Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Whispers of hope (Vhagar)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Mar Dic 20 2016, 23:11

Kassyena disfrutaba de un pequeño paseo de camino al Mercado. Una de esas veces que su dueño la dejaba encargarse de llevar a cabo las compras pertinentes para tenerlo satisfecho... Aunque, a la hora de la verdad, la torturara por cualquier tontería, al final. Por suerte, por lo que andaba intentando planear, esos días de sumisión pronto acabarían. El azar ya había empezado a mover sus hilos así como la esperanza había aflorado en cada fibra de su ser. Aquel reencuentro con Ilianna y Valeria había supuesto la bocanada de aire que Kass necesitaba para dar el salto… aunque las consecuencias sí le siguiesen importando.
Principalmente, porque ya no era ella sola.

Estaba a punto de alcanzar el Mercado, pensando en sus cosas, cuando se vio envuelta en uno de esos inesperados altercados que no podían acabar bien: un ladronzuelo era perseguido por el tendero al que había robado momentos antes. El joven tropezó con un mendigo. El material robado, el pillo ladrón y el anciano salieron disparados en diferentes direcciones. El joven fue tremendamente ágil y rápido para incorporarse y escabullirse entre el gentío, mientras a la llegada de los guardias, tan sólo quedaba el pobre hombre adolorido y ese par de manzanas que habían sido súbitamente sacadas de su puesto, sin pago alguno.
Naturalmente, el tendero no dijo nada cuando los soldados impusieron su particular orden a base de gritos, amenazas y un trato hacia el hombre caduco que dejaba demasiado que desear. Lo acusaron a él directamente. Y la gota que colmó la paciencia de Kassyena fue que llevaran una de sus manos a las armas que descansaban en los cintos de sus uniformes.
Fue demasiado para que la dragona pudiese obviarlo y seguir caminando como si nada ocurriera-. ¡Eh! -clamó la atención de los guardias. Entre el gentío, sus zarcos vieron caras de espanto, indignación y hasta esperanza. La rubia no tuvo reparo en cubrir la distancia que le separaba de la escena, en claro socorro del anciano que ni había tenido la osadía de abrir la boca, paralizado y tembloroso de miedo-. Este hombre está exento de toda culpa. -sin importar sus ropas, su descuido e incluso sabiendo que aquello podía trascender en un castigo peor para Kassyena, ayudó al humano a levantarse, con cuidado-. ¿Te encuentras bien? -le dedicó unas palabras afables a las que el hombre no dudó en asentir.
- ¿Y quién eres tú para afirmar tal cosa? -¿de verdad? Kass miró al soldado con una cejar enarcada, con aire incrédulo. De haber mantenido su rango de capitán del glorioso ejército de la Reina, sus palabras habrían sido otras:
- Una de tantos testigos que ha visto lo sucedido. -explicó, aún sosteniendo al anciano, quien se sentía algo más seguro. Al menos, eso dedujo la dragona al notar cómo su temblor inicial menguaba parcialmente.
- ¿Ah, sí? -el guardia la encaró, cruzándose de brazos, adoptando una actitud petulante-. Y si es así, ¿por qué nadie más apoya tus palabras? -la rubia parpadeó rápido un par de veces, algo sorprendida. Paseó entonces la mirada por los presentes, dándose cuenta que, por mucho que hubieran visto lo mismo que ella, ninguno tendría el valor de apoyarla. Se vio sola. No obstante, no cesaría en su intento por evitar esa injusticia. La voz del hombre volvió a irrumpir en sus oídos, aunque Kassyena tan solo tuviera un gesto impertérrito para él:- No me vengas con mentiras. Tengo un trabajo con el que cumplir y lo estás entorpeciendo... -el soldado bajó la mirada, curiosamente hasta una de las muñecas de Kass, que dejaba ver esa pulsera de jade que carcomía su piel, lastimándola sin descanso- esclava. -culminó con cierta aversión en su voz.
- Este hombre es inocente. -quiso insistir, ahora con ambas cejas enarcadas, en defensa de aquel humano que seguramente, deseaba no haber pasado por allí en el peor de los momentos.
- ¡Vuelve a llevarme la contraria y serás tú, maldita impertinente, la que acabe en las mazmorras! -Kass emitió un quejido sutil en cuanto el guardia agarró fuertemente su muñeca-. Seguro que a tu dueño no le hará mucha gracia saber lo rebelde que eres...

Aquellas palabras, hicieron que Kassyena expulsara el aire en una sonora exhalación. Eskol, no. De hecho, él ya sabía del carácter rebelde de la rubia. Pero si se enteraba de que había causado problemas en la ciudad, cosa que no había hecho antes... estrecharía más esa figurada soga a su cuello, limitando más su ya escasa libertad de acción para poder escaparse. Algo que Kass quería evitar a toda costa.
Fue en esos segundos eternos, en los que la dragona quiso sopesar lo que hacer a continuación, con la presión de lo que pudiera ocurrir como consecuencia de cada decisión inminente que fuera a tomar.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Jue Dic 22 2016, 04:06


Cuando la ley es injusta, lo correcto es desobedecerla.


Un día más en la vida de Vhagar, un día común sin ninguna variación en su rutina, eso pensó él cuando se levantó esta madrugada de la cama, minutos antes de que el primer rayo de sol se colara por el balcón y las ventanas de su gran habitación. Se levantó como siempre, desayunó como siempre, charló un poco con Ayssël y logró despedirse de Jupiter antes de salir. Vhagar había construido su vida bastante bien a pesar de todos los cambios que se habían dado últimamente tanto en Talos como en su propio ámbito doméstico, el negocio iba bien y alcanzaba a organizar su tiempo entre las responsabilidades laborales, políticas y las personales que consistían básicamente en instruir a las dos humanas de manera continua o al menos concisa. Si bien tenía experiencia enseñando a escribir y leer, con Kya la cosa cambiaba pues sus conocimientos sobre anatomía y las enfermedades humanas jamás los había compartido antes, así que iba un poco pisando sobre terreno poco firme en ese aspecto, pero aun así iba ordenado y recto. Se podría decir incluso que a pesar de lo estrechado que estaba su tiempo, se divertía y se sentía poco estresado a diferencia de antes.

Probablemente porque llegó a aprender que no importa qué cosas hagas y por cuanto las hagas, sino que lo importante es justamente que disfrutes de hacerlas y para ser honestos debía reconocer que lo pasaba bien con las tres humanas y que no le importaba tener tiempo para sí mismo solamente en el trabajo y por periodos cortos pues no podía vagabundear demasiado en el comercio del Mercado. Como siempre en sus ratos libre aprovechaba para desconectar de todo y sin ningún tipo de peligro o eso pensaba él, por alguna extraña razón se sentía ahora más seguro que nunca al realizar las desconexiones de la Red y al volver a conectarse sentía como si no se hubiera ido realmente, se sentía muy extraño, pero aparentemente se vislumbraba aquello como una ventaja, una pequeña brecha o un fallo en la red dragontina, algo que evidentemente no podía compartir el dragón, pero que trataba aún de analizar y concluir para sí mismo cuando tenía el tiempo de poder hacerlo. Este día rutinario aparentemente ya había terminado, se habían realizado dos ventas de esclavos a muy buen y alto precio, había prometido volver un poco más temprano a la pelirroja así como no descuidar el negocio, y como hoy se había hecho bien, pues ya estaba “libre”.

Lo primero que hizo tras asegurar todo fue dar una vuelta por el mercado, buscando quizás alguna cosa que comprar para la mansión o simplemente hacer algún regalo, un detalle. No obstante la tranquilidad de ese día se rompió de inmediato cuando el alboroto llegó, se conectó a la red otra vez como medida de protección y como cualquier otro curioso se acercó a la zona de conflicto en cuestión. Llegó a tiempo, pudo observar y escuchar la situación, tanto la problemática como la que se formaba a raíz de la anterior. Eres muy valiente, eso podría causarte un gran problema, le dijo a través de la red. Ya había analizado lo suficiente la situación, y en realidad la dragona tenía toda la razón, ¿cómo no apoyarla? La mirada del dragón se achicó observando a los hombres, realmente estos sujetos no eran para nada razonables y le resultaba muy desagradable, pero al menos no eres inquisidores fanáticos dispuestos a colgar a la dragona por defender a un humano que seguramente fraguaba una traición mientras pedía limosna en fachada de pobre alma desamparada.

