Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Derek el Miér Ago 03 2016, 15:02

Había dejado de nevar, por fin, y se notaba. Para empezar, porque el sol calentaba de verdad, y los días se comenzaban a despejar poco a poco. Aún quedaba nieve por un tubo y seguía helando por las noches. Pero no cabía duda de que la temperatura estaba empezando a tornarse más agradable. Hasta los dragones de la base empezaban a salir a tomar el aire de vez en cuando. El deshielo formaba riachuelos, y (gracias a mi sistema de canalización, por supuesto) había provisto a las cuevas de manantiales de agua limpia y potable, perfecta para abastecer al ejército que, día tras día, iba en aumento. Aquello había sido casi un regalo del cielo.
Precisamente ese mismo día se suponía que llegaban las fuerzas de Isaur. El viaje habría sido largo para ellos, y especialmente lento debido a las nevadas que asolaban Talos y a la necesidad de pasar desapercibidos. Pero al parecer, por fin lo habían conseguido. Seguro que más de uno volvía con batallitas interesantes que contar...

Yo estaba fuera, únicamente y por orden expresa de Megerah. Me insistía demasiado en que no pasara los días enteros encerrado en mi cueva, liado con mis historias. La verdad era que, desde mi encontronazo con Trystan, había preferido salir sólo para lo justo y necesario. No me apetecía cruzármelo, después de que casi-intentara-matarme, la verdad. Amén de que... me dolía horrores verle así, sabiendo en lo que se iba a convertir. Pero tener a la rubia detrás de mi nuca toooooodo el rato diciéndome "tienes que salir, sal de una vez, que salgas he dicho" mientras me tiraba de una oreja como si fuera mi madre, era incluso más insoportable. Así que ahí estaba, sentado en un peñón de roca oscura, observando el horizonte a través de mis binoculares. Los había hecho durante mi viaje en barco desde Krosan a Eneas. Con un par de catalejos cogidos sin permiso al capitán, y un par de ajustes de lentes, conseguí unos prismáticos como los del mundo antiguo... y pasarme dos semanas fregando cubiertas. ¡Pero eh! Mereció la pena.
Llevaba ya un rato oteando el horizonte cual vigía en su mástil, sintiéndome seguro gracias a la presencia de Thareon, que esperaba a ras del suelo, con su pose de segurata, cruzado de brazos bajo su abrigo de pieles, observando la lejanía con esa cara tatuada e imperturbable. No me cupo duda de que andaría pensando en sus cosas, porque por mucha cara de concentrado que pusiera, ni aún siendo dragón iba a ver nada en el horizonte desde su forma humana...

Debo decir que desde que me había salvado el pellejo de Trystan, mi relación con él había mejorado bastante. Aún me daba bastante respeto, pero de algún modo, la conversación que habíamos tenido después, me había ayudado a perderle un poco de miedo a Mr. Hyde y a tener algo más de confianza en el dragón azul. Eso, y saber que Megerah había ido a cantarle las cuarenta después. Casi lamentaba no haber estado ahí para verlo.
Y hablando de ver, justo por entonces percibí la mancha característica en la lejanía, a través de las lentes de aumento, que delataba a una masa ingente de personas andando por la llanura, en dirección a las montañas. Aún estaban muy lejos para distinguir cuántos de ellos habría. Le hice un gesto a Thareon para que me hiciera caso: - Ahí están. Mira. - Le pasé los prismáticos a Thareon. Esperaba no tener que explicarle cómo funcionaban.




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Thareon el Vie Ago 05 2016, 02:50

El aire seguía siendo desagradablemente frío, y la nieve aún cubrías las negras y escarpadas laderas de las montañas quemadas. Pero era verdad que el fin del invierno se respiraba, cada vez más cercano. Aquella mañana, incluso, brillaba el sol. Y por primera vez en meses, su cálida caricia rozó el semblante del dragón azul, provocando una sonrisa en su expresión.
Llevaban despiertos desde poco después del alba, sabedores de que en cualquier momento la marcha de soldados a través del páramo helado no tardaría en dejarse ver.

Mentiría si dijera que no estaba nervioso, a pesar de su estoica pose. Aunque más bien debía decir emocionado. Con las fuerzas de Isaur, y más tarde con el ejército de Deimos, tendrían la fuerza suficienten como para atacar por fin la ciudad de Talos. Sólo quedaba que Derek terminase de hacer sus progresos con las bombas, y que Elia y el ladrón se encargaran de robar los planos. Con eso, el plan de Thareon ya estaría prácticamente a punto...
Lo cierto era que, en aquellos momentos de espera, el dragón azul se encontraba haciendo planes, maquinando y, de paso, preguntándose cuánto tardaría el Viejo en aparecer. "¿A qué más estás esperando...?", preguntó a la red, consciente de que el anciano blanco podía oírle, y que, como siempre, no obtemdría ninguna respuesta. Fue justo entonces cuando Derek le sacó de sus cabilaciones.

