Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» ¿Qué pareja le pondrías al anterior? v2.0
Hoy a las 10:50 por Moira

» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 1:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 1:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 1:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 0:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Contratiempos || Kya Rose

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Vie 9 Dic - 7:14


Todo paso por algo o eso me gusta creer...



El esclavista no era ningún tonto, luego de los recientes eventos y de los negativos efectos que habían estado causando en los cultivos el clima, ya tenía claro que el valor de estos productos incluso aún hoy estaría siendo alto, realmente Vhagar no era especialista trabajando con perecibles pues debían de venderse con mayor prontitud que otro tipo de productos. No obstante, en esta ocasión haría una clara excepción a la regla, no solo porque así se ahorraría dinero alimentando a sus propios humanos, sino porque podría vender también a buen precio. El acuerdo verbal de lo que hoy se consumaría, había sido hecho ya hace unas semanas atrás, así que esperaba que todo estuviera listo en la granja que iría a visitar y de la cual obtendría los productos tan sonados. En las afueras de Talos se encontraba tal lugar como era de esperarse, el viaje fue emprendido, aunque no era necesario que Vhagar estuviera presente, él decidió apersonarse al lugar para ser testigo fiel de que todo estuviera en orden. No es que fuera un ser desconfiado, es que era más bien quisquilloso con sus asuntos económicos, así que mejor estar presente y asegurarse de que esté todo en orden.

El camino duró lo que tuvo que durar, partieron desde su puesto en El Mercado hasta las afueras de Talos, para Vhagar fue una manera también de esparcir la mente, despejarla y separarse un poco de la aglomeración de seres que hay en Talos, aunque claro. Seguía conectado a la Red, era de suma importancia que lo esté al abandonar la ciudad aunque fuera en sus cercanías, tal como le había indicado el teniente con el que charlo hace unos días nada más, los tiempos le obligaban al menos en esta ocasión consideró él a mantenerse dentro de esta. Siempre estaba aquello pendiente, como una pequeña espina molesta que no podía quitarse, a veces se preguntaba porque había decidido invertir tanto tiempo y esfuerzos en ingresar a un grupo tan selecto como la aristocracia dragontina, estaba seguro que fue por mayor comodidad y respeto, así también por facilidades y obtener una posición privilegiada. ¿Pero había más? Nunca tenía respuestas totalitas para los eventos importantes que han tenido lugar durante sus dos mil años de existencia y desde algún punto de vista eso puede ser triste, pero ya estaba acostumbrado a ello así que no podía renegar ni cambiarlo.

La sorpresa que se llevó Vhagar tras llegar no fue grata, aparentemente había hecho muy bien en venir personalmente, pues los preparativos no estaban completos. Luego de las disculpas respectivas de la persona a cargo de la granja se resignó a simplemente esperar, no habría un gran cambio, solamente unas horas perdidas del día. Al menos ahora tenía buena excusa para seguir disfrutando de un aire diferente y un paisaje bastante agradable. La temperatura que aún no era la habitual se hacía sentir, y aunque Vhagar ya estaba acostumbrado, quizás no era lo más adecuado para su gusto. Así que se fue a refugiar y a esperar dentro de una estructura pequeña, el techo era alto y había una mesa larga con varias sillas. El esclavista se sentó en la primera que encontró limpia y simplemente observó los terrenos. Un hombre le dijo antes que tendría todo listo y que le mandaría dadivas alimenticias para que afrontara el paso del tiempo. No se negó él, aunque tampoco fue del todo de su agrado pues notaba que el hombre quería congraciarse por su falta, pero fiel a su estilo no hizo gran problema por ello y simplemente se quedó allí, quizás los empleados del hombre no le encontraría, o quizá sí.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Vie 9 Dic - 8:02

Aquel día estuvo hecha un desastre desde temprano. Los eventos recientes habían destrozado gran parte de las producciones que debían entregarse y por supuesto que eso había causado que sus lejanos familiares de parte de su padrastro y su padrastro estuviesen trabajando desde la madrugada para reponer de alguna forma lo perdido y poder entregar todo lo solicitado. Su madre como siempre estaba en la cocina y su hermana, remendando algunas cosas que sabía se necesitaban hechas ¿Y Kya? desde temprano estuvo trabajando en las hierbas que había comprado recientemente, realizando la docificación de las procesadas de modo que las medicinas pudieran ser preparadas agregando los ingredientes extras que tenía en conserva. Alienada de todo lo demás, la muchacha, calculaba en aquella balanza la medida exacta y la colocaba en una bolsita junto con otro tipo de hierba, con algunas semillas variadas. Mezclando con cautela las correctas.

Los ojos azules como el cielo de la chica, tras esas lentillas pequeñas de redondo vidrio de aumento, no perdieron concentración. Con un pulso limpio no fallaba ni un gramo mas o menos de ninguna de sus materias primas para medicamentos que ella misma fabricaba. Como era costumbre en ella no llevaba vestido, si no un conjunto muy similar a lo que se vestía cuando se iba de caza, aunque no llevaba prendas caras y aunque fuese una chica del campo, procuraba tener una higiene pulcra, sobre todo si ella misma atendía a sus pacientes y entraba en contacto con ellos.  Su trabajo con las hierbas iba muy bien. Al menos hasta que escuchó la voz de su madre hablarle desde la cocina:



"Hija, por favor ¿podrías llevar a la mesa de recibimiento estos alimentos? es para agazajar al cliente que ha de esperar por los pedidos" 

Con su rostro levantado, permaneció silenciosa viendo la silueta de su madre de pie en la puerta esperando su respuesta. Los rayos del sol ingresaban por una ventana y las particulas de polvo se dejaban ver entre estos, flotando pequeños e indetectables por los sentidos de nadie.  Sus ojos volvieron a la docificación y cargó la dosis que trabajaba y la dejó ya lista y cerrada mientras remangaba las mangas de su blanca camisa. Asintiendo para ir a la cocina con su madre y ver como esta le entregaba una bandeja con los mejores alimentos. No emitió queja, solo suspiró, sintiendo como su madre le retenía y acariciando su rostro le daba algunas suaves palmaditas agradeciendole. 


Presionando la bandeja, se giró sobre sus talones y salió de la cocina para caminar hacia la estancia donde le dijeron estaba el Dragón que esperaba por los productos.

Los sentimientos hacia los dragones, que habían nacido luego de la muerte de su padre, no se habían esfumado, pero ella era mucho mas madura para su edad, por lo que sabía cuando callar, como mantener sus emociones embotelladas y como comportarse para ahorrar problemas y situaciones que podrían causar algun agravio a su madre en su enfermedad. Entrando en la estancia se aproximó al Dragón que esperaba y sin perder seguridad en sus pasos, colocó la bandeja con cuidado delante del "macho lagarto" como ella solía pensar de los Dragones y saludó, formal, muy diplomática y cortéz-
...Buenos días, Lord... -habló sirviendole en un vaso la bebida, acercandole un paño servilleta para que pudiese limpiarse agregando a su vez-....espero que lo disfrute, lamento que deba esperar demasiado por su encargo. Lo solucionarán en seguida...-explicó asintiendo-.... ¿Le apetece algo mas que pueda servirle?




