Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


"La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Kya el Jue 8 Dic - 9:10

Media Mañana
Granja Familiar
Exteriores de Talos



"LA VACA!!, LA VACA!!!"

Fueron los gritos que escuchó de su media hermana cuando apenas empezaba a levantarse. Probablemente su madre le había dejado dormir de mas debido al trabajo pesado del día anterior y estaba comenzando a considerar, lanzarle algo a su hermana por gritar a esas horas y semejante tontería.
Metiendo la cabeza bajo la almohada trató de proseguir su descanso aunque estuviesen llegando al medio día, pero los gritos de su hermana volvieron a hacerla gruñir como si fuese a convertirse en algún demonio del mal-....BASTA CON LA VACA!!, la vaca está bien Nana!!!...-gritó la pelioscura desde su refugio debajo de la almohada.




"No está bien!!!, la vaca!!! algo pasa con la vaca!"


Dile a mamá!...-gruñó la  mayor de la ahora gritona que se preocupaba por la vaca mas que por su cansada hermana. Removiendose entre las sabanas intentó protegerse de tener que levantarse, pero los pasos de su amada hermana le indicaron que se habia levantado de la cama y salido de la habitación. Al fin, tranquilidad y pura paz podía respirarse en la estancia y ella podría descansar. Su cuerpo dolía y sus piernas mas, por lo que suspirando abrazó la almohada y se acurrucó en su lugar para volver al paraíso de los sueños en el que le habían permitido quedarse un poco mas.
El día estaba fresco, con algunas nubes, pero nada demasiado cubierto. El sol cruzaba con sus rayos a traves de estos y bañaba la tierra con su calor. Las gallinas cacareaban y los animales lejanos se escuchan emitir sus sonidos naturales.

El aroma de pan recien hecho de su madre le arruyó mejor y sintió como si pasaran los minutos volando, durmiendose de nuevo. Su cuerpo se sentía pesado y no tenía ganas de levantarse en lo absoluto, pagaría por quedarse dormida todo el día. Pero tenía cosas que hacer y pacientes que atender, mas prefería saltarse el almuerzo a tener que levantarse temprano. Y esperaba que nadie la molestase antes.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 298

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Dánae el Lun 12 Dic - 19:30



« Sangre, nubes, carta. »

       Hacía poco que el sol había comenzado su recorrido por escalar el cielo. La briza desacomodaba las copas verdes de los abetos y brillaba el césped gracias al rocío de la madrugada. Dánae se encontraba recostada en el suelo, en medio de ese paraíso terrenal, no existían los campos que habitualmente sus padres trabajaban, ni la casa donde vivían. Solo el vacío de un terreno completamente cubierto por hierva y flores silvestres. Se sentía a gusto la chica, el aire acariciaba su piel, relajando cada músculo de su cuerpo. Dan cerró los ojos, quería entregarse a esas emociones dispersas, a la calma... pero apenas pasaron pocos segundos cuando sintió la humedad en su pómulo. Una gota de algún líquido denso se posó y deslizó a través de su mejilla, como si una lágrima cayese de su ojo derecho. Otra más le siguió a los segundos y para cuando la tercera quiso imitar, Dan había abierto los párpados asustada. Las imágenes se dieron entonces, su iris se dilató al punto de que parecía desafiar los confines del  ojo mismo. Primero la gran mancha roja, luego las nubes en cielo sin sol. Al final una carta cayendo sobre su frente, sin desvelar el dibujo que llevaba.

       Dánae despertó entonces, su cabeza dolía y tenía el rostro templado de sudor. Sus ojos contemplaron el techo por largos segundos, mientras la niña regularizaba su respiración agitada. Le costó caer en la realidad, dejar de sentir el pasto húmedo en la espalda y el líquido carmesí en sus mejillas. Se alzó entonces, ubicó su figura en la fría habitación del segundo piso. Estaba en casa, estaba con Kya... ¡Kya! Llevó la mirada hacia la segunda cama y estudió por varios segundos el bulto que las sábanas resguardaban.

« ¡La vaca! ¡Kya! ¡Kya, la vaca! ¡Algo pasa con la vaca!»

