Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Mar Sep 20 2016, 03:29

Salió un par de días, no porqué sintió que debía hacerlo como tantas otras veces, si no porque esta vez lo necesitó. Se pasó por la Resistencia, a resolver un par de asuntos y ojear como iban las cosas en la segunda base. Dejó un par de mapas en el cuarto que había tomado allí, y terminó por volver a Talos, echando en falta la ciudad, y el aire bullicioso de sus calles. Decidió pasarse por aquel pequeño refugio que tenía, asegurandose de que todo seguía en orden después de bastante tiempo sin pisarlo, y salió de nuevo, sopesando donde ir, hasta si sus pies lo llevaron a casa del dragón, como solían hacer siempre si Aldrik se descuidaba.

Pasó por los jardines, sin necesidad de anunciarse como hacía antes, y fue directo a donde sabía que estaba el dormitorio del otro. Escaló el árbol que daba al balcón, dejándose caer en este, y descorrió las cortinas despacio, entrando en la habitación del contrario. Estaba tal y como la recordaba, tranquila, como si no recordara nada de todo lo que había ocurrido allí dentro. Aun con ello, había algo en el ambiente que le resultó reconfortante, familiar, intimo tal vez, pero no indagó más, yéndose a un extremo del dormitorio, pasando por el lado de la cama. Dejó la bolsa que cargaba a un lado, de tela, inseguro de ponerla allá donde no pudiera verla, y buscó al dragón, encontrándolo a punto de salir por la puerta principal de la habitación.

Observó el hecho de que parecía vestido, listo para salir, aun si no era con el uniforme o la ropa tan formal que acostumbraba en ocasiones especiales, y el humano terminó concluyendo que debía de ir a salir a hacer cualquier cosa normal, como comprar, o directamente dar una vuelta. Se le hacía raro, verle haciendo cosas tan mundanas.

El dragón tocó el pomo, deteniéndose, y el moreno supo que había notado su presencia, sonriendo leve. Fue a hablar, sabiendo pese a ello que el contrario no necesitaba que le dijera quien era, y Aldrik se pasó la mano por el cabello, notando el brillo suave de la cicatriz bajo las ropas. ¿Debería haberse anunciado antes por la entrada principal...? Bueno, no le gustaba mucho ese sistema, para que mentir.-
Perdona... me es aparatoso entrar por la puerta de delante. Tus esclavos siguen preguntandome que quiero y si he avisado antes de venir, es una lata. -Sacudió el cabello levemente, apartándose en un gesto ausente el cabello de los ojos, y miró al otro.- ¿Vas a salir? -Una evidencia si, pero mejor insinuarlo que preguntar directamente a donde iba, ¿no?




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Mar Sep 20 2016, 04:42

Como había llegado a ese punto le asustaba, confesó sus demonios interiores con suma sencillez ante Aldrik, tan solo por su historia, pero le asustaba más que no se arrepentía de que supiera como había sido su vida y del odio que sentía a su raza. Tampoco salió todo como esperaba, el no huyó, fue a buscarle y se quedó a su lado reconfortandole con sus caricias, incluso aunque caminase como un espectro por la casa, él seguía ahí, pudiendo animarse al ver sus océanos, su sonrisa discreta. No es que hubiera hablado mucho con el humano tras aquello, la verdad es que quería no tener que recordarlo y tener que dar más explicaciones al menor, así que seguir como si nada era la opción correcta, solo que el dragón ya no le trataba como antes y se notaba, incluso le hacía compañía y le dejaba estar cerca suya.

Cuando desapareció durante dos días, el inquisidor pudo recuperar algo de su rutina, de su normalidad, aunque la casa parecía  muy vacía sin la presencia del desafiado, sin sus impertinentes miradas a todas horas, sin sus preguntas y sus caminatas. Todas esas cosas que sacaban un poco de quicio al de ojos violeta pero que a la vez le encantaban. Ese tiempo lo ocupó en pensar, en decirse que no era posible sentir algo por Aldrik y que terminar de raíz con el problema era lo mejor, mas siempre recordaba como al estar a su lado se sentía en paz, en casa, y pasaba a desechar esa posibilidad, a joder aquello que sentía por su orgullo. En cierto modo se podría decir que había optado por ser sincero y dejarle rondar, aunque aquello significase el fin de una etapa y una máscara.

Sea como fuere, se preparó para salir un rato, aprovechando que ya no nevaba y el frío poco se iba retirando, deduciendo que la cascada ahora estaría bien para dejarse caer por allí un rato, aprovechando además que el humano estaba desaparecido. Se puso algo cómodo, tela que no dejaba pasar el frío y de colores normales, con un chaleco de cuero blando, el cinto del mismo color y material y unas botas de cuero a juego, llevando la mano al pomo de la puerta cuando sintió la presencia del menor en la habitación, entrando por el balcón, sin usar la puerta como de costumbre. No es que le molestase eso, podía entrar por donde quisiera, incluso agradecía que fuera de forma discreta.

El dragón giró el rostro ante su pregunta, abriendo la puerta y cruzando el umbral, deteniéndose para indicar que si y por si quería seguirlo, aunque no permaneció allí para comprobarlo, echó a andar escaleras abajo y cruzó los corredores de la mansión a buena velocidad, tomando el camino que llevaba a la puerta de la muralla que daba al bosque, internándose en el mismo y tomando el sendero que llevaba a la cascada, sin detenerse, que el otro estaba cerca, queriéndolo así. Una vez llegó se sentó en el césped y miró el agua caer al pequeño lago, que de pequeño tenía poco, gustándole esa visión. -Ven de una maldita vez- le habló a su mente, dejando hueco a su lado.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Lun Oct 03 2016, 14:08

Una sonrisa se dibujó leve en el rostro del humano, cuando el dragón le anunció que salía. No lo hizo de manera literal, pero Aldrik lo captó en sus gestos, y eso era bastante para alegrarle, para hacerle dar media vuelta hacia el balcón y seguirle por el mismo camino, acortando el trayecto, eso si. Se conocía el bosque, demasiado bien, y una vez al nivel del suelo comenzó a andar, sabiendo que el dragón estaba cerca, lo notaba en la cicatriz del pecho.