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Vie 9 Dic - 21:20


Vhagar centró su atención, mientras estuvo en soledad, en los brotes de lo que sería alimento, aparentemente a pesar de todos los problemas que habían tenido en Talos y en las afueras, los granjeros habían logrado igualmente sembrar, bienaventurados eran pues pronto su cosecha seguro tendría un mejor sabor. Un sabor a victoria y esfuerzo, y es que lo que viene difícil usualmente se disfruta más que lo que fácil aparece o al menos esa era la ida de Vhagar respecto al trabajo y a los logros políticos. Para llegar en donde está hoy, tuvo que pasar mucho tiempo, tiempo invertido y trabajado con firmeza y pulcritud, y el premio que posee es solamente una justa recompensa según él. Cuando el dragón se encontró perdido en lo más profundo de sus pensamientos, el sonido y la presencia le interrumpieron con claridad, el de ojos irregulares observó a la humana y le escuchó con aparente parsimonia. Elevó su mirar un poco y observó lo que había traído para él, asintió con suavidad como agradecimiento a que le sirviera para beber. No fue demasiado efusivo en su reacción, pero se mostró claramente agradecido por la atención. Su brazo se estiró y sus falanges alcanzaron el recipiente.

Pronto el mismo fue a parar a la altura del rostro de Vhagar y el borde contra su labio inferior para beber con lentitud, dejando notar a su organismo que el sabor resultaba agradable. Dejó el vaso en la mesa y se limpió las fauces con la servilleta de tela ─ Buenos días, no se preocupe porque yo me preocupe, pero seamos honestos, tomará su tiempo para que esté todo listo. No hay problema, soy paciente y comprendo que en ocasiones estas cosas pasan, lo solucionarán a su momento y de manera efectiva. Confío en ello ─ El dragón pensó en su pregunta final, y asintió entonces ─ Nada que requiera que siga trayendo cosas y yendo de aquí para allá, si es que eso le molesta, no se preocupe porque no tendría que hacerlo en caso de acceder a lo que le pediré ─ Comentó con suavidad y normalidad, podía sonar extraño, Vhagar siempre hablaba de manera extraña y a veces no le entendía la gran mayoría, era muy probable que la muchacha tampoco entendiese nada de lo que acababa de decir así que se encargaría de ser un poco más directo para solventar dudas.

El dragón estiró su brazo hacia una silla limpia y luego miró a la muchacha ─ ¿Acompañarme? ¿Una charla? No hay mejor manera que pasar el tiempo que tener un pequeño intercambio de palabras, honestamente nunca he tratado demasiado con una humana que viva fuera de Talos, creo que sería interesante ─ Quizás conocer un poco de la vida en este lugar, como es el trabajo a fondo, qué tal es la vida y que tan gratificante es el estilo de vida. ¿Será mejor vivir en las afueras que vivir dentro de Talos? Probablemente sí, quizás para él sería mejor, mucha más paz, no obstante no podría ni por asomo seguir con la vida que tiene de querer hacer aquello ─ Soy Vhagar, por cierto, mucho gusto ─ Le miró con calma, no sonrió, no porque estuviera enojado ni nada similar, solamente que el esclavista siempre ha sido un poco inexpresivo, o muy poco expresivo. Pero si la humana decidía quedarse para “entretenerlo” entonces sí que estaría agradado de ello. Vhagar estiró su brazo una vez más y tomó el alimento que le habían traído ─ La bebida está buena ─ Agregó antes de echar los dientes a masticar lo que antes hubo entre sus dedos.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Vie 9 Dic - 22:14

La muchacha se había quedado de pie, esperando que este le indicase si deseaba algo más. El no muy expresivo dragón habló correcto, pero no se vio realmente sorprendida ya que escuchaba que estos solían tener educación del más alta. Conocimiento que solo ellos poseían. Agradecía en esos momentos haber tenido una mínima de educación que le había causado la suficiente intriga como para cuestionarse cosas silenciosas que seguramente le costarían la cabeza. 

Sus ojos se movieron junto con el gesto que el macho reptil, realizaba hacia la silla vacía que se encontraba cerca, sus cejas se alzaron con clara sorpresa por un momento, escuchando los argumentos que este decía y algo tomada por sorpresa de que quisiera conversar. Su postura no era la de una persona temerosa o intimidada en lo absoluto, no era por lucir desafiante, al contrario, se veía bastante tranquila por el momento.



Tenía mucho que hacer, no tenía tiempo para esas cosas o eso solía creer y decirse así misma que no solía solo sentarse a conversar con alguien que no fuese su hermana menor antes de dormir. Pero por un segundo su curiosidad se abrió paso, aflorando en lo más profundo de su ser considerando que a lo mejor, podría quizá enterarse de alguna cosa interesante que le sirviera a saciar esa sensación por saber mucho más- Y yo nunca he tratado con un Dragón de Talos… -dijo con un respetuoso tono de voz para que no sonara a arrogancia, un tono curioso que daba a entender que a lo mejor. Ambos sentían el mismo tipo de curiosidad.

Los ojos azules de la chica miraron a ambos lados, como si quisiera asegurarse que no había nadie y permitiéndose avanzar un paso y luego otro, tomó el respaldar de la silla indicada y jalándola hacia atrás la muchacha tomó asiento en la misma, quizá demasiado rígida por la ansiedad que fue mitigándose con los segundos hasta que recostó su espalda en la misma. Descansando sus manos en su regazo. Siendo que su interlocutor se había presentado, la chica decidió que no sería educado no presentarse también, pero también era una muchacha prudente y dudó unos segundos antes de dar libremente su nombre-…Kya…-dijo con suavidad esperando que no hubiese tomado la decisión equivocada-…Es un gusto…-agregó extendiendo su mano derecha hacia el cliente de su Padrastro.

