Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Delirios de viejas[Thareon]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Dom 24 Abr - 12:19

"Solo son cuentos de viejas" le había dicho Alrik al tabernero ante la mención de que desde hace un tiempo los campesinos de la zona contaban historias sobre las pisadas de un titánico monstruo que, no contento con pasearse por el bosque atacaba al ganado e incluso se le achacaban desapariciones de gente por la zona, aunque, que dos de esas desapariciones fuesen hombres con una borrachera más grande de lo normal no daba veracidad a la historia. Cuando el tabernero iba a dar por imposible al terco cazador, éste acordó con el ir a echar un vistazo a aquella zona del bosque y volver con noticias, a cambio de otro plato de comida y una jarra como aquella que compensaran el viaje. Tampoco se trataba precisamente de un mal trato, con la reducción de las presas debido a la nieve.

Una vez en la zona donde se encontraba el supuesto monstruo tuvo que admitir que había pruebas más que evidentes de que un delirio producido por el hambre no podía explicar y  de que algo estaba pasando. Al principio fueron cosas sutiles, que llamaban poco la atención para quien no llevara dos lustros viviendo bajo aquella interminable foresta. Un silencio aún mayor de lo normal tras la caída de aquella nevada perpetua, huellas de animales avanzando en dirección inversa al camino del cazador. AL ir internándose en aquella parte del bosque la sensación de intranquilidad iba aumentando, algunos árboles mostraban signos de una violencia inusitada, dejando en algunos casos la médula del árbol profundamente marcada. También los animales de aquella zona parecía que habían sufrido ese tipo de salvajismo, sus cadáveres incapaces de descomponerse por la nieve podían verse aquí y allá salpicando el paisaje como en otras partes del bosque podían verse los invernales líquenes surgir entre los huecos dejados por las huesudas ramas. Esos cadáveres sin embargo se encontraban rotos y desmembrados más allá de lo que cualquier animal normal que Alrik hubiera visto en su vida.

El cazador tampoco se culpaba de no haber creído rumores de unos campesinos. Dudaba si podía contar con los dedos de sus manos las veces que la gente se había inventado historias y leyendas solo por hacer su vida un poco más interesante, pues el cazador descartaba que hubiera tanta gente fuera de sus cabales como historias falsas había. Justo cuando tenía pistas más que suficientes de que aquello no era un suceso normal y poder ganarse una cena caliente, encontró en la nieve un rastro relativamente fresco de un animal que jamás había visto. Justo en contra de lo que su sentido común le dictaba, se dispuso a seguir aquel extraño rastro.


Última edición por Alrik el Sáb 30 Abr - 5:33, editado 1 vez
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Vie 29 Abr - 17:37

Manchas de sangre fresca y extrañas huellas era lo que el cazador había encontrado. De quién era el rastro, de dónde venía, era parte del misterio que aún estaba por resolver. Probablemente el experimentado montaraz no tardaría en percatarse de las características del animal que perseguía:

Grandes huellas de garras. Que sin embargo no eran ni animales, ni humanas.
Un rastro serpenteante, que acompañaba los surcos de las pisadas.
Rastro de varios palmos de ancho, y varios dedos de profundidad: la bestia era grande y pesada. Mas no obstante, sabía camuflarse muy bien, pues nadie había logrado hasta el momento dar de ella una descripción exacta.
Sangre de sus presas, manchando nieve, hojas y tierra.
Desmembramiento y mutilación, allí donde sus garras habían perforado, donde sus dientes habían mordido, arrancado y cercenado. Se había comido a sus presas mientras aún estaban vivas. Mientras aún les latía el corazón. Revelaba aquello a un ser sanguinario y cruel.
El perímetro que creaban los rastros de huellas y cadáveres, parecía responder a un patrón lógico. Rodeaban una zona bastante concreta del bosque. Lo cual bien podía revelar un claro síntoma de territorialidad... o de afilada inteligencia.
Las escamas en forma de punta de flecha, que habían caído entre la nieve, por ésta semienterradas, mostrando un leve brillo azul labradorita.

Sí, sin duda el cazador podía descubrir, encontrar y hasta hilar el conjunto que formaban aquellas inusitadas y escalofriantes pistas. Podía darse cuenta de que no era un animal, sino un monstruo lo que perseguía.
Mas de lo que no parecía haberse dado cuenta, era de la silueta, azul, sigilosa y sonriente, que le había ido acechando a él desde hacía un largo rato. Cual felino al acecho. Cual sombra entre sombras, azul mimetizándose con la sombra azul de la nieve virgen que tapizaba las copas de los árboles. Agazapada entre las ramas. Serpenteando entre los troncos, Leviathan también cazaba. Jugaba, sonriente, relamiéndose por la delicia que para él significaba aquel peligroso juego.

El ratón y el gato. ¿Más quién de los dos era el cazador, y quién el que iba a ser cazado?