Thareon cogió los binoculares, e imitó el gesto del humano, y se los acercó a los ojos por el lado más estrecho. Pero lo vio todo borroso. - No se ve nada. - ceñudo, miró al chatarrero.
- Normal. Están ajustados a mis ojos. Tienes que adaptarlos a los tu super mirada de dragón chachipistachi. - El humano le dedicó una sonrisilla petulantez antes de indicarle que debía girar unos aros dorados para ajustar las lentes. ¿Tanto le costaba al muchacho explicar algo sin soltar algún chascarrillo? Algo le dijo al ex-capitán que no. Derek parecía disfrutar de lo lindo rozando el límite de lo insoportable. De no haberle ido cogiendo aprecio con el tiempo, Thareon probablemente ya hubiera dejado caer algún que otro capón de padre.

Sonriendo ante la idea, Thareon probó de nuevo. Y no tardó en alegrarse más por que Megerah hubiera convencido al chatarrero de hacer la guardia con él. Efectivamente, se apreciaba la mancha informe y oscura que andaba a paso lento pero seguro por la llanura. El dragón azul sonrió aún más al intuir formas de carromatos, seguramente las tropas se estaban haciendo pasar por una caravana o un pueblo nómada. - Bien pensado, Alaric... - murmuró en voz baja, confiando en que el ex-teniente hubiera sido el promotor de dicha idea. De hecho, justo entonces distinguió la silueta gigantesca que volaba entre las escasas nubes del cielo, y distinguió un tenue resplandor del color del bronce. - Hablando del rey de Roma...

No terminó la frase, porque el sonido de los pies de Derek arerrizando justo a su lado le hicieron apartar la mirada de los prismáticos. Al girarse, el dragón parpadeó con cierta impresión. El chararrero se había quedado lívido, como si acabara de ver un fantasma. Observaba al dragón con una expresión de pánico tan obvia, que hasta Thareon empezó a prepcuparse. - ¿Qué ocurre, Der-?
- Alaric. - Le interrumpió el chico, con la voz encogida y las pupilas dilatadas. - Has dicho "Alaric". - Thareon dudó sobre si eso era una pregunta o una afirmación. Pero contemplando semejante reacción, el dragón sólo pudo decir: - Sí, eso he dicho. ¿Algo va mal, Derek? - Le tomó por el hombro al ver que el chico parecía a punto de entrar en estado de shock. Y mientras tanto, la figura del dragón de bronce se hacía mas y más grande en el horizonte.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1406

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Trystan el Dom Ago 07 2016, 21:32

Me había calmado.

Y la verdad, me dolía en el orgullo que no lo hubiese conseguido sin... la inestimable ayuda de Thareon, Megerah y Moira. Los dos primeros para recordarme el papel de Derek en todo aquello, a sus maneras; y la última para ayudarme a recuperarme. En resumen, habían hecho falta tres personas y varios golpes -de los que aún tenía alguna que otra marca, por cierto- para que pudiera encauzar esa explosión sensitiva que me exaltaba tanto.

... Mentira.

Los golpes habían conseguido que Derek, en realidad, dejase de ser una molestia tan grande como para hacerme digievolucionar en una máquina ávida de sangre y dolor. Lo que más me asustaba, cuando me paraba a pensar en ello, era lo rápido que me estaba sucediendo aquello. Esos pensamientos habían espantado el sueño y me habían hecho deambular justo antes de que el astro Rey comenzara a bañar las cimas de las escarpadas montañas en las que nos encontrábamos. No fui consciente de cuánto tiempo pasé perdiendo mis pasos por esos túneles que ya se me hacían tan familiares. Andaba por la galería principal cuando vi a Thareon a lo lejos, más allá de la entrada. Fruncí el ceño, al preguntarme qué lo tendría tan estático lejos del abrigo de las paredes rocosas.

Decidí acercarme. Y conforme lo hice, pude arrepentirme al descubrir que tenía compañía. Nada menos que la persona que había estado evitando desde aquel altercado en las cuevas. Pese a que no podía controlar algo así, había sido la primera vez que yo había perdido el control de tal manera. No sé qué me pasó. Y, la verdad, es que prefería evitar algo así de nuevo. Al menos, mientras tuviera opción.