El día estaba claro, una suave brisa ingresaba por la ventana y lograba darle ese ambiente propicio para descansar en algún lugar,  algo que no se permitía desde que todas estas desgracias con el clima habían ocurrido-…Que bueno que le guste, fue hecha con mucho esmero…-decía con orgullo de las manos de su madre y la calidad de la preparación que esta entregaba siempre a quien servía-…Tenemos la suerte de tener buen terreno y que hemos logrado salvar con esfuerzo parte de nuestros cultivos. Aunque no tanto como hubiesemos deseado.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Sáb 10 Dic - 2:04


No le sorprendió que la mujer no haya tratado antes con un dragón proveniente de Talos, y menos en los últimos tiempos, ¿a quién le gustaría de la ciudad por voluntad propia? Por otro lado, estaba también el grueso desinterés de los dragones por abandonar sus lujos y su desinterés por tratar con las clases bajas también, pero Vhagar era un sujeto particular y esa misma particularidad le había traído aquí. Igualmente, para los humanos aquello se trataba de una dicha, o al menos así veía el dragón el hecho de que vivieran tan poco, eso significaba que en parte podrían sorprenderse mucho más por los eventos que alcancen a ver. Si bien con una vida más larga podrías ver mucho más, también te repites, y es por eso que Vhagar casi siempre está sin chispa, son pocas las oportunidades y los eventos que hoy por hoy llaman su atención. El tiempo extendido, ¿maldición o bendición? Era una buen enemiga y resultaba para él mejor dejarlo todo en suspenso respecto a esa pregunta ─ Kya, es un nombre bastante corto y fácil de recordar ─ Comentó para sí mismo, aunque fue perfectamente audible su comentario a decir verdad, pero no importó.

El dragón vio la mano ajena y dudó, pero finalmente la tomo y la elevó con educación para después dejar una leve caricia sobre una falange y soltar. No consideró apropiado estrechar la mano, pero aquello que hizo supuso quedaba mucho mejor. Poco después Vhagar probó un poco más de lo que había sido hecho con esmero según palabras de su interlocutora. Una buena cantidad, pero la suficiente para que no se viese mal, masticó y masticó. Finalmente tras tragar, el dragón asintió con suavidad ─ Todo lo que se logra con esfuerzo suele tener ese efecto, el efectivo o al menos el deseado. Lo que se hace a las prisas o sin deseos, sin esfuerzo, no suele ser realmente algo digno de ser recordado ─ Aseguró el esclavista antes de beber un poco más para así pasar de mejor manera cualquier rastro de lo comido ─ Oh, es hija del dueño entonces, su padre es un hombre con suerte sin duda. Tal como dice, es un buen terreno y está sobrellevando bastante bien todo lo que viene siendo el cambio, el cual espero que pronto deje de ser tan molesto ─ Tras decir aquello acomodó sus prendas finas.

Evidentemente el perfumado y bien arreglado esclavista y mercader no resultaba nada pertinente a este lugar, y aquello mismo que él tenía en idea le resultó interesante. De estos detalles justamente hablaba él sobre sorprenderse, o divertirse incluso. Experimentar situaciones diferentes que le hagan escapar de la milenaria monotonía ─ Tengo cierta curiosidad por su estilo de vida, señorita Kya, ¿a qué se dedica exactamente aquí? ¿Cuáles son sus responsabilidades? ¿Cuáles son los retos del día a día que presenta la granja? ─ Seguro que la mujer no esperaba este tipo de preguntas, quizás para cualquiera podría resultar demasiado soso que hiciera esas preguntas y también las respuestas a las mismas. Vhagar por el contrario simplemente quería aprender un poco sobre lo desconocido, y probablemente esta primera opinión no la podría volver a obtener en otra oportunidad así que no iba a desperdiciar de escuchar de parte de la humana lo que tenía que decir a sus afirmaciones. El dragón se estiró y acercó la bandeja hacia la humana, estiró su palma abierta, levemente reclinada con todas las falanges estiradas señalando hacia la bandeja. Era su forma de decirle que probara también, no tenía problema en compartir y quizás ella tampoco.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Sáb 10 Dic - 2:40

Asintió, estando de acuerdo a lo que decía sobre el esmero y los resultados, eso lo tenía muy claro. Aunque era una conversación muy extraña, tenía que admitir que si no supiera que era un dragón pasaría muy bien como una persona común. Pero era un dragón lamentablemente. La mención de que era la hija de su padrastro, la hizo crisparse por completo y su espalda se tornó rígida y su semblante un poco más serio, algo triste-…No, él no es mi padre…-Y jamás lo sería. Aunque fuese un buen hombre que amaba a su madre-… es mi padrastro, mi padre falleció hace un año…-explicó con suavidad- Probablemente deje de ser molesto…-dijo desviando sus ojos hacia uno de los ventanales, la nieve era hermosa. Internamente deseaba que esta regresara, pero en su debida estación o tiempo.

El aroma a horneado y el sonido de animales del exterior le hizo aspirar y suspirar antes de volver sus ojos al dragón, ladeando su rostro- ¿Mi estilo de vida? - ¿era en serio? ¿Cómo podía llegar a preguntar sobre su estilo de vida, luego de ver todo lo que tenían que trabajar en la granja? Pero trató de no perder la paciencia y morder su lengua para controlar su temperamento mortal- Trabajo como curandera/sanadora, atiendo a los enfermos de los alrededores… así que debo recolectar hierbas, hacer medicinas y remedios para cada dolencia. Soy la que cura heridas y debe siempre hacer las visitas a sus hogares… -explicó contando- Los ¿retos? Es salir cada día, revisar todos los pacientes, caminar toda la zona desde temprano, atender emergencias y volver a casa para ayudar a sembrar, triturar los granos, recolectar, cuidar animales y terminar con el regado cuando cae el sol… -explicó recordando lo que hacía normalmente en las noches y no dijo más nada por un momento.

Continúo durante la noche que muchas veces no es tranquila porque incluso de noche me toca salir a atender más emergencias cuando me buscan…
-El pensamiento tal, le hizo suspirar con cansancio de solo recordar sus peores días, ahorraría algo de dinero y se compraría un caballo, esperaba poder hacerlo pronto para no tener que caminar. Ir y venir más rápido- No es algo fácil, como ha de imaginar, pero supongo que la tranquilidad lo vale de alguna manera. Al menos a mamá y su esposo y mi hermana.

La chica iba a negarse, pero al terminar de hablar, mordió su labio inferior antes de observar los alimentos y entonces extendió una de sus manos para tomar una rebanada pequeña de pan que había sido tostado y bañado en mantequilla, llevandolo a sus labios y suspirando un poco ante el delicioso sabor-...Gracias, es muy amable....-susurró suave, tomando un trozito de queso y ponerlo sobre el pan, dando otro mordizco.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Sáb 10 Dic - 7:51


Vhagar se sorprendió ante su fallo, bueno, ¿era un fallo? ¿Cómo podría él poder saber ese detalle que aunque pareciera insignificante, era en realidad muy relevante? Luego de haber visto a la familia de Jupiter había solo reafirmado lo importante que resultaba para los seres humanos el sentido familiar y la pertenencia así que era normal que le sentara mal que confundiera a su padrastro con su padre aún sin tener la intención o manera de saber aquello pues el hombre jamás había hablado del tema con él. De todas formas no tenía problema en disculparse por ello, quizás para otros dragones sea mucho bochorno asumir un despiste frente a un humano, pero él no tenía problema en reparar en sus palabras y en arreglarlas de manera justa cuando competía el hacerlo ─ Mil disculpas señorita Kya, asumí inmediatamente que en cuanto mencionó que esto era suyo, que era su hija ─ Eso fue lo único para decir respecto a ello, realmente no había necesidad de decir mucho más pues tal como había razonado antes no era culpa suya y se escapaba de su control tener ese dato fresco para no incurrir en errata. Vhagar se centró pues en el resto de la charla.

