Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Your royal highness... at last we meet[Privado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Mar Abr 19 2016, 23:38

Apenas recordaba cuando las cosas se habían empezado a desmadrar de esa manera, fueron tantos los eventos acontecidos en Talos y poco el respiro que parecía estar siempre en constante alerta. Lo pasado en la plaza y en el posterior juicio solo sirvieron para confirmarle la decadencia del ejército y lo poco comprometido de algunos dragones para con la causa en la inquisición. Los enemigos salían de debajo de las piedras y aunque todos temían o idolatraban a esa dragona cuyas acciones derruyeron una torre de palacio... pocos sabían su nombre, pero no el inquisidor de ojos violeta, tras una pequeña charla ya tenía información de sobra para presentarse ante la Reina darle, quizás, algo de buenas noticias.

Se vistió con su mejor uniforme de inquisidor, negro y ornamentado con figuras de dragones en actitud combativa, con un broche de plata en que iba engarzada una amatista y que servía para enganchar la capa que llevaba consigo. Escogió unas botas y llevar guantes, así como la espada en su funda de cuero que estaba ornamentada también a juego con la coraza. Pocas veces se presentaba ante Su Majestad, y si se daba el caso no se permitía otro atuendo, no siendo lo que era... su mano, su espada contra esas abominaciones, de los primeros que empaló a un híbrido en la plaza de Talos para predicar con el ejemplo.

Al llegar frente a la sala del trono el inquisidor miró a los guardias que la custodiaban para que le permitiesen la entrada, sin dedicarles ni una sola palabra, pues una mirada era más que suficiente. Pasó al interior de la sala con ese porte elegante que le caracterizaba, hasta situarse en la zona frente al trono e hincar rodilla ante la majestuosa figura que en el se encontraba. La Reina siempre fue el foco de todo en Talos, tras el juicio con tanta gente cuestionando su palabra y su pasividad inicial esperaba que el asunto de su torre lo tratase mejor, sobretodo viniendo de una dragona que gritaba revolución. -Su Majestad...- fue todo lo que dijo, esperando una señal.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Reina Madre el Mar Abr 19 2016, 23:53


Tac.

Tac.

Tac...

El sonido de la garra metálica que envolvía el real índice repitió aquel sonido contra el labrado metal del trono. Una vez. Dos. Tres. Repiqueteando constantemente el tiempo que pasaba ante dos ojos azules, ancestrales, antiguos; sin verlo. Sin siquiera prestarle atención. Su atención era demasiado valiosa para regalársela al tiempo. ¿Lo era también para regalárselo a Letyko?

Pudiera parecer así. Pues en la quietud que de repente se apoderó de la gran sala, antaño ocupada por el Consejo, sólo dos respiraciones hacían eco. La suya, y la de su siervo. Aquel al que apodaban El Leal. Y en esa quietud, el tiempo seguía pasando, impasible, indiferente. Como la mirada de la Diosa Dragona, que miraba sin ver. Ancestral, antigua. Como ese maldito tiempo, que seguía escurriéndose ante ella, escapándose, de entre sus dedos.

Tac.

Tac.

... Tac.

Tiempo... Lo que siempre había tenido. Siempre había desafiado al tiempo, más que ningún otro dragón en el mundo. En ella los años no se contaban por siglos, sino por eones. Y sin embargo... ahora temía más que nunca al tiempo. Lo odiaba tanto como le aterrorizaba. Lo detestaba, y le frustraba. Demasiadas cosas la frustraban bajo aquella indiferencia sublime y majestuosa. Bajo esa bien trabajada carcasa de vanidad e impasibilidad.
Pasaron los segundos, los minutos. Sólo silencio. Sólo el tiempo, pasando, invisible, imparable.

Tac.

Tac.

- ... ¿me odiáis, Letyko?

Tac.

Su voz tañó en el silencio como una campana en plena oración, rompiendo esquemas y pensamientos por igual. Y su mirada no veía al Inquisidor. Seguía viendo el tiempo escaparse como si de una infame burla contra su persona se tratara.





