Novedades

- (15/05) Ya están disponibles novedades de Mayo.

- (15/05) Ya podéis pedir Los Dracs del Mes de Mayo.

- (15/05) Nuevas normas de emisión de reportes Aquí.

- (15/05) ¡Anexo de la Hermandad Pirata! ¡Conócela!

(15/04) ¡Consecuencias de trama global!.

- (15/04) ¡Nuevas Celebridades! tras la trama.

- (15/02) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

06/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumLoving PetsTime Of Heroes
50/64

Afiliados Normales


Runaway / Rhaegar [FB]

Ir abajo

Runaway / Rhaegar [FB]

Mensaje por Corah el Sáb Jul 23 2016, 21:57

Los delgados y todavía cortos brazos se cruzaron sobre el borde de madera de la cubierta del barco. Sus cabellos ondulados, en ese momento castaños con reflejos cobrizos, eran acariciados por la brisa marina. Dejó caer los párpados, ocultando sus irises verde jade, para aspirar el aroma del mar. El aire portaba el olor a humedad y a sal, algo novedoso para ella, pues en Talos no tenían puerto. Algo tan nuevo como Puerto Krosan, ciudad en la que había parado dos días antes de poder conseguir transporte para ir a Isaur… otra localidad que no conocía.

Mas no tenía miedo a lo desconocido. Era mejor aquel futuro incierto que volver con sus padres adoptivos en Talos. Labrarse una vida por sí misma, empezar de cero como burguesa y ganarse una reputación que la hiciese sobrevivir, era todo lo que le importaba ahora. O casi todo.  Aún tenía mucho camino que recorrer para ser tan fría y fuerte que nada pudiese dañarla.

Atrás había dejado sus vestidos, viajando con una vestimenta más propia de un muchacho que de una pre adolescente de doce años, casi trece. Su ropa era de un color gris oscuro: pantalones largos, camisa de manga larga, chaquetilla ajustada a la camisa y botas cerradas. Además, un cinto de cuero marrón oscuro donde llevaba una daga larga. Su equipaje constaba sobre todo de lo que había logrado extraer de la casa de quienes la habían adoptado para tener suficiente dinero y pagar todo cuanto se proponía. Por supuesto, también algo de ropa y comida. Lo guardaba con recelo, escondiéndolo a buen recaudo, para que nadie le robase.

Pero parte de toda esa tensión se disipó en cuanto zarparon y estuvieron atravesando el estrecho donde las olas viajaban una y otra vez. Podía estar tranquila. Había pagado un camarote para sí a bordo de aquel barco y se dirigía a buen ritmo hacia su exótico destino. ¿Y si su suerte había comenzado a cambiar?






Gracias, Frasho:
avatar
Corah
Dragon

Ocupación : Inquisitor
Mensajes : 779

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.