Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» El taller de las hermanas Balaur
Hoy a las 20:29 por Vhalerion

» Los dos pilares que sostienen el mundo [Vhalerion]
Hoy a las 20:24 por Vhalerion

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Hoy a las 20:02 por Etta

» Hola... [Lol]
Hoy a las 15:26 por Alana Branagh

» Draconians por Cerrar Temas
Hoy a las 13:59 por Cedrik

» Perdona si te llamo… [D’tark]
Hoy a las 13:53 por Cedrik

» Confieso que...
Hoy a las 13:26 por Nyssa

» Training Day - FB (Lol Branagh)
Hoy a las 12:30 por Moira

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 12:21 por Invitado

» Registro de Grupo
Hoy a las 11:54 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Miér Sep 14 2016, 03:19

Faltaba apenas una hora para que el sol saliera y Ezélionn volaba en lo más alto, observando en la lejanía el bosque de Talos al cual se acercaba con pasmosa tranquilidad. El enorme dragón de color rojo era apenas una figura diminuta vista desde tierra, sobrevolando los cielos perdido totalmente en sus pensamientos. Pocas veces podía disfrutar de la tranquilidad para centrarse en recuperar sus recuerdos, aunque le habían dicho varias veces que lo mejor para recuperar la memoria era vivir un hecho traumático o que le recordara a su pasado. Pero claro, todos hablaban, todos decían… ¿Cómo iba a saber él lo que le recordaría su pasado y no se acordaba de este? ¿Qué clase de absurda lógica era aquella?

Soltó un resoplido de resignación y batió suavemente las enormes alas para coger algo de impulso en su descenso hacía los bosques. A medida que se acercaba al suelo, podía ver como su sombra cobraba mayor tamaño. Finalmente, y cuando estuvo ya muy cerca de la copa de los árboles decidió darse unos momentos más antes de descender por completo para buscar el mejor sitio en el que poder descansar. Después de unos segundos, divisó la cascada y decidió que no hubiera podido hallar mejor lugar en aquel instante. Descendió despacio, agitando las alas al hacerlo, espantando así a los animales que bebían cerca y haciendo que se sacudieran con violencia los árboles más cercanos a él.

Cuando finalmente tocó el suelo se acomodó lo mejor posible sobre sí mismo antes de apoyar la enorme cabeza sobre las piedras, observando con detenimiento todo a su alrededor con aquellos enormes ojos amarillos. Quitando el ruido de los animales agitados por su presencia y el movimiento de las hojas, el dragón no pareció detectar peligro alguno que pudiera haber cerca y durante un segundo cerró los ojos para sumirse en la más absoluta tranquilidad. No tenía intención alguna de dormir, pero sí de ocultar durante un rato sus pensamientos de la red dracónica. Sabía lo que podía conllevar estar demasiado rato sin usarla, pero no se iba a arriesgar a estar tanto tiempo sin ello.

En los días anteriores todo había sido un caos, un absoluto y tremendo caos. Todo desde el encuentro con la exiliada Anyah. No había sido suficiente su aparición que también había tenido que suceder el asesinato de la suma sacerdotisa del templo. De nuevo resopló y agitó la enorme y larga cola antes de acomodarla en torno a su cuerpo. Años atrás el haber entablado contacto con una exiliada le hubiera parecido algo totalmente absurdo, aquellos dragones no solían volver, tampoco tenían por qué hacerlo, debían respetar aquello por lo que se les había expulsado. Pero al parecer se estaba perdiendo el respeto por demasiadas cosas, por demasiadas tradiciones. ¿Acaso el ser exiliado era una excusa para no seguir respetando a los tuyos? Torció el gesto, lo que en la boca del dragón quedó como una horrible mueca que mostraba los enormes dientes de la bestia.

Algo, no supo el que, hizo que abriera los ojos despacio. Pareciera que hubiera captado una presencia, algo que antes no estaba allí. Escrutó con la mirada los árboles en busca de algún movimiento, manteniéndose alerta a cualquier posible sonido que pudiera avisarle de que quizás no veía lo que estaba buscando y dicha cosa pudiera estar fuera de su ángulo de visión. Levantó la cabeza despacio y miró a un lado y a otro, buscando. Que no pudiera ver, no significaba que estuviera sólo en aquel instante. La calma había durado muy poco.

Se acomodó mejor en aquella posición, con la cabeza erguida y el cuerpo preparado por si la amenaza aparecía de un momento a otro. Aún no había amanecido, con lo cual, contaba con la ventaja de tener mejor visibilidad. Emitió un gruñido mostrando su descontento y dejando muy clara la advertencia. En aquella forma era muy difícil plantarle cara a menos que se tratara de otro dragón. ¿Iba acaso a tener el placer de encontrarse con otro exiliado?

A ver si eres tan valiente y te muestras. – Pensó.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Jue Sep 15 2016, 16:28

En los últimos meses muchas cosas habían cambiado. Su herida había curado gracias a los esmerados cuidados de Lyvana y Megerah. Las nubes que reinaban en el cielo ya no descargaban aquellos blanquecinos copos, sino las familiares gotas de la estación húmeda. No echaría de menos aquel inaudito temporal, mas era consciente de que los dragones de nuevo se aventurarían a salir del exterior. La única baza que podía protegerla de caer en sus garras era que nadie la reconocería como una esclava fugada tras tantos años de ausencia y la madurez de sus facciones. La marca de Moloch estaba oculta por su largo cabello rubio, el cual caía en parte en ondas y en pequeñas trenzas a los lados de su cabeza.