You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
avatar
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 472

Ver perfil de usuario http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Miér Abr 20 2016, 00:25

La presencia de Su Majestad llegaba a resultar algo inquietante, la calma que envolvía a esa Diosa a veces resultaba asfixiante para un dragón que en raras ocasiones se permitía algo así. El inquisidor no había estado tantas veces ante la presencia de tal majestuosidad pese a lo que muchos pensasen, tenía un título si, "el leal" pero eso no implicaba que un ser tan poderoso tuviera que gastar su tiempo con él, no cuando había cosas más importantes que hacer o de las que preocuparse en esos momentos

El tiempo pasó en aquella sala, no comprendía que tardase tanto en responder, no había más dragones allí, estaban solos, de haber caído una hoja al suelo estaba seguro de que hubiese resonado por el eco, pese a parecer imposible aquello. Tampoco elevó el rostro, no quiso mostrarse descarado ni faltar al respeto a la Reina, la impulsividad no estaba permitida en esa sala. Mas cuando la respuesta llegó no supo bien que contestar, no le vio venir, tuvo que alzar la vista solo para encontrar que la de su interlocutora estaba perdida en algún sitio, levantándose lentamente.

Adoptó una posición respetuosa y caviló su respuesta, no era muy complicada ya que era su Reina y Diosa, aquella a la que servía y respetaba, la que le dio un futuro hace siglos. -No os odio... sois mi Diosa, la de todo talos... madre de todos vuestros hijos y a vos y solo a vos os servimos con lealtad, devoción y convencimiento.- su vos sonó segura, convencida de ello, reflejando dicha seguridad en sus ojos violeta, sin poder encontrar ahora el momento de darle la información.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Reina Madre el Miér Abr 20 2016, 01:08

- Diosa, sí. Madre... - En la voz de la Reina se escuchó un tinte añorante que rebotó en las frías y silenciosas paredes. El aire pareció congerlarse, volviéndose más frío de lo que ya era por culpa de aquel invierno. No fue algo literal, más bien una sensación que siguió a la respuesta del Inquisidor. Una tensión interior, cual cuerda estirándose y estirándose, hasta que casi pareciera que podía saltar en cualquier momento. Rompiéndose. Arrastrándolo todo con ella.

La Gran Madre levantó entonces su majestuosa presencia del trono, y su vestido acompañó aquel movimiento fluido, más grácil que el de cualquier otro dragón. Bajó por fin su mirada distante e inescrutable hacia su único invitado. Dio un paso hacia delante. - Lealtad. - Otro paso. - Devoción. - Otro paso. - ... Convencimiento. - Con el último paso se detuvo, justo frente a él. Y alzó su mano, tan hermosa como peligrosa, hasta rozar el rostro masculino. Posó sus dedos sobre su mentón, agarrándole la cara con una aparentemente tierna firmeza que, no obstante, provocaba escalofríos. Si bien la inquietud no la transmitía en sí el gesto. Sino una penetrante mirada, que atravesó los irises violáceos de Letyko. Yendo más allá de su mirada, su carne y su mente: hasta su corazón. Removió, rebuscó, retorció sus pensamientos, filtrándose en todas las capas del ser del Inquisidor a través de la conexión que con él mantenía en la red. - Palabras que últimamente se ven sustituidas muy fácilmente por otras en las mentes de la mayoría. Traición. Perjurio. Vacilación... - Siguió escarbando, recuerdo a recuerdo, por la mente del dragón, sin que ninguna barrera pudiera o resistencia psicológica pudiera impedírselo. - Las susurran cuando creen que no les oigo, o no les veo. Susurran, a escondidas, por los rincones como ratas arremolinándose tras las alcantarillas. - Masculló entre dientes, tornándose su rostro un reflejo de demente ira contenida. Volviendo cada vez menos tierno aquella garra sobre sus facciones. - Pero puedo oírlas, Letyko en sus corazones. Puedo oír lo que de verdad siente... tu corazón.

Pues ella era La Reina. La Diosa de los dragones. La Madre de la Red. Todas sus mentes, sus pensamientos, sus verdades, sus mentiras, le pertenecían a ella, y sólo a ella. Así debía ser. Así había sido siempre. Porque ella, sólo ella, podía ser la Reina y Diosa de todos los dragones.
Sólo ella y nadie más. Nadie más. Nadie que pensara lo contrario merecía vivir. Nadie que pensara lo contrario debía existir.


