Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Names for our future (Megerah) [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Jul 05 2016, 00:15

Agotado era decir poco. Estaba exhausto, literalmente exprimido. Incluso  llegaba a arrastrar los pies al caminar sobre el suelo pedregoso. Los preparativos, el entrenamiento, y su última excursión a Talos para revisar las murallas del castillo le habían dejado casi al borde de la extenuación. Y aún así, Thareon no había renunciado a una sola de sus tareas. Aunque tuviera que dar su último aliento, pensaba sacar adelante aquella maldita revolución.
No obstante, aunque como líder y como organizador estaba demostrando una enorme dedicación y eficiencia; el dragón azul sentía que estaba faltando a su tarea más importante. Y la que más deseaba desempeñar en realidad: la de ser padre.

Thareon se levantaba siempre antes de que ella, y se acostaba mucho más tarde. En realidad el dragón rara vez dormía más de dos, quizá tres horas seguidas. No coincidían, más que esporádicamente, y para cosas que tenían más que ver con los planes que con el ámbito personal. Su contacto casi se ceñía exclusivamente a un abrazo nocturno, y a un sueño apenas reparador el uno junto al otro.
Durante sus días de ausencia en la bodega de Kairsh, había tenido tiempo para pensar, y plantearse seriamente en delegar ciertas funciones, ahora que tenía el apoyo de la Resistencia y las tropas de Isaur se habían instalado en la base. Sabía que Megerah no estaba pasando bien el embarazo, y que además se negaba a tomar las medicinas que Moira tanto insistía en que se tomara. Poco sabía Thareon de hierbajos y pociones, pero era evidente que la rubia necesitaba poder descansar. Antes de irse ya la había oído quejarse en varias ocasiones, pero a su vuelta, le había quedado claro que sus dolores y su malestar habían empeorado.

Aquella noche, Thareon había dejado el entrenamiento antes, permitiendo que Alaric relevara su papel de instructor para los novatos. Regresó a la cueva que compartía con la redimida para verla, y la encontró tumbada en el lecho (que ya habían mejorado con algo de paja simulando un colchón, y varias mantas y pieles), ahogando los quejidos y medio encogida por las evidentes molestias y el dolor.
Aquella visión provocó que a Thareon se le hiciera un nudo de culpa en la garganta. Se aproximó a los trozos de piedra candente que utilizaban para mantener la cueva algo más cálida. Sobre ellas, colgando de un soporte hecho con palos, alambres y cuerdas, colgaba una pequeña tetera de barro en la que dejaban derretirse la nieve para tener agua. El dragón la cogió sin quemarse, y vertió en uno de los vasos el líquido caliente. Luego lo mezcló con unas pequeñas gotas el extracto del jarabe que le había dado Moira, casi suplicándose que hiciera entrar en razón a Megerah para que lo tomara. Al disolverlo, el vapor levantó el olor a hierba, amargo e intenso. Seguramente no sabía muy bien...

Lentamente, el dragón se sentó a su lado sobre el lecho, con el vaso humeante en una mano. Con la otra, acarició suavemente los cabellos rubios de la mujer, mostrando su frente, que besó tiernamente, antes de decirle: - Erah, tienes que beber. Por favor. - Le ofreció la infusión. Antes de que se pusiera a protestar negativamente, el dragón apaciguó el semblante y volvió su voz susurrante: - Déjame cuidarte, aunque sólo sea un poco.


Última edición por Thareon el Miér Feb 15 2017, 12:30, editado 1 vez






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Mar Jul 05 2016, 21:22



Como cada noche, Megerah emprendía un tortuoso camino hacia la inconsciencia, a la que acababa cayendo finalmente por el cansancio que le acarreaba aguantar las molestias del embarazo. Nunca pensó que fuera algo tan tedioso de sobrellevar, sobre todo cuando la terminaba doblando de dolor y la dejaba hasta sin aliento. Momentos agónicos que, por suerte, eran esporádicos. Podía decirse que la rubia vivía con una mano sobre su abultado vientre, masajeándolo como si con ello pudiera calmar el dolor. Una quimera, un engaño a su psique, aunque sabía que poco podría solucionar así.

Al dolor, ya se le había sumado el hecho de que, por ser híbridos y no humanos lo que se gestaba en su vientre, el calor que necesitaban absorber solía ser mayor que el presente en el cuerpo de la rubia. Era por esto, que la mujer se destemplaba con facilidad, aprovechándose casi continuamente de esa habilidad descubierta para equiparar su propio calor corporal a cualquier persona con la que tuviera contacto físico. Ellos no notaban nada, salvo ver el alivio en los ojos cristalinos de Megerah, sin razón aparente.

Aquella noche, como tantas otras, cerró sus ojos, abandonándose a la tranquilidad tensa que la acompañaría hasta que volviera a sentir el calor del abrazo de Thareon. Cuando fuera. Cuando él pudiese. Erah lo veía tan entregado a esa revolución que procuraba molestarlo para lo mínimo, y prácticamente nunca tenía que ver con su relación. Momentos íntimos que volvían a reducirse a horas, en la intimidad de aquel lecho, que los recibía extenuados y les dejaba que compartieran sueño durante unas horas. En su espera, la mujer casi desesperaba por las molestias, frunciendo el ceño y emitiendo algún claro murmullo como simple protesta. ¿Qué más podía hacer?