Aminoré mis pasos, cruzado de brazos. Casi podía decir que era con la intención de frenarme previamente a mí mismo en el caso de que volviera a perder los papeles. Dejé que el crujir de las piedras bajo mis botas se oyera lo suficiente para que mi presencia no les pillase de sorpresa. Fui a saludar, con el típico murmullo del chico que ha sido regañado, cuando atendí su conversación. Mi ceño se volvió a arrugar de nuevo, cuando supe de quien hablaban-. ¿Alaric? -¿el mismo que se había ido a Isaur después de confesarme que no podía seguir en las cloacas? ¿El mismo al que Derek había traicionado tanto como a mí? No sabía los detalles, pero sí sabía cómo se quedó Alaric tras la marcha de Derek y de sus líos de sábanas. Algo totalmente respetable. Al menos para mí, que por muy desafiado que me hubiese vuelto, siempre había respetado los gustos de cada uno. No tardé en buscarlo con la mirada, hasta que una sombra en movimiento, relativamente cercana y agrandándose por momentos, captó mi atención-. Esto va a ser divertido. -pese a mi comentario, no hubo sonrisa alguna en mi cara. Mis ojos andaban fijos en aquel dragón de escamas de bronce cuya llegada era inminente. No supe por qué, pero sí noté los zarcos de Thareon en mi figura, repletos de incomprensión. Acabé devolviéndole la mirada, aún con los brazos cruzados, antes de suspirar-. Es posible que tengas que hacer de guardaespaldas del chaval otra vez... -anuncié con toda la parsimonia del mundo. No pude evitar que mis ojos se desviaran al rostro de Derek, ahora de un tono marmóreo. Me compadecí del dragón azul entonces. Y... ¿era preocupación lo que sentí por el chatarrero justo en aquel preciso momento, al verlo tan pálido como la nieve?

Mis orbes azulados volvieron a la silueta dracónica -ya considerablemente grande- de Alaric cuando escuché su batir de alas cerca y hasta un pequeño rugido, a modo de burdo saludo.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Alaric el Jue Ago 11 2016, 23:55

¡Por fin! ¿Cuándo había sido la última vez que había podido volar de esa forma a cielo abierto? Ya ni se acordaba, y su reciente adicción a la bebidas alcohólicas, (aún no curada, pero si disminuida) no le ayudaba a que su memoria fuera muy clara, sobre todo en los últimos meses. Pero las cosas habían cambiado. Su encuentro con Thareon había conseguido devolver un poco de cordura en su sesera. Puede que su corazón estuviera destruido y hundido en un mar de espinas, pero el resto de él seguía siendo… funcional. ¿Y acaso no prometió a su querida hermana, y a Lionel, que seguiría luchando contra la Reina mientras tuviera sangre corriendo por sus venas?

Esa misma promesa que había desechado junto con su corazón roto, había vuelto a traerle a la vida… de mano de Thareon. “El condenado Ironscale” pensó el enorme reptil, formando una extraña mueca, que no era sino una media sonrisa en pleno vuelo. El dragón de escamas azules se había encontrado con Alaric en uno de sus peores momentos –en todos los sentidos que os podáis imaginar – y con una labia y un carisma que ya quisiera la Reina Madre, había logrado que el broncíneo se uniera a su causa, a su proyecto. Y así recabar ayuda de la Resistencia, y de otros dragones, residentes en Isaur y que estaban más que insatisfechos con la situación actual que vivían.

Y allí estaba él… guiando esas misma fuerzas hacía la Base de la Revolución. El viaje había un auténtico dolor de escamas: tanto por pasar desapercibidos como por el condenado tiempo helado. Si no hubiera sido por su fuerte voluntad de unirse a la Revolución, un dragón más prudente habría dado vuelta, hacía el clima más benigno de Isaur… ¿pero ellos? “Tenemos las cabezas más dura que nuestro huevo de nacimiento” recordó el dragón, mientras cruzaba una nube y oteaba lo que tenía ante él.

Sí, eran unos cabezotas, pero también el tiempo había mejorado para su sorpresa. ¡Una buena señal habían comentado los dragones del grupo! Si bien el frío no lo había desanimado en un principio, sabían que la nieve y las heladas reinantes les iban a limitar mucho… ¿pero ahora? ¡Hasta Alaric se había atrevido a alzar el vuelo! Tanto para vigilar por si había peligros cerca, como para darse ese pequeño lujo. Y así, en esa forma, estaba dispuesto a presentarse ante Thareon.

Ya podía ver la entrada de las cuevas, y allí, congregadas en la entrada, podía ver las figuras –minúsculas en la distancia- de aquellos que salían a recibirlos. Soltó un gruñido bajo de satisfacción, ante la idea de acabar por fin ese largo viaje… y el comienzo de una nueva etapa en su vida. Descendió lo suficiente para hacerle una señal al resto de sus compañeros de viaje para indicarles que se adelantaba, para así aterrizar antes y anunciar su llegada.

Sus alas batieron con fuerza cuando sobrevoló las cuevas. Levantó algo de nieve en su aterrizaje, dejando la tierra al descubierto bajo sus patas. El suelo templó ligeramente cuando toco tierra finalmente. Agitó el cuerpo, haciendo que sus escamas resplandecieran. El frío aún era algo molesto, así que no tenía muchas ganas de estar mucho rato ahí fuera, sin hacer nada pero antes tenía que… ¡ah, ahí estaba! Thareon. Tenía que informarle de todo.

Y ese con él no era… ¿Trystan?

Y junto a ellos…



… No podía ser.

“Él.”
“ÉL.”
“¡ÉL!”


Todo lo que rodeaba, el frío, sus compañeros, Thareon, Trystan, su informe… todo eso desapareció. Todo eso carecía ahora sin importancia… porque… ahí estaba él… No sabía cómo había llegado allí, o el por qué.