Se hundió hasta lo más profundo de la mente del otro dragón, sin importarle qué tan incómodo resultara para él, o lo invasivo que fuera el proceso. Pero al no encontrar lo que buscaba, salió abruptamente de su psique. Le soltó, entonces, esbozando una sonrisa extraña. Su mirada volvió a perderse, como si de pronto se hubiera aburrido de aquello, y empezara de nuevo a cavilar internamente sobre cosas ajenas a la realidad. Una risa floja, aguda, reverberó tenuemente en la sala durante unos segundos, a la par que la Reina se giraba, dándole la espalda a Letyko. Encaminándose en una marcha lenta y errática, como su risa, alrededor del trono, en el que no volvió a sentarse.

Entonces volvió el silencio, sólo roto por los pasos de la Reina, ausente de nuevo en su pensamiento.





You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
avatar
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 472

Ver perfil de usuario http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Miér Abr 20 2016, 01:47

Pudo apreciarlo, en su voz, como confirmaba su estatus de Diosa, pero no fue todo, el inquisidor pudo percibir algo distinto en lo referente a madre, aquella palabra que apenas era un recuerdo en la boca de todas las dragonas, la evidente falta de natalidad había supuesto un problema que a día de hoy parecía no tener solución. Sinceramente Letyko se sintió incómodo, una sensación extraña en su cuerpo, como de helor... como si emanase de las paredes, provocado todo por las palabras de su Reina.... desconcertante, demasiado.

Cuando se movió del trono el dragón quedo expectante, escuchando la tela de sus ropajes acariciando el mármol de suelo, pudiendo encontrarse con sus ojos por fin, algo pequeño por la diferencia evidente entre ambos, todo un abismo que los separaba tanto en categoría como en presencia. Con el primer paso el inquisidor se mantuvo firme, escuchando la palabra salir de sus perfectos labios, con la segunda se sintió nervioso, asintiendo a la afirmación... peor con el último, casi sintió la necesidad de retroceder, como queriendo apartarse de su camino conforme ella avanzaba. Por suerte su entereza ganó y su posición se mantuvo, sin revelar nada en su rostro. Esperó a ver que iba a continuación, casi sobresaltándose cuando la delicada mano de aquel ser tan majestuoso se posó en su rostro, bajando al mentón y notando ese agarre, fuerte pero a la vez delicado, erizando la piel del dragón y sintiendo como un escalofrío recorría su espalda. Era la primera vez que el dragón se sentía tan pequeño en presencia de otra figura, de otra dragona, aunque... ¿Era solo una dragona o había más tras ese rostro perfecto y esos ojos azules?. Poco importó todo aquello en vista de la mirada que dedicó al inquisidor, pudo sentir como la Reina se metía en su mente, escarbaba hasta los rincones más recónditos de la misma sin saber que espera ver, sin poder resistirse a su paso. Apenas pudo escuchar a Su Majestad y sus palabras con esa intrusión en la red, no había acabado y tampoco entendía lo que miraba, hacia donde iba y si era necesario, Letyko era fiel y le podía contar todo... o casi todo pues ciertas cosas como las de cama no.

El dragón entendía que la traición era más habitual en aquellos días, la desconfianza estaba presente en muchos dragones pero no era su caso, el inquisidor era leal, estaba ahí para ayudarla o darle información. Su mirado no contribuyó a ello, aquella ira, esa sensación de peligro que activaba cada alarma de su cuerpo, que le incitaba a defenderse... ¿pero de qué... de Su Reina? no, de ella no, nunca de Su Majestad... aunque confesase que escuchaba su corazón, la verdad, haciéndole dudar de todo en ese instante, porque Letyko no tenía miedo a nada ya, pero en esa sala... frente a ese ser... comenzaba a nacer, crecía conforme seguía mirando sus ojos.

Cuando terminó se sintió aliviado, calmado y libre... como si durante todo ese proceso una opresión se adueñase de su mente, de su red, de todo lo que se suponía que lo conectaba a ella. permaneció quieto y solo observando, la sonrisa y aquella risa tan espeluznante que vino después, con el corazón más acelerado de lo normal, con una voz en su cabeza que le instaba a marcharse de allí, una interior y profunda que hacía tiempo que no escuchaba.