No podía sentir total indignación como tal, pero estaba seguro de que debía de actuar en reacción. Yo las apoyo, dijo a través de la Red, no obstante no hubo respuesta alguna y las miradas tensas siguieron, aquello le sorprendió, ¿le estaban ignorando? Yo las apoyo, repitió y no hubo efecto. Vhagar algo sorprendido se acercó observando a la esclava, observó su jade y por instante sintió que el propio le quemó por sobre la ropa, estaba bien oculto y evidentemente lo portaban por razones diferentes. Algunos que estaban por la zona y que conocían al esclavista se sorprendieron al verlo envuelto en un escándalo, se trataba de un aristócrata bastante asocial y para algunos un sujeto raro ─ Buenas tardes, yo he visto lo mismo que la esclava. Este hombre es inocente, el verdadero culpable ha escapado. Están aquí perdiendo el tiempo, en vez de buscar hacer justicia real. No busquen un chivo expiatorio ─ Fue severo, no estaba rompiendo ninguna regla, solamente exigiendo verdadera justicia, sus impuestos en gran parte servían para pagar a estos sujetos el subsistir, al menos que se usara bien. Esa podía ser la fachada perfecta y la que adoptaría el aristócrata. Se estaba arriesgando sin duda, pero ya estaba hecho.







Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Miér Dic 28 2016, 18:57

Perdida en los ojos del soldado a un paso escaso de ella, Kassyena mantenía el gesto serio, plantándole cara, a pesar de esa amenaza del propio guardia que la hizo titubear. Todo por proteger a un anciano acusado injustamente y que, seguramente, traería malas consecuencias para la dragona. Se planteó la idea de llegar a las manos, de usar algo más que meras palabras contra aquel guardia fanfarrón y creído.
Kass había perdido mucha de la paciencia que ya venía mostrando en Edén. Se había vuelto impertinente y más impulsiva, sin atender tanto a razones en cuanto se le planteaba una situación desfavorable.
Como aquella.
De hecho, una sensación cálida ató la boca de su estómago, antes de comenzar a expandirse por su interior. Sus dientes se apretaron. Sin embargo, justo un instante antes de abrir la boca para terminar de condenarse, con algún improperio, una voz masculina sonó en su cabeza: "Eres muy valiente, eso podría causarte un gran problema". La dragona parpadeó rápido, impregnando su gesto de extrañeza. Sus intensos ojos azules se movieron del guardia a su alrededor. A cada hombre que había allí. ¿Quién de ellos había sido? Esa voz había sonado cortés con ella, en contraste a la del soldado. Y fue en ese momento, cuando se sintió apoyada por fin. Aunque como bien solían decir: entre valentía y estupidez había una delgada línea. "No creo que haya mejor ejemplo que este...", se atrevió a responder a aquella voz a la que aún no ponía cara ni nombre. Su mirada volvió a plantarse en la del soldado que sujetaba su muñeca aún, lastimándola-. Rebelde o no. Sólo reivindico la justicia ante la representación de la Madre en estas calles. -oyó entonces esa misma voz decir que la apoyaba, asegurando sus premisas como ciertas y haciéndole suspirar de alivio. Sonó un par de veces. Pero nadie se inmutó ante ellas. ¿Qué ocurría? La rubia volvió a probar suerte, observando con sus azules orbes los rostros masculinos. Hasta que, por fin, su salvador se dio a conocer, interrumpiendo públicamente:-Buenas tardes, yo he visto lo mismo que la esclava. Este hombre es inocente, el verdadero culpable ha escapado. Están aquí perdiendo el tiempo, en vez de buscar hacer justicia real. No busquen un chivo expiatorio -Kassyena no evitó sonreír con suavidad. Era la primera vez, en su año de esclava, que alguien de su propia raza salía en su defensa.

Las palabras de aquel dragón, de buen porte, cuidado y acaudalado, fueron tan contundentes, que su opresor gruñó por lo bajo, antes de soltarla, y dirigirse a él-. Quizás tengáis razón. Por esta vez. -masculló molesto, antes de apoyar sus manos en sendas caderas. Exhaló con resignación, viéndose claramente vencido pero sin querer admitirlo-. Aquí no tiene porqué haber pasado más que un malentendido. -el orgullo dracónico impedía a aquel dragón pedir disculpas... a una esclava que había tenido el valor de plantarle cara, nada menos que por un humano, que no significaba nada para ambos. No obstante, la diferencia radicaba en que Kassyena respetaba a los humanos tanto como a los dragones. Algo que, en parte, le había costado su estatus en el ejército, convirtiéndola en el último escalón de la sociedad, despreciada por todos-. Y tú -la señaló con el dedo índice- harías bien en limitarte a tus tareas de esclava si no quieres salir mal parada. -advirtió, aunque la rubia no lo vio precisamente como un consejo. Con esto, los guardias desaparecieron pidiendo que todos los presentes también siguieran a lo suyo, antes de continuar con su ronda. Tanto el anciano como la dragona pudieron respirar. El veterano humano le agradeció la defensa con palabras a las que Kassyena sonrió, dejando que se fuera, después de asegurarse que podía andar con normalidad.

No obstante, ella también se sentía en deuda. Una vez terminada la conversación con aquel hombre, alzó la cabeza, en busca de aquel dragón que le había ayudado. En cuanto lo encontró, se acercó a él, en lo que los últimos curiosos abandonaban la escena-. Quiero darte las gracias por ayudarme. -murmuró, elevando sus cristalinos orbes hasta los contrarios-. No sabría decirte con exactitud, pero me ahorraste un mal rato si ese hombre llega a avisar a mi dueño… -a saber lo que le habría hecho Eskol de haberse enterado.






Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Jue Dic 29 2016, 07:15


Vhagar pareció haber perdido todo el interés en el asunto de pronto en cuanto los soldados hicieron caso de sus palabras, había quedado bastante descontento con todo lo que había sucedido poco antes de aquello, ¿qué le había pasado a él y a su habilidad con la red? Se percató de que evidentemente la muchacha reaccionó a sus palabras, y que quedó igual de desconcertada cuando los dragones a su alrededor simplemente no escucharon el mensaje que entregó de manera clara. Aquello le había dejado levemente perturbado y no estaba seguro del porqué, había sentido eso sí fuerte conexión con la dragona, quizás porque su idea era similar o el sentir, ambos indignados por la situación que el pobre anciano podría llegar a sufrir si los guardias se lo llevaban como el responsable de un delito que además de ser ínfimo no resultaba ser de su autoría. Ni si quiera prestó demasiada importancia cuando los guardias se retiraron y también ignoró las miradas de los curiosos que se habían sorprendido por ver al mercader intervenir en una situación así, un hombre de su estatus simplemente hubiera ignorado el asunto o lo más común sería que pidiera se le apresara por ser un humano y potencial problema en sí.

Conocía bien el pensamiento de los que estaban en su mismo rango de meritocracia en el Imperio, y sabía también lo que las otras escalas esperaban de hombres como él, por eso Vhagar vivía tanto y siempre tan fuerte de intentar aparentar lo que no sentía o realmente era. Todo para no desencajar y no levantar sospechas, ahora simplemente podría mantener esa tapadera, pero se había colocado levemente desencajado por el modo en que esto se dio, ¿por qué los otros dragones no escucharon su mensaje y la muchacha que interrumpía su silencio sí? Vhagar le observó a los ojos con cierta sorpresa, estaba bastante tranquila para simplemente haber pasado por lo que había pasado ─ Pierda el cuidado, señorita, cualquier ser consciente y justo en mi lugar hubiera hecho lo mismo que yo o bueno, eso me gustaría creer a mi ─ Ya que estaba seguro de que probablemente de no haber estado él en este momento aquí, aquel pobre anciano ya tendría un destino bastante diferente y más oscuro al que ya tenía ahora mismo desde su lugar poco privilegiado. El dragón se excusó con la esclava para acercarse al anciano en cuestión.

En público le dejó unas cuantas monedas de cobre, no obstante por la manga de su túnica le dejó caer tres monedas de plata que seguramente le ayudarían bastante. Miró al anciano con tranquilidad buscando contagiar la misma en él para que no hiciera aspaviento, siendo un hombre mayor era blanco fácil de los verdaderos ladrones, por eso lo hacía. Poco después se alejó y regresó hacia donde estaba la muchacha que antes había enfrentado a esos hombres ─ Aunque si tiene deseos de ser un tanto recíproca, me gustaría poder conversar unos minutos con usted, no le quitaré demasiado tiempo, simplemente deseo hacerle un par de preguntas sobre lo que sucedió ─ Vhagar estiró su brazo hacia una zona menos poblada de miradas y oídos, sus palabras habían sido colocadas en bajo tono para que de preferencia solamente ella pudiera escuchar lo dicho, realmente no tenía deseos de compartir esto con nadie más, pero necesitaba encontrar algo de luz ante lo que había pasado y quizás la dragona en cuestión fuera la adecuada para resolver su duda, o quizás no sabría nada y estaría tan perdida como él al respecto. Todo era cuestión de preguntar, ¿no?

