Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Goodbye | Kya
Hoy a las 09:28 por Kya

» Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]
Hoy a las 09:27 por Limon

» We meet again - FB {Zenda}
Hoy a las 09:20 por Kya

» La belleza de la estrategia y la elegancia de la táctica [Privado]
Hoy a las 09:08 por Limon

» Two of us (Isolde)
Hoy a las 00:40 por Isolde

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 00:15 por Emma Holmes

» Danza de las arenas || Priv
Hoy a las 00:05 por Zareb Christopher

» Confieso que...
Ayer a las 23:44 por Oswin

» Parecido familiar (Corah)
Ayer a las 23:43 por Oswin

» Precio justo ☆Selene☆
Ayer a las 22:25 por Selene Warren

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Kariel el Sáb Jun 18 2016, 22:36

El cielo cubierto de nubes amenazaba con descargar una tormenta sobre los habitantes de Talos. Las calles se llenan de zonas oscuras y la mayoría de los lugares tenía velas encendidas para iluminar a pesar de que aún no era de noche.

Kariel sentía su humor reflejado en el cielo. Una y otra vez pecaba de confianza. Uno de sus administradores, y encargado de los campos venía teniendo actitudes deplorables de abuso de poder, pero el robar de lo poco que sacaban los campos iba a ser su última transgresión. En cuanto lo tuvo en frente su mano se vio cincelada por escamas rojas y largas garras se cerraron sobre el cuello del pequeño gusano.

Al principio trató de negarlo, sus pequeños ojos negros de escarabajo miraban hacia los lados con desesperación. Quizás por su imagen pública, tal vez esperando que alguien lo ayudara. Nadie lo hizo. La ira del dragón no encontraba oposición alguna. Una de las uñas rasgó apenas la carne y unas gotas de sangre se deslizaron por su dedo.

El aristócrata inclinó su rostro contra el del otro, sus dientes haciendo aparición en una mueca al hablar. Nadie estaba suficientemente cerca para escuchar sus palabras, pero era claro que se trataba de una amenaza. El dragón rojo le dijo cómo era exactamente que sabía sin lugar a dudas que le estaba extrayendo comida, y cuando el tipejo finalmente escupió la verdad sobre las ventas ilegales, y que no podía recuperar lo robado, su garra se comprimió sin dejarle pasar el aire. La ira de que la gente se atreviera a robar para otros... para gente que tenía dinero, en medio de una hambruna le dio inmensas ganas de destrozarlo allí mismo.

Soltó al hombre con desagrado, quien se había desmayado por la falta de oxígeno a su cerebro. Lo vio caer y lo volteó con el pie para que eventualmente pudiera volver sí gracias a la ingesta inobstruida de aire al quedar boca arriba. Tendría que tomar acciones legales al respecto, acobardarlo no era suficiente. Y desde luego expandir el conocimiento para que nadie volviera a caer en el error de contratarlo para un trabajo honesto.

Caminó unos pasos y escuchó un graznido potente. Alzó la vista, como siempre esperando ver a su hermosa Celainos, y aunque normalmente se descripcionaba, ésta vez vio su plumaje gris apenas contrastado con las nubes en medio de un aleteo. Su rostro se transformó en total sorpresa. Una sonrisa se asomó en sus labios que últimamente sólo tenían muecas de enojo y tristeza. Su harpía, su familiar, era un rayo de luz en medio de tanto dolor y decepción, así que siguió esa dirección ciegamente. Necesitaba verla y mimarla tanto como si aire en ese instante. Pero lo que vio lo hizo frenarse en seco.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1275

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Ymir el Dom Jun 19 2016, 02:20

Paso tras paso Ymir avanzaba por los tejados de Talos apresuradamente. La guerrera huía de un grupo de soldados al que esperaba haber perdido ya hacía rato, pero no se pararía a comprobarlo hasta que hubiera llegado a lugar seguro.
Entre sus manos colgaba una pequeña bolsa de cuero en cuyo interior se encontraban los suficientes víveres como para sobrevivir un par de días más hasta el siguiente espectáculo del coliseo. En su hombro llevaba un arco de pésima calidad que había también cogido prestado junto con un carcaj.