Tan concentrada estaba en atenuar el dolor como fuera, que no se dio cuenta de la presencia masculina en la cueva hasta que su peso, venció parte del camastro, y la mujer sintió la tirantez de las pieles que la cubrían. Inmediatamente después, esos ásperos dedos que la habían recorrido por completo, descubrieron la piel de su frente y unos cálidos y húmedos labios trajeron un olor floral y sacaron un suspiro a los pulmones de Megerah. Fue entonces cuando sus párpados liberaron el cristal de sus orbes, para encontrarse con el azul intenso de los de Thareon. Gran parte de la tensión desapareció, haciéndole sonreír ligeramente, cuando él mismo le hizo saber que venía a cuidarla, aunque no se movió para hacerse con el vaso que el dragón le tendía. En su lugar, negó con la cabeza, de manera suave-. ¿Y si les afecta? -preguntó despacio, en un hilo de voz cansada, con una preocupación latente por sus pequeños. Porque, por mucho que Moira insistiera, y Erah supiese de brebajes, la rubia no quería arriesgarse. No con ellos.

Y porque, pese a todo el malestar y los cambios evidentes que había sufrido, Erah seguía siendo obstinada.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Vie Jul 15 2016, 16:08



Verla así, le destrozaba. Ver su mirada congestionada, su tensa expresión por el dolor. No llegaba a imaginarse lo que debía estar pasando. Ni siquiera con Ancaria hubiera imaginado que sería tan difícil. Ella no lo pasó tan mal, aunque también era verdad que su embarazo no llegó a prolongarse tanto. ¿Influía también el hecho de que Megerah fuera una redimida? No tenía forma de saberlo...
Lo único que sabía, era que el bienestar de sus futuros hijos dependían de demasiadas variables que todavía no controlaban. El desconocimiento le llenaba de frustración. No tenía a quién recurrir, ni conocía a nadie con experiencia en aquellos casos. Resultaba frustrante, y desalentador si lo pensaba.
Por ello, decidió que era mejor no pensarlo.

Ante la pregunta de la mujer, Thareon inspiró hondo, pensativo. No supo qué contestarle en principio, porque no sabía demasiado sobre el tema. Moira le había insistido en que aquello sería inocuo para los bebés, y que aplacaría el dolor de Megerah. A ella parecía funcionarle, no obstante, ella no estaba embarazada de híbridos... - ... Hmm. - Finalmente, Thareon tomó la determinación de darle un trago al mejunje sin decir más. Estaba caliente y no sabía especialmente bien, su cara así lo demostró. Incluso sacó la lengua, declarando que el sabor no era precisamente una maravilla. Pero tras sacudir la cabeza, esperó unos segundos. Esperó... y miró a Megerah, para acto seguido observarse a sí mismo. Intentando demostrarle así que no pasaba nada. - ¿Ves? Si son la mitad de dragones que su padre, no lo hará. - Sonrió, con esa media sonrisa tierna y esa confianza que sólo él parecía saber transmitir. Acto seguido cogió las manos de la mujer, apartándoselas del vientre. Las notó frías y cansadas, pero eso no le detuvo a la hora de colocarle entre los dedos el vaso caliente y humeante. - Confío en su fuerza... y en la tuya. - Añadió, mirándola intensamente, posando sus manos sobre las de ella, para evitar que soltara el vaso.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Sáb Jul 16 2016, 16:19

La preocupación brillando en el azul de los ojos de Thareon era demasiado evidente como para que Erah pudiera obviarla. Pero no podía decirle que ella estaba bien o que no se preocupara. Lo primero, porque no era verdad y, lo segundo, porque le encantaba que el dragón la cuidara. Con esa delicadeza escondida que tenía, en contraposición al serio y, en apariencia, impasible líder que era de aquella revolución que estaban armando. Más él que ella. A Megerah no le habría importado irse lejos, con esa esperanza que tenía de que los dejarían en paz en cuanto se alejaran de Talos. Sobre todo a la rubia, que era la que estaba viva de los dos. Podían haber aprovechado la creencia de que Thareon estaba muerto para huir. No obstante, Erah reconocía que él también tenía razón cuando le había dicho que no podrían disfrutar de esa vida en libertad plena si convivían con la tensión y el miedo a ser encontrados.
A decir verdad, hicieran lo que hicieran, Erah habría seguido a Thareon sin dudarlo.

Al igual que aguantaba estoicamente lo que fuera por hacerlo feliz. En este caso, los dolores y molestias del embarazo que no habían pasado inadvertidos al dragón. Y allí estaba en ese momento, pidiéndole algo que no le hacía ninguna gracia a la rubia. Frunció el ceño cuando, como respuesta, Thareon le pegó un trago al vaso. Megerah se acabó irguiendo levemente, cambiando su postura ladeada, para acabar boca arriba y semiincorporada, apoyándose en aquel bulto que utilizaban de almohada. Enarcó una ceja por los gestos del dragón, mirando con desconfianza el vaso cuando él se lo entregó y se aseguró de que la rubia no pudiera replicar. ¡Era tal el poder de Thareon sobre ella! La rubia bajó la mirada al recipiente, para volver a mirar al dragón segundos después. Tragó saliva y su gesto se congestionó en uno repleto de animadversión antes de alzar el vaso y beber de él. La mujer hizo por tragar rápido sin pararse a saborear nada. Unos segundos de lo más largos. Cuando apenas quedaba líquido, decidió dejarlo. Y la explosión agria que sintió en la boca provocó que sus ojos se cerraran con fuerza, como si con ello contuvieran esa sensación desabrida para que no se extendiera por su garganta y, por ende, al resto de su cuerpo-. Si no te quisiera tanto, te odiaría por convencerme de beber esto después de enseñarme que no sabe nada bien. -murmuró con la voz ahogada, fruto del amargo sabor de boca que esa infusión le acababa de dejar. Arrugó la nariz, en una mueca de aversión, hasta que sintió un desagradable escalofrío. Suspiró, cerrando los ojos, otra vez, por un segundo. Megerah era tremenda e inesperadamente expresiva, para ciertas cosas de lo más corrientes. En la intimidad, claro-. ¿Contento? -preguntó, como réplica infantil, cuando se estiró un poco para dejar el vaso en un saliente rocoso al lado de la cama, estratégicamente utilizado de improvisada mesa auxiliar.