Había optado por dejar la capa en casa en aquella ocasión, creyendola casi innecesaria, por el manejo de temperatura corporal que poseía ya, y se dedicó a avanzar por el bosque, algo curioso respecto a donde iba el inquisidor. -
No sabía que te gustara el bosque- Dejó caer en su mente, tomando aire fresco, conforme andaba, pero tuvo que detenerse entonces, al ver una luz extraña moverse en circulos detrás de unos arbustos.

El desafiado se puso en guardia, dudando, nada más vio lo que parecía una pequeña llama de fuego, y se ocultó, creyendo aquello una hoguera que bien podría ser de un habitante del bosque, de un viajero o... bueno, de una de esas personas que se había topado con Dayron en una ocasión. Estuvo apunto de proseguir su camino, dispuesto a no hacerse notar, cuando oyó un par de gemidos lastimeros, y se detuvo, volviendo a mirar en esa dirección. Le sonaban. Aquella no era la primera vez que oía algo de ese estilo, y eso le removió el estómago, tenso.

Fue por eso que apretó el paso casi sin pensarlo, sabiendo que el dragón habría notado ese cambio en su ánimo, y siguió adelante al encuentro de la pequeña llama. Se quedó sorprendido, una vez supo de qué se trataba, y no pudo evitar el golpe de nostalgia, el dejavu al encontrarse con un zorro, aunque no era corriente, era uno ígneo. Se encontraba atrapado en una trampa de caza, moviendose conforme intentaba soltarse, y el moreno sonrió leve, encontrandolo tierno. -
Hey... -Se acercó despacio, sabiendo que este no se fiaría, y observó que subía la intensidad de sus llamas, casi como tratando de que el humano se mantuviera lejos. -Espera, te suelto. -Extendió la mano hacia este, notando que seguía rehuyendole, y se lo pensó, encendiendo un par de llamas pequeñas en sus dedos, haciéndolas bailar.- ¿Ves? Como tu... no te hago daño te lo prometo.

El animalillo se echó hacia atrás, pequeño y algo cansado, imaginando Aldrik que llevaría atrapado varios días, e interiormente se alegró de dar con este, sabiendo que tan joven y sin comer no habría durado mucho. El moreno se mantuvo inmóvil, con las llamas danzando en los dedos, hasta que el otro se confió, y terminó acercándose, consiguiendo el desafiado cogerle para soltarle las patas. El zorro se escabulló entonces, sin marcharse del todo de las delimitaciones del claro, y Aldrik lo dejó ir, casi preguntandose cuando era la ultima vez que había visto uno de esos. Los zorros eran mucho más frecuentes allá donde vivía de pequeño, cerca de los páramos. Los recientes cambios de clima debían de estar mareando mucho no solo a humanos y dragones si no a animales también.

Se giró entonces, sabiendo que lo más probable el dragón hubiera acudido donde él al verlo tardar, y así fue, encontrandolo de pie tras de si cuando se incorporó.-
Perdona... me dio penilla. -Confesó, pasandose una mano por el pelo y alzando la vista después.- ¿Donde querías ir?




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Vie Oct 21 2016, 22:08

Era más que evidente que el desafiado no sabía nada de los gustos del dragón, este no solía hablar de ellos con nadie ajeno a su reducido círculo, quizá Fafnir si que lo supiese por su larga amistad, pero desde luego Aldrik no podía, no cuando sus encuentros siempre habían acabado en violentos arrebatos o en otros más placenteros. No le contestó, no había necesidad de ello, estaban allí, lo podía ver con sus ojos y por donde se encontraban. Demás de que al dragón no solía   comentar lo obvio dependiendo de que cosas, así que solo siguió caminando hasta tomar la posición en la que estaba en esos momentos, mirando el agua caer.

Su llamada no fue respondida de ninguna manera y el inquisidor se quedó ahí pensativo, de todo lo pasado en los últimos meses, más que nunca, sorprendido de haber permitido que ese chico siguiese viviendo sabiendo lo que sabía, algo tan íntimo que no podía salir a la luz. Por no hablar de que estaba allí porque Letyko así lo quiso, le invitó a ir al bosque, a su lugar de paz, donde se relajaba por completo mientras el agua y el sonido de la cascada le sumían en un trance de paz y sosiego. La verdad es que había logrado encontrar en ese humano el mismo tipo de paz, con su calidez y su sencillez, su fragilidad y su temperamento tan cambiante.

No supo cuanto tiempo pasó ahí sentado, pero acabó diciéndose que no esperaría más al chico, por lo que se impulsó para levantarse y fue desandando el camino, para encontrarle. Quizá estaba preocupado, porque había huargos en ese bosque, peligrosos y en manadas lo suficientemente fuertes como para presentar batalla a un dragón tan experimentado como era él. No tardó en encontrar a este, jugando con una especie de zorro ígneo, la escena le resultó de lo más curiosa y no quiso interrumpir, apoyándose en un árbol mientras se cruzaba de brazos. Seguía preguntándose como era posible sentirse tan hechizado por unos ojos azules intensos y un rostro tan tierno y rebelde al mismo tiempo... pero ahí estaba, contemplándole con una mirada suave.

