Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]
Hoy a las 04:58 por Limon

» La belleza de la estrategia y la elegancia de la táctica [Privado]
Hoy a las 04:16 por Limon

» Ausencias
Hoy a las 03:50 por D'tark

» Su cabeza en una pica || Vaurien
Hoy a las 03:44 por D'tark

» Introduction {Priv.}
Hoy a las 03:30 por D'tark

» Cambios de botón | Modificaciones | Problemas
Hoy a las 02:32 por Invitado

» Aftercare (Vaurien) +18
Hoy a las 00:59 por Vaurien

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 00:22 por Selene Warren

» Volviendo a casa [Nimue]
Ayer a las 22:10 por Nimue

» El taller de las hermanas Balaur
Ayer a las 21:46 por Faora

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Heartless (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Heartless (Libre)

Mensaje por Derek el Lun Ago 29 2016, 16:19

En un libro leí que todos los seres humanos soñamos, siempre. Pero que sólo a veces recordamos lo que soñamos. Que a veces el cerebro lo obvia, lo borra, o simplemente, no logra archivarlo en la memoria. A veces recuerdos terribles se pierden entre los mares del sueño. Y a veces salen a flote en forma de imágenes y cosas simbólicas. Bien lo sabía yo, que a menudo las pesadillas me asaltaban, y que había vivido y experimentado los sueños de otros, durante tanto tiempo.
Aquella vez fui plenamente consciente de que dormí. Pero no soñé. Recuerdo perfectamente que no soñé nada. Tenía los ojos cerrados, la mente en negro (sí, negro). Y esa maldita sensación de ahogo ya se había convertido en usual. Me había hundido tanto en la oscuridad que ya había renunciado a cualquier posibilidad de escape. A mi alrededor, nada más que vacío. En mi mente, tan sólo la contrastada sensación de saberme dormido, de estar durmiendo, sin más. Así durante horas. Horas largas, silenciosas; que no se me pasaron rápido. Pero que tampoco llegaban a aburrirme. Estaba ahí, suspendido en la nada. Y en la nada, nada me importaba. ¿Por qué iba a importarme? Si no había nada. No quedaba...

... nada.

Abrí los ojos con pesadez. Un párpado me subió más que el otro, pero finalmente los igualé. Vi un techo negro de roca, resplandeciendo bajo lo que reconocí como luces de velas. El ambiente era oscuro, pero aún así, lo percibí con demasiada luz.
Comencé también a ser consciente del dolor sordo que me recorría todo el cuerpo. Aquello me informó de dos cosas: una, que seguía vivo. Otra, que tenía los huesos hechos polvo.
No quise moverme por miedo a acrecentar aquel dolor. Sólo giré el cuello para vislumbrar la sala de la enfermería. La reconocí de cuando estuve allí con Megerah después de que Trystan me partiera la boca y también tratara de matarme. ¿Recordaba lo que me había pasado? Sí, en parte. Recordaba a Alaric, y su garra aplastándome. Recordaba a Thareon gritando algo, y a Trystan... ¿volando por los aires? Y luego...
... me mareé. Así que dejé reposar inteligentemente la cabeza en la almohada otra vez.

Estaba solo. Bueno, no del todo: había alguien más dos camas más allá. Pero no lo reconocí, porque me daba la espalda. Parecía estar durmiendo.
Intenté hablar, pero solo tosí. Mi segundo intento fue algo menor: - ... ¿Ho... hola? - La boca pastosa me sabía a barro. Y tenía muchísima sed. ¿Cuánto tiempo llevaba durmiendo? Pfff... a saber. Volví a girar la cabeza, al escuchar pasos aproximarse desde el otro lado de la cueva, donde la galería se estrechaba en una especie de pasillo. Pero me volví a marear.

Ni con tequila había pasado nunca una resaca similar. Joder...




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Lyvana el Jue Sep 01 2016, 00:59

La persona que entró por el pasillo no era otra que Lyvana. ¡Aunque era difícil adivinar su identidad, cuando iba cargada de mantas! Solo unos mechones blancos, que asomaban por encima de la pila de mantas que llevaba en los brazos, daban una ligera pista de su identidad. Eso, y que de vez en cuando tenía que ir asomando la cabeza a los lados para no atropellar a nadie, o tropezar con un posible obstáculo. ¡Sobre todo hoy! ¡Menudo día!

Siempre había alguien que necesitaba alguna cura, por un corte o lesión, ¡incluso alguna rotura! Aunque eran los casos más extraños. El resultado de alguna trifulca, o una mala caída, solían ser los males más frecuentes que asolaban a los que vivían dentro de esas cuevas, ¿pero hoy? ― ¡Menudo día! ― resopló, provocando que su flequillo se alzara durante unos segundos. ― ¿Dónde está Megerah? ― lloriqueó por lo bajo, al no saber nada de su mami amiga. La hubiera encantado tenerla a su lado, para que la aconsejara sobre cómo tratar a… Desafiados. Y no solo uno, dos. ¡Dos! ¡Trystan y Derek! ― Menudo día…― repitió, meneando la cabeza como un disco rayado.