Mediante la humana comenzó a hablar sobre su vida diaria y sus quehaceres diarios, el dragón comenzó entonces a imaginar sobre la misma, generando al inicio una vaga idea de lo que sería su día a día, levantarse temprano con todo el malestar en el cuerpo y ese deseo tan natural de desear seguir aferrado a la cama unos minutos más, pero saber que no es posible hacerlo pues las responsabilidades impelen y obligan. El dragón se empezó a sorprender y eso no es moco de pavo para conseguir en él, no suele sorprenderse con casi nada, pero debía reconocer que la mujer tenía mucho que hacer en su día a día. Quizás hasta sentía que hacía menos que la mujer y eso que ya de por sí él se considera un hombre bastante ocupado con su trabajo como esclavista y mercader y a esto sumándole su posición en la escala social que aquello también robaba tiempo de vez en vez. El dragón simplemente asintió con la cabeza tras la gratitud de la humana, no había nada que agradecer, comer delante de otro sin compartir es considerado una falta de educación desde su punto de vista, sea dragón o humano el que este delante.

Vhagar imitó lo que hizo la joven y comió tal cual, a ver que tan bien sabía la combinación que andaba probando y pronto descubrió que en realidad sabía mucho mejor que comiéndolo solo ─ Debo aplaudir su esfuerzo diario, señorita Kya, en definitiva es usted una persona muy productiva y hasta podría decir que admirable. Tiene muchas responsabilidades y muchos asuntos que atender, incluso los que interrumpen su sueño se dispone a solucionar. No todos son tan eficaces y laboriosos, estoy seguro de que su familia está muy orgullosa de usted ─ Vhagar bebió con suavidad hasta el fondo y dejó el vaso vacío sobre la mesa ─ Pero ahora nace otra pregunta por hacer, una que me genera también bastante curiosidad… ─ Mencionó viéndole directamente ─ ¿Y es feliz? Es decir, ¿está satisfecha con su vida? ¿Lo que posee y con quienes le rodean? ─ No importaba cuando esfuerzo hiciera, si era poco o mucho, cuantas horas ocupara o no. Si valía la pena hacer el esfuerzo entonces no había nada que lamentar, sino todo por lo que contentarse pues al final de cuentas eso era lo único realmente importante.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Dom 11 Dic - 8:45

“¿Y es felíz? Es decir, ¿está satisfecha con su vida? ¿Lo que posee y con quienes le rodean?”

Por un lapsus de tiempo, todo pensamiento se esfumó de la cabeza de la chica que estaba sentada junto al dragón, sus dientes mordieron otro trozo de pan y masticaron meditando en lo que acababan de preguntarle. Los sonidos de los pajarillos se escucharon y el viento acariciando las copas de los arboles cercanos generaban una sinfonía natural que solo los que vivían en el campo podían apreciar. No estaba segura de sí era el tema correcto para conversar con un dragón, pero ella no hablaba con nadie. De hecho…sus únicas relaciones conversacionales, era sobre “debe cuidarse y tomarse la medicina para que esté mejor”, “ya debes cosechar hija” y mil cosas más. Querían tenerla tan ocupada que no pensara en su realidad y su situación que sin duda generaría problemas si comentara en voz alta sus disconformidades.

La chica sentía que había algo más allá de lo que vivía, que podría vivir, un mundo más allá, si no fuese por un mínimo y muy pequeño e insignificante problema: Los dragones prohibían los libros, adquirir más conocimientos, la música y todo lo que podría dar más dotes a ellos, aunque personas como ella se las ingeniaban siempre para aprender más, donde fuese y como fuese. A veces en sus momentos de locura, pensaba y se preguntaba si existirían otros libros sobre la sanación. Ella amaba su profesión y aprender más sobre ello era su talón de Aquiles, pero también había aprendido a ser discreta y por supuesto que fingía que no sabía nada más que lo hacía.

Sus ojos azules se posaron sobre el meditabundo dragón que ahora era acompañante de aquella charla tan profunda, aunque pareciese efímera y sin importancia. Con esa pregunta él, había logrado que el cerebro de la intelectual fémina empezara a trabajar arduamente por responder su pregunta. Y con una mirada algo lejana, quiso dejarle saber que responder eso podría ser bien, fácilmente peligroso, pero estaba segura que en seguida captaría que ella no era solo una chica granjera de campo, pero aun así conservó el silencio por más tiempo. Meditabunda y contra todo pronóstico, mirando hacia una ventana habló con un dejo de tristeza-…No todos aman lo que hacen…tomo todas esas responsabilidades porque me gusta aprender. El problema es el no poder hacerlo sin le castiguen por ello. –habló con cruda sinceridad- Así que, ayudando a mis pacientes, conozco un poco más de nosotros mismos y logro entablar conexiones más profundas –explicó hablando de una forma mucho más compleja.

Haciendo una pausa, movilizó sus ojos hasta la bandeja para tomar un trozo de manzana y observándolo lo mordió, sintiendo la dulce frescura de esta- sobre sus preguntas… -musitó algo distante y con la misma tristeza- Soy feliz, por tener una familia, que estén bien y a salvo. Que tengan un techo y no pasen penurias peores. –explicó primero- pero yo no estoy satisfecha con mi vida, deseo más. No materialmente… -la chica aclaró, llevando su mano libre y tocó con su dedo índice y medio su cien- mentalmente, emocionalmente. Crecí viendo a mi padre ayudar muchas personas, curar y conocer el cuerpo humano a fondo, estudiar las flores, el proceso de florecimiento y los ciclos de comportamiento –guardó silencio no diciendo nada más como sabiendo que quizá había dicho ya demasiado sobre sus pensamientos- desearía muchas cosas, pero tengo una familia en la que pensar… -aunque últimamente, los cambios estaban causando que ella considerara pensar un poco más en ella.- siento aburrirlo con mis dilemas.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Dom 11 Dic - 10:43


¿Silencio? Muchos seres suelen tomar el silencio como una mala señal durante una conversación, esto resultaba ser un error garrafal para ser honestos, pues cuando alguien mantiene el silencio, pero no pierde el interés, solamente demuestra que está aglomerando ideas para asegurarse de que su respuesta va a ser la correcta respuesta a la duda. Vhagar no temía a los silencios, al contrario, los atesoraba.  El dragón repentinamente sonrió levemente tras la prolongación del silencio,  la actitud de la mujer le recordaba un poco a él la gran parte del tiempo, parecía incluso satisfecho de haber silenciado a la humana y honestamente lo estaría si al final, resultaba escuchar una respuesta que se denotara satisfactoria para él. ¿Y esto qué significaba, endulzarle los oídos o ser condescendiente con él? No, en lo absoluto, pero esperaba una elaborada respuesta que  tuviera una carga de eso que los humanos llamaban emoción o fuero interno. Vhagar mantuvo aquella aparente felicidad mientras que la otra estaba seria, quizás podía hasta tomarse como una falta de respeto, pero a él poco realmente le importaba lo que tuviera para pensar la humana en ese momento pues su reacción era pura y honesta referente a ello. Y si la humana preguntaba, explicaría su razón de sonreír leve.

