Novedades

- (15/07) Ya están disponibles novedades de Julio, ¡no te las pierdas!

- (15/07) Ya podéis pedir los dracs del mes de Julio.

- (15/07) En el pregón, nueva entrevista a Vaurien.

- (15/07) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/07) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/07) ¿Quieres conocer nuestro índice del foro? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Pipes of Peace [Minitrama Army+Plus]
Hoy a las 03:15 por D'tark

» Hola... [Lol]
Hoy a las 01:27 por Lol Branagh

» Confieso que...
Hoy a las 00:48 por Vaurien

» ¿Hasta pronto? | Privado
Ayer a las 23:57 por Rahgot

» FB: Lazos | Dylanh
Ayer a las 23:15 por Rahgot

» After all- D´tark
Ayer a las 20:50 por Dylanh

» Strangers things- Siri
Ayer a las 20:39 por Dylanh

» Tragos de fuego- Zeddykos
Ayer a las 20:29 por Dylanh

» ¿Qué estás escuchando? v2.0
Ayer a las 20:24 por Moira

» Si juegas con fuego, te puedes quemar - Etta
Ayer a las 19:41 por Etta

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

03/06

Directorios y Recursos

08/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
60/60

Afiliados Normales


The convoy (Mini-trama)

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The convoy (Mini-trama)

Mensaje por El Juglar el Dom Jun 26 2016, 23:23

POST DEL JUGLAR

Hoy es un día menos duro en las calles de Talos. El frío ha dado una pequeña tregua, quizá porque las temperaturas han ascendido ligeramente, o por algún tipo de cambio atmosférico y temporal que la mayoría de ciudadanos de la majestuosa urbe desconocen. Tampoco importa, a decir verdad, para que todos ejerzan su papel y realicen sus oficios. Los adoquines hierven bajo el sonido de centenares de pisadas que buscan nuevos destinos o lugares de trabajo. Algunos dragones sobrevuelan el cielo cada poco tiempo, extendiendo su sombra por encima del sol, cuya posición indica que ya ha pasado el mediodía, y todo parece marchar de la forma habitual.

No obstante, un ojo atento puede percibir ciertos detalles. La presencia de guardias patrullando las calles es algo mayor, y todos van armados y con la armadura reglamentaria. En ocasiones, es normal que opten por prendas más ligeras para ser más rápidos a la hora de moverse, pero hoy van ataviados con su uniforme reglamentario. Aquellos valientes que prestan una mayor atención, arriesgándose a una reprimenda, pueden percibir rostros cargados de tensión y unas manos inquietas. Patrullas más rápidas e incisivas, e incluso registros a pequeños puestos comerciales o locales...

Como si quisieran tenerlo todo controlado al milímetro. Y no es para menos, puesto que la noticia del convoy que ha llegado de Puerto Krosan y su importancia son vitales para el devenir de la armada, y este se encuentra a punto de llegar.

De hecho, aquellos que se encuentran en la entrada principal de la ciudad, pueden observar como a lo largo y ancho del portón, ahora elevado, una sucesión de caravanas, hasta diez, comienzan a desfilar ante sus ojos. El contenido del interior de las mismas es desconocido, puesto que unas pesadas sábanas de lana de color negro evitan que cualquier mirada indiscreta trate de averiguarlo. No obstante, la marcha de los caballos, lenta, y la forma en la que los animales resoplan, parece indicar que el viaje ha sido duro y la carga es pesada.

Poco a poco, son más miradas las que se detienen al comprobar que no son simples mercenarios los que se encuentran escoltando las caravanas, tanto en sus flancos como en las partes posterior y anterior del convoy. Son soldados del ejército, algunos montados a caballo, quienes prestan atención a todo su entorno, manteniéndose alerta...

Y eso, desde luego, sí es inusual.

Aclaraciones:

  • Cualquier duda se encuentra resuelta aquí.
  • Post introductorio para que os vayáis ubicando y podáis empezar a hacer lo que queráis. El convoy, si no hacéis nada, seguirá avanzando. Yo ya tengo un mapa hecho y una ruta.


Creado por Frozen
avatar
El Juglar
Troubadour

Mensajes : 255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Elia el Lun Jun 27 2016, 23:24

Después de lo ocurrido, después de las últimas palabras que había intercambiado con él, le había resultado sencillamente imposible quedarse en casa. Las frases, el tono en el que habían sido dichas, el ambiente o la expresión de sus cuerpos… todo lo que había formado parte de aquel momento la perseguía y la torturaba de una manera que pocas veces a lo largo de su vida había sufrido. No había podido encontrar respiro alguno en sus entrenamientos diarios, en el cuidado de sus armas, en sus escapadas al bosque o en cualquier otro quehacer que le supusiera un momento de divertimento o desahogo. En realidad, ni tan siquiera en sus sueños o en el calor de un lecho había conseguido otorgarle un descanso a su mente, a su alma o a su cuerpo, y de hecho, aquel paseo por el mercado, en el que arrastraba los pies y se limitaba a esquivar a la gente que iba en dirección contraria a su humilde persona y a lanzar fugaces miradas en derredor, sólo había supuesto otro intento fallido más a la lista.

Pateó una pequeña piedra un par de metros e introdujo las manos en los bolsillos, manteniendo la cabeza gacha para evitar ser el objeto de miradas indiscretas. Sólo detuvo su marcha cuando el objeto de su distracción se coló por las rendijas de una alcantarilla, haciéndola detenerse y tomar aire hinchiendo al máximo sus pulmones y sus carrillos antes de dejarlo escapar poco a poco. Nada mejoraba. Nada cambiaba. Lo único que parecía haberle dado una pequeña tregua había sido el frío permitiéndole dejar la capa en esa cárcel con forma de hogar en la que vivía. Eso y nada más. De hecho, la joven esclava portaba aquel día ropas más livianas de lo que en realidad hubiera sido conveniente… pero notar el frío, sentir cómo su piel se erizaba bajo aquella brisa aún demasiado gélida para lo que había sido siempre Talos, la ayudaba a estar en movimiento. A no quedarse quieta. A no irse al arroyo de su infancia. A no convertirse en lo que sus ojeras delataban que era. A permanecer en el mundo lo suficiente como para seguir viva y lo necesario como para dejarse llevar por sus dilemas internos.