Los había estado tratando pocas horas antes, pues habían venido hechos unos guiñapos humanos. El pobre Trystan parecía haberse peleado contra un muro de piedra y haber perdido (lógicamente… las piedras eran lo que tenían. Eran un poco duras las jodías). Lyvana le había tratado como habría hecho con una persona normal, pero un Desafiado era un caso especial… ¿verdad?

En cuanto a Derek… al pasar al lado de su cama, Lyv lo observó de reojo y constató con gran sorpresa que el susodicho estaba despierto. ¡Despierto! Lyvana se quedó con la boca abierta. Las mantas se la cayeron al suelo por la impresión. ― ¿¡Ya estás consciente?!—exclamó con una voz aguda, a causa del nerviosismo y la preocupación. Tras lo que acababa de pasarle, ¿cómo podía estar ya despierto? Los ojos de Lyvana se desplazaron rápidamente del rostro cansado y débil del chatarrero a su pecho desnudo, del que una más que destacable cicatriz revelaba su reciente estado. ― ¡Ay, madre! ¿Qué se hace en estos casos? Yo no sé muy bien como informarte… ¡pero lo primero es lo primero! ¿Puedes oírme bien? ¿Verme? ¿Puedes hablar? ¿Sabes quién soy? ¿Me recuerdas? ¿Recuerdas lo sucedido?― la albina empezó a examinar su rostro, sus ojos. ― ¿Notas algún problema para respirar? ¿Mareos? ¿Nauseas? ― siguió preguntando, sin dejarle ni siquiera responder. ― ¿No sientes algún miembro? Aparte de… ya, bueno… ― se mordió el labio inferior mientras miraba de nuevo el pecho de Derek. Justo en ese momento se acordó de las mantas. Las había traído para Trystan y Derek… pues parecían tan fríos… Cogió una del suelo a toda prisa, y quiso envolver a Derek con cuidado, pero con mucho ímpetu. No sabía como mirarle…




avatar
Lyvana
Human

Ocupación : Herbolaria / Torpe (?)
Mensajes : 545

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Trystan el Dom Sep 04 2016, 01:02

Y en lo que habían sido segundos escasos había conseguido lo que diferenciaba a los dragones de los humanos, principalmente: volé. No por deseo propio, ojo. De hecho, el cabrón de Alaric reaccionó como no esperaba que reaccionara: fue un "quita, pulguita", en toda regla. Y, claro, ¿no había mencionado ya que yo frente a un dragón no tenía nada que hacer? Bastante era que me hubiera despertado horas después con el brazo entablillado y con un mareo importante de los golpes que me había llevado. Uno el de la cola, que ya me dejó medio ido y el segundo que ya me dejó sin sentido a esas velocidades, el que seguramente evitó que me rompiera algo más que el brazo derecho. Sinceramente, por lógica contaba un tercero, al caer ya al duro y seguro suelo, pero nadie había confirmado ni desmentido mis premisas.

Pero vamos, que me dolía todo, fueran los golpes que fueran.

Al despertar, pude acordarme del árbol genealógico de Alaric, soltando algún improperio cuando Moira estuvo curándome. Sí, soy muy mal paciente, ¿qué pasa? También tenía que admitir que ya las circunstancias me escamaban un poco... Ya estaba bien, coño. Que cobrar gratis ya empezaba a resultar tedioso de sobrellevar. Bastante tenía con controlarme a mí mismo, gracias.
Era curioso mi cambio de rol tan drástico: de líder en las cloacas al saco de boxeo en las cuevas.
Superadlo.

La morena, con esa paciencia aparentemente infinita, estuvo cuidándome -y aguantándome, ¿para qué negarlo?- y poniéndome aquel cabestrillo que limitaba prácticamente por completo los movimientos de mi brazo. Algo que no me preocupaba en exceso, pues sanaría. Más temprano que tarde por mi naturaleza. Una... UNA ventaja que traía el desafío.
Lo malo era que no me dejarían levantarme durante unas horas más. Por petición expresa de Moira. Si hubiera sido Megerah, no le habría hecho el más mínimo caso... yendo rápidamente a las cocinas a esconder las sartenes. Más valía prevenir con la rubia y su carácter...

