Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Llegaremos a 100?
Ayer a las 23:21 por Moira

» Confieso que...
Ayer a las 22:32 por Moira

» Stealth is the key [Oswin]
Ayer a las 21:58 por Oswin

» Habilidades perecederas -FB (Jeanne Lionheart)
Ayer a las 21:31 por Jeanne Lionheart

» Buscado el consejo de un hombre sabio [Vaurien]
Ayer a las 20:50 por Vaurien

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 20:34 por El Anciano

» Registro de Rango
Ayer a las 20:14 por Letyko

» Registro de PB
Ayer a las 20:11 por Letyko

» Registro de Grupo
Ayer a las 20:06 por Letyko

» An unexpected presence [Ariakas Verminaard]
Ayer a las 19:50 por Ranema

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Taking care of business (Ezélionn)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Mar Oct 25 2016, 15:06

Aquella vez que cayó un  informe en sus manos, uno nuevo… tuvo la esperanza de que se tratase de algo divertido. Pero no. Un hombre supuestamente culpable de dar cobijo a un híbrido. Con la cantidad de ese tipo de denuncias que se habían sucedido desde que se supo que esas aberraciones existían. ¿No podían darle a otro el caso? Encima, la mayoría eran más falsas que una sonrisa en el castillo. Pero un humano había estado investigando durante un par de meses y, al parecer, había reunido algunas pruebas de que un híbrido se escondía por allí e indicios de que aquel otro humano lo ayudaba.

Y les habían pasado el caso. A ella y a Ezélionn. La dragona se temía que, por el carácter de los dos, acabasen jugando al poli bueno y al poli malo. Con lo que odiaba ella trabajar en equipo. Pff. Pero se comió su molestia y salió a la calle, ataviada con su traje de cuero de inquisidora y envuelta con una capa. Porque además del aburrimiento que le esperaba con aquella investigación, llovía. Y aunque las temperaturas habían ascendido, todavía hacía un pelín de frío. Lo que la ponía de peor humor-. Se supone que no han visto a la horrible criatura desde hace días, así que no esperes encontrártelo. Pero podemos sacarle la información al humano –comentó a Ezélionn, mientras caminaba deprisa por la calle, haciendo que otros le dejasen el camino despejado o se los llevaba por delante. Porque ella no era la que se apartaba. Lo bueno es que ese dragón era tan cándido que seguro que no se le iba la mano con el sospechoso. Alguna ventaja tenía que tener.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Mar Oct 25 2016, 18:19

Llovía. Y se podía decir que con eso su humor mejoraba ligeramente, pero no del todo, puesto que hacía también algo de frío y eso no le gustaba. Con lo cual, estaba como siempre, quizás algo más animado por que por fin había podido dejar el papeleo y ahora tendría algo de trabajo fuera del castillo. ¿De qué se trataba? Según el informe alguien daba cobijo a un híbrido, un humano en este caso. No tenía muchas esperanzas al principio, aquellos casos no eran de fiar, pero el humano que había informado presentó pruebas que parecían ser concluyentes. Lo más curioso de todo era que no le tocaba hacer aquello solo.

Corah sería su compañera en aquella investigación, de lo cual deducía que ella no estaría demasiado contenta, pero a él le daba completamente igual, incluso le podía resultar hasta divertido. Nunca se había visto en una situación igual y era la primera vez que le tocaba trabajar codo con codo con la rubia. Había salido más temprano de lo acordado, pero apenas había tenido que esperar por la dragona que también se presentó antes de tiempo. Caminaban al mismo ritmo, Corah atropellaba a todo aquel que no se apartara de su camino, sin embargo, Ezélionn procuraba ser un poco más diligente, aunque no se tenía que preocupar demasiado, su figura y los colores del uniforme se encargaban de hacer el trabajo necesario para que le dejaran el paso libre.

- Eso si el humano está todavía allí. – Contestó antes de girar por una callejuela que los alejaba del bullicio de las calles más concurridas – Espero que a nadie se le haya ido la lengua y le hayan avisado de que estamos en camino. – Habían salido lo más pronto que podían, claro que el problema se presentaba a la hora de verificar la información que los ciudadanos les daban y eso hacía que se retrasaran las cosas a veces. Con paso más ligero ahora que las calles eran menos transitadas Ezélionn continuó avanzando. El sitio no era fácil de localizar, algo muy típico, pero ya se encontraban tan solo a unas cuantas calles de la casa donde se suponía que daban cobijo al híbrido.

Se detuvieron frente a la casa con la que correspondía la información y antes de hacer nada el inquisidor miró a un lado y a otro para cerciorarse de que todo estaba en orden y nada se le escapaba. Pudo escuchar claramente cómo se cerraban los postigos de las ventanas de algunas de las casas cercanas, lo cual le arrancó una sonrisa ligeramente macabra. Ni siquiera las marujas más madrugadoras querían tener nada que ver con la inquisición y aquel temor general que despertaban era un sentimiento en el que el dragón casi podía regocijarse. Miró a Corah – Si me permites llamaré yo a la puerta. – Avanzó un par de pasos y sin pensárselo dos veces propino una fuerte patada a la madera que cayó fuertemente contra el suelo cuando fue arrancada de los viejos goznes. Se apartó un poco y con un gesto de la mano le cedió el paso a su compañera para seguirla una vez que entró – Con permiso. – Dijo mientras entraba y observaba con atención la estancia.