Tan absorta estaba en sus cavilaciones internas que no se dio cuenta de la elevada presencia de soldados, todos ellos ataviados con sus armaduras reglamentarias, hasta que no tuvo que disculparse y hacer una reverencia por chocarse con uno de ellos. Fue en ese instante en concreto que Elia alzó la cabeza y oteó alrededor. Nunca había sido demasiado avispada para con los sentimientos ajenos, pero gracias a Odín tampoco había que tener demasiadas luces como para darse cuenta de que tantísima presencia de soldados no era normal… como tampoco lo eran los registros a los mercados, las miradas de sospecha a los transeúntes o los gestos de tensión que se dedicaban los unos a los otros. Se sorprendió sonriendo al pensar que era curioso que reconociera esas cosas no tanto por el contacto que había ido manteniendo con ciertos miembros de aquel cuerpo, como por su necesidad constante de meterse en líos, y haciendo honor a esa fama que parecía adherida a cada poro de su piel la humana no se demoró en robar un pañuelo aprovechando el despiste de un comerciante y de los guardias más cercanos, internándose tras ello en una callejuela cercana en busca de acortar distancias con lo que quiera que fuera que les mantenía alerta.

Se cubrió el cabello con el pañuelo, buscando así un poco más de discreción para su persona, y permaneció recostada contra una pared, viendo aquellos pesados carros cruzar uno tras otro las calles en el más escrupuloso de los silencios… buscando con unos ojos cargados de incertidumbre y de ansiosas dudas, a la cabeza más visible de aquel ejército.




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Armand el Mar Jun 28 2016, 00:14

Lo primero que el día ofrecía era cierta calidez, inusual para este invierno tan abrumador que acaecía sobre Talos desde hace ya un tiempo, lo suficiente para despojarnos incluso a nosotros de los abrigos tan gruesos que llevábamos recientemente, hoy la ciudad era un hervidero de guardias y un ajetreo constante entre ellos, incluso mis marineros se encontraban cumpliendo servicio en tierra gracias a la situación que se nos acababa de presentar, registrando cada resquicio de las cercanías, cada rincón medianamente oscuro, hoy no podía permitir que nada saliera mal. Mientras el convoy avanzaba lentamente por la entrada de la ciudad, mi propio caballo comenzaba a seguirlo desde la parte del frente, dicen que las autoridades máximas no deben exponerse tan abiertamente, pero que estupidez, ya había escuchado los resultados de las últimas veces que las autoridades se mantenían rodeadas de escudos y lanzas, hoy no toleraría otro fracaso similar y otra desacreditación para el ejército.

Seguía observando los alrededores con cuidado mientras nuestra lenta marcha continuaba, ciertamente no tenía ni la más mínima información acerca del contenido de las caravanas, solo que venían de Krossan y que por lo tanto, era nuestro deber mantenerlas seguras, los guardias asentían y negaban novedad alguna al verme, por el momento la situación se mantenía tranquila, solo esperaba que se mantuviera así hasta que esto acabara, o de alguna forma, yo me encargaría de mantenerla…

Ciertamente hoy me había tomado la libertad de ir un paso adelante, reuní un grupo pequeño de guardias a mi disposición y les ordené hacerse pasar como civiles para evitar llamar la atención, uno que otro encubierto me hacía señas muy leves mientras correteaba de un lado a otro, en caso de emergencia permanecían armados, después de todo, siempre me preparaba para lo peor…




avatar
Armand
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Invitado el Mar Jun 28 2016, 18:36

Talos parecía estar más alerta que antes, no solo por los cambios meteorológicos que estaba sufriendo sino por los incidentes de hace poco, estos habían creado un precedente en la historia de Talos y todos los sabían incluso los altos miembros de la sociedad Dracónica por ello no era sorpresa que cuando un cargamento desde Krosan había anunciado su llegada el llamado al deber había sido extendido hacia varios miembros del ejercito incluyendo a Lyssandra.

En un caballo negro como la noche la pelinegra se movía entre los ciudadanos que estaban más cerca del convoy el cual se movía a paso lento pero firme, en cada galope del caballo una de las capitanes del ejército mantenía a los más curiosos alejados del lugar para que no se acercaran demasiado al cargamento, si bien la caravana invitaba a descubrir todo el secretismo que generaba con aquellas sabanas negras que cubrían hasta la última esquina de las carrozas ni siquiera ella sabía lo que era con exactitud,  todo lo que sabía era que tenía gran importancia para el ejercito en el ámbito material y simbólico, era la oportunidad de demostrar que aquel incidente había sido algo aislado y que el ejército podía resguardar perfectamente el cargamento que se propusiese, por ello tantos guardias los cuales ocultos o a plena luz del día Lyssandra podía diferenciar por lo tenso de su rostro… -¿Podrían mejorar esas caras? Una sonrisa no mata a nadie y engaña a muchos…-  susurro cuando pasó cerca de uno de ellos, antes de adelantar puestos con su caballo, era cierto no era una situación en la que pudieses entretenerte en nimiedades pero demostrar preocupación era peor, le hacías saber a la gente donde atacar y eso sí era preocupante.