Con el amanecer tan cercano, había decidido salir con una montura para buscar metales con los que trabajar en una fragua, decidida a colaborar de la mejor manera que se le ocurría. Pero antes de poder llegar a las granjas para apropiarse del material ajeno, optó por darle un respiro al caballo. El equino estaba exhausto tras el esfuerzo y necesitaba beber algo y reposar. Bajo la lluvia que mojaba la capa oscura que la envolvía y ocultaba el resto de su ropa, avanzó de forma más tranquila hasta la cascada del lago. Se detuvo sólo para desmontar y guiar, con las riendas en la mano, al animal en dirección hasta el agua, caminando. Un gruñido hizo que alzase la clara mirada, buscando su origen. La humana no logró ver, en la oscuridad del lugar, al dragón. Mas sí adivinó de la criatura que se trataba por aquel sonido de advertencia que emitió entre sus fauces.

Conocía la posesividad de aquellos reptiles, su territorialidad. Si el cabello hubiese estado más fresco, no hubiera tenido reparo en dar media vuelta, pero a estas alturas no iba a forzarlo. La figura femenina se adivinó al cruzar la primera fila de árboles, pero quedándose cerca de ellos por si acaso. A sabiendas de que si el dragón osaba ir a por ella, no podría meterse entre ellos y tendría una oportunidad de escapar. Cuestión de tamaño. No obstante, no estaba de más tantearlo y fingir pedir permiso para acercarse al agua. Era una mujer de carácter, quien difícilmente se amilanaba ante una advertencia o una adversidad. Pero también era inteligente y sabía que nada podría hacer contra un dragón si lo cabreaba-. Tan sólo deseo dar a mi caballo agua para continuar, si no os importuna compartir cinco minutos de vuestro tiempo –alzó lo suficiente la voz como para que pudiese escucharla, con un agradable timbre grave y femenino. Su porte orgulloso y aquella fuerza que parecía emanar de ella daban la sensación de distar de esa debilidad que los amos de aquel mundo veían en los de la raza de la mujer.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Jue Sep 15 2016, 22:22

Estaba frente a él. No demasiado lejos, aún estaba entre los árboles, quizás por precaución. Podía escuchar perfectamente ahora sus pasos y los del caballo que le acompañaba, aparte también de la respiración agitada del animal por el camino hecho. Se detuvo, apenas unos segundos como si estuviese tanteando el terreno y la posición del dragón. Ezélionn entrecerró los ojos como si esperase algo. En aquel momento, ambos sabían de la presencia del otro y tarde o temprano el desconocido se acercaría.

Le sorprendió mucho escuchar una voz femenina, algo grave pero que no dejaba de ser suave y… casi agradable. Aunque se sorprendió a si mismo pensando esto último. No notó duda alguna en aquellas palabras, es más, casi pareciera que la criatura que las formulaba -seguramente humana- no tuviera miedo alguno de él, algo que le resultó de lo más interesante, pues incluso pidiendo permiso de aquella forma cualquiera humano se la jugaba para llevarse un buen susto por parte del dragón. La enorme boca de la bestia esbozó lo que parecía ser una sonrisa, una muy siniestra – No soy yo el dueño de este lugar, sois libre de acercaros. – Dijo con voz ronca y profunda.

Ezélionn esperó hasta que la mujer abandonara su lugar en las sombras de los árboles para poder observarla con calma. Era de saber común – al menos entre los dragones – que aquellos seres solían ser cautivados por la belleza que con tanta facilidad creaban los humanos y con la que a veces estos llegaban al mundo. Y al inquisidor no se le escapó aquel detalle de la extraña que avanzaba en su dirección para dar de beber al caballo. No toleraba a los humanos, no le gustaban, no le llamaban la atención más que en raras ocasiones y si era posible evitaba todo contacto con ellos. Es más, él no tenía ningún esclavo debido a esto. Pero no le importaba ser “cordial” con estos si la situación lo requería, aunque como ya se había fijado antes… Más miedo parecía tener de él, el caballo que la propia mujer.

- ¿Os ha dado permiso vuestro amo para llegar tan lejos? – Era una pregunta para descartar la sospecha de que la mujer fuera una esclava que hubiera huido o una miembro de la resistencia en su defecto – ¿O quizás os habéis perdido por el bosque? – Había cierta ironía en el tono de aquella pregunta. Estaba seguro de que no se había perdido, había sabido perfectamente donde llevar al caballo, pero el dragón supuso que quizás era divertido poner algo nerviosa a la mujer.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Vie Sep 16 2016, 11:02

Aún cuando no podía ver a la enorme criatura que acechaba en las sombras, pudo escuchar perfectamente su ronca voz dándole ese permiso para acercarse al agua-. Os lo agradezco –contestó, empezando a avanzar hacia el agua.

Caminó con paso firme y porte majestuoso, manteniendo en una mano las riendas para que el caballo fuese con ella sin opción a que retrocediese. Una vez en la orilla, levantó la mano libre para acariciar el cuello del equino, con elegancia en cada uno de sus movimientos. Algo que no solía darse en la mayoría de los de su raza. Se mantuvo en silencio hasta que el reptil habló de nuevo, tanteándola e interrogándola.

Los claros irises femeninos se desviaron hacia el origen de aquella gruesa voz. Creyó ver algo, ahora más cerca. Una silueta o, al menos, un atisbo de ella. Pero no podía estar segura de que fuese él. En vez de ponerse nerviosa o de reflejar temor en su rostro, sus facciones transmitieron cierta diversión. Una sutil sonrisa se dibujó en sus labios y bajó la cabeza hacia un lado sin apartar la mirada-. Como vos mismo habéis dicho, soy libre de acercarme a este lugar. Al igual que vos –contestó, evidenciando no pertenecer a nadie como esclava.


