Novedades

- (15/01) Ya están disponibles novedades de Enero, ¡no te las pierdas!

- (15/01) Ya podéis pedir los dracs del mes de Enero.

- (15/01) Nuevas normas de la Resistencia.

- (15/01) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/01) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/01) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Misery Bussines - Divien

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misery Bussines - Divien

Mensaje por Eskol el Vie Mar 03 2017, 21:17


Los cascos de Bruma Gris golpeaban el suelo de las calles de Talos, levantando una nube de polvo a su paso.
Eskol estaba enfadado, y había perdido la paciencia. Había salido directamente del castillo en búsqueda de responsables.
Hacía ya unas semanas que esperaba que llegara un nuevo cargamento con materiales para la inquisición y no tenía noticias de tal cargamento.
El pago ya se había realizado, así que el dragón tenía los nervios crispados y quería saber qué demonios había pasado.

Conocía a la cabecilla de la flota que se encargaba de llevar la mercancía que había pedido. Y como buen inquisidor, y dragón que trabajaba para hacer cumplir la ley del reino, sabía a la perfección dónde se encontraba su residencia. No dudo pues ni un instante en salir a galope hasta allí.
Los transeúntes se retiraban con alaridos de sorpresa o exclamaciones ahogadas por el susto que suponía cruzarse en el camino de un caballo oscuro a tanta velocidad dentro de la ciudad. Pero a Eskol le daba igual.

Cuando llegó a la altura de la gran casa, tiró de sus riendas para que Nube Gris se detuviera y de un salto desmontó de la silla. Iba embutido en su uniforme de cuero negro de inquisidor y completamente armado, como siempre.
Agarró las riendas de su caballo y se acercó a la puerta de entrada y la golpeó violentamente sin demora.

—¡Sé que estáis ahí! —gritó el inquisidor apremiante.
No tenía todo el día.

Más le valía a la dragona tener una buena excusa para Eskol. Debía justificar aquel retraso de mercancías de alguna forma. De lo contrario, iba a ver cómo no se podía enfadar al lobo azul.
No solo por él, sino también porque aquel cargamento era importante para la inquisición. Armas, herramientas de tortura… entre otras cosas. Eskol había tomado la responsabilidad de aquel pedido y no podía defraudar a la reina. Sería una terrible mancha en su expediente y no podía tolerar tal deshonra.




Spoiler:

avatar
Eskol
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Divien el Vie Mar 03 2017, 22:20

Aquella mañana se había levantado con la sensación en el estómago que algo no iba bien, tan fuerte era, que apenas sí pudo desayunar aquella mañana. Luego, a esa mala sensación se le sumó la intuición de que algo le estaba pasando a su navío, el Chevalier -pues aún tenía el Petite amarrado en el puerto- y sus sospechas se confirmaron cuando recibió aquel mensaje por la red "La tripulación del Chevalier estamos todos bien, la mercancía está en perfecto estado y el navío no ha sufrido consecuencia alguna, solo tuvimos un pequeño encuentro con piratas pero, a pesar de este pequeño altercado del que pudimos zafarnos satisfactoriamente, seguimos rumbo a Talos, mi Capitana" a lo que contestó más relajada y apremiándoles a llegar lo más deprisa posible.

Así fue cómo recibió a su visita en la puerta de su casa, lugar donde podría pelear mejor que entre paredes, además de que no quería dañar la nueva casa que aún estaba acomodando. -Os recordaba con mejores modales, querido Eskol -todo calma y tranquilidad, acostumbrada a los arrebatos de su marido, el dragón Inquisidor no le intimidaba.

-Sea lo que sea que os ocurra, se puede hablar con más calma que los puros gritos, ¿no le parece? -Le miró con paz pero con la mirada de quien no se dejaba amedrentar por nada al punto de estar completamente segura de cuál era el reclamo que venían a hacerle. Ella siempre cumplía pero el mar estaba infestado de ratas inmundas que se ganaban la vida fastidiando a la gente de bien, osease, los dragones. -Sé que viene a reclamar, sé que debí entregar un valioso cargamento desde Eden pero debo pedir disculpas, mi barco tuvo un pequeño percance que le atrasó. Puedo preveerlo todo, excepto los ataques piratas a mis barcos.





Family:
avatar
Divien
Dragon

Ocupación : Dueña de una flota mercante
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Eskol el Vie Mar 03 2017, 23:51

La puerta se abrió dejando ver la figura de Divien. Una atractiva dragona cuya temple casi crispó más todavía los nervios de Eskol.
Pero sus palabras le calmaron un tanto. Ella debía saber por qué estaba allí y si estaba tan relajada por algo sería ¿no? Parecía tener la situación bajo control.
Le recordaba mucho a su mujer y aquello resultaba… inquietantemente perturbador. Ni para bien, ni para mal. O al menos el dragón no había logrado dar con la tecla de lo que suponía eso para él en aquel instante.

