Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Una fiesta memorable [8/8]

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo

Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Vaurien el Mar Ene 31 2017, 18:40

Vaurien observaba desde la ventana de sus aposentos, que daban a los jardines, como la multitud empezaba a llegar. Todo estaba listo, había servicio suficiente para atenderlos a todos según llegaban. Una gran alfombra roja se extendía desde la entrada a los jardines hasta la puerta principal de la mansión. Sin embargo, la recepción y el brindis se celebraba en los jardines de manera que la puerta permanecía cerrada. Repartidas estratégicamente una serie de mesas que contenían bebidas y aperitivos. Además, los sirvientes portaban bandejas con copas de champán que iban repartiendo entre los invitados, entre ellos Vaurien distinguía a dragones de las más altas esferas y otros cuyo favores pudiera necesitar en el futuro. La orquesta estaba en una plataforma construida expresamente para esta noche, tocaba una sinfonía tranquila, que invitaba a la relajación.


-¿Está todo listo?-Preguntó Vaurien a su más fiel sirviente, Bernardo

-Todos están listos señor, esperando su señal-

-Excelente, la primera impresión es esencial, y la mía debe ser espectacular-

-Sin duda lo será, señor. Pero, si me lo permite, ¿por qué ha montado una celebración así? No está en su carácter ser tan...festivo.-

-Ten cerca a tus amigos, y a tus enemigos aún mas. Es un antiguo proverbio. Con este evento conseguiré muchas cosas, viejo amigo. Los dragones, como cualquier otro, se relajan más en este tipo de cosas, beben ríen y se les suelta la lengua. La información que se puede sacar con diversión puede sobrepasar con mucho a la que se puede obtener bajo coacción. Además, no tiene nada de malo divertirse un poco de vez en cuando-

Una vez estuvo listo, Vaurien descendió por las escaleras hasta el hall principal, donde se reuniría con Thorn, Oromis, Eragon y Marth. Cuatro dragones que Vaurien había contratado para que le ayudaran con el evento de recepción.

-¿Tenéis todo lo que necesitáis?-

Los dragones asintieron

-Pues a vuestros puestos-Dijo con una sonrisa-Que empiece el espectáculo-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Thurdok el Mar Ene 31 2017, 19:50

Hace solo algunos días, el inquisidor había recibido la invitación a la fiesta de Lord Vaurien. A fin de cuentas después de la misión que habían realizado encontrando aquellas extrañas ruinas en Pompeya, se había ganado un poco la confianza de su compañero inquisidor y por eso había sido invitado a tal distinguida fiesta. Thurdok, sabía con seguridad que seguramente no sería de las mejores fiestas y que estaría lleno de pedantes Aristócratas y otros engreídos, pero al menos le serviría para poder emborracharse y tal vez conocer a alguien interesante. Además era un fiesta de Vaurien y seguramente habría de todo.

El dragón sabía que aquella fiesta seguramente estaría surtida de cosas para beber, pero este era un fanático de el ambarino licor llamado whisky. Debía cerciorarse de que había, por lo que quizo llevar su propia botella. Despues de todo el inquisidor era muy selecto en cuanto se hablaba de whisky y si iba a beberlo debía ser el mejor, debía ser el que siempre bebía. Por lo que el dragón no dudo en dirigirse a la licorería mas surtida de Talos y comprar dos botellas de aquel ambarino y delicioso licor que tanto amaba.

También, debía preocuparse por su vestimenta, no era una fiesta de taberna, era una fiesta elegante, una fiesta en donde habrían muchos aristócratas y gente importante. Facilmente podría haber llevado su uniforme de inquisidor, pero quería vestir elegante, es por eso que saco su mejor ropa, se peinó, se perfumo y se dispuso a emprender rumbo a la fiesta.

Al llegar a las afueras de la casa de Vaurien,pudo ver que se trataba de una enorme mansión que tenía una alfombra roja a las entradas, sin lugar a dudas, todo esto era demasiado elegante y formal para el, pero a fin de cuentas era una fiesta e independiente de la gente que hubiera en ella, el venía a disfrutar, el venía a beber y a pasarla bien. Al entrar en la mansión, le paso una de las botellas a uno de los sirvientes de la casa y le dijo que se la guardara.

-¡Vaurien!- exclamo el inquisidor al ver a su compañero inquisidor, saludándolo de mano y agradeciendo la invitación. Después de todo, aunque solo habían realizado una misión juntos, habían hecho un gran descubrimiento.







Mi historia:


MEDALLAS:
avatar
Thurdok
Dragon

Ocupación : Exiliado
Mensajes : 705

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Oli el Mar Ene 31 2017, 20:52

Hoy era el día, casi no pegué el ojo anoche por andar preparando lo que serviría en una de las mesas de bocadillos… un bocadillo relleno con algo que podría decirse que fue un accidente, un muy feliz accidente la verdad. Vamos a ir por partes ¿Vale?