No conocía las intenciones ni las condiciones en las que aquel dragón vivía. Había conocido seres de su raza retorcidos, otros simplemente curiosos. No podía saber con exactitud si se trataba de un exiliado, un resistente que había salido a tomar el aire tras el gélido temporal o si provenía de la ciudad. Pero eso no la detuvo para tantearlo también a él-. De haberme perdido, ¿me señalaríais vos el camino? –le devolvió, con un atisbo de la misma ironía que él había esgrimido-. Es peculiar el hecho de que estéis bajo la lluvia, de noche. ¿Acaso os cansasteis de vuestro refugio tras la nevada? –inquirió, como opción de descarte a las actividades de aquella gigantesca criatura.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Vie Sep 16 2016, 14:23

Observó con detenimiento la expresión divertida del rostro de la humana cuando esta le mantuvo la mirada para responderle. Tuvo que admitir que la respuesta de la mujer le pareció más divertida de lo que hubiera esperado. También le pareció peculiar la forma de actuar de la mujer frente a él, había dejado muy claro que no le amedrentaba su presencia al presentarse con tanto porte. Estaba acostumbrado al miedo de los humanos, al que causaba cuando vestía de inquisidor o cuando le veían en aquella forma, pero la rubia ni se había inmutado – Está bien saberlo. – Respondió tranquilamente ahora sabiendo que la extraña visitante no pertenecía a nadie.

La mujer le respondió esta vez con otra pregunta. Una que consiguió que a la enorme bestia se le escapara una sonora carcajada – Que criatura más osada. – Respondió con un tono divertido, meneando la enorme cabeza ligeramente hacia un lado – De haberos perdido, yo mismo os acompañaría según a donde quisierais llegar. – Aseguró sin dejar el tono de ironía que ahora predominaba en la conversación de ambos. Ante la nueva pregunta, Ezélionn volvió a mirar a la mujer a los ojos antes de asentir ligeramente – Es posible. – Admitió – Cualquier tipo de clima es mejor para mí que la nieve, así que no tengo problema ninguno a mojarme un poco. Aunque, no es tan de noche como pensáis, si no me equivoco, creo que está apunto de amanecer. Pero es difícil saberlo con ese manto de nubes. – Explicó antes de moverse un poco, haciendo que el suelo temblara ligeramente bajo su tremendo peso.

Resopló con cierta desgana y un momento después su cuerpo empezó a cambiar y a empequeñecerse mientras adoptaba su forma humana. Poco a poco todos sus rasgos dracónicos desaparecieron hasta que lo único que quedó de ellos fue una hilera de escamas rojas a cada costado. Una vez la transformación estuvo completa, se estiró ligeramente para desentumecer las extremidades – Mejor así. – Dijo mientras se acercaba un par de pasos hacia la mujer ahora que los dos eran casi de la misma estatura o por lo menos estaban un poco más igualados. Como a cualquier otro dragón, no pareció importarle en absoluto el hecho de haberse quedado desnudo tras el cambio, así que pareció olvidar por completo que no llevaba prenda de ropa alguna encima.

- ¿Y vos? – Preguntó continuando con la conversación – También es peculiar que estéis aquí, tan temprano y bajo la lluvia. ¿Os cansasteis de estar bajo resguardo o hay otros asuntos que requieren de vuestra atención? ¿Algún quehacer, quizás? – Alzó las cejas ligeramente, con una expresión casi divertida. No veía motivo por el que no debiera preguntarle a la desconocida, si ella no le había importado preguntar de más a un dragón a él le iba a importar mucho menos.  




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Vie Sep 16 2016, 16:41

La sonora carcajada que él emitió intranquilizó al caballo, el cual sacudió sus crines antes de que la humana le regalase otra caricia en el cuello para calmarlo. En cambio, ella ladeó su sonrisa al escuchar cómo la describía y su siguiente respuesta-. Qué cortés le devolvió de nuevo, con aquel deje irónico que sonaba en la voz de ambos. Mas el tono de ella no era ofensivo ni pretendía serlo. Sonaba divertida, sin que sus palabras llegasen a ser tan afiladas como para provocar al dragón.

La explicación del enorme reptil hizo que sus irises se alzasen momentáneamente al cubierto cielo. Una oscura bóveda plagada de nubes que descargaban copiosamente las gotas de lluvia. Sus claros orbes volvieron a donde se suponía que estaba la posición de aquella criatura, en cuanto el suelo tembló un poco en cuanto se movió. Sujetó las riendas con firmeza, incapacitando al caballo para retroceder. Evidentemente, estaba asustado por la vibración que los movimientos del reptil estaban causando. No ya en la tierra, sino en el agua acumulada en las huellas de sus pisadas.

Aquel lagarto alado de grandes dimensiones imponía. Sin embargo, la mujer no parecía preocupada-. Sin duda el amanecer está cerca, mas la alondra aún no lo anuncia –respondió, antes de poder ver aquella majestuosa figura por fin, ahora que había salido de las sombras aún cuando la noche se cernía sobre ellos. Sólo su silueta, intimidante cuanto menos, más cerca de ella.

No esperó que cambiara de forma. No cuando con la dracónica podía aplastarla con un solo movimiento de su pata. Pero él lo hizo. A la mujer no se le pasó por alto el detalle que suponía aquella transformación, que los acercaba más en tamaño y que hacía que su montura dejase de tirar. No obstante, en lo poco que duró aquel cambio, frunció el entrecejo pensando en lo que debía de doler. Aún estando acostumbrado, los músculos se desgarraban, los huesos se acortaban y cambiaban de posición. Incluso era probable que hubiese rastros de sangre sobre la piel del dragón una vez terminado el proceso.

Lo que no hizo fue impresionarse porque el dragón terminase en forma humana y desnudo acercándose a ella. Tras los años que había vivido y por su tiempo como esclava de Moloch, no era una mujer que se sonrojase ni se escandalizase por aquella evidente falta de ropa. Enarcó una ceja clara al verlo acercarse, hasta que reparó en su rostro. Frunció de nuevo el entrecejo y sus ojos viajaron por aquellas facciones que se le antojaban… familiares.

El cabello y la barba estaban diferentes. La escasez de luz tampoco ayudaba a asegurarse de la identidad del dragón. Ató las riendas a un tronco caído en la orilla y dio un par de pasos más hacia él, acortando la distancia que los separaba. Hasta que se detuvo y lo observó. ¿Podría estar equivocada? La ira súbita que sintió dio paso al temor de ser reconocida. De ser asesinada por él. O algo peor: regresar a Talos como esclava y ser vendida a otro amo.

