Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Una reunión importante [ Atish/Waleska] [Priv]
Hoy a las 01:29 por Waleska

» La cacería [priv. Kallistrate]
Hoy a las 01:14 por Erian

» Confirmaciones de Afiliación
Hoy a las 01:11 por Invitado

» La Danse de la Lune ✥ Trystan
Hoy a las 00:29 por Kya

» Firmería v 2.0
Ayer a las 21:30 por Lilit

» La Guardiana
Ayer a las 20:19 por Lilit

» Hot Meal - Privado -
Ayer a las 16:04 por C'Nedra

» Sing me to sleep. (0/2)
Ayer a las 14:37 por Kaira

» Quomodo fabula, sic vita | Privado.
Ayer a las 14:28 por Kaira

» Registro de Rango
Ayer a las 11:49 por Odette

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Moments in Life - Priv. Thareon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Alaric el Jue Ago 25 2016, 14:10


Alaric solo tenía un objetivo en mente mientras volaba y volaba. Siguiendo la hilera de montañas que creaba la cordillera de las Montañas Quemadas iba dirección este, prácticamente en línea recta. Si vuelo era rápido, agitado, casi furioso… ¿cómo no estarlo dados los últimos acontecimientos? ¿Pero con qué estaba furioso? ¿Con él, con Derek… o las series de circunstancias que les habían llevado a cruzarse de nuevo, para sellar la rotura de su relación pasada?

No lo sabía, solo volaba, y volaba… ahogando sus pensamientos con el rugir del viento, y el ligero frescor que se escurría entre los huecos de sus escamas. El mundo se escurría bajo sus pies como un tapiz lleno de colores y formas, ¿pero cómo apreciar esas pequeñas cosas, la belleza de los paisajes que le rodeaban, cuando por dentro estaba…?

De repente, hubo un cambio en el aire. “Salitre…” reconoció en su mente. Alzó la vista, cuando a los lejos pudo distinguir las playas que bordeaban la costa. Y rompiendo contra las arenas, las olas de un mar ligeramente embravecido parecían darle la bienvenida, haciendo eco de la propia ira que había exhibido con Derek hacía… ¿Cuánto? ¿Cuánto tiempo llevaba volando…? No lo sabía…

Se introdujo momentáneamente mar a dentro, tentado ante la idea de desaparecer en el horizonte y volver a pisar la región de Talos, pero… no… ahora estaba atado hacía un ser que merecía todas las penurias que le pudieran suceder. Y, de hecho, él mismo iba a contribuir a ello… pues ahora era su Desafiado. Y lo sería para siempre pues…

… Alaric extendió la garra que había estado llevando cerrada durante todo el vuelo. Aún tenía manchas de sangre en sus zarpas, pero eso no le llamó la atención, no. Pues en la palma de su gigantesca pata descansaba el colgante de Derek… su desafío. Lentamente el dragón fue volteando la mano hasta que el colgante resbaló de entre sus escamas, y cayó a una vertiginosa velocidad hacía el mar, para hundirse en las profundidades… donde nunca podría ser hallado.

“Y con esto… selló para siempre tu destino, y el de tu traicionero e insensible corazón, Derek”


El dragón gruñó, y dando media vuelta volvió hasta la playa. Tras unos minutos de vuelo, nuevamente apareció la costa en el horizonte, hasta finalmente alcanzarla. Se posó, levantando una gran nube de arena y soltó un gran resoplido.

Sentía como si al haber soltado el collar, gran parte de su cólera interna se había enfriado…

― Ya está… lo que debía hacer, ya está hecho… ― murmuró, hundiendo sus garras en la arena. Era un momento extraño. Por un lado, su oscura cólera vengativa estaba que aplaudía por su determinación, pero, por otro lado… ¿cómo no lamentar el devenir de los acontecimientos? ¿Cómo no…? “No, no… ¡no! ¡Nada de lamentaciones! ¡Nada de compasión! Derek no merece ninguna compresión por mi parte… tuvo muchas oportunidades para ello, y las desperdició todas de la peor forma posible. No, Derek tiene lo que se merece” gruñó, agitando su enorme testa, casi al son violento de las olas.

Sí, los ojos de Alaric reflejaban una fría cólera. Tranquila, pero terrible… y sin una pizca de remordimientos.





