Novedades

- (09/18) Ya están disponibles las novedades de Septiembre.

- (09/18) Ya podéis pedir Los Dracs de Septiembre.

- (09/18) ¡Enhorabuena Faora, ya eres Moderadora!

- (09/18) Nueva actualización de las fichas de personaje. Mada MP a Selene para actualizar.

- (09/18) El juego "Confieso que..." se clausurará si persisten las malas conductas entre sus participantes. ¡Los juegos son para divertirse, no para atacar a nadie!

- (07/18) Nuevas normas respecto a los posts +18 de índole sexual.

- (05/18) Nuevas normas de emisión de reportes aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Admin
MP
Selene
Admin
MP
Faora
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
34/64

Afiliados Normales


Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Mercurio el Jue Dic 01 2016, 21:18

Confiar no era fácil cuando gente cerca tuyo ya te había rechazado. Gente que se suponía que te quería. Así que el reclamo de C'Nedra era un poco injustificado a mi entender. No podía simplemente confiar en todo aquel que empezaba a conocer.

No me sorprendió que correspondiera mi abrazo, de hecho lo estaba esperando. Dejó de tener un matiz extraño y pasó a sentirse natural. Quizás fueron esos momentos en los cuales había tardado en reaccionar al abrazo los que me hicieron sentir extraño. Ridículo de alguna manera, puesto que cuando ella había llegado me había abrazado.

Asentí, era distinto, y más sencillo, pero yo no podía volver a eso. Y probablemente C'Nedra tampoco. Ladeé la cabeza considerando qué decirle.
-Había… ocultado cierta información sobre mí que les hizo creer que había una posibilidad de que fuera un traidor. Supongo que en ese punto, la posibilidad de averiguarlo estaba fuera de la mesa. Demasiado peligroso si así era… Así que actuaron. -De alguna manera era demasiado suave llamar “actuar” al hecho de que gente que eran compañeros de pronto intentaran matarte y tuvieras que matarlos a ellos para evitarlo. Que el hombre que habías considerado como un padre les ordenara hacerlo para no mancharse las manos.

-No me están buscando. Saben perfectamente dónde estoy. -Mis labios se volvieron una fina línea. -Supongo que mientras le divierta jugar conmigo estaré bien. -Podía recordar sus palabras aquella noche en el cementerio. No era rival para él, y mi destino estaba una vez más en sus manos, sólo que esta vez no era una elección mía.

Me di cuenta que a pesar de que no demostraba mi miedo en mi rostro, había apretado la mano de C'Nedra que había buscado la mía. La solté, esperando no haberle hecho daño. Era la primera vez que le contaba a alguien acerca de Joramuth y a pesar de que sus minions me habían dejado de atacar, y no lo veía por la taberna, la idea de que me controlara, de las cosas que me había dicho me ponía de los nervios. Porque ya no era lo mismo, ahora él sabía que yo era un híbrido, y ahora su juego tenía que ver con la gente que me rodeaba. Quizás hasta algún día lo vería acercarse a C'Nedra, pero decirle a ella quien era él, también podía ser un problema… Si él llegara a ver en sus ojos que sabía quien era, la mataría sin pensarlo, así que no podía advertirle.

Estiré la mano para tocar las cicatrices, queriendo juzgar que tan profundas eran pero C'Nedra las cubrió con rapidez. En mi rostro no había nada del usual rechazo o pena que mucha gente mostraba por cicatrices. Parecían cicatrices de tortura, hechas para doler, castigar y recordar quien las había hecho. Por ello asumí que ella no las había disfrutado y que la vergüenza que parecía sentir por ello tenía que ver con querer regresar a un lugar donde la lastimaban de maneras que no le gustaban.