Pero aquel dragón no dio muestras de reconocerla. Quizá es que ella había cambiado desde la última vez que la había visto. Más de veinte años en los que sus facciones habían madurado. O puede que estuviese jugando con ella. Durante unos momentos no supo cómo reaccionar. Estuvo dividida entre atacarlo, quedarse petrificada, intentar llegar a su caballo y salir al galope o… simplemente fingir. Se decantó por esta última, llegando a ladear una sutil sonrisa antes de hablar, aunando fuerzas para retomar la compostura-. Mi trabajo es lo que requería de mi pronta presencia en estas tierras. Espero que a las patrullas no les parezca sospechoso mi trayecto ni vuestro descanso bajo la lluvia –comentó como si hablase del tiempo, recordando que él era soldado. ¿Lo seguiría siendo? Levantó un poco el mentón, en actitud de seguridad, mientras la sonrisa no abandonaba sus labios-. ¿Puedo hacer algo por vos antes de continuar mi viaje? ¿Quizá dejaros mi capa? –inquirió, enarcando una ceja. Daba la sensación de diversión al decirlo, mientras su mente tramaba un plan para deshacerse de él en cuanto se acercase lo suficiente. Porque las deudas del pasado debían de ser saldadas. No obstante, no llegaría a hacerlo de no estar lo suficientemente segura. Un paso en falso y ella no podría hacer lo que la había llevado de vuelta a Talos.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Vie Sep 16 2016, 18:26

Observó que la humana ataba el caballo a un tronco cercano para luego acercarse a él con una mirada inquisitiva, como si le estuviera examinando de una forma más profunda. Quizás si le pilló de sorpresa el que recorriera las distancias para mirarle más de cerca, pero no se movió del sitio. Contemplo en silencio las facciones de la rubia y pudo ver algo en sus ojos, parecía ligeramente sorprendida. De no ser porque él juraría no haberla visto nunca, hubiera deducido que la mujer lo conocía. Pero terminó pensando que simplemente aquello habían sido imaginaciones suyas y poco más.

Esbozó una media sonrisa – No creo que tengan motivos para sospechar, ambos somos ciudadanos de Talos. – En esto el dragón se equivocaba respecto a ella, pero él no lo sabía - Además, dudo que estemos haciendo algo sospechoso realmente. ¿Acaso creéis que alguna patrulla que nos viera podría pensar que conspiramos contra la reina? Yo creo que más bien pensarían que somos simplemente dragón y esclava. Sin ánimo de ofenderos. - Se apartó un poco y fue caminando hasta unos arbustos cercanos, buscando algo. Mientras tanto el cielo comenzaba a clarear y los primeros rayos de sol empezaban a despuntar a lo lejos, dando algo más de luz al sitio en el que se encontraban y haciendo que las bestias dormidas del bosque se despertaran y llenaran el aire con sus ruidos y cantos. El dragón por su parte recogió de entre las plantas unas ropas sencillas de color verde con algunos bordados, el cinturón con la espada en su respectiva vaina y unas botas de cuero algo desgastadas antes de comenzar a vestirse. Por muy a gusto que estuviera “al natural”No será necesario… - Volvió a girarse hacia ella una vez se acomodó los pantalones y se acercó unos pasos – Pero quizás… - Dudó unos instantes, no era algo que hiciera muy a menudo. Es más, no recordaba la última vez que lo había hecho, pero tampoco supuso que fuera algo muy raro de su personalidad – Podríais darme vuestro nombre. – Soltó sin más, estaba claro que la delicadeza en él, era un punto que brillaba por su ausencia.

- Aunque no os voy a obligar a hacerlo. – Añadió con una media sonrisa mientras se ajustaba el cinturón con el arma después de calzarse las botas. Se acercó al agua para lavarse la cara y peinar malamente el pelo hacia atrás, sin muy buen resultado.

Culpó de su interés por la humana a sus propias decisiones. En cualquier otra circunstancia no le habría “fascinado” un carácter así, ni siquiera aquella altivez natural que la mujer tenía, es más, hubiera sido todo lo contrario y la habría tratado con el doble de hostilidad tan solo por parecer que se estuviera saliendo de lo habitual en el trato con él. Pero por alguna razón que no quería entender y en la que prefería no pensar, aquella actitud le había hecho cierta gracia. Por suerte parecía que aquel extraño encuentro iba a terminarse poco… ¿Iba a lamentarlo? No lo parecía, prefería no tener nada que ver con la humana y quizás y si tenía suerte en un par de semanas ya se habría olvidado de lo que allí había pasado.

- En cualquier caso, prefiero no entreteneros más. – Se apresuró a decir sin dar tiempo a la mujer a que formulara una respuesta a la pregunta por su nombre.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Dom Sep 18 2016, 15:15

Ciudadanos de Talos. Eso quería decir que aquel dragón no estaba exiliado. Probablemente, continuase siendo parte del ejército. Ladeó una sonrisa sin decir nada en respuesta a su primera frase. Lejos de ofenderse con el agregado, enarcó ambas cejas en gesto de sorpresa-. ¿Y vos no les sacaríais de su error? –se interesó por conocer la respuesta. Aquel reptil, por su cargo, podría fácilmente zafar de cualquier sospecha. Ella, por su raza, estaba sujeta a mayores prejuicios. Claramente, la coartada de la esclavitud le otorgaba cierta inmunidad frente a otros dragones, quienes no solían osar tocar propiedad ajena.

