Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Ecos (Thareon)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ecos (Thareon)

Mensaje por Kael el 06.07.16 8:50

La noche ya había caído sobre Talos con su pesado e invisible manto, y el día terminaba con la misma sensación de presión con la que acababan todos los demás. Nada parecía cambiar dentro de esos muros que conformaban el castillo de la reina, y nada, al mismo tiempo, era lo que podía hacer en esos momentos para remediar la situación. Realizaba sus quehaceres casi de forma autómata, buscando todo posible resquicio en el sistema para escaparse sin ser visto o ausentarse sin llamar demasiado la atención, pero era muy consciente de que muchas veces, por mucho que algo se le pusiera delante y brillara de forma especial ante sus ojos del color de la esmeralda, era arriesgarse demasiado...

¿Y para qué? Quería verla, estaba claro. Lo sabía. Lo sentía en su interior. La echaba de menos casi tanto o más que un buen combate. Quizá porque ella era capaz de proporcionarle todo aquello sin necesidad de recurrir a dos personas diferentes. O quizá porque, pese a la tensión de su último encuentro y esa abrupta forma de haber terminado, ella le seguía entendiendo, seguía siendo la persona que más cerca estaba de él, aquella que había creado un vínculo tan fuerte y tan personal que parecía imposible de romper.

Pero no podía verla, y eso le frustraba enormemente. Una parte de su orgullo, intacto pese al paso del tiempo, no quería dar su brazo a torcer en algo en lo que, desde su punto de vista, llevaba razón. La otra, no obstante, sabía que salir podía implicar problemas para ambos. Ya no sabía cuántos ojos tenía encima, pero era consciente de que muchos esperaban un tropiezo o un error para condenarlo y quitarse a una molestia de encima...

Y a eso no estaba dispuesto.

Se dejó caer sobre el lecho en cuanto cerró las puertas dobles, teniendo ya una idea clara de lo que quería hacer. Había pasado demasiado tiempo sin comunicarse con él, y era necesario que existiera una cierta actualización si aquello debía ir a algún punto seguro. Despacio, cerró los ojos, y dejó que esa peculiar sensación en la que dejaba un falso señuelo, como si estuviera durmiendo (algo plausible a esas horas), permaneciera en la red al tiempo que él se desconectaba y buscaba esa peculiar red, la del Anciano, en la que muchos proscritos se refugiaban.

No tardó en encontrarla, adentrándose en ella y buscando ese punto que tan familiar y a la vez tan diferente le resultaba.

"Thareon, soy yo: Kael."





Spoiler:
Gracias *_*:
avatar
Kael
Dragon

Ocupación : General del ejército dracónico
Mensajes : 1390

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Thareon el 14.07.16 10:22

Aquella noche, Thareon estaba relevando a Alaric con el entrenamiento de los humanos mercenarios que se habían unido recientemente a la causa. Muchos de ellos eran guerreros experimentados, pero algunos tenían poca pericia con la espada y ninguna experiencia en batalla. Así que mientras el dragón broncíneo se encargaba de adiestrar a Nyssa en su condición de híbrida, Thareon les enseñaba a los nuevos reclutas las tácticas básicas de pelea armada en una batalla.
Se hallaba enzarzado en una pelea con espadas de madera con un muchacho joven, pero entregado, que era más experto en el arco y en la daga que en la espada, pero que también aprendía rápido. Él iba con espada y escudo, y Thareon con sus dos espadas. Quería acostumbrarse también cuanto antes a esa forma de combate, ya que quería honrar de algún modo el poseer las dos espadas de Flauros después de tanto tiempo.

Se hallaba concentrado, corrigiendo al cadete, intercambiando golpes, hasta que, de repente:

"Thareon, soy yo: Kael."

Thareon abrió los ojos, sorprendido, y se distrajo durante los segundos suficientes como para que el recluta le pegara con la espada de madera en el costado. - ¡Augh! - Se quejó el dragón, más herido su orgullo por haberse distraído como un soldado novato en pleno entrenamiento.
- ¡Waaaa! ¡Lo siento, señor! - El recluta parecía casi tan sorprendido como él por haber logrado tocar a su entrenador. Probablemente él tampoco se lo esperaba.
Thareon hizo un mohín, algo molesto. Pero finalmente sonrió y asintió con la cabeza ante el novato: - Jeh... Bien hecho, has aprovechado bien la distracción para matarme. - Le lanzó las espadas de madera para que las cogiera y se encargara de llevarlas a donde quiera que tuvieran que estar. - Sigue así, y durarás más en la batalla. Ya está bien por hoy. - Con un gesto de la mano, los reclutas que observaban el combate se disgregaron, y Thareon pudo obtener algo de tranquilidad para lo que seguramente no sería una conversación muy larga.
Pero sí bastante intensa.