Me desabroché la camisa y me la saqué. Nunca me he avergonzado de mi cuerpo. Quizás eso demuestra lo bien adoctrinado que estaba por mi ex maestro que de alguna manera siempre pensé en mi cuerpo con orgullo. Tenía los músculos marcados, cincelados por duros entrenamientos para ser fuerte y ágil, para resistir. Pero eso no era lo que llamaba la atención, sino todas las cicatrices que cubrían mi torso. Tantas que mi cicatriz de híbrido no destacaba.
-Realmente muy pocas fueron generadas por alguien que no fuera mi maestro, en su afán de entrenarme de tal manera que lo resistiera todo. -Y a pesar de que nuestras cicatrices se veían muy distintas, el querer volver a un lugar donde te sacaban pedazos de piel durante horas, no te daban de beber durante días, o te hacían llegar al borde de la muerte de distintas maneras por entrenamiento era tan loco como querer volver a un torturador personal. Porque de alguna manera eso había sido Joramuth, mi torturador y titiritero. Un maestro manipulador que me hacía bailar al son que él quería. Y que quizás hoy aún seguía haciendo lo mismo.





avatar
Mercurio
Hybrid

Mensajes : 389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por C'Nedra el Sáb Dic 03 2016, 03:04

-¿Y por qué les había ocultado algo sobre usted?- busqué su mirada, confundida; no recordaba ni una sola vez en que hubiera sido capaz de guardarme algún secreto en el pasado, ni siquiera cuando había sido consciente de que una mentira hubiera bastado para alejarme de un castigo- ¿Ese secreto era muy malo? ¿Podían lastimarlo si decía la verdad?- una pequeña risa cargada de amargura fue mi primera e inconsciente respuesta ante sus siguientes palabras- Nunca entendí eso. Lo de… jugar con otras personas. Eso de provocar, y asustar, eso de hacerles saber que están ahí y que van a ir por ellos- pasé unos temblorosos dedos entre mis cabellos hasta detenerme momentáneamente en mi garganta- Hacernos saber que nunca vamos a poder escapar- sacudí el rostro, intentado apartar las amenazas que hoy más que nunca me sonaban a letanías- ¡Por supuesto que va a estar bien! ¡No voy a dejar que nadie lo lastime, Mercurio!- exclamé como si fuera lo más obvio del mundo, ignorando lo iluso de mis palabras.

Al notar que soltaba mi mano, no sólo desapareció el calor de otro cuerpo que encontraba tranquilizante, sino también lo único que parecía mantenerme de pie. Porque en el momento en que mi mano se cerró en el aire, temí que fuera una sutil forma de invitarme a mantenerme alejada. Más de una vez, luego de un abrazo, una caricia o un instante de debilidad, me habían apartado, dejándome en claro que aquél arrebato nunca había existido. Una manera de recordarme, quien era en realidad. Y la mera idea de que él fuera a hacer lo mismo, que fuera a negarme, que fuera a apartarme, me asustaba más de lo que creía.

Me volví lentamente, temerosa de lo que podía encontrar en su mirada. Un brazo cruzado sobre mi pecho, mis dedos recorriendo con demasiada reverencia las cicatrices que nacían sobre mi hombro; un pequeño gesto que gritaba cuanto deseaba proteger la sombra de alguien que no lo merecía. Pero nada en Mercurio delató razón alguna para mi recelo, nada en él amenazó con destruir mis recuerdos. Y sólo fui capaz de ofrecerle una tímida sonrisa cargada de devoción.

Había comenzado a recuperar el espacio que había creando entre nosotros, cuando me percaté de lo que estaba haciendo. Me detuve bruscamente, encandilada por el sinfín de cicatrices que recorrían su piel. Porque a pesar de que muchas veces había sido testigo de esas huellas, verlas grabadas en él se volvía demasiado real. No tenía las fuerzas  necesarias para negar que aquello me traía sentimientos encontrados. Porque si bien no soportaba las imágenes que se deslizaban por mi mente, escena tras escena teñidas de dolor y carmín, su cuerpo retorciéndose bajo los caprichos de algún alma sin rostro; por otro lado… eran esas mismas marcas las que me trasladaban una y otra vez al pasado, a los gritos y las humillaciones que tanto odiaba, que tanto anhelaba.

Terminé por acercarme a él, intentando recorrer con la mirada todas esas cicatrices- ¿Lo logró? ¿Entrenarte de tal manera que pudieras enfrentarte a todo?- alargué una mano, apenas rozando una de las heridas, temerosa de que al hacerlo despertara recuerdos desagradables; alcé ligeramente el mentón para mirarlo, pidiendo permiso demasiado tarde- Tu maestro… No me agrada- murmuré mientras daba la vuelta a su alrededor para descubrir si su espalda también estaba cubierta de cicatrices y desde ahí atrás, volví a hablar- ¿Me contarías…? ¿Me contarías como te hicieron alguna de estas marcas?- contuve la respiración unos segundos, atenta a su respuesta- ¿Por favor?
avatar
C'Nedra
Human

Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Mercurio el Mar Dic 13 2016, 01:43

No estaba seguro de qué contestarle pero en seguida C'Nedra pareció adivinar la respuesta. Asentí. Mi verdadera naturaleza era algo que los dragones consideraban que no debería existir. En Talos se dio una revelación pública y causó que se buscasen activamente. No había manera de que uno voluntariamente quisiera decir por ahí lo que era.