En este punto, se preguntó a qué jugaba él. ¿Simplemente no la reconocía o le tiraba afiladas referencias en un retorcido recuerdo de aquello que había logrado dejar atrás durante años? La mujer estaba tensa, aún cuando se esforzaba por ocultarlo. Dentro de sí, se consoló pensando que su rostro había cambiado considerablemente desde la última vez que se vieron. Antes de ser encerrada, privada de su libertad, de la luz del sol, dada por muerta por todos salvo por su propio amo. Aún así, nunca se había arrepentido de asesinar a aquel esclavo que la había forzado. De volver al pasado, lo volvería a ejecutar. Mas con un cambio, un detalle en el que no había sido lo suficientemente rápida: nada más matarlo, se habría llevado consigo a su hija, intentando escapar juntas antes de que las atrapasen o pudiesen tomar represalias.

Sus pensamientos se desvanecieron cuando lo vio alejarse, en vez de tener la oportunidad de acercarse a él. Su mano no pudo alcanzar la pequeña hacha que llevaba en el cinto, a su espalda. Pero por mucho que él le diese la espalda, no fue a atacarlo. Sabía que la escucharía acercarse y que tendría reflejos más rápidos que de los que ella era capaz. Por ello, se quedó en el sitio, sin realizar ningún movimiento ofensivo mientras él se vestía.

De nuevo volvió a sorprenderla cuando le pidió su nombre. ¿Se estaba asegurando? La humana dudó, justo para escuchar aquel agregado del dragón. En sus facciones femeninas hubo un efímero gesto de contrariedad. ¿Le estaba dando la oportunidad de marcharse? ¿Sin más? Sus claros orbes se posaron en su figura masculina, siguiéndolo cuando él se aproximó al agua para lavar las impurezas de su rostro.

Separó sus labios para hablar, pero de nuevo él habló. Su encuentro se acercaba a su final. La exiliada aún tenía demasiadas dudas y la rabia del pasado vertiendo adrenalina a su sangre. Sin embargo, elevó el mentón de nuevo, decidiendo jugársela un poco más, para tantear la reacción del dragón-. Mi nombre es Sameen –aceptó aquel pedido al hablar. Si con su rostro no la había reconocido, ahora podría atar cabos o, al menos, sospechar. No era, ni mucho menos, un nombre común-. ¿Con quién tengo el placer de haber compartido mi tiempo y el agua? –inquirió, ladeando una sutil sonrisa, como si de un retorcido juego se tratase aquel encuentro.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Dom Sep 18 2016, 18:00

Ante la preguntar de la mujer, el dragón asintió lentamente mirándola a los ojos – Por supuesto, no estoy en derecho de apropiarme de lo que no me pertenece. – Sonrió – Además, muchos saben que no tengo esclavos. – No era un detalle importante que debiera guardar, quizás por eso no le importó que la humana lo supiera – Sería más raro aún que dijera que me pertenecéis. – Había quienes no conocían aquella información, pero estaba seguro de que la milicia si estaba al tanto, al igual que sus compañeros de la inquisición.

Cuando Ezélionn tuvo una nueva oportunidad, volvió a examinar con detenimiento el rostro de la mujer. Había cierta contrariedad en sus facciones, pequeños atisbos de emociones que no llegó a descifrar, por eso dedujo que estaba intranquila. ¿Quizás por las preguntas que el mismo había formulado? A lo mejor era raro que un dragón entablara una conversación tan abiertamente con una humana en medio del bosque. No, no era raro. Había dragones que se relacionaban muy bien con los humanos, lo raro era que él lo hiciera, pero claro, aquella mujer no le conocía de absolutamente nada. Aunque eso era lo que él sabía.

Para su sorpresa, la humana le respondió con su nombre, algo que no se hubiera imaginado, ya que el dragón empezaba a ver en cierto modo qué tipo de carácter gastaba. Aun así, le gustó que le contestara. Tenía un nombre poco común, raro quizás y seguramente de no haber perdido la memoria hubiera recordado que ya conocía a alguien con ese nombre, pero en su rostro sólo se dibujó una media sonrisa de satisfacción cuando dio su pregunta por contestada. – ¿Placer? Y yo que pensaba que mi presencia os incomodaba – Bromeó - Mi nombre real, como supongo ya sabéis, es impronunciable. Pero podéis llamarme Ezélionn. – hizo una sutil inclinación con la cabeza – Es un placer, Sameen.

- Y… ¿A qué se supone que os dedicáis exactamente? – Preguntó como si hubiera olvidado por completo que hacia un momento le había dicho que no iba a importunarla más. “¿Has perdido la razón? No es otra dragona, estás hablando con una humana. ¿Sabes lo peligroso que puede resultar esto?” Parecía que su mente no estaba de acuerdo con el impulso de fascinación que Ezélionn había tenido con la actitud de la mujer.

Una extraña expresión se dibujó en el rostro del dragón, involuntaria e incontrolable, aunque trató de que Sameen no se diera cuenta de ella. Quizás se le había olvidado que en aquel momento de descanso no tenía responsabilidad para con su actitud al no estar en su puesto de inquisidor, pero quizás lo que estaba temiendo era que aquello fuera más allá de los límites que el pudiera controlar y se le escapara por completo de las manos. No sería el primer ni último dragón que no controlaba su obsesión por un humano, pero aun así ni estaba “obsesionado” ni quería estarlo, ni si quiera quería que la rubia supiese que le agradaba en cierto modo.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Lun Sep 19 2016, 20:55

Sus labios marcaron una sonrisa al escucharlo. Eso le sorprendía menos, el no ofrecerle una coartada. Mas su agregado logró que sus labios se separasen y su mandíbula inferior cayese suavemente. ¿No tenía esclavos? ¿Por qué? Frunció el entrecejo, contrariada. ¿Cómo podía ser el mismo lugar y el mismo entorno y a la vez encontrarse detalles tan diferentes a como habían sido en el pasado?

Aún con la curiosidad que se hacía eco en su mente, no formuló pregunta alguna al dragón. Sus labios quedaron sellados, afín de no evidenciar que lo conocía de otra época. En cambio, satisfizo la del dragón, diciéndole su propio nombre. Al cual, él no reaccionó como si la reconociese. Lo miró más detenidamente, a tiempo de esbozar una sonrisa y bajar un poco la mirada… para alzarla al instante hacia él, al escuchar la broma. La neutralidad volvió a su rostro, una vez él pronunció el nombre por el cual debía llamarlo. Aquello la sacaba de dudas-. Encantada, Ezélionn declaró con una nueva y suave sonrisa, inclinando la cabeza al decirlo.