Estaba paseando por la ciudad en uno de esos días de compras de ingredientes, cuando leí en uno de los tablones que se solicitaba cocineros en el área de postres en un evento que haría algún dragón de alta cuna, era claramente mi oportunidad de lucirme ante él, quizás… solo quizás me financie la tan soñada taberna en la zona alta de Talos y pueda desenvolverme como una chef profesional. Mientras soñaba, terminé abrazando un poste, me separé de este y me percaté de que la gente me miraba raro, con algo de pena fui hasta la residencia para ser contratada como cocinera en el área de postres y pasé el resto de la semana pensando en el dulce que debía de preparar, tenía que ser algo que se pudiese comer frío, ya que estarían servidos en lugares estratégicos ¿Galletitas? ¿Ponquecitos? Tenía que ser algo que sea sencillo, pero que cause impacto, pequeño, para que se pueda llevar en una mano, sostener con los dos dedos para ser más especifico, que pueda preparar con pocos recursos y sea sustancioso.

Dos días antes del evento, mientras me aseaba en el lago la inspiración vino a mi, una masa delgada, con una base de chocolate derretido, con trozos de avellana y de chocolate, si, perfecto, eso será. Preparé entonces mi maleta, la prenda que usaría para servir los dulces durante la fiesta (la única decente que guardaba en ocasiones como esta), una prenda sencilla que sería la destinada para trabajar en la cocina y preparar los dulces y una prenda para dormir, un pequeño estuche de maquillaje, las gafas y alguno que otro articulo personal ¡Ah! Y la lista de ingredientes que necesitaría para cocinar, harina, huevos, levadura, azúcar, sal,  aceite vegetal, avellanas, barras chocolate amargo, cacao en polvo y extracto de vainilla. Las avellanas serán la gran sorpresa, sin duda alguna combinaran con el chocolate y la masa en una sintonía de sabores que harán extasiar el paladar de los invitados.

El día anterior al evento estuve todo el día cocinando, sin embargo ocurrió un improvisto, algo TERRIBLE, pero no podía decir nada si se enteraba de que había cometido un error podría dar por terminado todos los sueños de vivir en la gran ciudad de Talos y ser reconocida como una de las cocineras más famosas del reino ¿Qué fue lo que hice? Tenía en un gran bol TODAS las avellanas sin cascaras y trituradas, para ir cogiendo y decorando las tartas de chocolate, eran todas las que había pedido y fueron a dar en el caldero donde tenía preparada el chocolate derretido que había mezclado con el azúcar, el polvo, el aceite y la vainilla. En ese momento había entrado en shock y el chillido que hice centró la atención de todas personas que estaban ahí, todo por haber golpeado el bol con mis caderas, el horror era tal que las lagrimas comenzaron a brotar sin poder contenerme, un llanto en silencio, pues no quería seguir llamando la atención, el jefe de la cocina me preguntó qué demonios me pasaba, le respondí con un gesto de la mano que nada había pasado.

Demonios demonios demonios, tenía que pensar qué hacer ahora, no tenía idea de qué hacer, por dónde empezar a arreglar el desastre que había hecho, el chocolate me había empapado un poco, pero el dolor de ser bañada con chocolate hirviendo no se comparaba con el estrés de ese momento. Respiré hondo y me concentré nuevamente, no me iba a dejar derrotar tan fácilmente, primero debo retirar el bol, eso va de cajón, con la ayuda de dos cucharones removí lo saqué de la mezcla, que ahora tenía un ingrediente de más, el chocolate es espeso, de seguro si revuelvo bien no se note ese… sabor… ay no que hacer, quería llorar, quería gritar y no podía, no tengo de otra… tengo que servirlo así y rezar porque no pasen cerca de mi puesto. Comencé a revolver la mezcla rara que había hecho, era sumamente espesa, las avellanas se encargaron de darme más trabajo, no solo arruinaron mi receta, si no que ahora me estaba obligando a dar un esfuerzo extra revolver esta mezcla con chocolate. Estuve así hasta que dejé de sentir los trozitos de avellana probablemente ya se habían ablandado y mezclado con todo lo el chocolate, estaba exhausta, me quería morir y aún no terminaba de cocinar, ahora debía untar la mezcla con la masa crocante que ya tenía lista, una vez tuviese terminado aquello podría ir a llorar a la habitación que se me fue asignada junto con los otros cocineros en completa paz. Untarlo no fue nada del otro mundo, masa, mezcla y trocitos de chocolate, preparé una cantidad sustanciosa, ni me molesté en probar aquello, lo último que quería era… ugh en frente de todos.

El día del evento no fue menos terrible que el anterior, si voy a hundirme al menos lo haré siendo bonita, me aseé, maquillé tanto la fea cicatriz como mi rostro, algo delineador para que mis ojos resaltasen, preparé el vestido que había traído para la ocasión, aún me cuesta creer que a esto le quedaba a mi madrastra ¿Cómo pasó de tener una cintura tan pequeña a…? Bueno, tampoco quería saberlo la verdad, me coloqué mi corset y me comencé a vestir, adorné mi cabello con dos enormes prendedores color cobre y me puse unos tacones del mismo color, me coloqué mis gafas y me unté un poco de esencia de vainilla mientras daba un suspiro, bueno, aquí vamos. Salí por la puerta hacia una de las mesas donde ya estaban colocados mi platillo para servir, por fortuna era una zona, estaba medianamente alejada de la entrada, espero que no venga mucha gente. Mi trabajo sería sencillo, ir sirviendo pequeñas tartas triangulares a los invitados. Espero que no venga nadie o estaré acabada.