Tras la maldición eterna contra Alaric, vino la explicación de lo que había ocurrido. Y obviamente me había quedado helado al saber lo que el dragón había hecho. Me quedé tumbado de lado, mientras la morena se fue a comer algo. Al rato, el sopor vino a visitarme y me habría dejado sobado entero de no ser porque escuché una tos y un murmullo roto y profundo. Me giré entonces, viendo al chatarrero más desubicado que yo. Pobre hombre. Me incorporé con suavidad, para quedar sentado en el camastro, de cara a él. Lyvana había hecho su aparición, vertiendo toda su atención en aquel desafortunado chatarrero, con su nerviosismo característico que sacaba más de quicio que tranquilizaba. ¿En serio pensaba que Derek iba a tener ganas de contestar tanta pregunta de golpe? Quedaba verlo... Hasta que Lyv tiró por dónde no debía. Un tema de lo más escabroso. Y que, igual... era conveniente no tocar aún-. ¿Qué tal esa cabeza? -pregunté, como pregunta que lo quería englobar todo. Algo irónico porque los golpazos me los había llevado yo. Al menos, hasta donde sabía. Sí que era cierto que desde nuestro primer encuentro en las cuevas hasta la fecha, mi autocontrol había aumentado... o mi rabia desenfrenada mermado lo justo como para que ahora, aquel chatarrero no me hacía perder los papeles más allá de una fuerte tensión que agarrotaba mis músculos. Pero sin temor a más impulsos asesinos.
No tuve ánimo de preguntar nada más, pues ignoraba cuánto recordaba Derek de todo lo que había pasado. Miré a la albina con una mirada significativa mientras ambos le dábamos tiempo al chatarrero a que articulara.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1296

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Nyssa el Dom Sep 04 2016, 13:49

En el momento en que se encontró con Moira por el túnel, supo que algo iba mal. Y no porque viese la preocupación brillando en sus irises, que eso lo vio después. Fue la cara de mala hostia que llevaba la que disparó sus alarmas. Bueno, a ver… esa cara la tenía de serie. Pero la expresión se intensificaba cuando pasaba algo… sobre todo si Trystan estaba implicado. Y ahí fue cuando el hilo de los pensamientos de la pelirroja hizo que la exploradora palideciese. ¿Le había pasado algo a él?

Así que, para averiguarlo, osó interponerse en el camino de la morena y preguntarle por su amigo. A riesgo de cobrar… y no monedas precisamente. Incluso cerró un poco los ojos y agachó la cabeza, ya dispuesta a que le cayese una colleja. Pero… no llegó. Cuando levantó la mirada, la expresión de preocupación de la cazadora le dio ganas de achucharla. Y sólo se contuvo por si de repente cambiaba su humor. Un susurro le hizo saber que el pelirrojo estaba en la zona de enfermería y la exploradora ni siquiera se despidió, se largó corriendo hacia allí.

Miles de preguntas se amontonaron en su mente a medida que avanzaba, sin detener su carrera. ¿Qué le habría pasado? ¿Estaría consciente? ¿En qué estado? Una parte de sí intentó tranquilizarse diciéndose que si Moira había abandonado, temporalmente, el lado de Trystan, es que él al menos estaba despierto. ¿No?

Llegó a la zona casi derrapando. Sintió que sus pulmones ardían y que le faltaba el aliento. Su propio cuerpo se inclinó, reposando las manos sobre las rodillas. Sus ojos verde selva se fijaron en… ¿tres figuras? Lyvana, una albina rara y nerviosa que poco conocía. ¿Derek echado? ¿Y a ese qué le había pasado? ¡Y Trystan sentado y consciente! Los labios de la pelirroja se estiraron en una sonrisa, tras un suspiro de alivio-. ¡Hey! –intentó saludar, con un jadeo por el esfuerzo de ir hacia allí a toda pastilla-. ¿Qué… qué os ha pasado? –logró articular, irguiéndose para acercarse a ellos. ¿Se habrían peleado? Tragó saliva sólo de pensarlo. Eran amigos… no podrían mandarse a la enfermería uno al otro, ¿verdad? Aunque… ¿por qué Moira había pasado de decirle que Derek también estaba allí? Joder con la morena.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2809

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Derek el Mar Oct 25 2016, 17:46

- ... ¿Eh? - Sí. El adalid de la elocuencia. Pero no se me ocurrió mucho más que decir estando dolorido, grogui y con una peliblanca histérica al lado. Así que eso podía ser el resumen a todas sus preguntas. "¿Eh" aka. "¿Qué me estás contando?". - Lyv... ¿Tú no... estabas muerta o algo...? - Tosí de nuevo. Seguía teniendo la garganta asquerosamente áspera. Pero sobre todo, notaba como que me "costaba" respirar. Me llevé la mano torpemente al pecho vendado, y traté de respirar despacio. No me dolía exactamente, más bien tenía una sensación rara y opresiva dentro. Aunque claro, teniendo en cuenta que un puto dragón gigante me había aplastado con su garra, supongo que era lo menos que podía sentir. Cosas que pasan.