No eran tiempos buenos para las luchas de gladiadores y con la hambruna, Ymir había tenido que recurrir a métodos que no utilizaba desde que se había marchado de Krosan. Pero, tal y como le habían enseñado, debía hacer cualquier cosa para sobrevivir. Cualquier cosa para seguir respirando hasta que encontrara un nuevo motivo por el que luchar. Si no le habían matado aún, debía ser por algo, o al menos quería creer que era así. Si no, ya se habría dejado quitar la vida mucho tiempo atrás.
La verdad es que el destino tenía un sentido del humor peculiar cuando había permitido que la muerte se llevara a todos sus seres queridos menos a ella. Y sí, podría haber buscado la solución fácil, haber sido ella misma quien terminara con aquel infierno, pero no lo había hecho. Sus padres le criaron alimentando aquel instinto de supervivencia que le guiaba. Podía haber perdido todo, pero sin saber muy bien cómo, había seguido adelante a pesar de haberse topado con innumerables peligros. Peligros que se había buscado ella misma irónicamente.

El caso es que ese mismo azar del destino quiso que la rubia presenciara una escena cuyo desenlace sería cuanto menos inesperado.
Escuchó los jadeos, el intento de un hombre por tratar de conseguir que el aire llegara a sus pulmones. Ymir se detuvo en el borde de uno de los tejados y se escondió como pudo agachándose. Entrecerró los ojos para observar la escena que se desarrollaba ante ella. Aquel hombre que intentaba recuperar su respiración estaba siendo atacado por una de esas bestias.
El dragón le susurró algo que Ymir no pudo escuchar y después lo soltó como si se tratara de cualquier despojo, como si fuera basura.
La rubia apretó los dientes de rabia. No podía hacer nada por aquel pobre humano que ahora yacía inconsciente en el suelo. De nuevo presenciaba otro acto de tiranía de aquellos reptiles y ella, ella solo lo presenciaba siendo una mera espectadora.
Siguió con la mirada a aquel dragón mientras dejaba atrás el cuerpo del hombre. Entonces atisbó aquella pequeña sonrisa en su rostro, justo después de que se escuchara un leve graznido en el cielo. Alzó la vista y vio aquella águila. Ymir se había pasado mucho tiempo analizando los comportamientos ajenos como para no darse cuenta de que ese animal era preciado para el tirano y una idea terrible se cruzó por su mente.
El águila continuó su vuelo y el dragón comenzó a seguir su rastro.

Ymir caminó deshaciendo sus pasos por el tejado mientras cogía su arco y cargaba una de las flechas. Se detuvo en el otro extremo del tejado y levantó el arma, apuntando a aquel blanco móvil. Si lo derribaba, daría una lección a aquella bestia. Recordó los consejos de Hippolyta y Antíope, sus antiguas compañeras, expertas en el tiro con arco.
Respiró hondo, tensó la cuerda y cuando calculó la trayectoria del ave, disparó.
Ni si quiera la poca calidad del arco fue un impedimento para que el blanco fuera certero. La saeta cortó el viento y fue directo al pecho del ave, atravesándolo en el aire. Y mientras caía, Ymir ya estaba dispuesta a bajar de aquel tejado para comprobar que su objetivo había muerto.

Se colgó del borde del edificio y se dejó caer, rodando por el suelo al llegar a tierra y levantándose en el acto. Con el arco en la mano todavía buscó el animal con la mirada y cuando lo encontró en el interior de una estrecha calle se acercó.
Alzó un instante la mirada y fue entonces cuando se topó con aquellos ojos que brillaban azules con la intensidad de los mares.
Ymir se quedó casi tan quieta como él.
Su instinto le gritaba que corriera, que huyera cuanto antes, pero aquellos ojos… le habían anclado allí. La rubia descifró su mirada y fue incapaz de hacer ningún movimiento. Decir que no tenía miedo por una vez en mucho tiempo, hubiese sido mentir.




avatar
Ymir
Heartless

Ocupación : Gladiadora
Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Kariel el Vie Jun 24 2016, 21:55

El cuerpo de Celaino cayó al suelo. Las plumas blancas en su pecho se tenían de carmesí alrededor de la varilla de la flecha que atravesaba su cuerpo. Las garras se contrajeron en pequeños espasmos, y la cabeza se movió, el pico raspando el suelo en un intento de mirar al dragón, pero cayó sin fuerzas antes de lograrlo.