Vestido:

Tartas de 'Chocolate' :




avatar
Oli
Hybrid

Ocupación : Cocinera
Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Vhagar el Miér Feb 01 2017, 05:38


Atuendo:
Código:
Interacción con Vaurien, solo visual. Mención a los presentes en general.

¿Por qué estaba concurriendo a este lugar? ¿A esta fiesta? Se trataba de una de las cabezas más importantes de Talos, probablemente ese podría ser el único razonamiento válido de Vhagar para venir, pero en realidad ese en una situación común sería justamente su motivo fundamental para no asistir, pues justamente evitaba rodearse con rostros conocidos, cierto es que como aristócrata, y siendo uno de los que habían alcanzado el puesto luego del Despertar y no por sus méritos militares, era justamente conocido, conocido también por ser bastante poco social con sus congéneres, y en realidad tendría que serlo aún más ahora que tras los eventos en la Plaza de Talos sus reuniones sociales evidentemente terminaban mal, no obstante ese era en realidad uno de los motivos principales por los cuales decidió asistir a un evento donde se codearía con rostros relevantes, quizás el tema fuera comentado y entonces obtuviera algo de luz, estaban las teorías de que la misma Reina Madre había preparado esto y que se trataba de un auto atentado para aniquilar humanos de manera disimulada, no creía en esa teoría, no obstante creía en que el trabajo hecho por los armys y los inquisidores resultaba bastante pobre.

Resultaba para él inaceptable que en todos los eventos ocurriera algo, y que no pudieran evitarse las pérdidas de vidas y las económicas, la reconstrucción de la Plaza tendría su costo y ya tendría él que apoquinar como cualquier otro aristócrata adinerado su grano de arena. No le molestaba, ya más de una vez había abogado y participado por la tranquilidad y el bienestar de Talos en general, no iba a ser la excepción, pero evidentemente quería respuestas y un gobierno eficaz, así como también protección eficaz, sus charlas con Ayssël y su idea de mudarse a Edén seguían latentes, así que cualquier luz u oscuridad que fueran arrojados contarían desde ese momento. Vhagar probablemente se hubiera recluido para continuar pensando y reflexionando sobre lo ocurrido, no obstante estaba ese factor externo, rompería su rutina para tratar de obtener un estímulo desde fuera que le diera alguna respuesta más sólida que solamente sus propios razonamientos y planteamientos, quizás los asistentes tuvieran importantes comentarios sobre lo ocurrido o simplemente se quejaran, tal vez suponiendo que un gran grupo de inquisidores asistiría a la ceremonia, era también una oportunidad de obtener información de este grupo que se decía y que incluso el a veces pensaba, estaba lleno de fanáticos.

Una oportunidad también para desmentir esta teoría y quizás conocer las ideas de alguno de ellos, Vhagar jamás cerraba las puertas del todo. Llegó vistiendo sus finos ropajes, lo más caro que pueda confeccionarse, sus colgantes de oro macizo con adornos y diseños al relieve colgando al centro, y como detalle decorativo extra, un anillo de oro que llevaba encajada una esmeralda. Unas de tantas joyas que el mercader había comerciado y resguardado para sí con los años, eran probablemente para muchos un alarde de su estrepitoso capital, pero en realidad los llevaba simplemente porque los consideraba elegantes y propios de la ocasión. Si bien no era de reuniones sociales y se le había visto muy pocas veces, bien que sabía cómo vestir para la ocasión. Sus botas de cuero bueno pisaron la alfombra roja, un llamativo color, fue eso lo primero que pensó, su mirada se centró después en todos los presentes y observó al cabo de unos segundos al anfitrión. Aparentemente los más ansiosos ya se habían acercado al organizador de todo esto, al propietario de estos terrenos, bastante agradables debía reconocer, casi le hacían olvidar que estaba conectado a la red y que esta estaba llena de dragones longevos apabullando su mente.

El desagrado por venir conectado desde hace horas y haber dejado el jade en casa podría verse disimulado, solo si encontraba con qué entretenerse y distraerse, no sería complicado si un buen conversador o una buena conversadora aparecían en escenario. El esclavista de dos mil años de edad supo mantener su distancia para no apabullar con presencias a Vaurien, simplemente se encargó de mostrarse a cierta distancia y realizó un saludo completo de cabeza para con el otro dragón. Sus acciones siguientes fueron en realidad bastante sencillas; caminó lentamente por el lugar, haciendo una pequeña exploración, estaba seguro de que pronto habría alguna presentación o simplemente algún evento en específico tomaría lugar, después de todo se trataba de una fiesta y aunque su humor y su manera de divertirse no precisamente colindaba con la de la mayoría, aguardaba esperanzas en que podría pasar quizás una noche diferencia en la que se liberara no solo de los dilemas, sino también una donde podría olvidar todos sus problemas, algo totalmente fuera de su estilo, pero una raya más al tigre en esta noche no le iban a dañar o bueno, evidentemente eso esperaba.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Hilda el Miér Feb 01 2017, 16:47

Interacción con todos en general, con Vaurien en particular.