¡Gracias gracias gracias gracias! >w<:

avatar
Alaric
Dragon

Ocupación : Terrorista - Instructor
Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Thareon el Sáb Ago 27 2016, 13:42



El calmo silencio del mar probablemente hubiera enfriado el temple de Alaric, y hubiera vuelto aquella una dramática escena empapada en tensa venganza y honda tristeza. Empero, el gran azul que se extendía ante los ojos del broncíneo ocultaba algo que no se esperaba. Pues a escasos metros de la playa, el agua salpicó, azotada por una figura azul que brotó de ella con un ensordecedor rugido, volando a toda velocidad, salpicando en todas direcciones. Aprovechando la sorpresa y la confusión creada por el estallido del agua para avalanzarse sobre el dragón de bronce, e impactar con las garras por delante sobre él, con el eco y la fuerza de dos gigantescas rocas estremeciendo las entrañas de la tierra. - ¡¡NECIO!! - Bramó la voz fuera y dentro de la red, mientras su cuatro garras daban en el blanco que para él era Alaric. No consiguió agarrarle, pero sí empujarle varios metros. Los suficientes como para situarse delante de él, sus escamas brillando bajo el sol con destellos de azul labradorita y cobalto, reluciendo bajo las gotas de agua que aún las empapaban.

Thareon había volado desde las montañas, siguiendo el rastro de Alaric, lo más rápido que le habían dado las alas. Por suerte el dragón, consciente de ello o no, seguía contactado a la red del Anciano, así que no había sido problema para Thareon el averiguar hacia dónde se dirigía. Obviamente no pudo saber lo que hizo, ni lo que pensaba, pero evidentemente, sospechó algo que no llegó a poner en palabras. Algo que le gustó tan poco como le había gustado presenciar el desafío de Derek de manos de uno de sus supuestos aliados. Algo que había desatado en él algo que ya no podía volver a encerrar. Algo que le miraba a través de dos pupilas largas y estrechas, apenas dos líneas en los desquiciados ojos azul topacio.
Por ello, al verle, se había zambullido en el agua, usando sus alas como remos para bucear a toda velocidad, esperando pillarle desprevenido desde su facilidad para mimetizarse con el azul color del mar. Y así había sido.

Pero ahora se habían acabado las ideas, las estrategias... Sólo podía pensar en una sola dirección. La que dictaba Leviathan. - ¡¡MALDITO SEASSSSS UNA Y MIL VECESSSS, INNNNNNSENSSSSSATO!! ¿SABES A CASSSSSO LO QUE HAS ESSSSSSTADO A PUNNNNNTO DE HACER? ¿EH? ¿¿LO SABESSSS?? - Todo su trabajo, su esfuerzo durante meses, todo su plan; se hubiera venido abajo como un castillo de naipes si Derek no hubiera sobrevivido al desafío. Aquello lo enfurecía tanto... El dragón azul golpeó entonces la arena con un ala, tirándosela a la cara a Alaric para cegarle, sin importarle absolutamente nada cualquier queja o réplica. Serpenteó por abajo, esquivando con agilidad, y abriendo las fauces para agarrar al desprevenido Alaric por debajo de la garganta. Sus dientes chocaron contra sus escamas sin penetrar en su piel, pero ejerciendo una presa poderosa y asfixiante. Tiró hacia abajo, giró la cabeza, retorciéndole el cuello, obligándole a desequilibrarse para evitar que le partiera alguna vértebra. Y acto seguido le arrastró las patas con un barrido de la cola. Con todas sus fuerzas tiró, como un titán, provocando que el otro dragón diera una estrepitosa y poco elegante voltereta sobre la arena, levantando más polvo y provocando un estruendo y una brutal vibración que sacudió la tierra a varios metros de distancia. Acto seguido rugió, furioso, retador, enloquecido; las afiladas púas de su cola y espalda vibrando como el cascabel de una serpiente. - Debería matarrrrte ahora misssssmo... - Otros habían muerto por menos. Muchos. Demasiados. Pocos habían visto a Leviathan en pleno ataque de rabia y habían sobrevivido para contarlo. No obstante, el monstruo que en ese momento miraba a Alaric a través de los ojos del dragón azul; pareció en constante conflicto. Deseaba matarlo, hundir sus garras entre sus escamas, alcanzar su corazón, vomitar fuego entre sus vísceras, y luego beber...