Sus irises se desviaron al horizonte, allí donde el sol ya comenzaba a ascender gradualmente. Sus cabellos lucieron brillantes y dorados. Sus ojos se descubrieron como clarísimos topacios azules. La piel de su rostro era marmórea y sin imperfecciones. Era, no obstante, una fría belleza. A pesar de ser femenina, poseía una sensual fiereza difícil de ignorar. Y con la nueva pregunta del dragón, ella dio un par de pasos hacia él, acortando de nuevo la distancia que los separaba. Lo hizo con soltura y seguridad, con una sonrisa ladeada en sus labios-. Mi oficio es el de herrera –respondió con orgullo. Era un trabajo inusual para una mujer, pero no era la única que lo ejercía.

Sus claros irises impactaron en los del reptil, clavándose en ellos. Su cercanía facilitó que el dragón pudiese captar su aroma. Una fragancia a flor de azahar con un ligero toque picante, embriagadora-. ¿A qué os dedicáis vos, Ezélionn? –inquirió, en un susurro que hizo un poco más grave su voz, de forma agradable, sin apartar la mirada de él.

Quizá estaba tentando mucho a su suerte, consciente del poco agrado que él le tenía a los humanos. Sin embargo, le dejaba distancia suficiente como para no llegar a incomodarlo, aún cuando su atrapante mirada parecía querer atrapar los orbes del dragón. Le tocaba a él decidir si acercarse más a ella, quedarse donde estaba o alejarse.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Lun Sep 19 2016, 21:42

Observó como la humana le devolvía el gesto y las palabras con una nueva sonrisa. Entonces, con el sol ahora un poco más en lo alto, pudo apreciar mejor las facciones de Sameen. Como ya había adivinado anteriormente, tenía una belleza salvaje y fiera que contrastaba perfectamente con el color de su piel y sus ojos azules. No recordaba en ningún momento el dragón haber alabado interiormente la belleza de ninguna otra mujer humana. Si acaso pudo hacerlo antes de perder la memoria, era algo que no recordaría de momento, así que era como si por primera vez se sintiera impresionado de aquella forma con alguien. No escapó para él el hecho de que la rubia se estuviera acercando hasta donde se encontraba, mostrando seguridad en sí misma con cada paso y esgrimiendo una sonrisa que recordaba a la de un depredador al acecho.

- Pocas mujeres he conocido que se dediquen a la forja. – Aseguró sin apartar la mirada de ella. Una de las cosas que también llamó su atención fue con el orgullo con el que la mujer se declaraba herrera. Claro que, aquel era un oficio de lo más noble que sólo había visto practicar a los hombres. ¿Sería tan buena forjando como lo era esgrimiendo su sonrisa? Pensó el dragón – En alguna ocasión me gustaría ver alguno de vuestros trabajos o veros trabajando. – Sonaba a un imposible, pero nunca se sabía.

Los ojos de la fémina se clavaron en los suyos y por primera vez Ezélionn pudo apreciar el aroma que desprendía esta. Era un olor ligeramente embriagador y aunque no estaba muy acostumbrado a los olores dulces, casi que podía acabar gustándole. La pregunta llegó luego, tan suave como el perfume natural de ella, con un susurro grave y suave, tan agradable como tentador.

Avanzó un par de pasos más hacia ella, acortando aún más las distancias que ella había recorrido. ¿Buscaba atrapar sus ojos? Ahora tenía pues su atención por completo, pero no dejaba de estar en guardia. Días antes ya se había fiado de quien no debía y eso le había jugado una mala pasada. Aquellos ojos azules como el mar que lo miraban tan detenidamente parecían arder con fuerza. Un escalofrío le recorrió la espalda de abajo arriba, pero estaba tranquilo, calmado – Soy inquisidor. – Respondió de forma natural, evitando usar su habitual tono serio cuando se refería a su profesión – Espero que no echéis a correr, esa reacción natural por parte de mucha gente nos ha vuelto asociales. – De nuevo bromeó dibujando una sonrisa pícara. Aunque aquella broma no se alejaba del todo de la realidad en lo que al resto de humanos se refería.

La distancia era bastante corta entre ellos, pero segura después de todo. Todavía se preguntaba a si mismo por que se había acercado tanto, ¿Por qué lo había hecho ella? Desde luego había sido una reacción por su parte de lo más inesperada… Eso o a la mujer le gustaba jugar cerca del fuego, algo no muy adecuado, pues las quemaduras duelen.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Mar Sep 20 2016, 17:57

La sonrisa de orgullo se continuó dibujando en sus labios ante el primer comentario que hizo el dragón por su oficio. Mas la sorpresa volvió al hermoso rostro femenino cuando él expresó su deseo de contemplar su trabajo. Parpadeó, con un esbozo de sonrisa incrédula y frunció fugazmente el entrecejo antes de girar parte de su torso para adelantar el hombro derecho, en un gesto elegante y coqueto al mismo tiempo-. Me complacería invitaros a observar mi trabajo. Sin embargo, en estos instantes no poseo una fragua. A menos que vos pudieseis facilitarme una, aunque sea temporalmente para únicamente regalaros ese momento –contestó con una suave sonrisa-. Aunque puedo adelantaros echar un vistazo a una de mis fabricaciones, si os gustan las hachas pequeñas –añadió, ladeando la sonrisa. Otro detalle inusual, pues más comunes eran las dagas, los cuchillos, el arco y las flechas e incluso alguna espada ligera para las mujeres.


