Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 01:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 01:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 01:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 00:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

» Registro de Rango
Ayer a las 11:49 por Odette

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Blacklayer y los Cuarenta Ladrones {Eadgyth}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Blacklayer y los Cuarenta Ladrones {Eadgyth}

Mensaje por Edric Blacklayer el Jue Ene 19 2017, 19:17

Una noche mas la bolsa de monedas a su cinto seguía bajando, y las jarras sobre la mesa se iban vaciando. Estaba sentado solo, contra la pared. A su alrededor, las peores gentes de Talon bebían, comían y fornicaban. Le gustaba aquel ambiente, se sentía en casa. Se había criado en aquellas calles... Había conocido hasta el ultimo resquicio de cada inmundo rincón de esa zona de Talos. Y esa noche la cosa estaba especialmente animada. Debían de haber llegado muchos mercenarios a la ciudad ahora, después de las nevadas, y la taberna desprendía calor humano. Había también rateros, ladrones, y bastantes prostitutas repartidas entre todos ellos.

Echó una mirada rápida a una de las chicas... ya estaba mayor. Pasaba la treintena, y el publico demandaba chicas mas jóvenes, así que ella estaba con un mercenario que parecía que no podía pagar demasiado, pero si tocar mucho. Recordó a esa misma chica veinte años antes. Era mas joven que el. La había visto nacer y crecer en el mismo burdel que el. Era una niña dulce, preciosa, con una mirada llena de vida. Cuando abandonó Talos ella estaba comenzando a trabajar, y subastaban su virginidad cada noche... Nunca había salido de allí, y ahora su mirada estaba vacía, e intentaba que aquel baboso no se metiese bajo sus faldas.

Aquel pensamiento le hizo esbozar una mueca. Era una mueca imprescindible para conocerle bien. Cuando Edric sonreía así, solía acabar alguien muerto. Se levantó de su asiento, y en dos zancadas ya lo había alcanzado. Apartó a la chica con mas bien poca delicadeza, y dejó sin conocimiento a aquel tipo de un solo golpe contra la mesa. Ya lo había hecho antes. Había nacido en un burdel, y trabajado allí muchos años, y echar a los indeseables era parte de su trabajo. Los dos amigos de aquel individuo desenvainaron con una velocidad que Edric habría creído imposible en aquella escoria.

Sin embargo, al momento la escena se interrumpió, cuando por la puerta entraron cinco miembros de la guardia. Eran del Regimiento Humano del ejercito de la Reina... la mayor escoria de la humanidad. El había servido varios años, cuando tuvo que ganarse la vida, y había estado en la marina también, pero luego había abordado los mismos barcos que un día protegió.

Ante aquella intrusión, los tres olvidaron su disputa, y se giraron hacia los guardias. En aquellos barrios, que otro se follase a tu mujer, o que estrellasen el craneo de tu amigo contra la mesa, se olvidaba al momento cuando un guardia andaba de por medio. Ellos eran el enemigo común. Edric reconoció los galones de Sargento en uno de los soldados. Era un chiquillo. De apariencia eran parecidos, pero Edric llevaba muchos años ya a su espalda. El chiquillo, tan estúpido como arrogante, llevó la mano a la empuñadura de la espada, y sus hombres lo imitaron.

-Vaya, vaya... una pelea. -Dijo al tiempo que quitaba a un mercenario borracho la banqueta, y este se precipitaba al suelo. Los guardias siempre eran iguales... Ese cuerpo eran humanos abusando de humanos... Como un escalafon antes de los dragones. Humanos que disfrutaban siendo la cabeza del raton, aun sabiendo que el leon en cualquier momento se lo puede comer. Después, el sargento se acercó a ellos. Los mercenarios guardaron las armas, y Edric las dejó simplemente encima de la mesa.- Esperemos que nadie mas haga ninguna tontería esta noche. De momento, tendre que quedarme vuestras armas.

Acto seguido, cada uno de los guardias se sentaron tambien en una mesa. No pagaban por la bebida ni las mujeres, y eran los protegidos de los dragones, no se les podía tocar... Hasta esa noche. Todo fue muy rapido. El joven oficial fue a coger el hacha de Jade de Edric, y al segundo siguiente su mano estaba separada de su cuerpo, y reposaba sin vida sobre la mesa. El joven gritó, guardias y proscritos sacaron sus armas, y la taberna se convirtio en una batalla campal.
avatar
Edric Blacklayer
Hybrid

Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Blacklayer y los Cuarenta Ladrones {Eadgyth}

Mensaje por Edric Blacklayer el Vie Ene 20 2017, 17:12

Cuando cortó la mano a aquel tipo ya sabía lo que iba a pasar. El ambiente era cada vez mas tenso en las calles. A la gente no le gustaba la inquisición, y menos aún los humanos que se vendían a ella. De repente, escuchó su nombre, y cuando una espalda de mujer se pegó a la suya, supo al momento de quien se trataba. Con una carcajada alocada respondió a su saludo y, tras asestar un hachazo a otro inquisidor en el costado, prosiguió.

-Tenía que volver a casa a lo grande. -Explicó con sarcasmo antes de rematar a su contrincante. Despues, se giró hacia ella y sonrió abiertamente. Daba gusto ver una cara conocida, y mas una que no hubiese cambiado. La había conocido en Krosan, cuando era un joven capitán pirata. Le habían apodado seisvidas. Y Eagyth estaba practicamente igual que años atras, con la misma belleza salvaje pero dura que tanto la caracterizaba. Había visto a mas de un capitán amigo suyo darse de muros contra ese muro, y a algun otro hacer lo propio contra sus dagas.- Eres la persona que debía estar aquí. -Aseguró remarcando el verbo. Aquello no podía ser simple casualidad, el destino había intervenido esa noche en esa taberna. Estaba sucediendo, en ese momento.