El dragón abrió la boca para replicar, pero Divien continuó hablando como si pudiera leer sus pensamientos.
Eskol entrecerró los ojos, devolviéndole una mirada desafiante. Sabía que aquella era una mujer altiva, tal y como él, que no se iba a tragar su orgullo por cualquier error cometido. Aunque esta vez el error no había sido de ella.
Nube Gris relinchó a su espalda después de que ella terminara y Eskol cerró los ojos, se llevó la mano a la cara presionando levemente sus párpados como si estuviera cansado de la situación. Y eso que tan solo habían empezado.

—Siento mis maneras pues. Entended que mis compañeros están también algo nerviosos —retiró la mano de su rostro y abrió los ojos, esta vez para mirar a Divien de forma serena, con la respiración tranquila y una postura más relajada.
No le convenía tener una mala relación con aquella mujer. Además, era de las pocas personas en Talos que le caían en gracia.

Si habían sufrido un ataque por parte de piratas, lo pagarían bien caro. Si Eskol ya odiaba a todo el que se le interpusiera por tierra, pero era que lo hicieran por mar. Porque allí le costaba mucho más llegar. A veces prefería no tener ni que enterarse de los problemas que sucedían en los océanos.

—¿Vuestros hombres saben qué insignia lucía la bandera negra que se izaba en el mástil pirata? Podría contactar con la armada naval para que organizaran una barrida por la ruta comercial de vuestros barcos. No van a desaparecer todos los piratas del mundo, pero vuestros barcos estarían más seguros durante una buena temporada. Y así nadie tendría problemas.

Eskol bajó la mirada hacia la mano con la que sostenía las riendas de Nube Gris y luego la dirigió de nuevo hacia los ojos de Divien.

—¿No me vais a invitar a pasar? Puedo atar al corcel aquí fuera. No me importaría pasar un buen rato de charla en compañía de una bella señora —dijo, sorprendentemente, amable.






Spoiler:

avatar
Eskol
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Divien el Dom Mar 05 2017, 09:59

-Por supuesto que os invitaré a pasar -se hizo a un lado para que pusiera pasar mientras que, con la mano derecha, la enguantada, la herida, detenía a una esclava y le mandaba a hacer el recado de que les preparasen un ligero refrigerio para luego pedir -sin levantar la voz- que atendieran al corcel del Inquisidor y supo, al segundo, que todos obedecían sus órdenes. Ella guío a su invitado hasta el mejor salón de todos y le invitó a tomar asiento para sentarse ella a su vera.

El salón poseía chimenea, que en esos momentos tenía un pequeño pero cálido fuego encendido siendo atendido por un esclavo, una pequeña mesa rodeada de confortables butacones donde sentarse y paredes recubiertas por estanterías ligeramente ocupadas pero que llevaban el ritmo de ir perdiendo espacio libre poco a poco, despacio pero sin pausa; sin embargo, el único lado desocupado era un enorme ventanal por el que se filtraba la escasa luz de aquel periodo lluvioso.

-Le agradezco el interés por querer proteger mi ruta comercial entre Talos y Eden, cuando tenga más datos sobre el culpable no dude en que se los haré llegar yo misma, Eskol -le contestó con la voz pausada tal y cómo ella era. Y, unos minutos más tarde, llegaron con productos que ella misma había transportado en el Petite desde Isaur: té, pequeñas pastas con miel y almendra, dátiles y un cuenco con pequeños frutos secos.

Ella despidió a quienes les habían atendido en ese momento y miró a su invitado. -¿Desea té? -ella misma se lo serviría aunque, si deseaba algo más llamaría porque se lo trajesen. -¿Cómo le va por Talos, Eskol? -le preguntó-, he visto muy cambiada la ciudad, aunque también debo decir que hacía mucho no me aventuraba hacía estas tierras.- Por más que obvias razones pero eso lo dejaría para otro momento, quizás más adelante a la charla cuando, el propio Inquisidor se percatase que allá, solo estaba ella y que, por lo que parecía, no iba a estar de paso.





Family:
avatar
Divien
Dragon

Ocupación : Dueña de una flota mercante
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Eskol el Dom Mar 05 2017, 22:50

Eskol ató a Nube Gris cerca de la puerta de entrada sabiendo que alguno de los esclavos de Divien se encargaría de él. No tardó nada en hacerlo y en lograr cruzar el umbral de la casa de la noble.
El dragón la siguió por su casa sin detenerse hasta el salón.
Una chimenea lo llenaba todo de calor y Eskol, debido a su naturaleza dracónica, en seguida se sintió bastante a gusto. La estación húmeda era complicada de llevar para su raza, pero peor había sido la temporada de nieve. Solo esperaba que no tuvieran que pasar por ello de nuevo.