-Tiene que ver con obtener cierto placer sádico de disfrutar del miedo ajeno. -Ladeé la cabeza pensativo ante lo de escapar. -Bueno, yo escapé y tú escapaste. De hecho si yo no hubiera elegido venir a Talos probablemente hubiera seguido libre de él. Tuve mala suerte. -No era la clase de persona de culparme por algo así. No podía saberlo, yo lo conocí en otro lugar, y hacerme pasar por humano implicaba cada tanto tener que desaparecer de nuevo a otra ciudad.

Sonreí divertido, desde luego C'Nedra no podía impedir que me lastimaran, ni yo a ella. Pero nada impedía intentarlo. Así eran las personas, se embebían de metas casi imposibles para lograr cosas más pequeñas. Más reales.


-Puedes tocar. Nunca me he avergonzado de mis cicatrices. Para mí son una imagen de lo mucho que he sobrevivido. L-No podía negar que yo había querido tocar las de ella, después de todo, para ver qué tan profundo era.a miré pensativo. -Puedo enfrentarme, no necesariamente ganar. Siempre hay gente más fuerte y hábil que uno, o más astuta. Pero me he enfrentado hasta a él, así que de alguna manera podría decir que sí. -Podía enfrentarme a todo, salir victorioso… o simplemente salir con vida era otro tema.

-A mí tampoco. -Respondí respecto a mi maestro, ya que aunque una vez lo había visto como un padre, odiaba lo que veía ahora en él. Era como si fueran dos personas, dos vidas distintas. Y mi incapacidad de ganarle se reflejaba en él cada vez que lo veía.

Alcé una ceja ante el pedido, no podía negar que yo mismo quería saber de los de ella. Si lo había disfrutado de alguna manera, si había dependido de ese dolor o sólo gustaba de otras partes de aquella vida, del confort, de la facilidad.


-La mayoría de las veces me llevaba a un cuarto que tenía especialmente para eso y me ataba a una silla. Las primeras veces fueron cortes más sencillos. -Le señalé uno que recordaba, uno de los primeros, de esos que se quedan contigo para siempre por la novedad. -A veces eran quemaduras, que son más sencillas de distinguir por la diferente cicatrización. -Apunté señalando otra cicatriz más transparente y pequeña. -Hubo una vez, sin embargo que me cortó pedazos de piel enteros. -Le mostré dónde, personalmente una de las cosas más dolorosas y sádicas que había experimentado. -Aunque la verdadera diversión no empieza con el corte, sino con tirarle alcohol luego. -Comenté irónico con una sonrisa para acompañar el chiste, aunque ninguna de las dos cosas fueran muy alegres.





avatar
Mercurio
Hybrid

Mensajes : 389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por C'Nedra el Mar Dic 13 2016, 21:30

-Escapé, sí. Aunque no de verdad…- bajé la mirada, confundida, demasiado perdida- No estoy con él, pero… eso no quiere decir que haya escapado. Lo escucho todo el tiempo, todavía puedo sentir como…- con la voz temblorosa, necesité de todas mis fuerzas para continuar, para admitir aquello que estaba cuidadosamente escondido dentro de mí- ¿Cómo pude haber escapado si quiero que me encuentre?- volví a mirarlo, tratando de encontrar tras sus ojos algo más, algo por compartir, algo que entendiera- El que te lastimó, el hombre malo… ¿le tenés miedo, Mercurio?

Mis dedos se deslizaron delicadamente sobre sus cicatrices, recorriendo en silencio las historias que escondían, adorando con temor los recuerdos que despertaban en mí. Nunca había sido indiferente ante las tragedias ajenas, nunca había podido separar mi propio dolor del de los demás. Y cuando esos momentos oscuros aparecían de la mano de alguien que me agradaba, el dolor se volvía insoportable.

