Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]
Hoy a las 04:58 por Limon

» La belleza de la estrategia y la elegancia de la táctica [Privado]
Hoy a las 04:16 por Limon

» Ausencias
Hoy a las 03:50 por D'tark

» Su cabeza en una pica || Vaurien
Hoy a las 03:44 por D'tark

» Introduction {Priv.}
Hoy a las 03:30 por D'tark

» Cambios de botón | Modificaciones | Problemas
Hoy a las 02:32 por Invitado

» Aftercare (Vaurien) +18
Hoy a las 00:59 por Vaurien

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 00:22 por Selene Warren

» Volviendo a casa [Nimue]
Ayer a las 22:10 por Nimue

» El taller de las hermanas Balaur
Ayer a las 21:46 por Faora

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Strange places, strange people -FB (Megerah)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Sep 19 2016, 21:07

Megerah tenía algo de experiencia en ser paciente a la hora de esperar las pertinentes respuestas a su certeras y retorcidas preguntas. Moloch le había enseñado a ello, durante años, haciéndola participar en interrogatorios, como si hubiera querido prepararla para el papel que desempeñó en la Inquisición durante unos meses. Un papel que se malogró por culpa de unos sentimientos que Erah consideró olvidados: el amor que sentía por Thareon, que la empujó a desviarse del camino marcado, traicionar todo lo que había conocido hasta ese momento, por la incertidumbre que trajo el liberar al dragón azul.
Algo que la rubia volvería a hacer sin pensarlo dos veces.


La pequeña sonrisa que Erah mantenía en su semblante, por mera cortesía, cuando formuló la preguntafue desapareciendo conforme Sameen enunció, viendo a Megerah como la única que podía darle información. Quizás, hasta darle el paradero de una hija perdida, para poder protegerla, como madre que la otra rubia era. Irremediablemente, Erah no pudo evitar pensar en su propia historia: huérfana antes de tiempo, siendo futura madre primeriza. ¡Cuántas veces la redimida habría soñado con un reencuentro así! Uno que no podía darse por la prematura muerte de su propia madre... y, de hecho, fue lo que desencadenó su odio a la Muerte Negra. Un odio que vivió con ella hasta que, por fin, logró dar muerte a Moloch. ¿Qué habría hecho Megerah si su madre no hubiera muerto a manos de aquel dragón? Todo habría sido demasiado distinto, mas nadie podía asegurar nada.

Suspiró, apartando la mirada de Sameen, removiéndose algo incómoda, envidiando momentáneamente a aquella muchacha que seguro conocía por haber compartido dueño. Hasta que la última cuestión de la otra rubia, la hizo mirarla de nuevo-. En el mismo momento que Moloch murió en mis manos, se... -pensó un momento la palabra con la que definir lo que pasó al salir de aquel oscuro cuarto del castillo- desencadenó un disputa contrarreloj por... -. Se mordió los labios. No había previsto indagar de nuevo en todos aquellos recuerdos, que parecían haber ocurrido hacía una eternidad. Suspiró de nuevo, por la nariz, con una sonrisa de suficiencia-. Yo había cometido traición a la corona. Por mucho que superase mi desafío, no podía ser una persona libre. -explicó, para poner a Sameen en situación-. Fue uno de esos dragones, quien se convirtió en mi último dueño. Antes de que yo decidiera escaparme. -un gran resumen, para una historia que parecía mucho más compleja. Erah había practicado en obviar detalles, conforme contaba su experiencia a gente que llegaba buscándola. Sus orbes aguamarina acabaron fijos en los contrarios, con un gesto más relajado y sin embargo, intensamente expresivo-. Me temo que no puedo daros la información que habéis venido a buscar. No sé qué sino aguardó a los demás esclavos de Moloch. -bastante había tenido con preocuparse del suyo. En realidad, en aquel momento Erah se sentía tan... desesperanzada por todo lo que ocurrió, que ni siquiera le pudo importar lo que le pasara a ella. Tragó saliva, inclinando ligeramente la cabeza hacia delante, sin dejar de mirarla-. Siento que hayáis viajado y arriesgado tanto para esto. -se disculpó, con algo de lástima, pues ni ella podría ayudar para que aquella madre y su hija pudieran reencontrarse.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Sameen el Vie Sep 23 2016, 14:44