Tras acariciarse el mentón siguió la figura con la mirada, alrededor del trono y sin sentarse en este, dejando que el silencio volviese a apoderarse de la estancia. Un silencio que el inquisidor logró romper tras recuperar la compostura, dispuesto a revelar la información que obtuvo de Peter. -Su Majestad... he identificado a la dragona que derruyó vuestro palacio... la traidora que gritó revolución en la plaza...- seguro, apretando el puño y relajando luego la mano en varias ocasiones... sentía el sudor bajo los guantes pero no se los quitaría, no hasta salir de aquella sala.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Reina Madre el Miér Abr 20 2016, 02:09


La bella e imponente figura de la Reina se había aproximado hasta una de las altas y exquisitas vidrieras de la Sala del Consejo. Se había apoyado con el rostro pegado a la pared de piedra, con la mirada perdida entre los colores del cristal. ¿Qué miraba? Nadie podía saberlo. ¿Qué pensaba? Demasiadas cosas envueltas en los tonos coloridos y caprichosos de la luz a través del cristal. Reflejándose en su tez eternamente joven, eternamente bella, en la que sólo sus ojos contaban la historia de sus largos años de vida.
Probablemente ahí hubiera podido quedar su mirada ausente, perdida durante horas en algún horizonte inexistente.

Pero la voz de Letyko volvió a rasgar el silencio, y a poner en marcha el tiempo detenido de un modo harto desagradable. La tensión volvió a cortarse en el ambiente, denso y frío, muy frío.
"Traidora". El Inquisidor había dicho "traidora". "Revolución". Dos palabras que no podían esperarse que provocaron una reacción halagüeña en Su Majestad. Tanto fue así, de hecho, que tales términos hicieron que su expresión, antes ausente e indiferente de la Reina, se volviera ahora una máscara siniestra, oscura, teñida con un odio iracundo que puso los músculos de su hermoso rostro tanto o más tenso que la atmósfera que se respiraba. Se volvió ella entonces, muy, muy despacio. Y sus ojos traspasaron al otro dragón como si de nuevo pretendiera clavar el puñal de su mirada en lo más hondo de su mente. Su voz no gritó, no habló alto. Pero su única palabra y respuesta resonó como un trueno en el silencio reverberante de la sala: - Dímelo.



Última edición por Reina Madre el Jue Abr 21 2016, 20:13, editado 1 vez





You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
avatar
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 472

Ver perfil de usuario http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Miér Abr 20 2016, 17:09

La actitud de su Reina era cuanto menos extraña, toda esa reunión lo era... muchas cosas estaban ocurriendo en el interior del dragón, demasiadas como para tratar de identificarlas todas. No pudo evitar sentir que todo iba mal, cada paso de la Reina la acercaba más a una de las paredes de la sala, cercana a una de las hermosas vidrieras de colores que adornaban las ventanas. ¿Qué miraba con tanto ímpetu? ¿Acaso podía atravesar su mirada milenaria el cristal de colores y ver más allá de Talos, de sus dominios? fuera lo que fuese, no duró mucho cuando el dragón dejó escapar de sus labios la información, parte de ella al menos.

La figura se giró lentamente, con aquella gracia con la que había bajado de su trono, notando que su rostro ya no era el mismo. Se apreciaba la ira de una forma más contundente, sus músculos, la forma de mirar... interpretó aquello como una señal de que debía decirle todo lo referente a ella, que Su Majestad quería acabar con la vida de esa traidora. De no ser por la mirada que le lanzó habría hablado, pero sintió como su cuerpo se congelaba, sus músculos agarrotados y el sudor que ahora era frío como el hielo. Miedo... no podía ser otra cosa, solo un ser tan poderoso podría despertar esa sensación en un inquisidor cuyos ojos fueron testigos mil hazañas.

Apretó los puños y se obligó a hablar, haciendo acopio de sus fuerzas otra vez para que se viese tan seguro como de costumbre. -Su nombre es... Ryssa.- siseó, esperando unos segundos antes de continuar con el resto de información de que disponía. -Exiliada... según la información obtenida su mente se ha abandonado a la locura y sus propósitos son desconocidos... pero la fue la culpable de todo. Tengo el bosque siendo peinado para encontrarla, es nómada así que no permanece mucho tiempo en el mismo lugar... pero tengo algunas de sus localizaciones para seguir el rastro.- era cuestión de tiempo encontrarla, si alguien le daba cobijo solo hallaría el mismo destino que ella.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Reina Madre el Jue Abr 21 2016, 20:39


- Ryssa... - El nombre fue un murmullo agudo, trémulo. - ... Ryssa. - Lo repitió, desviando la mirada de su fiel servidor. De nuevo sus ojos se perdieron en la nada, viendo el vacío, caminando hacia él, paso sin sentido tras paso sin sentido. Y en susurros, repetía: - Ryssa... Ryssa... Ryssa... - ¿La conocía? ¿Sabía quién era? ¿Tendría siquiera noción de su existencia? ¿Le importaba, a caso?
La tensión creció aún más si cabía, a medida que la Reina Madre caminaba por la sala, aparentemente ausente, repitiendo el nombre una y otra vez, en una incansable retahíla. Sin dar o mostrar señales de cuánto le disgustaba la noticia sobre lo que aquella exiliada había hecho en su... ¿Locura?