No era un sitio demasiado grande. Había una chimenea, una pequeña cocina y una mesa con tres sillas. El suelo de madera crujía con cada paso que los inquisidores daban en el interior de la estancia. Frente a ellos, dos hombres de mediana edad, una mujer algo más joven con una criatura en brazos y una niña que el inquisidor calculó que no llegaba a los cuatro años. Todos humanos al parecer.  – Genial… - Masculló por lo bajo, no había contado con encontrar niños allí. Sin dar tiempo a que los dos hombres se movieran, desenvainó la espada y con esta en alto les indicó a ambos que tomaran asiento, dejando de lado a la mujer y los niños de momento – Seamos breves. – Dijo con tono tranquilo mientras dirigía a Corah una mirada de complicidad para que se mantuviera alerta por si alguno trataba huir – ¿Dónde está el híbrido? – Preguntó mientras devolvía el arma a la vaina.

Nadie respondió a aquella pregunta, los humanos se miraron entre ellos completamente atemorizados, quizás por la presencia de los inquisidores o quizás porque sabían que estaban en un apuro del que no iban a escapar fácilmente. Suspiró, si las cosas iban a ser por las malas lo mejor era dejar que su compañera se encargara de aquello y los métodos no le iban a gustar en absoluto a ninguno de los miembros de la familia. Dio un par de pasos por la sala sin perder de vista a los sospechosos, contemplando fríamente sus rostros mientras se movía – Creo que he sido lo suficientemente claro. – Su tono de volvió ligeramente amenazador – Pero en vista de que nadie quiere hablar, lo mejor será que lo hagamos por las malas. – Aquello solo empeoraba las cosas, pues el hecho de haber ayudado a un híbrido ya los colocaba en una muy mala situación.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Miér Oct 26 2016, 16:47

Torció el gesto cuando escuchó a su compañero. Como alguien hubiese sacado la lengua a pasear, iba a cortársela a quien lo hubiera hecho. Sólo faltaba que les complicasen más las cosas. Estaba deseando entregar al humano y al híbrido con un lacito rojo al cuello y pasar a otra investigación. Avanzó con el otro dragón por las calles menos transitadas hasta dar con aquel domicilio mucho más austero que el de uno de su raza. Bueno, era lo que había. Ratoneras para ratas sin pelo. Con un canto en los dientes tendrían que darse que no los pisoteaban a todos.

Ignoró cómo los demás iban guardándose en las demás casas, a lo “uyy, que viene la inquisición, no estoy”. Encima de insectos nauseabundos, cobardes. Ugh. La grima que le daban los humanos. Pero eran necesarios para el trabajo sucio, todo había que decirlo. En cuanto llegaron a la edificación indicada y escuchó a Ezélionn, se apartó para dejarle sitio.


Puso sus manos enguantadas en las caderas femeninas, girando un poco el cuerpo para ver cómo él “abría” la puerta de una patada. Ladeó una sutil sonrisa por aquella forma de “llamar”. Un sonido sordo y fuerte indicó el aterrizaje de la misma en el suelo. Incluso soltó algo de polvo. La dragona movió una de sus manos delante de su rostro, como si con eso lo dispersase. Sin dar ningún tipo de agradecimiento y porque ella lo valía, entró con movimientos seguros, pisando por encima de aquella puerta caída. A la vez que agarraba cada porra que llevaba con una mano, dispuesta a usarlas.

Se encontró con tres adultos y… ugh, dos cachorros humanos. Bueno, la niña ya estaba lista para ser esclavizada y empezar un doloroso entrenamiento-. Lamentamos interrumpir –soltó socarrona, antes de que su compañero se ocupase de los dos hombres. Eso sí, fue tan sutil como la masacre en la plaza. Mientras lo escuchaba actuar, ella prefirió dedicar la atención en los más vulnerables de la casa. Se agachó frente a la niña y enarboló una falsa sonrisa con la que casi le dio un tic en el ojo por tener que esbozarla-. ¿Te gusta el chocolate? –le preguntó, sin llegar a ser melosa. Eso ya era pasarse demasiado. La madre fue a replicar pero la dragona levantó un dedo índice en gesto de hacerla callar, sin quitar sus irises de la cría. La pequeña asintió, ajena al peligro que corría-. ¿Quieres acompañarme un poco y te doy chocolate? Seguro que tu madre te deja –le tendió la mano a la niña, guardando una de sus porras en el cinto, con una amenaza velada para los adultos.

Ladeó una sonrisa, un poco más siniestra, en cuanto su mano fue aceptada por una más pequeña. Casi podía sentir el miedo y la preocupación creciendo entre los humanos de mayor edad. Se la llevó apartada de los demás, aún notando a la madre removiéndose inquieta en el sitio. Sacó un trozo de chocolate su cinto y le dio un poco a la niña, antes de mirar a los demás-. Nos ha llegado una denuncia sobre un híbrido ocultándose aquí –comentó, ya que Ezélionn había ido directo al tema-. Ya conocéis las leyes. Son una amenaza para la sociedad, bla bla bla –agregó, como quien habla a idiotas-. Sólo queremos comprobar la denuncia y registrar la casa. Nadie os está acusando –aún, se calló esa palabra. Y la paciencia que tenía la dragona para seguir el protocolo de actuación.