Cuando al fin se percató de su presencia, el dragón no dijo nada, los animales no le desagradaban y menos un zorro de elemento fuego. -A la cascada, está algo más adelante- comentó, acercándose a este, tras verle pasarse una mano por el pelo. Le alzó el rostro, del mentón, para acercarse a este y besarle. Simplemente le apetecía hacer eso, girándose y caminando despacio para que le siguiese, recortando distancia con ese lago y una vez llegó no lo dudó, quitándose las botas y subiéndose los pantalones para sentarse al borde y meter parte de las piernas en el agua. Miró entonces al cielo, para luego ladear el rostro y mirar al chico, invitándole a sentarse a su lado.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Dom Oct 23 2016, 06:08

Observó al dragón, dispuesto a caminar a donde fuera que quisiera llevarle, pero tuvo que detenerse un momento para procesar el beso, bajando la vista y guardando silencio. Se rozó los labios con los dedos cuando el contrario le dio la espalda, y acto seguido fue hacia él, caminando sin hablar. No resultó incómodo pese a lo que pudiera creerse, acostumbrado como estaba a los silencios largos entre ambos, y le miró de más un momento, antes de apartar la vista. Lo encontró atractivo, como siempre en realidad, y agradeció que estuviera tan pendiente de hacia donde iban, lo suficiente como para que Aldrik se permitiera mirarle de tanto en tanto sin que el inquisidor se percatara de ello.

Oyó el ruido del agua a lo lejos, dedicándole entonces su atención, y se sorprendió al ver la cascada, desconocedor de que esa zona existiera en el bosque. Memorizó entonces la ubicación, diciendose que ese era un fallo que sus mapas poseían... pero se detuvo, dándose cuenta de que tal vez no quisiera compartir aquel lugar. Tal vez quisiera que fuera un secreto de ambos. -
Es bonito. -Mencionó al final, viendo al otro sentarse en la orilla, con parte de las piernas dentro, y admiró las plantas que crecían cerca del pequeño lago que creaba la cascada.

Ya no hacía tanto frío, y eso era bueno para el dragón. Aldrik no quería ni pensar cuanto tiempo habría querido el inquisidor salir a diversos sitios durante las nevadas, y cuanto tiempo no había podido hacerlo por el temporal.

-
¿Vienes a menudo? -Le preguntó, casi temiendo perturbar un espacio que parecía bien conocido para el otro. Se quitó las botas con cuidado, arremangándose un poco los pantalones, y se sentó entonces al lado del de ojos violetas, mirando las aguas y su reflejo en estas, antes de mirar el reflejo de Letyko.- No sabía que este sitio existiera. -Confesó, sonriendo con suavidad, y se acarició el cabello apenas, peinandolo un poco y queriendo sacar algo de conversación, sin saber el qué.- No hace tanto frío ya. Cada vez menos, parece casi que se estén retrayendo las nubes...

Sus dedos acariciaron las briznas de hierba, y movió los pies en el agua sin salpicar, encontrándola más tibia, menos helada de lo que imaginaba... o tal vez fuera su termoquinesis.




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Vie Nov 04 2016, 07:29

"Bonito" no era el término que usaría el de ojos violeta para aquel lugar, era un oasis de paz y tranquilidad, que le permitía desconectar de todo lo que era su vida, incluso del trabajo, a pesar del handicap de no poder desconectarse de la red para tener esos momentos de tranquilidad absoluta. Solía hacerlo ya en los momentos en que iba a tener alguna relación sexual por no dejar ver dicha información y eso ya le parecía mucho en los tiempos que corrían. Si el dragón pudiese a veces simplemente desaparecería del mundo unos días, sobretodo a la luz de los acontecimientos recientes, desencadenados por el humano con el que estaba compartiendo uno de sus lugares favoritos del mundo, ese que había logrado traspasar su armadura y hacer latir de nuevo su corazón, de seguir avivando una llama que creyó extinta. No le respondió nada, simplemente cayó ante la belleza del lugar y dejó que Aldrik lo sintiese, la suave brisa meciendo la hierva y la vegetación, el arrullo del agua, la misma vida que bullía en torno al lago.

Le notó sentado al lado, turbándose el agua ligeramente cuando el chico metió sus piernas en esta, para imitar al propio dragón, desvió entonces el rostro, cortando el contacto visual con el humano para mirar su reflejo en el agua. Lo admiró unos segundos, habiendo memorizado ya como era este, en realidad cada parte de su anatomía. -Suelo venir cuando quiero relajarme y no pensar- contestó con suavidad, en un espacio de confianza que no creía que el otro fuese a quebrar. Sería idiota si no pudiera ponerle nombre al latido tan fuerte del corazón de Aldrik, sería un mismo idiota si siguiera negando que ese mismo humano ya estaba cerca de derribar todos sus muros. -Pronto se irá del todo, o eso espero... hace milenios que una cueva no resulta un hogar acogedor.- comentó, sacando una pierna del agua para flexionar esta y apoyar el mentón en la rodilla de esa misma pierna, rodeándola con sus brazos, en un gesto que pocos habían visto en el dragón, que le hacía parecer menos violento y duro... casi humano, con sentimientos.

Movió la pierna junto a las dos del chico, las hondas que creaban en el elemento líquido se expandían hasta morir, mientras los ojos violetas del dragón miraban ahora la cascada, como esta se clavaba como una espada en el lago. Abandonó la postura adoptada anteriormente y llevó la mano al agua, curvando esta para tomar un poco y echársela por la nuca, refrescándose. Repitió el gesto, pero esta vez dejó caer el agua sobre la nuca de Aldrik, sin pedir permiso, simplemente por gusto, pero de forma suave.