Locura... Sí. Letyko había dicho "locura". Y siguió hablando: - Tengo el bosque siendo peinado para encontrarla, es nómada así que no permanece mucho tiempo en el mismo lugar... pero tengo algunas de sus localizaciones para seguir el rastr... - ¡¡CRASHH!! El sonido de una de las grandes antorchas metálicas que iluminaban la sala estrellándose contra el suelo, en un estruendo de metal, cristal y llamas; interrumpió de improviso al Inquisidor mientras se explicaba. La Reina acababa de golpearlo violentamente, descargando sobre el objeto un repentino ataque de ira y desesperación. Se volvió, girándose con expresión desquiciada hacia el dragón.



- ¡¡¿¿POR QUÉ NO ENTIENDES QUE NO ES SUFICIENTE, LETYKO??!! - Bramó, tanto con su voz, como por la red, ensordeciendo casi por completo la mente de su servidor. Probablemente nada más pudiera escuchar en ese momento. No le permitiría hilar un sólo pensamiento. No mientras gritaba: - ¡¡Me da igual si tienes que reducir a cenizas el bosque, la estepa o todo Talos si es NECESARIO!! - ¿Tan difícil era? ¿Tanto costaba un poco de fidelidad, de lealtad sincera? ¿Por qué nadie podía entender... que no estaba pidiendo tanto... comparado a lo que ella había tenido que dar por todos y cada uno de ellos? Sí... por todos y cada uno de ellos. De sus hijos. Sus súbditos. ¿Así le pagaban su benevolencia? ¿Traicionándola al grito de "revolución"?

Malnacidos.

Desagradecidos.

Debían morir.

- ¡¡Quiero su cabeza!! ¡¡¡La quiero, la quiero, LA QUIERO!!! ¡¡¡La de ella y la de todas esas asquerosas ratas de la Resistencia!!! - Movió entonces Su Majestad sus brazos, en un amplio e invisible abanico. Y las flamas esparcidas por la sala acudieron a ella. Formaron marcialmente como sierpes en el aire, y la rodearon, crepitando con intensidad y violencia. La dragona cerró los dedos de sus manos en os puños, internándose en el fuego que la rodeaba, sin que las llamas le hicieran siquiera un sólo rasguño. Su mirada traspasó a Letyko, con su voz aún alzándose tanto fuera como dentro de su mente: - ¡¡Beberé... y me bañare en la sangre de todos ellos!! ¡Y en la de cualquiera que ose volverse contra mi! ¡¡TRAIDORES!!






You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
avatar
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 472

Ver perfil de usuario http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Mar Abr 26 2016, 20:33

La mirada de aquella Diosa se tornó distante, casi ausente, sus labios dejaron escapar el nombre de esa traidora con suavidad y el inquisidor no supo que pensar, descolocado aún más por el aspecto que ofrecía. Se percató de los pasos de la Reina hacia si, como erráticos, con el nombre de la dragones saliendo de sus labios una y otra vez, sin poder apreciarse en su voz un atisbo de enfado o molestia, como si solo estuviese el nombre en su cabeza. Le recordaba a la demencia, actuaba como aquellos dragones privados de la red, sumidos en una incipiente locura o presos de ella por completo, algo sumamente preocupante en aquellos momentos... aunque se resignaba a comparar a su Reina con un loco, ella no podía estarlo, era divina.

Lo peor fue cuando la Reina no dejó terminar la frase del inquisidor, aquel estruendo que alertaron a sus músculos, llevando la mano a la empuñadura de la espada para acabar viendo la antorcha estrellarse contra el mármol del suelo. Retiró la mano de la empuñadura a tiempo de ver como la figura femenina se giraba para descargar toda su rabia en forma de gritos, casi roja, iracunda como jamás pensó que la llegaría a ver, sintiendo otro escalofrío en su espalda, no solo por la actitud desquiciada sino por la violencia y la forma de destrozar la antorcha de metal.