En ese momento la mujer humana decidió hacer una soberana estupidez. Salió corriendo con el bebé en brazos, haciendo que la dragona pusiese los ojos en blanco. ¿Es que siempre tenían que correr? Con lo inútil que era eso. No iría muy lejos. Sus ojos verde jade buscaron los azules del otro dragón-. ¿Vas tú o voy yo? –inquirió, enarcando una ceja.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Miér Oct 26 2016, 17:59

De reojo Ezélionn pudo ver como Corah se encargaba de la niña humana, verla sonreír de aquella forma tan forzada le hubiera provocado un escalofrío a cualquiera. Pero la pequeña humana era demasiado inocente como para saber lo que realmente estaba pasando y el chocolate por supuesto, ayudaba a ello. El dragón sonrió levemente, aquel gesto tan poco usual en su compañera no era más que una estrategia para tener a todo el mundo bajo control, inesperada sí, pero también eficaz.

Mientras la dragona explicaba la situación a los humanos, Ezélionn recorría con la mirada el rostro de estos, evaluando sus expresiones. Si alguno tenía que esconder algo perdería la paciencia de un momento a otro, aunque su compañera estaba siendo bastante más amable de lo que él se hubiera imaginado, una mujer cargada de sorpresas. Y fue después de aquellas amables palabras, tan poco habituales en Corah, que la mujer humana, haciendo una demostración de gran estupidez digna de su raza, echó a correr sosteniendo aun al más pequeño de la familia en brazos. El inquisidor miró a su compañera un instante cuando esta le preguntó – Iré yo, tú tienes esto controlado. – Se dio la vuelta y echó a correr también siguiendo los pasos de la mujer.

Huir de ellos era una cosa. ¿Pero huir con un bebé? Tenía que estar muy desesperada para hacerlo. Era más rápido, por supuesto y no tardó en avistarla cuando fue a doblar una de las esquinas. No llegaría muy lejos y los llantos del neonato le sirvieron al inquisidor para saber en todo momento hacía donde se dirigía la humana. El plan de interceptarla quedaba totalmente descartado, quería evitar daños colaterales y eso implicaba que nadie saliera herido. Viendo que no perdía de vista al dragón, la mujer optó por dirigirse a una de las calles principales, al ver que aquella no era la mejor idea, cambió de dirección en el último momento y después de doblar dos calles más, se vio acorralada en un callejón que no tenía salida alguna.

Ezélionn dejó se detuvo en la entrada de la calle, observando fríamente a la humana que se había pegado contra la pared que quedaba a su espalda – No tenías que haberlo hecho. – Dijo el inquisidor con tono tranquilo mientras avanzaba con paso calmado hacía ella, el niño en brazos continuaba llorando aun con los intentos de su madre por calmarlo. Se detuvo a una distancia prudencial de ella y alargó un brazo en su dirección – Dámelo y luego vendrás conmigo. – Continuó acercándose a la mujer hasta que estuvo a la altura suficiente para que esta, tras pensárselo, extendiera los brazos con el neonato entre ellos – Bien, ahora intenta no hacer otra estupidez. – Cargó al niño con un brazo y en el momento en el que lo hizo, la madre volvió a intentar salir corriendo, pero él fue más rápido y la atrapó por la muñeca cuando trató de pasar por su lado.

A su vuelta a la casa llevaba a la madre delante de él con las manos atadas a la espalda y al hijo de esta, dormido mágicamente en su brazo. ¿Mágicamente? Ni el dragón mismo sabía cómo aquel pequeño horror humano había dejado de berrear. Tras entrar miró a Corah y alzó ligeramente las cejas – Y después de esta demostración tan pobre de intelecto humano. – Comenzó a decir - ¿Se han decidido ya a hablar o vamos a tener que pedir que se lleven a los tres al castillo? – Esperaba que su compañera hubiera sacado algo en claro mientras él había tenido que ausentarse, pero poco quedaba por decir, si era la mujer la que había salido corriendo entonces sería quien tenía algo que ocultar. Ahora solo quedaba saber si los dos hombres habían colaborado o estaban exentos de culpa.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Sáb Oct 29 2016, 22:16

Pues al final, la madre de la criatura se marcó un “pies para que os quiero” y salió corriendo. Tal cual. Por fortuna para la humana, su compañero inquisidor fue rápido. Probablemente, hubiese sido mucho peor de ir la dragona tras ella. Eso por descontado. Pero así Corah no tenía por qué soportar el berreo de aquel cachorro de mono pelado. Ni Moira habría gritado tanto como si fuese un cerdo el día de matanza. Vaya pulmones tenía el enano.

Mientras el otro dragón iba a por la mujer, ella decidió ser… creativa. Para cuando él volvió, pudo ver la mano de la niña sobre la superficie de madera de la mesa. Los pequeños dedos estaban separados entre sí. La hoja de un cuchillo bailaba entre ellos, en vertical, con rapidez. La punta metálica amenazaba con cortar como mantequilla la carne de las falanges de la pequeña, sin llegar a hacerlo. Cada vez iba más rápido, mientras la dragona había convencido a la niña de que era un juego… uno muy divertido. Claro que los dos adultos no estaban de acuerdo.