El dragón decidió levantarse, caminando descalzo por el borde del lago y puso rumbo a la misma cascada, ante la mirada del chico, no sabía si se iba a quedar allí, pero quería que mirase, disfrutase del paisaje. Una vez llegó a la cascada se puso a saltar sobre las rocas que había cerca de la pared de roca, alargando el brazo para tocar la cortina de agua que era la misma cascada. Le miró, curvando los labios en una sonrisa casi tierna, al tiempo que se internaba más en la cascada, hasta que perdió pie y cayó al agua, perdiéndose en la profundidad del agua y dejando al otro solo unos momentos. No tenía de que preocuparse, lo podría notar, el dragón estaba bien, aunque algo mojado, cuando salió a respirar se frotó el rostro y fue a tientas hasta la orilla, apoyando allí los brazos, cerca de la cascada, lejos de Aldrik, descansando. Seguramente se acercase el humano, no le molestaba y hasta lo esperaba, apoyando la cabeza en la hierba junto a los brazos y permaneciendo de cintura para abajo en el agua.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Sáb Nov 12 2016, 03:32


La vista del moreno se quedó puesta en el contrario aun cuando le vio desviar la vista, y se demoró un momento, queriendo hablar pero sin encontrar palabras exactamente. Miró entonces el lago de nuevo, encontrando que el dragón miraba su reflejo fijamente, y el humano sonrió breve, terminando por bajar la vista y mover un poco las piernas, causando que las ondas del agua rompieran la imagen.

Dejó que el silencio se instalara entonces, advirtiendo el cambio de postura en Letyko, y le llamó la atención, pese a que no dijera nada que delatara esto. Se dio cuenta entonces por lo que se animó a decir el otro, que aquello era un sitio bastante privado, un sitio al que tal vez no llevara a cualquiera, e interiormente agradeció el gesto, notando al dragón calmado, extrañamente tranquilo frente a lo que acostumbraba normalmente. No era que no le gustara su faceta normal, lo hacía, pero no había visto esa otra cara de él, más allá del poco tiempo en calma que habían pasado después de acostarse en la cama.

-
¿Donde...?- Vio al contrario incorporarse, caminando hacia la cascada, y le cogió desprevenido la sonrisa, encontrándola ¿tierna? Se mordió la cara interna de la mejilla, bajando la vista apenas un momento al lago, hasta ver el reflejo de Letyko, saltando de roca a roca, y quiso creer que era así siempre, que realmente no tenían preocupaciones fuera de la zona del lago. Como él había dicho, aquel era un lugar al que iba para no pensar.

El humano se mantuvo en la orilla, moviendo las piernas levemente en el agua, sin notar el leve frío, tan controlada como tenía ya la termoquinesis, cuando alzó la vista, y se sorprendió viéndole dando un paso en falso. Abrió un poco los ojos, casi incorporándose al momento, pero algo le dijo que estaba bien, más allá de un resbalón, un resbalón que por algún motivo nunca hubiera creído en criaturas como la suya. Al moreno se le olvidaba, el hecho de que no dejaban de cometer errores humanos como cualquier otra persona, pese a que fueran dragones. No eran perfectos, y a Aldrik le costaba creer eso.

Se incorporó, de pie en el borde de la pequeña laguna hasta que vio al dragón salir a la superficie, con la ropa empapada, dirigiendose a la orilla contraria, y no se acercó. Lo siguió con la mirada, mirando el agua del lago, y aprovechó que se encontraba de espaldas a él para quitarse la camisa y calzado. Se pasó una mano por el cabello, dedicando al dragón otra mirada, y fue a zambullirse en el agua, con las manos por delante. El salto fue limpio, acomodandose a la temperatura, y se quedó en el fondo del lago, cruzándose de piernas, y aguantando la respiración en el agua cristalina. Abrió los ojos bajo el agua, buscando la silueta de Letyko apoyado en la orilla, y sonrió con suavidad, quedándose allí.





Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Dom Dic 04 2016, 02:26


Cerró las manos entorno a la hierba, en la misma postura en la que se quedó tras sacar parte de su cuerpo del agua, notaba la ropa pesada, tirando de este hacia abajo pero no le importaba lo más mínimo, se encontraba en paz, en un entorno que consideraba su santuario. Había perdido de vista al humano, pero sabía que estaba bien en la otra orilla, sentando y chapoteando, seguramente sorprendido de verle perder equilibrio y precipitarse al agua de aquella forma. No le importaba nada, tenía el presentimiento de que no le juzgaba, de que Aldrik simplemente le miraba y disfrutaba de ese rato tanto como el dragón, lo sentía en el corazón ajeno, en sus latidos, en la variación de los mismos.

Sintió como las gotas caían de su pelo al rostro, la suave brisa acariciar sus brazos y su piel estremecerse pese a la cobertura de la ropa. Sus manos si notaron la mayor brusquedad en cuanto al cambio de grados, su propio rostro lo hizo. Iba a despegarse de allí cuando escuchó el agua, el humano se había metido al lago y giró el rostro para mirar como las últimas burbujas se disipaban en la zona, sin verle salir. Se quedó bajo el agua y el dragón quiso buscarlo por encima, captando su silueta en el fondo, lo sintió sereno y no pudo resistirse a despegarse de la orilla nadando un poco para alcanzar su posición.