No era mujer de muchos gestos y menos con desconocidos. Mas su mano se movió hasta posarse, lánguidamente, sobre una de las ajenas. Justo cuando la vio removerse-. ¿Estáis bien? –inquirió en un susurro, justo antes de que Megerah empezase a contarle su historia. Un pequeño resumen que aclaró bastante las dudas que rondaban libremente por su mente. Retiró su mano con suavidad, pensando en las dificultades que la otra mujer había tenido hasta poder ser completamente libre. Cierto respeto y admiración se reflejaron en los claros irises de la herrera. Se encontraba pues, no sólo delante de la única redimida conocida, sino de una fémina con determinación y unas agallas que la hacían tener un espíritu fuerte.

Reconoció en ella la huella de Moloch. De aquel retorcido dragón cuyo arte en interrogar nunca había quedado en entredicho. E, irónicamente, por ello tuvo la esperanza de que ella tuviese también la clave para encontrar a su hija. Antes de que los irises de la redimida se clavasen en los suyos. Fue entonces cuando en su fuero interno supo con antelación su respuesta. Una que le produjo cierta desazón que se reflejó en sus ojos. Desarmada en opciones, pensó que no le quedaría más remedio que asomarse a la ciudad, a ciegas y con el riesgo intrínseco de ser capturada.

La disculpa formulada en los labios ajenos la hizo mirarla como si quisiera decirle que nada pasaba por ello. Retornar a Eneas aún no era una opción viable, a pesar de echar de menos al resto de su familia que había dejado en las Islas Libres-. He merecido la pena y es un honor haberos conocido, Megerah –sentenció, esbozando una sutil sonrisa, antes de ponerse seria-. No puedo pediros que os acerquéis a Talos por mí, a riesgo de que vos seáis capturada. Habéis pasado por mucho y ahora debéis cuidaros –sus irises bajaron un momento al vientre de la otra mujer, antes de ascender de nuevo a aquellos clarísimos orbes que poseía-. Encontraré otra manera –aseguró. Aunque, ¿cómo? A pesar de saber más que antes, continuaba a la deriva. Entonces recordó aquella reacción de la otra rubia incómoda, hacía pocos minutos-. No he podido ignorar vuestro gesto ante mi confesión. ¿Puedo preguntaros sobre vuestra propia familia? –inquirió en un susurro, quizá un poco más directa de lo habitual.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥️.♥️
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Megerah el Dom Sep 25 2016, 00:00

Erah ignoró deliberadamente la pregunta que su incomodidad provocó en la mujer que yacía a su lado. ¿Que si estaba bien? A ninguna de las dos le interesaba que Megerah se pusiera a indagar en la respuesta, dado que todo hacía referencia a un pasado en el que la redimida no quería ahondar ahora que era feliz. No había necesidad de entristecerse por lo que ya no tenía solución alguna.

En su lugar, le contó escuetamente, su historia. Como hacía con todo curioso que sobrepasaba la línea de las miradas de soslayo, ganaba a la timidez y se atrevía a preguntar a la rubia, más allá de todas los rumores y cuentos que la gente pudiera transmitir de boca en boca, llevadas por una nueva bocanada de esperanza como era, la superación de un desafío.

Enarcó una de sus cejas, cuando Sameen pronunció la palabra "honor". No llegaba a entender tal hecho. Megerah sólo era un nombre conocido, cuanta más gente venía a verla, mayor era la impresión que se le quedaba de que menos la conocían. Ella, que, después de todo, lo había hecho todo por unos sentimientos que no pudo controlar. Rió en un suspiro, ladeando la sonrisa-. Aunque me lo pidierais, es algo que no pienso hacer. -¿pasearse por Talos, exponiéndose tanto cuando la herrera se camuflaría veinte veces mejor?-. No creo que os reconocieran si escapásteis hace mucho tiempo. -enunció. No era la primera esclava que escapaba, ni las búsquedas eran tan exhaustivas después de años.Megerah corría mucho más riesgo, en comparación: su nombre sonaba por los rincones de Talos casi a diario-. Considero más importante que os recuperéis antes de pensar más allá. Podéis dar gracias a los dioses de que aún tengáis fuerzas -y vida- para poder seguir con esa búsqueda. -le recordó.

