Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


Names for our future (Megerah) [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Jue Nov 03 2016, 19:37

La respiración de la fémina comenzó a marcarse, conforme su pulso se aceleraba, expandiendo esos latidos con fuerza, hasta golpear sutilmente su nuca. El dragón se adelantó a Megerah, quien rozaba la idea de arrancarle directamente los últimos botones de la camisa. Ese sonido gutural en su garganta paralizó su iniciativa más instintiva, logrando descubrir el torso masculino sin impulsos que habrían llevado el momento por un camino más irreflexivo. Desde luego, aquellos gruñidos que Thareon emitía, ayudaban de forma significativa a Megerah, quien había cedido al deseo de tener un momento íntimo con él -por fin- después de tantos meses. Por precaución. Incluso por desgana, ante el dolor. Nada que ahora fuese un impedimento.

El dragón no aguantó, incorporándose para liberarse de su propia ropa, por lo que la rubia pudo pasear sus ansiosos dedos por aquellas marcas y escamas. Sus ojos desprendían ya una avidez que la consumía. Aquel azul cristalino deslizó su dominio por cada línea del abdomen que tenía a su merced, subiendo hasta acabar en los ojos contrarios. Un pozo azulado que reflejaba el deseo que ella tenía. O, ¿acaso era compartido? El dragón se dejó caer de nuevo, difuminando la tensión que aún castigaba los músculos de su cuerpo, claramente cerca del límite del autocontrol. Un estremecimiento latigó la espalda de la mujer ante esas caricias nada decorosas por sus extremidades. Entreabrió los labios, suspirando, al notar los dedos masculinos por su intimidad. El lascivo gesto posterior, la exhaltó en antelación, conteniendo a duras penas esa ansiedad que se reflejó en una sugestiva sonrisa por la pregunta. Rió entre dientes, a sabiendas que ese sentimiento era compartido en igual medida por él-. No te haces una idea... -tardó en murmurar, tras el beso, cuando Thareon ya había desnudados sus pechos para perderse en ellos. Un pequeño gemido cabalgó en una de sus marcadas exhalaciones. Fue entonces cuando ya no controló su mano, que viajó hasta el broche de los pantalones de Thareon, haciéndolo ceder. Sus dedos se colaron, manteniendo el contacto en todo momento con la cálida piel del dragón, con la clara intención de alcanzar su erección-. O, ¿quizás sí?





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Dic 20 2016, 14:55

El contacto de los dedos de la mujer con su excitación provocó que Thareon jadeara, dejando escapar un gruñido animal y visceral acto seguido. Tensó las mandíbulas, se mordió el labio inferior, y volvió a dejarse caer sobre el lecho de pieles y mantas raídas. Inspiró hondo, una, dos, tres veces... Su pecho subió y bajó exageradamente.

Tuvo que cerrar los ojos, sin dejar de morderse el labio, para no perder el control bajo las caricias de la mujer. Incluso tuvo el tino de bajar sus manos un momento a las mantas, crispando sus dedos en ellas, apretándolas tanto que hasta alguna costura terminó por ceder, inevitablemente.
Su mente viajó meses atrás, a Isaur. Aquellos momentos de intimidad compartida, tensa, peligrosa. Se sentía otra vez como cuando Leviathan pugnaba por salir a toda costa de su interior y tomar el control. En aquel entonces su autocontrol no estaba tan perfeccionado como ahora, y cada roce, cada caricia, era más una dulce tortura que un disfrute. Cada gesto parecía tensar una peligrosa cuerda a punto de romperse.

Algo muy similar sentía en ese momento. Luchando por mantener su instinto dominante doblegado, a raya, sin saltar sobre Megerah mientras ella le hacía disfrutar con la pericia de sus manos. Un leve espasmo le sacudió la espalda, su cuello y sus hombros se tensaron, dejó ir sonoramente el aire de sus pulmones. - Dioses... Erah... - Murmuró, abriendo por fin los ojos, cruzándolos con los acuosos de ella.
La vio sonreír, a horcajadas sobre él, jugando con su dureza como si él fuera su esclavo. ¡Y pensar que antes no habría buscado repetir esa sensación en mil años! Y ahora conseguía derretirle de placer.