Algo se rompió dentro de Kariel, y sintió que su pecho se contraía en un fuerte dolor que no le dejaba respirar. Sus ojos celestes miraban el cuerpo quieto de la harpía como sin comprender. Aunque sí, comprendía. No sabía por qué… ni cómo podía ser que al reencontrarse luego de tanto tiempo ocurriese algo así, pero entendía que estaba muerta.

Exhaló de golpe, sus labios entreabiertos colgaron en eterna confusión y negación. Su rostro se giró con lentitud hacia la mujer rubia que se vio congelada por su mirada. Culpabilidad escrita por todo su rostro. No había duda de que ella era quien lo había hecho. Por si fuera poco el arco en sus manos era casi un cartel de señalización. ¿Por qué? Era la pregunta que vibraba en todo su ser. La única respuesta que concebía posible era para comer, pero había muchas palomas mucho más fácilmente cazables, y la mujer no parecía sufrir de hambruna.

-¿Por qué? -La pregunta brotó de sus labios, un sonido ronco y poco articulado. Sus ojos celestes fijos en la mujer. ¿Importaba? No estaba seguro, no había respuesta posible que subsanara la falta de su familiar, y aún así… aún así quería gritarle a los cielos por qué. Sin embargo, la pregunta fue dirigida a aquella mujer. Aquella mujer que había querido lastimarlo y lo había logrado.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1275

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Ymir el Sáb Jun 25 2016, 02:18

Puede que se sintiera culpable. Puede que en aquel momento pudiera atisbar en la mirada de aquella bestia algo de lo que llamaban humanidad. Había destrozado una parte de él en cuestión de segundos, lo había hecho para castigarle y se había sentido bien, había pensado que era lo correcto, pero en cuanto le devolvió la mirada supo que en algún momento se había equivocado y no había tomado la decisión adecuada.
No obstante, no iba aceptar aquello tan fácilmente.

Le había visto maltratar a un hombre, usar su poder y naturaleza para dominarle. Eso era lo que hacían los dragones, torturaban y asesinaban, como habían hecho con su familia. Nada más. Lo había visto en el coliseo, disfrutaban con el sufrimiento ajeno, estaba en su sangre. Aquel ser parecía humano, pero no lo era.

Su mirada se desvió momentáneamente hacia el cadáver del ave sobre el suelo cuyas plumas ya se teñían de rojo y dejaba una mancha en el suelo como huella. Ymir habría hecho aquello una y otra vez. Porque realmente no estaba causando más daño que el que le habían causado a ella. No podía llorar la muerte de un pájaro cuando ella no había tenido si quiera ocasión de llorar la muerte de casi una veintena de miembros de su familia.
No había justicia en el mundo y sabía que ella no iba a ser la que la traería. Ya no. No creía que fuera algo fácil de conseguir y mucho menos de la forma en la que se comportaba. Pero no le importaba. Ymir se había cansado. Que otros buscaran la justicia que necesitaban. Ella solo quería venganza. Solo buscaba vivir y devolver el daño.

Así que cuando volvió a mirar a aquel dragón a los ojos, no pidió perdón, no quiso hacerle ver que en su fuero interno se sentía culpable. Quiso dar un paso atrás cuando se dirigió a ella, pero no dejó que el temor le venciera y siguió allí plantada en el mismo sitio. Solo pudo fruncir el ceño y apretar los puños con rabia para responderle entre dientes.