Por si os lo preguntáis... No, en primera instancia no recordaba lo que me había pasado. Estaba bastante ido, apenas acababa de despertar, y el hecho de asumir que seguía estando vivo ya me resultaba lo bastante chocante. Además las vendas de mi cuerpo ocultaban la cicatriz. Y estaba rodeando de gente hablándome.
El siguiente fue Trystan, cuya voz reconocí, proveniente del camastro cercano. El tipo que estaba sobando al despertarme era él. Me sentí súbitamente aliviado, al ver que seguía vivo. O quizá nos habíamos muerto ya los dos, y estábamos en un Cielo... subterráneo y... lleno de gente... preguntando cosas... y...
Ehm, no. Ya paro.

- Mal. - Le contesté honestamente a su pregunta. Hice el amago de moverme mientras Lyvana me pasaba otra manta por encima para que mi cuerpo guardara el calor. Pero me arrepentí. Decidí que quedarme queitecito hasta que recuperase la conciencia de todo mi cuerpo, era una buena idea. - Pero nunca... he estado demasiado bien de la cabeza, así que... - Me reí. Tosí. Joder, qué daño...
Reconocí la pelambrera roja de Nyssa haciendo acto de presencia en la escena. Bien, la que faltaba para la fiesta. ¿Ahora tocaba alcohol? Lo dudaba, pero ojalá. Seguro que así se me pasaría el dolor antes... - Ey, Nyss... - Carraspeé con la voz ronca. Le hice un gesto a Lyvana, señalando hacia las jarras de agua con una mano, para ver si me podía traer un vaso de agua. Pero no alcancé a formular la pregunta en voz alta. Porque Nyssa hizo la suya: la pregunta del millón. Suspiré, dejando caer la nuca sobre la almohada y murmuré: - Alaric ha vuelto. - Como si eso lo fuera a resumir todo. Bueno, en parte sí. Lo resumía todo. Con un único apunte: - No se alegró mucho de verme... - Intenté volver a hacer memoria, pero no me salió nada.




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Derek el Miér Dic 14 2016, 13:54

FDR: Sorry por el doble-post. Podéis saltaros el turno de Lyv hasta que se re-enganche, que anda ausente.




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Trystan el Dom Dic 18 2016, 16:15

Bueno, no podía decirse que Derek estaba con ánimo de irse por las ramas cuando contestó mi pregunta. Claro que, ésta bien podía calificarse de retórica, por lo que había pasado. Su añadido me hizo soltar un bufido corto, que sonó más en mi faringe que fuera de mi boca. Un sonido a caballo entre la exasperación y la diversión-. Ya decía yo... -desde luego, por todas esas cosas que habían dañado claramente esa fuerte amistad que habíamos forjado cuando éramos... Bueno, las preocupaciones por aquel entonces eran claramente distintas. No obstante, ¿por qué no admitir que, pese a toda esa tensión entre nosotros dos, había vestigios de esa confianza quebrada? Lo menos extraño era que una parte de mí se sentía bien con esos aparentes acercamientos a lo que una vez fuimos.
Ignoraba que habrían hecho los demás en una situación como la que habíamos pasado el chatarrero y yo. Probablemente, muchos no se hablarían o ya se habrían matado entre ellos.
... Yo lo intenté, de hecho.

La pelirroja llegó justo cuando yo hice mi intento por levantarme. Me llevé la mano al costado, reprimiendo un quejido de dolor. Mi intención no era otra más que sacar a Lyv de ese ensimismamiento en el que había entrado, ignorando deliberadamente la petición silenciosa de Derek. Supuse que era del estrés, pero, claro... Era el mejor momento para ausentarse así.
Me acerqué a ellos, con la pereza subida de hacer que la albina volviera en sí. Con lo alterada que andaba, seguramente me ganaría algún golpe más sin querer y tenía la determinación que ya había recibido bastantes.

Me agaché parcialmente a esa mesita donde había una jarra con agua y rellené un vaso hasta la mitad. Sin más, le tendí el vaso, con la esperanza de que al menos, pudiese incorporarse lo justo para beber-. Parecemos un par de viejos, joder. -murmuré con fingida resignación, aunque mi tono no dejara de ser divertido y emitiera una risa silbante al final. ¿Sinceramente? En ese mismo momento ambos estábamos para el arrastre. Dejé que el chatarrero pusiese al tanto a la híbrida. Y me pareció que sus pocas palabras bastaban para que Nyssa se hiciera una idea-. Por mi parte, decidí ir a darme una vuelta... por los aires. -expliqué escuetamente. Ni recordaba ni quería recordar más de lo pertinente. Y sabía que no había salido peor parado gracias a la intervención de Thareon.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1296

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Nyssa el Lun Dic 19 2016, 17:25

Casi se le cae la mandíbula al suelo cuando Derek le hizo un breve resumen de lo ocurrido… junto con una acotación de Trystan. ¿Alaric? ¿Qué? Espera, ¿qué? “¿Alaric? Pero si es de lo más tranquilo que hay sobre la faz de la tierra y…”, sus pensamientos se cortaron, recordando lo mal que había quedado tras la confesión del chatarrero y que se había ido. Quizá al volverse a ver… pero no se hubiese esperado tanta violencia del dragón broncíneo-. Ya veo… -murmuró la híbrida sobre no alegrarse mucho de verlo-. Mmm… ¿Derek? Puede que haya sido… no sé… calentón del momento.  Quizá luego se le pase… -susurró, con un deje preocupado en su voz.