Sobre todo porque no suele sonreír y este detalle es bastante resaltable en él, finalmente la mujer inicio su réplica. Vhagar entonces desapareció la sonrisa para ser ahora él quien escuchara con seriedad el soliloquio de la muchacha, pues la respuesta era lo más ansiado de este momento. Bebió de su vaso y no retiró su mirada de disparejo de color de ella, solo así podría ver si había honestidad en el responder, un detalle también muy importante pues de nada le servía que se inventara una respuesta falsa por más llamativa que fuera para él. No habló y siguió escuchando y cuando terminó la mujer, Vhagar había quedado más que fascinado con el espécimen humano, realmente resultaba ser de su completo agrado lo que había salido de sus fauces. Fue una sorpresa grata, ¿quién lo diría, verdad? Y es por esto que Vhagar hacia este tipo de preguntas, solo a un tipo como él se le ocurriría preguntarle sobre su vida y sobre sus pretensiones a una simple granjera y curandera. Y eso era como siempre desmerecer al resto porque sí, por eso él no lo hacía de esa manera.

Porque Vhagar no hacía desmedro y no tachaba, porque su curiosidad no discrimina y porque considera que siempre puede aprender de alguien sin importar quien sea, lo que haga o como sea ─ Si algo me enseñó mi larga vida, es que un ser jamás debe estancarse, que jamás debe conformarse, que siempre hay que mirar para adelante y mantener los ojos abiertos, los oídos atentos ─ Le miró ─ Me agradan los seres que piensan como usted, estuve expectante durante su silencio, y sin duda valió la pena que se lo tomara para pensar ─ Había un detalle que sin duda era molesto pera él ─ Yo no comparto ese gusto de bloquearle a los seres humanos la capacidad de aprender, en realidad me parece algo innecesario y contraproducente ─ Si bien es cierto que mientras más ignorantes es más fácil gobernarles, esto era represión en toda su norma y generaba descontento, el descontenta que alimentaba las acciones terroristas entre otras cosas ─ ¿Qué tanto desea aprender? ¿Qué tanto desea expandir sus horizontes? ¿Y qué tan alejadas desean que estén sus fronteras, señorita Kya? ─ Aquella hambre de conocimiento, aumentaba también el hambre de Vhagar y su interés por la humana en general.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Lun 12 Dic - 2:13

La chica escuchó entonces lo que el dragón comenzaba a decirle y para su gran sorpresa, este pensaba de un modo a fin con ella, siempre había que aprender, siempre había que descubrir. Y este es una de las razones por las que amaba a su padre, porque este nunca se cansó de hacerlo aun cuando arriesgara su vida investigando cosas y buscando como constantemente renovarse. Sintiéndose un poco más tranquila, cortésmente escuchó como este le decía que tampoco compartía aquello de no dejar que los humanos pudiesen aprender y entonces fue que realizó que o este dragón era distinto a los demás o estaba solo tratando de ganar la fidelidad humana para seguir explotándoles. Aunque por su forma tan tranquila de hablar parecía ser que era la primera.

No me agrada que aprender sea un crimen…-habló entonces respetuosa, después de todo. Estaban teniendo una conversación, como las que no solía tener nunca y de alguna forma, el deseo de irse a continuar trabajando en ese momento ya no estaba. Solo aquel deseo de conocer un poco más, un punto de vista que no había escuchado antes de boca de un ser como lo era él. Por un momento permaneció silenciosa pensando en todo lo que deseaba saber, en todo lo que aspiraba a conocer antes de que sus días en la tierra le robaran fuerzas, salud y belleza. Ahora es cuando podía aventurarse y si los dioses eran benevolentes descubriría algo más allá de lo que conocía.

Las preguntas siguientes no le extrañaron. Eran para reflexionar y pensar muy seriamente en su existencia: ¿Qué tanto deseaba aprender? ¿Qué tanto deseaba expandir sus horizontes? ¿Qué tan alejadas deseaba que estuvieran sus fronteras?

La joven muchacha, miró al dragón y bajó un poco su cabeza, silenciándose a sí misma por un lapsus de tiempo largo como si meditara en ello a conciencia, su madre moriría infartada si se enterara que ella compartía abiertamente su pensar con un dragón. Humanos habían sido encerrados por menos y temía que ese fuese su destino. Y fue cuando recordó a su padre y un nudo se formó en su garganta, recordando como amaba enseñarle y como le había dado una oportunidad como ninguna otra de conocer el mundo exterior a esa granja donde había crecido. Evitando que sus ojos se empañaran con lágrimas, inhaló profundo y habló-…ya que usted me ha preguntado… -le recordó como un respaldo a defender su forma de pensar de forma respetuosa, prosiguió-…quisiera conocer mucho más…aprender de esos libros que dicen que existen. Poder sanar a las personas y salvar más vidas, porque a veces hay cosas que no se saben y no se puede hacer mucho más que atentar a ensayo y error,  conocer el cuerpo humano, las enfermedades, por que pasan y como evitarlas... –las manos de la joven se cerraron con fuerza, hasta que sus nudillos se tornaran blancos por la impotencia- como crear medicamentos más efectivos, como curar a los que sufren de dolores en su corazón. Quiero saber más.

Y es doloroso cuando uno se daba cuenta de sus debilidades, de que su vida circulaba en torno a ayudar a los demás sin importar cuanta felicidad robara de su propia vida y como si fuese un dique una lagrima se escapó de uno de sus ojos, solitaria y amarga. Era como si conservara y tratara de detener una cascada con solo sus manos y sintió furia.