― Tú… TÚ… ¡TÚ! ― rugió, clavando toda su furiosa mirada en la del humano que había apuñalado su amor y su confianza.

Extendió una pata hacía delante… luego otra…  para avanzar hacia él… el fuego de su interior borboteaba colérico, furioso… ¡Rabia pura a punto de explotar!

Y hacía Derek.





¡Gracias gracias gracias gracias! >w<:

avatar
Alaric
Dragon

Ocupación : Terrorista - Instructor
Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Derek el Vie Ago 12 2016, 14:59


"Alaric... Alaric está aquí... Alaric está aquí...". Bum. Bum. Bum. Bum. Era en lo único en lo que podía pensar. Que Alaric se estaba acercando cada vez más a mi. Y que yo no estaba preparado, ¡¡en absoluto preparado!! Para verle. Y menos aún para hablar con él. ¿¿Qué cojones estaba yo haciendo allí?? ¿¿¿Y por qué nadie me había dicho que el dragón iba a regresar??? - No... No esto no está bien... - Negué con la cabeza, perdiendo la mirada en Thareon... más allá de él... más allá de todo... - Él no tenía que volver... yo no... no tengo que estar aquí, si el viene... si el viene, yo... - Seguía negando con la cabeza, cada vez con más énfasis. Me llevé las manos a la cabeza, sintiendo que se me congelaba el aire en los pulmones. Que la cabeza me daba la vuelta, que me iba a dar un puto telele en cualquier momento, porque aquello... Aquello no me lo esperaba, no estaba preparado, ¡no podía estar pasando! No escuché lo que decía Thareon. No fui ni siquiera consciente de la presencia de Trystan a mi lado. Pura confusión, era lo único que en ese momento centrifugaba en mi cabeza.

Y entonces lo vi. Vi la sombra sobre nosotros. Escuché el batir de alas. Sentí la tierra temblar, y al alzar la mirada... allí estaba él. Imponente, tan gigante como lo recordaba. Con esas escamas broncíneas brillando bajo la húmeda atmósfera del deshielo. Me llevé la mano inconscientemente al pecho, donde una escama del mismo color colgaba junto con mi vieja reliquia. Mis pupilas dilatadas por el miedo se quedaron atrapadas en esa figura, en esos ojos verdosos, ardientes. Aquellos dos puntos que me atrapaban con su propia gravedad, y me impedían fijarme en otra cosa. Me impedían moverme, me tenían completamente encadenado, con los pies pegados a la tierra como si me los hubieran hundido en cemento. Fui consciente entonces de que estaba temblando, de que ni siquiera respiraba, conteniendo el aire en mis pulmones de puro pánico. No sabía qué hacer... No sabía qué decir, no sabía qué pensar... no sabía nada...
Estaba en blanco.

"Corre."
- ¡¡Corre Derek!!
"Corre."
- Tú… TÚ… ¡TÚ!
"Corre."
- ¡Lárgate de aquí!
"Corre."
- ¡¡CORRE!!
"Corre."
"CORRE."

Corrí.

Corrí, como alma que lleva el diablo, corrí.

Salí huyendo como el cobarde que era, temiendo por mi vida, atenazado por el miedo, por la necesidad de sobrevivir.

Pero cuando un Dios pisa a una hormiga, correr no sirve de nada.

La tierra tembló a mi espalda, y pronto mis pies dejaron de pisar tierra firme. Piedra, tierra y escamas impactaron contra mi, haciéndome tropezar y girar ridículamente, arrastrado por una avalancha caótica, dolorosa y confusa. Me golpeé varias veces, no sé con qué, ni en qué momento ni como. Cerré los ojos, y finalmente impacté de espaldas contra algo duro y liso. ¿Piedra? ¿Pared? ¿Suelo? Intenté vislumbrarlo a través del polvo, pero estaba tan mareado, que a duras penas podía reconocer mi propia verticalidad. Y justo entonces, algo enorme proyectó su sombre sobre mí, y aterrizó sobre mi cuerpo. Mis pulmones perdieron todo el aire de un golpe, y empezó a costarme severamente respriar. La presión sobre mi amenzaba con aplastarme, la sensación era agónica cuanto menos. No tardé en reconocer la garra broncínea de Alaric sobre mi. Sólo mi cabeza, parte de mi pecho, mi hombro izquierdo y mi brazo sobresalían de su agarre. Traté en vano de salir de aquella prisión aplastante, antes de morir hecho puré, pero fue imposible.
Al difuminarse pude ver la cabeza del dragón sobre mi, con una mueca de puro odio, rabia, mostrando amenazadoramente sus colmillos. Y pude ver sus ojos... Esperé ver desprecio y asco en ellos, pero... por algún motivo, en ese momento, sólo pude ver que estaban profundamente heridos. O lo mismo flipé por la combinación de adrenalina y más de un golpe en la cabeza, que también. Como fuera, en ese momento fui consciente de que la furia del dragón iba a castigarme de algún modo, aunque no supiera cual. - A-laric... - Me costaba hablar. La boca me sabía a tierra y a sangre, y tenía la garganta como llena de arena. - ¡Lo... sient-o! ¡¡LO SIENTO!! - conseguí gritar, pero era como mandarle señales al espacio. En el fondo sabes que por intensa que sea tu señal, nunca te van a contestar. - ¡Por favor...! - ¿"Por favor"... qué? ¿Por favor no me mates? ¿Por favor perdóname? ¿Por favor, hazlo rápido? - Por... favor... - Se me estaba empezando a nublar la vista por la falta de oxígeno, y los pulmones me aguijoneaban como si me hubiera esnifado un avispero.