Seguí sus palabras, sus gestos, buscando las heridas que serpenteaban por su cuerpo. Yo había pedido por aquello. Yo había pedido por las historias, por los gritos, por el dolor- ¿Cómo terminaste con alguien que te hizo tanto daño?- y ahora era incapaz de contener el temblor que recorría mi piel, temerosa de esa sombra sin nombre, impotente al imaginarlo entre aquellas paredes- No debería haberte lastimado así, está mal y… no me gusta pensar que te hicieron todas esas cosas… me pone triste- por fin mis manos cayeron a mis lados, atrapada entre el horror y la fascinación de sus palabras- ¿Podés sentirlo todavía? ¿Verlo? El cuarto, el fuego, el alcohol…- acaricié ligeramente una de las quemaduras que habían quedado allí grabadas en su piel- ¿Lo perdonaste? ¿Por todas esas cosas feas que te hizo?

Di unos pasos hacia atrás, hasta tropezar con el duro borde de la mesada. Sujetándome con fuerza, di un pequeño brinco para poder sentarme sobre ella y así poder quedar a la altura de Mercurio. Necesitaba asegurarme de que no podía escapar de su mirada, era la única forma de obligarme a devolverle el favor. Una historia por otra. Un recuerdo por otro.

-¿Puedo contarte como me lastimé yo?- mis dedos alcanzaron el trapo que él había estado usando antes, retorciendo con fuerza el pedazo de tela- A él no le gustaba lastimarme así… Y fue mi culpa, si me hubiera portado bien, nunca…- mis nudillos palidecieron, tratando de enfocarme en algo más que mis palabras- Yo sabía que se iba a enojar, pero… creí que sería como las otras veces- meneé el rostro, la sombra de una sonrisa sobre mis labios- No lo fue. Él prefería lastimarme con otras cosas, o humillarme, jugar conmigo o… Sí. Pero ese día, cuando agarró esa cosa de cuero, yo…- recordaba el abrazo que había llegado después, las palabras que se habían deslizado sobre mí, borrando todo atisbo de dolor- Las lágrimas, la sangre… No me gustaba que me lastimara, Mercurio, pero…- tal vez, era sólo esa idealización que vivía en mi cabeza; tal vez, algo más- No sólo lo extraño a él, creo que también extraño las cosas malas que hacía.
avatar
C'Nedra
Human

Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Mercurio el Vie Dic 16 2016, 22:49

-Escapar físicamente no implica la parte mental. Uno nunca olvida la clase de vida que marca la carne al igual que la mente. Lo más extraño es que en general lo que extrañamos no es una persona o un lugar sino lo que estos nos proveían… -La seguridad, la disciplina, la rutina y el dolor. -Sí. Porque sé lo que podría hacerme si quisiera, las manipulaciones y maquinaciones. Lo que sabe de mí le da poder y él de por sí ya es un hombre poderoso. Pero no estoy aterrorizado.

La seguí con la mirada mientras ella se perdía entre mis cicatrices.
-Solía trabajar de marinero, pero una tormenta se llevó el barco y a la mayoría. Un día escuché de un reclutamiento, que ofrecían entrenamiento. Me hicieron una prueba, la pasé y le conocí. Al principio todo era más suave y cordial, y yo estaba determinado a ser el mejor, a ir más allá. Y lo hice.

Asentí, lo que más presente tenía, por alguna razón, eran los olores… a humedad, a carne quemada… mi propia carne.
-Sí. No… Le perdoné por las torturas…. Siempre las tomé como parte de mi entrenamiento como algo que pesaba en mí. Pero el traicionarme… el mandar a mis compañeros a matarme en una suposición es algo que nunca voy a poder perdonarle.

La miré con interés, quería saber de su pasado. Entrecerré los ojos y ladeé la cabeza intentando dilucidar si C'Nedra se estaba culpando por que la habían manipulado o en verdad había roto alguna clase de regla terrible. Me acerqué a ella y la tomé de la barbilla.
-Sabes tan bien como yo que si él no hubiera querido esas marcas no estarían en ti. Pero no importa, no es un problema si necesitamos cosas extrañas que otros no. Y si no lo aceptamos nunca las obtendremos. Qué es lo que realmente extrañas de él? Extrañas que te hiciera daño? Te hacía sentir libre?