Se aproximó a un pilón de agua que habían conseguido del deshielo de la nieve exterior, con una sonrisa en parte ilusionada, al sentir la presencia del General en la red. "Me has dado un susto de muerte, viejo lagarto verde. Pero me alegro de volver a oír tu voz", confesó el dragón azul, mientras se echaba el agua sobre la cara y se lavaba las manos. "¿Qué haces conectado a la red del Anciano? Tenía entendido que ahora tenías los ojos de Reina detrás de tu nuca día y noche".






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Kael el 04.08.16 15:00

Esperó con una paciencia que realmente le costaba encontrar en algunos momentos. Era la primera vez que se conectaba a esa red, y ese anciano no era una persona que despertara en él una confianza extrema. Seres tan misteriosos como él o la Reina le inspiraban una mezcla de temor y respeto ciertamente peculiar, y si bien era consciente de la ayuda que había otorgado a personas como Thareon, seguía manteniendo las distancias con él en la medida de lo posible. Tampoco sabía si había contactado de la forma correcta, o si el dragón de zafiro estaría conectado en esos momentos...

Por suerte, el propio Thareon se encargó de mitigar sus dudas respondiéndole. Le escuchó, y allí, tumbado boca arriba sobre la cama, y sonrió ligeramente con lo de "viejo lagarto verde" antes de seguir escuchándole. En cierto modo, sus dudas tenían bastante sentido. Era muy consciente de que la reina le observaba, y si bien no sabía cuántos oídos había puesto a su servicio, debía andarse con una precaución extrema si no quería delatar a su amigo y terminar muerto:

"No más viejo que tú, en realidad." A partir de ciertas edades o milenios, los años dejaban de tener esa importancia que los humanos sí le daban. "He creado un rastro falso: Pensarán que estoy descansando, aunque no quiero forzar demasiado la situación, así que seré conciso."

Guardó un segundo de "silencio", ordenando sus pensamientos.

"Hubo un juicio, y por eso me observan. En él se cuestionó mi autoridad a la hora de dirigir al ejército y mi capacidad para tomar decisiones razonables. Parece ser que no comparto el extremismo de nuestra reina ni su afán por la sangre, así que ha decidido mantenerme observado y ver si tiene que tomar medidas más duras."

Probablemente las filtraciones sobre el juicio habían sido escasas, y no había llegado ninguna noticia al bosque, pero Thareon debía saber cual era la situación actual dentro del castillo.

"De momento, sigo manteniendo el control de la armada... Pero muchos quieren mi puesto, estoy seguro. Y dudo que ellos compartan el apoyo que tengo hacia ti."

Esperó, con los ojos cerrados y la mandíbula algo más tensa, la respuesta de su compañero.

OFF: Ahora iremos más rápido, moreno, que he tenido asuntos que resolver.





Spoiler:
Gracias *_*:
avatar
Kael
Dragon

Ocupación : General del ejército dracónico
Mensajes : 1390

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Thareon el 06.08.16 8:22

"No más viejo que tú, en realidad.". Thareon se rió internamente, y su risa probablemente se escuchó haciendo eco en la red. Tan tranquila y vacía, comparada con la de la Reina. Aquello permitía a los dragones conectados a ella escuchar más que "voces". Seguramente Kael podía percibir levemente el atisbo de ilusión y alegría que desprendía el dragón azul, al volver a oír su voz mental por primera vez en años...
Thareon asintió interiormente, alegrándose de que el General hubiera invertido tiempo en burlar la vigilancia de su Majestad. Al menos eso les daba cierto margen a la hora de comunicarse, sin depender de vías menos estables.