Tomó aire el de ojos violeta y se sumergió, usando sus brazos y piernas para abrirse camino hasta tocar el fondo con su mano, levantando tierra. Se impulsó con los pies para llegar hasta donde estaba Aldrik y su mano fue directamente a su mejilla, mientras la otra se quedaba en su cadera. No podía resistirse al humano, lo codiciaba más que al propio oro y estaba decidido a no privarse ese día, a no pensar y dejarse llevar. La mano que estaba descansando en su mejilla pasó a la nuca del menor, y tiró con suavidad para que sus labios se juntasen, besando al chico con lentitud, pegándose a su cuerpo cuanto pudo. Tras acabar le miró a los ojos, frotando la yema de su pulgar por sus labios, dejando otro beso antes de detenerse.

Apoyó los pies en el fondo del lago y le tomó de las caderas, impulsándose para sacar a ambos de las profundidades, tomando una bocanada de aire nada más sentir el fresco de la superficie. Le miró de nuevo a los ojos y le besó con intensidad, profundizando, dejando escapar su aliento contra la boca ajena cuando se separó, frotando su nariz por el cuello del humano. Empujó el cuerpo del chico por todo el lago hasta alcanzar la orilla más cercana y allí lo arrinconó, sus brazos quedaron a cada lado de la cabeza del chico, apoyadas en la propia tierra, mirándole con una suavidez impropia de sus ojos. Bajó uno de los brazos para rodear su cintura y que sus cuerpos se pegasen flexionó el otro que la espalda de Aldrik tocase con la pared de tierra y su pecho con el del inquisidor, besando su clavícula.

Se apartó y salió fuera, dejándose caer sobre la hierba, con la cabeza apuntando a la orilla, rozando con su pelo del del chico, mirando a un cielo despejado, azul. -"La joya más hermosa"- dejó en la mente del chico, refiriéndose obviamente al humano, llevando una mano a su rostro para cubrirlo con esta, separando los dedos para mirar entre ellos.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Dom Dic 18 2016, 21:46

La calma que rodeó al moreno nada más se sumergió en el agua fue una que no había sentido en mucho tiempo. Era un tipo de calma diferente a aquella que sentía últimamente con el inquisidor, o durante el último año desde que dejó atrás esa depresión que antes lo acuciaba. El silencio que rodeaba las profundidades del lago parecía ser ese mismo silencio que no juzgaba, el que no pestañearía o llenaría al terrorista de cargo de conciencia por pasar tiempo con el dragón. Su dragón. Últimamente ese pronombre posesivo había estado dando muchas vueltas en la cabeza del humano. Suyo, porque el moreno se encontraba cada vez más y más reacio a compartirlo con nadie.

Aldrik no era el mejor nadador del mundo, desde luego. Estaba lejos de tener los pulmones adecuados en lo referente a aguantar la respiración, pero lo que si tenía era paciencia, y quería creer que el dragón bajaría, que se tomaría la provocación a unirsele en serio.

Aquello era a su vez un experimento, la confirmación de sus sospechas, el como estaba perdiendo la sensibilidad hacia las cosas más humanas. Era errático el como esto sucedía, pero habían días que apenas sentía el hambre, o el sueño, o ahora en su defecto el peligro de la carencia de aire. Esperó un tiempo, notando entonces esa sensación de ahogo propia de la falta de oxígeno, y fue entonces cuando vio al inquisidor, recibiendo el beso como un bálsamo, tomando aire de los labios ajenos. Llevó las manos a su cabello, acariciandolo con suavidad bajo el agua y dejó que lo arrastrara a la superficie.. Se sintió en casa, por la manera en la que lo rodeó con los brazos, atrayéndolo hacia si, y le miró a los ojos violetas con los ojos azules y el cabello aun húmedo de haberse sumergido en el agua. Se vio incapaz de decir nada, pero quizás la mirada lo delató, abrumado por el contrario y una ilusión que parecía existir solo en su cabeza.

Apoyó la frente en la contraria, al verse acorralado contra la pared de tierra de la laguna, y notó al contrario inexplicablemente dulce causando que el pulso se acelerara en su corazón. Tal vez aquel fue el culmen que necesitó el humano para entender esa serie de emociones contradictorias que había estado experimentando durante los últimos meses, especialmente las últimas semanas. Ese fue el pequeño empujón que unió las piezas del puzle, y le hizo ambos sonreír de impotencia porque se sentía idiota y a su vez luchar para aguantarse la lágrima indiscreta que amenazaba con salir. Consiguió reprimir ambas al final, debiendo el éxito a su propia condición de heartless que le volvîa más y más inexpresivo con los días, y mantuvo la vista puesta en el otro, en lo que se convirtió en un silencio ensordecedor para el moreno: Le gustaba el dragón. Le gustaba Letyko.

Era tan cierto que dolía.

Se mantuvo ahí, sin ninguna intención de irse, y correspondió al roce de los labios varias veces, hasta que el otro se apartó, saliendo fuera del lago. El humano no se movió, tardando en reaccionar, aun cuando vio al otro tal cual iba y pasó a girarse hacia la orilla, asimilando las nuevas noticias. Letyko seguía vestido, con la ropa pegada al cuerpo tras caer en la masa de agua, y Aldrik le observó tumbándose, acomodándose con los brazos fuera del lago y la cabeza descansando sobre estos en la hierba.-
"Ganaste." -Murmuró en su cabeza, nada más le escuchó decir aquello, llevando una mano a la mejilla ajena, y la acarició, dándose cuenta de que iba a necesitar un milagro para ganar el reto si es que no era capaz de matarle. -Háblame del mundo antes del despertar. -Mencionó, mirando al contrario, recostado en frente de este, y se entretuvo con los dedos en su pelo, sin privarse de observarle al menos, porque era hermoso, un dragón, y un Aldrik más joven seguía viviendo en el Aldrik más adulto, recordándole a cada momento como era eso de observarlos volando en la distancia. - Háblame de ti. -Quería aprender cosas. Era muy posible que le quedara poco tiempo, y de nuevo, le abrumaba darse cuenta de cuanto no sabía, de cuanto desearía saber. - ¿Me enseñarías a leer?