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Dom 1 Mayo - 10:26

El avezado cazador estaba tenso como una cuerda de violín a punto de saltar. Aquello era igual de fácil de rastrear que el cráter de un volcán en erupción, y Alrik empezaba a dudar de que no fuera igual de destructivo. Lo que en los lindes de aquella zona de leyendas de monstruos y campesinos era una foresta poco explorada, conforme se iba internando en aquella zona el hedor del miedo y la muerte impregnaban cada rincón del bosque. La nieve, más fina en ciertas zonas, permitía ver con claridad la profundidad de las pisadas dejadas por aquella… cosa, ya que llamarlo animal era un insulto a todo lo natural y armonioso que se había criado bajo el denso follaje. Aquellas pisadas salidas de las peores pesadillas de hasta el más valiente clavaban sendas garras en el inmaculado blanco trémulo de la nieve, acuchillando el suelo, posiblemente con la misma saña que a aquellos cadáveres semienterrados. Lo que en un principio había sido un artificial silencio, había degenerado en una antinatural tranquilidad solo rota por el sonido amortiguado de las pisadas del cazador sobre el lecho del bosque. Instintivamente, con sumo cuidado de no hacer ningún ruido más que alterara aquella tensa calma que precede a las peores de las tormentas, el montaraz descolgó con extrema lentitud el arco de su hombro y preparo una flecha en la cuerda preparada para volar hacia la mínima señal de peligro.

Pese a que cada uno de los instintos más primarios le dictaban que abandonara aquel lugar, la llamada agridulce de lo desconocido, así como su necesidad de comprender cada suceso que ocurriera en lo que él consideraba su gran hogar desde la infancia, lo instaban a seguir fuese cual fuese el peligro y el desenlace de aquella expedición, aunque un plato de comida caliente empezaba a parecer irrisorio ante la devastación que estaba presenciando. Al cumulo de abrumadoras sensaciones que iban acumulándose en su pecho, se fue añadiendo gradualmente la sensación se sentirse observado. En un principio fueron tan solo sonidos distantes, que fueron transformándose en disonancias respecto a los sonidos producidos por el propio montaraz, que degeneraron en movimientos efímeros en el justo límite de su línea de visión, reducida por la trémula luz que se filtraba a través de la foresta.

Alrik empezó a andar de un modo más errático, cambiando de dirección sin dirección aparente, esperando que, de aquella manera, si la pesadilla que había provocado aquello estuviera aún en la zona, no tuviera fácil hallar de manera clara la ruta hasta la espalda del cazador, y con un poco de suerte encontrar un rastro que le indicara que de verdad un monstruo se había materializado en aquella zona del bosque sin motivo aparente. De modo que ahuyentando los miedos que agarrotaban sus músculos con un trago de su característico licor de patata, continuó avanzando, agarrándose a la excitante evidencia de estar ante la cacería más estimulante de su vida.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Mar 3 Mayo - 13:27

¿Qué se movía en la oscuridad? ¿Qué esquiva sobra le acechaba? Leviathan sabía de esas preguntas en la mente del cazador. Jugaba con esa ventaja, con el factor sorpresa. Quería alargar, alargar, tensar más el momento, como la cuerda elástica del arco antes de no poder doblase más. Empero, el cazador aprendía. Era más inteligente que la media de pueblerinos que se atrevían a internarse en lo profundo del bosque.
Poco a poco su camino se volvió errático, difícil de predecir. Y si no podía dirigir sus pasos hacia donde le convenía, no podía jugar a plantarle la emboscada que probablemente acabaría con su vida. Amortiguó un gruñido en su pecho y garganta al darse cuenta de ese hecho. Aquello le incitaba a ponerse en acción antes de lo que le gustaría. Él también sabía cómo jugar a confundirle.

¡FRURM! El sonido de la nieve cayendo rompió la tranquilidad. Aparentemente, sólo se trataba del típico montón blanco que cae cuando una rama no soporta más. Pero en realidad, Leviathan había golpeado con su cola aquella rama, provocando la caída. En el momento en el que el cazador se girase, saltaría, al próximo árbol. Las ramas se agitarían, más nieve caería. Y de nuevo vuelta al silencio. La nieve seguía cayendo, lenta y silenciosa, y el frío iba haciendo mella. El monstruo azul se sabía en esa desventaja, y por eso sabía que estaba acercándose el momento de actuar.
Un siseo en la quietud. Silencio. Ramas crujiendo al otro lado. Silencio. Otro montón de nieve cayendo detrás. Más silencio. Un destello azul en movimiento entre las ramas. Silencio una vez más.

Ni un pájaro, ni un ave, ni una sóla presa despistada. Nada más que la nieve cayendo. Y el destello de unos ojos azules entre los arbustos nevados que duró apenas una centésima de segundo.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Miér 4 Mayo - 16:37

Alrik casi saboreó la perplejidad de su hasta entonces invisible adversario al encontrarse con que su predecible presa andaba por aquella zona sin un patrón lógico que permitiera adelantarse a sus movimientos. Siempre había sido así, un baile, una danza, donde solo el más audaz conseguía una mínima ventaja sobre su adversario, posicionamiento, sorpresa, primer movimiento, lo eran todo y a la vez solo el primer paso de algo tan complejo como cazar. En un juego donde un mal movimiento podía ser el último, raspar cada ocasión y explotar todos los fallos que el rival cometiera eran de vital importancia para respirar un día más. No conocía absolutamente nada de aquel ser al que se enfrentaba, ni raza, ni origen, ni motivaciones, pero de cada uno de los gestos, comportamientos y pautas que iban haciendo ambos, se estudiaban, conocían, y admiraban, y si aquella cosa no lo respetaba todavía, el viejo montaraz pensaba darle varios motivos para ello al final del día, le iba a enseñar a los recién llegados a su bosque a respetar a los mayores.

