Novedades

- (15/08) Ya están disponibles novedades de Agosto, ¡no te las pierdas!

- (15/08) Ya podéis pedir los dracs del mes de Agosto.

- (15/08) En el pregón, nueva entrevista a Zenda.

- (15/08) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/08) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/08) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
60/60

Afiliados Normales


It has been a long time...[Megerah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

It has been a long time...[Megerah]

Mensaje por Ares el Lun Jul 04 2016, 15:05

Ares no descuidaba a sus dioses y mucho menos desde lo sucedido en las montañas quemadas. Si alguna vez había tenido dudas de su fe, aquel día todas se disiparon. Para cuando recibió el don elemental de tierra, Ares estaba completamente convencido del poder y la existencia de sus dioses.

Y también estaba convencido de que si le habían otorgado un poco de poder todavía podía conseguir más. Por eso iba a rezar a los altares, por eso hacía ofrendas y practicaba con el poder que ya tenía. Necesitaba ser más fuerte, mejor si quería alguna vez consumar su venganza.

Aún le quedaba un buen trecho para alcanzar el Altar de Fuego, pero Ares no tenía prisa. Ragnar no estaba en tierra en esos momentos y él podía permitirse el lujo de descuidar su entrenamiento un par de días para ir a rezar y meditar al Altar. Incluso se había recortado la barba un poco y se había lavado el cabello. Un no podía ir a los Altares de cualquier manera, en opinión de Ares. Había que mostrarse respetuoso incluso en el aspecto si uno iba a visitar a sus dioses, aunque éstos no estuvieran exactamente presentes.

Ares sacó un poco de pan del morral que llevaba a la espalda y lo mordió. Estaba algo duro, pero no le importó y siguió masticando. Tenía que haber robado más pan antes de marcharse, pero no tuvo tiempo y se contentó con el que tenía de otros días y la comida que había recolectado en el bosque. Por suerte, sí que llevaba agua de sobra, así que cuando terminó de masticar el pan sacó su odre y bebió a morro, sin importarle que el agua chorrease por la barbita recortada y por su ropa.

No vio la figura que se acercaba a lo lejos, al principio. No creía que fuera a encontrarse con nadie por aquí, como las otras veces, así que tardó un poco en darse cuenta de que alguien se acercaba. Ares entornó los ojos y echó mano de su cuchillo, preparándose para lo que fuera. La figura venía de la misma dirección a la que él se dirigía. ¿Otro creyente? Ares apretó el mango del cuchillo con fuerza y se subió el pañuelo que le rodeaba el cuello, dejando únicamente los ojos a la vista. Avanzó con cautela, esperando que la otra persona estuviese inmersa en sus pensamientos y no se hubiese percatado de su presencia.

Pronto distinguió el cabello rubio y unos rasgos que le resultaron familiares. Dubitativo, Ares se bajó el pañuelo. Los ojos oscuros viajaron hasta el vientre abultado y luego al rostro de nuevo. No, no se equivocaba. Era...

-¿Megerah? -preguntó Ares, la sorpresa tiñendo su voz.  






avatar
Ares
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 318

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It has been a long time...[Megerah]

Mensaje por Megerah el Mar Jul 05 2016, 18:16

La rubia dejó a Kariel en aquella cueva, exhalando marcadamente un par de veces para recuperar la compostura al salir. ¿Qué acababa de pasar? Aparte del desmayo y malestar suyo, el dragón le había dejado claro lo mucho que había cambiado, reprochándole por el camino esas artes de mujer, por esa que lo había abandonado. Pero, ¿qué culpa tenía ella más allá de haberse escapado por seguir al amor de su vida? Kariel no tenía ya ningún derecho a replicarle, y al haberlo hecho, había acabado con la -inesperadamente frágil- entereza de la rubia. No obstante, el calor del lugar había jugado sus cartas también. Todo parecía haber estado en contra de la mujer.