En sus ojos no se reflejó los instintos asesinos que la dieron por una fracción de segundo cuando la otra mujer quiso volver al tema que le turbaba tanto. ¿Por qué tenía que curiosear por algo así? Megerah, desde luego, no estaba nada dispuesta a darle tanta información. Bajó la mirada, apretó sutilmente los labios y volvió a mirarla-. No tengo más familia que la que podréis encontrar aquí, viviendo ahora mismo conmigo. -Thareon, las criaturas que se gestaban en su vientre, Moira, Lyvana, Derek... toda esa gente que suponía el círculo más cercano a la rubia. Y a quién ella protegería fervientemente ante cualquier adversidad, siempre que tuviera aliento para hacerlo-. He de admitir que puedo compartir vuestro afán por ser una buena madre. -una de sus manos, fue, de manera totalmente inconsciente a su vientre, que ya anunciaba con cierta claridad que estaba en estado-. Mas yo no permitiré que ninguno de mis hijos sea arrancado de mis manos. -en eso sí se diferenciaban. Sonó demasiado decidida, en aquel mismo momento en el que se hacía la promesa a sí misma de que sus pequeños no vivirían una repetición de su propia historia: vivir sin su madre-. No mientras yo viva.

Sin embargo, ¿no era acaso una repetición, si ella moría?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Sameen el Lun Sep 26 2016, 16:34

Sus irises dieron cierto reconocimiento a las palabras de la otra mujer. Sin duda alguna, con el pasar de los años, su rostro había cambiado considerablemente. Pero no sólo eso, sino que todos, salvo Moloch, la consideraban muerta. Entrar en Talos era para ella mucho menos peligroso que para la redimida. Un leve asentimiento de su cabeza le otorgó a Megerah la razón, pese a que la herrera no pronunciase palabra alguna. Aunque no emitió ninguna réplica, claramente pensó que los dioses no tenían nada que ver. Pero decidió quedarse con el mensaje y no con aquel leve detalle-. Espero que mi inesperada estadía no os altere vuestra rutina en demasía –susurró, consciente de que estaba ocupando algo de lugar, demandando atenciones por su estado y bebiendo su agua.

No apartó la mirada de ella, cuando se dejó llevar por su curiosidad para preguntarle sobre su familia. Enarcó una ceja al escuchar su respuesta, sorprendida. ¿Lyvana sería su hermana? Entendía que, después de toda aquella historia que le había contado, prefiriese vivir en un lugar apartado con su familia. Lejos de los dragones fieles a la reina que pudiese perturbar su paz. Sin embargo, aquella contestación le dio mucha más curiosidad de la que tenía antes. ¿Y sus padres? ¿Y quien la había dejado encinta? El instinto maternal tan fuerte en la otra rubia hizo que admirase algo de lo que ella no había sido capaz. Y también se sintió más culpable de haberlo permitido en el pasado y haberse ido sin la pequeña.

Fue entonces cuando una sugerencia tomó forma en su mente. Sus labios se separaron para hablar en ese momento-. Me gustaría ayudaros a salvaguardar a vuestra sangre. No he visto que portéis armas, ni Lyvana ni vos. Quizá mi oficio pueda seros de utilidad –susurró, sin decir a qué se dedicaba con palabras. Mas, por lógica, sabía que la otra mujer sabría a qué se refería. No en vano, le había dado pruebas de que era inteligente. Y aún cuando no había podido esclarecer la ubicación de su hija, tanto la redimida como su familia la habían ayudado a sobrevivir para continuar aquella búsqueda. Era lo menos que podía hacer. Si entre quienes habían estado bajo el yugo dracónico no se ayudaban, ¿quiénes lo harían?




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥️.♥️
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Megerah el Lun Sep 26 2016, 19:17

Erah arrugó sutilmente el ceño por las palabras de la mujer. No por lo que dijeran, en realidad, sino por cómo lo decían. Ni ella misma, habiendo estado toda su vida como esclava, hablaba con tal vocabulario. No porque le sonara raro, lo que se le hacía muy extraño era escucharlo de boca de una mujer que había vivido entre humanos, en Eneas, disfrutando una vida libre sin el yugo draconiano… Rodeada de gente que no había podido optar a una educación-. Si me permitís el comentario… -uno que haría, tuviese su venia o no- os recomiendo que dejéis de preocuparos por los inconvenientes que podáis causar. Necesitáis toda vuestra fuerza y voluntad en recuperaros. -quizás, llegado un momento, pudieran hablar de deudas. O no. Megerah no era mujer que le diera importancia, si la salud de una persona era la implicada-. Encontrar la forma para compaginar tareas es algo que aún no he olvidado de mi antigua vida como esclava. -sonrió de lado, antes de negar con suavidad-. Me imagino que lleváis demasiado tiempo alejada de ese mundo como para recordar ciertas cualidades… ¿no es así?