—Monstruo —dijo nada más. Era la única palabra que podía escupir en aquel momento. Porque eso es lo que era un monstruo, una pesadilla como el resto de los suyos. Una plaga que solo causaba caos y que debía ser exterminada. Siempre se recoge lo que se siembra.




avatar
Ymir
Heartless

Ocupación : Gladiadora
Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Kariel el Sáb Jun 25 2016, 05:39

A veces una palabra es todo lo que se necesita para entender. Monstruo… Una palabra cargada de tanto significado, tanto odio. Le estaba cargando de culpa, puesto que Celaino había muerto por él. Le estaba haciendo una declaración de guerra. Le estaba dando una respuesta clara de que el hambre no tenía nada que ver, sino que era un ataque, puro y llano. Un ataque certero que había despertado por completo su ira.

Con un grito que se fue transformando en un rugido de odio su rostro cambió, enrojeció le surgieron escamas y largos dientes. Se movió hacia ella de pronto, con la velocidad que sólo los dragones podían alcanzar. Inexorable, inalcanzable. Las manos se transformaron en garras de rojas escamas que se movieron directo hacia ella. Una de éstas se alojó contra el pecho femenino y se cerró cruelmente sobre el latiente corazón. Sacó la mano y una sonrisa oscura se extendió en su rostro al tener en sus manos la delicada esencia de la humana que se había atrevido a matar a su familiar.

No había pensado realmente lo que hacía, había sido un instinto. No había tomado una decisión consciente de si la mordería, la destrozaría o cómo la haría sufrir. Sin duda, esto era perfecto. Se llevó a la boca y abriendo por completo sus fauces dejó que el corazón se deslizara a su interior.

De pronto lo sintió, como un latido que se expandía en todo su cuerpo, la conexión entre ellos a través del corazón. Ese corazón que había esperado que fuera diminuto, ennegrecido pero que se veía como cualquier otro. Ese corazón que ahora tenía una fecha límite de vida, impuesta por él.

“Para demostrar tu valía y derecho a vivir, el corazón de un dragón has de ganar. Sin trucos ni fuerza, te ha de ser entregado. Cuanto más tiempo te tomes, tu corazón se irá haciendo mío…” entonó en su mente con saña.

Una mujer así, con puro odio corroyendo su ser hacia los dragones, o moría sin corazón, o debía de abandonar lo que era hoy y cambiar por completo. Fuera como fuera, la persona que había matado a Celaino moriría bajo sus manos, lenta y deliberadamente.

Se giró mirándola como si no fuera más que un insecto que no merecía su interés y recogió el cuerpo frágil de su familiar de forma delicada entre sus manos, que regresaban a la normalidad, al igual que su rostro. Se giró a mirar a la rubia de soslayo-. Tu nombre -exigió. Quería el nombre de la bestia sin corazón que le había arrebatado a su amada harpía sin motivo ni provocación. El nombre de quien, desde ahora, ocuparía un especial resquemor en su corazón.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1275

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Ymir el Dom Jul 17 2016, 12:16

Para Ymir la percepción del tiempo comenzó a distorsionarse en el momento exacto en el que aquel ser empezaba a transformarse.
Ya había visto a otros dragones haciéndolo antes, pero ninguno había sido tan aterrador como lo estaba siendo aquel y ni si quiera había llegado a completar su transición. Otros dragones podían parecer más feroces, tener mayor tamaño, pero aquel hombre era la personificación de la rabia y el dolor.
La rubia supo que no iba a marcharse de allí con vida, que si lo lograba, no iba a ser de la misma forma. Pudo adivinar que aquel pequeño acto suicida que había cometido le iba a cambiar para siempre.

Los ojos pardos de la gladiadora casi no pudieron percibir cómo el dragón se le acercó a una velocidad sobrehumana, casi serpenteando como si se tratara de un enorme lagarto. Ymir todavía estaba en estado de shock, se había atrevido a escupir aquella palabra contra él, pero no había podido dar ni un solo paso. Estaba completamente petrificada.

Por eso, cuando la garra del dragón penetró en su pecho tardó unos segundos de más en reaccionar y darse cuenta de lo que estaba pasando.
Un grito ensordecedor salió de lo más profundo de su ser. Soltó el arco, que cayó al suelo y se partió en dos en el acto. No había sentido jamás un dolor como aquel. Ni si quiera era comparable al sufrimiento que vivió el día que le arrebataron a su familia. Esto era diferente, y era peor.
Jadeó cuando la garra del dragón rodeó su corazón. Las piernas le fallaban y temblaban, quiso aferrarse con sus manos desnudas al brazo del dragón para no caerse, pero este fue más rápido y retiró su zarpa del interior de su pecho.