Ante la explicación del General, Thareon intercedió con un mudo asentimiento: "Gihaial me comentó algo, pero no me dio muchos detalles", hizo una pausa, mientras se sentaba en un banco de madera algo rudimentario. "Me dijo que se produjo mucho descontento entre las tropas cuando unos soldados fueron condenados a torturas e interrogatorios, mientras que los Inquisidores tan sólo fueron degradados. Y mencionó que la Reina te había dejado caer una poco sutil advertencia." Lo cierto era que las conversaciones con el Teniente General solían ser cortas y escuetas. Principalmente porque el dragón ciego seguía con esa actitud de tratar con Thareon sólo para lo justo y necesario; y a parte, porque obviamente él tampoco podía pasar demasiado tiempo desconectado de la red de la Reina para no levantar sospechas. No obstante, había sido suficiente como para que el ex-capitán se hiciera una vaga idea sobre cómo habían quedado las cosas en el ejército después de aquel proceso. Y para entender que, en aquel momento, no podía contar con Kael.

"De momento, sigo manteniendo el control de la armada... Pero muchos quieren mi puesto, estoy seguro. Y dudo que ellos compartan el apoyo que tengo hacia ti."
"Sé que no cuento con muchas simpatías entre los oficiales de Talos. Por eso he hecho venir a mis leales de Isaur. Llegarán a mi base en unos días, cuando el deshielo esté más avanzado." Y aún faltaban las fuerzas de Gihaial en Deimos. Ya eran muchos, pero seguían siendo insuficientes. El plan de Thareon seguía dependiendo en gran medida del atentado y del motín del ejército. Era la única manera de coger desprevenida a la Inquisición, y aplastarla por dos lados al mismo tiempo. Sólo así le romperían a la Reina su círculo de protección perfecto.
El comentario referente a los oficiales que seguramente estarían rondado como buitres al dragón verde para quedarse con su puesto, hizo que Thareon suspirase, y se pasara la mano por la nuca para descargar la tensión de sus músculos: "Sin el favor de la Reina, y con el Ejército dividido, desde luego tienes muchas espadas sobre tu cabeza, Kael. Y créeme, la situación no va a ir a mejor. Gihaial ya se está encargando de ello." Después de todo, el viejo dragón gris estaba aprovechándose precisamente del malestar para avivar las ascuas, lo justo como para mantenerlas encendidas, pero no demasiado como para provocar el fuego antes de tiempo. En ese sentido, el dragón estaba haciendo un gran trabajo, no podía negarlo. Aunque fuera una estrategia arriesgada por su parte.

Thareon hizo una pausa corta, pensativo, y finalmente se atrevió a confesarle algo a su viejo amigo: "Me hubiera gustado que tú fueras el que uniera al Ejército y los levantara contra la Inquisición. Pero dada tu situación, tuve que... recurrir a opciones alternativas". Kael siempre había sido su primera opción: la más fuerte, más respetable y más sencilla en casi todos los sentidos. Pero como ya acostumbraba a ver el dragón azul, las cosas no siempre salían según lo planeado. Giahaial había sido un movimiento casi desesperado, pero indudablemente necesario. Ahora, ¿hasta qué punto esa decisión podía perjudicar a Kael? Thareon no podía saberlo.


FDR: A ver si es verdad, maromo e.e


Última edición por Thareon el 24.08.16 6:50, editado 1 vez






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Kael el 22.08.16 12:28

Kael le escuchó en silencio. Sabía que el tiempo corría en su contra y que, pese a todo, no podía estar desconectado de la red durante demasiados minutos. Dormir era necesario, pero no implicaba una desconexión prolongada, y ya tenía demasiadas miradas encima como para añadir más leña al fuego. No obstante, las palabras del dragón azul no le sentaron especialmente bien. Una sensación de molestia le invadió al ser consciente de que, pese a su compromiso para con la causa, su viejo compañero había decidido apostar parte de su estrategia a otra carta que se basaba en avivar unas ascuas y generar un clima de malestar dentro del seno del ejército, como una rebelión o un motín, o al menos el principio de uno de ellos.

Se mantuvo pensativo durante largos segundos, cerrando los ojos. Era consciente de que, en ese momento, podía desaparecer de la escena. Solo tenía que aguantar un poco más, esperar ese punto en el que Gihaial tomara las decisiones pertinentes y verse relegado a un segundo plano que, en realidad, incluso le podía venir bien. Estaba cansado, y la carga sobre sus hombros empezaba a pensar tanto que le dificultaba ser consecuente y mantenerse estable. Y además, estaba ella. El azote de sus pensamientos y la sinrazón de sus sentimientos. ¿Cambiaría en algo el hecho de dejar de ser general? ¿De verse relegado al exilio? ¿Sería más sencillo o lo haría todo más complicado? Ninguna de esas preguntas tenía una verdadera respuesta, pero era consciente de que necesitaba decirle algo a Thareon, algo que implicaba una mayor carga, un peso más, pero que estaba completamente acorde a sus ideales y a sus ganas de luchar por cambiar las cosas. Al fin y al cabo, no era un cobarde.