Alaric...

... ¿de verdad vas a matarme tú?




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Thareon el Vie Ago 12 2016, 17:17

La situación se estaba volviendo más extraña por momentos. Thareon no entendía muy bien qué le ocurría a Derek. Sin poder dilucidar el motivo de semejante cambio de conducta, sólo pudo verle perder la mirada y murmurar atropelladamente: - No... No esto no está bien... - El muchacho empezó a negar con la cabeza de forma casi maniática. Sin necesidad de transformarse, Thareon pudo percibir su miedo como un hedor pestilente que le rodeaba. El chatarrero estaba realmente aterrado... ¿por Alaric?
- Derek... - Le cogió por los hombros suavemente, intentando atrapar su atención, sin éxito: - Mírame, ¿qué es lo que pasa?
- Él no tenía que volver... yo no... no tengo que estar aquí, si el viene... si el viene, yo... - ¿"Yo"... qué?
- Esto va a ser divertido.

La voz de Trystan hizo que Thareon soltara a Derek y observase al desafiado con ojos serios e interrogantes. Tenía la incómoda e irritante sensación de que se estaba perdiendo algo. Algo importante, que obviamente tenía que ver con Derek y Alaric, que Trystan sabía, y que, por algún puñetero motivo, nadie había decidido contarle. - ¿De qué estás hablando? - Preguntó, con tono más bien imperativo. Era bastante evidente que el dragón estaba exigiendo una explicación, ya. No sabía por qué, pero semejante reacción en Derek le daba a entender que fuera lo que fuera, estaba poniendo muy, muy en riesgo la integridad del chatarrero. Y por ende, de su plan.
- Es posible que tengas que hacer de guardaespaldas del chaval otra vez... - La contestación resolvió su duda en ese aspecto, pero no en el concepto de entender qué demonios estaba pasando.
- ¿Qué...? - La sombra de Alaric se alargó sobre ellos, y el sonido de sus alas se hizo audible. La ventolera de las mismas interrumpió la pregunta del Ironscale, y acto seguido miró hacia arriba, viendo aterrizar al enorme dragón junto a ellos, posándose sobre las afiladas rocas negras de la ladera.

Y entonces, justo entonces, recordó. Recordó aquella conversación con el ex-Teniente en Isaur:
"No sé qué desazones estará ahora sufriendo tu corazón. Pero sean las que sean, descártalas, o soluciónalas."
"Sé lo que tengo que hacer… con todo. Llegado el momento no vacilaré, ni me temblara el pulso."


- ... Joder. - Murmuró el dragón, usando uno de los improperios típicos del chatarrero. Acababa de unir cabos, y de llegar a la conclusión que Derek era el cabo suelto de Alaric. El problema que "más le valía la pena solucionar". El dragón sintió que se le venía el mundo encima. - Maldita sea. - No necesitó palabras ni red para adivinar lo que planeaba hacer el dragón. En cuanto vio su reacción lo adivinó, lo vio claro como el día. Y en ese momento supo que, o se transformaba también en dragón, o no podría detener al broncíneo en su propósito. - ¡¡Corre Derek!! - Le gritó al chico paralizado, al tiempo que daba varios pasos hacia atrás y empezaba a quitarse el abrigo. Un destello azulado empezó a apoderarse del cuerpo del dragón, a medida que retrocedía. - ¡¡CORRE!! - la luz se volvió más intensa, y la figura de Thareon, informe...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1406

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Trystan el Mar Ago 16 2016, 18:28

Esto no iba bien. No iba nada bien. Alaric rugió, amenazante en cuanto vio a Derek. Más de lo que yo había pensado. Y, si bien, el muchacho había tardado en salir corriendo cuando fui yo la amenaza, sufrió un shock peor -por no llamarlo estúpido a la cara-, con el dragón. No quería reaccionar, perdido en esa impresión en la que se vio sumido. Thareon le instó a correr, pero nada, que no reaccionaba-. ¡Lárgate de aquí! -grité en apoyo a la premura del dragón azul por sacarlo de escena, mirando a Derek, y a Alaric por el rabillo del ojo. O se movía o seguramente el dragón lo aplastaría de un simple pisotón.