Rápidamente temieron por el bienestar de la pequeña. Y uno habló, gritando-. ¡Hay alguien más en la casa! Mi hermano. Pero está trabajando en la zapatería. Es humano. Lo juro. ¡Lo juro! Por favor –un sollozo escapó de los labios del hombre, como súplica para que dejase de amenazar los dedos de la niña. Corah se detuvo un instante, alzando la mirada verdosa a su compañero que volvía con la mujer, en busca de su criterio.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Dom Oct 30 2016, 23:20

Había llegado justo a tiempo. ¿De qué? De ver a Corah jugar con un cuchillo peligrosamente entre los dedos de la niña mientras esta reía por lo bajo conteniendo la emoción y los ojos de la inquisidora no apartaban la mirada de la hoja que velozmente cortaba el aire entre los pequeños dedos y se clavaba en la madera. No dudaba de la precisión de su compañera con el arma, pero le asombraba que utilizara aquel método para hacer hablar a los hombres que estaban allí y por supuesto estaba seguro de que procuraría no hacerle ningún daño a la pequeña humana.

También le asombró ver la diversión con la que se tomaba aquella joven criatura el juego, aun sabiendo que sus padres le habrían repetido mil veces que no jugara con aquel tipo de cosas, consciente o no del peligro que suponía, disfrutaba enormemente con la destreza de la dragona que ya se la había ganado como una nueva admiradora. Que crueles eran los humanos desde su pronta juventud, quizás era ese uno de los motivos por los que los dragones se habían alzado contra ellos tiempo atrás, para establecer un orden frente a la raza inferior.

Desvió la mirada hacía el humano cuando este comenzó a hablar y seguidamente su mirada se encontró con la de la rubia que también la había dirigido hacía él. Luego bajó la mirada hacía el enano que cómodamente dormía apoyado en él y se lo dio de nuevo a la madre – Nada de echar a correr esta vez. No quiero volver a escuchar a esa cosa llorar. – Amenazó – Santa Madre, que berridos. – Masculló por lo bajo. Desvió la mirada para contemplar al hombre que había hablado - ¿Vuestro hermano entonces? ¿Sabrá pues donde estaba el híbrido? – Vio como el hombre asentía rápidamente, temeroso de la reacción de Corah. El dragón frunció el ceño molesto, tiempo perdido para absolutamente nada y antes de que pudiera preguntar nada, tan solo por ver su expresión, el humano se apresuró a contestar rápidamente.

- S-Solo tenéis que ir tres calles más arriba, encontraréis a mi hermano allí, señor. No tiene perdida. – Las palabras salían de forma atropellada de los labios del humano.

Estaba molesto, por supuesto que estaba molesto. Volvió a mirar a Corah un segundo para observar su expresión y nuevamente dirigió la mirada a los humanos – Si el hombre que buscamos no está allí, volveremos, os encerraremos a todos y os quitaremos a vuestros tan preciados hijos. En el castillo hay esclavos que podrán cuidar de ellos y enseñarles cómo deben comportarse. – Esbozó una sonrisa tenebrosa. Avanzó hacia la salida no sin antes echar otra mirada a Corah, que seguramente estaría tan disgustada como él por no resolver aquello rápidamente como habían esperado – Vamonos, no quiero volver a saber de este sitio. – Si lo hubiera querido seguramente habría arrestado a toda la familia por ser sospechosos de haber ayudado a un híbrido. Pero habían hablado bajo una pequeña presión y eso no terminaba de asegurar su inocencia, pero tampoco los hacía culpables, aparte de que quería ahorrarse todo el procedimiento y papeleo que suponía recabar la información necesaria para acusarlos.  No tendría la misma paciencia con el zapatero. Apenas tuvo que esperar un poco por Corah para ponerse de nuevo en marcha - ¿Qué opinas? – Le preguntó mirándola mientras se colocaba de nuevo la capucha de la capa para protegerse de la suave lluvia – ¿Encontraremos también al híbrido allí?




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Lun Oct 31 2016, 16:18

A saber por qué fue, pero nada más Ezélionn le pasó la pulga esa sonrosada, empezó de nuevo el berreo. ¿Pero no estaba dormido? ¿Y si lo mataba? Estuvo tentada a decirle al otro inquisidor que lo agarrase de nuevo en brazos. Pero, la verdad, ni ganas de ir con esa cosa nauseabunda y llorica por la calle. La dragona rodó los ojos y ladeó la cabeza con un pequeño movimiento hacia un lado, con cara de “por favor, que alguien me regale una sordera ya”. De hecho, mientras el otro volvía a hablar y el otro reptil amenazaba, ella estaba al lado de… bueno, no la puerta, sino el hueco que había para salir de allí.