Quizás era pedir demasiado pero quería entenderla como había querido entender a pocas personas en mi vida. Quería entender porque quizás en algo podía ayudarla, porque sin importar lo que sintiera no me horrorizaría porque sabía bien lo que era tener cosas de ti mismo que no puedes admitir, debilidades que no quieres tener, y miedos que no puedes afrontar.





avatar
Mercurio
Hybrid

Mensajes : 389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por C'Nedra el Dom Dic 18 2016, 19:35

-¿Mercurio? Si pudieras volver atrás, sabiendo que esas personas más tarde te lastimarían y perseguirían…- fruncí ligeramente el ceño mientras lo miraba- ¿Te presentarías igual a esa prueba? ¿Valen la pena, todas esas cosas malas que te hicieron y te siguen haciendo?- no podía apartar los ojos de él, temerosa de que su respuesta no bastara para borrar los miedos que habitaban dentro de mí- Yo ni siquiera puedo recordar la primera vez que lo conocí… es como si siempre hubiera estado ahí conmigo- añadí en un susurro con un deje de impotencia.

Aunque sabía que siempre le había perdonado todas aquellas cosas feas que me había hecho, también sabía que eso era sólo una fantasía. Porque en realidad, y bien enterrado dentro de mí, era consciente de nunca lo había culpado de nada para empezar. Aceptaba el terror que me provocada sin dudarlo, los gritos y las caricias, eran parte de él, de mí. ¿Cómo perdonar algo que aunque causara tanto dolor, no se comparaba con el horror de no tenerlo?

-¿Vos también necesitas de cosas extrañas, Mercurio? ¿Las aceptás, las buscás?- una ligera sonrisa cargada de cariño y tristeza apareció en mis labios al sentir su mano contra mi piel; demasiado débil ante cualquier signo de aceptación- No lo sé. Solo…- cerré los ojos y mis dedos se enredaron sobre su muñeca, necesitaba tocarlo, necesitaba saber que no me iba a dejar sola, no ahora, por favor - Sí, extraño las cosas feas que me hacía y…- apreté con fuerza su mano, sintiéndome más vulnerable que nunca- No quiero extrañarlas, pero… las necesito- las provocaciones, las humillaciones, los castigos- No creo que pueda soportar más tiempo sin esas cosas malas- añadí incapaz de ocultar la desesperación de mis palabras, mis uñas clavándose inconscientes sobre su carne- Las cadenas de su camarote, ese horrible collar alrededor de mi garganta, sus manos que…- abrí los ojos, soltándolo bruscamente mientras mi cuerpo se echaba hacia atrás, el horror plasmado en mi rostro- ¡Lo lamento! Te estaba lastimando, no quise, yo… ¡No sé qué estaba haciendo, perdón!

Pero aquella última palabra que él había pronunciado, todavía rondaba por mi cabeza- ¿Vos te sentías libre mientras estabas con esos hombres? ¿O ahora, lejos de tu maestro?-  creí entender a que se refería con aquella palabra, pero se me hacía demasiado lejana- Porque eso es justamente lo que yo no quiero sentir.
avatar
C'Nedra
Human

Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Mercurio el Miér Dic 21 2016, 05:54

No podía imaginarme mi vida sin haber ido jamás a ese lugar, sin haber entrenado. Ese lugar me dio una individualidad, me hizo quien era. -Sí. -Respondí con firmeza. -Y aunque pueda recordar todo, es como si no fuera yo sin esa vida. No sabría quien soy en absoluto.

Suponía que si no hubiera ido a ese sitio, sería de otra manera, sería alguien más pero a la vez un desconocido para mi yo actual. Podría estar orgulloso de mí mismo como lo estaba de haber tenido otra vida?
-No sé si querría ser alguien más. Me gusta quien soy. A pesar de que a otros no les guste.

Ladeé la cabeza pensativo considerando su pregunta.
-Sí. Tengo mi trabajo en la taberna, pero no es suficiente, cada tanto hago otros, y siento que es parte de una pequeña farsa, a pesar de que recibo dinero… mi jefa… no me gusta. Nunca acepta ni remarca mis logros, nunca aprueba nada de mí. Lo sé a fondo, me lo ha gritado a la cara. -Nunca iba a olvidar sus palabras, su intenso odio por mí. Ella quería a Merc pero sólo porque le era conveniente, y más que nada porque deseaba nuestro cuerpo, nuestro calor. Una ligera mueca de asco, casi imperceptible se presentaba en mi rostro. No quería que ella me tocara, pero no podía influir en las decisiones de Merc, y él era mucho menos orgulloso, él podía vivir de migajas de cariño.