Por fin, el tirillas salió corriendo. Pero Alaric fue detrás de él. Lo vi correr, tropezar, rodar, volar, rebotar y sabe dios qué más. Todo para acabar en la enorme garra del dragón recién llegado. Mierda. No tardé en correr en su dirección también, cavilando en lo que pudiera hacer. Pero… ¿Qué le iba a decir? ¿Alaric, sé buen chico y no lo mates? Hmmm, no. ¿Alaric, contrólate? Jiji, me recordaba a mí cuando perdí mis estribos con el chatarrero. Afúh. Desde luego, Derek se lo había montado francamente mal. O todos los astros se habían alineado contra él. Por suerte, el muchacho contaba con Thareon y Megerah como padres putativos o primos de zumosol para salvaguardar su culo. Lamentablemente y por esta vez, la rubia no estaba y Derek no fue lo suficientemente rápido como para que el dragón broncíneo lo atrapara con una de sus garras. No me paré a pensar en qué punto estaba Thareon, pues mi mente seguía buscando alguna puñetera solución.

Pero, ¿a quién quería engañar? ¿Qué podía hacer yo contra un dragón? ¿Hola? ¿Nos hemos vuelto locos? Aún así, no detuve mi carrera hasta llegar cerca de la pareja de peleados. "Alaric. No lo hagas". Para mi sorpresa, mi voz sonó con fuerza y cuerpo en la mente del dragón... y en la red. Quizás con suerte, Alaric desviara su atención hacia mí un segundo. Aunque sólo fuera un segundo, podría dar pie a que alguien más interviniera.

Porque por muy bruto que pudiera llegar a ser yo... Lo único que podía ganar era tiempo.




This above all: to thine own self be true
avatar
Trystan
Heartless

Mensajes : 1295

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Alaric el Miér Ago 24 2016, 18:18


Huía. Corría. Se alejaba… una vez más. “Cobarde… cobarde, cobarde, ¡cobarde! ¡COBARDE!” escupió en su mente Alaric. Su visión se estaba volviendo roja, palpitante… centrada en esa figura que, a sus ojos, lentamente se dio la vuelta tras unos segundos de parálisis para escapar. Escapar de él. De lo que había hecho… de lo que les había hecho a los dos. “No dejaré que escapes… ¡esta vez no!” el dragón rugió colérico, mientras se abalanzaba hacía delante extendiendo una de sus zarpas para golpear al que ahora era su presa. El suelo tembló bajo la fuerza de su salto, ignorando el caos y la confusión que estaba creando a su alrededor, pues solo le importaba como Derek, tras haber sido golpeado por su pata de forma superficial, caía al suelo, hecho un revoltijo de piernas, brazos y quejidos, hasta quedar tumbado boca arriba. Alaric no podía haber pedido mejor postura. No le dio tiempo a recuperarse, ni a pensar. Simplemente le atrapó bajo su zarpa, e inclinó su enorme testa para observar a la fuente de sus males los últimos meses…

Los ojos del dragón se recrearon durante unos segundos ante esa visión de un Derek atrapado entre sus garras. Escuchó sus disculpas, sus suplicas… pero como palabras de arena, se las llevaron el viento. Era tarde. Tarde para todo eso. Para Alaric el humano había tenido muchas oportunidades para disculparse, para contarle todo… para confiar en él. Pero había huido. Se había alejado… y le había roto el corazón.

Así que… tenía que devolvérselo, ¿verdad? Ojo por ojo, diente por diente… y corazón por corazón.

"Alaric. No lo hagas"

Una voz irrumpió en su mente, haciendo que los ojos del dragón se achicaran furiosos. Sus orbes se desplazaron con rapidez para buscar la fuente de esa intromisión. Ahí estaba, a su lado… Trystan.

Alaric tenía mucho aprecio al humano, y jamás olvidaría su consideración para con él, así como decidió confiar en él, un dragón, para unirse a la Resistencia. Incluso en otro momento se habría sorprendido de que pudiera establecer un contacto telepático como ese con él… Pero ahora… ahora solo estorbaba. Y mucho. Alaric no le habló por la red, pero le envió un fuerte sentimiento de rechazo e irritación. Haciendo patente de forma física esos sentimientos, agitó su cola hacía Trystan como un látigo para mandarlo por los aires… y mandarlo hacía Thareon, que se estaba transformando con evidentes intenciones. Sí, en su búsqueda de la voz molesta, había percibido el delator destello azul, y su preocupante significado. Sí, era preocupante para Alaric, porque tenía un objetivo que cumplir…

“Te dije que no me temblaría el pulso llegado el momento, Thareon… te avise” siseó mentalmente, poco importándole en ese momento si Trystan tenía un buen aterrizaje sobre Thareon, o no.

Volvió a clavar sus ojos sobre Derek, que parecía estar medio inconsciente a causa del peso de su garra sobre su pecho.

― Aún no lo sientes, Derek… ― susurró el dragón sobre él. ― Pero lo sentirás… ― alzó su zarpa, dejándole respirar libremente durante unos segundos.