Ya frente a la primera caravana acompañando a los dragones que empezaban la escolta se acopló a su paso. -¿Cuántos soldados necesitas para escoltar una caravana…?-  dijo de forma cómica ofreciendo a sus compañeros de armas una mirada cómplice para romper la tensión, cuando tienes los nervios de punta haces cosas que no deberías hacer y pierdes detalles que no deberías perder. –Espero que estos sean suficientes.- susurró de forma más seria mientras miraba a su alrededor el camino que faltaba por recorrer, no era desconfianza en sus compañeros ni pesimismo a su máximo nivel, era precaución, un buen guerrero lucha cuando sabe que ha ganado la batalla pero últimamente ni siquiera sabía cuándo se encontraba en batalla.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Alrik el Miér Jun 29 2016, 16:52

Para sorpresa del viejo cazador, el tedioso camino a la capital aquella madrugada, había sido bastante más ameno que los últimos tiempos. Para sorpresa de todos las primeras luces del alba se parecían más a los cálidos rayos del sol, antes de que aquel níveo manto transformara todo haz proveniente del astro rey en una trémula y raquítica luz, más propia de una vela que de aquella esfera flotante. No obstante, la mañana había pasado de muy fría, a simplemente fría, siendo no obstante un cambio de agradecer, aunque el cazador no pudo más que lamentarse que tener que ir al mercado de la ciudad un día en el que posiblemente todos los animales de la foresta estuvieran más activos que en los últimos meses.

Recorrió el mercado como si de un día cualquiera se tratara, luchando por conseguir un precio digno por varias de las pieles ya curtidas que había traído desde el bosque, intercambiando algo más que amables y educadas palabras con algunos tenderos demasiado listos, esquivando en la medida de lo posible a la guardia de la ciudad y evitando quedar aplastado en la marea humana que ocupaba cada recoveco que un tenderete, puesto, caja, mercancía o vendedor no lo estuviera haciendo ya. Como un día normal pero sin serlo. Los comerciantes parecían tener más prisa de la cuenta en cerrar sus transacciones, la muchedumbre parecía reducirse conforme el tiempo pasaba y la guardia de la ciudad parecía encontrarse en todas partes a la vez, patrullas más periódicas y exhaustivas que de costumbre hacían que el viejo montaraz se sintiera verdaderamente incómodo, pues tanta presencia y dedicación no parecía casual, desde luego algo estaban tramando la reina y sus lacayos.

Un murmullo cada vez más sonoro de una de las calles sucedáneas a su posición parecía querer mostrarle la respuesta a todas sus preguntas con impresionante exactitud. Una enorme caravana atravesaba la ciudad como un cuchillo la mantequilla. Ajena a todo el revuelo que causaba su pesada marcha, gran número de pesadas carretas, según la fatiga que mostraban los animales de tiro, acompañados de un buen número de soldados del ejército del imperio, acompañados ambos por toda una muchedumbre de curiosos y aldeanos, que debían llegar su anodina vida con historias como aquella para tener algo que contar en la taberna, se arrastraban por la ancha calle en una extraña cabalgata. Desde luego, si a alguien se le había olvidado el ejército y su poder en los últimos meses donde la inquisición había monopolizado el miedo y el terror hacia la reina, la visión de aquel despliegue tardaría mucho en abandonar la retina de muchos de los asistentes.

La pregunta era: ¿Qué diablos necesitaba ese nivel de protección?¿Qué era tan voluminoso como para no poder ser transportado de un modo más discreto, siendo la mejor opción una opulenta comitiva como aquella? Por toda respuesta, y el pulso galopando en sus sienes, Alrik se caló más profundamente la capucha, internándose en la muchedumbre que los observaba, esperando que el ligero arco que llevaba en su hombro no fuera visible debajo de su abrigo.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Kael el Miér Jun 29 2016, 22:45

Kael torció el gesto, perfectamente acomodado sobre su caballo negro, el que más utilizaba y con el que más cómodo se encontraba a la hora de montar sobre algún animal. La situación, desde luego, era extraña y al mismo tiempo usual. Usual porque así era como debía ser, en realidad. El ejército estaba para velar pos los intereses de la Reina y de los ciudadanos de Talos, y no para ejercer de escuderos o patrulleros mientras la Inquisición se encargaba de lo realmente importante con sus cuestionables métodos. Y extraño porque hacía demasiado tiempo que no tenía el control de una situación.

No obstante, esta vez no había existido excusa o pretexto que le pudiera sacar de todo aquello. El cargamento era lo suficientemente importante y afectaba de forma lo suficientemente directa a sus hombres como para que fuera él mismo quien comandara la expedición de vigilancia y escolta, asegurándose de que nada se salía del plan. Y aún así, había tenido que tragar, mas por la necesidad de no discutir que por cualquier otra cosa, con la presencia de la marina y de su comandante, Armand. Las simpatías entre ambos eran nulas, y la presencia de hombres de mar entre sus filas, en esos momentos, sse le antojaba algo innecesaria.

Miró a un lado y a otro, reparando en los muchos rostros que miraban sin demasiado interés. Era llamativo ver a tantos soldados juntos sin una batalla o una rebelión en una plaza, pero el dragón esmeralda era muy consciente de que, pese a haber intentado que nada se filtrara, algunos podían tener un interés especial en sabotear todo aquello o tratar de robar. No eran tiempos fáciles, y tampoco podía culparles por ello.

Espoleó a su caballo, avanzando al trote hasta la parte frontal del convoy justo a tiempo de escuchar a una mujer hablar, uno de los suyos:

¿Cuántos?