Le echó una mirada a su compañero a lo “¿nos vamos?”. El lloro de aquella insoportable criatura le recordó a los chillidos de las histéricas gaviotas por un poco de pescado. ¡Que alguien le metiese una maldita sardina en la boca! Ah, ya se iban. Por fin. Fue a salir pero el avispado Ezélionn se le adelantó y casi chocan al intentar huir de los berreos. Ni tiempo tuvo de mirarlo mal, suficiente entretenida en lograr un poco de… oh, sí, “silencio”. Prefería el ruido ambiental de las calles a oír al niño humano. Eso le recordaba no volver a adquirir un esclavo desde tan temprana edad. Con una vez que había cometido el error, bastaba.

El poco frío que hacía y la lluvia le parecieron, en ese momento, una bendición. Los dos primeros segundos, claro. Acabó apretando el paso, con el fin de llegar al negocio. En ese momento, el varón le tiró una pregunta. Giró la cabeza para mirarlo como si quisiera decirle “¿te parezco adivina? ¿Con una bolita de cristal acaso?”. Pero se dijo a sí misma que tenía que ser algo… ligeramente amable. Así que chasqueó la lengua-. O escondido en otra parte, vete a saber. Primero, tendremos que registrar el negocio y hacer preguntas al zapatero… con sutileza –respondió. ¿Sutileza? ¿Ezélionn? Claaarooo. Un mundo sin niños era más factible-. De última, es culpable. Podemos interrogarlo en el castillo –agregó, irguiéndose de hombros y atravesando las calles hasta llegar a aquel taller de arreglar zapatos. Le hizo una señal, al detenerse, junto a la puerta. ¿Esta vez llamaría o la derribaría directamente?






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Miér Nov 30 2016, 03:41

Asintió, el zapatero era culpable después de todo por haber encubierto al híbrido. Le molestaba la sola idea de tener que buscar en otro lugar si no se escondía en la tienda, pero si no lograban que apareciera de una forma, lo harían de otra. Después del breve recorrido que les distanciaba de la casa a la zapatería, Ezélionn miró a Corah al llegar a la puerta del negocio. Tras escrutar en los ojos de su compañera el dragón se dio cuenta de que parecía estar esperando que de nuevo entrara de la misma forma que lo había hecho anteriormente, pero no iba a ser así, aquello solo funcionaba una vez y ahora el dragón pretendía hacerlo de forma algo más delicada.

Abrió la puerta con tranquilidad, entrando primero él para que luego lo hiciera su compañera. A primera vista todo parecía tranquilo, no era una hora en la que esperaba que hubiese mucha gente, por suerte para ellos estaba vacío. Echó un vistazo alrededor, el suelo de madera crujió con cada pisada mientras avanzaba. Era un sitio de lo más sencillo, alguna decoración que no llamaba demasiado la atención, zapatos, por supuesto y alguna que otra planta mal cuidada desperdigadas entre las estanterías pegadas a la pared. La luz era escasa, pero eso no era ningún problema para él. Tras el mostrador había una puerta cerrada, seguramente la que daba al taller donde el zapatero guardaría su mercancía, Ezélionn aguzó el oído al escuchar un movimiento tras la puerta, dado el silencio que reinaba allí esperó poder escuchar atisbos de alguna conversación, pero no fue así.

Echó la mirada hacia atrás buscando algún gesto en Corah que le indicara que había encontrado algo, pero allí no había nada revelador. Fue cuando avanzó hasta el mostrador cuando salió por la puerta un hombre de mediana estatura, de nariz aguileña, delgado y encorvado que se quedó estupefacto cuando vio allí a los clientes especiales que habían entrado a su tienda – La Inquisición. – Balbuceó sin salir de su asombro.

Ante la evidencia Ezélionn alzó momentáneamente las cejas con una divertida sonrisa – Es bueno saber que no necesitamos presentación alguna. – El inquisidor se apoyó sobre la madera del mostrador con total tranquilidad y contempló al hombre que dudaba entre si salir corriendo por donde había entrado o quedarse en la sala y tratar de mantener la compostura – Le aconsejo no hacerlo, ¿sabe? Verá… - Hizo una pausa – Antes me ha tocado salir corriendo y si se volviera a repetir, le tocaría a mi compañera – Movió la cabeza levemente señalando a Corah – Y créame, será mejor que cierre la puerta y conteste a un par de preguntas. – Tras aquellas palabras y después de comprobar que seguramente el Inquisidor no mentía respecto a su compañera, el humano cerró la puerta y se colocó tras el mostrador aun guardando las distancias – Bien. Corah, esta vez te toca a ti. – Él ya había hecho las preguntas anteriormente, era justo que ahora la rubia se encargara del tema, seguramente ella sabría llevarlo con más “sutileza”




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Jue Dic 01 2016, 22:12

Para su decepción, el otro inquisidor no derribó esta vez la puerta, sino que la abrió de forma… ¿suavemente humana? Suspiró teatralmente antes de entrar detrás de él. Arrugó la nariz ante el fuerte y peculiar olor. ¿Qué era eso? ¿Betún? Ugh. Encima, los tablones de madera del suelo eran viejos, crujiendo de forma molesta a cada paso. Qué dura era la vida de un inquisidor. Al menos siempre quedaba ese dulce momento de la caza humana… o híbrida.