Volvió a su postura, medio incorporada, con algo de esfuerzo. No tardó nada en buscar las fuertes manos del hombre con las suyas, dedicándole una sonrisa finalmente. Una vez más, se valió de su habilidad para llenarse del calor ajeno-. Te he echado de menos... -confesó con suavidad. No había reproche alguno. Tan sólo ese anhelo por su compañía, al verse privada de su presencia, por fuerza mayor.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Lun Jul 18 2016, 01:57


Su comentario provocó la carcajada que el dragón dejó ir entre dientes a pesar de intentar controlarla, justo antes de asegurarle con una ceja alzada: - Si no te quisiera tanto, ni me habría acercado a esa porquería. - Le aseguró. Luego volvió a reírse entre dientes al ver las expresiones de la mujer a medida que intentaba pasar por el mal trago (nunca mejor dicho) de soportar el mal sabor de boca que dejaba aquel mejunje. Thareon seguía sin saber lo que era, y honestamente, casi prefería no preguntar. Tan sólo confió en que sirviera para algo, tal y como Moira le había prometido. Por el momento, iba sirviendo para que él se sintiera más tranquilo. No le hubiera apetecido nada lidiar con la cabezonería de Megerah en aquellos instantes, y se alegraba de que hubiera decidido hacerle caso, aunque fuera a regañadientes.
Por eso, cuando ella le preguntó que si ya estaba contento tras beberse aquel brebaje infernal, Thareon sonrió con cierto aire juguetón, sabiéndose vencedor del duelo... por esta vez.


- Sí, me doy por satisfecho. - Le concedió, inclinándose sobre ella ligeramente para robarle un beso, corto, tierno y aún con sabor a lo-que-fuera-que-llevara la maldita infusión. Aún así, el dragón no torció el gesto. Menos aún cuando ella le dijo en unas pocas palabras básicamente lo mismo que había estado sintiendo él durante los últimos días. La ternura y la calidez inundaron sus ojos azul topacio, empañados por la sonrisa que le dedicó. Notó sus manos frías buscando las suyas, ásperas y curtidas. Y respondió a su gesto y a sus palabras tumbándose a su lado, e instándola a hacer lo mismo, rodeándola con un brazo para atraerla hacia sí y arroparla con su calor; y entrelazando los dedos de la otra mano con la de ella. Reposó ésta sobre la ya pronunciada curva de su vientre, esperando pacientemente a notar el suave hormigueo burbujeante que delataba los movimientos de su hijo... o sus hijos.
El dragón no podía parar de sonreír al tener lo más hermoso que le había pasado en la vida, justo junto a él, entre sus brazos... aún se le hacía demasiado bonito para ser cierto. Demasiado inverosímil...

Cubrió la frente y el rostro de Megerah con besos lentos, cargados de afecto, hasta volver a palpar sus labios, notando su respiración contra su barba oscura. Y tras varios segundos de quietud, le dijo: - He estado pensando nombres últimamente.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Mar Jul 19 2016, 20:01


Un suspiro suave se escapó de su nariz, acompañado por una risa a medio camino cuando Thareon contestó a su murmullo, devolviéndole sus palabras. Sus orbes cristalinos volvieron a buscar el intenso azul de los del dragón, como el más poderoso de los imanes. No hubo réplica por su parte, demasiado cautivada por esos sentimientos del contrario expresados en palabras. No era que Megerah no lo supiera, pero, por cada vez que Thareon le admitía lo que sentía, una parte de la rubia se quedaba ridículamente muda.

La obstinación de la mujer había sido relativamente pequeña en esta ocasión, para lo que solía ser. Podría decirse que había sido el cansancio, las molestias, lo que había mellado su tenacidad y, por ello, había cedido con sorprendente rapidez. Pero no era del todo cierto. El detalle que había tenido el dragón de compartir ese desagradable brebaje había supuesto un peso más que suficiente para inclinar la balanza a favor de Thareon y así evitar toda protesta de la rubia. Así como lo fue esa sonrisa torcida, socarrona y triunfal del dragón ante la pregunta retórica de Megerah. La mujer sacó la lengua de forma infantil y fugaz como simple protesta, segundos antes de recibir ese beso tierno que le supo a poco y mal, por la dichosa infusión.
Ya hablaría con Moira después.

Cuando Thareon decidió acompañarla, Erah se movió con algo de esfuerzo, para hacerle un hueco. Optó por ladearse ligeramente, como si fuera a darle la espalda. A estas alturas había comprobado que quedarse de costado era mucho más cómodo que boca arriba. No obstante, no se ladeó por completo, para poder seguir perdiéndose en la intensidad de esos ojos masculinos. Sonrió tranquilamente cuando sintió el hormigueo que dejó la caricia de Thareon en su vientre. No se explicaba cómo algo tan nimio podía hacerle sentir tan bien, a pesar de ese dolor que parecía querer menguar en aquel momento. Fuera por un efecto bien rápido del brebaje o por el simple calor del dragón, Megerah encontró su momento de descanso entonces.