Un montón de nieve en los alrededores cayó de manera perezosa y pausada sobre el congelado suelo del bosque, el cazador, reprimió las viscerales ganas de girarse sobre sus talones perdiendo el control sobre su cuerpo, y con él, sobre la situación. En cambio, mantuvo su ruta, intentado que ni en sus pasos se notara el susto causado por un indefenso montón de nieve, transmitiendo toda la tensión de su cuerpo a la articulación de la mandíbula en un titánico esfuerzo de mantener los nervios bajo control. Sin precipitarse, de manera errática, continuó hacia la base del árbol donde había caído la blanquecina sustancia. Mientras se dirigía hacia él, otro montón cayó justo en su límite de visión. Allí estaba, la prueba de que los años en el bosque aún no habían destrozado del todo su sesera, el majestuoso tronco estaba profundamente marcado por unas gruesas garras, y en las marcas aún corría la sabia, por lo que no había dado tiempo a que se congelaran debido al intenso frío.

Un, dos, tres un nuevo montón de nieve cayó contra la capa de permafrost del suelo del bosque, un, dos...tres, otro apagado sonido,  allí estaba el rastro, insignificante para una criatura de semejante tamaño. Arbustos en posiciones extrañas, el sinuoso movimiento de una cola en la nieve. -Muy bien, al cachorrito le gusta jugar.

La luz iba declinando lentamente en el horizonte, y no le apetecía continuar con el juego del gato y el ratón cuando la oscuridad consumiera el bosque, por lo que decidió que iba siendo hora de empezar a jugar de verdad. Un, dos…tres, un nuevo montón. -Muy bien Alrik, juguemos a cara o cruz refunfuñó en voz baja mientras mentalmente contaba, un, dos …izquierda o…  ¡derecha! dijo mientras sus dedos dejaban volar la flecha en esa última dirección, uniendo ese movimiento al giro de sus talones, esperando escuchar en pocos segundos el rugido de dolor de su oponente, mientras su mano libre ya estaba en su carcaj preparando el siguiente proyectil. Lo único malo de aquel plan es que el cazador no había ganado a un juego de lanzar la moneda en su vida.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Jue 5 Mayo - 16:32


¡ZIUUUUUUF! La flecha voló, rauda y directa, estrellándose finalmente entre los arbustos contra un tronco escarchado. El temblor que provocó en el árbol, hizo que otro montón de nieve cayera. El experimentado cazador se giró acto seguido hacia el lado opuesto, justo para perder de vsita por un milisegundo ese destello azul cobalto entre las nieve y la maleza. Una risa resonó, moviéndose sin pausa, errática como la propia voz, más un chasquido en la garganta que una risa en sí. - Fallaste... - Susurró la bestia en el eco del bosque, difuso en el silencio. La sombra del ser ahora se movía más rápida. De rama en rama, de árbol en árbol. Trepaba, subía, bajaba... De vez en cuando se hacía audible el sonido de sus... ¿alas? - Izquierda, derecha... Delante, detrás... Un, dos tres... - Canturreó aquel gutural y áspero susurro, entre gruñidos y chasquidos, que no paraban nunca en la misma posición. Una canción con un aire tan divertido como siniestro, acompañada por una nueva e inquietante carcajada sorda.

Leviathan le rodeaba, no permanecía nunca quieto en el mismo sitio, nunca en la misma dirección. Tan sólo dejaba ver de él esos destellos azul cobalto tan efímeros, o la sombra entre las hojas o sobre las ramas. No sólo lo hacía para dificultarle el trabajo al cazador, sino también para mantener el calor. Pues el frío seguía siendo un factor en contra bastante grande para la bestia, y marcaba su cuenta contrarreloj. Antes de que la nieve y el gélido aire hicieran mella en su sistema, tendría que acabar con él. Si bien... debía admitir que aquel hombre estaba empezando a despertar su curiosidad más allá de considerarlo una presa potencialmente comestible.

De repente, al pasar relativamente cerca de la posición del cazador, la escamosa cola azul armada con sus afiladas espinas negras, surgió reptando por el suelo. Rápida, propinando un latigazo malintencionado hacia las rodillas de su adversario.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Dom 8 Mayo - 14:27

El sonido sordo de la flecha perforando la madera acabó con el poco buen humor que le quedaba al cazador en aquella situación. Aquel ser estaba ya rondándole lo suficientemente cerca como para que fuera relativamente fácil de ver su enorme envergadura, pero la densidad del follaje de aquella zona y la velocidad de su objetivo hacía que no fuera un objetivo fácil para el arco del cazador, que tenía que empezar a trabajar en encontrar los puntos débiles de aquella cosa antes de que decidiera dejar de jugar con la comida y enseñarle sus puntos fuertes pero a la vez.