       Su voz era clara y alta, pero tembló el cuerpo debido a la propia concepción de lo que significaban las imágenes. Tenía una idea, una rápida interpretación que se hizo ni bien abrió los ojos. Según su juicio, la vaca que esperaba tener pronto cría, abortaría al pequeño animal. La sangre venía por el lado de la fatalidad. El cielo con nubes, mas no sol, daba a entender un evento incompleto, antinatural. La carta que caía pero no revelaba su cara, era aún un misterio. Sus gritos despertaron a la otra muchacha, pero era evidente por sus respuestas que Kya no le estaba haciendo caso y prefería seguir durmiendo. Dánae lamentaba muchísimo el despertarla, su corazón latió de pena ya que su hermana había estado trabajando mucho y merecía todas las horas de sueño que se pudiese permitir. Las manos de la pelinaranja se aferraron a las sabanas con la desesperación de quien desea remediar un acto de extrema tontería. Sin embargo ya había cometido el error y ahora Kya le daba un buen consejo: buscar a mamá.

       Los pies descalzos de Dánae se oyeron chocando con la madera ennegrecida de las escaleras, creando un ritmo frenético mientras descendía en busca de sus padres. La cocina, pero, estaba vacía y así también lo estuvo la sala y la habitación de los dos mayores. Su mente se puso en blanco, sin posibilidades y no sabiendo a quién acudir, sabía que la única persona restante era Kya. Observó el piso superior con sus ojos celestes cual cielo despejado y la determinación brilló en ellos, ocultando el miedo por las reacciones que podría llegar a tener su hermana. Se dio fuerzas, estrechó los puños y volvió a subir las escaleras. Cuando entró, la mayor de ambas seguía siendo un bulto irregular bajo las sábanas de piel y lana. Dánae se acercó a la cama y tomó asiento en el suelo, apoyando las manos en el borde del lecho. Sus dedos se cerraron apenas sobre las telas y tiró de las mismas para que la atención de su hermana volviese al mundo de los vivos. Eran suaves movimientos, la mecía con la ayuda de las sábanas y procuraba no exceder en fuerza.

« Por favor... Kya... Despierta... mamá no... »

       La voz habitualmente suave y calmada de la menor, tembló ante la concepción de que estaba creando una molestia a la sanadora. Estaba costumbrada a valerse por sí misma. Durante la ausencia de su hermana, Dánae había sido el apoyo de su madre y padre. Jamás había cedido a la debilidad y perdido la sonrisa. Sin embargo, desde que Kya había vuelto a casa, sentía el peso dividido en dos partes iguales. Había mayor calma en su alma y agradecía inmensamente a cualquier Dios o Diosa que hubiese provocado ese reencuentro. Su hermana, pero, era una persona difícil de tratar por las mañanas. Todo dependía del modo en el cual se la despertaba, y es por eso que ahora mismo Dánae estaba siendo en extremo delicada. Gestos, expresión, voz... todo era cuidadoso. Pero se impacientaba a cada segundo y sus ojos celestes se cristalizaron por la desesperación que ocultaba muy bien en esos momentos.

« Sé que algo sucederá... Kya... escúchame... »





« Toda felicidad es inocencia »
«No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación.»
CKB
The Golden Rule:
avatar
Dánae
Human

Mensajes : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Kya el Mar 13 Dic - 16:04

Podía sentir la pesadez de su cuerpo ayudarla a sumergirse en el más profundo sueño, estaba cansada como los mil infiernos y empezaba a sentir como el sueño de Morfeo se la empezaba a llevar de nuevo de a pocos, como una barcarola que zarpa de junto a un muelle y poco a poco empieza una travesía por un río calmo. Y se balanceaba y se movía, se balanceaba como si con ello desease ayudarla a conciliar el sueño mucho más profundo y necesario y con ello podía escuchar una melódica canción, como las que cantaba su padre cuando solía limpiar sus implementos médicos, silbaba y cantaba y ella le escuchaba y eso le gustaba. Le hacía sonreír naturalmente, como ahora solo hacía junto a su hermana menor. En sus sueños la barca comenzaba a balancearse un poco más de la cuenta y la voz de su padre susurraba su nombre “Kya”, “Kya” primero era la llamándola y que hacía que en sueños ella se levantara de su reposo y de a pocos tratara de buscar el origen de la voz-...¿Papá?... -llamò en su sueño la dormida muchacha. Cuando la voz femenina reconocida de su hermana resonó en sus oidos.

