Novedades

- (15/11) Ya están disponibles novedades de Noviembre, ¡no te las pierdas!

- (15/11) Ya podéis pedir los dracs del mes de Noviembre.

- (15/11) En el pregón, nueva entrevista a Sabrina.

- (15/11) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/11) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/11) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Llegaremos a 100?
Ayer a las 23:21 por Moira

» Confieso que...
Ayer a las 22:32 por Moira

» Stealth is the key [Oswin]
Ayer a las 21:58 por Oswin

» Habilidades perecederas -FB (Jeanne Lionheart)
Ayer a las 21:31 por Jeanne Lionheart

» Buscado el consejo de un hombre sabio [Vaurien]
Ayer a las 20:50 por Vaurien

» Draconians por Cerrar Temas
Ayer a las 20:34 por El Anciano

» Registro de Rango
Ayer a las 20:14 por Letyko

» Registro de PB
Ayer a las 20:11 por Letyko

» Registro de Grupo
Ayer a las 20:06 por Letyko

» An unexpected presence [Ariakas Verminaard]
Ayer a las 19:50 por Ranema

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Music For The Soul ~ Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Music For The Soul ~ Privado

Mensaje por Invitado el Jue Jun 16 2016, 23:21

Bostecé con algo de sueño mientras observaba el tiempo a través de la ventana, el frío todavía no quería abandonar la ciudad y era algo que estaba odiando de sobremanera, prefería mil veces la otra estación a la que estábamos ahora, mucho más gélida y seca. La otra me gustaba mucho más porque había más días que llovían, y no sólo eso, sino que hacía algo más de calor y a causa de la lluvia se podía ver todo de color más bonito. Me encantaba dar paseos por el bosque y perderme entre sus árboles mientras me dejaba rodear por la naturaleza. Era mucho más agradable cuando todo estaba verde que así tan seco, cambiaba mucho el paisaje.

Aquel día debía de abrir yo la taberna pero no por la mañana como acostumbrábamos a hacer, sino que lo hacíamos después de comer para la hora de la tarde. Era un día a la semana donde podíamos descansar algo más y darnos el lujo de dormir un par de horas más, aunque no mucho pues los quehaceres de la casa apremiaban y no se hacían solos, pero que aún así podías descansar un rato más.

Habíamos acordado que un día a la semana iba una joven que tocaba en la taberna para amenizar el ambiente, y que no se oyera siempre de fondo las conversaciones, los comentarios subidos de tono y las risas de la mayoría de los hombres, y las pocas mujeres, que estaban por allí. Me gustaba cuando venía porque le daba un toque y un ambiente diferente al lugar, me quedaba escuchando las piezas que tocaba y la observaba tocar el violonchelo con una sonrisa.

Sabía que se llamaba Astrid porque llevaba ya un tiempo que venía por el lugar, casi siempre me acercaba a ella y hablábamos antes de que empezara a tocar, o cuando descansaba un poco para beber algo para luego seguir tocando. Me gustaba su compañía, era una joven que quizás tendría la misma edad que yo y con la que podía hablar tranquilamente. El trato más bien era algo cordial pero me alegraba tenerla por allí.



-Naitiri –la voz de mí padre llamándome hizo que me girara para mirarlo- ¿Abres tú ahora? –asentí con la cabeza, a él lo dejaría que llegara un poco más tarde, total, a estas horas no iría mucha gente y podía apañármelas perfectamente.
-Sí, puedes venir luego más tarde, ya abro yo que hoy viene la joven a tocar –y había dicho joven porque quizás si la nombraba por su nombre mí padre no se acordaría… para eso era un despistado total.
-¡Ah sí! Está bien, no tardes que ya es casi la hora –me dio una última sonrisa antes de cerrar la puerta de mí habitación para volver a dejarme sola. Suspiré, ir a la taberna todos los días me comenzaba a cansar, quería hacer algo diferente, notaba dentro de mí que debía de cambiar porque de la otra forma acabaría ahogándome sin poder evitarlo… necesitaba algo más de acción que ver como dos borrachos se peleaban en la taberna, esa no era toda la acción que quería en mí vida.

Con un suspiro lanzado al aire de nuevo me cambié de ropa, me puse un abrigo para el frío del camino, y me encaminé a la taberna esperando a que no hubiera llegado… no me gustaría que estuviera ella allí en la puerta con el frío que hacía. Por suerte para mí no había nadie en la puerta esperándome, así que abrí la taberna y pasé dentro para comenzar a encender las luces que había repartidas por el lugar antes de que fuera más de noche, colgué el abrigo en el almacén y me puse el delantal para pasar a limpiar las mesas y colocar los taburetes en su sitio, tarareando una canción que llevaba todo el día en la cabeza, esperando a que los clientes llegaran y Astrid viniera para amenizar el lugar con su música.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.