Levantó su mano derecha y secó aquella lagrima murmurando-…lo siento…-quizá estaba soñando muy alto, acechada por el síndrome de Ícaro, que devorado por su deseo voló demasiado alto y se quemó con la luz solar. Ella deseaba alcanzar el sol y aunque se quemara consumiéndose toda, quería agarrarlo y sostenerlo en su mano. Y Bañarse con el conocimiento de un mundo más grande que convergía y explotaba con nuevas cosas. La muchacha que nunca sonreía, dibujó una amarga sonrisa llena de impotencia y enojo-




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Lun 12 Dic - 21:53


Vhagar recordó entonces ese detalle, las prohibiciones, los límites que la Reina Madre había colocado a los humanos, sin duda injustos. Eso que jamás podría decir, pero sí pensar, rechazar completamente que personas como Kya no puedan acceder al conocimiento de manera libre solo por ser “potenciales enemigos” o peligros latentes, la paranoia de Vhagar podía comprender perfectamente las razones. No obstante el lado diligente y razonable que también posee le estaba diciendo que estaba muy mal enfocada esta medida. Se perdía gran cantidad de oportunidades, humanos como estos resultaban ser los que valían la pena y sin embargo aquí estaban, en una granja sin poder explotar sus conocimientos, no despreciaba para nada su ritmo de vida ni sus responsabilidades que eran sin duda agotadoras. Pero reconocía de manera razonable que este lugar no cultiva mentes, solo frutos para el consumo. El dragón se topó con unas conocidas, unas que últimamente le habían causado cierto estremecer cuando las vio por cantidad en el rostro de su cocinera, realmente se sentía perdido cuando estas aparecían. ¿Aquella lágrima resultaba mostrarse por pena o quizás por resignación? ¿La humana qué sentía específicamente? Incluso él había visto que algunos humanos lloraban de felicidad, tan extraños.

Lo último de parte de la humana le sorprendió, ¿y esa sonrisa? Si antes ya se sentía perdido por las reacciones humanas al toparlas de frente, esto le colocaba el asunto mucho más dificultoso a él. Pero podía jurar que no se trataba de felicidad ni nada similar, tan inepto no se sentía al respecto de ello. Era momento, ¿no? De una réplica bien fraguada ─ Desea mejorar en sus quehaceres y en su labor profesional ─ Vhagar estuvo demasiado lejos de la humana como para poder reaccionar de manera prudente en el aspecto físico, y parecía mucho más estable que la otra humana que anteriormente había llorado frente a él, realmente la situación era diferente así que consideró que quizás no era necesario que haga nada. Pero le otorgaría igualmente palabras que de una manera u otra probablemente le causarían alivio también, no era adrede precisamente, pero en Vhagar resultaba difícil no premiar el esfuerzo de los humanos una vez que los reconocía ─ Tengo libros que tratan esos temas… ─ Se animó finalmente a soltar, el tema era peligroso en su cabeza, hablarle de estos detalles a una humana y más aún, tener intenciones de dejarle leer y aprender.

Porque efectivamente eso deseaba Vhagar, la humana había demostrado verdadero deseo e interés. Y eso que muchas veces se ha citado también, intensidad, pasión. Lo mismo que pudo notar en Jupiter cuando esta habló de recuperar a su familia y hacer lo que fuera para conseguir aquello. Vio lo mismo ahora en Kya, esa intención impotente, la decisión. Le resultaba increíble el hecho de como los humanos elevaban sus sentires de manera tan explosiva por diferentes asuntos ─ Si lo mantiene como un secreto entre los dos, señorita Kya, podría dejarle venir a Talos cuando encuentre un tiempo libre para ello, y entonces le dejaré leer ─ Asumía que la mujer sabía leer al menos, pues no tenía sentido que ansiara libros si no estaba dotada de la capacidad para poder comprender lo que dentro de estos había ─ Muchos los escribí yo mismo, sobre los seres humanos, sus cuerpos, su fragilidad y demás detalles ─ Ciclos reproductivos, enfermedades y casi cualquier detalle biológico que podría verse en ellos. Mucho conocimiento podría obtener la joven granjera si aceptaba la invitación. Vhagar en algún momento pensó en regalarle libros, pero eso era demasiado arriesgado para su gusto, al menos por ahora que no la conocía demasiado.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Mar 13 Dic - 0:11

¿Mejorar sus quehaceres y en su labor profesional? Sí, eso deseaba con creces y con muchas ganas. La lucha por los derechos y libertades de los humanos, era de otros, ella solo era quien se aseguraba que todos (heridos por igual) estuviesen bien. Ella deseaba dichos conocimientos para lograr cuidar de quien necesitaba ayuda, conocerlos y ser más eficiente a la hora de realizar cualquier acción por la salud de estos. Secó sus lágrimas y lucho por que más de estas no escaparan en frustración por todo lo que contenía, rara vez la muchacha permitía que algo escapara de ella que revelara como se sentía, pero ese había sido su debilidad. El conocimiento. Por un momento pensó en levantarse e irse a continuar trabajando con las hierbas, pero no logró llevar su pensamiento a acción debido a que suspendida por dos segundos escuchó como el dragón decía que él poseía libros que trataban de esos temas y su frustración y tristeza fueron mermados hasta casi desaparecer, repentinamente atrapada por la idea de más libros existentes.

Sin darse cuenta, incluso su postura cambió y su cuerpo se tornó de cara al dragón que ahora tenía toda su atención ¿Mantenerlo como secreto? Claro que callaría algo así por completo, ella deseaba más que nada poder llegar a leer un poco más sobre ello y ahora que lo recordaba, ese día precisamente era día de estudio y en la noche su escritorio la esperaba para leer y ensayar cuanto necesitara o se sintiera satisfecha. Ante el ofrecimiento del dragón, sus entrañas se tensaron y su corazón pareció detenerse, contuvo el aire y sus ojos se abrieron como platos. Con sus manos aferradas a la mesa, mientras hundía sus dedos en la madera-…en serio podría? …-preguntó extasiada y casi sin aire-…de verdad? ...-podría decirse que su espíritu ardió quemando todo a su paso en ella creando una oleada de vibrante emoción que la hizo morder su labio inferior con algo de fuerza antes de que pudiera decir algo más.

Le prometo que no diría nada nunca a nadie… ¿podría tomar notas? ¿copiar los diagramas? Tengo buena memoria y retentiva… -explicó la joven sanadora sin darse cuenta que como una niña estaba nuevamente entusiasmada por la idea de siquiera poder leer los libros que aquel dragón había escrito con sus propias palabras. No le molestaba ir y venir, odiaba visitar Talos, pero eso no era problema, madrugaría para estudiar horas y horas y leer si era necesario, aunque era evidente que iba a tener que regular sus horarios con mayor cuidado. Para ayudar en la granja, atender sus pacientes y por supuesto, asistir a la residencia de él, para estudiar cuanto pudiera- … ¿usted los escribió? Sería un honor, un gusto poder leerlos, no me hace falta nada más… -pero en aquel momento, ella pensó “esto es demasiado bueno” ¿El dragón querría algo a cambio por permitirle leer sus textos? Retrayéndose con cautela, bajando su tono de voz preguntó- Es usted muy generoso y amable… más que cualquier dragón que haya conocido. Pero gano poco, bueno… lo suficiente para ahorrar un poco para mis cosas y ayudar a mi familia. ¿Cuánto tendría que pagarle? –preguntó con aquella indignante preocupación. No estaba segura de si debía dar o no nada a cambio de aquella gran oportunidad de conocer más.