"All I do, is dine with'm
And split a pint of wine with'm
Respectable as can be…
Yet here's what they say to me…"


Ardua era la tarea que debían desempeñar, día a día, misión tras misión, que su estancia en Talos se hacía, cuanto menos, extraña en aquellos momentos libres. No gustaba de ir a grandes festividades de la aristocracia, ellos vivían a su manera y ella a la suya. Servía a la reina sin desliz ni descanso, o al menos lo intentaba en su mayor medida. Como a cada cual de los que formaban parte del especial grupo llamado inquisición, recibió la elegante invitación al evento. Lo cierto es que en un inicio ni siquiera pensó en acudir, pues ni sabría que estaría haciendo en aquel momento ni si tendría entre manos algún tema de relevante importancia. Había reposado esta en uno de los cajones de sus habitaciones con forme se iban acercando las fechas señaladas. No había estado muy acertado el evento de año nuevo, un atentado así, ¿Como eran capaces de arruinar un acto que beneficiaba sobre todo a los más necesitados? Era la voluntad de la Reina y pese que a ella misma le importaba lo más mínimo si a aquellos seres inferiores del vulgo les sucedía algo, formados sobre todo por despreciables humanos y asquerosos híbridos, era consciente que si su reina quería alimentarles y mostrarles benevolencia, ella no sería quien permitiese que nadie se lo saltase a la torera.

"¿Y bien?", pensó apenas unos días con antelación al evento, mientras en una de sus matutinas rutinas de encerarse los cabellos echándolos bien repeinados hacia atrás dio de nuevo con la invitación allí guardada. No había ningún asunto importante a la vista, por lo que consideró que era preferible que acudiese, no por la alta sociedad allí reunida, sino porque quizás serviría para contrastar informaciones con demás compañeros, estrechar lazos y distenderse en otras cuestiones aparte del trabajo. Bien sabía que de muchas otras opiniones, decisiones y experiencias se podía sacar información de más, pues la psique, tanto la humana como la dracónica, era algo perturbador y lleno de secretos y misterios.

Llegó la noche y  tenía las prendas listas y preparadas sobre su cama las vestimentas que con cuidado había pedido a su servicio que preparasen. Miró con el ceño un tanto fruncido las prendas, hacía tiempo que no se arreglaba, no le era necesario,hacía tiempo también que había cortado su cabello que comenzaba a crecerle de nuevo. Levantó el labio superior con fastidio, no obstante se metió en las suaves y ceñidas telas de color negro. Con el tiempo tan solo vestía su armadura de inquisición, quizás alguna camisola, algún tabardo o gambesón acompañados por pantalones de lino sueltos y botas altas abrigadas y cómodas para entrenar. Esta noche vestiría no obstante un vestido íntegro negro, que llegaba hasta los pies, sobrio, y que consideró adecuado y elegante. Por si este fuese excesivo o acabase dándole frío, lo acompañó de una capa ligeramente más adornada en bordes dorados y una borla haciendo contrapeso en la capucha que llevaba retirada.

Atuendo para la fiesta:

Vestido



Capa



Peinado (en castaño oscuro y ligeramente rozando los hombros)




Se había dado un baño relajante tras el entrenamiento diario y como siempre había encendido el incienso de vainilla y echado unas cuantas gotas de esencia de bergamota e iris en el agua. Sus labios se tiñeron de un carmín oscuro, como las uvas del vino tinto y cuando consideró que ya estaba lista, se calzó unos cómodos zapatos planos, con suela dura que resonaban a su paso. Dada su altura, se podía ahorrar ir en las alturas, pues igualmente se veía estilizada, las prendas arrastraban ligeramente por el suelo, por lo cual a nadie le importaría si llevaba o no tacones, y de importarles, que tuvieran el valor de decirle algo.
Llegó en un carro pequeño, no propio, sino uno que había pagado para que llevase hasta el lugar, a la vuelta volvería a buscarse la vida. Entró despacio observando en silencio el lugar excelentemente decorado, los manjares que se repartían por las mesas y manteniendo un gesto no especialmente serio, pero tampoco sonriente.


No, muchas gracias, estoy bien. ─ Respondió a uno de los hombres que se le acercaban con copas sobre una bandeja, pues prefería hacerse bien con el lugar antes de comenzar a tomar nada, y mucho menos alcohol, algo que evitaba tomar ante cualquier situación, no porque no le gustase, sino porque consideraba que nublaba demasiado los sentidos y soltaba de más la lengua.


Pudo reconocer no muy lejos unos cuantos hermanados, uno de ellos el anfitrión, así pues se dirigió hacia ellos con parsimonia. ─Muy buenas noches caballeros, damas... ─  Saludó con cortesía aunque de manera quizás algo directa, pues sus formas siempre habían sido un tanto bruscas. ─Una hermosa velada Vaurien, agradezco la invitación. ─ Algo similar a una sonrisa se dibujó en sus labios, pues era un lugar de ambiente distendido, trataría de divertirse ella también.  




avatar
Hilda
Dragon

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Vaurien el Miér Feb 01 2017, 23:33