Porque contrariamente a lo que sintió con Moloch o con otros amos, Megerah no estaba obligándole a nada. No, era él quien se entregaba, devoto y sumiso, a ella...
... o al menos todo lo sumiso que alguien como él podía ser. Ahora, ¿por cuánto tiempo? A juzgar por cómo los reflejos de las azules escamas empezaban a aparecer bajo su piel, parecía que no demasiado...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1406

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Miér Dic 28 2016, 21:44

Que la situación era delicada, era algo que la rubia tenía más que presente. Pese al terrible deseo que sentían el uno por el otro, que les consumía, el que no hubieran podido intimar hasta tal punto en tanto tiempo, jugaba mucho en su contra. No por nada, el dragón, aún habiendo aprendido a controlarse, había reprimido su deseo por la mujer por aquel embarazo que la mantenía incapacitada parcialmente a llevar una vida medianamente normal, sumiéndola en el dolor y la incomodidad. Y ahora, hacía esfuerzos por no dejarse llevar, liberando aquella salvaje faceta que Erah ya había tenido ocasión de contemplar desde que Thareon irrumpiera en la Mascarada y Megerah finalmente hubiese huído con él. Mucho había cambiado el dragón desde entonces, perfeccionando la convivencia con aquella parte de su ser que Moloch había despertado.

La mujer aprovechó que Thareon volvió a dejarse caer para inclinarse ella hacia él. Comenzó a dejar un reguero de besos, empezando en el mentón oculto tras la barba, siguiendo por el cuello… moviendo su cuerpo, conforme sus labios también descendía por el torso masculino. Su mano dejó la excitación del hombre, para poder llevar ambas hacia sus caderas. Sólo entonces pudo tirar de los pantalones del dragón para sacárselos, con lentitud.

Todo habría sido diferente de no haber estado embarazada: Erah lo habría torturado más intensamente, compartiendo ese deseo de una forma menos sutil; habría plantado cara a Leviathan, y hubiese jugado con él, compitiendo por conseguir el dominio mientras el fuego de ambos los consumía por igual, arrastrándolos a una culminación violenta y pasional, como ya lo hicieran repetidas veces en Isaur.
Pero eso ahora, Erah no se lo podía permitir.

No tentó al dragón, más que con un par de húmedos besos sobre su miembro, antes de incorporarse y colocarse de nuevo sobre sus caderas, sólo que, esta vez, de espaldas a él. Su cuerpo serpenteó sin perder la suavidad, en lo que un suspiro abandonó su interior al rozarse contra las caderas del dragón. Sus brazos hicieron el amago de abrazarse a sí misma, en lo que fue ese movimiento para librarse del vestido. Le regaló a esos intensos y preciosos topacios, la visión de su espalda. Un lienzo que, pese a esas marcas o cicatrices de su pasada esclavitud, Megerah ponía a completa disposición de Thareon. Erah contrajo un instante su semblante, en una pequeña mueca de molestia, cuando sintió un pinchazo amortiguado en su bajo vientre. Un gemido sonó en su garganta, deteniendo todo movimiento durante un momento. No había sido tan drástico como los que había venido sufriendo, lo que animó a la rubia a seguir con esa necesidad ya despertada. En lo que dejaba su ropa a un lado, buscó una de la manos del dragón con la suya. Invitó a Thareon a soltar la manta, llevándose aquella mano masculina a su propio muslo, incitándolo a recorrer su piel de nuevo-. Te necesito tanto... -exhaló en un murmullo, en lo que recomenzaba esos movimientos sinuosos, lentos, estimulando a ambos.
Con destreza, colocó sus caderas sobre las del dragón, haciendo que su excitación quedara justo a la entrada de su sexo. Buscó entonces su mirada con lascivia, por encima del hombro...
Y Megerah no tardó en moverse, dejándolo entrar, por fin. No había podido posponerlo más. Su respiración se entrecortó y, del fuerte estremecimiento que sintió erizando su piel, cerró los ojos con fuerza. Jadeó sonoramente, en lo que se recobraba para volver a bailar sobre aquel hombre al que necesitaba saciar, estremecerlo tan intensamente como él hacía con ella, extasiarlo hasta el agotamiento...

... y sucumbir con él al cansancio.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Miér Feb 15 2017, 12:30

Spoiler:
- Erah... - El dragón volvió a jadear, a gruñir, al sentir el calor de su amada envolviéndole, a medida que le dejaba entrar en su interior. Sufrió un leve tic en las caderas, fruto del instinto que reprimió, para no empezar a embestirla con toda su apasionada ímpetu. Su instinto se lo pedía a gritos: cogerla, voltearla, colocarse sobre ella, alzarle las piernas sobre los hombros y embestirla profundamente.