Repasó con el pulgar, parte del lateral de la mano de Thareon, al tener los demás dedos entrelazados, y rió ligeramente por todos esos besos que dejó en la piel de su rostro, hasta hacer coincidir sus labios una vez más. La rubia quiso entretenerse en esa representación de tranquilidad que se vio sutilmente turbada por un pequeño golpe de calor que ayudó a camuflar el dolor ya mermado. Erah dejó sus ojos cerrados, encontrándose de lo más a gusto hasta que la grave voz masculina irrumpió en sus oídos. Sus azules se abrieron, buscando los zarcos del dragón, con una cálida sonrisa-. Me sorprende que hayas tenido tiempo para algo así. -murmuró con suavidad-. ¿Hay alguno que te convenza? -inquirió, enarcando sutilmente una de sus cejas, con toda su atención puesta en la inminente respuesta de Thareon.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Jul 26 2016, 02:10


El dragón sonrió, hasta dejar escapar una carcajada débil y hasta jovial. Apuntó sus topacios azules contra los acuosos de la rubia; y sin perder la sonrisa, apoyó la cabeza sobre el colchón y dijo: - Eh... Que no todo en mi cabeza van a ser planes y guerras revolucionarias. Creo que doy para algo más... - Le guiñó un ojo al terminar. Desentrelazó su mano de la de la mujer, sólo para buscar juntar su palma con la de ella, y juguetear distraídamente con sus dedos. Tan finos y femeninos, contrastados con los de él, ásperos y endurecidos. Dejó ir así un silencio ligero y no demasiado largo, tras el cual, su voz habló calmadamente y murmuró en una profunda vibración: - ... Si alguno es niña, aún no lo tengo demasiado claro. Pero si es niño, al menos a uno de los dos me gustaría llamarle Ither. - En cuanto leyó la duda en los ojos de la mujer, se apresuró a aclararle el porqué: - Por mi bisabuelo, Itheron. Fue el primer Ironscale, el que recibió la armadura reliquia de mi familia. El primer obsequio que honró nuestra antigua relación con los humanos. - Era una forma bastante escueta de resumir los motivos que envolvían a aquella decisión. No sólo por cuestiones familiares. Itheron fue, en su época, uno de tantos dragones que creía ciegamente en que la convivencia entre humanos y dracónidos era más que posible. Que podían aprender los unos de los otros, evolucionar juntos... Luchó por defender a los humanos, y murió por aquella idea. Tal vez de forma injusta, pero honorable. Durante su última época como dragón de pleno derecho, su olvidado bisabuelo fue uno de sus mayores referentes e influencias a la hora de abrir los ojos contra las mentiras de la Reina. Para él representaba tantas cosas... tantas, como las que reprensentaba para él el hecho de tener un hijo mitad dragón, mitad humano. Era la prueba fehaciente de que entre dragones y hombres siempre habría un atisbo de esperanza a la hora de coexistir. Y reflejar en él la vieja gloria de su abuelo... era algo que tenía mucho significado para el dragón azul. - Itherskal... No suena muy mal, ¿no crees? - Al girar la cabeza para volver a mirar a Megerah, se percató de que había desviado la mirada al techo sin pensar, y que probablemente se había perdido en sus pensamientos algo más de lo debido.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Sáb Ago 06 2016, 17:32

Rió con suavidad por ese comentario réplica de Thareon, girándose un pelín más para no dejar de mirarlo cuando él recostó su cabeza en la cama y le dedicó un guiño-. No voy a discrepar. No he dicho que no seas capaz. -aclaró, frunciendo el ceño divertida, algo más relajada, aunque el dolor seguía latiendo -más suavemente, eso sí- en su bajo vientre-. Sólo que igual te falte tiempo y concentración para pensar en otra cosa. -Megerah lo veía realmente entregado a la causa. Incapaz de delegar y más que centrado en aquellos planes que podrían cambiar el mundo en el que vivían.

Dejó que jugueteara con sus dedos, realmente mansa, con esa calma haciéndose cada vez mayor por ese calor externo, que le devolvía a su cuerpo tanta paz como normalidad. El frío desapareció y, con él, parte del dolor. Erah no supo decir si estaban relacionados, pero en aquel momento, poco le importó. Se dejó embaucar por aquel sonido profundo, con ese efecto tranquilizador sobre ella. La mujer podía llegar a sentirse segura, hasta en la peor de las situaciones, tan sólo escuchando esa voz. Sin embargo, el gesto de su rostro pidió una explicación de manera sutil, tan sólo con el gesto, cuando Thareon le reveló su nombre predilecto para alguno de sus retoños. Y tras ésta, viendo cómo él perdía su mirada en el techo y la mente lo llevaba a otro lado, sin más acompañamiento que el silencio entre ambos, Megerah acabó haciendo lo propio. El dragón había estado dándole vueltas, con la esperanza de que fuera un niño. Pero, ¿y si era niña? Al menos, uno de los dos. ¿Serían dos? Hasta donde la rubia sabía, eran dos. Pero rara era la vez que sobrevivían los tres. No le era muy difícil llegar a esa conclusión, tal y como lo estaba pasando ella. Megerah se centró en buscar un nombre antes de divagar sobre la incertidumbre que traía el porvenir. La mujer no podía evitar tener miedo a lo que pasara. Como algo lógico, aunque se autoconvenciera todos los días de que todo saldría bien, de una forma u otra.