Ymir se derrumbó en el suelo de rodillas. Se llevó las manos al pecho presionándolo, tratando de calmar el dolor en vano. Le faltaba el aire y solamente podía gimotear, dando bocanadas ahogadas como si se hubiera olvidado de respirar. Habría sentido los latidos de su corazón golpeándole como un martillo la sien. Si no se lo hubiesen arrebatado.

Alzó la vista hacia el dragón en cuyo rostro se atisbaba ese tipo de sonrisas que solo se encuentran en las pesadillas más oscuras. Entonces vio cómo se tragaba su corazón. Aquel monstruo se había comido su corazón.
La rubia comenzó a palpar aquella herida de su pecho, pero no sentía nada, solo vacío y dolor. Sin darse cuenta si quiera las lágrimas asomaron por sus ojos. Y cuando escuchó aquel desafío en su mente gritó de nuevo llevándose las manos a la cabeza.
No podía creer que aquello le estuviera sucediendo a ella. Había oído hablar de los humanos desafiados por dragones, pero nunca se hubiese imaginado que ella acabaría en esa misma situación, y en aquel momento su mente no estaba dispuesta a divagar sobre aquel tema. Tan solo sentía aquel extraño desdén, la boca seca y una melancolía, un anhelo de recuperar lo que había perdido.

El dragón recuperó sus facciones humanas y con delicadeza, más de que Ymir podía creer que tuviera aquella criatura, recogió el ave del suelo y preguntó por su nombre.
En condiciones normales, le hubiera gustado devolverle la pregunta, pero estaba agotada, le costaba mantener la respiración, abatida de rodillas sobre el suelo, lo único que pudo hacer fue jadear su nombre tal y como aquel dragón había pedido.

—Ymir —y tosió. Sus manos estaban sobre su pecho todavía, agarrando sus desgarrados ropajes con los dedos que no paraban quietos.
Era difícil aceptar que ahora los dos estaban unidos. Que Ymir no podría continuar con su vida cotidiana en el vulgo como si nada hubiera pasado.
Ahora debía cumplir con un cometido.
Ahora, a pesar de cómo había sucedido, tenía una especie de meta en su vida.




avatar
Ymir
Heartless

Ocupación : Gladiadora
Mensajes : 48

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Kariel el Jue Jul 21 2016, 06:08

Miró con indiferencia a Ymir arrodillada, agarrando su pecho inútilmente como si pudiera retener la perdida de su corazón así. Pero Kariel sabía bien que era inutil. Sus sentimientos se recurrirían entre sus dedos, experimentaría la pérdida y la extra sensibilidad. Como lo había sentido su propio corazón por distintas circunstancias.

La voz quebrada no le causó pena alguna. Ymir, ese era el nombre de la asesina de Celaino. Una mujer arrogante que había atacado en perjuicio y lastimado a una inocente ave cuyo único pecado había sido ser su familiar.

En lo que al dragón respecta, así de rodillas en el polvo, sufriendo y temblando, era donde esa terrible mujer pertenecía. Arrepintiéndose para siempre de sus acciones y de haber despertado su ira. Rota en el suelo, igual que su arco asesino.

-Tu corazón y tus pesadillas desde ahora pertenecen a Lord Hell... Y hasta el día de tu muerte -entonó voz grave mientras se alejaba. Porque aún si existía una posibilidad de que ella recuperara su corazón no habría otro desafiador...

Una vez que llegó a su mansión fue directo al jardín donde escarbó con sus manos desnudas en la tierra. Y mientras sus uñas se volvían negras por la tierra, y sus lágrimas caían sobre sus manos haciendo surcos entre la mugre se juró que nunca iba a dejar a Ymir olvidar esto.

Se juró que siempre iba a poblar en sus pesadillas.




Crazy about you <3

avatar
Kariel
Dragon

Ocupación : Comerciante de Arte
Mensajes : 1275

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: There is an empty place within me where my heart once was [Ymir]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.