Pero al centrar su mirada en ella, en su abultado vientre, la cordura se imponía. No quería hacerla daño a ella, y menos aún a los pequeños. No podía hacer eso... Acarició suavemente, con la palma de la mano temblorosa, la curva de su preñez, prometiendo en silencio no perder el control ni dejarse llevar por el instinto. Por mucho que los jadeos y los gemidos de Megerah le tentaran, por mucho que su propio placer le instara a ello... Thareon se obligó a sí mismo a respirar hondo, a no perder la concentración.
Incluso se irguió un poco, quedando sentado frente a ella, y deslizó sus dos manos bajo sus nalgas para ayudarla a bajar y a subir sin cansarse, mientras le cabalgaba. Thareon perdió sus topacios en aquellos ojos lluviosos, acuosos y febriles por el placer.
Dioses, cuánto había echado de menos sentirla así, tenerla toda para él, disfrutar de la suavidad de su piel, del calor de su cuerpo, del placer de su contacto... La besó, apasionadamente, dejándola sin respiración, demostrando lo mucho que estaba autocontrolándose para no caer en su habitual posesividad. El hecho de no poder liberarse suponía para él una combinación, de per sé, extraña, morbosa... Era como si todos los factores estuvieran jugando en su contra, como si cada segundo le instara a perder el control.

Las escamas azules empezaron a hacerse visibles en su espalda, las espinas obsidiana empezaron a crecer entre sus vértebras, la cola comenzó a crecer en la base de su espalda. Thareon jadeó, de placer, de dolor... Cerró los dedos en las nalgas de su mujer con un gruñido. A los pocos segundos su cola rodeó, como una serpiente, el cuerpo de la mujer, y se enredó entre sus pechos hinchados, masajeándolos y presionándolos. Thareon empezó a mover las caderas contra ella. Su cordura y su control cada vez más tensos, cada vez más finos, como una cuerda dándose más y más de sí...

Gruñó su nombre una, dos, tres veces... jadeó. Sus manos soltaron sus nalgas para dejarla caer enteramente sobre su erección. La rodeó con un brazo, abrazándola contra sí. Y deslizó su mano libre bajo su entrepierna, buscando rozar su clítoris para llevarla finalmente al éxtasis, sabedor de que ninguno de los dos soportaría aquella placentera tensión mucho más tiempo...






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1406

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Sáb Feb 25 2017, 21:33

Spoiler:
Megerah sabía moverse con soltura en el arte de la seducción, en varios sentidos, y saber cómo llevar a un hombre a la locura... Pero todos esos largos años de esclava predilecta y mujer libre para jugar con los hombres de esa manera, cambiaban de sentido drásticamente, si Thareon entraba a la ecuación. Erah lo había dado todo por él, pese a que el dragón, por un tiempo, creyó que tan sólo era un juguete más para ella... porque la rubia así se lo hizo ver. Sin dudar, aquel último año de vida compartida, desde que Thareon irrumpiera en la fiesta para llevársela, Megerah bien podía decir que había sido árdua la tarea de convivir con ese alter del dragón que a veces despuntaba. Sobretodo, en esos momentos íntimos como bien podía ser este mismo. Pero, habían sabido sobrellevarlo, mejor a cada mes que pasaba.

Llegados a este punto, Erah confiaba ciegamente en Thareon. Tanto como para entregarse a él, estando su embarazo tan avanzado. El riesgo no venía por ello en realidad, sino por todos esos meses en los que no habían compartido un momento tan intenso. El ansia dificilmente contenida del dragón era algo que inquietaba a la rubia hasta que, mágicamente, con esa caricia temblorosa de su áspera mano sobre la abultada curva de su vientre, Erah consiguió relajarse en ese sentido.
Disfrutó entonces, más si cabía, de aquel momento, en el que podía bailar de forma invitante sobre el dragón, llenándose de él cada vez que bajaba, hasta topar con sus caderas, y vaciándose al erguirse de nuevo. El aire, acompañando esos murmullos hechos gemidos saliendo de sus pulmones ponía banda sonora a ese ambiente que, a pesar de todo, iba adquiriendo una densidad erótica. A ellos se sumaban los gruñidos y jadeos de Thareon, inmerso en aquella nebulosa burbuja de placer, dejándose cabalgar por ella. Primero lentamente, disfrutando de él después de tantos meses de prudencial tensión. Era inevitable que conforme el ritmo aumentaba, Thareon acabara ayudándola, dejando entrever esa avidez por ella. Sus fuertes manos, sujetaron las nalgas de la rubia, suponiendo un apoyo que le bastó a la mujer para pronunciar más sus balanceos.
Aún erguida sobre él, alcanzó a atender esos labios que devoraron los propios, soltando esas riendas que el dragón quería mantener en otros aspectos. Exhaló por la nariz, ahogando un gemido en su garganta, más que incapaz de querer separar esa unión que se perpretaba a la par que su sexo albergaba la firmeza del de aquel único hombre en su vida y corazón.
Así, Megerah se entregaba a él, tanto como le exigía a Thareon, de la manera más sugestiva posible. Porque por más que quisiera evitar que perdiera el control, ansiaba verlo sucumbir al placer, llevarlo al límite... y no era la mejor situación para asegurar que Leviathan no apareciera.