A decir verdad, Erah no se había detenido a pensar en nombres, pese a la ilusión que impregnaba su mirada. De hecho, ni sabía encontrar una referencia de la que partir, como había hecho Thareon con su bisabuelo. Encogió su nariz de un lado, cerrando prácticamente un ojo, pensativa. Lo poco que se le ocurría, tenía que ver con lo que representaban aquellos pequeños para ella. Su sueño. Su libertad. Su felicidad. Algo que, lo supiera o no, siempre quiso compartir con el dragón que yacía a su lado. Pero su mente volvió a aquel lecho, cuando la voz masculina volvió a colarse en sus oídos. Erah miró al dragón, pensando en sus palabras:- ... Itherskal.-sonrió ampliamente al repetir el nombre, en un gesto que se dejó ver con suavidad-. Me gusta mucho, Thareon. -murmuró cada vez más convencida. Decidió, finalmente, girarse hacia él, haciéndose un pequeño ovillo -como pudo- contra el cuerpo varonil. Lo hizo despacio, con cuidado, suspirando al apoyar su cabeza sobre el pectoral del dragón-. Tengo ganas de tenerlos ya conmigo. -susurró quedamente, con una sonrisa que no podía borrar. Obviamente, se refería a tenerlos en sus brazos, acunarlos y... conocerlos de una manera distinta a cómo les conocía ahora. Alzó la cabeza, para poder mirar al dragón antes de añadir:- Así, tal vez, se me ocurra algún nombre a mí también. -pese a la diversión de sus palabras y gesto, el tono denotó cierta disculpa. ¿Cómo podía habérsele escapado algo tan importante, dadas sus circunstancias? Quizás fuera ella la que no tuviese tiempo -o mente- para algo así, después de todo.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Miér Ago 10 2016, 12:48


La sonrisa de Megerah resultó contagiosa. Thareon amplió la suya, hasta dejar ir una carcajada muda. Se alegraba, en verdad, de que la rubia le dijera que le gustaba la idea del nombre. Para él significaba mucho, y si bien de no haberle gustado, no le hubiera importado pensar en una alternativa mejor; debía admitirse a sí mismo que le hacía bastante ilusión.
Ella se acurrucó contra él, y Thareon pasó su brazo bajo los hombros de ella, para que se apoyara contra su pecho, y de paso poder posar su mano sobre la espalda de Megerah. Sintió el cosquilleo del aire que salió en su suspiro, a través de la ropa. - Yo también. - Admitió con su tierna sonrisa. A decir verdad, los escasos momentos de tranquilidad en los que se podía permitir desconectar su mente y pensar en otra cosa que no fuera la revolución; prácticamente los invertía en imaginar cómo quería que fuera su familia, cuando todo aquello terminara. Cómo sería el lugar donde vivirían, cómo serían los días, cómo pasarían los años... y en cómo lo disfrutarían. Juntos.

Los ojos acuosos de Megerah robaron su atención una vez más. En esta ocasión, fue Thareon quien suspiró, hinchando su amplio pecho en el gesto. - Hmm... Puede. Aunque si son niñas y no se nos ocurre nada, podríamos recurrir al viejo truco de llamarlas como nuestras madres. - Propuso. Tampoco podía decir que se le ocurriera algo mejor. Sirja era el nombre de la madre del dragón azul, eso Megerah ya lo sabría, porque él ya le había hablado de ella. Se percató entonces de que no recordaba que la rubia le hubiera hablado nunca de su madre, más allá de decirla que la perdió siendo muy niña. Quizá, al dar por supuesta su infancia huérfana en la esclavitud, Thareon obvió aquel pequeño detalle. Estuvo a punto de preguntarle, pero al ver que la expresión de Megerah lucía bastante más relajada, optó por acariciarle el rostro con suavidad. - ¿Ya estás mejor? - Le preguntó, mientras sus nudillos pasaban desde su mejilla a su mentón.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Vie Ago 12 2016, 22:20

La rubia no evitó pronunciar más esa sonrisa suya también, al escuchar que Thareon coincidía con ella en ese deseo de tener a los pequeños con ellos. Disfrutó de esas ganas compartidas por ese futuro inminente que se cernía sobre ellos, más allá de la guerra que se estaba forjando en aquellas cuevas.
Y Megerah deseó entonces, con todo su corazón, que pudiera disfrutar de una vida en familia durante años.

No obstante, la mirada azulada de la mujer, en intensa conexión con la masculina, perdió cierta emoción en cuanto el dragón, aún en su nube de ensoñación, mencionó en parte a la madre de la rubia. Bajó sus orbes a una de las manos que mantenía sobre el pecho masculino. Su sonrisa se apagó levemente cuando la propia Erah recordó que... ni siquiera se acordaba del nombre de su progenitora. Sabía el de la madre de Thareon, pues él se lo había mencionado alguna vez pero, el de la suya...
Más le valía a Megerah encontrar un nombre femenino que le gustara. Por si acaso.