Preguntó, sin captar el tono jocoso o el ademán de broma, clavando sus iris verdes en la figura contraria unos instantes antes de perderla de nuevo entre la gente. Muchas raras, todas desconocidas, y demasiadas miradas curiosas. Sin embargo, un par de ojos verdes captaron su atención. No reconocía la figura, quizá por encontrarse con la cabeza cubierta, o quizá por estar rodeada de demasiada gente, pero se quedó mirándola fijamente más que al resto. De alguna forma le eran conocidos...

Agitó la cabeza, volviendo al frente, atento a cualquier novedad o reporte que requiriera de su actuación.





Spoiler:
Gracias *_*:
avatar
Kael
Dragon

Ocupación : General del ejército dracónico
Mensajes : 1390

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Christopher el Jue Jun 30 2016, 00:21

Hoy era un dia raro, es como si todo el universo se haya confabulado para que hoy me despertara temprano para que viviera algo si o si. Para empezar me acoste nada mas despues de cenar ante lamirada atonita de toda la familia y , logicamente, debido a que en esta ocasion ni tan siquiera sali a la calle a dar mi "paseo nocturno", en cuanto a mis oidos llegaron los primeros ruidos de actividad en la casa, rapidamente abro los ojos y, de forma milagrosa, me levanto rapidamente. Como mi "asistente personal" no esperaba que me levantara tan pronto, pidiendome mil disculpas (las cuales evidentemente acepto y le sonrio levemente para que sepa que realmente no tiene nada que temer por no tener todo listo), voy hasta el comedor donde si el desayuno esta preparado y listo para ser comido y poniendome a desayunar terminando justo en el momento en donde entra al comedor mi "asistente" para decirme que ya tengo el baño listo.

Nada mas salir de casa, otro indicador de que el dia seguramente tendria algo especial, la temperatura es un poco mas calida, no lo sufientemente calida como para andar desabrigado pero al menos si como para no tener que llevar la molesta capa, ademas, entre mis planes hoy no figura el realizar nada del otro mundo que pueda comprometerme, por lo tanto, realmente me da igual que se puedan fijar en mi por mi pelo blanco o que puedan reconocerme como un miembro de mi familia, en consecuencia, una vez acomodada la espada a mi espalda (sin cuya compañia si que no saldre nunca porque nunca se sabe donde puede haber una buena pelea), salgo a dar una vuelta por la ciudad.

La mañana transcurre sin pena ni gloria salvo una pequeña visita al que es mi antro favorito desde que lo encontre de forma, se podria decir, casual a tomar lo que en el es una cerveza y, cuando llega la hora de comer, en vez de regresar al hogar, me dirijo a uno de los multiples puestos del mercado donde el vulgo suele comer y, ya en uno de esos puestos y tomando el primer trozo del alimento que me sirven, compruebo, no sin sorpresa, como el numero de guardias a aumentado y recorren todo el mercado demasiado serios y nerviosos. Al darme cuenta de este aumento, mi primer impulso es el de alejarme del lugar, sin embargo, tan pronto como esta posibilidad me asoma a la cabeza, tambien la desecho y continuo comiendo como si nada porque, si realmente me estuvieran buscando porque saben de mi interes sobre cierto asunto, digamos, no muy bien visto por la ley, primero, no serian tantas patrullas, con una simplemente llegaria (aunque eso si, le daria bastante guerra) y, segundo, ya me habrian detenido, por lo tanto, continuo comiendo tranquilamente.

Cuando termino de comer y despues de pagar la comida, empiezo a caminar sin rumbo fijo por las calles de Talos hasta que, en una de ellas, veo una multitud de gente a lo largo de la misma y a ambos lados, rapidamente me acerco y, abriendome paso como puedo entre la gente, consigo llegar hasta la primera linea y, con gran sorpresa, compruebo el motivo de todo el despliegue de medios y fuerzas por todo lo largo y ancho de Talos... un convoy altamente escoltado por el ejercito. Algo muy importante para la Reina Madre debe de transportar cuando el ejercito ha hecho todo este esfuerzo para protegerlo, por ello, y con una sonrisa en los labios, me quedo a contemplar el paso del mismo, quien sabe, a lo mejor un grupo intenta asaltarlo y puedo participar en una pelea, eso si, si los soldados me detienen por participar en ella, siempre puedo decir que participe para colaborar con el ejercito de la Reina y para ayudarlo en la defensa de dicho convoy, al fin y al cabo, una vez que supieran mi apellido, no tendrian porque dudar de mi palabra, es mas, hasta dirian que no esperaban menos de un Verminaard.





Firma y avatar realizados por Trystan
avatar
Christopher
Hybrid

Ocupación : Hacerle la vida imposible a mis padres y hermanos.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Emhyr el Vie Jul 01 2016, 23:43

Si la armada se estaba movilizando intervenir era un suicidio y, sin embargo, era una información demasiado importante como para dejarla pasar. Era una suerte que Emhyr no fuera un reconocido miembro de la resistencia, podía pasar desapercibido y sin llamar la atención entre las calles de Talos y los altivos dragones estaban demasiado centrados en el convoy como para fijarse en lo que hacían todos y cada uno de los miembros del populacho. Tenía claro que iba a ir callejeando, tomando notas sobre lo que veía acerca del convoy, número de soldados, carromatos y ruta que seguía pero, eso sí, manteniendo una prudente distancia de seguridad.

- Esto es gordo - pensaba mientras apuraba las notas - ¿y si se interviene? Atacar el convoy en plena ciudad será una masacre, ¿es algún tipo de provocación? - las dudas asaltaban al joven mientras pasaba una de sus notas a uno de los mensajeros de la resistencia, muchos no sabían leer pero había gente en la base que sí. Emhyr sabía moverse por las calles de Talos como nadie, había vivido en ellas toda su vida y conocía perfectamente sus rincones, sabía moverse sin ser visto siempre que fuera discreto.