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Jue Dic 22 2016, 06:00

Si alguien le hubiese dicho que podría estar así de relajado en la presencia de un humano le habría golpeado con el mango de su espada sin dudarlo, momentos antes su frente pudo encontrarse con la de Aldrik, sus ojos hipnotizaron al dragón como mayor de los tesoros escondidos, había tanta realidad en su corazón que hasta le quema en el interior, hacía tanto que no podía palpar una verdad tan cierta... que hasta le daba miedo en comparación a lo que él mismo estuvo haciendo antes de rendirse a una realidad alarmante, que sentía por Aldrik. Tuvo que suspirar, relajarse ante la posibilidad de que hubiese perdido por completo la razón, que la locura estuviera anidando en su mente, por la Reina Madre... se sentía como un niño dichoso, una calidez más abrumadora que el mismo fuego de dragón que salía de su garganta escamosa en forma real. Quería quemarse por completo, sentirse bañado por aquello que se negó en la cueva donde habitó en el Letargo.

Las palabras del humano le sacaron una sonrisa tenue, escondida por la mano que seguía teniendo sobre el rostro, esa que retiró para acariciar la hierba, tras una inspiración profunda de ese aire puro. El roce de la mano en la mejilla le erizó la piel de los brazos, quiso mantener la calma, no estaba en su personalidad ser tan expresivo, pero le gustó mucho, acariciando la mano con la que Aldrik le acariciaba la mejilla. El mundo antes del Despertar era hermoso, lleno de misterios y de civilizaciones que merecían ser admiradas, los humanos no eran un enemigo, una plaga a derribar, no eran lo que hoy día para el humano. Que quisiera saber más de él le sorprendió, nadie en todo lo que llevaba de vida desde Nafertari se había interesado por su vida, pero ese humano si... ese ser insignificante en comparación a un majestuoso dragón estaba dispuesto a saber. Hasta la petición del chico le supo humilde, diferente a todo, no quería oro ni lujos, solo saber leer para perderse en mil historias en pergaminos o libros.

Gira para quedar boca abajo en el césped, apoyando la barbilla en sus brazos, mirando directamente al chico, muy cerca el uno del otro. -Esa época es muy remota, las ciudades eran diferentes, todo lo era...- pega su frente a la de Aldrik y se conecta a esa red privada que tienen, mandando imágenes de las ciudades que conoció antes del despertar, las polis griegas, Egipto y sus ciudades de arena, las pirámides y la esfinge, las ciudades de corte romano. Le muestra incluso como era el dragón de ojos violeta vestido cual egipcio, caminando por la vereda del río Nilo con su alarde de joyas y sus ojos amatista resplandecientes. Una vez pasa las imágenes abre los ojos y le mira, alargando una mano para acariciar la mejilla del chico con tanta delicadeza que pareciera que podía romperle, como si fuera porcelana.

Se acerca y sus labios tocan los opuestos, un roce efímero antes de separarse y ladear algo la cabeza, abandonando la mejilla del humano. -No quieres saber de mi, soy un monstruo, un guerrero, un asesino y un inquisidor.- murmura, inclinándose para besar su frente. -Lo que soy... es muerte y soledad, nada que se pueda apreciar ni interese a nadie. Si quieres saber quien soy... empieza ahora- le espantaría, lo alejaría si supiera las cosas que engrosaban su lista de logros, por no hablar de que su vida antes de perder la memoria era nula, sin linaje ni familia que pudiera arrojar luz a eso, al menos lo que siempre había tenido en mente. -Y te enseñaré a leer, una petición humilde para un corazón humilde...- acabó por sonreír, jugando con un mechón de pelo de Aldrik, ese que a veces le cubría el rostro, su flequillo rebelde.

Sus ojos violeta brillaron con el reflejo de la luz, su semblante serio esta vez no le confería fiereza, era relajado, calmado como las aguas de un lago que no tiene depredadores. -Yo quiero saber quien eres, conocer al hum... a Aldrik, saber que más locuras guarda en su mente a parte de entregarse a un monstruo como yo- dejó de jugar con su pelo, quedando con la cabeza recostada sobre los brazos como antes, observándole, por primera vez en conflicto interno con ciertas cosas, más que acostumbrado ya a saltarse algunas reglas que no eran perjudiciales para su raza.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Jue Dic 22 2016, 18:02

-Te encanta insistir con eso... -Murmuró, mirando al dragón, cómodo desde donde estaba. - Es cierto que no defiendo las acciones de la inquisición al perseguir inocentes, pero nadie es un santo. -Y no le importó ser honesto en aquel momento porque sabía que muy en el fondo, Letyko debía de opinar lo mismo, al calificarse a si mismo de "persona horrible". No era la primera vez que lo hacía.

Aldrik no conocía a ninguna persona que no hubiera hecho algo reprochable alguna vez. Era curioso como el más pequeño de los gestos podía desencadenar una linea entera de incidentes. Todavía lamentaba en su interior los crímenes cometidos durante el teatro de las montañas, hará ya casi dos años. Lo que comenzó como un acto que invitaba a la libertad y a la protesta, terminó causando más daño del que imaginarían. El estado en al que quedaron reducidas algunas partes de Talos todavía incomodaban al moreno, quien no había tardado en sentir revividos los recuerdos más oscuros que tenía en su memoria. Recuerdos de hace tres años. Recuerdos que le revolvían el estómago y le despertaban las ganas de vomitar.