Vestigios de recuerdos de una madre en extremo seria y para nada cariñosa, aunque sí pecara de protectora. Erah podía dar fe que su aversión a los abrazos -hasta ahora- venía de familia. Pero no la conoció. No tuvo ocasión. Y, por un instante, quiso que aquellos pequeños que se gestaban en su interior no corrieran la misma suerte. La rubia acabó convenciéndose de que su madre no luchó por quedarse con ella, para evitar el sufrimiento que conllevaba el hecho de que no había tenido una figura materna en la que resguardarse. Claro que, la única imagen que le restaba de esa esclava desconocida fuese la de un cuerpo inerte en el suelo, de un rostro difuminado con los años, hasta el punto en el que Megerah no era capaz de acordarse bien de ella. La caricia de Thareon, finalmente, trajo de vuelta a la rubia de una línea de pensamientos que comenzaba a tornarse sinuosa y para nada agradable. Elevó de nuevo su rostro, estrellando una vez más sus miradas. Su pregunta enterneció de nuevo sus cristalinos orbes y atrajo de vuelta la sonrisa que siempre tenía para él-. Un momento contigo me ayuda más que semanas bebiendo los inventos de Momo. -murmuró como respuesta, habiendo ladeado sutilmente su cabeza hacia esa curtida mano de su amado. No apartó la mirada de la de Thareon, disfrutando unos instantes de aquella visión, hasta que sucumbió a la tentación: terminó inclinándose hacia Thareon para beber de sus labios. No tenía intención de robarle un beso. Más bien, todo lo contrario: entretenerse en esa dulce, intensa y profunda danza de sus bocas que acabó provocándole un escalofrío. Fue entonces cuando su ceño se frunció sutilmente y esa mano sobre el cuerpo del dragón, se paseó hasta la mejilla de éste. Ya no había dolor. Ya no había frío. Tan sólo calor y tranquilidad compartida. ¡Qué bien se sintió la rubia en aquel mismo instante!





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Ago 16 2016, 18:39

Thareon se percató de ese breve lapso en el que Megerah mostró un rostro ausente y una expresión que no supo descifrar. ¿Triste? ¿Preocupada? No acertó a adivinar por qué. Pero imaginó que muchas cosas debían estar pasando por su mente. No pudo evitar acordarse de Ancaria, y de las dudas y miedos que la atenazaron durante su embarazo. Muchos de los cuales, desgraciadamente, llegaron a cumplirse de una forma tan dramática como drástica. Algo que ya se había prometido que no volvería a pasar, y que seguía prometiéndose, incansable. De hecho, si tan preocupado y protector estaba él, ¿cuán nerviosa y agobiada debía estar ella? El tiempo pasaba, y a medida que sus futuros hijos crecían en su interior, más se iba acercando el momento. Thareon lo deseaba casi tanto como ella, aquello era cierto. Era lo que más deseaba en el mundo. Pero al mismo tiempo también le asustaba. No el hecho de ser padre, sino las consecuencias que el difícil parto que se avecinaba pudiera tener. No tenía demasiado claro cuánto tiempo les quedaba, pero calculaba que un mes o dos, a lo sumo. ¿Qué iba a hacer con las criaturas cuando nacieran, y la revolución estuviera en su punto álgido? ¿Qué pasaría con Megerah? ¿Y si, como tantas otras madres humanas, no lo conseguían?

"¿Y si...?". El maldito "y si...". Siempre rondaba por su cabeza. Pero Thareon lo descartaba casi enseguida. Aunque pecara de iluso, de ingenuo, por enésima vez en su vida, quería creer. Creer en Megerah, su voluntad y su fuerza. Creer que el Destino ya se había cebado demasiado con su existencia y le había hecho pagar más que de sobra por el sufrimiento que causó en la guerra. Necesitaba creer que había una oportunidad de paz en su vida. Y deseaba, con todas sus fuerzas, que Megerah y su familia estuvieran con él en ella. Cerró inconscientemente el cerco del brazo que rodeaba a Megerah bajo los hombros, aproximándola a él, justo cuando ella pareció abandonar también sus oscuras ideas, para centrarse en su mirada. Hasta para eso parecían estar ya conectados mentalmente.

Su comentario le arrancó una sonrisa a la vez tierna y divertida, y de paso, un suspiro mental de . Y aunque no se lo esperó, agradeció también que ella buscara sus labios con aquel beso. Un beso acompañado por la mano de la rubia acariciando suavemente las cicatrices de su rostro, como tantas otras veces anteriores a esa noche. El dragón dejó que el beso de la mujer profundizara en su boca, mientras su mano desenredaba los dedos entrelazados para acariciar suavemente sobre la ropa la pronunciada curvatura de su preñez. Percibió que su temperatura corporal había ascendido notablemente. ¿Quizá demasiado? Tal vez debería vigilar su propia temperatura, más bien. Pues desde que Megerah había empezado a sentir molestias, Thareon no se había atrevido a tocarla más allá del cariño o en sus intentos por paliar sus dolores. Aún así, seguía siendo un hombre. E incluso en un beso tan tierno y aparentemente inocente, la necesidad provocaba en él reacciones a las que no quería sucumbir.
Quizá por eso cortó el beso más pronto de lo que realmente hubiera querido. Quizá por eso le dedicó una intensa mirada a la mujer, y apretó los labios brevemente. - ... - No llegó a pronunciar palabra. Tampoco hizo falta. Sólo dejó ir un suspiró corto. El "Te deseo..." estaba más que implícito en sus topacios azules. Pero el "... no quiero hacerte daño" quedaba también patente en su expresión.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Miér Ago 17 2016, 18:56


Sobraba decir que la inquietud de la rubia sobre lo que pasara con ella llegado el momento, crecía a cada día que se acercaba más. Sin saberlo, hacía como Thareon, desterrando muchos de los pensamientos derivados del miedo, de la incertidumbre… de no querer dejar solo al dragón, después de todo. Megerah seguía viendo todos los esfuerzos que hacía por él como algo nimio. Algo que se quedaba realmente pequeño e insignificante en comparación con ese sentimiento que el dragón correspondía. Porque, después de todo lo que había hecho por alcanzar ese momento, quería esa familia que ahora podía formar con Thareon. Y no iba a dejar de luchar por ella ahora.