Intentaba animar a Derek, después de… bueno, de saber que Alaric y él habían intimado. No debía ser fácil, para ninguno de los dos. Pero a pesar de su esfuerzo, ¿qué sabía ella? ¿Realmente Alaric volvería a ser el manso dragón? Ni idea. Dentro de sí, temía que el enojo no se le pasase en un tiempo. Casi que era mejor no poner a Derek delante de él otra vez, por si acaso-. ¿Te ha hecho mucho? –se interesó por su estado, antes de ver a Trystan levantado.

Se acercó al otro pelirrojo, poniéndole una mano en uno de sus brazos. El bueno, claro-. Wow, wow. ¿Tú a dónde vas? –le dijo, aunque no era pregunta en sí, sino un intento de que guardase reposo también aunque estuviese dándole agua a Derek-. ¿También fue Alaric? –le preguntó a Trystan, con una clara preocupación en sus verdes irises. Después miró a Lyvana, quien parecía en estado de shock o algo parecido. Le daban ganas de llevarla hasta una de las camas vacías hasta que se le pasase lo que tuviese.

Alaric, pensó de nuevo. Quién lo iba a decir. Hubiera podido fácilmente matar a los otros dos hombres. Uno desafiado y el otro humano por lo que ella sabía. Si no fuese porque los sanadores ya se habían ocupado de los dos, o eso esperaba, lo intentaría hacer ella. Aunque, evidentemente, sabía menos.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2809

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Derek el Miér Dic 21 2016, 01:17

Me hubiera dado un facepalm, de no ser porque ya estaba suficientemente jodido.- Nyss... que ha intentado matarme, tía. Eso es... más que un calentón... no me jodas... - De hecho, tenía claro que de no ser por Thareon y Trystan, seguramente yo tampoco lo hubiera contado.
"Calentón" decía la otra... Joder, nunca, jamás, había visto a Alaric en ese estado. Nunca le había visto con esos ojos, con esa mirada cargada de odio, ni como humano, ni como dragón. No creo que hubiera sido capaz de soportarla de ninguna de las dos maneras. Bueno, quizás como dragón me hubiera dado menos miedito, vale, y su reacción hubiera sido mucho menos arrolladora de haber estado en forma humana, pero...

... Detuve mi hilo de pensamiento justo ahí. Perdí la mirada un momento el techo, parpadeé, y me quedé pensativo mientras Trystan se levantaba.
... Un puto dragón de cuarenta metros casi me había aplastado bajo su zarpa, hasta donde podía recordar. ¿Yo no estaba demasiado entero para haber sobrevivido a algo así? Al margen de unos huesos rotos y de una desagradable presión en el pecho, no tenía nada verdaderamente crítico.
Cosa que sí debería pasar en mi caso... ¿no?

Las voces de sendos pelirrojos me sacaron de mi burbuja. Parpadeé otra vez, pero de flipe, al ver que Trystan me estaba ofreciendo agua. Me quedé mirándolo con cara de gilipollas unos segundos, antes de dedicarle una sonrisa torcida, y hacer el amago de levantarme. Me arrepentí, mucho. Mucho. Mucho. Pero al final logré medio alzarme lo justo para coger el vaso de agua con movimientos torpes y darle un trago, acabando con la sensación pastosa en mi boca y mi garganta.

Me costó tragar. Notaba aún esa presión extraña en el pecho. Era como si me costara respirar, pero no, una cosa demasiado extraña. Me llevé la mano al pecho vendado. - No lo sé... Supongo que es un milagro que siga vivo. Un poco más y podría haberme aplastado el... - Mi voz se fue apagando poco a poco, al tiempo que también cambiaba mi rostro. Adoptando esa expresión de, ya sabáis, epifanía chunga. Como cuando te das cuenta de que te dejaste el cigarrillo encendido al lado del gas abierto.

"Corazón". Esa era la palabra que me faltaba. No sentía el latido de mi propio corazón, por eso notaba esa especie de... presión, vacío, lo-que-coño-fuera en el pecho.
Me miré las vendas, sintiendo que mi garganta volvía a secarse drásticamente. Trystan y Nyssa seguían hablando, ajenos a mi reacción; pero a mi en ese momento me dio igual. Una sola idea acababa de clavarse en mi mente como un dardo bien apuntado.