... oh, sí.
Beber el codiciado líquido carmesí del que se había visto privado durante demasiado tiempo, demasiado... Se pasó la lengua húmeda por los escamosos labios, y el gruñido siseante se intensificó. Cómo deseaba probarlo de nuevo...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Alaric el Lun Ago 29 2016, 19:49


Fue algo completamente inesperado. Al menos, por donde apareció. Alaric sabía que tendría que hablar con Thareon por lo ocurrido… pero a este paso iba a tener que luchar. ¿Pero a eso se le podía llamar lucha? Entre una lluvia de gotas de mar y siseos iracundos por parte de Ironscale, en una hábil treta por parte del dragón azul, la arena de la playa fue alzada en dirección al rostro del broncíneo, que gruñó con evidente molestia cuando la arena invadió sus orbes. En ese estado de momentánea ceguera fue presa fácil: Thareon era un buen luchador, y no necesitó nada más para derribarlo contra el suelo. Aunque la arena amortiguó el golpe, este fue tremendo al ser Alaric un dragón de las dimensiones que era.

Y así, tirado de lado en el suelo y con la vista borrosa, observó como una enorme figura azul se alzaba ante él… y soltaba esas sibilantes palabras, que a dragones menos duchos podrían fácilmente haber acobardado. Pero Alaric no estaba por la labor. De hecho, más que atemorizarles, esas palabras consiguieron hacer aflorar esa rabia que últimamente tenía a flor de piel, y que brotaba a la mínima provocación…

Si bien los últimos meses había conseguido centrarse, en pos del objetivo que tenía ahora en mente: ayudar a la Resistencia y a la Rebelión a triunfar sobre la Reina Madre, toda esa responsabilidad se había visto truncada ante la visión de Derek… todo había dejado de tener importancia con tal de cumplir lo que Alaric se había jurado internamente: castigar a Derek.

Y lo había hecho… creando el caos a su alrededor.

Y ahora ese caos le golpeaba de vuelta… pero no estaba nada conforme con el pobre racionamiento que le había sido espetado.

El enorme dragón broncíneo se empezó a poner de pie de nuevo con un gruñido retumbando por todo su cuerpo… ― ¿Lo que he estado a punto de hacer… has dicho? ― repitió, en referencia a lo que Thareon había siseado. Un Thareon muy cabreado, que hasta nunca había visto. A decir verdad, nunca había visto a un dragón expresarse así. ¿Pero qué importaba ahora? Los ojos llorosos por la arena del dragón se clavaron en los azules de su interlocutor… salvajes, fríos y casi crueles… Una pequeña parte de Alaric detectó el peligro en ellos…

― He hecho lo que me dijiste… ¡ni más, ni menos! ¡Solucionarlo! ¡He solucionado lo que tenía pendiente con ese ser traicionero! ¡Engañó a toda la Resistencia… y me traicionó… rompió mi corazón, mi confianza y mi amor…! ―
rugió Alaric, completamente erguido ahora, plantando cara al dragón azul. ― ¡Así que yo le he quitado su corazón! ¡Ese vil órgano que latía dentro de él sin ningún sentido! ― agitó la cola sobre la arena, creando profundos surcos en la playa. ― ¡Y no me digas que tu no harías lo mismo o algo peor Thareon, si te traicionara Megerah! ― le mostró los colmillos, amenazador. ¿Cómo iba a negarlo la siseante criatura que tenía ante él? ― Es más… ¿cómo te has atrevido a acoger a ese ser bajo tus alas, en la Rebelión? ¿No te informaste? ¿Acaso no te preocupa qué clase de seguidores tienes? ¿Tan seguro estás de su lealtad? ― entrecerró los ojos, mirándole de forma calculadora. ― Los traidores son como los bebedores de sangre de dragón… una vez que empiezan, descubren lo fácil que es… se hacen adictos... y nunca paran… ― siseó ahora él, con evidente rabia y desconfianza.





¡Gracias gracias gracias gracias! >w<:

avatar
Alaric
Dragon

Ocupación : Terrorista - Instructor
Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Thareon el Mar Ago 30 2016, 17:17

- Te dije... que arreglarassss tusss asuntosss... ¡PARA QUE NO INTERFIRIESSSSSENNN! - El dragón azul cargó de nuevo contra el broncíneo. - Y TÚ... ¡CASI LO ECHASSSSS TODO A PERDERRRR! - Impactó contra él con una fuerza colosal. Se sucedieron embestidas, golpes titánicos, barridos y arañazos contra las escamas. Alaric superaba a Thareon en tamaño, y sabía usar su peso y fuerza superiores en su favor. En un momento determinado logró aplastarlo contra la arena; pero subestimó la retorcida inteligencia de Leviathan. Una lengua de fuego brotó de sus fauces, obligándole a apartarse si no quería perder los ojos en su intento por reducirle. Dos dentelladas al aire siguieron al fuego, pero ex-teniente se había apartado y quedó fuera de su alcance.