Uno de los mercaderes que le conocían a él le hizo un gesto con la palma para que se acercara, el hombre hizo preguntas respecto al asunto y Vhagar le respondió de manera escueta ─ Buenas. Un simple error de la guardia, ya sabe que es mejor mantener la paz en El Mercado y que capturen a los hombres que no traen problemas no solucionará nada, sino que traerá descontento, uno que no se desea ─ Afirmó ─ Necesito un favor, ¿podría ofrecerme una de sus mesas? ─ Señaló el espacio que usualmente usaban los comensales de mayor clase en aquel puesto que daba alimentos al paso y también para mesa. El hombre asintió sin hacer ilusión alguna a su acompañante más que darle la bienvenida también, si bien era una esclava, era una dragona después de todo y aquí solo veían realmente mal a los humanos esclavizados, sobre acciones cuestionables, pues ya se había expuesto a una interesante hoy, daba igual. Vhagar ofreció asiento a la mujer ─ Se dio cuenta, ¿verdad? Ambos estamos conectados en la Red, pero cuando me comuniqué a través de ella…Solo usted me escuchó, ¿no? ─ Porque los guardias no lo habían hecho, y eso era innegable.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Lun Ene 02 2017, 09:20

La dragona no sabía a quién agradecerle que ese hombre hubiera aparecido en su camino. Quizás, ni con ese agradecimiento que plasmó en palabras podía decir que se había quedado satisfecha. Aquel dragón no se hacía a la idea de lo que le había evitado a Kass horas más tarde, cuando aquellos guardias hubieran dado parte de esa insubordinación más que justificada para ella. Sonrió aliviada cuando él se dirigió a ella. Quiso estar de acuerdo con Vhagar, pero le era difícil. Sobre todo, después de ese largo silencio, fruto de la impasibilidad de los demás, que casi la condena, antes de que él apareciera. Pero no dijo nada. Calló su réplica, pues no encontraba motivo de peso para expresarla. De hecho, no lo vio justo por haber apoyado su causa. Asintió una sola vez, a modo de respuesta. Independientemente de lo que él o ella pudieran pensar, la rubia no podía pasar por alto el detalle que había tenido Vhagar.

Dejó que el dragón se acercase también al anciano que, sin duda y pese a su mala situación, probablemente se llevara aquel día un buen recuerdo de dos individuos de la raza dominante que lo habían ayudado contra todo pronóstico. Esperó, con ese atisbo de cortesía que aún le restaba de su antigua vida acomodada. Observó la buena acción por parte del mercader, con una sonrisa suave. Un deseo latió en su interior, queriendo encontrar cierta similitud entre aquel dragón y ella. No obstante, se vio eclipsado por un deseo aún mayor: fuera o no fuese prohumanos, como Kass, que no sufriera el mismo destino. Un año de esclavitud había sido suficiente para ella, siendo ahora consciente de que los dragones no estaban hechos para ser torturados sin perder parte de su esencia humanizada.

La rubia atendió su mirada, en lo que Vhagar tardó en volver con ella. Asintió como rápida respuesta antes de articular:- Es lo menos que puedo hacer. -aseguró. Aún disponía de tiempo como para ir al mercado y comprar lo que le habían encomendado sin poner a nadie nervioso.
Lo acompañó, manteniendo silencio, discreta, incluso cuando el dragón habló con aquel conocido suyo que fue lo suficientemente curioso para preguntarle por lo ocurrido. Simplemente contestó con una suave sonrisa a la bienvenida, sintiéndose ligeramente incómoda: no dejaba de ser una esclava, pese a ser dragona. Conocía a muchos dragones que habrían posado sus críticas miradas en ella con evidente desaprobación. Sobre todo, su propia familia. Había perdido su rango entre los suyos y,de hecho, aquel comerciante era el primero que la trataba como a un igual. Tomó asiento cuando éste se lo indicó. Tuvo el gesto de abrazarse a sí misma, insegura, por un momento.

Kassyena no le dio importancia en exceso a lo acontecido instantes antes, cuando Vhagar había intentado comunicarse por la red y sólo ella había podido escucharlo. Quizás, por estar ya acostumbrada a mantener sus pensamientos a raya y, últimamente, desconectarse de la red para que no pudieran sonsacarle gran cosa. Sin embargo, aquel dragón se vio claramente nervioso cuando formuló la pregunta-. Eso parece. -murmuró en contestación, cuando él tomó asiento a su lado-. Me atrevo a decir que es la primera vez que le pasa, ¿verdad? -cambió el trato, correspondiendo el del dragón y, a su vez, marcando cierta distancia por la diferencia de rangos. Los cuales, por mucho que Kassyena tuviera a Vhagar por un igual, podían no beneficiar al dragón si lo veían acompañado de ella, una dragona caída en desgracia por no cumplir los designios de la Madre de todos los dragones-. Tal vez sea imprudente preguntar por mi parte, pero... ¿en alguna ocasión se había desconectado de la red? Quizás, eso pueda explicar que fuera yo la única que le escuchara. -comentó, dejándole ver que ella sí lo había hecho. Era la principal diferencia entre Kass y los guardias, en cuanto a la red se trataba, seguramente.

Aquella habilidad era propia de los que no eran del todo leales a la Reina.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Mar Ene 03 2017, 08:22


El dragón se llegó a sorprender bastante al notar que la dragona simplemente no le había dado gran relevancia al asunto, no estaba seguro de si esto era normal, o si al menos era correcto, pensaba que había algún problema con él, últimamente había estado abusando de su desconexión de la red, y eso resultaba ser un problema si alguien se enteraba. Vhagar había sido en realidad bastante silencioso y cauteloso referente a lo mismo, siempre que estuviera desconectado eran momentos en los cuales podrían justificarse, pero estaba claro que últimamente su número de desconexiones habían crecido bastante, ¿sería algún tipo de efecto secundario? Podría serlo, pero no tenía sentido que se hiciera tantas hipótesis crítica en su cabeza ahora mismo, menos cuándo escuchó las preguntas de la dragona, ¿esa pregunta iba enserio? Vhagar elevó las cejas demostrando la incredulidad ante su pregunta, todo dragón alguna vez se había desconectado de la red, o al menos eso quería creer él, desconfiaba ser el único que lo hiciera con tanta frecuencia así como también desconfiaba de ser el único que no disfrutara de estar conectado por extensos periodos de tiempo, pero podía equivocarse. El dragón asintió solamente a sus palabras, como si de esa forma fuera menos culpable.

El esclavista estiró sus palmas sobre la mesa y le miró con atención, quién pudiera saber las razones por las cuales terminó siendo esclava una dragona, no le conocía y no había escuchado su historia aún, pero si ayudaba a humanos inocentes siendo dragona, ¿podría ella meterle en algún problema? Quién sabe, quizás su amabilidad le había condenado a la esclavitud, y eso era algo preocupante para él teniendo en cuenta que profesaban lo mismo en teoría, una intención de ayudar a los que la mayoría ignora o simplemente aplasta sin mirar más allá ─ ¿Quién no se ha desconectado alguna vez de la red, señorita? Creo que la única diferencia está en que unos más que otros y evidentemente están los motivos por los cuales unos se desconectan, son variados y pueden ser peligrosos. No obstante y dependiendo del punto de vista, ya se podrá decir si para malos o buenos fines son las desconexiones ─ El bien y el mal resultaban ser enormemente subjetivos para él en gran mayoría de asuntos relevantes, así como la razón o la verdad tampoco eran absolutistas, por esa premisa Vhagar no tachaba ni al Imperio ni a los rebeldes como errados o adecuados.

No obstante eso era desviarse mucho del tema, no podía evitarlo nunca, pero trataría de adecuarse bastante bien al tema que debía discutir en cuestión ─ No parece estar demasiado sorprendida respecto a lo que ha sucedido, ¿es que alguna vez ha visto un caso similar? No sabría que decir al respecto, fue un momento bastante impactante para mi… ─ Simplemente porque era una clara variación y si bien a él le encantaban las situaciones que se salían del molde, asuntos de esta delicadeza no eran precisamente los que le gustarían de ejemplos para prestarse a cambios ─ Puedo decir que estuve pensando bastante en usted y lo que estaba haciendo cuando envié mi mensaje… ─ ¿Sería acaso eso? ¿Una conexión directa entre él y la dragona al momento en que se envió el mensaje? Tenía todo el sentido del mundo, pero no por ello significaba que fuera lo correcto. Vhagar hizo un intento: qué sed. Emitió y de inmediato escuchó respuesta del mercader ─ Muchas gracias… ─ Respondió disimulado respecto a que el dragón venía para ofrecerles algo de tomar. Agradeció con la cabeza cuando los vasos llenos de bebida fueron colocados en la mesa.