Por un momento quiso dejarse llevar por la emoción, pero sin duda, tenía que ser prudente. ¿Cómo podría retribuir algo tan valioso como el conocimiento de aquellos libros? ¿tendría que hacerlo? O ¿era realmente la buena voluntad de aquel benefactor que seguramente no olvidaría nunca?




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Mar 13 Dic - 2:52



Vhagar estuvo conforme, realmente no tenía demasiada queja de las peticiones de la muchacha, estaba claro que estaba comprometida con ello. Y si nos vamos al más vacío de los motivos que tendría para guardar silencio, sería tan sencillo como pensar en que si delata esto simplemente se estaría condenando ella misma y negándose la posibilidad de aprender que se notaba que realmente lo deseaba. El dragón asintió suavemente antes sus preguntas, no veía problema alguno en nada de lo que había dicho, y tampoco con esa sabia última pregunta, era sabia pues casi todo el mundo busca algo cuando entrega algo. En esta ocasión si había excepción a la regla, Vhagar no perdía nada haciendo este favor mientras que ella cumpliera con guardar estricto silencio, así que no había razón para pedir algo a cambio ─ Puede hacer copias si desea, pero tenga cuidado con las mismas en su trayecto de regreso, puede ser poco prudente andar de aquí para allá con esa información ─ Lo decía por ella, pues iba a resultar complicado que reconocieran que eran suyos, aunque claro, si la descubrían también sería problemático para él en caso de que le delatara. No porque pensara que lo fuera a hacer de buenas a primeras.

Pero sabe bien que los inquisidores usan a la tortura entre otras mañas para conseguir lo que desean. Mientras todo se hiciera con mesura y con la suficiente discreción, en todos Vhagar podría descansar tranquilo y sin problema alguno. El dragón se sirvió un poco más de bebida y sirvió también a la muchacha a ver si con un poco más se terminaba de calmar, ya se le veía recompuesta, pero aún habían quedado estragos del momento anterior ─ Lo único que me gustaría recibir a cambio de su ayuda, posee un valor realmente impagable con medios tangentes, no importa si tiene poco o mucho dinero, recursos bastos o limitados ─ El esclavista pensaba que era mucho mejor para él simplemente recibir “eso” a cambio ─ Lo que necesito a cambio, es que realmente aprenda de lo que le ofreceré aprender y que valore aquello mismo. Aunque sé´que lo segundo viene casi por defecto ya ─ Afirmó suavemente antes de tomar el vaso y beber con suavidad ─ Imagino que tendrá que inventarse una buena excusa ahora, ¿no? Ya que dudo que su familia esté dispuesta a dejar que esto ocurra ─ Era arriesgarse y estaba claro.

Ningún humano sensato dejaría que su pequeña y joven hija fuera de vez en vez a Talos para aprender en los territorios de un dragón aristócrata desconocido. Al menos no con todos los problemas que hay hoy en día, quizás incluso Vhagar tuviera que mandarle algún tipo de escolta para ello ─ Lo mejor sería que y dependiendo del horario, que uno de mis hombres le acompañe, me da la impresión de que es una mujer muy independiente, pero creo que es también una mujer razonable y sé que verá que de esa manera es mucho más seguro y sencillo que esta nueva empresa funcione ─ Vhagar se levantó con lentitud y comió un poco más de aquel pan. Se limpió las manos y le ofreció caminar a la humana ─ ¿Me daría un recorrido por el lugar? Seguro que una caminata resulta mucho más llevadera junto a la charla ─ Quizás ella tenía dudas varias sobre los libros que podría leer y demás, Vhagar las solventaría todas ─ Escribí mucho más sobre anatomía que sobre las enfermedades humanas, aunque las segundas son curiosas, siempre me hubiera gustado sufrir de; resfriado común ─ Comentó como si fuera normal desear estar o sentirse enfermo, pero le generaba una curiosidad sin igual.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Kya el Mar 13 Dic - 8:14

Cuando escuchó las palabras del dragón sus ojos azules liberaron un destello brillante de ilusión casi palpable. Poder crear copias y re-escribirlos sería su objetivo, no importaba cuanto le tomase, ni cuan cansada estuviera. Pero lo haría-…tomaré las precauciones necesarias para que nada ocurra...- dijo la muchacha recibiendo el vaso que contenía algo más de aquella bebida, mientras sus dedos dibujaban pequeñas caricias en la superficie de este atendiendo a la petición a cambio de poder aprender y era precisamente lo que ella poseía. La peli oscura sintió como un balde de agua fría refrescante invisible era derramado sobre ella, liberándola de todas aquellas emociones conflictivas que le hacían dudar.

Ella nunca pedía nada a su madre, nunca pedía nada a su padrastro y menos a su hermana, ella no tenía deseos que expresara a nadie en secreto o públicamente y tampoco tenía mayores ilusiones a poder llegar en algún momento a aprender un poco más y ejercer sus conocimientos exitosamente para ayudar a quien lo necesitara. Sus dedos se tensaron con determinación y levantando su rostro miró al dragón y ahora mecenas de sus estudios, enclaustrándose en sus ojos y su semblante, transmitiéndole esa seguridad tan propia de la joven sanadora- Nunca conocerá mejor estudiosa y maestra de lo que practique y aprenda. – Desde la muerte de su padre, un recelo creciente hacia los dragones le había hecho no agradarles, sabía que debía ir con cuidado y nunca olvidar que era uno de ellos. Pero el que no arriesga no gana ¿verdad? Ella hablaba en serio consigo misma al pensar en su deseo de saber mucho más de lo que hasta ese momento sabía y este ofrecimiento contenía ese deseo a su alcance, una oportunidad que ningún otro Dragón, le había ofrecido y que seguramente nunca pasaría a repetirse.

Porque este, seguramente estaba arriesgando mucho al ofrecerle eso y encima permitirle que estudiase bajo su techo. ¿Decirles a sus padres? Si les decía seguramente su madre armaría toda una escena con los por qué de que debía rechazarlo y como todas las veces, le diría que disfrutara de su vida de granjera, que se conformara con la vida que ya poseía y que no buscara el mismo destino de su padre. Así que la primera vez, no se lo diría a nadie. Iría por su cuenta y enfrentaría lo que tenía que enfrentar sola y se esforzaría por descubrir por ella misma las cosas, sin preocupar a su madre de más. Escuchaba sus recomendaciones, mientras asentía a cada palabra siendo sensata- …estaría agradecida por el cuidado que se molesta en otorgar. Me hace sentir más tranquila –habló aceptando de buen recaudo que este quisiera ayudarle.