Cuando los cuatro dragones estuvieron en posición, Vaurien trató de escabullirse por la puerta trasera, sin embargo, fue descuidado y se encontró con Thurdok, su compañero en su última misión en Pompeya, Thurdok le saludó cordialmente y le estrechó la mano. Vaurien estaba sinceramente alegrado de verlo, ya que tenía ganas de ver como Thurdok se defendía en una fiesta de gala pero si no estaba a tiempo en su lugar el espectáculo se echaría a perder.
-Me alegro de que hayas podido venir, Thurdok, tenemos mucho de que hablar pero ahora mismo...
-Vaurien, es un encanto verte siempre-
Esa voz...esa voz oscura y la vez dulce sólo podía pertenecer a Dita, antigua conocida de Vaurien. Experta torturadora, manipuladora y una de las dragonas más hermosas que Vaurien había conocido.
-Dita, como siempre estás absolutamente encantadora-
Vaurien le hizo una reverencia y besó su mano. Su perfume era dulce y ácido...muy apropiado.
La cosa se complicaba por momentos, primero Thurdok y luego ella, si no encontraba una excusa para irse todo se echaría a perder. Por suerte, Dita parecía más insertada en rostros nuevos, como el  de Thurdok, eso le daría una oportunidad para...
-Una hermosa velada Vaurien, agradezco la invitación-
¡Diantres! Su grupo empezaba a llamar la atención. Hilda, una dragona de la que sabía relativamente poco (una de las razones para montar la fiesta en primer lugar) había aparecido a saludar. Era importante no ser descortés de manera que se despidió con educación.
-Disculpadme, damas y caballero. Pero lo cierto es que todavía no "he llegado" oficialmente a la fiesta. Tengo que prepararme para la recepción. Si pude ser, mantenerme en secreto-Dijo con una sonrisa pícara.
Se disculpó de nuevo y se alejó rápidamente, cuando estuvo seguro de que se había alejado, recibió la señal por la red de que Oromis y compañía iban a empezar, de manera que se apresuró en desnudarse y cambió a su forma verdadera.
A la señal que dio Bernardo por la ventana, los sirvientes apagaron los candiles repartidos por el jardín y la orquesta se quedó momentáneamente en silencio.
Poco después volvió a tocar.

De manera que la música subía de velocidad, cuatro dragones empezaron a surcar el cielo, Rojo, Azul, Verde y Morado. Volaban por el cielo con gracia y elegancia, eran relativamente jóvenes, por lo que no tenía un gran tamaño y podía volar unos cerca de otros sin dificultad.
Al son de la música los dragones escupían al aire ardientes bolas de fuego de los mismos colores que sus escamas, las cuales explotaban dejando un rastro de chispas de precisos colores. Vaurien había oído hablar de los "fuegos artificiales" creados por humnos para sus celebraciones, pero su receta se había perdido en las eras, sin embargo, ¿para que quería él fuego hecho por el hombre, cuando tenía fuego de dragón? Un efecto parecido podía producirse si el dragón dominaba la técnica del escupitajo ardiente de la senda del fuego de dragón, uno de los más recientes regalos de la Reina a sus súbditos. El resultado era ciertamente espectacular: los colores se mezclaban y sin los candiles, su luz era mucho más brillante.
Llegando al final de la sinfonía, un gigantesco dragón dorado cruzó el cielo y se unió a los demás, había estado practicando en secreto para este evento, pero sin duda el resultado merecería la pena. Vaurien añadió su propio fuego al de sus compañeros y una gran bola de fuego dorado estalló en el centro del cielo, sus chispas caían como pepitas de oro y se apagaban antes de llegar al suelo. Vaurien pudo oír, incluso con la música, los sonidos de admiración de sus invitados. Estaba encantado, sonriendo por dentro como un cachorro que vuela por primera vez.
Con las últimas notas, Vaurien se posó en una plataforma que se había mantenido oculta tras unos mantos y los otros dragones le siguieron, él abrió sus alas doradas y soltó un rugido triunfante mientras que Oromis y los demás, demostrando una habilidad con el fuego impresionante, lanzaron cuatro leves chorros de fuego que encendieron de nuevo las altos candiles y hogueras que se usaban para iluminar, pero al ser encendidos con fuego de dragón, las velas adquirían un nuevo color acorde con el dragón que las había encendido. Esos cuatro dragones cobraban una fortuna pero desde luego eran insuperables a la hora de dar un espectáculo.
Tras esperar a los aplausos, todavía en su forma dragón, Vaurien habló. Habló en la lengua de los Dragones, ya que este era un discurso para ellos.
-Os doy la bienvenida a mi morada, nobles hermanos y hermanas. Esta noche es mi regalo para vosotros, mi tributo. Y no os merecéis menos. La mayoría de los aquí presentes, recodáis como era el mundo cuando despertamos. Caos absoluto, en nuestra ausencia, los humanos se había salido completamente de control: envenenaron los ríos, quemaron bosques, destruyeron montañas vas viejas que nosotros y polucionaron el aire hasta el punto que lo convirtieron en un gas tóxico. La Reina, en su infinita sabiduría, nos despertó para reclamar la tierra que era nuestra por derecho pero yo os digo que el mismo mundo nos despertó. Nos despertó en un grito de auxilio pues el hombre se había vuelto un cáncer que lo estaba matando lentamente. Nos pidió que lo salváramos y eso hicimos. No fue fácil, por supuesto. Lo humanos había desarrollado armas terribles para matarse entre ellos pero cuando aparecimos las usaron contra nosotros. Muchos buenos dragones y dragonas se perdieron ahí, entre ellos mi propia compañera...Pero al final, vencimos, nos sobrepusimos a la adversidad y restauramos el orden. ¿Y qué hicimos con los humanos? ¿Erradicarlos como los parásitos que habían resultado ser? No...Demostramos piedad, no sólo les dejamos vivir, sino que bajo nuestra guía, adquirieron un nuevo propósito para su existencia. Aunque entre ellos hay quines nos guardan rencor, deberían estarnos agradecidos, gracias a nosotros llevan vidas simples y gratificantes, con el honor de participar en nuestra sociedad. Ahora, en sólo algo más de 300 años, hemos construido un Imperio que supera, con mucho, a cualquier imperio humano que haya habido jamás. Por eso, este es mi agradecimiento, un homenaje que sin duda os habéis ganado con creces...
Vaurien empezó a cambiar a su forma humana, a medida que encogía, Oromis y Thorn tomaron uno de los mantos usados para ocultar la plataforma y lo alzaron, ocultando a Vaurien mientras se volvía humano y se ponía rápidamente su túnica, finalmente salió con unos ropajes rojos y negros con adornos dorados y su característico bastón.