Pero, por suerte, había salido ya de ahí.

Anduvo con paso lento y titubeante por la nieve hasta su montura, aún apartada del camino. No se veía con fuerzas en ese momento, de llegar a las cuevas que ahora eran su hogar. Con gran esfuerzo y movimientos especialmente ralentizados, Erah consiguió subirse al caballo, emprendiendo así el viaje de regreso, con un regusto más que amargo que aquel encuentro le había dejado. Pero no sólo esa desagradable sensación la acompañaba. El dolor aún la seguía molestando, por más que la rubia mantuviera la mano en su vientre hasta que montó en el caballo. Aún así, le resultaba incómoda esa postura encima del animal, según éste avanzaba pesadamente sobre la nieve. Megerah estaba deseando llegar para poder tumbarse en la cama y no levantarse durante días, pero apenas había llegado a un tercio del camino cuando una figura fue a su encuentro. Erah suspiró, pues por los ropajes del contrario seguramente acabara robándola… siendo optimistas. Lamentablemente, la mujer no tenía gran cosa que darle y eso sin duda, podría poner de malas a su inminente agresor, quien ocultaba parte de su rostro tras un pañuelo. Megerah se puso nerviosa, más tensa de lo que ya estaba por el maldito dolor que parecía querer quedarse, constante, en la parte baja de su vientre. Bajó la mirada, después de contemplar sus opciones, pensando que así, podría librarse de un encontronazo.

Pero sus azules no tardaron en volver a alzarse, buscando los del contrario cuando escuchó su nombre. El caballo acabó deteniendo su paso casi a la altura del caminante- … Ares. -murmuró con claro alivio, y hasta sonrisa de incredulidad. ¿Cuánto tiempo hacía desde la última vez que vio a aquel bribón? Ese último recuerdo de él se le antojó ocurrido hacía una eternidad. La montura resopló puro vaho cuando Erah desmontó, tomándose su tiempo, por precaución y malestar. Las piernas le fallaron por un breve lapso, al tocar tierra. Por suerte, todo quedó disimulado al agarrarse a la silla que tenía el caballo. Exhaló aire, molesta ya por esa capacidad prácticamente nula de ser independiente, y, sin atreverse a soltarse aún, le tendió la mano al que, tiempo atrás, compartió esclavitud con ella, y al que tuvo que perseguir en varias ocasiones, cuando formaba parte de la inquisición. Tan sólo quería tenerlo más cerca-. ¿Qué estás haciendo aquí? -se interesó, como si ella pasease diario por aquellos parajes.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It has been a long time...[Megerah]

Mensaje por Ares el Dom Jul 24 2016, 11:59

La observó desmontar del caballo, una sonrisa estirando sus mejillas al ver a aquella vieja conocida a la que no se esperaba en ese lugar. No sólo por el frío y por la presencia del Altar, sino porque estaba demasiado lejos de todo y el camino no era fácil.

Especialmente para alguien en estado. Ares no pudo evitar notarlo una vez la rubia estuvo en pie. Sus ojos oscuros fueron del vientre abultado hasta el rostro cansado de su antigua compañera de esclavitud, posterior perseguidora. Menudas carreras le había dado Megerah en alguna ocasión, especialmente si lo que había robado era especialmente valioso. Casi se rió al recordarlo, pero no lo hizo. La mujer parecía exhausta, así que Ares se aproximó a ella y apretó la mano que la rubia le tendía, aún sin perder la sonrisa.

Quería hacerle mil preguntas. Había oído rumores mientras estaba en Talos. Los contactos de su antiguo Gremio y su capacidad para meterse en las mentes y hacer que éstas revelen cosas creyendo que es su propia conciencia la que pregunta le había aportado pequeños retazos de información. Su intención siempre había sido buscar información de Corah, pero inevitablemente algo había descubierto sobre Megerah: que ya no estaba en la inquisición, por ejemplo. Y eso era importante para poder contestar a su pregunta.