Con total paciencia, miró alrededor en aquel negocio, buscando algún indicio. Aquello estaba completamente en silencio también. Estaba ya frustrándose cuando un hombre encorvado salió por aquella puerta antes cerrada. Le echó un vistazo. Parecía ser lo suficiente mayor como para morir en cualquier instante. Humanos. Eran tan desagradables. Por supuesto, reconoció a qué se dedicaban. No era difícil hacerlo, en realidad. Con esos trajes de color negro y la insignia de la Inquisición.

En silencio, con una increíble expresión de “me importa todo un bledo”, dejó que Ezélionn se encargase primero del balbuceante gusano. El otro dragón fue socarrón cuanto menos. Eso sí, parecía utilizar un tono como si hablase del tiempo. Sólo ante la perspectiva de que saliese corriendo y fuese su turno de ir a por él, Corah esbozó una sonrisa malévola que hizo que el humano perdiese el color. El hombre estaba haciendo caso al otro inquisidor, pero aún guardaba distancias tras cerrar la puerta. Mmm… ¿olía a miedo?

Casi se frotó las garras mentalmente cuando su compañero le dejó el turno de preguntas. Sonrió, fingiendo estar complacida-. Oh, gracias, qué privilegio –rodeó el mostrador y agarró del cuello de la camisa al humano, ladeando una sonrisa con maldad-. Estaremos más cómodos en tu taller –dijo, arrastrándolo consigo al abrir la puerta que daba a aquella zona-. ¿Vienes? –preguntó a Ezélionn, sin mirarlo, antes de soltar al zapatero para hacerlo sentar directamente en una silla. Acarició lentamente los utensilios de aquel trabajo, apreciativamente. Qué útiles para un interrogatorio. Vio cómo el humano tragaba saliva con dificultad. Bien, había captado su atención-. ¿Tienes algún socio en este negocio? –inquirió, como si hablaba de la lluvia que caía fuera.

Recibió una respuesta negativa, mientras agarraba un martillo de zapatero y lo miraba-. Un hombre como tú, ya alcanzando la esperanza de vida humana… debería de tener ayuda, ¿no es así? –comentó, logrando un tartamudeó de “yo… yo… yo”. La dragona rodó los ojos-. Vamos, no seas modesto. ¿No hay nadie nuevo en tu vida? –en ese momento, el hombre se levantó de la silla balbuceando que era inocente de cualquier cosa que hubiese hecho el chico-. Lo buscamos a él. Tú puedes redimirte si nos cuentas dónde está –susurró, acercándose al hombre con el martillo en mano, con un amenazador ronroneo.

Lo vio temblar, ponerse lívido. La dragona intentó fingir una sonrisa tranquilizadora. ¡Lo intentó! Pero entonces pasó algo que nunca le había pasado en el tiempo que llevaba como inquisidora. Al menos no cuando iba a arrestarlos. El humano tuvo una crisis de ansiedad, cayendo al suelo. La inquisidora lo siguió con la mirada, viéndolo caer como saco de patatas al suelo. Con el rostro impávido-. Oh, vaya –murmuró. ¿Debería importarle? Porque no lo hacía.







Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Vie Dic 02 2016, 03:31

¿Realmente pecaba de no tener sutileza alguna? Porque viendo como Corah se encargaba del pobre hombre cuando le dejó el “privilegio” se preguntó dónde había quedado la sutileza con la que habían acordado actuar. Negó suavemente con la cabeza y después de que su compañera formulara la pregunta avanzó pasando por detrás del mostrador para colarse luego por la puerta que daba al taller y cerrar tras él, no había necesidad de que entrara algún curioso y viera lo que estaba a punto de suceder. Cuando tuvo tiempo de echar un vistazo al taller, Ezélionn comprendió que para la rubia aquel sitio era lo mejor que podía pasarle en esa situación… Una habitación cargada con todo tipo de herramientas para fines laborales que seguramente ella vería con otra perspectiva.

Estaba claro que el humano iba a negar cualquier trato que hubiera tenido con el híbrido, pero Corah parecía implacable. Desde su posición apoyado junto al marco de la puerta, el inquisidor observaba como la cazadora acorralaba lentamente a su presa, como avanzaba amenazante sujetando el martillo entre los dedos. Aquella belleza salvaje escondía también el carácter aterrador de alguien que utilizaba cualquier fin para justificar los medios que usaba. Y mientras aquello se desarrollaba en su cabeza como uno de esos documentales humanos de cientos de años atrás que él no había llegado a ver, sucedió algo inesperado. De pronto, el hombre, cayó al suelo. Tal cual.

La impresión fue tal que Ezélionn no pudo contener la expresión de asombro de su rostro, separándose de la pared en la que estaba apoyado para contemplar atónito lo que acababa de suceder. Así pasaron unos largos segundos en los que el inquisidor miró a Corah y luego al pobre hombre alternando la vista varias veces - ¿Pero qué…? – Se detuvo un momento para ordenar en su cabeza lo que acababa de pasar y luego desvió sus ojos azules hacía los verdes de su compañera - ¿No eras tú la que había hablado de actuar con sutileza? – Frunció ligeramente el ceño, no podía evitar encontrar aquella situación bastante divertida – He ahí toda la que has usado. Te lo has cargado con sólo mirarlo. – Señaló al hombre mientras se acercaba para agacharse y comprobar si estaba muerto realmente o solo era momentáneo – Bueno, corrijo. CASI te lo has cargado.