Tomó una copa que le sirvió Bernardo, el cual parecía haber salido de la nada y la alzó. Continuó su discurso en lenguaje humano, pues no podía seguir hablando en su lengua nativa en esa forma.
-¡Por eso, comed, bebed, bailad y divertíos! ¡Por los Dragones!




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Vhagar el Jue Feb 02 2017, 03:30


El esclavista estuvo en completa tranquilidad, aún sobre su sitio, sin beber ni probar algún bocado de la fiesta, aparentemente esta no comenzaba como tal, no obstante pronto fue que recibió una interesante señal de que esta comenzaba como tal. Sus ojos azules se elevaron al cielo y los observó, dragones montando todo un espectáculo de luz gracias a la tonalidad variopinta de sus fuegos internos, sin duda un gesto llamativo, a sus ojos fue una muestra extraña de arte, y eso que debía ser cauteloso con el arte, era tan difícil de descifrar para él que tenía sus dudas, no obstante fue más que agradable presenciar todo aquello, una excelente manera de inaugurar el evento, difícil era causar agrado en él y el organizador había sabido ganarse su reconocimiento con esta puesta en los cielos. Aplaudió sí, no obstante pronto la actitud del dragón cambió junto a las palabras del organizador, y se preguntó también el porqué, ¿por qué tocar un tema así en una fiesta social que no tenía nada que ver con el pasado y sobre lo que los humanos hicieron y sobre lo que los dragones les hicieron para los humanos? La insípida sonrisa de Vhagar desapareció para volver al rostro serio de siempre.

Debía de reconocer que el hombre tenía habilidad discursiva, sin lugar a dudas un discurso que podría resultar inspirador y probablemente convencería a más de un dragón, tanto a los que vivieron el Despertar y las épocas anteriores al Letargo, como a los más jóvenes. El don de la palabra sirve para endulzar las mentes a través de las orejas y puede embaucar con facilidad a los más simples de mente, no obstante Vhagar no estaba dentro de aquel grupo, y claro, el inquisidor plantaba con todo el orgullo dragontino que probablemente era manjar para los dragones presentes, mostraba a los dragones como los salvadores de la Tierra, ¿la tierra que les perteneció siempre? ¿Era deber de los dragones intervenir en lo que los humanos le hacían a la Tierra que ellos habían trabajado? ¿Realmente se lo creía? Era lo más probable, el aristócrata no podía dar fe al completo, ¿Quiénes eran ellos para juzgar a la humanidad, para ponerlos en reglas? ¿Y era necesario haber asesinado tanto y haberlo destruido todo en el proceso? ¿Tanta destrucción y lamento? Probablemente es que no hubiera otra manera, o quizás sí, insistiría en que tampoco de aquello podría dar fe al completo.

El anfitrión tenía mucha razón en que los humanos de antaño se preocupaban poco por el lugar donde vivían, y lo habían consumido de mala manera, aunque luego del despertar el clima fuera solamente favorable para los dragones y ya con estos años hubieran bajado muchos de los niveles nocivos que los humanos que destruyeron dejaron, sus actitudes en la Tierra también generaron cambios, para bien o para mal. Las razas que dominan amoldan todo a su gusto y modifican, de manera indirecta sin desearlo también. Hasta ahí estaba perfecto, no obstante casi sintió deseos de abandonar el lugar cuando se habló de que los dragones dejaban a los humanos tener “buenas vidas”, una sonrisa al final solamente adornó el rostro de Vhagar, como muy pocas veces, esa fue una sonrisa de burla. Y en realidad le resultaba gracioso, las vidas de los humanos eran miserables, estaban llenos de prohibiciones y difícilmente podían apostar por algo decente. Eso sin ser esclavos, estos se llevaban lo peor de lo peor, menos lo suyo claro está. Los brazos juntos del dragón dejaron su postura calma, aunque su mente seguía maquinando por todos lados, refugiando sus pensamientos prohibidos.