Emhyr cerró los ojos y murmuró una plegaria silenciosa a la diosa elemental del fuego pidiéndole coraje y protección para las gentes de Talos, aquello no podía acabar bien. La caravana iba lenta, la gente parecía estar extremadamente nerviosa a su paso y la tensión podía cortarse con un chuchillo - Tan protegido..., tiene que haber algo importante.






avatar
Emhyr
Human

Ocupación : Guerrillero de la resistencia
Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por El Juglar el Dom Jul 03 2016, 23:40

POST DEL JUGLAR

El convoy avanza de forma lenta y pesada. Las empinadas calles y el estado de los adoquines no facilitan que un grueso tan importante se mueva con fluidez y rapidez, y en más de una ocasión la marcha se detiene durante unos segundos hasta que los caballos retoman el trayecto. Tampoco facilita la movilidad la afluencia de un mayor número de personas conforme pasan los minutos. Las miradas que los ciudadanos dedican a las caravanas son diversas, y van desde la sencilla curiosidad hasta el recelo o la envidia por saber lo que hay dentro y poder tenerlo para sí mismos.

No obstante, la actuación de las piezas importantes siempre se da de forma más sutil. La táctica de Armand es eficiente, y pequeño grupo de hombres disfrazados de civiles provocan una ausencia completa de sospechas en una primera instante. De hecho, uno de ellos pasa justo al lado de Alrik. Pese a que que el exiliado se ha tomado la molestia de mantener oculto bajo su abrigo el arco, el primer hombre se percata de que algo esconde y se coloca a su espalda, aparentemente distraído:

¿Qué llevas ahí?

Murmura, llevando una de sus manos al costado, rozando con ella algo que Alrik, en esa posición, no puede llegar a percibir.

Mientras tanto, otros logran pasar de forma más desapercibida. Es el caso de Elia, cuya improvisada capucha no parece haber llamado especialmente la atención. Sin embargo, esa incómoda incertidumbre con la que observa las caravanas pasar se ve interrumpida cuando algo, o mejor dicho alguien, choca contra ella. Tanta gente y tanto movimiento no ayuda a que uno se mueva rápido, y el emisario de Emhyr tropieza con los pies de la joven esclava. De sus manos escapa un pequeño trozo de papel, y el joven, un muchacho que no sobrepasará los quince años, se afana en recogerlo con un más que evidente nerviosismo, lo cual le hace tardar. Sus ojos se fijan en la figura de la joven y parecen asustados o alarmados por algo... O alguien.

De hecho, esa sensación de alarma que siente Braid no es infundada, o una mera paranoia suya. Quizá es una mera coincidencia, o quizá ha sido el momento acordado, pero conforme el convoy sigue avanzando, empiezan a escucharse leves murmullos que ganan en intensidad:

Maldito ejército.
No sé lo que llevarán, pero será para la perra de la Reina.
Mataría por saber lo que hay y coger un poco.
Lo merecemos más que ellos por todo lo que hemos pasado.

Todos escuchan estas frases. Algunas se repiten, y otras cambian en contenido pero mantienen la esencia. Algunas son formuladas por personas que se encuentran al lado, y otras por personas que están unos metros más allá, pero se van extendiendo como una enfermedad, lenta e inexorablemente, alzando, por tanto, el tono de voz de las protestas...

Hasta que empieza. El convoy se detiene, y un sonido fuerte y metálico empieza a repetirse justo en el centro de la caravana, frente a Christopher: Varios ciudadanos han dado varios pasos al frente, intentando alcanzar una de las caravanas, y han sido repelidos por un par de soldados con escudos, que los mantienen alzados y en formación. No obstante, esas dos personas repiten la estrategia, acompañados ahora de otros dos más y provocando un leve retroceso de la guardia. El pueblo alecciona y vitorea el movimiento, y en diversos puntos de la formación el movimiento se repite. Frente a Lyssandra, Armand y Kael, un grupo de personas se colocan, taponando la calle y obligando a los caballos a detenerse.

El pueblo, de una forma u otra, reclama algo que considera suyo.


Aclaraciones:

  • Cualquier duda se encuentra resuelta aquí.
  • Post introductorio para que os vayáis ubicando y podáis empezar a hacer lo que queráis. El convoy, si no hacéis nada, seguirá avanzando. Yo ya tengo un mapa hecho y una ruta.


Creado por Frozen
avatar
El Juglar
Troubadour

Mensajes : 255

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Lena el Lun Jul 04 2016, 20:24

Era nueva en aquella ciudad, no sabía por lo que el pueblo estaba pasando, aunque era evidente y no se necesitaba ser demasiado inteligente para ello, mi misión hasta el momento, escuchar y pasar desapercibida, ser una sombra sin rostro ni corazón, no necesitaba que nadie supiera de mi, mi vida ahora solo tenía un propósito y...¿Por qué las calles estaban tan vacías?

Miré hacia los lados intentando descubrir lo que ocurría, realmente en Talos estaban todos locos, lo que no pasaba allí no pasaba en ningún sitio, la gente corría y con ellos, yo me dirigí también hacia el lugar. El ejercito y más gente de la que pudiera contar, junto a un Convoy con un cargamento que a juzgar por la vigilancia debía ser lo suficientemente importante como para que la gente empezara a reclamar lo que les pertenecía.

Ya era hora de que la emoción me inundara, ya había perdido mi corazón, ¿Qué más podían hacerme los dragones? ¿dejarme sin qué comer como a toda aquella gente?, ninguno de los ciudadanos de Talos me importaba, realmente ya no había nadie que me importara, ni siquiera mi propia persona. Vi como un grupo de personas se interponían entre los dragones y su cometido, "valientes estúpidos" pensé.