Porque ella tenía temperamento, pero era una mujer y una mujer sola en medio de la noche o determinados horarios no era seguro. Bebió de la bebida y sus labios se curvaron en una sonrisa que expresaba su emoción por lo que parecía un sueño. El sonido de la silla arrastrando en el suelo de madera, le hizo alzar la mirada y encontrar el rostro del dragón, que con un ademán la invitaba a caminar. Y ella aceptó, dejando el vaso sobre la mesa, apartando la silla para esperarle para salir ambos por la puerta por donde ingresaba la luz cálida del sol. Y para Kya, esa luz era bien recibida, se sentía nueva, llena de esperanza de alguna forma y esta le robó una sonrisa como aquellas que no demostraba casi nunca. Le indicó entonces al dragón un sendero- Vamos por allí, allá están las vacas que tenemos, son saludables y nos dan buenas producciones de leche. –explicó mirando hacia la silueta de unas vacas manchadas de blanco y negro que pastaban tranquilas en sus corrales.

La suave brisa, acariciaba los maizales y un sonido se podía escuchar, sobre las copas, las ramas, los sonidos de los animales de patio y corral y las voces lejanas de los trabajadores recolectando lo que necesitaban para entregar las producciones. Era todo tan tranquilo comparado al bullicio de Talos y sus calles, no había mayor sonido que el de la naturaleza y los animales. Siendo el único interlocutor ajeno, la voz del dragón que explicaba que había escrito más- ¿Anatomía? ¿enfermedades? ¿Qué tipo de enfermedades? ¿internas o externas? ¿de contagio? –sin darse cuenta, se estaba dejando llevar por el entusiasmo marcado y la curiosidad que la embargaba- cada cuerpo es diferente, asimila diferente las enfermedades o las medicinas. Y el cuerpo…dice mucho de nuestra salud…manos más frías, color más pálido, forma de respirar e incluso nuestra temperatura. Es complejo e interesante. –Hizo una pausa- el resfriado común no es nada cómodo, puede ser muy molesto por todos sus síntomas.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 248

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Vhagar el Mar 13 Dic - 11:02


Vhagar siguió el sendero evocado por la humana que bien conocía sus territorios. Suponía el dragón que este estilo de vida tendría algo de provechoso, o al menos algo de llamativo, sabía que en la antigüedad si tu padre era alfarero tú también serías alfarero, su tu padre era un granjero tú también serías granjero, si era zapatero tú también serías zapatero. Grandes tradiciones, hijos de hijos de hijos y de más hijos, Vhagar había conocido también familias de guerreros que juraban entregar sus vidas y su espada a reyes déspotas que solo buscaban conservar el poder, quizás algo similar a la Reina Madre, aunque con métodos quizás mucho más adecuados para su tiempo y con acciones evidentemente más justificadas respecto a dioses propios de los humanos y demás. No es que él estuviera criticando la legitimidad de los antiguos reyes o de la matriarca actual, pero al menos eran reyes de su propia especie aunque no de sus iguales pues sabía que algunas culturas creían que sus gobernantes eran hijos de su Dios representativo. La reina madre había confinado a los seres humanos a labores como esta, ¿ahora realmente podían encontrar motivos para vivir de la misma manera que antes?

Quizás se podía disfrutar aquí entre vacas con la misma intensidad que en su gran hogar y en sus extensos territorios, quizás solamente había que cambiar la orientación, la idea, el completo modo de verlo. Vhagar se mantuvo silencioso, ya había escuchado las impresiones de la humana, las cuales en realidad resultaba ser bastante correctas, su silencio no estaba involucrado por esas afirmaciones. Era en realidad causado por sus propios pensamientos, por sus tribulaciones que solo aumentaban mientras observaba a los animales estos y como tenían sus respectivos corrales. Todo bien organizado, haciendo una clara muestra de que los humanos sí que eran serse pensantes y capaces de conseguir lo que se propusieran mientras tuvieran la oportunidad de hacerlo. Humanos que en sus condiciones y limitaciones actuaban como mejor podían ─ Veo que tiene buena base, efectivamente, los humanos tienen diferentes reacciones ante las enfermedades. Así como diferentes resistencias, incluso hay humanos que al contraer cierto tipo de enfermedad muy fuerte, si sobreviven a la misma, en lo que les quede de vida no la vuelven a contraer nunca más, su cuerpo se hace inmune ─ Un escudo natural de parte del cuerpo humano, una del as estructura biológicas más eficaces sin contar la de los dragones.

Eran diferentes, pero útiles a su manera ─ El cuerpo humano dentro de sus limitaciones es bastante buen administrador de sí mismo, actúa con calor ante las infecciones para aniquilarlas y emite fluidos para controlar la temperatura interna o simplemente regularla ─ El dragón se desvió suavemente hacia una de las jaulas ─ Aquí huele a sangre… ─ Comentó pues había notado aquello gracias a su olfato, este estaba muy mermado debido al collar de jade escondido bajo sus ropas y en contacto casi directo con su piel desnuda, pero ahí estaba y la podía oler. Vhagar miró a la humana ─ Me parece que esa vaca está sangrando ─ Señaló con el dedo para que la identificara la humana también. Poco después de eso avanzó por los límites del corral de madera ─ Efectivamente esa es ─ Vhagar conocía de animales de granja, aunque solo teoría, no es que hubiera leído demasiado sobre ellos, estaba más que claro que su especie predilecta se encontraba fuera del corral, aunque irónicamente quizás sintiendo la limitación de sentirse encerrada mucho más fuerte y traumante, represora que la pobre vaca que sangraba delante de ambos seres bípedos.

El dragón se remangó las palmas de la túnica y también se remangó el final de la misma ─ Le ayudaré ─ Suponía que no había otra persona más adecuada en este momento para atender el asunto, después de todo el resto de la granja estaba ocupado en justamente solventar la razón por la cual Vhagar y Kya se habían terminado encontrando y charlando de estos temas tan interesantes. Vhagar se subió sobre la cerca y sin pisar dentro del corral agarró al animal, usó fuerza para hacerle quedarse quieto, pero no requirió de mucha pues la bestia era mansa ─ Quizás deba atarla para sacarla y poder atenderle de manera más adecuada ─ El animal se veía aunque calmo, un tanto fastidiado lo cual era normal. Era un tanto irónico esto, ambos habían estado hablando sobre anatomía humana y enfermedades humanas, pero ahora mismo no tenían que lidiar con la gripe común, si no con una afección bovina que sabría quién cual sería. El dragón simplemente sostuvo al animal por el lomo y el cuello y por ciertos instantes lo acarició para calmarlo, esperando así que la humana o bien hiciera lo que le indicó, o se le ocurriera algo mejor.






Dones:



avatar
Vhagar
Dragon

Ocupación : Esclavista
Mensajes : 136

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Contratiempos || Kya Rose

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.