Vhagar paseó su mirada por los presentes, y le echó finalmente una ojeada a la Red, sobre todo para enterarse de lo que pudieran pensar sus similares respecto a lo que acababa de acontecer, si hubiera libertad de opinión real, podría armarse algún tipo de debate entre los que pensaran diferente. No obstante aquello estaba prohibido por la Reina Madre como muchas otras cosas, el silencio y simplemente disfrutar de la fiesta era justamente lo que quedaba por hacer, no es que hubieran otras opciones. No obstante Vhagar antes se aseguró de hacer un comentario agradable sobre los dragones escupiendo fuego en el cielo por medio de la Red. Poco después se movió entre las gentes, esperando encontrarse un lugar, no resultaba nada fácil para un ser antisocial como él hallarse espacio en una reunión social, jamás lo fue y luego de tanto tiempo fuera de las canchas, se le hacía probablemente doblemente difícil. Al menos la amalgama de pensamientos y sentires fue valorada, llevaba un tiempo sin pasar del agrado a la seriedad y al desagrado de pronto, probablemente quizás fuera hasta provechoso al menos en su aspecto personal, todo esto le refrescaba de alguna manera varios conceptos que tenían.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Thurdok el Jue Feb 02 2017, 07:46

Sin dudas el dragón debía hablar muchas cosas con Vaurien, todos esos descubrimientos que habían hecho merecían la pena ser discutidos, pero rápidamente se comenzó a congregar varia gente rodeando a Vaurien. Una chica se le acerco a Thurdok, una dragona de familiar rostro, seguramente había luchado en la guerra de el despertar –Thurdok, un placer conocerla My Lady- dijo educadamente el dragón, tomando la mano de la dragona y dándole un ligero beso. Pero rápidamente se retiró, no tenía la intención de coquetear con nadie, no con Eadgyth en su cabeza.

El rubio no dudo en acercarse hacia la barra para pedir un vaso de vidrio. Con la única intención de llenarlo con el ambarino licor que había traído. Se apoyo en la barra, mientras miraba a toda la gente que iba llegando a ver si podía reconocer a un rostro familiar. Sin duda, estas fiestas le parecían muy aburridas, ya que prefería estar en un antro de mala muerte, en donde la gente estaba dispuesta a divertirse. Por eso, pensaba en hablar con unas cuantas personas y emborracharse como una cuba.

Vaurien, también se había alejado de toda la gente que se estaba congregando a su alrededor. Había presentado una especie de fuegos artificiales, con la ayuda de un dragón, el espectáculo había sido bastante bonito y agradable para la vista, sin duda la fiesta estaba comenzando de buena manera.

Luego comenzó el discurso, que llego totalmente al alma de el inquisidor, todo lo que decía era cierto, el humano había sido como una macula en el mundo, si hubieran seguido con su imperio habrían destruido el mundo, habrían destruido el ecosistema, lo mejor que le podría haber pasado al mundo, era la reaparición de los dragones. Además en aquella guerra, habían muerto muchos valientes, como la misma esposa de Vaurien, pero lo que mas afectaba al inquisidor era la perdida de sus hermanos menores. Ya habían pasado muchos años de aquella perdida, pero aun no podía superar su muerte, aun no podía dejar de mirar sus retratos y ponerse nostálgico, después de todo era su familia.







Mi historia:


MEDALLAS:
avatar
Thurdok
Dragon

Ocupación : Exiliado
Mensajes : 705

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Oli el Vie Feb 03 2017, 14:19

Viendo por un ventanal de la mansión, pude apreciar el espectáculo que tenía en frente, un poco eh… ¿Cuál sería la palabra? ¿Estrafalario? Si, podría decirse, que si, ver como los dragones hacían esos movimientos y escupiendo fuegos de colores me pareció muy lindo, una forma estrafalaria de abrir el evento, supongo que así son las fiestas de la clase alta, espero poder pertenecer algún día, como una excelente chef y vivir en una gran mansión como esta, dejé escapar un suspiro mientras la última bola de fuego estallaba, algún día… luego apareció el que creo que es dueño de la fiesta y comenzó a hablar en una extraña mezclas de siseos y gruñidos ¿Se sentía mal? Aunque la gente a su alrededor parecía entender perfectamente lo que le decían, yo para mantener las apariencias me mantuve normal y tranquila, como si lo que me estuviese diciendo tuviese sentido alguno, no creo que fuese tan malo lo que estaba diciendo, pues la gente comenzó a ovacionarlo y aplaudir para luego ser cubierto por un telar y aparecer con un traje muy bonito para dar inicio al evento, respiré hondo, tenia miedo, si, pero no dejaré que mi error me arruine o impida lograr mis sueños  en esta celebración, debo de pensar cómo evitar atraer gente a esta mesa.

Me mantuve de pie, a un lado de la mesa manteniendo una actitud servicial y feliz, sosteniendo una bandeja repleta de estos dulces fallidos, por dentro quería llorar y tirarme al suelo, pero si lo hacía lo más probable sería que me saquen del lugar, bien, con calma, aún nadie a pasado cerca de la mesa, están por allá… apenas están llegando Oli, calma, con calma. ¡Ay! ¡Quiero que este evento termine! Pero acaba de empezar, volteé a ver la mesa repleta de dulces ¿Por qué demonios hice tantos? Sentí la necesidad de probar a ver que cómo estaban, pero sentía un nudo en el estomago que me impedía comer y no era el corset, las manos me comenzaban a temblar así que para evitar algún OTRO accidente la coloque sobre la mesa y junté mis manos, noté que estaban heladas por culpa del nerviosismo y que ese nudo en el estomago se comenzaba a formar en mi garganta, mi respiración se hizo cada vez mas difícil, calma… calma Oli, cerré mis ojos y comencé a respirar de manera profunda, no iba a sucumbir ante los nervios y el fracaso, no, hoy no.




avatar
Oli
Hybrid

Ocupación : Cocinera
Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Hilda el Vie Feb 03 2017, 19:47

Interacción con todos en general, con Vaurien en particular.