La perspectiva de que la gutural voz que llegó de repente a los oídos de Alrik, y que parecía venir de aquel monstruo, no hacía más que fomentar la sensación de estar viviendo uno de esos cuentos que las abuelas cuentan a los niños con la esperanza de que sus correrías no los condujeran demasiado lejos de casa. Pero el viento helado lacerando sus pulmones era real, los crujidos y movimientos de aquel ser también, y lo más real de todo era la increíble certeza de que un mal golpe recibido de aquella bestia acabaría con el combate con desastrosas consecuencias para el montaraz. –Vaya así que la bestia sabe hablar…más o menos sonrió de manera siniestra Alrik, intentando recuperar un aplomo que aquella inhumana voz parecía haberle arrebatado, así podrás decirme como he de llamar a la nueva cabeza que va a adornar la chimenea de algún noble.

Un inmenso látigo provisto de adamantinas escamas golpeó de improvisto las piernas del cazador, mordiendo éstas en el impacto la piel del cazador a pesar de la resistente ropa de cuero que calzaba, acabando de manera abrupta con su carrera, y haciendo que la flecha preparada en el arco, y el arco mismo se perdieran en el suelo del bosque. Consiguiendo asir con una mano la prensil cola, recorrió una pequeña distancia a rastras hasta conseguir con la otra mano blandir su puñal e intentar atravesar la coraza de escamas, intentando hendir su filo en la carne de aquella pesadilla. La tragicómica escena, terminó de una manera tan abrupta como comenzó, cuando una raíz que sobresalía del suelo se estrelló contra la rabadilla del cazador, haciendo que este soltara la extremidad y rodara otro trecho por la fría nieve, para luego levantarse con cierta dificultad.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Dom 22 Mayo - 15:44

La criatura galopó sobre sus cuatro extremidades a gran velocidad por el bosque helado, notando que ya empezaba a sentir los músculos entumecidos. Y notando también el peso polizonte que había logrado asiirse a su cola, y que trataba desesperadamente de clavar su cuchillo entre sus escamas. No se lo puso fácil, y de hecho, atravesar su hermética coraza escamosa sólo con una daga de acero, resultaba prácticamente imposible. No logró más que mellar su propia hoja. Hasta que finalmente una raíz obligó al cazador a soltarle, rodando aparatosamente sobre la nieve algunos metros hasta detenerse. Una nueva risa se extendió por el bosque, divertida, cruel, casi sabiéndose vencedora.

Mientras se levantaba, la criatura había vuelto a esconderse entre el contraste blanco-oscuro que la nieve y la profundidad del bosque formaban a su alrededor. Y la voz volvió a hablar, viniendo cada vez de un sitio diferente. Una vez más cambiando constantemente su posición. - Tengo  muchos nombressss... cazador... - Derecha. Izquierda. De nuevo derecha: - Thraindarcorthoreon... Conquisssstador del Oeste... Ironnnsscale... Thareon... - Un sonido de alas, una brisa que corrió, agitando ramas y haciendo caer nieve a su paso. - ... Pero tú... me conocessss como... Leviathan. - La voz sonó de arriba. Justo sobre la cabeza del hombre desarmado y maltrecho por la carrera y el arrastre. Y desde arriba precisamente, se dejó caer la criatura, justo sobre el hombre, pretendiendo aterrizar justo sobre él. Sin llegar a aplastarle, sencillamente encerrándole contra la nieve bajo sus cuatro extermidades, y sus alas semiextendidas abarcándole con su sombra.

Por fin a la vista el uno del otro, el ser de escamas azules clavó aquellos ojos azul topacio de pupila estrecha, en la mirada del cazador. Y una sonrisa torcida acompañó al inusitado giro de cabeza hacia un lado. Normalmente, en aquel momento, el hedor del miedo era tan, tan fuerte en sus presas, que el ser no podía resistir el impulso de sofocarlo arrebatándoles la vida cruelmente. Mas él... no olía a miedo. No apestaba a ese terror propio del que sabe, inevitablemente, que está a punto de morir. - ... Curioso... Los corazonesss... a esssta distanncia latennnn... tan fuerte que podría bailar... al compásss... Pero el tuyo... - Se interrumpió, inclinando la cabeza hacia el otro lado. Un gruñido gutural brotó de su garganta. - ¿No tienessss miedo a morir, humano? - Preguntó, resoplando aire caliente por las narinas reptilianas, y hundiendo aún más sus garras en la nieve. Su instinto le instaba a clavar sus colmillos en su garganta y saborear su sangre, caliente, espesa y férrea. Pero su raciocinio, su curiosidad... parecían ir aumentando a medida que iba retrasando el momento.

FDR: Me he tomado la pequeña licencia de cerrar un poco la acción, para que pro fin se vea cara a cara, pero si te supone cualquier problema, edito.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Mar 24 Mayo - 5:58

El aire le quemaba en los pulmones al cazador del esfuerzo de respirar por la boca, atenazando el interior de su pecho desde dentro, pero aún se permitió responder con acidez -Lo siento mucho bestia, pero para mí todos sois los cachorritos de la reina.