Vhagar miró a la mujer aún serio, y justamente porque ahora lo intentaría de vuelta al ver que había recuperado la capacidad de hablar con cualquiera, ¿podría repetirlo? Haría el intento con un comentario que si bien de ser escuchado, sería de mal gusto e inadecuado, pero seguramente generaría una reacción que él pudiera notar. Se giró para observar al otro dragón que estaba en su faena y una vez más emitió su mensaje, aunque ahora con el interés de que fuera escuchado por ella: El lugar está algo sucio. Ninguna reacción de parte del dueño del lugar. Vhagar suspiró levemente, había estado algo tenso por ello, pero o el dragón ese era muy indiferente y controlado o solamente ella lo había escuchado, no podía estar seguro. Le miró ─ ¿Escuchó ambos, verdad? ─ No estaba seguro de si algo les diferenciaba, quizás sensación o similar, eso lo podría responder ella ─ ¿Notó alguna diferencia? ─ Susurró en voz baja. No volvería a tentar a su suerte con esto, al menos no hasta exactamente que era, resultaba ser más que peliagudo y seamos honestos, por más correcta que viera a la dragona, seguía siendo desconocida para él y eso le tenía inquieto.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Jue Ene 05 2017, 11:04

Kass veía al dragón realmente turbado por algo que, pese a que no le había ocurrido a ella tampoco con anterioridad, llegó a ver como normal. En esos doce meses de esclavitud, se le había caído la venda de los ojos figuradamente tantas veces que, a estas alturas, ni se daba cuenta de lo que suponía esa privacidad en la propia red. Algo que podía llevar a conspiraciones y maquinaciones en contra de lo que ahora existía como jerarquía establecida. Algo que no le preocupaba a la rubia, pues sus deseos distaban de luchar contra el sistema. Ella sólo quería librarse de sus cadenas y poder pasar sus días con Ilianna. Lejos de Talos. Lejos de todos.

La pregunta de aquel mercader la hizo sonreír, frunciendo el ceño, con visible incredulidad. ¿Quién había osado a desconectarse de la red?- Diría que los fieles seguidores a la Reina, mi señor. -contestó con simpleza. No le faltaba razón, al decir que muchas de esas desconexiones eran por algún motivo que la Madre consentía. Sin embargo, Kassyena no las tenía todas consigo-. De tener algo que esconder, entiendo que se ausenten así de la red. Pero si no... -añadió, intentando hacerle ver su punto de vista.
Su gesto cambió a uno de puro entendimiento con las palabras del dragón, en una reflexión a posteriori. Kass no pretendía asustar (en la medida de lo posible), a aquel hombre, con la creencia que ella tenía. Ella, después de todo, estaba en el bando de los traidores y, por motivos personales, había empezado a desconectarse de la red. Pero, ¿y él? Estuviese donde estuviese, ¿las palabras de la dragona podían suponer una amenaza a ser descubierto por actuar fuera de la red? Desde luego, Kass no tenía ni la más mínima intención de cuestionarlo. Era el primer dragón que la había ayudado en público. No tenía nada en contra de Vhagar.

Iba a hablar, continuando la conversación, pero el hombre fue más rápido que ella. La rubia negó con suavidad como contestación inicial a esa pregunta del dragón-. No me había pasado antes, la verdad. Pero, últimamente, he podido experimentar tantas cosas extrañas que... una más puede que no me sorprenda tanto como debiera. -respondió con tranquilidad. De haber sido en otro momento, puede que sí se hubiese espantado y asustado. Pero no ahora. Las consiguientes palabras en voz masculina, lanzaron una premisa que pudo arrojar algo de luz, dando una posible explicación a esa razón que quedaba en incógnita para ambos. Ladeó la cabeza un tanto, curiosa, y lo dejó hablar y hacer, posteriormente. Puso atención a lo que dijo, escuchando ambos pensamientos, mirando alrededor con el segundo. Agradeció al hombre que se les acercó y sirvió, aunque su total interés estuviera puesto en su imprevisto acompañante. Intentaba discernir la prueba que estaba haciendo el mercader. Pero sólo le fue revelada con las preguntas finales. A la primera, asintió, no viendo necesario agregado alguno. Pero a la segunda... -. Podría decir que no, sumiéndole en más dudas, pero no sería del todo sincera. -vio cierto alivio en el rostro contrario. Una brizna, nada más. Algo nimio pero significativo para Kassyena-. Lo último que me ha dicho... no sonaba con tanto eco. -algo a lo que nacían acostumbrados. Como si la red fuese una habitación diáfana en la que la voz retumbaba en las paredes, provocando una suave repetición de las palabras que componían el mensaje. Un eco que en esa ocasión no había acompañado lo dicho mentalmente-. ¿Quiere comprobarlo? -la dragona sonrió con cierta diversión. Repitió ese juego improvisado para enseñarle a Vhagar esa posible diferencia que ella había notado. No sabía con certeza si él también la vería. Envió un mensaje aleatorio y luego otro que sólo el dragón pudiera escuchar, centrándose en él, como el propio hombre había hecho con ella-. ¿Lo ha notado también? -preguntó para comprobar. Mantuvo la expectación a su respuesta, antes de volver a caer en algo que no quería dejar pasar por más tiempo-. Me gustaría que supiera... que no diré nada de todo esto a nadie. Su vida es sólo suya. Y yo no soy quién para perjudicarle. -murmuró con intención de tranquilizar esas posibles inquietudes que el dragón pudiera tener con respecto a Kassyena y sus propósitos.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Sáb Ene 07 2017, 08:43


Vhagar podría haberse ofendido por aquello, ¿traidor por desconectarse? En realidad no se ofendió, honestamente no se consideraba un traidor por intentar llevar un ritmo de vida un tanto diferenciado de lo que se establecía como una vida perfectamente correcta y adecuada según los preceptos de la Reina Madre, él respetaba el orden del Imperio y no interfería jamás con sus dictámenes, de cualquiera manera, aquello le dejó pensando, ¿la fidelidad era solamente total? Porque si se ponían para analizar aquello, evidentemente Vhagar no era totalmente fiel ya que en pensamientos distaba bastante de lo que la Reina Madre hacía en gran cantidad de ocasiones. Un ejemplo diferente se trataba justamente de lo que los pregoneros habían anunciado, un evento de caridad para el pueblo organizado por la Reina Madre, evidentemente no había manera de estar disconforme con ello, podrían muchos verlo como las migajas de una déspota gobernante, pero él simplemente estaba pensando en el bienestar de los humanos que más necesitaban de esos alimentos que vendrían, sería muy fácil ser “totalmente fiel” a la Reina Madre si siempre sus acciones estuvieran guiadas de aquella manera y no instauradas por ejemplo al asunto referente de la inquisición con el cual chocaba muy fuerte él.

Consideraba a los inquisidores en su gran mayoría como fanáticos que utilizaban el cargo simplemente para poder hacer daño de manera vacía y sin pena o consecuencia alguna a pobres seres que en la gran mayoría de casos no tenían ningún tipo de culpa. Vhagar pudo haber seguido perdido en sus pensamientos, no obstante los mensajes de la dragona le hicieron despertar de golpe, la mirada del esclavista se posó frente a ella, justo mirando a sus ojos y entonces asintió con suavidad ─ Es sumamente interesante, aparentemente la red guarda secretos que están más allá del dominio público, secretos que probablemente los que sepan no deban y no comparten. Así que hace muy bien no diciendo nada ─ Le sostuvo el mirar ─ No tengo nada que ocultarle a la Reina Madre, jamás he movido un dedo en contra de ella y su gobierno y no lo haré. Siempre fui participe de mantener la estabilidad aquí en Talos de manera bastante conservadora, aunque últimamente la gente escucha mucho menos que antes. Soy Vhagar, es un gusto a pesar de las extrañas circunstancias ─ Evidentemente lo eran y no tenía idea de cómo la muchacha había terminado así.

Pero tenía una gran curiosidad por saberlo, no obstante no estaba seguro de si sería correcto hacer la pregunta de manera directa ─ No obstante, siempre es mejor creerle a una persona conocida o conocer un poco a la persona antes de creerle del todo, ¿no opina igual? ─ Bebió un poco antes de proseguir ─ Soy un esclavista y mercader, además de político, he dedicado mi vida al conocimiento en gran parte, así que también podría decir que soy un escritor e investigador, pero estos no son trabajos como tal, más bien son actividades recreacionales ─ Ya que no compartía casi con nadie sus conocimientos ─ Yo no me atreveré a juzgarle ni a decir nada en su contra, luego de lo que vi no tengo dudas de aquello, usted no merece eso ─ Señaló el jade que estaba tan apretado que le dañaba la piel, si ella supiera que él portaba el propio escondido entre sus ropas seguramente le detestaría por ello, porque seguramente no lograría entender sus motivos, pero ese secreto sí que no estaba dispuesto a compartirlo con nadie, “era un delito portarlo” y quizás eso sí sería algo que ocultar de la Reina Madre.