"You've got that look,
That look that leaves me weak
You with your eyes across the table technique"


El saludo fue breve, entendió a la perfección que debería el anfitrión acudir a algo que había preparado. Esperó impaciente aunque no hiciese gala de ello. Paseó por el exterior observando con más detenimiento las mesas y oteando entre la gente los asistentes al lugar. Conocía a pocos de ellos, algunos sabía quienes eran y otros no le eran desconocidos en absoluto. Había de todo y su carácter observador e intuitivo hacía que los primeros minutos de aquella fiesta fuesen de reconocimiento, era algo pegado a su piel, era algo que no podía evitar.

Si hacerse demasiado demorar, comenzó a sonar la música y como saetas, varios dragones cruzaron la cúpula estrellada, dejando sus rastro en fantásticos fuegos que se prendían como cascadas sobre sus cabezas, pequeñas chispas bañaban en diferentes colores lo que alcanzaban a ver y la ovación de los allí reunidos era más que evidente. La inquisidora se unía a aquello sin temor alguno, sin reparo, pues debía reconocer que aquella puesta en escena era, sin duda alguna, espectacular. No solamente en la fiesta los dragones comentaban a voces bajas lo maravilloso de aquello, sino también en la red se podía escuchar los comentarios. "Yo también considero que ha sido una maravilla, que viveza y que grandeza la de  nuestra raza." Dejó entre aquellas líneas intercomunicadas como un mensaje sin receptor, como una botella de naufrago con un mensaje perdido.

El dragón dorado puso la puntilla a aquella actuación, la parte donde culminaba, un acto de presencia magistral de la raza gobernante en la tierra entera. Escuchó asintiendo con una sonrisa en los labios ante aquella magnifica manera de utilizar la oratoria, palabras de honor y orgullo que henchía su propio pecho, alzando la cabeza, comprendiendo sus palabras "Heil Reine Mother". Atrevió a proclamar sin mover labio alguno en el idioma de los dragones, por aquella red global.
Se acercó aplaudiendo de manera decorosa, lenta y contundente cuando Vaurien recuperó aquella forma que estaban dispuestos a llevar con ellos mismos para facilitar la convivencia con los humanos. De camino hacia donde Vaurien se encontraba tomó dos de las copas de uno de los sirvientes u esclavos del inquisidor. ─ Bravo, Vaurien, nuevamente te doy la enhorabuena por algo tan portentoso y soberbio. ─ le tendió una de las copas que había tomado en sus manos. ─ Por los dragones. ─repitió el final de su discurso para ofrecerle aquel brindis con una amistosa sonrisa. Era agradable saber que todavía quedaban fieles, dragones orgullosos de lo que son, dragones que disfrutaban de la magnificiencia de su raza, dragones que sin duda merecían la pena.








Frau Drachen Hilda    
avatar
Hilda
Dragon

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Vaurien el Vie Feb 03 2017, 21:42

Vaurien bajó de la plataforma entre aplausos y ovaciones, su discurso fue un éxito los invitados le miraban con admiración y brindaban entre ellos, no era exagerado decir que el comienzo de la fiesta había sido un éxito. Finalmente, las puertas de la mansión se abrieron y los invitados siguieron la alfombra roja hasta su interior, donde les esperaba el banquete y el salón de baile, que había sido decorado expresamente para la ocasión. La orquesta se había desplazado discretamente por la puerta de atrás y llegaron antes, para estar preparados para su siguiente actuación.
Al bajar, Vaurien se encontró con Hilda, la cual le obsequió con un elogio y una copa, el dragón dorado aceptó ambos de buen grado.
-Gracias, Hilda. Era algo que sentía que era necesario decir, después de los fracasos de nuestros últimos intentos de celebrar algo, creo que todos nos merecemos un respiro. Por los dragones-Hicieron un brindis y Vaurien tomó un  buen trago de su copa.
-Permíteme a mí disculparme por mi abruta salida, pero como has podido comprobar...me necesitaban en otro lugar. Permíteme compensártelo, ¿me concedería el primer baile de la noche?-
Vaurien le ofreció su brazo y caminaron juntos al interior de la mansión, al poco de entrar se encontró con Oli, la joven dragona que había contratado como repostera para los platos dulces de la velada. La joven parecía estar muy preocupada por algo y sostenía una bandeja de lo que parecían dulces de forma extraña. Vaurien se acercó para saber si había algún problema.
-Hilda, te presento a Oli. Oli es una de las encargadas de los manjares de hoy, concretamente de los dulces-Vaurien se fijó en la comida de la bandeja, realmente no se parecía a nada que hubiera visto antes, era un especie de torta plana cubierta de chocolate y avellanas enteras. Presa de su curiosidad, Vaurien tomó una se la llevó a la boca. Un sabor interesante, el dulzor del chocolate se combinaba bien con el toque amargo de las avellanas y la textura crujiente de la pasta.
-Y he de decir que ha hecho un excelente trabajo, ¿quién dice que los dragones no podemos innovar? Prueba uno-




avatar
Vaurien
Dragon

Ocupación : Investigador de la Inquisición
Mensajes : 462

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Una fiesta memorable [8/8]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.