El vaso cayó al suelo, sin romperse, pero igualmente armando escándalo. Mis dedos torpes y temblorosos, empezaron a arrancar las vendas con una fuerza que no deberían demostrar. Casi en movimientos histéricos, frenéticos. "No, no, no, no, no, no...". Alaric no podía haberme hecho eso, no podía, no era capaz, no podía ser capaz de...
"Sí."
- No... ¡no! - Las últimas vendas cayeron, y la cicatriz quedó al descubierto. Larga, cauterizada, brillando con un tenue resplandor broncíneo. Justo sobre el lugar donde debería estar mi corazón, palpitando. Pero en su lugar... no había...

... nada.

Los recuerdos vinieron a mi mente tan deprisa que casi sentí que me iban a partir la cabeza en dos. En ellos, mi sangre manchaba las garras de Alaric. Mi corazón palpitaba fuera de mi cuerpo, mientras mi conciencia se desvanecía.
“… en cierto sentido me sorprende encontrarme esto”
Grité, me llevé las manos a la cabeza. Lloraba, agonizaba, al sentir de nuevo el dolor residual. No era físico, era totalmente psicosomático. Una parte de mi lo sabía, pero aún así, no dejaba de doler.
“Yo creía que no tenías corazón, Derek… me lo has probado muchas veces… pero ahora tendrás que probarme algo diferente”
Mis nerviosas manos rodearon mi cuello con urgencia. Y no encontraron los colgantes. Las escamas no estaban. Me las había robado, junto con el corazón, otra evidencia más de que aquello no era un mal sueño. Había sido muy, muy real. Dolorosamente real.
“No te mereces estos regalos… ¡no te los mereces! Así que te desafío a encontrarlo… encuentra el colgante, y te devolveré tu traicionero corazón… y debes darme las gracias, porque si te retara a conseguir mi perdón, jamás lo recuperarías”
Encontrar... ¿cómo iba a encontrarlo? Con lo grande que era el mundo para un dragón con alas, bien podría haberlo llevado al fin del mismo. En aquel momento, con la conexión mental a flor de piel, tuve la certeza de que Alaric me había puesto un reto imposible de cumplir. Señal de que no pensaba perdonarme nunca. Nunca.

- ¿Por qué...? ¿¿POR QUÉ ME HAS HECHO ESTO DRAGÓN?? ¿¿POR QUÉ?? - exclamé, llevándome las manos a la cabeza, crispándolas sobre mi pelo como si me lo quisiera arrancar, como si es dolor fuera a paliar el que ahora me recorría.




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Trystan el Miér Dic 28 2016, 18:49

Cómo se notaba que Nyssa no había estado en el lugar exacto en el momento preciso. Sin duda, habría calculado mejor sus palabras, en vez de describirlo como un "calentón del momento". También era cierto que ver así a Alaric era más que complicado, por lo que entendía que la pelirroja no concediera la idea de ver al dragón broncíneo tan fuera de sí. Derek protestó, con las mismas palabras, casi, que habría usado yo.

Nyssa, de nuevo, fue certera con una pregunta que Derek no podía responder. Aún. Pues ignoraba lo que había ocurrido.... Y a ver quién demonios era el valiente que se lo explicaba. Ser desafiado no era algo fácil de digerir. Y, por lo que recordaba de mis charlas con el chatarrero sobre su familia -cuando aún andábamos lejos de traiciones, vilipendios y exilios-, al moreno no le era del todo desconocido el tema. Respeto me daba la reacción que pudiera tener. Por lo pronto, me puso esa cara de pánfilo, sorprendido por ese gesto que yo estaba teniendo con él. A ver, hacía un... ¿mes? había intentado cargármelo, no era para menos. El "¿Vas a beber o no?" iba implícito en la mueca de mi cara, con mis cejas enarcadas, esperando a que Derek reaccionase y saliese de ese limbo en el que acostumbraba a meterse tantas veces al día.

Un milagro. Sí, claro, Derek. Me sentí un verdadero cabrón por no decirle la verdad a ninguno de los dos. Algo de lo que justamente Lyvana también pecaba. Sólo que ella estaba siendo más inteligente, ausentándose de forma tan descarada- Tenía sed. -expliqué a la mujer cuando reclamó, desviando mi mirada clara del chatarrero por un momento-. Puede que, en algún momento, las malditas piedras me superen en capacidad emocional, pero no he alcanzado ese límite... aún. -la última palabra se me atragantó de forma imprevista, ahogándome la voz. Iba a tener que ponerme serio con el desafío, más temprano que tarde. Aunque, tenía la dudosa esperanza de que, si aquella revolución llegaba a buen puerto, yo tuviera alguna posibilidad más. La siguiente pregunta de la pelirroja, conllevó un simple asentimiento por mi parte. Apenas alcancé a seguir su mirada hacia la albina, cuando el grito de Derek me congeló la sangre.