Se permitió un instante para ver las muescas producidas en su rudimentario cuchillo, que había sido incapaz de ocasionar ningún daño a semejante monstruo. Alrik se mostraba bastante confuso, aquel ser parecía ser una abominación quimérica entre un dragón y un humano, con clara predominancia del primero. Por lo que había odio en las tabernas, para alivio del mundo, los híbridos no tenían aquel aspecto antinatural en todos los aspectos. Pero entre todas sus dudas, la única certeza es que sería incapaz de derrotar a aquella bestia con sus medios actuales, y la agilidad y velocidad que había demostrado desde el comienzo del encuentro descartaban cualquier estrategia de huida.

La certeza de la muerte se confirmó, cuando la tenue luz del sol que conseguía vencer a la panoplia de hojas y ramas se oscureció por completo, debido a la sombra de la reptiliana criatura que se abalanzaba sobre él desde las copas de los árboles ¿ya se había aburrido de jugar con él? Al menos pensaba ser merecedor de una mayor atención por parte de la bestia, sonrió con amargura.

El montaraz en un último acto de rebeldía contra la muerte, contra el lugar que el mundo le tenía reservado, esperando morir peleando tal y como había vivido, miró a aquel ser a los ojos profiriendo un último grito de desafío mientras arrojaba el maltratado cuchillo a las fauces abiertas de la bestia, con toda la fuerza y resolución de aquel que ya lo ha perdido todo.

Pero la muerte no lo recogió en sus fríos y calmados brazos, en lugar de eso, el descomunal peso de la criatura hizo que instantáneamente perdiera la posición vertical, convirtiéndose el mundo por unos confusos instantes en una malgama de nieve, ropa y escamas. Cuando la nieve polvo se asentó, se encontró a sí mismo asido por la criatura que lo aplastaba lentamente en el blando lecho del bosque, observándolo con curiosidad “no pienso pasar los últimos momentos en este mundo siendo el juguete de un lagarto” pensó Alrik con ira mientras se debatía y cabeceaba con el fuego de la rabia brillando en sus ojos, sin importarle cuanto se pudieran clavar aquellas garras en su piel debido a su propio forcejeo, sin importar que aquella bestia ni notara como pateaba la parte baja de su cola ni sus cabezazos.

Entonces el dragón habló y el montaraz rio irreverente ante la falta de conocimientos que aquella especie mostraba pese a mantener la enseñanza para su uso y disfrute. -Lo único que me aterroriza en este momento es que continúes echándome ese aliento nauseabundo en la cara. Los cachorritos de la reina vivís tanto tiempo que se os olvida la perspectiva de la muerte. En este bosque solo se vive mientras seas más brutal que el contario, si vives aquí, aceptas las reglas, yo las he aceptado dos décadas, sería poco honroso dejar el juego cuando vas perdiendo. Y ahora acabemos con esto de una vez, apenas vocalizas, la conversación es aburrida y con la comida no se juega, terminó de hablar el cazador que volvió a revolverse en su agarre, dispuesto a no rendirse hasta que llegara el final, por mucho que aquel monstruo tratara de posponerlo.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Dom 3 Jul - 19:16

Un rugido ensordecedor surgió del pecho y reveberó en la garganta de la bestia, provocando que las aves se espantaran incluso a varios kilómetros a la redonda. El eco se quedó flotando un momento en un silencio que se tornó sepulcral. Un instante de quietud, antes de que la iracunda tormenta del monstruo estallara sobre el humano que se revolvía inútilmente bajo sus zarpas: - ¡¡NO OSESSSSS LLAMARRRRME CACHORRO, HUMANO!! ¡¡Y MENOSSSSS AÚN COMPARARRRRME CON ESSSSSA ZORRRRRA USURRRPADORA!! - Chasqueó las mandíbulas con desagradado, como si le diera asco el mero hecho de hablar de ella. - Por llevar corona... ya todosss se arrasssstran como gussssanos en la mierrrda, y la llaman Madre... ¡JA! - De improviso se apartó de él, liberándole, y se alejó algunos metros. Empezó a ir y venir, enfurecido, colérico, descargando su rabia contra los gruesos troncos de los árboles: - Traidora... Ruin... Mentirossssa... ¡Usurpadora! - A cada palabra una garra o un golpe de su cola espinosa dejaba surcos en los troncos, destrozaba la madera, o derribaba un árbol. Rugió, bramó y resopló como cien caballos de guerra hasta que logró calmar su ataque.

Esperó a que el humano hubiera sido inteligente, haciendo lo que cualquiera en su lugar haría: correr. Muy rápido. Y muy lejos. Empero, el hombre seguía ahí. Parecía ser verdad que no le tenía miedo a la muerte. Lo cual sin duda resaltaba que el hombre tenía valor. Y que estaba lo suficientemente loco como para detestar a la Reina y desafiar a una bestia dispuesta a matarle sin pestañear, y sin pensar en su propia supervivencia.
Una combinación extraña que a dicha bestia le interesaba. Y mucho.