Suspiró largamente con ese ofrecimiento y observación de la otra mujer. Aún no era el momento de andar con armas y, desde luego, la de la redimida no era precisamente una que se pudiera forjar-. No conocéis este lugar. Desde luego, ni Lyvana, ni yo portamos armas cuando nos dedicamos a sanar heridas. -al menos, por el momento. Megerah había dejado de lado los entrenamientos -después de hablarlo con Thareon-, al hacerle saber que estaba embarazada-. Además, dudo muchísimo que podáis ejercer con la vuestra. -murmuró, solemne, algo cansada de tanta expectativa cuando Sameen no podía ni plantearse el caminar-. El trabajo que aquí podáis tener dependerá de vuestra experiencia. Pero… -Erah no podía dejar de desconfiar, después de todo- entended esto -de nuevo, sus intensos azules se clavaron en los contrarios:- lo único que pueda pediros es el mismo compromiso que yo tengo para con vos, ayudándoos a curar esa herida y recuperaros. -comenzó suave, pero sin titubeo alguno-. No podéis venderme ahora vuestra estancia como pago, habiéndome dicho que marcharéis a Talos. -añadió, queriendo hacerla ver que la redimida no era estúpida-. ¿Quién puede asegurarme que no traicionaréis mi escondite una vez allí, o como simple artimaña para evitar que os esclavicen? -lanzó, sin tapujos. Aquella cueva solo significaba un alto en el camino para Sameen, según la intuición de Megerah.

Sameen podría ver con cierta evidencia por qué Erah se encargaba de esa pequeña conversación con toda persona nueva en el lugar. La seguridad en aquella cueva era bastante estricta, con tal de mantenerse en las sombras. Sin ser descubiertos. Pero lo que la herrera ignoraba era que cada día eran más los recién llegados y Erah, llegado un momento, tendría que prescindir de ir a verla a ella. Por eso, la redimida quería estar segura de poder confiar en Sameen, antes de seguir más tiempo utilizando sus recursos.

La razón de Sameen no dejaba de ser noble y, era algo que Megerah aplaudía, sin duda. Pero su posible traición en pos del beneficio de Sameen, era algo que la redimida no podía tener el lujo de permitirse.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Sameen el Jue Sep 29 2016, 20:06

Movió su cabeza, despacio, en un leve asentimiento cuando la otra mujer empezó a hablar. No tenía que acotar nada a aquella recomendación que, sin duda, era la más lógica que podía hacer. De no recuperarse, sus propios planes se irían al traste, como pensó que pasaría cuando quedó herida y tendida en la blanca nieve. Sanar era su objetivo más inmediato, uno que llevaría tiempo por las limitaciones de ser humana. Pero había algo más a tener en cuenta. Un importante detalle que la redimida dejó escapar entre sus labios como sutil sugerencia. Después de prácticamente la mitad de su vida en Eneas, había estado rodeada de personas que no habían recibido educación como la que ella había obtenido con Moloch. Aún sin sociabilizar demasiado, había acabado adoptando sus costumbres poco a poco. Sólo un pequeño resquicio de su anterior vida había quedado. Y, al final, en su viaje de regreso había estado tan concentrada en el pasado y en lo que encontraría allí al llegar que había cometido el error de no camuflarse tan bien como en las islas libres-. Sí. Y entiendo lo que… quieres decir –cambió, en vez de un “comprendo a qué os referís”. Pues a buenos entendedores, pocas palabras hacen falta. Y sólo con su respuesta, daba bastante a entender a Megerah, al igual que esa pequeña inclinación de cabeza que representaba cierto agradecimiento por el recordatorio.