Entonces empezó a hablar, a pesar de que Leviathan iba y venía por la playa, mascullando, masticando el aire con rabia; deseando tanto, tanto, alcanzar su piel, verter su sangre, recrearse en ella...
... hasta que el otro mentó a Megerah. La imagen de la mujer provocó que el monstruo tras el dragón rugiera, furioso, colérico. Pero no descargó su rabia contra el otro dragón. Empezó a golpearse con las rocas de la playa, y a arrastrar las garras y la cola furiosamente por la arena. Yendo y viniendo como un animal enjaulado. Intentando quitarse algo de la cabeza. Algo que no podía verse.

Algo que le recordó que Megerah no le traicionaría, nunca. Y aunque la hiciera... nunca, jamás, permitiría que le ocurriera nada malo. Rugió una vez más, mientras su locura le arrastraba hasta el mar. El agua fría, al parecer, calmó su ánimo. Cuando sacó la cabeza de ella, sus ojos habían recuperado su brillo habitual. Habían perdido ese deje asesino; esa sed de sangre. Pero no su determinación.
Thareon batió las alas lo justo para deslizarse en el aire y volver a plantarse delante del dragón broncíneo. Su largo cuello se estiró, y su enorme cabeza cornuda se enfrentó a la de Alaric, haciéndola retraerse sorbe sí mismo.

- No tienes ni idea... - Siseó, aún visiblemente contrariado. - Dices que yo no me informo... ¿y qué hay de ti? ¡Un desafío podía haber supuesto su muerte, y no me digas que no lo sabías! - La cola del azul golpeó el suelo con vehemencia. - Si ese chico muere, no tendremos nada. ¿Lo entiendes? ¡NADA! ¡Ni yo mi plan, ni tú tu venganza! - Rugió, y una voluta de humo surgió de entre sus fauces en el proceso. Apoyó entonces una garra sobre el pecho del dragón, en el que el corazón de chatarrero latía al son del corazón del dragón. - Como le pase algo a Derek antes del día del ataque, sea culpa tuya o no; te juro Alaric, que dejaré que Leviathan te obligue a ver cómo se come tus entrañas mientras respiras. - Gruñó, siseante, mostrando las dos hileras de colmillos afilados; y entrecerrando los párpados sobre sus ojos azules e irisados. - Y te aseguro que cuando se trata de sangre, él sí que es imparable... - Era una amenaza en toda regla. Total y absolutamente. Pero pensaba cumplirla si hacía falta. Derek era el punto clave de su plan, y si no terminaba las bombas a tiempo, nada de lo que habían hecho serviría para mucho. Ya estaba preocupado por los resistentes que pudieran tenerle tirria por lo pasado; pero no contaba con lo que había hecho Alaric. Así pues, pensaba matar dos pájaros de un tiro.
Si finalmente el chico sobrevivía, más le valía al broncíneo que no le pasara nada de ahí en adelante.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Alaric el Dom Sep 11 2016, 21:17

Mentiría si dijera que no le impresionó el salvaje espectáculo que le ofreció Thareon. Si creía que la lucha iba a continuar, se equivocó de lleno. Para su sorpresa el dragón azul se lanzó a destrozar… las piedras cercanas. La playa en sí sufrió su desenfrenada embestida, dejando el broncíneo tenso, por si se lanzaba de nuevo a por él… y confundido.

¿Desde cuándo Thareon tenía un comportamiento tan salvaje y… errático? Ya le había parecido que había cambiado mucho, cuando lo vio en Isaur… pero esta visión, este espectáculo…  Era completamente impredecible, y por eso Alaric no podía bajar la guardia ni un instante. Tenía la sensación que la criatura que tenía ante él podía aprovechar cualquier descuido que tuviera y hacérselo pagar muy caro…

Y Alaric no quería morir… ahora no.

El incesante vaivén del dragón azul le llevó hasta el mar, y cuando el broncíneo creyó que se iba a ahogar, o algo por el estilo, las aguas parecieron calmarse… en más de un sentido. Cuando Thareon salió del agua, Alaric por fin reconoció el viejo brillo del viejo Ironscale que conocía, si bien se notaba que no estaba nada contento.