El Leviathan entonces esbozó una grotesca sonrisa, plagada de dientes afilados. Movió la cola serpenteante en un divertido vaivén. - YO soy lo mássss brutal de este bossssque... - Alegó, parafraseando las palabras del hombre. Ladeó la enorme cabeza cornuda, y acto seguido volvió a colocarse a cuatro patas sobre la fría nieve. Su reloj había terminado la cuenta atrás. El frío le hacía mella, y ya no tenía opción a seguir alejado de alguna fuente de calor. Así que, aprovechando el juego del cazador, decidió cambiar las normas en el último momento. - Si rrrealmente no tienesss miedo a morirrrrr... - siseó: - ... entoncessss sígueme. - Y echó a correr acto seguido entre los arbustos, dejando un claro rastro de huellas en la nieve. Volvió a carcajearse, con un tinte rayano en la locura, y empezó a alejarse en dirección a la cabaña.

Si el cazador estaba lo suficientemente loco como para seguirle, entonces desde luego, era lo que buscaba.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Jue 7 Jul - 6:01

Alrik aguantó estoicamente el profundo rugido de aquella bestia, que le hizo vibrar el estómago como un desfile del ejército, y el profundo aroma que se vertía desde sus fauces no ayudaban a hacer de aquella una situación ni remotamente agradable, pero solo se permitió entrecerrar los ojos y poner  -¿Qué habíamos dicho del aliento monstruo? Dijo notoriamente molesto Alrik deseando usar uno de sus inmóviles brazos para quitarse el vaho que el profundo rugido había condensando en torno a su rostro, aunque aquello seguía siendo un imposible, pues todo el peso del monstruo descansaba sobre su entumecido cuerpo, haciendo que las afiladas garras empezaran a perforar lentamente la carne del cazador, ayudadas por los continuos forcejeos de este, empezando el viejo cazador a notar el contraste de su caliente sangre con el gélido ambiente. No ayudaba tampoco, que la blanda nieve empezara a ceder bajo el peso conjunto del cazador y la presa, haciendo que la sensación de aprisionamiento de Alrik fuera cada vez mayor.

No obstante para el montaraz las cosas solo empeoraron cuando un pequeño instante que la bestia usó para coger aliento, para acto seguido volverlo a gastar en una profunda diatriba sobre la reina. ¿Quién iba a decir que había dragones en contra de aquel régimen? Pero estaba claro que a aquella bestia, tan tranquila y amenazante la simple mención de compartir bando con la reina le producía tal repulsión que rallaba la locura. Desde luego era más fácil odiar y desear la muerte de aquellos reptiles cuando te los imaginas a todos como odiosos dictadores sedientos de la sangre de tu raza, no como entes complejos, diferentes y únicos, aunque estaba seguro de encontrarse ante un espécimen realmente único dado la monstruosa forma y el malversado juicio de la criatura que se encontraba junto a él.

Mientras por suerte para Alrik la colérica criatura desataba toda aquella furia con los alrededores, obviando al exhausto humano que se había encontrado bajo sus garras, el cazador puso en marchas sus doloridas extremidades, arrastrándose hasta donde había quedado abandonado su arco, preparando una última flecha antes del fatal desenlace de aquel encuentro, al menos podría rasgar una de las membranosas alas de la criatura antes de sucumbir. Pero la bestia volvió a hablar, esta vez para retarlo una vez más, esta vez a seguirlo.

–Puede que antes no lo fueseis, que de verdad fuerais una raza orgullosa y temible, pero ¿ahora? Os trata como a mascotas, dándoos juguetes, entretenimiento y escondiendo vuestras faltas. Pero una corona es difícil de llevar sin una cabeza que la sostenga monstruo y puede que entonces recuperéis el orgullo y nosotros el nuestro terminó gritando el montaraz con un deje triste en su rasgada voz, antes de perseguir a la bestia a través del indudable rastro dejado.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Dom 17 Jul - 19:49

- Juguetesss... massscotas... entrenamiento... faltass... - Una risa casi desquiciada volvió a hacer eco en el bosque, esa vez justo delante de los pasos del cazador, repitiendo aleatoriamente sus palabras. Cambiando su posición: derecha, izquierda, derecha, delante, derecha, izquierda, delante... - Audaces palabrassss... para un simple cazadorrrr... - Las huellas del monstruo se clavaban profundamente en la nieve, dejando un rastro más que evidente detrás. Incluso demasiado evidente, aquello seguramente el cazador lo viera en seguida. No parecía estar esforzándose por que no lo encontrara, como hasta el momento. Más bien al revés: al parecer quería asegurarse de que no le perdía la pista.