Me dirigí hacia el principio del Convoy, me esbocé hasta la nariz y tapé mi cabello dejando a la vista solamente los ojos, no me conocían aun, no pretendía que lo hicieran en aquellas circunstancias. Pero si los ciudadanos pretendían detenerles, al menos que hicieran una barricada en condiciones, intenté no llamar demasiado la atención, hasta entonces había conseguido no ser nadie, así debía seguir siendo, me introduje en el bullicio y una vez que tuve ocasión decidí tirar un puesto que se encontraba recogido por la situación del Convoy. No sabía cuanta gente participaría en tirar todo hasta crear una barricada, pero yo solo tuve que desenvainar una de las dagas largas para tirar el toldo y empujar unas maderas y tirar telas y absolutamente todo el puesto, si los ciudadanos habían conseguido detener a los caballos, esperaba que con eso ya sí que no pudieran pasar.

Eso y salir corriendo, intentando volver a la multitud y que mi aspecto fuera el de un curiosos ciudadano más.

Sorry:
¡Siento llegar tarde! Problemillas con Internet  





Firmas:

avatar
Lena
Heartless

Ocupación : Ladrona
Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Elia el Mar Jul 05 2016, 00:33

Algo parecido a la inseguridad se apoderó del corazón de la joven esclava cuando el culpable de su decrépito estado anímico hizo acto de presencia. Desde aquel portazo con el que sus orgullos dieron por concluido cualquier asunto a tratar, había intentado convencerse de que lo que había ocurrido no reflejaba más que una verdad tan evidente que no debió habérsele olvidado nunca. Había intentado aceptar la idea de que aquello que ahora veía, esa imponente figura que desfilaba a la cabeza de convoy con la cabeza tan alta como su cargo le exigía, era nada más y nada menos que lo siempre había sido; y ella, que cubría su pelo con un pañuelo robado y se escondía entre la gente, rodeada de otros ladrones, campesinos, comerciantes y espías, era, también, lo que siempre había sido… y sin embargo, sin saber exactamente por qué, o sin querer admitirlo en realidad, una parte de ella luchaba contra esa idea que le decía que no era más que una rata entre las ratas a merced de un águila entre las águilas. Contra esa idea que le decía que en ese momento, en el que contenía la respiración cuando el sonido de los cascos de su montura restalló por encima de las demás, ambos estaban justamente donde tenían que estar.

Tragó saliva. Había invertido los últimos días en intentar encontrar un equilibrio entre ese impulso de evitarle y esa necesidad de verle, y resultaba irónico que, en realidad, un paseo por el mercado que pretendía ir libre de incidentes terminase dándole la solución perfecta a ese problema que no había estado, no obstante, dispuesta a solucionar. Ya se concedía un segundo para reconocer la tensión con la que mantenía erguida la espalda, la presión con la que sus piernas tiraban de los estribos o la fuerza con la que sus manos se asían a las riendas de la bestia negra que le llevaba sobre su lomo, cuando una sensación, un susurro arrastrado por el viento, la hizo levantar la cabeza a tiempo como para que los puñales de jade de su rostro perfilasen las formas de las esmeraldas contrarias. Respiró entonces, con calma, con esa pasional indiferencia que la caracterizaba, y tras unos segundos, tras un parpadeo, empezó a sentir que sus mejillas se contraían hasta esbozar una sutil media sonrisa… aunque en realidad no llegó a esbozarla.

Algo, o mejor dicho, alguien, choca con ella y la hace trastabillar, obligándola a devolver su atención a todo aquello que la rodea si quiere seguir en pie. De hecho, apenas vuelve a recobrar la compostura, antes incluso de mirar qué demonios es lo que la ha golpeado, busca al jinete con la mirada, resoplando con resignación al comprobar que él ya ha girado la cabeza y continúa con su camino… sin haberla reconocido. Y quizá fuera por orgullo, quizá por cabezonería, quizá por la necesidad de apaciguar esa tormenta cetrina que tan fácilmente alborotaba su entereza, que la mujer, en lugar de avanzar, en lugar de seguirle con la mirada, en lugar de prestar atención al descontento que inundaba el ambiente, se giró hacia el muchacho que la había sacado de tal ensimismamiento que ni siquiera había reconocido a Braid, acuclillándose a su lado y tendiéndole la mano para ayudarle a levantarse y cerciorarse de que todo está bien… aunque sus dedos no llegaron a enlazar los contrarios, y su voz, por costumbre, no se alzó sobre el bullicio para interesarse por el otro. En su lugar, la rubia por la gracia de una fuerza invisible que puso el papiro contra su palma tomó la nota que el chico con tan torpe y asustado afán intentaba recoger, observándola tras ello con ojo crítico a pesar de no saber leer.

Cuando los murmullos se transformaron en gritos y los gritos en un aliciente para revelarse, la mujer salió del ensimismamiento momentáneo que le produjo el querer descifrar aquellas líneas, miró al emisario y le agarró del brazo, haciéndole ponerse en pie con la esperanza de que la naturalidad que pretendía imprimir a sus acciones y el revuelo que se está levantando hicieran que el encontronazo pasara desapercibido. No importaba que no supiera qué demonios ponía en aquella nota. El comportamiento del niño, su mirada asustada y sus movimientos torpes eran suficiente para que alguien como Elia entendiese que aquello era información que no iba a ir a las manos adecuadas… y la última vez que ayudó a un resistente, el día de la ejecución, demasiada gente murió bajo el fuego de un híbrido que sólo se detuvo cuando Kael alzó sus alas para proteger a los que estaban bajo ellas.