Apartó con la misma rapidez con la que llegaron a su cabeza, las memorias que guardaba respecto a su hogar y el estado en el que lo encontró. No deseaba pensar en eso. Si se esforzaba, Aldrik casi podía hacer como si no existieran esos demonios internos.

-
Debió de ser precioso. -Murmuró, en referente a las otras civilizaciones de las que hablaba Letyko. En su cabeza no podía ni comenzar a imaginar como serían, pero tampoco necesitó hacerlo, recibiendo las imagenes por parte del dragón, tensándose, porque era la primera vez que establecían aquel tipo de canal de comunicación. Vio los recuerdos del dragón, casi como si fueran suyos propios, y admiró los paisajes, lamentando no haber llegado a verlos. Talos era preciosa pero también decadente.

-
Sé cosas de ti. -Mencionó al contrario, y le rozó la nariz con la propia, porque quiso, sin otra explicación.- Lo que he visto y lo que me has contado... exactamente lo mismo que sabes tu de mi. -Le aguantó la mirada.- Y aun con ello, estoy seguro de que te decepcionarías de saber más detalles. -Recordó la Resistencia, la rebelión y esa pequeña mentira que le contó al dragón en el bar, ese día que le pidió ayuda, ese día que casi lo matan. Era una mentira necesaria.

-
Aldrik ha cambiado mucho. -Mencionó al final, saliendo del lago, incorporándose y dejándose caer sobre la hierba también. Se encontró hablando de si mismo en tercera persona, sintiendo casi como un extraño al Aldrik de su adolescencia y juventud.- Antes era más inocente, pero vio mundo y el mundo le asustó. -Volvió a ser sincero, mirando al cielo, las nubes algodonosas que se movían.- Luego se dio cuenta que o lo aceptaba y seguía avanzando o se quedaría atrás con todos los que terminan muriendo... y comenzó a tomar "medidas".

Giró la cabeza hacia Letyko, y sopesó si hacerlo, cediendo, y mandandole un recuerdo viejo, imagenes sueltas de si mismo de crío, correteando por el bosque, pescando en el río y volviendo a casa con un puñado de pececillos que apenas valían para un caldo, pero de los que el moreno se sentía orgulloso en ese entonces.

-
Vas a tener que tenerme mucha paciencia si de verdad me vas a enseñar a leer... no veo mucha diferencia entre letras y garabatos. -Se estiró un poco, cómodo, a gusto allí. - Tendrá que ser dentro de una semana, voy a estar fuera de Talos un rato. -Y no quiso especificar para que, porque no quiso seguir mintiendo y tampoco podía hablarle de la segunda base rebelde. - Cuando vuelva... tengo un libro de una cosa que se llama "Canadá" o eso me dijo una dragona hace años, te lo enseñaré cuando vuelva. Lo guardo por los dibujos. -Confiesó.- Están muy muy bien hechos... no parece pintura, no se como la verdad.




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Letyko el Sáb Ene 21 2017, 07:07

Por desgracia el humano no entendía las palabras del dragón, no eran sus actos como inquisidor los que tacharía de atrocidades, al menos no todos ellos, su trabajo era ese, siendo la opinión de Aldrik muy diferente casi con total seguridad. Ahora que caía, nunca le preguntó su opinión sobre los híbridos, sobre los dioses nuevos que habían aparecido y los humanos con poderes que mataban a cualquiera por usar ese poder impío. Pero no, el de ojos violetas no consideraba todos sus actos malos, puede que el empalamiento de aquel muchacho en la plaza de Talos lo fuese, o cuando quemó a esos esclavos vivos en su forma dracónica antes de ser inquisidor, pero el resto no, porque su trabajo era ese... y en las últimas semanas estaba más en conflicto con todo de lo que aparentaba, no solo por lo que despertaba Aldrik en él, sino por lo vivido con la Reina, con las cosas vistas y sentidas, el escalofrío que sentía muchas veces al estar en palacio.

Letyko sabía que el desafiado le conocía un poco, eran casi dos años ya, o más en los que el se habían rondado el uno al otro por el corazón del más joven. El roce en la nariz le hizo cerrar los ojos un momento, escuchando con atención y negando con presteza, dudaba que el chico fuese capaz de algo malo, de cometer barbaridades como las suyas, siempre lo vio como alguien arrastrado a ese mundo de violencia a la fuerza. Le costaba imaginar al chico en medio de una situación turbia o escabrosa, y ya lo presenció en medio del caos cuando esa dragona loca se atrevió a derruir la torre del castillo, pero incluso allí le quiso ayudar, para que Connor no usase la daga de jade en su contra. Una persona así no era decepcionante para sus congéneres, quizá incluso no lo era para muchos dragones, sobretodo los que habían traicionado a su Diosa.

Le vio salir del agua pero el dragón no quiso moverse, comprendiendo en parte lo que comentaba de los cambios, muchos llegaban a Talos buscando algo que no existía, descubrían la verdad de la ciudad, de la capital del Imperio del Fuego por las malas, lo que le había pasado al joven humano. Tomar medidas le hizo mantenerse con vida, eso estaba claro, madurar por la fuerza al pisar el pavimento de las calles, pero no lo suficiente como para evitar que el dragón le viese en aquella ocasión, sentado en el pozo, con esa mirada tan mágica y atractiva. Recibió la imagen mental del recuerdo de Aldrik, mirando al chico también, porque si que estaba cambiado, ese chico jovencito estaba lleno de una felicidad que distaba bastante de la que expresaba ahora el moreno, y estaba más animado últimamente que cuando se conocieron y los posteriores meses.