El monstruo mantuvo corriendo al cazador durante bastante tiempo. El suficiente como para que el frío hiciera mella en ambos, empezando a volverse peligrosamente incómodo por momentos. Especialmente para Leviathan, quien ya empezaba a sentir que los efectos devastadores de las bajas temperaturas estaban acabando con su aguante. De hecho, poco a poco las huellas y los rastros empezaron a volverse erráticos, inestables, como si de pronto estuviera costándole al monstruo andar en línea recta. - Dime, ¿y cómo piensas... - Preguntó de nuevo la monstruosa voz, la cual poco a poco empezó a entrecortarse, a sonar como... ¿dolorida? Eso parecía... De repente, como si gimiera de dolor y jadeara entre palabras a medida que pronunciaba las frases: - ... que puedeaaas cortar ... la cabeza... que sostiene la corona... - Manchas de sangre empezaron a acompañar las huellas, cada vez más pequeñas, cada vez más informes, volviendose más y más... ¿humanas? Sí, exacto. Eso era lo que Alrik encontraría al final del rastro: no a la criatura, sino a un hombre de pelo oscuro, tatuajes en la cara, el cuello y los hombros, y con escamas en los brazos y el vientre, del mismo color que el monstruo que le había estado acechando. Con los mismos ojos, azul topacio, intensos e irisados. - ... humano?






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Vie 26 Ago - 18:48

Las extremidades de Alrik parecían reaccionar sorprendentemente bien a las órdenes de su dueño, sobre todo teniendo en cuenta que hace tan solo unos instantes un monstruo de varios metros lo había atenazado contra el congelado suelo, tal y como le recordaban al cazador los numerosos raspones en su ropa, desde algunos de los cuales, corría un tímido hilo de brillante sangre, sugiriendo algunas heridas superficiales, que no hacían más que enfadar aún más al viejo cazador, que se obligó con movimientos lentos y medidos a despegarse la capa de nieve que se había adherido a su ropa y a recoger su arco, abandonado en la capa de permafrost.

Una histérica voz seguía proviniendo de algún lugar entre los árboles que habían quedado más o menos intactos tras el aterrizaje de aquella cosa que había decidido que humillarlo era más divertido que acabar con su vida. Parecía que aquel coloso le procesaba un odio a su reina más antiguo y profundo de lo que cualquier humano podría llegar a sentir. Su voz desgarrada, aquella furia  ciega, ancestral destilando por aquellas pupilas dilatadas, irradiada por cada movimiento que, por suerte, no habían encontrado a su frágil cuerpo en su camino, aunque el cazador dudara que más por producto de la suerte que por raciocinio. Y ahora estaba allí, en algún lugar por delante de él, llamándolo, burlándose, como había hecho desde que había un pie en su territorio. Alrik se sentía como un ratón en los brazos de una serpiente, por un lado, lo más sensato sería correr en sentido opuesto al rastro dejado por la bestia, pero por otro lado, el montaraz estaba verdaderamente molesto, habían jugado con él, lo habían perseguido, acosado, acorralado, atrapado, aplastado, herido y lo peor de todo, aquel aliento a vísceras aderezadas con alguno de los lodos en descomposición del pantano, no, desde luego aquello solo podía ir a peor si le seguía el juego a aquella cosa, pero de ir en cualquier otra dirección seguramente le alcanzaría, así que ¿por qué no seguir el juego hasta el final?

Tras coger aire otra vez, puso en movimiento sus agarrotados y fríos músculos, en post del titán que había dejado aquel sendero que hasta un ciudadano de la capital podría seguir. La voz de la bestia le llegaba siempre desde un poco más adelante, daba igual lo que acelerara, por lo que acomodó el paso, y el aire sobrante lo empleó en vociferar una contestación a aquellas palabras: Pues verás dragón empezó con todo el arrojo y el descaro que aún le quedaba, a una lagartija se la mata colocando una navaja detrás de su cabeza y tirando de su cola; a las ranas se les corta en la base del cuello, justo donde empieza su buche; a los murciélagos basta con entrarles un cuchillo entre los ojos continúo el cazador enumerando como si hablara de un tema corriente, ¿A qué se parece más tu reina…? Las últimas palabras murieron en su boca, al encontrar sobre la nieve la imponente figura de un humano, de oscuro pelo, en contraste con el níveo paisaje, con vetas de intrincados tatuajes mordiendo su piel y una mirada adusta, cansada y en cierto aspecto molesta, más por el frío glaciar que atenazaba aquel claro que por su presencia, y unos ojos tan cansados y  profundos que envejecían el resto del conjunto, dándole un porte extraño e imponente, pero aunque pareciera un humano, estaba claro que aquello solo era un disfraz para esconder la bestia que hace solo unos segundos había estado a punto de acabar con él, al menos prefería morir de una horrible dentellada que con una vulgar hoja atravesada en su pecho, pero estaba claro que los dioses no iban ni a dejarle escoger ni la muerte más espectacular ni la más heroica, tan solo dejaría otro cadáver desangrado y con un perfecto y limpio tajo, decepcionante, pensó mientras volvía a empuñar con fuerza el arco, esperando a que su rival ejecutase algún movimiento.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Thareon el Sáb 27 Ago - 6:16