El problema estaba en que resultaba ser por un mero interés personal, un interés que no le dañaba a ella ni a nadie más, el ocultamiento estaba en que justamente ella lo vería mal, pero estaba mal solamente porque se podía pensar que él lo usaría “mal” cuando llevaba años y años siempre ahí, haciéndole sentir menos dragón, justamente el resultado que buscaba él ─ No me gustaría ser tan agresivo al preguntar, pero creo que no tiene sentido que le dé un rodeo a todo esto si lo estoy deseando preguntar…¿Me contaría su historia? ─ Evidentemente la parte curiosa de Vhagar no podía apagarse tampoco ─ Y espero que no se ofenda o se tome a mal esto… ─ Sin duda alguna era impertinente y una falta de respeto, lo sabía, lo tenía muy claro y en el fondo se lamentaba, pero deseaba saber por qué un dragón que aparentemente apreciaba a los humanos, como él, había caído en la desgracia de perder la libertad y de quedar sometido al jade y a la voluntad de un amo que por las palabras que ella mencionaba difícilmente sería parecido a él o siquiera levemente benevolente, desde ese punto de vista había hecho Vhagar dos buenas acciones que igualmente para los estrictos serían más que cuestionables.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Dom Ene 08 2017, 13:45

Kass sonrió de lado por esa conclusión del dragón sobre la red. Algo que llevaban usando toda su vida y, sin embargo, como bien decía Vhagar, guardaba secretos que muchos ignoraban. Como ella, dispuesta a guardar esa capacidad que compartía con aquel dragón, en un impulso de confianza ciega. Al mercader no le quedaba más remedio que confiar en ella, pues Kassyena, de no ser esclava podría encontrarse en el mismo apuro. No obstante, ya contaba como traidora al imperio. Y, al igual que sus logros alcanzados en el Despertar, sus habilidades como dragona, entrarían en el olvido, omitidos de la historia de su propia raza. Sus orbes cristalinos observaron al dragón en lo que él hablaba, asegurándole que no era ningún traidor. La rubia creyó sus palabras, sin necesidad de más confirmación-. No os acuso de traidor, aunque ha sido toda una sorpresa descubrir esta... -no supo cómo calificar esa habilidad de mandar mensajes a dragones en concreto, haciendo al resto de la red ignorantes de ello- cualidad, con usted. -quizás, él no lo viera del mismo modo. Al menos, en ese mismo instante, en el que se había visto turbado y desconcertado por ello. No como ella que había mantenido el temple ante algo que no le había pasado con anterioridad. ¿Podía ser indiferencia? Era probable. Kass comenzaba a sentir cierta animadversión hacia los de su propia raza. Sin embargo, no dejaba de cuidar las formas o ser afable con aquellos que no eran perversos con ella-. Puede llamarme Kassyena. -contestó a su presentación, con un pequeño asentimiento de la cabeza. No podía estar más de acuerdo con él: ni remotamente se imaginó lo ocurrido en el momento en el que salió de casa de su hermano, con rumbo al mercado.

Así como coincidió en pensamiento con él, al mencionar esa facilidad a la hora de creer, cuando se conocía al contrario. Entendía ese recelo de su interlocutor. Tal vez, Kass había confiado demasiado en los demás, hasta que la arrestaron. De hecho, aún seguía sin saber cómo habían conseguido enterarse de su relación con Ilianna... o lo que la turbaba más: quién había podido traicionarla. La rubia juraba que había sabido ser prudente y discreta con cada paso que daba. Pero, los hechos evidenciaron que no.
La muchacha inclinó su cabeza a un lado, mostrando un aire curioso por lo que el dragón decía sobre sí mismo. Una sonrisa suave y triste marcó ese deseo de haberlo conocido antes. Habría sido interesante mantener una conversación con él, cuando no tenía cadenas, ni recibía vejaciones por parte de su familia. Su mirada bajó a sus pulseras de jade cuando Vhagar hizo referencia a ellas. El gesto en el semblante de la chica adquirió seriedad. Claro que no se lo merecía y, ahora, estaba dispuesta a darlo todo por recuperar su libertad, escapando lejos de allí. El momento se acercaba, mas la dragona quería cubrirse mínimamente las espaldas para no fastidiar los planes.

Su acompañante volvió a sacarle de su ensoñación con aquella pregunta no del todo discreta, con una disculpa inherente acompañándola. Kassie sonrió suave. Una sonrisa que no llegó a sus ojos, en lo que negaba ligeramente-. No es ofensa alguna. -garantizó. No era el primero, ni sería el único que preguntara por su historia. Una dragona esclava no se alcanzaba a ver todos los días-. Bien habéis visto que mi comportamiento con los humanos es un tanto extraño, sabiendo que nuestra raza los esclaviza y somete. -comenzó a explicar, más que convencida que el dragón sabía exactamente de lo que estaba hablando. Se atrevió entonces, a tomar el vaso para ella y beber, sin miedo a que, de repente, alguien la interrumpiera, privándole de la bebida. No habría sido la primera vez desde que fuera esclava-. Pero... mi error, a ojos de la Madre fue... enamorarme de uno de ellos. -no añadió género, pues el amor interracial ya era un delito grave contra la Reina. No vio necesidad de especificar más. Era posible que el dragón se sintiera incómodo, casi ofendido, pero Kass tenía la corazonada de que él no reaccionaría así-. Pude ocultar mis sentimientos por un tiempo... pero fue hace apenas un año cuando todo acabó. -la vida que ella había tenido hasta entonces. El orgullo de su raza por sus conquistas. El respeto. La libertad. Pero lo que peor había llevado fue que, también, había supuesto el fin de su relación con la humana... hasta que se reencontraron hacía apenas unos días-. Reconozco que, a pesar de mi situación, sigo sintiendo cierta predilección hacia ellos. -se encogió sutilmente de hombros-. Lo suficiente para arriesgarme como lo he hecho hoy... Al parecer no tengo remedio.-un momento en el que no reflexionó largamente. Simplemente actuó, dejándose llevar por ese impulso de pelear contra la injusticia que se estaba dando-. Lo que ha pasado después... ya lo sabe.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Miér Ene 11 2017, 00:46


El dragón se sorprendió gratamente, él en una situación similar probablemente jamás hablaría de la razón por la cual fue exiliado, sí, porque escogería mil veces el exilio a la esclavitud, no tenía miedo a la soledad y tampoco al vacío, Vhagar disfrutaba sus momentos alejados de todo el mundo con cierta frecuencia así que evidentemente su elección sería clara. No obstante jamás se dejaría ver en una situación que le lleve a ganarse el desagrado de la Reina Madre, bueno eso le gustaba creer en su cabeza, porque siempre calculaba las acciones, era un peligro latente, pensar de manera diferente a la masa o a lo que cree quien la gobierna, incluso algunos podrían decir que simplemente resultaba ser cuestión de tiempo para que todos los que eran diferentes fueran encontrados como ella lo había sido ─ ¿Manera extrañada? No me parece una manera extraña, los humanos sienten una injusticia de la misma forma que un dragón y me animo a decir que sienten mucho más que un dragón incluso ─ Todo lo decía en voz sumamente baja, aunque el hombre estaba alejado de ellos, él mantenía la completa seguridad con sus palabras que eran evidentemente de grueso calibre, pero reales para él.

No había punto de comparación, Vhagar tenía sus conocimientos y estudios sobre los humanos, sabía lo diferentes que eran a los dragones y lo mejor dotados que estaban para sobre todo sentir, experimentar esos sentimientos, gozaban de pasión, de furia y de decisión, usualmente impulsada justamente por otros humanos que generaban esa explosión dentro de ellos, aquello era digno de envidiar, el esclavista lo envidiaba en parte, aparentemente no lo sabía aún, pero tal vez pronto explotara por alguien así o mínimamente al menos ─ Vaya… ─ El dragón se sorprendió aún más, es difícil dejar a Vhagar sin palabras, pero ella lo había conseguido. Enamorarse, ya aquello le parecía algo bastante lejano, y ella se había enamorado de un ser humano, sin duda alguna estaba bastante avanzada, mucho más que él respecto a los sentires ─ Enamorarse y enamorarse además de un ser humano, no es algo común, no es algo que muchos consideren sensato, pero, ¿trae felicidad, no? Cuando se está con esa persona que le hace emanar los sentimientos ─ Estaba claro que el enamoramiento le había traído desgracia a su vida, pero él no preguntaba por eso, sino preguntaba por la experiencia de estarlo.