El inquisidor asintió al mencionar el otro lo de la paciencia, lo intentaría, porque muchas veces la perdía con sus esclavos, pero confiaba en que aprendiese rápido, se esmeraría en ello, en enseñarle la diferencia entre una letra y un simple garabato, a escribir incluso si eso le gustaba. Pero se tensó un poco al mencionar que se iba a ir lejos una semana, se le notó en la cara al instante, girando el cuerpo para mirarle a los ojos. Intentó no pensar en ello mientras le hablaba de su libro de ese sitio llamado Canadá, siendo aquellos dibujos las impresiones que los humanos lograron en libros en la época del despertar, antes de que lo asolasen todo y la vida de los humanos cambiase radicalmente a como era antes del Letargo.

Suspiró y asintió de mala gana, levantándose de la hierba para estirarse y sacudirse la ropa un poco, escurrirla más bien, para dejar caer algo de agua y no sentirse tan pesado. -Ten cuidado, la última vez que saliste tanto tiempo volviste hecho un desastre- dijo en un tono amigable, acercándose y tirando de la mano del chico para levantarlo, rodeando su cadera con un brazo y acercando sus labios a los del chico, en un roce suave. Se alejó y empezó a caminar con el humano, no pretendía dejarlo lejos, en dirección a donde dejó su camiseta, para tomar esta del suelo y colocársela, dispuesto a irse a su casa a cambiarse, con Aldrik, tomar un baño y comer algo, queriendo que estuviese presente en todas y cada una de esas imágenes mentales. -Deberíamos irnos, los humanos se resfrían, puedes quedarte en mi casa hoy, habrá cena de sobra y una bañera para acicalarse.- era una clara invitación. Además de eso, tras unos pasos estiró el brazo, ofreciéndole la mano para que no quedasen dudas de que irían por el bosque ambos juntos.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1647

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Aldrik el Miér Feb 01 2017, 00:16

Sonrió de lado, haciendole bastante gracia el que se preocupara por algo tan sencillo como un resfriado, y le rozó los labios al inquisidor cuando lo acercó a si, optando por morderle el inferior con suavidad, tirando de este.- Tranquilo, dudo resfriarme... manejo bien la termoquinesis ya. Tiene sus ventajas.

Se separó de este, mirándole todavía, conforme se colocó la camisa y se enfundó los pantalones, mojado como estaba del lago. - Tenemos que venir más veces, me gusta este sitio. -Mencionó, imaginando que al otro no le molestaría y que no lo vería como un problema dado el tiempo que estaban pasando juntos últimamente. El moreno sabía que el dragón disfrutaba de su compañía, y pese a que no terminara de quedar nada claro, estaba dispuesto a seguir viendole, con lo que todo conllevaba.

Miró al inquisidor de soslayo, cuando este se colocó la camiseta, y admiró el abdomen de este con las escamas, apartando la vista cuando creyó que Letyko le pilló. Dibujó una sonrisa en sus labios, pasándose la mano por el pelo y aguantó los zapatos en una mano, echando a andar de vuelta. No le importaba que el dragón supiera que le atraía a esas alturas, al menos de forma física. Realmente era una estupidez ocultarlo tras todo lo que llevaban, y estaba bastante seguro de que Letyko opinaba lo mismo.-
¿Eso incluye invitación a dormir? Porque no voy a volverme andando solo, desamparado, abandonado en la oscuridad... -Le preguntó, picándole un poquito y sabiendo de sobra que si. No era la primera vez que se quedaba a dormir en casa del dragón, comenzando a hacerse costumbre eso de las visitas. -Me dijeron una vez que al escribir las letras van unidas... ¿como distingo entonces un garabato de otro? ¿Me tengo que me memorizar cada garabato de cada palabra? Suena cansado. -Murmuró, siguiendo el tema de conversación anterior, y miró al inquisidor de ojos violetas, medio odiándole, porque eso de caerse en el lago y quedarse todo empapado le había quedado demasiado bien. Era malo para la salud de Aldrik, eso seguro.

Caminó a su lado, regulando su temperatura conforme llegaban a la mansión de las afueras, y apenas vislumbró el humo de las chimeneas a lo lejos por encima de las copas de los árboles. Estaba de mucho mejor humor últimamente, o al menos eso había intentado. En algún momento parecía haber tomado esa decisión de dejar de preocuparse por todo, más aun si no sabía ni como huir de los problemas.

Rozó con suavidad la mano ajena, caminando a su lado, y le adelantó un poco, no sin antes mandarle una imagen mental muy cuestionable, de esas que involucran cama, y sábanas y cierto "ejercicio". Se lo dejó caer de manera muy sutil, antes de adelantarse a la mansión, y por un instante se sintió como un crío, dispuesto a reclamar la atención del dragón un poquito. Le gustaba más de lo que quería admitir eso de poder pasar tiempo con este, sin otros de por medio... Tocó su pecho con suavidad y echó a correr acto seguido, invitándole a ese juego tan viejo, pero que en esa ocasión tenía matices más interesantes si de veras conseguía atraparle antes de llegar a casa. -
"Tu la llevas."




Sometimes we're like... yeah
His arms feel like home and I am homeless
If you don't know, let me go - Thnx Syl


Your eyes are swallowing me, mirrors start to whisper, shadows start to sing, my skin's smothering
me, help me find a way to breathe; time stood still, it's like i'm sleepwalking

avatar
Aldrik
Heartless

Ocupación : Portavoz de los Exploradores.
Mensajes : 411

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm kicking up stones without you [Priv. Letyko]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.