"Hablaré con Gihaial, Thareon." Mantuvo un par de segundos más de silencio, ordenando sus ideas ligeramente. "Si los dos abanderamos la misma causa y pensamos lo mismo, podemos aliarnos. No es necesario que caigan más espadas sobre mi cabeza, ni que aumente esa crispación." Ladeó el rostro unos instantes, y curvó sus labios en una sonrisa tensa. "Hay demasiadas serpientes dentro del ejército, Thareon. Mucho inquisidor degradado, o gente que solo busca ascender en el poder sin importar el bando al que sirven. El honor, los principios y la dignidad son valores que muchos dragones han olvidado" Su voz cambió. La molestia, la rabia y la tensión se hicieron patentes conforme dejaba entrever que nada de eso le gustaba. "Pero yo te puedo dar algo mucho mejor que todo eso. Le puedo dar a Gihaial algo mucho mejor que todo eso: Mi palabra."

Y Thareon sabía del valor que el dragón esmeralda le daba a su palabra. Lo sabía tan bien que no hubo rastro de duda en su mente.

"Así que dime qué prefieres: Que el general y tu allegado trabajen juntos con la certeza absoluta de que no habrá traición alguna, o arriesgarte a un deseo de poder por parte de alguien y perderlo todo."





Spoiler:
Gracias *_*:
avatar
Kael
Dragon

Ocupación : General del ejército dracónico
Mensajes : 1390

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Thareon el 24.08.16 8:12

La nota de desagrado no le pasó desapercibida a Thareon. Era algo bueno, y a la vez malo, de estar en una red apenas saturada. La red mental de la Reina, llena de voces y pensamientos, era como un barullo constante, en el que era relativamente fácil enmascarar las emociones gracias al ruido. La red del Anciano, sin embargo, era como tirar una piedra al fondo de un hondo pozo: el eco resonaba con fuerza, y durante más tiempo. Para los acostumbrados al arrullo de la red de Su Majestad, sin duda debía ser una sensación extraña. Incluso a ratos Thareon no lograba acostumbrarse del todo al suave silencio de la red del viejo. Pero siempre era eso mejor que el silencio.

Cuando el dragón verde expresó su deseo de hablar con el Teniente General, Thareon se rió en voz alta. "Te deseo suerte...", dijo, sardónico. Después de todo, su intento de negociación con el dragón gris fue un absoluto fiasco. Esperaba que Kael tuviera bastante más suerte que él en ese sentido, porque sabía de muy buena tinta lo insufrible que podía resultar tratar con Gihaial cuando se obcecaba.
El dragón azul suspiró, y se pasó la mano por la frente aún húmeda, notando el leve relieve de las escarificaciones bajo sus dedos. Sonrió, con cierto pesar, ante la veracidad de las palabras del General. "Estas cosas no pasaban en nuestros tiempos, ¿eh?", dijo, alzando la mirada al falso cielo estrellado que era el interior de las galerías donde se ocultaban. No podía negar que una parte de él extrañaba esa parte de su antigua vida: la época en la que el honor y la palabra de un militar valía tanto o más que una orden real. El respeto entre los dragones era real, tal vez injusto con los humanos, pero al menos estable entre los de su propia especie. Al menos... respetable. Muy diferente a la corrupción que había retorcido las entrañas de todo aquello por lo que una vez lucharon.
No obstante... no cambiaría nada de lo que había aprendido por volver a aquella época.