El dragón asintió con suavidad tras unos segundos de silencio donde había estado pensando ─ ¿Por qué tendrían que cambiar sus acciones y su manera de pensar? No tienen porqué, que le castigaran por algo que consideran malo, no significa que realmente sea malo. ¿Qué daño generaban usted y el humano a la sociedad? Ninguno ante mis ojos ─ El dragón juntó sus palmas en el centro de la mesa y cerró sus ojos. Hablando de lazos cercanos con humanos, el lazo que tenía con Ayssël, él sabía bien que no era para nada común y corriente, eso lo tornaba peligroso y por ello debía de mantenerse en secreto, como él profesaba cuidado, cariño e interés por su esclava ama de llaves. Estaba claro que ningún dragón le daba tanto valor a una humana esclava suya como él se lo daba a Ayssël, ¿qué podía sacar de todo esto? Solamente reafirmar que debía siempre cuidar a Ayssël y resguardarla en su finca, lejos del ojo público y fuera de cualquier mirada o pregunta indecorosa que pudiera hacerse más allá de lo cotidiano. La mirada del dragón se posó en la dragona, tenía que hacerle la pregunta más relevante respecto a todo esto.

Acomodó sus palmas sobre sus propias rodillas cubiertas por la tela y le miró a los ojos ─ Dígame, ¿valió la pena? ¿Valió la pena haberlo perdido “todo” por su amor? ¿Es cómo lo cuentan los libros que hablan de amor y desamor? ¿Qué los momentos de felicidad junto a la persona amada son mucho más valiosos que cualquier propiedad o estatus que uno pueda tener? ¿Es cierto o simplemente es un producto que se vende para contaminar las mentes? ─ Una vez más situaciones fuera de lo común le habían traído a discutir temas rotundamente profundos, no sabía si tenía mucha suerte para encontrarse con seres que le contaban sus historias sumamente interesantes o si él era el que buscaba siempre este tipo de conversaciones. No importaba realmente, lo que le importaba ahora mismo es descubrir la respuesta, de parte de una persona que había experimentado todo aquello, no cualquiera se anteponía a todos estos eventos que había vivido ella. Para un dragón, que en su mayoría son bastante orgullosos, quedar esclavos sin duda alguna era un golpe fuerte, pero ser esclavos por algo que ni si quiera era realmente un hecho justificado, a su entender, eso era más duro aún.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Lun Ene 16 2017, 12:21

Si Kassyena hubiera podido saber por un segundo lo que aquel dragón estaba pensando, le habría podido hacer saber que el exilio era algo a lo que no pudo optar. Su hermano se encargó de ello, asistiendo a su juicio y haciéndose responsable de hacerla entrar en razón. Sin duda, la rubia pensaba como el mercader: el exilio era su mejor opción. Pero ahora, lo buscaría por sus propios medios ya que no la dejaron elegir-. Sí, pero no tienen la misma facilidad de... plantarle cara, pues el sistema que existe favorecerá a los dragones siempre. -era algo obvio, si aquellos que lo había impuesto, eran eso, dragones. ¿Qué podía hacer un humano frente a lo que podía lograr un dragón? Contando con que ese dragón fuera respetado, claro. Que Kassyena hubiese defendido a aquel anciano, había tenido el mismo resultado que si hubiera sido un humano corriente y anónimo. Sin embargo, Vhagar marcó la diferencia al ser dragón respetado-. Para mí fue demasiado sencillo encontrar el interés en su raza precisamente por ello... -la intensidad en sentimientos que Kass sabía que no alcanzaban. Un humano y un dragón podían ponerle pasión a cualquier cosa que estuvieran haciendo. Y, por mucho esfuerzo que hiciera, la del segundo nunca alcanzaría la del primero.  

La chica ladeó la cabeza parcialmente ante la sorpresa y la curiosidad de Vhagar-. No tengo palabras para describir lo feliz que pude ser, mi señor. -murmuró. Una sonrisa vergonzosa hizo el amago de aparecer en sus labios, pero la nostalgia se encargó de darle ese toque amargo, ahora mucho más difuminado por la ferviente esperanza que Kass había recuperado hacía apenas unos días.
Rió con tristeza mal disimulada, llevando sus azules al dragón-. No es una pregunta que yo pueda contestar, en realidad. -¿qué daño hacían ella e Ilianna amándose? A sus ojos, ninguno. Y a los de Vhagar, tampoco. El problema estaba en que la Reina consideraba aquello como perjurio imperdonable-. La tolerancia de la Madre es más bien... -disminuyó claramente el volumen de su voz- limitada. -suspiró, recolocándose suavemente en el asiento-. Anteponer la felicidad propia al cumplimiento de su ley no es algo que esté bien visto, aunque no haga daño a nadie. -enarcó sus doradas cejas, en esa pequeña explicación que a estas alturas ya no contenía en contar. Había sido acusada de traición a la corona, ¿qué más podían hacerle?  La dragona vio cierto abatimiento en el gesto de Vhagar, ahora que mantenía los ojos cerrados, inmerso en sus pensamientos. Unos pensamientos que Kassyena ya tuvo en su momento, en Edén, cuando se prometió proteger a Ilia de su propia raza y sus leyes mientras tuviera aliento para ello.

Observó cómo se movía su acompañante, con algo de inquietud, después de todo. Kassyena no podía imaginarse lo nuevo que era para él la situación-. Por disfrutar de algo así durante dos pequeños años, mereció la pena esperar casi seis siglos. -enunció, como una respuesta que quiso contestar a todas esas preguntas del mercader-. Lo descrito en los libros puede acercarse mucho y aún así, no experimentarlo de igual forma. -comenzó a explicar, fijándose en las hebras dibujadas en la madera de la mesa mientras buscaba las palabras adecuadas-. Lo que se siente al tener a la persona amada delante de uno mismo es... -se humedeció los labios levemente-. El tiempo parece detenerse. El mundo se desvanece. Todo deja de importar menos esa persona. Y sólo queda ella, vos y ese sentimiento tan fuerte que les une y comparten. -inspiró largamente antes de proseguir:- Justo en ese momento, uno se vuelve capaz de cualquier cosa por que esa sensación, ese momento, ese amor perdure por toda una eternidad. -era la primera vez que Kass intentaba plasmar lo sentido con palabras. Y aún así, juró quedarse corta en esa explicación. Sus ojos buscaron los contrarios finalmente, antes de concluir:- Sí. Sin dudarlo un momento, es una bendición que todos deberían sentir en algún momento.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Mar Ene 17 2017, 01:34


El dragón entrado en sus años ya, pocas veces, no. Jamás había tenido oportunidad alguna de escuchar a otro dragón hablar de sentimientos de aquella manera y solamente había escuchado humanos, así como también los había leído. Se había guiado siempre de estas referencias, pero escuchar hablar a la esclava fue una sorpresa enorme para él, una grata a decir verdad, esto abriría un poco los horizontes de Vhagar, la dragona hablaba con total facilidad, no se cortaba y no parecía sentir ni un poco de ardor en su ego al reconocer que todo aquello lo generaba un ser de otra especie, una especie despreciada por la gran mayoría de dragones porque sí, bueno, estaba la excusa de que por causa de la humana tuvieron que huir al Letargo, temas demasiado anteriores a la realidad, no obstante el ego dragontino parecía en la gran mayoría imposibilitado a olvidar las afrentas. No sabía hasta qué punto esto era malo o bueno, pero no podía justificarse completamente todo lo malo bajo la premisa del orgullo y de devolver lo que se había hecho contra la especie, es cierto que hasta cierto punto tiene sentido, pero los límites que los dragones no aprendieron, hoy carcomen a todos.

No obstante, Vhagar es solo Vhagar, solamente un aristócrata incapaz de cambiar la realidad, incapaz de mutar cada pensamiento, incapaz de remover conciencias, incapaz de demostrar más allá de lo obvio sin que tenga una regente capaz de dañarle por mostrar una ideología diferente, justamente lo que ella mencionaba. Cualquier pensar negativo del dragón pronto se vio destruido al seguir escuchando a la dragona, aquello lucía maravilloso a todas luces y podía verlo en sus gestos, era genuino, lo envidiaba. Realmente lo hacía de ser completamente cierto, y esa diferencia con los humanos, dichosos ellos que podían incluso sentir mucho más que esta dragona que ya catalogaba el amor como un manjar divino. El dragón bebió un poco más de agua, no se atrevería a interrumpir el relato de la dragona, no tenía derecho alguno de hacerlo, además disfrutaba enormemente escucharlo, aunque le generara de cierta manera una notable ansiedad que era disimulada de manera efectiva para su suerte. Vhagar dejó el vaso cuando notó que había vaciado el contenido, chocó su mirar con el ajeno y finalmente el dragón asintió con suavidad a sus palabras finales, en definitiva unas palabras cargadas de sentir y quizás de pesar también.