Se incorporó de nuevo y miró alrededor un momento. Cuando hubo examinado por encima todo lo que había en el taller volvió a mirar a Corah – Podríamos aprovechar que va a estar así unos cinco o diez minutos y registrar el lugar – Se encogió de hombros. Ante aquel tipo de cosas no iba a hacer nada, primero porque no había nada que hacer ya que aquellas cosas tenían una solución temporal y segundo porque, aunque le jodiera tener que incluir aquello en el informe, había cosas más importantes de las que preocuparse en aquel momento. Lo cierto era que el sitio no ofrecía mucho más, era un lugar bastante pequeño y en el taller no había indicios de que allí hubiera nadie más, aunque el híbrido se podía haber marchado mucho antes de que ellos llegaran – Era evidente que no lo íbamos a encontrar aquí. Aunque hubiera sido ya el remate perfecto para todo esto, encontrarlo remendando zapatos. – Chasqueó la lengua, ligeramente molesto y miró a Corah – El humano sabe algo y su familia también. Tengo la sensación de que no anda muy lejos. – Fue entonces cuando se escuchó perfectamente la puerta de la entrada a la tienda.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Sáb Dic 03 2016, 16:19

Ezélionn los había seguido hasta el marco de la puerta. Como si no quisiese perderse detalle al tiempo que vigilaba que nadie interrumpiese el momento en que la inquisidora le sonsacaba información al humano. El zapatero cantó que conocía al híbrido, refiriéndose a él como “el chico”. Y la dragona hubiese logrado más de no ser porque el hombre tuvo aquella patética crisis que lo mandó al suelo. La rubia llegó a chasquear la lengua en cuanto su compañero empezó a hablar-. Estaba siendo sutil. Ni siquiera lo he tocado. Humanos, siempre tan débiles. Ugh –comentó-. Es que una sola mirada mía… hace estragos –enarcó una ceja dorada con una sonrisa maliciosa. Puro ego draconiano, cabía decir.

Después se irguió de hombros ante la sugerencia de registrar el lugar. Ya que estaban dentro, podía provechar. Claramente, ninguno de los dos dragones iba a ayudar al humano a pasar por la crisis de ansiedad. Estaba consciente, pero temblaba, casi convulsionaba, con la mirada perdida. Deprimente estado. La inquisidora pasó por encima del hombre, pisándolo sin contemplaciones. Mientras Ezélionn continuaba hablando, ella ya había empezado a mirar por el taller en busca de cualquier pequeña prueba que pudiesen usar. Abrió un pequeño armario y encontró una bolsa de viaje, que parecía estar llena-. Ezé… -empezó a decir el nombre del otro dragón. Pero antes de que pudiese completarlo o abrir el equipaje para saber qué había dentro, se escuchó la puerta de la entrada.

La reptil miró en aquella dirección y le hizo señas a Ezélionn. A lo “yo salgo por aquí atrás y rodeo para ir por delante y tú lo interceptas desde dentro”. Dicho y hecho, con sigilo, salió por la puerta trasera. Con rapidez, rodeó aquella fachada para llegar de nuevo a la puerta principal y la abrió, esperando que a su compañero le hubiese dado tiempo para asaltar a aquella visita y ayudarlo. ¿Sería el híbrido que sin saberlo se había metido en la boca del lobo? ¿O quizá un cliente que estaba en el lugar y momentos inadecuados?






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Dom Dic 04 2016, 18:16

Ezélionn miró rápidamente a su compañera cuando escuchó la puerta de la entrada, ella había comenzado a pronunciar su nombre, pero cuando sus ojos se encontraron sin decirse absolutamente nada ya entendieron lo que debían hacer. Aunque para ser un poco más precisos, Corah le indicó que iba a dar un rodeo para evitar que quien quiera que hubiera entrado, escapase. Bien podía ser el híbrido como lo podía ser un cliente de la zapatería, pero el inquisidor estaba seguro que no podía haber error alguno. Aguardó un poco, el tiempo suficiente para que Corah tuviera tiempo de dar un rodeo al edificio y para que el extraño pudiera internarse un poco más en la otra sale y así fuera más fácil atraparlo.

Cuando lo creyó oportuno avanzó a grandes zancadas hacia la puerta del taller, la abrió de golpe y apenas esperó para pasar por encima del mostrador y acorralar contra la puerta de la entrada a la misteriosa figura que portaba una capucha que ocultaba su rostro. ¿Podía estar más claro? Por el rabillo del ojo captó que su compañera había llegado a la puerta en el momento oportuno, ahora ya no había escapatoria para aquel que se había adentrado en la tienda tentando a la suerte. Al dragón no le sorprendió la reacción, como todos aquellos que eran culpables de algo, incluso de su propia existencia, el extraño retrocedió un par de pasos cuando se percató de a quien se enfrentaba – Ha costado dar contigo, pero parece ser que al final te has presentado por tu propio pie. Bien. – Sonrió el inquisidor mientras llevaba la mano a la empuñadura de la espada en su cintura.