Los mercenarios habían aplastado a los guardias. Ahora, el unico inquisidor que quedaba, era el joven, ya manco, que gimoteaba de rodillas entre varios mercenarios. Edric se abrió hueco y se plantó ante el.

-Estamos hartos, mi sargento... -Susurró agachandose, para quedar a la altura de aquel despojo. Sonreía, y sus ojos azules lo miraban como quien mira a un niño.- No queremos que entreis a nuestras tabernas a bebernos nuestra cerveza, no queremos que os folleis a nuestras mujeres, y no queremos que camineis por nuestras calles. -Explicó mientras pasaba el hacha por su cara con lentitud- Las cosas estan a punto de cambiar por aquí... ¿Te gustaría verlo?

-S-si... M-me gustaria... -Aseguró el chico agarrandose el muñon.

-Bien... bien...
-Confirmó Edric, aun de buen humor.- Pues dale un mensaje a tu capitá de mi parte.

-¿Q-que mensaje?


Edric se quedó pensativo unos segundos. Despues, alzó la vista de nuevo al chico, y se encogio de hombros.

-¿Sabes que? Da igual, ya se lo doy yo. -Acto seguido, cogió la cabeza del chico y se la apolló contra un tabureta. El chicó gritaba, hasta que tres golpes bien dados de Edric le hicieron dejar de gritar, al separar la cabeza del resto de su cuerpo. Edric cogió la cabeza, y se la lanzó a los dos mercenarios con los que había estado a punto de pelearse apenas unos minutos atras.- Hay que esconder los cuerpos... pero que uno de vosotros clave esta cabeza en una estaca al principio del barrio. -Dijo con la autoridad del que lleva toda una vida dando ordenes a otros hombres. Los hombres asintieron, sin dudarlo demasiado, y procedieron a las ordenes.

Fue entonces cuando Edric se volvió de nuevo hacia su vieja amiga, y le daba un apretón en el hombro.

-Vamos, ven conmigo. Tenemos que beber, y hablar tambien. -Dijo ahora ya mas tranquilo, como si no acabase de llevar a cabo una matanza. Se sentó en la mesa del fondo, donde estaba ella antes, y cogió una jarra que no tenía muy claro de quien podía ser, pero que ahora era suya. Con un pañuelo, se limpio cuidadosamente la sangre de las manos y cara.- ¿Que haces en la capital?
avatar
Edric Blacklayer
Hybrid

Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Blacklayer y los Cuarenta Ladrones {Eadgyth}

Mensaje por Edric Blacklayer el Dom Ene 22 2017, 18:45

Su sonrisa se convirtió en una mueca un tanto ácida al escucharla hablar de su hermano. La suya estaba muerta. Los dragones la habían matado al nacer, junto a su madre, por ser una hibrida. Cada noche soñaba con ella. Tenía el cabello oscuro, y los ojos claros, igual que el, o así se la imaginaba al menos. Despues  no pudo mas que esbozar una sonrisa, de nuevo alocada y divertida, al escuchar su pregunta. No había dicho en voz alta el proposito de su viaje de vuelta a la capital, y aún no lo había hecho real, por tanto. Pero fue entoces cuando de sus labios salió una palabra que lo haría estable, un hecho.

-Venganza... Sangre... Poder... -Susurró al tiempo que su sonrisa se ensanchaba. Todo lo que un hombre podría desear, sobre todo uno que envejece a su ritmo. Despues, su sonrisa se borró, de nuevo de golpe, y el chico se inclino sobre la mesa para hablarle mas de cerca.- Quiero hacer mas en este puto mundo que ser un híbrido escondido en cloacas y catacumbas. Quiero escuchar a la gente de esta ciudad y de este Imperio, tener miedo del nombre de Edric Blacklayer. Quiero follarme a la Reina Madre y hacerle crecer un pequeño hibrido dentro...

Soltó una sonora carcajada, y volvió a sentarse recto en la silla. La verdad es que lo que acababa de pasar en aquella taberna no tenía precedentes. El mismo había sido guardia en aquellas calles... Los guardias no morían, y menos con esa facilidad: había sido una masacre mas que una pelea. Sin duda se darían cuenta de ello... quería que se dieran cuenta de ello.

Dio un trago largo a la cerveza, y luego la miró fijamente. Tenía preguntas para ella, preguntas sobre su raza... ¿Que podía llegar a hacer un hibrido? Edric no había conocido mas que un puñado de hibridos en su vida. ¿Cuales eran sus limites? El siempre se había visto como un humano con capacidades especiales... ¿Y si en verdad eran mas dragones mermados? ¿Ead podía volar? Sin embargo, a pesar de todas sus dudas, no planteó ninguna, no de momento.

De hecho, no pudo decir nada, porque en seguida se acercaron dos humanos con las manos manchadas de sangre. Uno era gordo, y empezaba ya a perder cabello. El otro era mas joven y atletico, y tenía el cabello enredados en una larga trenza rubia.

-Ya estan bien escondidos los cuerpos, señor... Los tiraremos al rio en cuanto podamos. -Hablaban con respeto, y se quedaron allí, mirandole, como si esperaran una propina, un ``bien hecho´´, o una orden siguiente.

-Vale, vale, ahora fuera, estoy hablando. -Dijo con impaciencia al ver que no se retiraban, y volvió a centrar su atención en Ead en cuanto estos se hubieron ido.- La gente aqui esta muy desesperada, se les nota en la mirada que viven con miedo. Tener miedo a vivir es el peor de los castigos, Ea...
avatar
Edric Blacklayer
Hybrid

Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Blacklayer y los Cuarenta Ladrones {Eadgyth}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.