El dragón no sabía por dónde empezar, realmente no era su estilo el estar silenciado por demasiados segundos, en lo absoluto era su estilo, para su suerte la dragona no tendría por qué saberlo aunque quizás por su gesto quizás sospechar que la idea de no saber que responder con seguridad le resultaba bastante molesta. Debía de arriesgar, manteniendo su tono bajo ─ En ese caso, señorita Kassyena, no tengo motivos para sentir lastima por usted, todo lo contrario, tengo motivos de sobra para sentir envidia, sana, por supuesto, pero envidia al fin ─ Acotó. Era completamente sincero, estuviera haciendo lo correcto o lo incorrecto al serlo, pero no tenía razón alguna para simplemente no decir lo que pensaba, realmente no le hacía daño a la mujer y tampoco se hacía daño así mismo, o al menos eso quería pensar él ─ Espero que pueda tener otra oportunidad y acercarse al humano que tiene hoy por hoy su corazón, señorita Kassyena, estoy seguro de que la debe de estar esperando con ese mismo fervor que usted desprende ─ Si no lo hacía, sería un ser bastante ingrato y tendría él solo una muestra más de la vida resultaba injusta.

Vhagar tuvo una duda difícil de quitarse de la cabeza ─ ¿Por qué la esclavitud antes que el exilio? Estando exiliado, se es mucho más fácil el moverse como es obvio, y quizás la persona clave para usted podría haberse ido con usted aunque perdiera todas tus pertenencias, viendo como dice que es el amor, estoy seguro que sería bastante consuelo simplemente estar al lado de la persona de la forma que fuera. Los humanos son especiales, tengo una esclava, la joven más pequeña que compré alguna vez, creció como una mujer inteligente, capaz y dotada de gracia y pasión. Me enorgullece siquiera verle caminar ─ La sinceridad con la que hablaba sobre Ayssël podría matarle en cualquier momento, no obstante justamente en este no y por ello estaba tranquilo, esta dragona podía comprender lo que significaba sentir aprecio por la humanidad y dar el peso a un humano dentro de tu vida, sea bueno o malo, Ayssël sin duda alguna era uno de sus grandes motores, y probablemente se trataba del principal motor de su vida aunque él no tuviera ni la más remota idea de que así fuera. Al final del día, volver a la finca, hablarle y pasar un tiempo a su lado era suficiente para poder terminar bien el mismo.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Sáb Ene 21 2017, 18:59

Kassyena se sintió extrañamente escuchada en lo que intentaba expresar un sentimiento tan... intenso con meras palabras. Unas que la propia dragona consideraba pequeñas para describir algo tan grande y poderoso. Etéreo, eso sí. Un concepto que a los dragones se le escapaba por naturaleza. No era ningún secreto para la rubia, después de haber masacrado a los humanos, como todos esos  compañeros dragones que habían participado activamente en El Despertar, había ido poniendo su atención e interés en esa raza ahora subyugada por ellos. Acabó sintiendo una curiosidad peligrosa... y, finalmente, el amor llamó a su puerta de la forma más inesperada y con quien menos tenía previsto. Y, pese al peligro que suponía esa relación, Kass no hizo por evitarla.

Kassie sintió la garganta algo seca cuando terminó de explicarse. Juró que era esa nostalgia por querer estar al lado de Ilianna. O esa necesidad que castigaba su mente, instándola a seguir con ese ardiz para escaparse que exigía discrección y, desde luego, muchas vueltas. No podía ser impulsiva, por mucho que ansiara la libertad para estar con su humana. Sus orbes claros se desviaron al vaso que tenía enfrente, seguidos por una mano titubeante para hacerse con él y así poder beber. Una vez hubo dejado el vaso en la mesa, la chica sonrió por las palabras del mercader, mencionando esa envidia sana que él pudiera tener-. Es... más que reconfortante encontrar cierta comprensión entre los nuestros... -confesó la muchacha, en tono bajo. Era consciente de que su conversación, en oídos ajenos podía tener malas consecuencias. Y, para uno de los primeros dragones que se había preocupado por ayudarla y entenderla posteriormente, Kass no podía dejar de inquietarse-. Agradezco sus buenos deseos. -contestó, conteniendo en palabras mucho más. Quizás, Vhagar ni fuera consciente de cuán agradecida podía estar. Con dragones como ellos, su raza no estaba del todo perdida si podían alcanzar una igualdad con los humanos. Pero primero, tenían que bajar de esa postura altiva y arrogante, cuya creencia categórica de que todo el que no fuera dragón era un ser inferior y al que someter. Vhagar y Kassyena habían sabido mirar con otra perspectiva la situación. Abrieron los ojos a esa posibilidad que... al menos a ella, y por el momento, había traído felicidad a su vida-. Ojalá, pueda contar algún día con una experiencia así... y, por supuesto, tener más suerte en su devenir. -pues la fortuna de Kass se vio truncada al ser descubierta. No obstante, ahora, sabiendo que Ilianna estaba viva y cerca, ese agónico año de torturas y desesperanza había llegado a su fin. Pues la dragona estaba más que decidida a romper sus cadenas... en todos los sentidos.

La nueva pregunta de Vhagar la pilló desprevenida, pero le pareció del todo lógica, habiendo conocido su propia situación-. Sin dudarlo, coincido con sus palabras. -confirmó en primer lugar-. En mi juicio, mi única opción posible era el exilio. No me arrepentía de amar y, estaba decidida a sobrellevar la soledad del exilio en la mejor de las compañías... -la voz de Kassyena se ahogó por un momento, en cuanto Eskol, su dueño, su hermano, hizo acto de presencia en el recuerdo-. Pero alguien intercedió por mí, eligiendo la esclavitud como pago a mis faltas. -Kass suspiró con algo menos de resignación. Más por el recuerdo, porque, en aquel mismo momento distaba mucho de limitarse a la vida que había llevado en el último año.

Su mirada cristalina se desvió alrededor, en lo que el dragón hablaba de lo que Kass interpreto como su bien más preciado: una esclava humana con una fortaleza que ya desprendía cierta luz para él-. Cuide a su esclava entonces, mi señor. -Kass tenía la certeza de que Vhagar así lo haría, se lo dijera la rubia o no-. Son seres únicos que pueden enseñarnos mucho más de lo que podríamos esperar. -enunció con seguridad-. Sólo les hace falta nuestra atención y curiosidad... -una pequeña sonrisa volvió a posarse en sus labios. Estuvo tentada de buscar la mano del dragón, con la sana intención de sellar esa reciprocidad en entendimiento y apoyo. Pero contuvo su impulso, pues seguía en la incomodidad que daba aquel espacio público-. Pero también protección. -añadió, como observación obvia, con su mente colmada de recuerdos. De seguro, Vhagar era perfectamente consciente de la fragilidad de los humanos frente a los dragones. Y, en el caso de sentir algo por ellos, más allá de una relación cordial de dueño y esclava, las consecuencias de no ser cuidadoso, podían ser totalmente perjudiciales para el dragón, y fatídicas para la humana. ¿Pudiera ser el caso de Vhagar, más allá de ese orgullo que mencionaba? Desde luego, con la conversación que habían mantenido, curiosidad e interés tenía. No obstante, Kass no podía saberlo con exactitud-. Lamentablemente, puedo dar fe que la indiscreción no es beneficiosa... -no puso en duda lo que él pudiera sentir hacia aquella esclava, ni siquiera dio por sentado el qué sintiera Vhagar por ella. Pero sus ojos azules hablaron por ella, mirando ahora al dragón, emitiendo una sugerencia muda. Para lo bien que se había portado él con ella, no quería que corriera la misma suerte.






Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Vhagar el Dom Ene 22 2017, 08:10


¿Quién podría haberse tomado tremenda atribución sobre otro dragón? Aquello le dejó pensando durante unos minutos, definitivamente tendría que ser otro dragón poderoso, o similares, no tenía demasiada experiencia con el asunto de los castigos, toda su existencia dentro del Imperio se ha mantenido bastante alejado de estos por razones obvias, así que tampoco podría opinar demasiado y realmente no deseaba tampoco hurgar demasiado en aquello, la dragona a pesar de todo tenía sus reservas y recelo, podía verlo y lo respetaba totalmente sabiendo que era algo más que justo y adecuado tal como ella había mencionado, la prudencia dentro de Talos y en general en el mundo dragonico venía de maravillas por no decir que era sin lugar a dudas la opción más sensata si uno simplemente no conciliaba al pie de la letra con quien era evidentemente la señora de los dragones. Vhagar pudo captar también aquel consejo disfrazado aparte del de cuidado de la humana, debía cuidar sus actividades y pensares, lo sabía de sobra, si no lo estuviera haciendo desde hace mucho tiempo ya hubiera terminado quizás peor que la dragona sin exagerar, ya que sus pensamientos más ocultos daban para mucho más así como sus escritos.