Cuando el dragón azul pareció querer participar más activamente, como antaño hiciera en tantas ocasiones, la rubia tuvo que interrumpir ese beso, al caer de forma más brusca sobre él. Erah jadeó sonoramente, llegando a gemir de forma invitante cuando aquellos dedos masculinos irrumpieron en su entrepierna. Con esa intensidad que ya sentía en comparación a cuando era humana, sumado a la ansiedad por llenarse de él después de tanto tiempo y a esos fuertes sentimientos que la recorrían desde la base de su espalda hasta su nuca, erizando cada poro de su piel, fue ella la que primero alcanzó el clímax tras unos minutos agónicos en los que el dragón azul la regaló unas lascivas atenciones, para que la redimida acabara claudicando, presionando la virilidad de éste en intensas contracciones de su sexo que acabaron por arrastrar al dragón con ella. Aquel orgasmo subió como brutal estremecimiento por toda su espalda, vertiendo una fresca sensación en su cabeza, que dejó su mente en blanco unos segundos. No existió el mundo que pretendían cambiar. No existía el dolor. Ni siquiera el embarazo que mantenía a la rubia postrada en la cama la mayor parte de los días.
No. Sólo volvía a estar ella. Y él. Thareon y Megerah. Aquí y ahora.

Sus pulmones clamaron por aire, haciendo que Erah regresara de aquel universo etéreo que sólo alcanzaba por segundos. El paraíso terrenal al que sólo Thareon la llevaba. Fue consciente entonces del frescor de su perlada piel, de los fuertes latidos de su propio corazón... y de ese abrazo con el que el dragón la mantenía junto a él. Un suspiro se le entrecortó cuando un quedo espasmo le golpeó a él y se extendió hasta ella por esa hipersensibilidad alcanzada.

Así quedaron, abrazados, en esos minutos que tardaron en volver a la monótona realidad. La rubia fue girando muy lentamente su cuerpo, de nuevo, invitando al dragón con suaves y reconstituyentes besos, con tiernas caricias, a que se calmara con ella. Lo arropó en un ambiente dulce, como si con todo ello, le agradeciera ese capricho suyo que Thareon no había dudado en darle, pese al riesgo. Claro que, tampoco se podía decir que él no la deseara lo suficiente como para negarse con solemnidad.

Los minutos pudieron pasar, cosa que no les importó a ninguno de los dos, cuando terminaron en aquella posición sobre la cama, en la que ella se recostaba en el torso masculino, acurrucándose a un lado de Thareon. Aunque el volumen de su vientre supusiera algo incómodo, la rubia supo encontrar ese hueco junto al cuerpo masculino, que ya hacía pensar que tanto él como ella parecían hechos el uno para el otro. Que habían nacido para compartir esa vida con el otro, como único compañero, pese a que ambos habían tenido su intento con otros.
Hablaron, hasta confesarse una vez más cuánto se habían echado en falta, en una conversación mucho más relajada y distendida. Pudieron pasar tiempo entre risas, susurros y algún que otro beso sentido y lento. Algo que, también habían ido dejando con tanta tarea pendiente que los mantenía ocupados, lejos el uno del otro.
Sin embargo, los contundentes y calmos latidos del corazón de Thareon terminaron acunando a la rubia, hasta sumirla en un sueño más cómodo del que no había podido disfrutar en meses, despues de ese momento, corto pero intenso, que había necesitado con Thareon.

Una noche del todo inusual que, ni de lejos, terminó ahí.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 828

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.