Sabía que buscaba aceptación, halagos por un trabajo bien hecho, nada extremo, sólo… el adoctrinamiento que había recibido y que aún quería de alguna manera. Era un perro de caza que no podía encontrar un dueño, y que rara vez admitiría necesitar uno.

Mis ojos se abrieron un poco más en interés. Había sospechado que ella las necesitaba y era bueno confirmarlo. Miré mi muñeca y pude ver las marcas de sus uñas y en enrojecimiento por sus dedos. Realmente, nada por lo que exaltarse.
-Está bien, agarras como niña. -Le dije con una pequeña sonrisa en la comisura de mis labios. -Hace falta mucho más para que me duela, o dejar una marca. Puedes agarrarte de mí todo lo que necesites.

Pensé mejor sobre su pregunta.
-Me sentía contenido… y cuando hacía mis misiones me sentía libre, pero siempre para volver y recibir un premio o castigo adecuado a mi grado de éxito, para volver a sentirme… encerrado, seguro… contenido.

No estaba seguro de qué podía leer ella en mi rostro, sólo la diversión y la ira solían colarse por mis facciones. El resto del tiempo era muy difícil de leer, era más como si mi rostro estuviera tallado en el mármol, y era sin duda alguna en gran parte por mi entrenamiento. Sin embargo, esta vez me removí en el lugar, algo inseguro de lo que iba a ofrecer. Gratis. Yo no era la clase de persona que ofrecía cosas sin pedir nada a cambio. Y menos sin estar seguro de si el otro lo quería.


-Yo podría darte… hacerte cosas malas, si quisieras. Tengo experiencia… no sólo en cuestión a torturas… lo he hecho también en un ambiente mucho más sexual. Hay gente que lo necesita de esa manera. Si quisieras… -Intenté poner la voz más neutral que pude, no quería que pensara nada más de mi ofrecimiento. Yo sabía bien que no podía reemplazar a su pirata. No era mi intención tampoco. Y sabía bien que no podía tocar una esclava de otro. Pero dudaba mucho que ella le fuera a confesar a su amo actual lo que necesitaba, así como yo no lo había confesado a otros. Simplemente quería ayudarla, pero quizás yo no era lo que ella necesitaba.





avatar
Mercurio
Hybrid

Mensajes : 389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por C'Nedra el Jue Dic 22 2016, 04:00

Había fantaseado con la idea de cuan diferente hubiese sido mi vida, si nunca hubiese caído en manos de aquel hombre. Durante un tiempo, aquellos sueños eran los únicos que habían logrado mantenerme en pie. Pero demasiado rápido las cosas habían cambiado, demasiado rápido la realidad se había encargado de destruir esas fantasías. A mi manera, adoraba mi pasado. No podía escapar de él, ni quería.

-A mí también me gusta cómo es, no quiero que sea diferente, Mercurio- con el pasado teñido de dolor, las manos manchadas de sangre y su negación a mostrar cualquier atisbo de rechazo por mí; después de todo, ni siquiera en el pasado había sido capaz de anhelar que alguien cambiara su forma de ser- Una vez me dijeron que no podíamos agradarle a todo el mundo- no me gustaba esa frase, ni un poquito, iba a en contra de todo lo que yo representaba, pero sabía que encerraba cierta verdad- Y eso está bien, no tiene que ponerlo triste- le ofrecí una pequeña sonrisa antes de continuar- Por ahí, es solo que no lo conoce muy bien, si lo hiciera cambiaría de opinión, ¡estoy segura! A veces, cuando estamos tristes o enojados, decimos cosas feas sin darnos cuenta.

