peso muerto" mejor. De todas formas, lo buscaría más tarde por si había obtenido algún dato nuevo con respecto a esos monstruosos híbridos...

Me paré en seco. ¡Hibrido! ¿Por qué siempre se olvida de los híbridos? Esa era la respuesta. Eadgyth era una híbrida...Eso lo cambiaba todo. Estaba dispuesto a dejar marchar a una Dragona delincuente pero los híbridos son como perros rabiosos, o eso me había enseñado la experiencia. Aún así, yo era, ante todo, un hombre de honor, no me quedaba otra que liberarla...de momento.




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Thurdok el Jue Jun 08 2017, 02:48

A lo lejos se podían divisar unas siluetas, a el dragón no le importaba quienes fueran, si debía matarlos para llegar hacia su amada no dudaría en hacerlo. Su vida no era importante si Eadgyth no estaba en ella y estaba dispuesto a sufrir todas las consecuencias posibles si lograba poner a su amada a salvo. En aquel minuto no le interesaba si lo volvían un esclavo borrando su memoria o lo exiliaran como castigo, solo quería salvarla.

Cuando ambas siluetas se hicieron mas claras el dragón quedo paralizado, aquella imagen era espantosa. Pudo ver como se acercaba Vaurien, aquel compañero con el que había pasado una misión terriblemente dificultosa, aquel dragón al que había salvado en mas de una ocasión en la misma misión, pero no venía solo, venía con una herida y derrotada Eadgyth. Unas lagrimas cayeron por los ojos de el dragón al verla en aquel estado.


Ya no había vuelta atrás, ya no había nada que hacer, debía rescatarla y sabía que enfrentaría las consecuencias. El inquisidor no dudo en correr hacia donde se encontraba su viejo compañero y lo ataco dándole un tremendo golpe en la cara haciéndolo caer al piso, tras esto el dragón desenfundo su espada y la puso en el cuello de Vaurien mirándolo con furia. Aquella mirada era la de un loco, era la de el antiguo Thurdok, la de el dragón sanguinario que había sido antes.

-¿Qué mierda le has hecho?- grito el inquisidor hundiendo la espada en el cuello de el otro inquisidor pero sin llegar a hacerle ninguna herida. Si hubiera sido cualquier otro no hubiera dudado en matarlo pero era Vaurien, un dragón con el que había compartido una misión de alto peligro y un dragón al que respetaba, pero aquello no lo podía aceptar. Por mucho respeto que sintiera hacia su compañero, estaba Eadgyth en primer lugar y cualquiera que quisiera dañarla se tendría que enfrentar a el.

-¡Responde!- exigió el inquisidor en un tono de furia mientras miraba a su amada de reojo, para comprobar su estado. Mas que la venganza le interesaba la salud de Eadgyth, pero tampoco podía negar las ganas que tenia de atravesar su cuello con la espada.




avatar
Thurdok
Dragon

Ocupación : Exiliado
Mensajes : 432

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Vaurien el Sáb Jun 10 2017, 00:33

Eadgyth decidió perder el conocimiento en el momento más inoportuno, estábamos justo en frente del patio de entrenamiento y a unos pocos pasos de su libertad. Pero el yelmo se le cayó y rodó hasta Thurdok y yo. Y, curiosamente, ella parecía mirarle con un gesto de suplica, como si le pidiera ayuda. Crucé los dedos para que Thurdok no la reconociera pero la realidad resultó ser muy diferente pues en cuanto el Inquisidor vio el rostro de la mujer se volvió hacia con un gesto tenebroso. Habían descubierto.
Levanté mis manos con intención de imbuirle calma-Thurdok, puedo explicar...-Pero el furioso dragón no me dejó terminar la frase ya que me puso su espada en mi cuello y me echó una mirada asesina. Esperaba que me acusase de traición pero todo lo que parecía preocuparle era el bienestar de la mujer. Yo estaba confundido, pero también furioso, amenazarme con una espada era algo grave.
-¿Que te importa?...es sólo una...-
Entonces lo vi, la última pieza del rompecabezas...esa forma de mirarse entre ellos, Eadgyth y Thurdok eran amantes.
-Quítame ese trozo de metal de la cara-El dije, autoritario. Pero no esperé a que me obedeciera, en su lugar, transformé mi mano derecha y agarré la espada por su filo con mi garra protegída de escamas. Mi ira crecía por momentos. Siempre era igual, siempre era un híbrido, siempre había alguien dispuesto a protejerlos. Todo este tiempo, Thurdok no había sido más que un grandísimo hipócrita, mentiroso y traidor. ¿Cómo podía proteger y amar aquello a lo que a jurado destruir? Lo que más he odiado toda mi vida era el deshonor y la traición.
Con una potente patada, impulsé a Thurdok por la puerta al patio de entrenamiento, mi fuerza le hizo recorrer una buena distancia pero, por suerte para él, el campo se encontraba vacío por lo que su traición no sería delatada al instante. Poco importaba, ya lo acusaría formalmente cuando entregase su magullado cuerpo a la Guardia.

Crucé la puerta al patio y empecé a quitarme la parte de arriba de mi uniforme, mis pantalones soportarían el aumento de tamaño pero debía proteger los documentos que Eadgyth me había conseguido. De manera que los dejé en mi chaqueta y la solté a mis pies mientras continuaba mi transformación.
Las escamas doradas y brillantes cubrieron mi pecho desnudo como una armadura de oro, mi cuerpo aumentó de tamaño y todos los músculos de mi cuerpo se tensaron. Una cola empezó a formarse al final de mi columna y mi rostro comenzó a tomar caracteres dracónidos, el dolor nunca disminuía con cada transformación pero a estas alturas yo lo usaba para poner todo su cuerpo en "alerta" .
-Ella...ella es importante para ti ¿verdad?-Le dije, mientras mi cuerpo su ajustaba a los cambios.
-Veamos hasta donde estas dispuesto a llegar por ella-
Con mis nuevas cuerdas vocales, solté un potente rugido. La transformación siempre me ponía en contacto con mi lado más "salvaje". No era un rugido de advertencia, era el rugido  de un dragón macho desafiando a otro a un combate a muerte.




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 340

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Todo tiene un precio [privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.