Unos breves segundos donde el mundo pareció más lento… excepto por la enorme garra que descendió al pecho de Derek, clavándose en su piel profundamente se abrió hueco hasta su corazón. El palpitante órgano fue sacado lentamente pero con un inusitado cuidado entre las enormes garras del broncíneo.

La sangre del humano manchaba el suelo y las garras de Alaric…

“… en cierto sentido me sorprende encontrarme esto” le comunicó mentalmente, mientras se llevaba su corazón hasta sus fauces y lo devoraba… “Yo creía que no tenías corazón, Derek… me lo has probado muchas veces… pero ahora tendrás que probarme algo diferente” siguió hablando mientras tragaba el corazón, y observaba la temblorosa figura del humano tendida… y ahí, sobre su pecho ensangrentado estaba lo que Alaric buscaba: el colgante de las escamas de dragón de Derek. Se lo arrancó así mismo con sus garras, al tiempo que le decía: “No te mereces estos regalos… ¡no te los mereces! Así que te desafío a encontrarlo… encuentra el colgante, y te devolveré tu traicionero corazón… y debes darme las gracias, porque si te retara a conseguir mi perdón, jamás lo recuperarías” añadió con un evidente resentimiento. Cerró su garra, atrapando el colgante dentro de ella y con una última mirada hacía el cuerpo tendido del humano, se volteó, dándole la espalda.

Extendió las alas a su espalda, pues tenía muy claro donde iba a esconder el colgante… y para eso tenía que volar, ajeno completamente al caos que dejaba tras de sí… y del Desafiado que había creado.





¡Gracias gracias gracias gracias! >w<:

avatar
Alaric
Dragon

Ocupación : Terrorista - Instructor
Mensajes : 190

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Derek el Jue Ago 25 2016, 18:05

- ¡¡TRYST-!! - Se me interrumpió la voz ahogada debido a la presión de la garra del dragón sobre mi pecho. Probablemente la misma presión se habría generado en mi de forma natural, de haber visto volar a Trystan de semejante manera en cualquier otra situación. No me esperaba, ni borracho vamos, que Alaric fuera capaz de hacer algo así con alguien que había sido su amigo y su líder durante tantísimo tiempo... Durante ese momento en el que casi estaba viendo la muerte sobre mi en aquellos ojos verdes en medio de un mar de bronce; empecé a preguntarme si de verdad, si realmente aquel era el dragón que yo había conocido y amado más que nada.
... y empecé a pensar amargamente en cómo mi traición había sido capaz de cambiarle así. "... Claro...", casi sonreí. Al hacerlo me di cuenta de que tenía la cara húmeda por las lágrimas. No sabía cuándo había empezado a llorar, ni si era por el dolor físico o emocional, pero al cuerno.
"... ¿cómo ibas tú a perdonarme con un lo siento?". Ni el ni Trystan... ni nadie. Como respondiendo a mi pensamiento, él me dijo: ― Aún no lo sientes, Derek… Pero lo sentirás… ― La zarpa se levantó. Jadeé como si me fuera la vida en ello... Bueno, ¡coño, que me iba la vida en ello! El aire me abrasó la garganta y los pulmones al entrar de golpe, todo cargado de polvo y tierra. Tosí violentamente, luchando por aire, por limpiar mi garganta. Y no me dio tiempo, ni siquiera a recuperar el aliento, ni a sentir el dolor residual sobre mi cuerpo, probablemente destrozado, tras haber sido cuasi-aplastado por un dragón de más de cuarenta metros.

La garra de Alaric se hundió en mi pecho como una espada. Abrí los ojos, tanto que casi se me salieron de las cuencas. Me quedé sin respiración, si aire, sin línea de pensamiento. De pronto lo vi todo intensamente blanco. Y de repente, negro. Y en medio de todo eso...

... grité. Grité, desgarrándome la voz sin sentirla mía, aullando en una agonía que ni hoy puedo describir, convirtiéndose esta un eco en mi cabeza. Un eco que se iba yendo lejos, lejos, lejos...
Un eco que me arrastró a la oscuridad, que me aplastaba con la misma fuerza casi que el propio Alaric con su zarpa. Era como si me estuviera ahogando en un mar muy profundo, muy oscuro, y no pudiera orientarme para volver hacia la superficie. Aquella oscuridad me asfixiaba y entraba por mi nariz y mi boca. Hasta que me inundó por completo, dejándome suspendido en el vacío.