Thareon suspiró, sin saber demasiado bien qué responderle al dragón esmeralda. No podía hablar por Gihaial. Y menos aún responder en su nombre. Según Kael iba hablando, se percató de que el dragón desconocía demasiadas cosas de su situación actual con su "allegado". "Ah, General... Hablas como si yo tuviera poder de decisión en ese ámbito. Y de verdad que ojalá lo tuviera. Pero lamento decirte que no es así". Su sonrisa se esfumó, cambiado a una cara de... ¿cansancio, hastío? Algo similar. O más bien la sensación de fracaso en ese sentido, pues desde luego no podía negar que la parte del plan que implicaba al Ejército, no estaba saliendo precisamente como él hubiera deseado. "Gihaial no me respeta, de hecho, me odia. No me perdonará que matara a Vihala. Y los dos sabemos lo cabezota que puede ser. El único motivo por el que estamos juntos en esto, es porque Megerah le convenció de que compartíamos un objetivo. Y él era mi única alternativa en ese momento, igual que él necesitaba mi ejército para dar un golpe de estado." Fue así de sencillo. Thareon necesitaba un contacto, y Gihaial, un ejército mayor que el que se amotinara contra la Reina. Cada uno había tirado del otro en cuestión de interés- Pero no había amistad, lealtad ni confianza entre ellos; a parte de la alianza que ambos habían jurado respetar. "Más allá de eso, no tengo poder sobre él, ni puedo darle órdenes. Él hace su trabajo, me informa de sus progresos, y yo hago lo propio." De hecho, la mayoría de las conversaciones entre Thareon y Gihaial eran mayormente monosilábicas, o constaban de frases cortas. Se ceñían a los hechos, los informes y el contraste de ideas en cuanto al plan. Ninguno de los dos compartían conversación sobre ninguna otra cosa, y cada vez que lo hacían el resentimiento vibraba con tanta fuerza en la red, que hasta algunos dragones habían empezado a comentar y a preguntarle a Thareon qué demonios pasaba. "Por esa, entre otras muchas razones, te digo que hubiera preferido tu proceder. Pero crear disensión entre la Inquisición y el Ejército realmente no es una mala idea, si lo piensas. Especialmente ahora que, como bien dices, demasiado olvidados están ya los viejos valores." Después de todo, sus mayores enemigos durante el golpe, no iban a ser los pocos dragones leales a la Reina que quedaran en el viejo Ejército. Iban a ser los Inquisidores. Por la mente del dragón azul pasó la imagen de Letyko, con su espada manchada de sangre goteando, tras cortarle la cabeza a Erkos. Apretó las mandíbulas. Fue sutil, no supo si Kael la vio o no a través de la red, pero no permitió que sus pensamientos viajarán más lejos en esa dirección.

Volvió a hacerse un silencio entre ambos. Thareon fue consciente de que al General no le quedaba demasiado tiempo para mantenerse conectado a la red del Anciano. Así que aprovechó aquella pausa para compartir con él algo que llevaba rondándole la cabeza desde hacía tiempo. Concretamente, desde el día en el que se lo encontró en el bosque completamente ido, buscando a Cassandra... "Kael, deberías empezar a pensar... que termine como termine todo esto, lo más probable es que ya no te quede una posición que mantener." Ni siquiera Thareon podía asegurar qué iba a pasar cuando la Reina cayera, si es que caía. Si todo el Imperio se desmoronaría, si el Ejército se disolvería, si el pueblo si dividiría... Tal y como había hablado con Maeve, la Reina era tan sólo una cabeza muy importante de una hidra que tenía muchas más para cortar. No todo el mundo querría cambiar, ni renunciar a un sistema con el que llevaban más de tres siglos conviviendo.
Las cosas iban a cambiar, hasta un punto que no podían ni imaginar. No obstante, a Thareon le preocupaba más el hecho de que los buitres codiciosos del ejército y la Inquisición siguieran rondando a Kael. General o no, el dragón esmeralda había sido su amigo y mentor durante mucho tiempo. Y aquel era un lazo que el Ironscale no deseaba perder, por nada del mundo. "No sé qué estará turbando tu mente ahora, ni cuáles serán tus preocupaciones, o cuán en peligro estará tu cabeza ahora mismo. Pero si las cosas se tuercen, si hueles el peligro, sabes que tienes un sitio a mi lado, en las Montañas Quemadas." Sabía que no era fácil para el General dejarlo todo y unirse a semejante causa, abandonar todo lo que tenía, sin más, sólo por una idea loca. No esperaba que lo hiciera, tampoco. Pero sí quería que, al menos, supiera que él le ofrecía la alternativa, si las cosas empezaban a ir mal. Después de todo, el único momento de paz que Thareon había conocido después de tanto sufrimiento, fue cuando no tenía nada. Cuando al fin no era nadie. Cuando su vida se resumía a él, a Megerah, en el patio interior de aquella modesta casa en Isaur. Deseaba, de verdad, que tras todo lo que había perdido y acontecido en la vida del General, él también pudiera encontrar esa paz que Thareon había llegado a rozar con los dedos. Y que quería alcanzar, a toda cosa. "Realmente me gustaría que me ayudaras a cambiar este mundo, Kael. Para mejor..."






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ecos (Thareon)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.