-Yo... -Tomó un poco de aire. Aire frío que le arañó los pulmones y le congeló la lengua-. He venido al Altar -murmuró sin apartar los ojos del rostro de la mujer, esperando quizás un reproche como en otros tiempos-. Los dioses me han bendecido, así que ahora les rezo a todos ellos.

Hizo una pausa para mirar al animal en el que la ex inquisidora venía montada. Ah, ojalá él pudiera hacerse con uno de esos, pero no duraría mucho en el bosque. Seguro que los huargos lo cazarían. Las pupilas regresaron al rostro de Megerah y luego se deslizaron hasta el vientre.

-¿Enhorabuena? -pregunta, porque no sabía si era bienvenido o no-. ¿Qué haces tú aquí? No tienes muy buena cara...

No quería ofenderla, pero era cierto. Tampoco quería decir que igual no era la mejor idea que una mujer embarazada caminase por esa zona helada, lejos de todo, donde cualquier bandido podía asaltarla. No es que Megerah tuviera que temer dado su historial, pero quizás el tema de su embarazo le podría poner las cosas difíciles a la hora de luchar. Ares ni se imaginaba lo que tenía que ser moverse con ese pequeño planeta brotando del cuerpo y todo ese peso extra que, a todas luces, limitaba los movimientos.

Apretó su mano antes de soltarla y rebuscar a ver si le quedaba algo de pan que ofrecerle para el camino. Menos era nada.






avatar
Ares
Human

Ocupación : Esclavo
Mensajes : 318

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It has been a long time...[Megerah]

Mensaje por Megerah el Sáb Ago 06 2016, 17:14

Un alivio tan inusual como indescriptible es lo que sintió Megerah en el mismo momento en el que tuvo contacto con la áspera mano de Ares. Una mano curtida, aunque menuda, por el duro trabajo al que se había visto sometido a lo largo de su vida. Primero como esclavo y después como ladrón.
El agradable gesto de su varonil rostro fue demasiado contagioso como para no caer en la tentación de imitarlo. Su mirada cristalina buscó los ojos pardos del que había compartido unos cuantos años con ella, en multitud de situaciones, no siempre favorables para ambos. La sonrisa de la mujer se suavizó, cuando él contestó.


Hace dos años, en un rincón escondido del castillo.
- ¿Ya estás rezando otra vez?
- No lo vas a entender nunca, ¿verdad? -Ares río, con los ojos cerrados, sabiéndose descubierto-. Eres demasiado cabezota. -añadió con una sonrisa burlona y tranquila.
- Ares, esos dioses te meten en más problemas de los que te pueden sacar si alguien más se entera. -le regañó con suavidad-. Ni siquiera están presentes, cuando tú vives con el peligro cara a cara, cada día. -replicó, como si sus palabras tuvieran la convicción suficiente para hacerlo cambiar de idea-. ¿Por qué eres tan inconsciente?
- ¿Acaso tú no crees en nada, Erah?
- ... -Erah se vio contrariada por la pregunta-. No estamos hablando de mí.
- Pero ahora sí. -insistió el esclavo. La rubia se quedó sin saber qué contestar, pues sus creencias habían tomado un rumbo particularmente distinto en los últimos años. Inspiró fuertemente, cobijándose en sus propios pensamientos. Tal vez, buscándole nombre a aquello en lo que ahora creía-. ¿Y bien? -preguntó Ares después de unos segundos en silencio, abriendo los ojos para mirarla.
- ... sí. -contestó ella, con el ceño fruncido. Sintió un temor ridículo a que Ares le preguntará en qué creía ella.
- Pues esto es lo mismo. Tú luchas por tus creencias como yo por las mías. -el muchacho sonrió, tan afable como pacífico. El hecho de que dejara pasar de largo la pregunta, alivió la súbita presión en el pecho de Megerah. Porque más tarde, Erah sabría por fin que aquello en lo que creía era un sentimiento mucho más complicado que la fe-. No le des más vueltas, Erah. Por esta vez, ya terminé. -Ares se volvió hacia ella, relajado, alzando un dedo a la frente de la rubia, para dejar una caricia reiterativa, como si quisiera borrar el fruncido-. Anda, desfrunce el ceño. Te ves más guapa sin él.
Megerah acabó rodando los ojos, con una sonrisa ladeada, haciéndole caso, aunque se llevase aquella sensación de contradicción y preocupación.
Esa fe que tenía Ares en los dioses, estaba prohibida en el mundo en el que vivían.
© HARDROCK
Una de sus cejas se alzó con suavidad, con media sonrisa-. Veo que hay costumbres que no vas a cambiar, ¿hm? -murmuró, agradecida porque, después de todo, Ares fuera el mismo en ese aspecto. Muchas eran las conversaciones que aquella pareja había tenido al respecto-. No tengo motivos para impedir que sigas tu camino. -añadió con algo de diversión, por todas esas veces que, como inquisidora, no le dejó respirar. Por un momento, sintió lástima, por si Ares retomaba su camino demasiado pronto y quiso buscar una razón para que se quedara un rato más con ella. Hasta que cayó en lo que había dejado en el altar-. Sin embargo... -miró en dirección a la cueva que había dejado atrás, antes de volver a mirar a su compañero- te diría que no es el mejor momento, si quieres un rato a solas. -Kariel aún estaba allí. Y lo que perturbaba a la rubia era que pudiera hacerle daño, con lo inestable que estaba el dragón.