Ante la amenaza de un posible ataque, el extraño se colocó en posición defensiva, haciendo amago de echar a correr, pero cuando miró hacia atrás queriendo asegurar su escapada se percató de que la puerta por la que había entrado ya estaba vigilada por la otra inquisidora – No me atraparéis. – Masculló el híbrido - ¡No tenéis derecho a hacer lo que os plazca con nosotros! – Al verse acorralado el encapuchado empezaba a estar cada vez más nervioso y era algo que saltaba a la vista. En un intento por ser una amenaza desenvainó rápidamente una daga cuyo filo brilló con un resplandor verde que Ezélionn reconoció perfectamente. ¿Cómo coño había conseguido aquel ser infernal un arma de jade? Era algo preocupante, pues si una piltrafa como aquella tenía una, a saber, cuántas más de aquellas sucias ratas portaban otras del mismo tipo o peores. El inquisidor desenvainó la espada en el momento que en un ataque de soberana idiotez y rabia, el tipo cargó contra el con intención de clavarle el arma.

El dragón apretó los labios y esperó antes de evitar el golpe, apartándose del camino de su atacante en el momento justo para que este trastabillara y se fuera directo contra el mostrador, pero el agresor se recompuso rápidamente y de nuevo volvió a la carga con el mismo ímpetu que anteriormente, esta vez Ezélionn no fue tan preciso a la hora de esquivar y cuando trato de evitar el nuevo golpe, el filo de la daga atravesó la armadura de cuero haciéndole un profundo corte en esta, sin llegar a herirle. Ante esto el inquisidor apretó los dientes con rabia y se situó rápidamente a la espalda del híbrido para propinarle una patada que lo mandó hacia la dirección en la que se encontraba Corah.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Corah el Dom Dic 04 2016, 19:52

Nada más entrar de nuevo a la tienda, un hombre que no era su compañero estaba atacando a Ezélionn con una pequeña daga de jade. No pasó mucho tiempo hasta que el adversario fue mandado hacia ella de una patada. Hizo de receptora de aquel, quien por sus palabras, debía de ser el híbrido que buscaban. Agarró la muñeca de la mano que aún sujetaba el arma blanca, ladeándose hacia ese costado del varón. Giró aquella zona de su presa con fuerza, escuchándose un crack y después un grito de dolor. Inmediatamente le siguió un tintineo metálico contra el suelo, al caer la daga.

Una vez desarmado, la dragona se giró sobre sus talones, poniéndose a la espalda del híbrido y estampándolo con la mano detrás del cuello contra la pared que había al lado de la puerta. La muñeca rota la retorció con crueldad en la zona lumbar del híbrido, quien no paraba de gritar y lloriquear de puro dolor-. ¿Decías? –susurró con un ronroneo amenazador en su oreja, por eso de que no iban a atraparlo-. Quedas detenido por los cargos de híbrido, resistencia contra la autoridad y asalto a dos inquisidores con tentativa de asesinato. Y, por supuesto, posesión de jade –agregó la dragona, ladeando un momento la mirada hacia Ezélionn-. ¿Te ha herido? –preguntó-. Si no es así, puedes ocuparte del humano –agregó, resolviendo cualquier duda sobre si aquella pregunta había sido porque se preocupase por su estado.






Myself:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 600

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Ezélionn el Lun Dic 05 2016, 13:16

Dejarle el resto a Corah había sido la mejor idea. Su compañera resolvió todo en un momento, aunque Ezélionn nunca dudó de que ella pudiera tardar mucho más. Escuchó los cargos por los que sería juzgado el híbrido y antes de escuchar más se dirigió hacia la otra habitación donde seguramente estaría todavía el zapatero, el cual, seguramente tendría un poco más de suerte que el tipo al que había estado protegiendo, pero el inquisidor no estaba del todo seguro. Echó un vistazo al lugar por donde el arma había cortado su armadura y apretó el puño con fuerza. Cargado de rabia le propino una patada a la puerta del taller la cual se abrió de sopetón, golpeando con fuerza la pared al hacerlo.

El dragón no escuchó la pregunta de la rubia, tampoco quiso hacerlo. Avanzó con grandes zancadas por el cuarto hasta donde se había agazapado el hombre y lo sacó de su escondite, haciendo que este soltara algunas cosas al tirar de el - ¿Dónde pensabas irte? – Preguntó con una tranquilidad forzada – Ahora que estamos en la mejor parte. – Masculló empujando al tipo hacia la salida, por donde ya salía Corah con el otro – Muy bien zapatero, se te acusa de interferir en una investigación de la Inquisición, dar cobijo y mantener oculto a un híbrido y seguramente alguna otra cosa que hayas hecho de la que ya nos enteraremos. – Ató fuertemente las manos a la espalda del hombre con una cuerda y lo empujó fuera, hacia donde estaba Corah – Vámonos, he tenido suficiente por hoy.

Desde luego no estaba nada contento. Normalmente le daba igual que intentaran matarle, pero aquel engendro desgraciado por poco le había cortado con una hoja de jade y el hecho de que hubiera estado tan cerca de hacerlo lo había enfurecido… Si tenía suerte, el híbrido todavía seguiría vivo al salir del interrogatorio, de lo contrario, alguien iba a pasar mucho tiempo limpiando los sesos de este esparcidos por la pared de la celda.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Taking care of business (Ezélionn)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.