La calma que sólo Thareon le proporcionaba, lograba que Erah se olvidase prácticamente de todo. La rebelión. El frío. El dolor. Sus miedos. Todo quedaba atrás y la rubia podía finalmente disfrutar de algo de paz. Y, sin embargo, era predecible que otra de las consecuencias del embarazo apareciese, dadas las circunstancias en las que estaban.

Megerah no controló -ni lo intentó siquiera- que aquel calor que compartían, junto con aquel beso intenso, despertaran ese deseo por el dragón que se había mantenido dormido, pues el dolor lo eclipsaba constantemente. A pesar de esa pasión desperezándose conforme el baile de sus labios se intensificaba, no se separó de ellos. Su mano liberada se paseó por el torso del dragón hasta que Thareon rompió el beso. La mujer separó su rostro, extrañada y hasta preocupada. Mas, cuando vio esos sentimientos encontrados en el azul topacio de la mirada contraria, no evitó sonreír. Suave y comprensiva, la curva de sus propios labios se alzó ligeramente, queriendo transmitir una tranquilidad que acabara con la posible tensión masculina. Porque en aquel mismo segundo, lo que más ansiaba compartir era aquel momento íntimo que no había tenido desde que ella empezara a encontrarse mal.

Repasó de nuevo la mejilla escarificada del dragón hasta rozar su sien con las yemas de sus dedos, mientras volvía a naufragar en aquel mar contenido en aquel par de iris. Leyó la preocupación en sus ojos, ese temor a hacerle daño que frenaba el deseo masculino. Pero ella... Necesitaba arriesgarse. Quería, de hecho. Juraba que hasta con un deseo más intenso que antes. Tal vez fuera por esos meses de abstinencia, entre el dolor del embarazo y la falta de compañía de Thareon. Unas ganas irrefrenables que ya se habían liberado, expandiéndose lenta e inexorablemente por cada fibra de su ser. Volvió a juntar sus labios, en un beso claramente más tranquilo. No obstante, contrariamente a lo que pudiera pensarse, la rubia acabó moviéndose, incorporándose con lentitud -y esfuerzo- para acomodarse sobre él: con sus rodillas en sendos costados. Sus manos se apoyaron en lo que era el colchón sobre el que Thareon reposaba, próximas a él, pero sin llegar a tocarlo. Así como hizo con el resto de su cuerpo, ansiando el calor ajeno, aún sin apenas tocarlo-. Déjate llevar... -susurró en un hilo de voz, invitándole a perderse en el momento. Tan sólo aproximó su rostro al de Thareon, rozando su nariz con la propia, tentándole sin llegar a besarlo.
Y, sin embargo, por él, desistiría igual de rápido si el dragón aguantaba la tentación.

uys:

igual le pega más esta canción como ost ¿no? #dato ewe






couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Mar Ago 23 2016, 01:10

FDR: Muy oportuna tu xDDDD


En momentos como aquel, Thareon siempre pensaba que Megerah tenía habilidades únicas. Sabía hacer cosas que ninguna otra persona, humana, redimida o dragón; podía. Podía domar a Leviathan con unas meras palabras. Podía acallar sus miedos y preocupaciones con una simple sonrisa. Podía dormir sus pensamientos en una sóla caricia. Y podía despertar su deseo más intenso e irrefrenable con aquellos ojos aguamarina. Nadie más, ni en Talos, ni en todo el mundo; podía ejercer sobre el Ironscale más poder del que la rubia tenía sobre él. Un domino amable, cariñoso y sentido. Sincero. Voluntario.

Thareon se dejaba llevar por ella como un pez por la suave corriente del río, directo al mar. Por eso, al percibir aquel brillo ardiente en su mirada, no puso impedimento alguno cuando ella se colocó sobre él. De hecho giró su cuerpo, acompañando su movimiento, hasta quedarse totalmente bocarriba, notando el delgado colchón de heno hundirse bajo su peso con un chasquido amortiguado. No apartó la mirada de sus ojos. Pero no le hizo falta para percibir el ardor de su suave y pálida piel a través de la ropa y de la escasa distancia que les separaba. Thareon dejó ir un suave gruñido que vibró en su gargantaby a través de su amplio pecho. Una sonrisa depredadora se torció bajo su oscura barba, deseosa de alargar las manos, rodearla entre sus músculos y poseerla. Pero un leve roce involuntario del abultado vientre de la mujer contra la parte baja de sus abdominales le recordó por qué en ese momento, ponerse bruto no iba a ser una buena idea.

Inspiró hondo, cerró los puños y chascó los nudillos como señal de su refreno. Entreabriólos labios repentinamente resecos, y se pasó sutilmente la lengua por ellos. ¿Que se dejara llevar? No... No, hacerlo sería acabar demasiado rápido. Más teniendo en cuenta la de tiempo que el malestar les había privado de intimidad. Megerah aproximó su rostro, acarició su nariz con la propia. Thareon cerró los ojos y alzó la cabeza lo justo como para atrapar sus labios brevemente. - Soy todo tuyo... - Derramó su aliento contra su boca húmeda antes de reposar de nuevo la cabeza. Dicho esto, la aspereza de sus manos se deslizó bajo los pliegues del vestido de la mujer. Tocaron sus tobillos, rozaron sus gemelos y finalmente acariciaron sus muslos. La mujer estaba extraordinariamente caliente. ¿Qué demonios había echado Moira en ese jarabe?