Esos libros redactados por él que a todas luces podrían sonar a campanas de traición simplemente por postular ideas y pensares no afines a los de los dragones y a los de la Reina de los mismos. Vhagar estaba acostumbrado a vivir dos vidas, a mostrar dos caras también, en algún momento llegó a pensar en qué haría cuando estas caras chocaran, y situaciones como esta le mantenían fresco ese detalle, ¿cuánto tiempo podría mantener ambas posturas? La pública y la real que aunque no arañaba y gritaba para escapar, se mantenía ahí como una pequeña contención de magma que en cualquier momento podía causar daños. ¿Era una carrera contra el tiempo o contra sí mismo? No podría estar seguro ─ La represión nos obliga a vivir en las sombras, y se quiera asumir o no, genera miedo incluso en los más fieles seguidores. Cuando se sabe que por algo mínimo o por un malentendido todo se puede perder, es uno de los detalles tristes de este gobierno ─ No se trataba de que le causara conflictos a él o que le impidiera desenvolverse a plenitud, se trataba de que habían barrotes invisibles llegados a ciertos puntos y eso lo veía claro.

No obstante solo con situaciones como esta esos barrotes se materializaban de frente para mostrarse inclementes y ahí al ser recordados, ardían ─ Le agradezco sus buenos deseos, pierda cuidado, protegeré bien a los seres que me rodean y lo mismo haré conmigo, simplemente no pretendo darle la satisfacción a otros de abusar de su poder en nombre de una falsa “justicia” y satisfacer su necesidad de castigar porque así lo creen conveniente a cualquier tontería ─ Hablaba más por los inquisidores que por el ejército en realidad, pero ambos entraban en el mismo saco ya que representaban la opresión y la fuerza de coacción que la reina detentaba. Vhagar miró a la dragona ─ No le quitaré más tiempo, si me permite le acompañaré hasta donde sea prudente, dígame paranoico, pero conociendo a ciertos dragones, se me hace bastante probable que quizás no vayan a olvidar su rostro con facilidad y quieran tomar alguna represaría contra usted ─ No quería meter miedos innecesarios y tampoco ser fatalista o algo similar, pero al menos por el día de hoy, estaba seguro que un dragón egocéntrico no olvidaría que fue detenido por una esclava ayudada de un aristócrata, y dos menos olvidarían aquello aún.

Se levantó con suavidad de su asiento y tomó rumbo a su conocido al cual se encargó de despedir de manera formal antes de volver su atención a la muchacha, por él se hubiera quedado conversando mucho más con ella, sin embargo estaba seguro de que esta parada no estaba planeada en su día y difícilmente su amo fuera a tolerar demasiado el retraso que ya le estaba generando él ─ Espero tener otra oportunidad de hablar con usted, señorita, ¿suele frecuentar el mercado o fue este encuentro cuestión del azar puro? ─ Una charla interesante había tenido lugar y evidentemente el esclavista estaba más que deseoso de volver a repetir un encuentro similar, se hacía difícil a través de los años, encontrar entes con ideas, historias o simplemente habilidades interesantes, sin duda alguna esta dragona era uno de esos seres que Vhagar deseaba frecuentar. Era difícil que el dragón se generara interés por otros, por eso mismo es que cuando se topaba con alguien que simplemente hiciera nacer en él interés, se negaba en realidad bastante a despegarse, no es que generara dependencia o capricho, pero al ser contados con los dedos se les tenía consideración. Ella guiaría el camino, él solo seguiría hasta donde considerara oportuno y luego le dejaría para continuar con su plan inicial de volver a casa, aunque evidentemente ya no temprano.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Kassyena el Miér Ene 25 2017, 18:50

Sabias eran las palabras del dragón en el escabroso tema que atañía al gobierno, a sus leyes, y cuánto limitaban, en realidad. Kassyena era consciente y había llegado a la misma conclusión que Vhagar. Lamentablemente, aunque fuera un pensamiento realista, era uno minoritario, castigado por la Reina. Al parecer, tan sólo quería que la adoraran, sancionando a aquellos que tenían la habilidad de ver la realidad. Una verdadera lástima, cuando se era consciente de ello.

Sin embargo, Kassyena nunca quiso desafiar al sistema. No se rebeló más allá de sentir algo por una humana. ¡Tantas veces se preguntó si el daño causado había sido tal! ¿Qué había de malo en enamorarse de alguien distinto? Partiendo de la base de que la ley era puro capricho de la Reina, Kassie seguía sin entender esa rotunda negativa a que cualquiera encontrara la felicidad en cualquier sitio. A cualquier rotura de las pautas impuestas, como bien había dicho el mercader, se pasaba a vivir en las sombras. Y la discreción era crucial, si no querías perder absolutamente todo lo que eras.

La sonrisa en sus labios se marcó un poco más con el agradecimiento de Vhagar. Unos deseos sinceros expresados de una forma certera. Había sido realmente balsámico encontrar un salvador en esa rutina de la dragona contra la justicia y el menosprecio por su actual rango. ¿Quién en su sano juicio, no replicaría ante una esclava, dijera lo que dijese? Podía decirse que la rubia aún no se acostumbraba a que ya no tuviera ni voz ni voto en esa sociedad que ahora la repudiaba. La costumbre de esos casi seis siglos de vida, jugaban en contra de ese mísero año de esclavitud. Pero ella estaba decidida a terminar con ello.

Se sorprendió por su ofrecimiento a acompañarle hasta ese lugar que la rubia considerase oportuno. Nadie le había ofrecido algo así antes. Ni siquiera cuando mantenía el cargo de una de los capitanes de Edén. Siempre se había considerado mujer independiente y fuerte. ¿Acaso ahora no daba tal impresión? Desde luego, con las pulseras de jade maltratando su piel y ese aspecto desaliñado, podía decirse que no jugaba precisamente a su favor. No era precisamente que Kassyena no supiera defenderse si se viera en la acuciante necesidad. Aquellos doce meses de torturas habían despertado en ella, de nuevo, parte de aquella dragona sanguinaria que llegó a ser. Una que la propia Kass había dejado dormirse, deslumbrada por esa curiosidad por la raza humana que primó durante sus últimos siglos. Llegó a asentir una sola vez, concediéndole el hecho de que aún no abandonara su lado. Que quisiera asegurarse de que Kassyena estase a salvo. Todo un detalle que dejó a la rubia desubicada, por esa preocupación por la seguridad en su persona. Sus labios se entreabrieron para asegurarle que no serían los primeros ni los únicos dragones que volvieran a ella con el orgullo herido y muchas ganas de tomar ciertas represalias por la humillación pública. Tampoco eran pocas las veces que había tenido que enfrentarse a sus congéneres para frenar su mano contra esclavos, indigentes o humanos, directamente.
Pero no pronunció palabra.

Se levantó con él, siguiéndolo con una discreción propia de quien quiere pasar desapercibido pese a que mucha gente no podía ignorar sus enrojecidas muñecas, obra del lacerante contacto con el jade. La dragona se mostró paciente, en lo que Vhagar se despedía de aquel conocido suyo que les había proporcionado lugar en el que conversar con relativa tranquilidad.

Kassyena, en lo que caminaban hacia su separación y consecuente vuelta a la realidad, disfrutó de la compañía del mercader. Tenía buenos motivos para calificar de positivo ese encuentro. Una completa lástima que tuviese que acabar-. Ha sido realmente bueno conmigo. No tengo palabras suficientes para expresar mis agradecimientos, señor. -admitió la chica, con una dulzura peculiar en su sonrisa. Algo que no menguó con esa pregunta final del dragón-. Suelo venir una vez cada siete días, aunque depende en gran parte de las necesidades de la casa en la que vivo. -”o los caprichos de mis sueños”, estuvo por añadir. Desde luego, si lo hubiera hecho, era más que probable que Vhagar llegará a entender la razón-. Podría desafiar al azar y buscarlo si sé dónde puedo encontrarlo. -escondió la pregunta casi recíproca. No por nada, esa sensación tan singular de sentirse cómoda con un congénere, no era algo que hubiese olvidado, mas había perdido toda costumbre.





Spoiler:




avatar
Kassyena
Dragon

Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whispers of hope (Vhagar)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.