« Por favor... Kya... Despierta... mamá no... »

Instantáneamente sus sentidos se alarmaron, la desesperación en la voz la hicieron finalmente resurgir a la superficie de la conciencia abriendo sus ojos pesados por el cansancio de a pocos, haciendo buen arrullo los tratos suaves de su hermana, el temperamento de la muchacha no se acidificó tanto, solo un poco, logrando que expresara una queja mientras acomodaba su cuerpo recostándolo en su costado izquierdo encarando hacia donde estaba su hermana. Sin abrir sus ojos, escuchando las aves y animalillos mañaneros, preguntó entonces con voz ronca-… ¿qué crees que pasará?... –no le restaba importancia al preguntar de ese modo. Aunque no abriera sus ojos, aunque no se levantara de golpe, al girarse y hablar finalmente consciente de lo que hacía o decía del todo, demostraba su atención a su hermana pequeña. Dejándole explicar con lujo de detalles que pasaba- Oh Dánae… -emitió con suavidad estirándose entre las sabanas, pensando ¿Qué podría ser tan difícil? Ir con su hermana y comprobarle que todo estaba bien, así podría dormir de nuevo.

Kya, solía dormir con apenas una batola con mangas de tirantes  que cubría hasta arriba de sus rodillas, de color blanco. Su largo cabello suelto, parecía una maraña que por suerte no necesitaba más que el pasar de sus manos para darle un poco de forma. El cuerpo femenino estaba enrollado entre las sabanas que le protegían del frío nocturno y mañanero y su postura al estirarse le permitió tronar su cuello y finalmente, forzar su cansado y agotado cuerpo a sentarse en automático mientras frotaba sus ojos y bostezaba emitiendo un sonido profundo. Le costó reaccionar y posar sus ojos azules en el rostro angustiado de su hermana y sentir una punzada de remordimiento por no ayudarla a calmarse.

Fue entonces que por más cansada que estuviese la hermana mayor colocó una mano sobre la cabeza de su hermana y acaricio con suavidad antes de levantarse, colocando sus pies en la madera y caminar con pesadez hacia el pequeño armario que compartían las dos, tomando un abrigo, que casualmente era del largo de la batola- Vamos a ver, pues. Que pasa con la vaca, abrígate también que en la mañana hace frío también, no quiero que enfermes –dijo ella colocándose unas botas y así no salir a pie descalzo al exterior. Esperando por su hermana mientras recogía su cabello en una coleta alta y se veía a sí misma lista para una incursión de mañana.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 298

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Dánae el Lun 2 Ene - 13:10

        Hubo un movimiento, fue apenas perceptible, pero en la calma de esa habitación semi oscura, Dan sintió el sabor dulce del triunfo. Al fin Kya la escuchaba y por sus quejidos suaves, bajos, podía estar casi segura de que la había despertado. La confirmación llegó cuando su hermana volteó hacia ella, por su pregunta era obvio que la consciencia venía a ella y la pelirroja sonrió con mayor alivio. Algo era algo, consiguió que la escuchara y eso ya era todo un decir debido a la hora en la cual la estaba molestando. La respiración suave de Dánae fue la música que junto a otros cantares lejanos pudo llenar el vacío del cuarto, comenzaba a hacerse de día.


«He tenido un sueño. Fue bastante vívido... »