La sorpresa acudió a su rostro en cuanto la otra mujer rubia volvió a hablar. ¿Tenían armas allí? ¿De corto o de largo alcance? Más preguntas respecto a ello se arremolinaban en su mente. No obstante, la observación de la redimida respecto a no poder usar su propia hacha cortó el hilo de sus pensamientos. Sus irises buscaron aquel arma. ¿Dónde estaría? No obstante, antes de que pudiese preguntar por ella, la voz de la otra fémina hizo que posase sus ojos de nuevo en el rostro ajeno.

Ambos pares de irises chocaron, en cuanto la más joven comentó a poner las cosas tan claras como el agua de un manantial. La seriedad acudió al rostro de la herrera. Desconfiar de todos y de cada uno era vital para la supervivencia. Sin duda, no se conocían entre ellas como para poner la mano en el fuego por la otra. Era el momento, para la humana, de poner las cartas sobre la mesa-. No tengo pensado quedarme en Talos. La ciudad es un lugar de paso para mí, como única posibilidad de que mi hija se encuentre allí –contestó, antes de dejar escapar un leve suspiro de pesar-. Y ni siquiera sé si sigue viva… -agregó, comenzando de nuevo a notar aquel nudo en la boca de su estómago que le era tan familiar-. Pero, sin duda, sea cual haya sido su destino, Talos no gozará de mi compañía –ni la de su sangre, si lograba dar con ella.

Tomó aire y miró con seriedad a la otra mujer, antes de proseguir-. Si me pillan, nada de lo que diga o haga conseguirá que evite la esclavitud. No confío en ellos, ni en sus promesas ni en sus mentiras. Ya no pueden engañarme. Por eso, no podrán comprar la información que tengo sobre… ti –declaró con seguridad. Entonces, inclinó un poco su cabeza, como si quisiera aproximarse a la otra mujer pero sin levantarse-. Has hecho frente a un dragón y has ganado. Tu historia recorre el mundo conocido. Eres una inspiración para los demás, un ejemplo a seguir. Si tengo que elegir entre la inquisición y el ejército, a los que aborrezco, y tú, mi decisión es clara –tomó un poco de aire antes de terminar de hablar, clavando aún más su mirada en la ajena-. Además, tengo una deuda contigo por matar a Moloch. Le has dado el destino que merecía a ese monstruo y has liberado a mi hija de sus garras, si es que seguía en ellas. Vuestro escondite, el tuyo y el de tu familia, está a salvo conmigo. Tienes ante ti a una aliada, si me aceptas como tal –finalizó, inclinando un poco la cabeza y sin desviar la mirada del rostro ajeno. Era aquella, posiblemente, la vez que más había hablado en toda su vida. ¿Pero bastaría para que la redimida dejase de lado un poco aquella desconfianza que la herrera se había labrado con sus misteriosas respuestas? Sólo Megerah podía decirlo. Tras las últimas palabras, Sameen pensó que no sólo tendría una aliada. De dar con su hija, tendría dos probablemente. Y si lograba contactar con su esposo en Eneas, puede que incluso tres. ¿Acaso no debían estar, aquellos que no deseaban el yugo dracónico, estar unidos y ayudarse mutuamente a sobrevivir?





Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥️.♥️
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Megerah el Jue Sep 29 2016, 22:22

La redimida se sorprendió, aunque no diera muestras de ello, con la capacidad de comprensión de Sameen. Atascó preguntas que pudo hacerle entonces, como por qué empezó marcando las distancias propias con el trato de la corte en vez de hacerse pasar por alguien del pueblo llano. Esa era la más inmediata y la que Erah recordaría hasta unos instantes después. Porque la conversación pasaría a mayores, a hechos contundentes, y menos rodeos y tonterías. Megerah lo quería así, pues había visto que aquella mujer, aunque le diera la información con cuentagotas, seguía siendo evasiva.