Se sentó en uno de aquellos butacones tan agradables y en seguida se recostó un poco hacia un lado, cruzando también las piernas en una postura un tanto informal. Sabía cuándo tenía que guardar la etiqueta y cuándo no. Claramente en aquella situación debía posicionarse correctamente, con la espalda erguida y denotando autoridad. Pero de aquella forma, proyectaba más bien una imagen de rebeldía que estaba dispuesto a asumir con tal de poder, quizás, descolocar e incomodar a Divien. O simplemente, porque estaba mucho más cómodo de aquella manera.

—Me alegro de que confiéis en la inquisición. No os defraudaremos en absoluto. En especial un servidor —Eskol tamborileó con sus dedos sobre uno de los reposabrazos del butacón. Luego se pasó la mano por el cabello, tratando de peinarlo hacia atrás pero completamente en vano, pues unos mechones rebeldes volvieron a car por su frente hacia sus ojos.
Eskol podía presumir de cumplir todo cometido que se le topara por delante. Si los piratas estaban molestando la flota de Divien, él se encargaría de que aquella situación terminara. O al menos trataría de paliar los efectos.
Se inclinó entonces hacia delante, sin siquiera dirigirle una mirada a la servidumbre de aquella mujer, que les hacían llegar pastas y té. Agarró uno de los dulces al azar y le dio un ligero mordisco. Luego asintió mientras masticaba.

—Por supuesto. El té isaurí siempre me pareció el mejor del mundo. A mi esposa Eyra también le pirra. Quizás deba pediros que traigáis más para mí en vuestra próxima importación —el inquisidor rió de tal forma que incluso parecía encantador.
Él prefería mil veces el vino o cualquier bebida alcohólica, pero no iba a rechazar un poco de té. Así que después de que se lo sirviera, también agarró la taza para mojarse los labios. Estaba hirviendo, pero podía soportar dar un primer trago y degustar que en efecto era de Isaur.
Eskol había pasado poco tiempo por Isaur en sus viajes. Sobre todo había permanecido en Edén y Krosan, pero siempre que había visitado aquellas tierras del este lo había disfrutado. Al fin y al cabo allí también tenían buen tabaco.
Y buenas mujeres.

—Bastante bien. Llevo algo más de un año aquí y se nota que es la capital. Seguramente también por eso sea el lugar más problemático, pero para eso vine después de todo. A veces echo de menos Edén. Todo estaba mucho más limpio… pero al final la vida se hacía aburrida.

Eskol se encogió de hombros y volvió a probar su té. Se reclinó de nuevo en el asiento, con la taza de té en la mano.
Lo cierto es que cada vez la situación estaba peor. Aunque reconocía que al terminar el frío, las cosas se habían calmado un poco. Pero las decisiones de la reina en los últimos meses denotaban que los dragones estaban nerviosos. Que los humanos iban cogiendo fuerza, o eso creían ellos. Eskol sabía que no podían dejar que sus fuerzas se mermaran tan fácilmente. Aquellas criaturas no tenían nada que hacer contra su noble raza.

—¿Y vos? Habéis venido recientemente a la ciudad, espero veros más veces durante vuestra visita.




Spoiler:

avatar
Eskol
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Divien el Miér Mar 08 2017, 18:16

Escuchaba y observaba todo lo que tuviera que decir Eskol mientras su cucharita removía el azúcar en el té pues siempre le había parecido tirando a amargo y no soportaba en demasía ese sabor. -¿Cómo se encuentra vuestra esposa y familia? -quiso saber entonces, ante la mención de la misma por educación y por ser más cercana al dragón. Ahí se quedó pensativa, ¿Eskol tenía familia? Sí, pero... ¿estaría viva? Odiaba haber estado tanto tiempo alejada, aunque si bien se había mantenido siempre en la red, no era lo mismo que estar entre todos ellos.

-En Edén se encuentra la paz, es cierto -pensó en su hermana Dita y su gran caserón-, aunque también es cierto que, conociéndoos, prefiráis la acción de una ciudad tan grande como lo es la propia Talos. -Reposó la taza de té sobre su plato tras degustarla y luego agarró una pasta para darle un mordisquito. Aunque, frente a la siguiente pregunta, se mantuvo en silencio meditando por la respuesta un largo rato.