Ante sus palabras, restándole importancia a mis uñas clavándose en su piel, no pude contener una pequeña carcajada teñida de deleite, un pequeño instante de alegría- Gracias- hice un gesto en dirección a su mano- Por no enojarse y por…- sabía que no había sido capaz de lastimarlo, esas cicatrices frente a mí eran testigo suficiente, pero no me importaba, la culpa estaba ahí- No debería decirme eso, Mercurio, ¡no lo soltaría nunca!- reí intentando no pensar en todas aquellas veces en que inconscientemente me lastimaba, tratando de controlar los confusos sentimientos que el pasado me despertaba- No se preocupe, no voy a volver a hacerlo. ¡Se lo prometo!- añadí llevando mis manos tras mi espalda, como muestra de que no iba a volver a rasguñarlo.

Yo me había creído libre esos primeros días en Talos. Lejos del hombre que me causaba tanto temor, tanto dolor; lejos de la soledad que significaba Krosan. Me había creído libre incluso cuando había conocido a mi nuevo amo. Y lo había sido, ilusamente lo había sido, hasta que entendí que aquello no era libertad, no para mí. ¿Cómo podía serlo si no lo quería? ¿Cómo podía serlo si me causaba más dolor que cualquier golpe en medio de la noche?

Me quedé completamente inmóvil cuando pronunció aquellas palabras. La confusión y la sorpresa se deslizaban entre mis facciones, el agradecimiento y el temor entremezclándose sin pudor alguno- No podría pedirle algo así, Mercurio- acaricié por un instante su mejilla antes de retirar la mano, un gesto más para mí que para él- ¿Cómo podría obligarlo a...?- necesitaba aquello más de lo que quería admitir, pero me aterrorizaba incluso más la idea de eso fuera capaz de poner al fin, una sombra de rechazo o lástima en su mirada- Pero… Pero cuando ya no pueda soportarlo más, ¿puedo…? ¿Me dejaría venir con usted? ¿Hacerme compañía?- el ruego quedó en el aire, ¿volver a preguntarme?- ¿Por favor?- si él había sido capaz de hacer esa oferta, ayudarme a recuperar aquello que había perdido, yo no podía quedarme atrás- Sé que soy sólo una esclava y no puedo hacer mucho por alguien como usted, pero… ¿Hay alguna forma en que yo pueda ayudarlo?
avatar
C'Nedra
Human

Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Mercurio el Vie Dic 23 2016, 19:18

Solté un bufido ante su intento de consuelo. -Cuando estamos enojados decimos aquello que nos guardamos,  que no está bien decir pero que hemos pensado con anterioridad. -La gente simplemente armaba lindos cuentos para luego poder convivir con lo que le dijeron en vez de aceptarlo. No era tan fácil perdonar si no asumían que el otro no piensa eso.


Sonreí divertido.
-Sería problemático. La gente pensaría cosas raras y cuando fuera al baño sería algo incómodo. -Probablemente más para ella que para mí, además. Aunque lo primero, con la gente pensando que yo era un dragón... Definitivamente problemático. -No estaba preocupado tampoco. Era más como cuando un gatito amasa y te clava las uñas sin querer, no duele mucho que digamos, y el ronroneo lo vale.

Negué con la cabeza -Un día de estos te conseguiré un diccionario, porque no perece que sepas realmente el significado de "pedir" y "obligar" -le solté en broma aunque mi rostro se encontraba serio. -Es una oferta, que se mantendrá. Y definitivamente no será una obligación. Si no tengo ganas no lo haré, es así de sencillo. Me enorgullece el hacer bien las cosas que decido hacer. Y sé bien que en un juego de dominación, sí, un juego esta vez, porque cuando termine volvernos a ser... Amigos -la palabra sabía extraña en mis labios, no solía tener amigos. -Sé bien que en un juego de dominación para ser bueno debes mantener un equilibrio. Debes de cuidar, pero también establecer tu voluntad. Así que si algún día lo necesitas terriblemente puedes venir y arrodillarte en el suelo a esperar. Aún si no estoy. Si puedo y quiero obtendrás lo que necesitas. Sino te irás antes de que tu amo te extrañe.

No sabía si ella lo sabía, pero acababa de proveerle una manera de hacerme saber lo que necesitaba sin pedirme, y quizás si no estaba aquí, hasta el simple hecho de tener que arrodillarse y esperar, de tener una orden a cumplir la tranquilizaría.

Le pegué con un dedo en la frente.
-Se supone que soy yo el que tiene lapsus de memoria. Ya me estás ayudando, estás haciendo los dibujos que necesito, recuerdas?