Una ceja se le disparó cuando la mujer herida contestó largamente- Lo que hagáis en Talos no es de mi incumbencia. Pero si os capturan, no tendréis opción de "estar de paso". O de, como bien decís, evitar la esclavitud. -respiró con suavidad-. Mis palabras no fueron acertadas. -agachó la mirada de nuevo, carraspeando antes de mover sus ojos en busca de los contrarios-. Quise referirme a la posibilidad de sobrevivir a una tortura. -ignoraba si Sameen, como esclava, había sido torturada. Megerah, sin lugar a dudas, sí tenía esa certeza-. No confiáis en ellos, y hacéis bien. Pero no es la confianza lo que me preocupa. Tienen métodos convincentes para haceros hablar. Puedo garantizároslo. -ella lo sabía de primera mano. Lo había visto y sufrido en carne propia-. Dudo muchísimo que en Eneas se os haya siquiera presentado la ocasión de presenciar tortura alguna de la Inquisición. Un espectáculo repleto de terror, mentes más retorcidas que la mía y la determinación de llevar el cuerpo y la mente de una persona al límite. -explicó, poniendo a la otra rubia en situación-. No tendréis ocasión a plantearos la lealtad que podáis tenerme. -Erah, por lo que ya había podido ver en la herrera, sabía perfectamente que, con un par de trucos, cantaría. Costaría, quizás, pero Sameen finalmente hablaría. No obstante, había algo que aún la escamaba. ¿Hacía cuánto había sido esclava? ¿De Moloch? ¿Por qué Megerah no era capaz de acordarse de ella?-. Vos tenéis un pasado en el castillo... Uno que dejasteis atrás hace tiempo, deduzco, porque yo no os he visto en mi vida... y juraría que a vuestra hija tampoco. -ni siquiera la cara de Sameen se le antojaba familiar o que le recordara a alguien-. No puedo evitar pensar que el mero hecho de que queráis recuperar con tanto ahínco a vuestra hija sin saber siquiera dónde está, es porque lleváis tiempo sin saber nada la una de la otra. ¿Cómo pretendéis encontrar una aguja en un pajar ahora que sabéis que yo no puedo seros de utilidad? -preguntó, con ese viejo símil. El objetivo de aquella mujer era incuestionablemente una soberana locura. ¿Y si aquella hija perdida se había ido de Talos? ¿Sameen se lo había planteado? ¿Acaso se iba a pasar buscándola por el resto de su vida? Estas y otras tantas preguntas se plantearon en la cabeza de la redimida, pero contuvo su temple con una espiración marcada, decidida a continuar con la conversación en vez de atacarla con tanta pregunta inquisitiva... y hasta personal. Una línea que Megerah no tenía reparo en traspasar en cuanto la seguridad de aquella cueva se veía comprometida.

Respiró una risa suave cuando Sameen mencionó a esa sonada historia. Una historia llena de huecos en blanco, rumores hechos realidad y fantasía-. Esa fama también puede ser mi cruz... No os habéis parado a pensar en lo que puede ofrecer la Inquisición por mi cabeza, ¿verdad? -no la matarían. Al menos, por traición.  Respetarían el rango que había conseguido entre los dragones, mas la reina tendría una nueva cobaya con la que experimentar-. No tendréis la opción para elegir. Por mucho que os decantéis por mí, la Inquisición es contundente. Si su mano os alcanza, estaréis perdida. Y yo y mi familia con vos. -habló con solemnidad, dejando claro que... :- no puedo permitirme el lujo de daros la libertad de iros y volver como si nada.  -negó con la cabeza, por esa deuda mencionada. Ella mató a Moloch por propio interés, no para que nadie le debiera nada. A Megerah le llegaba a molestar que la dijeran que ella había liberado a más esclavos que Thareon y Lyvana en su momento. ¿Todo por que había matado a un dragón? ¡Había cientos esperando a hacerse con las sobras de las posesiones del asesinado!-. Si tan aliada sois, tenéis el mismo tiempo que lo que tarde vuestra herida en sanar, para convencerme de que así es.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Sameen el Sáb Oct 01 2016, 14:29

Para alguien que llevaba casi veinte años en Eneas, no conocía de primera mano los métodos de la inquisición, creada hace relativamente poco. Había escuchado a qué se dedicaban, pero aquella crueldad inconmensurable era más de lo que hubiera podido imaginar. Quebrar a alguien tanto psicológica como físicamente, hasta el punto de llegar a decir cualquier cosa era algo que la humana aborrecía. ¿Quién sabía si una persona no declaraba ser culpable de algo, aún no fuese cierto, por no poder soportar más? Y aún cuando las torturas no le eran del todo ajenas, pues había sufrido alguna vez a manos del retorcido dragón negro, aquellas atrocidades de manos de aquel cuerpo de élite le produjeron un escalofrío de total desagrado y cierto temor inherente a caer en sus manos.