“… en cierto sentido me sorprende encontrarme esto”. Reconocí la voz de Alaric en la oscuridad. No podía verle. Pero supe de inmediato a lo que se refería. Y aún así, fui incapaz de sentir... nada. “Yo creía que no tenías corazón, Derek… me lo has probado muchas veces… pero ahora tendrás que probarme algo diferente”. Algo brilló entonces en la oscuridad. Algo que tintineaba, como cristalino. Dos destellos, rojo y bronce... ¿mis colgantes? “No te mereces estos regalos… ¡no te los mereces! Así que te desafío a encontrarlo… encuentra el colgante, y te devolveré tu traicionero corazón… y debes darme las gracias, porque si te retara a conseguir mi perdón, jamás lo recuperarías”. Sentí un violento tirón. Una fuerza indescifrable me arrastró hacia alguna parte en la negrura. Y después de eso, no pude recordar nada más...




avatar
Derek
Heartless

Ocupación : Chatarrero, teorrotista
Mensajes : 385

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Thareon el Jue Ago 25 2016, 18:26

Con un soberbio rugido, Thareon terminó de transformarse en la misma explanada. El alboroto ya había atraído a algunos de los soldados y resistentes de sus puertos de guardia, pero absolutamente ninguno se atrevió a interferir. Menos aún con dos titanes como aquellos haciendo acto de presencia.
El dragón azul batió las alas con violencia, dispuesto a saltar sobre Alaric para derribarlo. Pero justo entonces la cola del broncíneo impactó contra Trystan, mandándolo a mataporquera volar hacia la escarpada y afilada ladera de roca que era la montaña. Thareon cambió la trayectoria de su salto en el último momento, y extendió un ala, de manera que el desafiado impactó (dolorsamente) contra su membrana, en lugar de hacerlo contra las piedras que, podrían hasta haberle costado la vida. No obstante, aquello sólo frenó la trayectoria, no el hecho de que Trystan cayera atraído inevitablemente por la gravedad. Thareon extendió su garra y lo cogió al vuelo. Y el impacto dejó al hombre gravemente magullado e inconsciente entre sus uñas de obsidiana.

Thareon desvió su mirada, atónita y furiosa, hacia el otro dragón. Y él le devolvió la mirada. Vio claro su objetivo, vibraba en sus ojos casi tanto como en la red del Anciano. Alaric iba a desafiar a Derek. Y el honor obligaba a Thareon a respetar los desafíos de los dragones, estuviera de acuerdo con ellos o no. - Alaric... - Le rogó el dragón, visiblemente impotente, frustrado, sabedor de que un desafío podía salir mal. Que muchos humanos morían en el proceso. Y Derek no debía morir. No sólo porque sin él, el plan de Thareon jamás tendría éxito. Sino porque no lo veía justo. Le parecía... demasiado triste. - Te suplico que no lo hagas.
“Te dije que no me temblaría el pulso llegado el momento, Thareon… te avisé”.

Y dicho esto, el dragón procedió a robarle el corazón al chatarrero. Derek gritó. Thareon rugió, claramente alterado, disconforme, enfadado... pero sobre todo impotente. Quería detener el proceso, realmente lo deseaba. El grito desgarrado del muchacho se le clavó en las entrañas como una daga de jade, siendo así consciente del terrible sufrimiento por el que tenía que estar pasando mientras Alaric tragaba el órgano palpitante y pronunciaba su desafío. Un desafío que Thareon no pudo escuchar, que era sólo para Derek. Y que no podía impedir. No podía interceder, aunque lo deseara. El poco honor que le quedaba todavía, le obligaba. El código de los dragones jugaba en favor de Alaric: un desafío es un desafío. Nadie podía entrometerse y mucho menos impedirlo.
Así que, muy a su pesar, Thareon tuvo que quedarse allí, quieto, plantado, viendo como Alaric casi mataba de una forma cruenta a la persona que, supuestamente, tanto había amado. Su última conversación con Derek en aquella galería oscura vino a su mente con fuerza, dejándole un regusto amargo en la boca.

El dragón entrecerró los ojos cuando un cegador destello dio por finalizado el proceso. Derek dejó de gritar. Y Alaric se dio la vuelta con una gélida indiferencia que casi dejó helado al propio Thareon, y los colgantes del muchacho en una garra. El dragón se marchó volando. Thareon se aproximó entonces, rápidamente, al cuerpo tendido de Derek, cojeando al tener a Trystan todavía tendido en su garra derecha. Al acercarse, casi temió lo peor al ver el cuerpo del chatarrero cubierto de tantísima sangre. Pero la cicatriz, una cicatriz enorme que cruzaba su pectoral izquierdo desde el esternón casi hasta la clavícula; palpitaba. Thareon suspiró, dejando ir un chorro de aire caliente por las narinas. Estaba vivo...
Dejó con cuidado a Trystan junto al chico. Y acto seguido bramó a los curiosos, que se habían quedado estáticos, de asombro y miedo ante la escena: - ¡¡¿A QUÉ ESPERÁIS?!! ¡¡Llevadlos a la enfermería enseguida!! - Asintieron, y varios corrieron a recoger los dos cuerpos inconscientes y hacerlos entrar en las cuevas.

Thareon notaba que su interior se descontrolaba. Y que aquello no podía quedarse así. Alaric no tenía ni idea de lo que había estado a punto de hacer. Y Thareon... no, Leviathan iba a asegurarse de que el dragón broncíneo no saliera tampoco impune de aquello.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1406

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Broken promises, stolen hearts (Thareon, Trystan, Alaric)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.