Tomó aire, por sus fosas nasales, con extremada lentitud al verlo acercarse. Era la primera vez en mucho tiempo que las distancias entre ellos se acortaban, pudiendo contemplar los intensos irises azules que el varón poseía. No halló en ellos rastro de amenaza alguna. Aquellas zarcas azuritas la devolvieron, por un instante, al pasado. Sólo la profunda voz de él la atrajo irremediablemente al presente, antes de que pudiese zambullirse en unos recuerdos que no la dejaban indiferente.

Su labio superior se alzó, sutilmente, de un lado al escuchar su profesión. Aborrecía a los inquisidores. ¿Cómo había llegado él a ser uno de ellos? Sabía que no poseía una personalidad completamente gentil, mas nunca hubiese podido adivinar que pertenecía a aquel grupo que impartía tanta injusticia. ¿O tan ciega había estado con él en algún momento del pasado? La broma hizo que una sonrisa, esta vez irónica, asomase a sus labios. No apartó la mirada de él, no obstante-. Me pregunto por qué será –susurró, sin necesidad de alzar más la voz-. Mas, ¿por qué habría de huir de vos? No soy híbrida ni terrorista ni soy afín a los que llaman dioses elementales. No temo vuestro oficio como para alejarme corriendo –declaró con seguridad.

No se alejó de él ni desvió sus claros irises de los del dragón. No tenía miedo a estar frente a un inquisidor. Sin embargo, temía las futuras reacciones de aquel reptil en particular. Uno que no dejaba de contrariarla y sorprenderla. Uno que no parecía reconocerla, aún cuando ella no había podido olvidarlo.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Mar Sep 20 2016, 22:25

De la forma en la que la mujer se expresó parecía como si se lo estuviera pidiendo expresamente, de una forma sutil, pero bastante llamativa después de todo. El dragón no pudo contener una sonrisa divertida. Cuanta osadía había en aquella mujer, cuanta confianza. Era admirable que aun sin conocerle de apenas un rato ya se expresara hacía el con tanta confianza. ¿Sería de Eneas? Había oído con anterioridad que los hombres y mujeres de allí se consideraban a si mismo libres, lejos del mandato y el reinado de la Madre. Quizá estaba en lo cierto al pensar que Sameen pertenecía a aquellas tierras y por ello contaba con aquel carácter tan peculiar – Había reparado en que llevabais una con vos, pero jamás hubiera dicho que estaba forjado por vuestra propia mano, no me importaría verla más de cerca, si me permitís. – Comentó sin perder de vista tampoco aquel movimiento coqueto por parte de la fémina.

Estaba cerca de ella y por mucho que intentara disimularlo, Sameen no pudo ocultar aquel leve gesto de disgusto que su boca dibujó al escuchar su profesión. Pero al dragón no le importó en absoluto, estaba acostumbrado a ello desde que se había metido en la Inquisición. A nadie le gustaban demasiado los suyos y mucho menos tratar con ellos. Rápidamente aquel gesto se transformó en una sonrisa irónica que vino acompañada de una respuesta que no se esperaba – En ese caso está bien si no os preocupa mi condición de Inquisidor. – Apartó la mirada un momento antes de devolvérsela con intensidad – Pero no he podido evitar percatarme de que no es de vuestro total agrado, aunque eso es algo que no me incumbe. – Se encogió ligeramente de hombros, quitándole importancia a ese hecho – Supongo que el resto nos teme o nos evita precisamente por eso que habéis enumerado. Mala fama después de todo.

Aún estaban muy cerca, tan cerca que Ezélionn escuchaba perfectamente como la humana no tenía que alzar la voz para hablarle, lo que le daba a aquella conversación un toque íntimo. ¿O acaso eran imaginaciones suyas? - ¿Puedo preguntar de dónde sois? Creo que me hago una ligera idea al respecto, pero no estoy del todo seguro y querría pecar de sabiondo. – De nuevo ofreció una sonrisa a Sameen, pero esta vez se separó de ella para guardar mejor las distancias. No quería admitirlo, pero tenerla tan cerca estaba causando en él un efecto extraño, una sensación a la que no estaba acostumbrado y eso le perturbaba sobremanera. Momentos atrás había estado a punto de irse, pero la curiosidad le había podido más que la sensatez aquella vez y había decidido quedarse, tan solo para saborear peligrosamente un poco más de aquella impresión que tenía de la humana.

El sol había dejado de esconderse y aunque no se podía ver en lo alto todavía se notaba, pues ya la oscuridad se había marchado junto a la luna. El amanecer daba a la situación un nuevo enfoque o simplemente era que la perspectiva cambiaba cuando todo estaba más claro.




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Sameen el Miér Sep 21 2016, 17:03

No se le pasó inadvertido que el dragón no llegaba a formular ni una respuesta positiva ni una negativa al respecto de la fragua. Incluso parecía divertirle su propia osadía, aún con aquella sutileza con la que había hablado. Una que en el pasado tampoco había parecido molestarlo en demasía. La fémina ladeó una sonrisa por lo observador que era él. Su propia paciencia había sido acertada al no sacar el arma antes para atacarlo. El varón se hubiera anticipado, estando ya prevenido, sin darle ninguna oportunidad de venganza. Como mera respuesta, inclinó la cabeza con una sutil sonrisa. Mas mostrarle su arma tuvo que postergarse, ante el cambio en su conversación.

La intensidad de la mirada ajena la atrapó, cuando hacía mucho que no lo hacía. Era aquel un juego peligroso en el que se apostaba más que su propia vida. Se hallaba de pie, en el mismo ojo del huracán. Un solo paso en falso y la tormenta la arrasaría para no dejar nada de ella. Igual que aquellos recuerdos que la dividían peligrosamente. No obstante, no huyó. Permaneció cerca de él, con sus cuerpos próximos pero marcando una pequeña distancia prudencial. Enarcó una ceja dorada, al tiempo que ladeaba una sonrisa antes de hablar-. Disculpadme entonces si no os devuelvo la petición de veros trabajar –inclinó con suavidad la cabeza tras decirlo, con una sensual caída de párpados… antes de que estos se alzaran para que sus propios irises fuesen de nuevo al encuentro de los ajenos.