Un espectáculo de terror, como había clasificado la otra rubia, que podía doblegar a cualquiera. La herrera era fuerte. Pero, ¿cuánto hacía desde que había sufrido el dolor a manos ajenas? Su plácida vida en Eneas la había alejado de aquel oscuro mundo lo suficiente como para olvidar las sensaciones que le producían las actividades de su difunto amo. No era lo mismo resistir una herida durante un duro y largo viaje de vuelta, con el frío y la dificultad del paso por aquellos parajes, que tener esa resistencia durante horas y días de brutal tortura. Verse exenta de esa capacidad para no hablar era algo que temió, pues no deseaba comprometer ni el refugio ni la nueva vida de la redimida.


En sus irises se reflejó cierta preocupación al respecto, aún cuando su rostro no pareció haber ninguna otra muestra de ello. En su silencio hubo una carga emocional previa a una resolución-. Tú los conoces mejor que yo. Si sabes cómo contrarrestar sus métodos o cómo evitarlos, te pido que me enseñes –susurró. Hacía tanto tiempo que aquella tierra era desconocida para ella. Demasiados cambios que se habían sucedido, haciendo más inhóspito aquel lugar. Uno que prefería conocer para evitar la peligrosa sombra que proyectaba la boca del lobo. ¿Y si acababa en sus garras?

Cuando Megerah volvió a hablar, la miró con otro tipo de temor en sus irises. ¿Juraba que no había visto a su hija? Tragó ligeramente saliva. Aquello no le daba esperanzas. Moloch no se hubiera deshecho de ella, conociendo a aquel posesivo reptil. ¿O quizá había ocupado su lugar en las mazmorras? La sola idea rondando por su cabeza la aterró y la llenó de ira. ¿Se habría escapado? La herrera se dijo que, de ser así, tendría que haber pasado algo grave que comprometiese su estadía en el castillo si había heredado su carácter-. No lo sé… -comenzó a susurrar, bajando un momento la mirada para volver a alzarla al rostro ajeno de nuevo-. No tengo contactos en Talos, me temo que los dejé en Eneas –añadió. Los pocos que tenía, contados con los dedos de una mano-. Pero si no la has llegado a ver, significa que o ha muerto o ha escapado. Quiero saber qué ha sido de ella. Y dependiendo de su destino, pensaré mis opciones –terminó de decir. Si su descendencia femenina había fallecido, temía que la Muerte Negra la hubiese devorado.

Ladeó levemente la cabeza, mirando a la redimida. No podían matarla, el juego de los dragones con los desafiados no lo permitiría. ¿Acaso la esperaba un destino peor si la atrapaban? Era lo más probable, dada la bestialidad de los inquisidores. Frunció ligeramente el ceño entonces-. Entonces será mejor que no me atrapen –con vida, se calló esto último. Algo a lo que no quería recurrir por su familia. Su esposo y su hijo que se habían quedado en las islas libres y aquella hija desaparecida. Sameen era de luchar. Pero, en medio de la desesperación, podría tomar una salida fácil. Una que no arriesgase ninguna información que pudiese tener. Y después asintió, comprendiendo que no la dejase ir y volver a su antojo. Tendría que ganárselo. De lo contrario, ella no podría informarse sobre su hija y la otra rubia estaría en peligro-. Acepto tu oferta. Durante el tiempo que esté convaleciente, te convenceré de ser aliada. Y quizá nuestras fuerzas se unan para sobrevivir  –susurró con determinación. Una supervivencia que las dos habían comenzado por separado, bajo el yugo de los dragones fieles a la reina. Uno que Sameen no esperaba ver desaparecer mientras viviese, a pesar de la insistencia de la resistencia y del atentado en aquellas montañas-. No creo, además, que los aliados de la reina se internen de nuevo aquí, tras el último acto de la resistencia –ladeó una sonrisa ante esa pequeña mención-. Es un buen lugar en el que estar a salvo –agregó.




Vestida por Trystan. Muchas gracias, me enamoré del pack ♥️.♥️
avatar
Sameen
Human

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Strange places, strange people -FB (Megerah)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.