Lancé mi mirada a su figura maltrecha que ahora se revolvía con desesperación. A tiempo, reaccioné, en lo que el chatarrero vociferaba la única pregunta que seguramente Alaric no querría contestar-. Derek... ¡Derek! -conseguí a duras penas que soltase el cabello, introduciendo mis dedos entre los suyos, para intentar inmovilizarlo. Le llevé los brazos al abdomen, cruzándolos, aprovechándome de esa fuerza que él no tenía. Una puñetera pericia para alguien que solo tenía un brazo funcional-. Maldito seas, ¡mírame! -murmuré entre dientes. Entendía a la perfección esa impotencia, esa frustración que presionaban el pecho, por esa condena lenta y agónica que nos convertiría en meras máquinas, sin objetivo, sin corazón... sin cordura. Apoyé parte de mi torso -el lado intacto, claro- sobre el de Derek, y en el instante que tuve la única mano con la que podía contar, libre, sujeté su mandíbula, con bastante menos fuerza de la que mi parte descontrolada hubiera querido. Todo para forzarle a que mantuviera mi mirada, aunque la suya estuviera ahogada en pánico-. Necesito... que te calmes. Así no vas a conseguir nada. -con suerte él no, pero igual yo me llevaba otro golpe.
Un suma y sigue, que no quería que ocurriera.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1296

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Nyssa el Mar Ene 03 2017, 17:27

La pelirroja miró con sorpresa a Derek. Que Alaric… ¿qué? Su mandíbula inferior cayó sin poder evitarlo y sus irises verdes lucieron preocupados y alarmados. No supo qué decir. Era peor de lo que había pensado. Todo porque el dragón broncíneo era tan… tan… tranquilo. Tragó saliva, en aquel silencio que daba la sensación de ser tan inusual en ella. Antes de intentar evitar que Trystan se moviese demasiado. Él también estaba herido. Aunque parecía que era el chatarrero quien estaba peor. Mucho peor.

Por ello, no pudo evitar preguntarle a Derek hasta qué grado estaba mal. Suspiró de alivio al escuchar su respuesta. Un milagro, desde luego. Antes de que el otro pelirrojo le contestase en referencia a su intento frustrado de que no se moviese. Su voz de nuevo murió en su garganta, consciente del desafío de Trystan. Sabiendo que, en algún momento, empezaría a pasar por lo que contaban aquellas historias terroríficas.  Sólo atinó a elevar una de sus pequeñas manos de finos dedos para posarla sobre uno de los hombros del de rojizos rizos. Presionó bajo sus dedos, en un silencioso apoyo. Aún cuando pudo notar un nudo en su garganta por aquel destino que pudiese correr su amigo en el futuro.

El asentimiento por el comportamiento de Alaric la sorprendió y la preocupó de nuevo. El dragón estaba descontrolado. ¿Y dónde se encontraba ahora? Una pregunta que quedó en el aire, en su mente, al escuchar el grito de Derek. Previa sonora caída del vaso en el suelo. Trystan reaccionó antes que la híbrida, quien miró primero perpleja al chatarrero que se quitaba las vendas. Con desesperación, podría decirse. Y no pudo evitar fijarse en una cicatriz, en el pecho, que evidenciaba aquella nueva naturaleza que había estado oculta para ella.

La pelirroja palideció, casi como la luna llena en el cielo despejado.  Se olvidó hasta de pasar saliva para intentar deshacer un nudo en su garganta, que fue acompañado de otro en la boca de su estómago. Derek también no. Por favor. El desafío de Trystan ya había sido un trago demasiado duro. Aún cuando al principio le había preguntado si era híbrido. Pero ahora el de ojos grises también estaba pasando por lo mismo. Ella le había tomado cariño. A aquel entrañable humano con pocas habilidades para sociabilizar y que en alguna ocasión le había gritado que la iba a matar por ponerlo en situaciones bastante incómodas. Y ahora estaba en aquella precaria y cruel situación también.

Era como una pesadilla que no parecía terminar. Sus seres queridos sufrían. Una y otra vez. ¿Hasta cuándo? Recordó las palabras de cierta morena, una vez que la pilló llorando y se le escapó que era por el desafío de su amigo. Unas frases de aliento, de esperanza. ¿Valdrían también para sosegar la condena de Derek? No lo sabía. Recordaba al primo del recién desafiado. Algo demasiado cercano para el chatarrero como para no verse reflejado en él. Porque continuaba siendo una maldición. Algo que nadie quería que le sucediese a sí mismo o a otro que le importaba.