        Comenzar así era siempre la mejor opción, de todas las personas de su entorno, Kya era la única que la tomaba en serio con respecto a sus "visiones" y ambas siempre se quedaban hablando largo rato sobre los significados de dichos sueños podían traer consigo. Dánae gesticuló como de costumbre mientras describía detalladamente el prado verde, el cielo con ligeras nubes mas no sol, las gotas de sangre similares a lágrimas y la carta que caía sin revelar su cara. Poco a poco se acabó la explicación y para cuando hubo dado todos los detalles que recordaba, tomó una gran bocanada de aire; se había quedado sin por decirlo todo de corrido. Al final guió sus ojos al rostro pacífico de la mayor y aguardó ansiosa, Kya siempre tenía algo brillante que aportar a sus concepciones sobre los sueños que tenía  y estaba ansiosa por conocer la interpretación de la muchacha. Lo primero que llegó, sin embargo, fueron las caricias sobre su coronilla. Dánae no pudo evitarlo, adoraba que le peinaran el cabello y lo trataran con cuidado, cerró sus ojos y pareció un gatito cuando sonrió animosamente a las atenciones, le faltaba ronronear y estarían hechas. Alzó un poco la postura, permitiendo que su cabeza encajara perfectamente con la palma de la mano de su hermana mayor y se quedó quietita, aguardando hasta que Kya la soltase. Esto sucedió cuando la muchacha al fin decidió comprobar si las afirmaciones de Dan eran ciertas. Contenta porque esto sucediera, la menor de ambas imitó las acciones de su familiar y tomó un abrigo de lana que yacía recostado sobre una silla cercana. Se cubrió muy bien, era delicada al frío y prefería no arriesgar su salud, en vista de que su madre no podía trabajar últimamente y ellas eran las únicas manos útiles para su padre y los campos. Su cabello rojizo, a diferencia del de su hermana, estaba liso y pulcro, caía como una cascada fluida en su hombro derecho. El secreto era... peinarlo prácticamente a cada segundo de su existencia, incluso cuando se acostaba. Ella no se movía demasiado, los sueños le provocaban dolores de cabeza y sudor, pero se acostaba y se levantaba cual pequeña dama, boca arriba. El toque final fueron las botas de cuero duro, cuales sin medias eran bastante incómodas y rudas al tacto. Ignoró el todo y se adelantó a la mayor, como si fuera una de esas mascotas que hace mucho no salen afuera y ansían respirar. Abrió la puerta del frente y algunos rayos de sol se filtraron a través de las nubes, mas aún el día no se había despertado del todo. Corrió con cierta ansia y el pasto se sintió frío cuando chocó con sus pantorrillas descubiertas, humedeciendo el extremo inferior del pijama blanco.


« Estoy segura que algo pasará... Sé que suena loco pero... ¿Me crees, verdad Kya?»





« Toda felicidad es inocencia »
«No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación.»
CKB
The Golden Rule:
avatar
Dánae
Human

Mensajes : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Kya el Mar 3 Ene - 19:34

Los pasos más amplios y abarcadores de terreno de la peli oscura, eran serenos sobre la tierra y el suelo de grava que llevaba hacia los establos donde dormía la vaca a quien habían llamado de cariño “Sally”, escuchó la inquietud de su hermana y por un momento no la miró, notando como el alba decoraba el cielo de colores violáceos y rosas cálidos en la lejanía anunciando que el sol se estaba desperezando. Volviendo sus espejos azul hielo a su hermana para sonreírle moviendo la cabeza una vez en afirmación, contestó cálida y afectuosa- …Sabes que si te creo… -ella le creía, porque ella la veía despertar, la veía sufrir por esos sueños que parecían atormentarla de vez en cuando, interrumpir su descanso y de alguna manera lograba que no pudiera dormir.

Cuando estas cosas pasaban, ella escuchaba a su hermana pequeña hablar de ello, ya que su padre siempre dijo que hablar a veces ayuda a las personas no solo a sanar mentalmente, si no físicamente y el miedo, el pánico, muchas veces creaban confusión de esos sueños que no la dejaban disfrutar de sus días con mayor calma. Por lo que algo genuino había allí, aunque no entendieran en parte lo que ocurría, pero era un hecho silencioso que ambas sabían, pero inconscientemente querían pensar que tenía otras razones de ser- Si no te creyera, no estaría aquí y aún estaría durmiendo todo lo que no he dormido estos últimos días… -cierto, ciertamente había estado entretenida con miles de cosas pasando a la vez para ella también. Pero no solía decir nada más.

Para cuando dijo eso, ya estaban frente al establo que estaba a oscuras y el cielo un poco más iluminado, dejando ver como los animales de plumaje empezaban a despertar de a pocos, los pollitos empezaban a piar, las gallinas a cacarear y sin lugar a dudas los gallos se sacudían el plumaje para hacer su trabajo natural al inicio del día, despertar con sus cantos mañaneros. Acercándose a la puerta del establo, sus manos tomaron la pesada madera y levantándola la apartó de los enganches para colocarla a un lado dejando que su hermana ingresara primero y así ella le siguió para ver entonces que ocurría con Sally. Que era de conocimiento general que estaba preñada.

Los pajarillos cantaban cancioncillas dulces y melodiosas mientras la brisa mañanera acariciaba el pasto y las copas de los arboles con esa ternura que solo aparecía en las mañanas y los días de mucho viento.




"Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos."
Je suis pour toi. Tu prends ma main. . .:




avatar
Kya
Human

Ocupación : Curandera/Sanadora
Mensajes : 298

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "La Vaca y sus Terneros" [Ft. Dánae & Kya]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.