Tensó los labios y apretó el brazo del chiquillo. Nadie le quitaría el sentimiento de culpabilidad por haber intercedido en aquello y haberse equivocado. Nadie la libraría jamás de aquella carga… pero no se repetiría mientras pudiera evitarlo. Le soltó entonces, dedicándole un gesto con la cabeza para que se fuera, indulgente ante el pensamiento de que él no tenía por qué saber qué demonios podía desencadenar aquello.

- Yo me hago cargo. Sal de aquí. –aunque no era del todo verdad. Apenas el joven se perdió entre la multitud, Elia se guardó la nota en el repliegue interno de una de sus botas. Nadie la miraría ahora. No cuando el pueblo se abalanzaba contra las carretas en busca de algo que consideraba suyo.

Inconscientemente, o quizá no tanto, la fémina avanzó hacia la cabeza del convoy, recortando la escasa distancia que la separaba del lugar donde el pueblo le cortaba el paso a los jinetes y donde una encapuchada, lo suficientemente cobarde como para tirar la mano y esconder la piedra, acababa de tirar un puesto. Elia puso los ojos en blanco. No, allí no. Otra masacre no.




If you know the enemy and know yourself, you need not fear the result of a hundred battles.
If you know yourself, but not the enemy, for every victory gained you will also suffer a defeat.
If you know neither the enemy nor yourself, you will succumb in every battle.


avatar
Elia
Human

Mensajes : 502

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Daval el Mar Jul 05 2016, 01:31

Muy bien, vamos a contar los pros y los contras de la situación. Pros: el ejército esta a punto de meterse en algo bastante feo, bono adicional, no es mi culpa esta vez. Contras: Los putos guardias estaban en todas mis vías de escape, y aunque me escabullera con cuidado no iba a pasar desapercibido. Es interesante como hace unos momentos estaba ceñido a una chimenea, encapuchado y maldiciendo mi suerte por lo bajo mientras hacia silencio para evitar que me vieran cuando los guardias comenzaron a escudriñar toda la ciudad, ¿todo para qué? La respuesta llegó por si sola, un cargamento enorme entraba por el camino principal de la ciudad, uno que podía ver hasta la propia reina desde su balcón, y seguramente lo haría porque lo mas probable es que fuera suyo, por desgracia no avanzaba lo suficientemente rápido para evitar algo como lo de ahora. Las personas comenzaron a armar jaleo más temprano que de costumbre y aunque ciertamente también tenía curiosidad por saber que había debajo de esas sábanas negras, no iba a dejar que eso me llevara a cometer algo estúpido, pero a los demás si, primero con cuidado, uno que otro idiota lanzándose a los guardias, luego la cosa se puso un poco más problemática.

Mientras más gente se unía para arremeter contra los guardias, más coraje ganaban. Lo que faltaba, si no la armaba la inquisición o nosotros eran ellos, en esta ciudad nunca se terminaba lo interesante, lástima que los que sabían meterse en estas cosas (como yo) saben bien que las oportunidades para zafarse ileso son muy bajas, o tal vez imposibles, pero como uno no es el que decide si entras o no, preferí ya ver que más pasaría hoy, aunque honestamente, no me sentía muy del lado de la gente en estos momentos.

Me deslicé hacia la cornisa de aquel tejado en el que estaba y miré hacia el cargamento, ahora las personas bloqueaban de forma más o menos organizada el avance, frente a ellos habían cuatro figuras más o menos destacables, un sujeto con cara de pocos amigos y que seguramente los pocos que tenían le temían más que a la muerte, un niño rubio con gesto nervioso, una mujer que al parecer había dejado de sonreir al ver el muro humano delante, y por último a aquel dragón que me detuvo el día de la ejecución, o más bien evitó que siguiera destrozándolo todo, no era tan difícil distinguirlo, en especial porque tenía los mismos faroles por ojos en la cara que yo, solo que de color verde, ahora solo me quedaba decidir.

Me quedé observando al dragón, lo bastante afincado para que en algún momento se diera cuenta de que lo observaban, un par de luces rojas dentro de una capucha no puede ser algo que ignores demasiado tiempo, y si lo haces quien sabe que puedas perderte, en fin, si me ponía del lado de la gente solo estaría echándome mas tierra y además a todos los de la resistencia, pero si ayudaba al ejército, sonaría a traición por donde lo veas, dejemos que el dragón decida, ¿quieres ayuda?




Abilities:


Award:

avatar
Daval
Hybrid

Ocupación : Vagabundo
Mensajes : 196

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Armand el Mar Jul 05 2016, 03:30

Seguíamos avanzando a paso lento, casi detenido, los caballos difícilmente podían seguir llevando la carga y el camino no nos dejaba las cosas fáciles, mientras seguíamos se escuchaban palabras de desdén, odio, curiosidad y rebeldía, en nuestras filas alguien contaba un mal chiste para tratar de aligerar el ambiente, Kael le seguía la corriente como si no quisiera que estuviéramos en la instancia en la que estamos, y mientras observaba la calle, a las personas y a mis encubiertos, escuché a Braid comentar algo acerca de nuestra falsa sensación de seguridad, por el momento no le presté demasiada atención, ahora mi mente se dirigía a los pocos ciudadanos que se armaban de valor para tratar de meterse en el convoy y fallar al ser repelidos por los guardias, uno, dos, luego más hasta que uno de sus avances hizo retroceder un poco a los guardias, esto se comenzaba a salir de control, y por lo que ya había escuchado antes, no sentía particular sorpresa por ello, de alguna forma me esperaba algo así.

Pero no conforme con tratar de asaltar el cargamento, ahora que los caballos se habían detenido una vez más, los ciudadanos tomaron ventaja de ello, se situaron frente a nosotros, de una manera levemente organizada, no se veía particularmente sólida, pero era clara la intención de cada persona que ahora nos veía la cara, y si tengo que añadir, debería darle algo de crédito a la inquisición por fomentar tanto el odio dentro de ellos, sus métodos poco menos que letales no se llevaban a cabo en silencio, y ese ruido causaba esta consecuencia, ahora nuestra única opción era detener a la gente de que hicieran algo que pudieran lamentar después, y no por nosotros, si no por la ira de la reina, que dolería mas en ellos que en cualquiera.