Y aún así… no podían abandonar a Derek a su suerte. Finalmente, la exploradora reaccionó y se aproximó a los dos hombres. Mientras uno inmovilizaba y trataba de calmar al otro. Tragó saliva, duramente. Aunque ni con ello pudiese minimizar esa preocupación extrema. Se quedó cerca, por si podía ser de ayuda. Para inmovilizar o para ser de apoyo. ¿Qué se podía decir a alguien cuya vida había cambiado de la noche a la mañana tan abruptamente?-. Derek… estamos aquí… -musitó, con suavidad. Intentando aparentar una calma que no tenía, sólo para ayudar a que el chatarrero se tranquilizase.





avatar
Nyssa
Hybrid

Ocupación : Exploradora
Mensajes : 2809

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Derek el Vie Ene 06 2017, 12:17

Yo no lo sabía en ese momento. Pero si realmente hubiera querido, habría podido forcejear con Trystan gracias a la recién adquirida fuerza que aún tenía que descubrir. No obstante, no hice siquiera amago de debatirme. Aunque ahora me sobrara (sin saberlo) fuerza muscular, mi alma acababa de caer en picado al vacío, mi mente se había quedado en blanco. Sólo podía sentir. Y sentía dolor. Un dolor profundo y desgarrador, tan intenso que pensaba que me iba a volver a abrir el pecho en dos.

No fue algo físico. Ni siquiera sabría decir si era psicológico. Pero el regusto de la sensación me dura incluso a día de hoy. Nunca antes había sentido semejante desamparo, ni semejante sensación de soledad. Me vi tan, tan culpable... Por más que interiormente intentara culpar a Alaric de lo que me había hecho, yo podía más que culparme a mí mismo. Rabia, odio, frustración, indignación, tristeza... Todo era tan fuerte, tan intenso, que directamente era inhumano.
Apreté la frente contra el pecho de Trystan mientras éste me agarraba, evitando que me hiciera más daño. Aunque en ese momento seguramente no hubiera sangrado ni aunque me hubieran atravesado con un cuchillo.

Trystan me alzó la cara, obligándole a mirarle. Me costó enfocarle, y me di cuenta de que tenía los ojos anegados por las lágrimas. Quise ver preocupación en sus ojos, quise buscar su compasión o algo que en aquel momento me hiciera sentir respaldado, o simplemente mejor. Algo hizo "click" en mi, pero no como esperaba, al centrar mi mirada en él. Creo que balbuceé algo que ni yo mismo intenté, y me deshice en llanto, como un niño, incapaz de contener lo que sentía. Las emociones me estaban desbordando tanto que hasta me asusté. Por ello busqué refugio en el hombro de Trystan. Algo que ni de coña hubiera hecho en otras circunstancias, aún me consideraba a años luz de arreglar las cosas con él hasta ese punto. Pero en aquel momento no podía pensar en formalismos sociales, enfados anteriores ni en lo que era correcto o dejaba de serlo. O de pararme a escuchar a quien sin duda tenía más experiencia en esto que yo. En aquel momento sólo podía sentir.
Y lo que sentía me estaba matando. Deseé dejar de existir en ese preciso instante. Deseé que el vacío me tragara. Deseé que Alaric volviera...
Deseé tantas cosas...

En medio del caos, la voz de Nyssa logró abrirse paso hasta mi cerebro. Yo seguía con la mente en blanco, me había atascado en el shock y era incapaz de salir de ahí. Lo único que necesitaba en aquel momento era gritar, llorar, desesperarme y cabrearme todo lo que pudiera, hasta quedarme sin lágrimas ni voz. Tenía que sacar todos esos sentimientos de mi interior, antes de que me hicieran petar como palomita en microondas.
Me aparté de Trystan, algo más tranquilo, pero con el rostro aún empapado y sorbiéndome los mocos como si de repente hubiera retrocedido 20 años de vida. Me pasé la mano sana por la cara, y casi no la sentí.  Con un hilo de voz, logré decir: - ... Dejadme solo. Marchaos por favor, necesito... necesito estar solo...

Necesitaba purgar todo aquello, sin querer arrastrarles conmigo. No quería que ninguno de los dos me viera así, aunque ya me estuvieran viendo hecho mierda. La peor parte estaba por venir, y quería pasarla en soledad.
Me volví a echar sobre la cama, y me escondí bajo las raídas mantas, haciéndome un ovillo sollozante y patético, dándoles la espalda a sendos pelirrojos. Esperé, sin decir más, sin reaccionar a nada más que no fuera mi propia desazón, a que me hicieran (por una vez) el favor y me dejaran tranquilo durante unas cuentas horas para hundirme del todo en la mierda, antes de remontar.

Cuando por fin me supe a solas en la caverna, di rienda suelta a mi dolor, y grité contra la almohada, golpeé la pared, insulté a Alaric en mil idiomas, para luego suplicar en silencio que me perdonara y volviera a mi lado. Me destrozaba pensar que el dragón me odiaba hasta el punto de condenarme así, y más sabiendo mi experiencia con Valis. Me había quitado mucho más que el corazón.

Me lo había arrebatado todo.

Y yo me lo merecía.

"... Ahora ya sabes lo que se siente".




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heartless (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.