El hombre tatuado sonrió. Más allá del evidente efecto del cansancio y el frío, no parecía molesto por las insinuaciones del humano. De hecho esbozó una sonrisa cruel y torcida al responderle: - A un víbora venenosa. Y a esas sólo se las mata de una forma. - Y alzó el mentón, a la par que la mano. Dejando a la vista el cuello, también recorrido por tatuajes que serpenteaban entre sus remarcados tendones hasta los hombros. Se colocó el dedo índice en el gaznate, y lo deslizó lateralmente, como si invisiblemente lo cortara de lado a lado. Y acto seguido le dirigió una figura cómplice al humano. Casi podría definirse como... ¿orgullosa? Era difícil de decir, porque el frío estaba agarrotando cada vez más los músculos del dragón, y mantenía contraída la mandíbula para evitar que le empezaran a castañear los dientes. Sólo la destensó para hablar. - Debo felicitarte, cazador. De todos a los que he sometido a la misma prueba, eres el único que ha llegado hasta aquí. - Confesó. Probablemente, de no ser por la evidencia que ya marcaba el hecho de que se mostrara vulnerable ante su perseguidor; hubiera podido ser un farol. Pero no lo era.
Aquel humano era el único, de todos a los que Leviathan había perseguido y acosado, que había superado el miedo y había demostrado la temeridad suficiente como para perseguir a un monstruo sanguinario, que claramente le superaba en demasiados sentidos. No se había rendido. No había huido despavorido. Estaba allí, arco en mano, dispuesto a luchar, a morir, si era necesario. Thareon aplaudía esa actitud, mucho más que la de los pobres diablos que habían puesto pies en polvorosa antes siquiera de verle la cara; o que habían caído desmayados al abalanzarse sobre ellos.

La revelación bien podía ser motivo de alivio o de ira, Thareon ya lo sabía. Y estaba preparado para cualquiera de las dos. Esperaba que fuera más por la primera, después de todo. - No voy a matarte, mientras no me des motivos para ello. - Le informó. Supuso que no le creería. Por ello, alzó despacio una mano, para que la viera con claridad, aún a riesgo de que el humano decidiera clavársela de un flechazo. Confiando ciega e inconscientemente en que no, Thareon agarró una mata de ramas y hojas, y la apartó, bajándola para dejar pasar la luz, cada vez más escasa. Y revelar el claro tras los árboles, justo al lado del río, donde la cálida de una cabaña parecía invitarles silenciosamente a refugiarse en su calor. El dragón no dijo nada, pero su expresión le ofrecía al cazador una clara invitación a su interior.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1387

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Alrik el Vie 2 Sep - 18:20

El viejo cazador acaba sin saberlo de entablar combate con un Goliat de una raza muy superior a la suya, había salido en busca de aquella cosa cuando ella parecía poner fin a su juego y había mirado a la muerte y se había reído en su fea cara, pero de lo que fue totalmente incapaz fue de disimular una cara de enfado y repugnancia al ver una forma humana, demasiado humana donde debería estar la vil silueta de uno de esos monstruos, más grande que algunas manzanas de apretadas chabolas que se podían encontrar en los barrios bajos de Talos. Por un delicioso segundo se imaginó a si mismo haciendo volar aquella flecha y ver si aquella raza moría igual si una flecha le entraba por la cuenca de un ojo, o si adornaba su reseco corazón con una saeta precisa ¿Tenían acaso corazón? Las preguntas se acumulaban en su pecho, desparramándose por todo su cuerpo en intentas oleadas que mantenían sus músculos rígidos y preparados.

Con una enorme fuerza de voluntad, bajo el arco, sin descargarlo ni destensar la cuerda del arco, preparado por si al extraño se le ocurría realizar algún movimiento extraño a pesar de la aparentemente tranquila y conciliadora postura. –No soy una persona que disfrute de los juegos dijo Alrik entre dientes, poniendo todo el veneno posible en cada sílaba, pues si no, este acabaría por ahogar todo el autocontrol que llevaba aquellos minutos acumulado y acabaría en otro enfrentamiento, no era aquello lo que le preocupaba, si no eliminar del mundo a otro ser con un odio tan real hacia la reina, haciéndole a esta el trabajo. No pudo no obstante, evitar seguir con la punta de la flecha el movimiento del extraño hasta revelar con el una pequeña aunque acogedora cabaña. La cabeza de Alrik iba tan deprisa como las manos de un carterista en el mercado, aunque un pensamiento se alzaba por encima del resto de manera dolorosamente nítida y clara, si hubiera querido matarlo, lo hubiera hecho hace rato, por lo que la curiosidad sobre quien era aquel ser y por qué un vomitivo dragón odiaba de tal manera a los suyos como para intentar descabezar su imperio era más fuerte que su prudencia. También, cabía la posibilidad de que aquello solo fuera un farol de la reina buscando terroristas en el bosque, de ser así su hora estaba cerca igual, por lo que simplemente, comenzó a andar con paso lento hacia la cabaña, destensando por fin el arco, aunque aún sin descargar la flecha. Cuando estuvo a la altura del hombre tatuado, sin ni siquiera mirarlo o variar el paso, se dignó a decir por fin otra de sus inquietudes, -Espero que dentro tengas algo más…abrigado.
avatar
Alrik
Human

Ocupación : Cazador
Mensajes : 107

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Delirios de viejas[Thareon]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.