De nuevo una ceja se enarcó de forma más pronunciada. ¿Mala fama? ¿Tan seguro estaba de los motivos de su oficio para cometer genocidio? ¿O es que permanecía ciego ante las labores de sus compañeros? Sin embargo, nada dijo al respecto. Prefería ser esclava de sus propios silencios que de unas palabras que podrían ser traición a la reina. No había vuelto para terminar, de nuevo, en una pequeña y lúgubre celda. La sola idea provocó un escalofrío que recorrió su espina dorsal.

Su mirada se había ensombrecido con el recuerdo de estar presa entre cuatro paredes. De nuevo, la voz masculina la devolvió a aquel lugar. A aquella luminosidad que poco a poco iba reinando con el nuevo amanecer. Antes de que pudiese responderle, una pregunta asomó a la mente femenina. ¿De saber de su privación de libertad en las mazmorras, él hubiera ido a buscarla para liberarla o para matarla? No quiso conocer la respuesta, temiendo que se tratase de la segunda opción. Y cuando quiso darse cuenta, él se había separado lo suficiente como para que la luz del nuevo día les privase de aquella intimidad a la que la noche los había acercado-. Procedo de Talos –empezó a responder, ladeando una sonrisa-.Mas he conocido las islas libres durante un tiempo –agregó, elevando ligeramente el mentón.

Fue en ese momento cuando recordó satisfacer su petición. Atrasó una de sus manos, agarrando el hacha que se escondía a su espalda. Cuando la tuvo delante de su propio cuerpo, en vertical, acabó por sonreír con suavidad y ponerla en posición horizontal, ofreciéndosela al dragón. Su pulso era firme y con determinación, al sostener aquel arma. Estaba bien equilibrada, dando la sensación que, de arrojarla, silbaría en el aire para impactar de forma certera en su objetivo. El filo, el cual estaba dirigido hacia el cuerpo femenino, estaba cuidadosamente afilado. La empuñadura estaba bien forrada, afín de no hacerse daño al empuñarla y que no pudiese resbalarse. Útil y práctica, como una mera prolongación de aquella mujer.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥.♥
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Ezélionn el Miér Sep 21 2016, 18:37

- Nada que disculpar. – Bromeó. Aunque quizás Sameen tuviera una idea equivocada de lo que era su trabajo, Ezélionn no se molestó en absoluto en tratar de explicar lo contrario. La fama que se habían ganado los suyos lo habían hecho a pulso. El cuerpo de élite de la Reina no gozaba de la aprobación de muchos ciudadanos e incluso el mismo desaprobaba muchos de los métodos que utilizaban sus compañeros, aparte de alguna otra práctica que había dejado pasar. Sin embargo, él se sentía exento de culpa alguna. Cumplía con su trabajo lo mejor que podía, asegurándose siempre de atar todos los hechos para no dejar nada al aire y asegurarse de castigar al culpable y proteger al inocente. Aunque también sabía a la perfección para que servía exactamente la Inquisición.

La rubia le aclaró finalmente de donde era, había errado, pero no del todo. Pues él había supuesto que era de las islas libres y no lo era, pero había estado allí – Eso explica muchas cosas. – Comentó con aire distraído – No me malinterpretéis. – Se aseguró a corregir rápido – No estoy diciendo en absoluto que haya algo malo en vos… - Definitivamente no se estaba queriendo explicar cómo debía y de seguro que la mujer lo malinterpretaba. Hizo una breve pausa para aclarar sus ideas – Lo que quiero decir, es que tenéis la actitud de las gentes de allí. Se nota el tiempo que habéis pasado en ese lugar. – No había quedado del todo como le hubiera gustado, pero por lo menos había podido aclarar las cosas.

Sus ojos pasaron de los de ella, hasta la pequeña hacha que le mostró poco después. De nuevo se acercó a ella contemplando el gran trabajo que se había hecho con aquella arma. Si algo asombraba a los dragones, eran las cosas que podían crear los humanos, aquella capacidad para inventar y desarrollar cosas que ellos jamás podrían alcanzar a hacer – Un trabajo magnífico. – Dijo mientras acercaba la mano para sujetar el arma – Con vuestro permiso. – Agarró el hacha por el mango y cuando Sameen la soltó pudo comprobar el peso y la firmeza con la que podía sujetarse gracias a la elaborada empuñadura que tenía. Examinó con detenimiento el filo bien cuidado y afilado, un trabajo digno del mejor de los herreros. Si realmente aquello lo había hecho ella, se encontraba ante una artista de la forja. No recordaba con claridad la última vez que había llevado su armadura a reparar, quizás no era mala idea ofrecerle a la humana una forja, si con eso se aseguraba tener una herrera de calidad.

“No te precipites.”, le pidió una voz en su cabeza. Tenía razón, quizás era una artista trabajando el metal, pero no la conocía y podía estar aliada con los terroristas, una idea absurda, pero precavida después de todo. Aun sabiendo lo afilada que estaba el arma, deslizó con suavidad el dedo índice por el filo, sintiendo poco después como el afilado metal cortaba sin mucho esfuerzo la fina piel haciendo que empezara a sangrar – Vaya. – Apartó la mano para no manchar el hacha y devolvérsela a su dueña – Me sorprende ver un trabajo de tanta calidad. No en vano veo que os sentís orgullosa como herrera, pocos he visto con vuestro talento para hacer trabajos de este tipo. – Dibujó una media sonrisa confiada – Estoy fascinado. – Y si no lo estaba antes lo suficiente, ahora que había visto uno de los talentos de Sameen lo tenía claro. Era algo extraño, pero curioso después de todo… Como algo tan, sencillo y débil, como un humano, ¿podía demostrar tanto talento, fuerza, confianza y osadía de la misma forma?




Gracias por la firma, Trystan

Spoiler:




avatar
Ezélionn
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un recuerdo tormentoso. [Sameen]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.