-Definitivamente, mi Señor, no estoy de paso por Talos, de hecho, está ya en mi residencia habitual. -Contestó finalmente tras terminarse la pasta que tenía en su mano. Y, tras eso, esperó a que las preguntas llovieran. ¿Sería Eskol un buen aliado o, sin embargo, se negaría en rotundo a ayudarla? Era una decisión meditada en las prisas pero sabía que la última paliza había sido como la advertencia de que su vida podía recrudecerse de no tomar medidas en el asunto y ahí estaba ella, tendiendo manos amigas a aquellos que quisieran estar de su lado.





Family:
avatar
Divien
Dragon

Ocupación : Dueña de una flota mercante
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Eskol el Vie Mar 10 2017, 16:34

—Mi esposa bien. Parece haberse acostumbrado bastante bien a la vida aquí… le gusta salir a pasear, comprar telas para encargarse vestidos nuevos. A veces se pasa por la herrería —Eskol se encogió de hombros—. Ambos compartimos el gusto por la batalla, aunque ella es de estar más al pie del cañón y yo planeando las estrategias.

Al fin y al cabo, las guerras del despertar ya habían pasado. Eskol había sido un gran soldado. Pero el trabajo en el campo de batalla ya le quedaba incluso pequeño. Aún así, no menospreciaba a aquellos que seguían jugándose la vida en primera fila.

—Mi hija, por el contrario parece algo más lejana. Tampoco es que pueda tener mucho tiempo que dedicarle. Pero ella ya es mayor… espero que encuentre un buen pretendiente. Es lo único que deseo para ella. Que sea feliz.

Eskol sonrió de forma felina antes de dar un trago a su té, que poco a poco iba alcanzado una temperatura mucho más aceptable y ya no quemaba tanto como en un principio. Luego asintió ante las palabras de Divien.

—Talos es definitivamente el lugar idóneo para desempeñar mi trabajo y poner en práctica todas mis habilidades. Nada me hace sentir mejor que el trabajo bien hecho —añadió las últimas palabras en una especie de tono grave, pero algo meloso.
Alzó ambas cejas cuando la dragona le dejó claro que si había ido hasta la capital era para quedarse allí. No era el lugar más seguro para llevar un negocio como el de la señora Divien desde luego.
Eskol apuró su taza de té, terminándola e inclinándose hacia delante sobre su asiento para dejar la taza vacía sobre la mesilla. Se quedó en esa postura, denotando cierto interés creciente en la historia de la comerciante.
La miró con sus ojos azules, evaluándola de nuevo.
En su trabajo había aprendido a apreciar las historias. Lo que había detrás de aquellos personajes que torturaba porque podían ofrecerle pistas de las que ni si quiera sus propias víctimas eran conscientes.
Divien no era una presa de los calabozos del castillo, pero Eskol no negaría, que como cualquier otra dragona de renombre, despertaba en él cierta curiosidad.

—¿Qué es lo que os ha hecho mudaros? ¿Vuestro esposo también esta aquí? —preguntó mientras entrelazaba los dedos de sus propias manos—.  ¿Vais a llevar vos sola el negocio?

No es que Eskol dudara de la capacidad de Divien. Tan solo le extrañaba que una noble que poseía una flota mercante desde Edén, no prefiriera quedarse allí, en la ciudad dorada. La ciudad perfecta. Y acabara en el núcleo de todos los problemas de la sociedad.





Spoiler:

avatar
Eskol
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Divien el Lun Mar 13 2017, 21:19

No contestó de inmediato, pidiendo mudamente tiempo para orquestar y organizar sus ideas pues no era llegar y soltar la bomba tal y cómo la sentía. Conocía a Eskol pero tampoco sabía la opinión que él tenía acerca de Sigurd por lo que debía ir con tiento no fuera a meter la pata hasta lo más hondo y luego se metiera en un lío. Al Inquisidor más valía dejarle con la tranquilidad de que todo iba bien allá por donde pasase, le tenía de amigo, mejor conservarle de esa guisa. Así pues, una vez las ideas se aclararon en su cabeza, habló.

-Vine sola, después de siglos de no entendernos en el matrimonio, decidí irme a vivir sola- miro a su interlocutor sintiendo que debería explayarse más pero sin saber exactamente qué palabras usar. -Ciertamente, las diferencias son bastante... abismales y por todos es sabido que él siempre ha ido por su cuenta sin... tenerme en cuenta. -Se detuvo, haciendo una breve pausa.

-Además, el hecho de que -siguió hablando aunque con duda aunque, tras beber de su té, se decidió- él sea burgués y yo aristócrata tampoco ayudó al entendimiento. Podríamos decir que le molestaba bastante ese hecho y enarbolaba la fuerza tan fácilmente como se bebe las botellas de vino. -Y decidió mirar a otro lado, a la espera de que las palabras de Eskol hicieran mella en el silencio.





Family:
avatar
Divien
Dragon

Ocupación : Dueña de una flota mercante
Mensajes : 71

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misery Bussines - Divien

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.