“Esto aún no se ha acabado” gruñó para sí el antiguo teniente, listo para el inicio de una nueva lucha…

… pero eso no pasó. Cuando Thareon revoloteó hasta alcanzar de nuevo la posición de Alaric, su voz, más profunda pero menos siseante le cargó con una serie de reproches que no estaba dispuesto en su mayor parte a tolerar. ¡Y más cuando le tocó y se atrevió a amenazarle! Alaric apartó con un gesto de su pata la presión de la garra de Thareon sobre su pecho, donde como había dicho, podía sentir el corazón de Derek latiendo al son del suyo…

― Ahórrate tus amenazas, Thareon… Si ese… humano hubiera muerto… yo también lo habría hecho. Estaba más que dispuesto a cargar con la responsabilidad de mis actos. ―miró iracundo al dragón azul, agitando su cola tras él, manifestando lo molesto que estaba. Después de todo, aún no podía olvidar el rapapolvo moral que le había dado Kyrieth ese día en Isaur. “-La venganza no es una solución viable. Pero yo he estado dispuesta a cargar con las consecuencias”, le dijo esa vez. Y sí, Alaric tenía claro que si Derek hubiera muerto por su mano… él también lo habría hecho. ―Dicho sea de paso, me empieza a preocupar el éxito de esta Revolución, Thareon, si depende en su totalidad de alguien cuya fidelidad es más que cuestionable… ― siseó con evidente rencor. ― Tus amenazas me parecen los gañidos de un recién eclosionado comparado con eso… ― entrecerró los ojos. ― Si a ese traidor le llega a pasar algo antes del día del ataque, ten por seguro que el único culpable será él mismo, ¡así que no me eches el muerto encima! ― le siseó, cabreándose por momentos.

Después de todo si Derek moría… ¡no era asunto suyo! ¡No, no lo era! ¡Simplemente había llegado su hora!

… no… no le importaba.





¡Gracias gracias gracias gracias! >w<:

avatar
Alaric
Dragon

Ocupación : Terrorista - Instructor
Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Thareon el Jue Oct 27 2016, 12:40

Thareon dejó ir entre sus fauces una risa nada alegre. Más bien era... lastimera. Sí, eso es: dejaba ver que en aquel momento el broncíneo lo que le daba, más que raba, era pena. El azul retiró su presa sobre el otro dragón, y reculó, devolviéndole su espacio al otro dragón. Negó con la cabeza, dejando de reír lentamente. - No eres más que un egoísta, Alaric. Siempre he pensado que los desafíos son un acto ególatra y egoísta. Y ya veo que nada va a hacerme cambiar de opinión... - Lo cierto era que Thareon respetaba los desafíos porque eran parte del código de los dragones, parte de su ley más absoluta, esa que estaba por encima de la Reina Madre, y que todos en teoría deberían respetar. Pero que la respetara, no implicaba en absoluto que estuviera de acuerdo con ella. Para él los desafíos eran lo que eran: un juego cruel e injusto. Y no ocultó su decepción, ni en su expresión ni en la red, al dedicarle una mirada ya más tranquila, pero no menos severa, al otro dragón.

- Yo confío en Derek. Me importa una mierda lo que opines tú de él o de mi. Me importa una mierda si no le diriges la palabra, o si no vuelves a cruzar una mirada con él. No te lo estoy pidiendo: te he dado una jodida orden. Si no vas a seguirla, puedes volver volando a Isaur a seguir ahogándote en alcohol, Alaric. - Determinó el ex-capitán. Si Alaric iba a ser parte de aquella revolución, tendría que acatar las órdenes de Thareon, le gustara o no. Y su orden había sido clara: tenía que cuidar del culo de Derek hasta el día del golpe de estado. -  ¿No decías que querías cargar con la responsabilidad de tus actos? - Esbozó una sonrisa torcida, casi cruel, devolviéndole el golpe bajo a Alaric con sus propias palabras.  - Ahora además de tu aliado y tu única oportunidad de que la revolución funcione, Derek es tu desafiado. Tu responsabilidad. Hazte cargo. - Y dicho esto, Thareon desplegó las alas, rugió, y se alzó raudo en el aire, perdiéndose en las nubes en dirección de vuelta a la base.

El broncíneo tenía ahora muchas cosas en las que pensar.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1337

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Moments in Life - Priv. Thareon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.