Cuando él bajó la mirada, Megerah la siguió, sonriendo ampliamente al ver que sus ojos habían caído directamente a su abultado vientre. Tragó saliva con suavidad, al tiempo que volvió a elevar sus azules a su amigo. Una de sus manos se fue, ya de forma inconsciente a acunar esa curva en su estómago- ... Gracias, Ares. -dijo con suavidad, con un brillo repentino en sus ojos, como si así pudiera dejarle claro que no podía ser más feliz. Una de sus cejas volvió a alzarse, con la última pregunta del muchacho, acompañada aún de esa sonrisa tan suya-. ¿Te sueno a loca si te confieso que vengo del propio altar? -puso hasta un gesto de pequeña disculpa, por todas esas persecuciones y presión para convencer a Ares que adorar a aquellos dioses no era buena idea. Y mira por dónde, divertida ironía cuando era ella la que venía de visitar uno de los altares-. No te pienses cosas raras ahora. Los dioses y su fe en ellos siempre fue más cosa tuya que mía. Sólo tenía curiosidad. -se encogió de hombros antes de que el rostro se le ensombreciera ligeramente-. Pero no pensé que… el embarazo me agotara de esta manera cuando lo supe. -encogió la nariz levemente como muda queja. Para ella, era lo más normal del mundo, moverse con la misma aparente facilidad que una persona normal. Pero aquel vientre hinchado reiteraba la evidencia de que no podía ser así. Al menos, en su caso. Pues Moira, en su embarazo humano, no tenía tantas molestias… Por no decir ninguna. El semblante de la rubia se enterneció cuando Ares tuvo el detalle de buscar en su morral. Megerah casi podía adivinar esa intención de convidarla a lo que tuviera-. No te preocupes… -murmuró, asiéndole dulcemente por el brazo-. Creo que en ese sentido te puedo ayudar yo más a ti. -pues las reservas que llevaba en el zurrón del equino, podían mantenerla por un par de días-. Puedo compartir algo de pan y carne ahumada contigo antes de que sigas tu camino. -sugirió, antes de mirar en derredor e indicarle a Ares una porción de tierra, a un lado del camino, cobijada de la nieve por un saliente rocoso-. Vayamos allí.





couldn't help myself <333333:


avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 823

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: It has been a long time...[Megerah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.