Pasó solo un instante mientras observaba el bloqueo improvisado de las personas, no me quedó otra que suspirar en resignación mientras ya comenzaba a lamentar un poco lo que debíamos hacer. –Braid, te diré dos cosas, la primera es que tenías razón…- Y ciertamente, ahora se le notaba un poco más nervioso que antes, creo que le falta un poco más de experiencia de la que pensaba. –La segunda, es que en nuestros casos, algo nunca va bien…-  Solo espero que el pobre joven no se desmaye en su montura, si lo hiciera sería muy vergonzoso, pero para mí.

Sin mucho más que hacer o decir, hice que el caballo diera dos pasos al frente y se dejara ver por sobre los demás, veamos si todos tienen un mínimo ápice de prudencia para ceder con diplomacia, y si no… Levanté la mano y los guardias restantes tomaron una posición firme, los escudos los mantenían separados de la multitud mientras en su otra mano ahora sostenían con fuerza las lanzas, esperando su siguiente orden. –¡Ciudadanos! esto es una advertencia: obstruyen el camino del ejército en asuntos oficiales, por lo tanto, se les pide dispersarse ahora mismo, de lo contrario nos veremos obligados a dispersarlos, y de no percibir su cooperación, usaremos la fuerza de ser necesario.- Me aseguré de que mis palabras llegaran lo más lejos posible para todos los que tuviéramos cerca, ahora solo quedaba esperar a que el pueblo en si decidiera apartarse, o ser apartado.




avatar
Armand
Dragon

Ocupación : Comandante de la Marina
Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Christopher el Miér Jul 06 2016, 02:02

Ya ha pasado la mitad del convoy y apenas no ha sucedido nada interesante ni digno de ver salvo los, supuestamente, gloriosos y orgullosos soldados leales a la Reina Madre y que, sinceramente, no me puedo creer que entre todos esos dragones no haya al menos uno que este por obligacion y que no deseara estar en cualquier otro lado que no fuera ir escoltando este convoy para la reina.

De pronto, sin tener una razon aparente, el convoy se detiene y empiezo a oir un sonido fuerte y metalico de forma incesante y que parece que proviene justo de la caravana del convoy situada enfrente de mi. Enseguida empiezo a pensar como podria averiaguar que hay dentro de esa caravana, tarea que a priori no es para nada sencilla, mas bien al contrario y eso sin tener en cuenta que como terminen arrestandome seguramente lo pasare muy mal, y eso suponiendo que despues pueda contarlo. Sin embargo, una vez mas, el universo se confabula para que hoy llegara a este punto puesto que un grupo de gente empezo a tratar de llegar a las caravanas, no solo trataron de llegar a ellas sino que ademas no se amilanaron al haber sido repelido su ataque sino que lo volvieron a intentar y, en esta ocasion, hasta levantando una barricada delante del convoy con cierto exito, definitivamente tenia que averiguar que producia ese sonido en el interior de esa caravana. Para ello y visto el giro que esta tomando la situacion (un giro por otro lado ciertamente divertido e interesante, al fin una posibilidad de lucha real sin ser esa burda imitacion de peleas en las cuales no hay nada en peligro salvo el no recibir mas rasguños de los necesarios y que por lo tanto podre emplearme a fondo con todas las tacticas y lecciones dadas por padre en la lucha cuerpo a cuerpo y en el manejo de la espada) rapidamente tomo nota de las dos alternativas posibles: Primera, ponerme del lado del pueblo y realmente emplearme a fondo con los soldados de la Reina para abrirme paso hasta la caravana confiando en mis grandes habilidades con la espada y la lucha cuerpo a cuerpo (sin duda esta es la mas peligrosa y la que mas nos expone a mi hermana melliza y a mi a ser descubiertos tirando por tierra toda la mascarada que tenemos hasta ahora pero, tambien es la mas emocionante y la mas justa) y, segunda, ponerme del lado del ejercito luchando contra el "pueblo" y "protegiendo las caravanas acercandome poco a poco hacia atras, osease hacia la caravana, mientras simulo defenderla contra los "alborotadores" simplemente repeliendo los ataques contra mi persona y sin movimientos de ataque en ningun momento hacia mi oponente (esta sin duda, partiendo de la base de que el mero hecho de querer saber que hay en esa caravana ya es una grandisima locura, parece la mas "sensata" de las dos, y mas cuando no tengo con que simular mi pelo blanco con lo que rapidamente llamaria la atencion de los oficiales al mando y, teniendo en cuenta que no hay muchas familias de peliblancos en Talos creo que sabrian quien soy sin mucha difcicultad, ademas, el que parece el oficial al mando de todo el convoy ya acaba de poner en alerta a todos sus soldados y acaba de dar la advertencia pertinente a los "alborotadores"). Ante estas dos posibilidades, escojo la mas evidente (al menos para mi) y, dado que me enorgullezco de ser la "oveja negra" de la familia, opto por la primera opcion, por ello, espada ya en mano, me lanzo contra los soldados que se interponen entre la caravana de mi interes y yo mismo a la vez que lo hace la gente que me rodea con la esperanza de pasar lo mas desapercibido posible entre el grupo de gente que esta atacando conmigo a los soldados que estan a nuestra altura.





Firma y avatar realizados por Trystan
avatar
Christopher
Hybrid

Ocupación : Hacerle la vida imposible a mis padres y hermanos.
Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The convoy (Mini-trama)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.