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Megerah el Dom Sep 04 2016, 00:03

Ese gruñido de Thareon que Erah escuchó al situarse encima de él, le provocó un escalofrío suave, que acarició su espalda, como el mejor y más entregado de los amantes. La rubia sonrió con cierta sensualidad, cómplice de esos deseos prohibidos, de esa pasión socialmente castigada, condenada a existir en aquellos penetrantes zarcos; de algo tan fuerte e imperativo que no podría luchar contra ello. Porque ella ni siquiera concebía esa idea. Algo paulatinamente apoteósico a lo que abandonarse de la mano de aquel dragón que le había robado la cordura.

Sintió de una manera distinta el peso adicional que suponían los pequeños para ella, dada esa postura mantenida, tan sólo apoyándose en sus rodillas y manos, manteniendo cierta distancia con el cálido cuerpo del dragón. Frunció el ceño ante esa molestia, mientras rozaba su nariz con la contraria. Poco le duró la concentración en esa incomodidad, pues Thareon borró todo pensamiento cuando hizo suyos los labios de la rubia. Un instante de contacto, seguido de ese murmullo de carácter dócil que enardeció a esa Megerah dominante, que había sido confinada a un rincón del interior de la rubia, sometida por el malestar del embarazo y la falta de estímulo. Una Erah ansiosa que había perdido mucha libertad en su periodo de gestación y que tuvo que refrenarse en aquel instante por querer disfrutar del primer momento intenso con el dragón en meses. Una lucha interna se dio entonces: el ardor que la consumía por, efectivamente, hacerlo suyo con desesperación, contra el anhelo de alargar el tiempo en el que pudiera deleitarse con los besos y caricias -y más cosas-, que aquel hombre pudiera obsequiarle.

Su cuerpo, deseoso del roce masculino, vibró finalmente cuando aquellas robustas manos le regalaron sus caricias, ascendiendo por la sensible piel de sus piernas. Una lenta exhalación salió por sus labios por aquel estremecimiento que la obligó a cerrar los ojos, disfrutándolo así más intensamente. Cuando sus párpados volvieron a dejar ver sus azules, la pasión era visible con verdadera claridad. Tuvo la tentación de descender sus caderas sobre las de Thareon, pero en su lugar, fue su rostro el que perdió altura no para volver a besar sus labios, sino su robusto cuello, el que llegó a morder en cuanto un nuevo escalofrío se expandió por su cuerpo-. Sólo mío. -recalcó, en ese murmullo sugestivo. Una de sus manos dejó de suponer un apoyo, deslizándose por el torso masculino. Sus dedos comenzaron a juguetear con los botones, desabrochándole la camisa con aparente tranquilidad, anhelando poder acariciar esas escamas labradoritas características, sin impedimento alguno. Lo sintió removerse ligeramente bajo ella, haciéndola consciente de ese esfuerzo por contenerse, quizás, como ella misma también estaba haciendo. Erah sabía cuánto había repercutido en Thareon el carácter de Leviathan. Y los momentos íntimos, como aquel, no eran ninguna excepción. El dragón ahora era bastante más dominante que cuando se veían e intimaban en el castillo, en su época de esclavos. Y, por cada vez que Thareon le decía cuán suyo era, Megerah no dejaba de tentarlo, preguntándose cuánto tiempo tardaría en tomar las riendas de nuevo cada vez.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Thareon el Jue Oct 27 2016, 13:30

El susurro de la mujer en su oído. Sus besos sobre su cuello. Sus dedos danzando exasperantemente despacio por los botones de su camisa... Thareon se mordió le labio inferior con fuerza y dejó ir otro gruñido grave y reverberante en su garganta. Inspiró hondo, su diafragma se hinchó y se relajó al tiempo que su vientre escamoso quedaba a la luz bajo la ropa. Sonreía, mas su ceño levemente fruncido dejaban entrever que la tensión del autocontrol seguía ahí, tirando de él hacia atrás, manteniendo sus impulsos a raya. Megerah estaba logrando su trabajo tentándole, en su mente la fantasía se desbocaba: su deseo por agarrarla, poseerla contra el suelo de la cueva, contra la pared... Hacerla suya con sus manos, su boca, su lengua, sus dedos... hasta la cola, si hacía falta. Sí, en lo más interno, Thareon deseaba con toda su alma arder y arrastrar a Megerah al infierno con él.

Pudo controlar su instinto. Pero necesitó relajar aquella tensión de algún modo. Se irguió un poco, para deshacerse de la prenda superior y dejar su torso desnudo y tatuado a la vista. El contacto extrañamente cálido de Megerah le excitó aún más, hasta el punto en el que el bulto de su pantalón ya dejaba de ser sutil.
Volvió a dejarse caer en el suelo, sus manos volvieron a recorrer las piernas de la mujer. Retiraron la falda del vestido hacia arriba. Sus manos cálidas y ásperas se cerraron sobre la suave curva de sus nalgas, masajeándolas suavemente. Deslizó "accidentalmente" los dedos entre sus muslos. Y al retirarlos, los notó cálidos y tremendamente húmedos. Levantó la mano entre su rostro y el de Megerah, con la picardía y el deseo brillando en sus topacios. - ¿Tanto me echabas de menos? - Sonrió, y despacio, sacó la lengua para lamerse los dedos. Luego cerró los ojos, disfrutando de aquel sabor, dándose cuenta de que hasta lo había echado de menos.

Sus dos manos volaron esta vez hacia sus hombros. Deslizaron las mangas hacia los lados, desataron el nudo de los cordones, y liberaron los pechos hinchados y turgentes de la futura madre de sus hijos. Thareon la besó en los labios, antes de cubrir sus senos con las manos, y acto seguido, con sus besos, su boca, su lengua... Tan cálida. Tan dulce. Tan... suya.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Names for our future (Megerah) [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.