Para ella quizás en dibujos, pero para mí eran la manera de hacerle saber a Merc a quién evitar, y a quién fingir recordar. Y ahora que pensaba en ello, probablemente Merc no podría hacerse cargo de C'Nedra si ella lo necesitaba. Pero no me animaba a contarle de él. Quería ver su reacción. Quería ponerla a prueba. Quizás cruel de mi parte, pero necesitaba ver su reacción de manera genuina, a pesar de todo todavía me costaba creer que ella, que nadie, me podía aceptar al completo.





avatar
Mercurio
Hybrid

Mensajes : 389

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por C'Nedra el Lun Dic 26 2016, 20:42

Estaba segura- casi segura- de que sabía diferenciar entre pedir y obligar. O eso esperaba. Había demasiadas palabras que a lo largo de mi vida habían ido perdiendo significado, demasiadas palabras que se habían convertido en otra cosa. Y aunque el vivir en Talos amenazaba con romper algunas de esas ideas equivocadas que traía conmigo, sabía que algunas estaban demasiadas arraigadas dentro mí. Porque no podía permitirme perderlas, porque no quería olvidarlas.

Mientras Mercurio hablaba, no podía apartar la mirada de él,  demasiado perdida. Asustada. No de él, sino de mí. Porque él no sólo me estaba ofreciendo algo que yo necesitaba, sino que me estaba dando la posibilidad de elegirlo. Elegir hacer aquello que en el pasado nunca había podido rechazar, aquello que nunca había sido una opción. Podía ser mi decisión, revivir aquellos recuerdos que hoy extrañaba más allá de toda lógica. Y por eso, estaba asustada: porque no encontraba ni una sólo razón para decir que no.

-Un juego- repetí con cuidado, como si esperara que en cualquier momento me corrigiera- ¿Y vamos a seguir siendo amigos? ¿Me lo promete? Porque no quiero que piense mal de mí por eso y ya no quiera hablarme- y aunque lo que me proponía no alcanzaba a comprenderlo del todo, porque desafiaba demasiadas cosas dentro de mí, confiaba en él; confiaba en que no me rechazaría, y peor aún, confiaba en que no me lastimaría, no de verdad, no cómo otros lo habían hecho- ¿Puedo venir y…?- mis dedos se aferraron con fuerza contra el borde de la encimera, pero esta vez, no estaba del todo segura de porqué- Cuando… lo necesite, me gustaría hacer eso. Esperarlo hasta que…- hasta que decidiera si merecía o no, eso que había ido a buscar, a rogar.

Recordaba demasiado bien esos instantes de duda, de expectación, el no saber cuando el dolor o las caricias aparecerían por fin. Esos instantes teñidos de miedo y desesperación antes de que algo sucediera. El cuerpo tenso y el corazón desenfrenado, esperando por descubrir en su mirada algún indicio acerca del infierno que sus manos despertarían. Y a veces, sólo a veces, y cuando ya no había lugar para la razón, y la inocencia y la esperanza estaban bien enterradas tras años de locura, esos instantes, esa espera, podían convertirse en algo más que sólo terror.

-¡Ouch!- exclamé sonriendo mientras pasaba exageradamente una de mis manos por mi frente- ¡No me olvidé! Eso es un trabajo, ¿verdad? Yo hago esos dibujos que necesita, y usted me trae cosas ricas para comer. No es lo mismo que… Sólo digo, que si necesita ayuda con algo, puede pedírmelo - estiré una mano en su dirección para que me ayudara a bajar de la mesada- Tengo que volver a casa- expliqué mientras tironeaba de él para llevarlo hasta la puerta- No vaya a decírselo a mi amo, pero tengo una caja con pollitos en mi habitación y seguro me extrañan. ¡Sólo los estoy cuidando hasta que encuentre a su mamá!- me sujeté de su brazo y poniéndome de puntas de pie, dejé un beso sobre su mejilla- Si quiere puede venir un día a visitarlos, o puedo traerle uno para que le haga compañía- le ofrecí una última sonrisa antes de desaparecer en la calle, antes de perderme entre la muchedumbre, antes de tener que volver a esconder esos retorcidos deseos- Gracias.
avatar
C'Nedra
Human

Mensajes : 422

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Evil spirits in heavenly places|Mercurio.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.