Su voz resonó como un martillo por su red, captó toda su atención y no podía escuchar otra cosa, era como un eco constante, elevado, que derrumbaba las paredes a su paso por la potencia y ferocidad. Tentado estuvo de llevar sus manos a la cabeza mas no lo hizo por respeto, deseando que parase aquello, para descansar. Temía a aquel ser, era imposible no hacerlo cuando su presencia llegaba a incomodar de manera tan intensa, cuando escuchaba las palabras que salían de su boca, esos gritos... quemar Talos y el bosque por una dragona exiliada... no estaba bien, qué le pasaba a la Reina, que mal aquejaba su mente... necesitaba salir de allí.

Y allí, con esa mirada de pura ira, el inquisidor tuvo claro que debía apresar a Ryssa, pero que debía estudiar aquel fenómeno de inmediato, pues si conocía bien a su raza, jamás había visto las llamas acudir en forma de sierpes a un dragón en forma humana, jamás había visto aquel despliegue por parte de nadie. Y su voz, gélida y potente volvió a traspasar su mente, a envolverlo todo, en otro despliegue de locura que erizaron el vello del inquisidor. No supo que contestar, no podía moverse, era demasiado lo que estaba viviendo, sintió un sudor frío en la nuca, manteniendo la concentración para seguir con el rostro impasible. -Se hará... obtendréis su cabeza... nadie se opondrá a vuestro régimen mientras os sirva e imparta vuestra justicia en Talos.- le costó decirlo, pero una vez hecho, logró respirar aliviado, haciendo una reverencia a su Reina y dando muestras de que no solo iría a por ella sino de que disfrutaría cercenando la cabeza de esa traidora.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Reina Madre el Sáb Abr 30 2016, 00:04


Las llamas cesaron casi al instante, dejando su rastro ahumado en el aire, y ninguna marca sobre la piel o los dorados ropajes de la Reina Madre. Bajó esta su cabeza, varió su expresión, mas no podía tampoco decirse que aquello fuera un consuelo. Sin dudas las palabras del Inquisidor habían logrado aplacar su ira. Haciendo que la Diosa dragona la sustituyera por... ¿qué? Sus ojos claro seguían refulgiendo con el fuego de la ira, sus facciones seguían tensas como un cable de acero. Temibles. Sus movimientos fueron raudos, casi podría decirse que demasiado veloces incluso para un dragón; cuando caminó hasta situarse justo frente a Letyko, con esa insondable expresión que al tiempo revelaba odio, locura y hasta... tristeza.


Entonces la Reina alzó su divina mano, aquella que adornaba con aquel anillo engarfiado... ¿anillo? No. Su dedo índice formaba una garra, estilizada, dorada y hermosa, que surgía de su propia piel. Una garra que acarició, junto con la otra mano, el rostro y el cabello del dragón violeta. Un gesto maternal, que - Sí... - Susurró ella entonces. Parecía mentira que aquel arrullo que ahora era su voz hubiera sido antes atronador y potente como el corazón de una tormenta en curso. - Tú... harás eso por mi... ¿Verdad, Letyko? - Una sonrisa trémula, inestable, casi al borde del llanto, ¿o de la histeria? Se formó en sus labios. ¿Qué estaba viendo Su Majestad en los ojos violáceos del dragón? ¿Qué creía ver ella?
¿Quién podía siquiera saberlo?

Aquella garra rasgó horizontalmente una de las mejillas de Letyko. Un corte perfecto, simple, meramente superficial. Pero que provocó que unas dulces gotas de sangre brotaran cual rubíes sobre su piel. Quedando éstos atrapados en la curva dorada de aquel mimoso y tierno garfio. Para que acto seguido ella se llevase el dedo a los labios, y saborease aquellas gotas de su sangre cual manjar único y exquisito.


Entonces, y sólo entonces, la mirada parcialmente extraviada de la Diosa pareció aterrizar en la realidad. Ver a Letyko donde estaba, reconocer el lugar que veía. Retrató ella entonces una expresión en su rostro que le hizo parecer más vieja, más cansada, casi extenuada. Pareciera que de repente se hubiera quitado una máscara. Y tras ella aquellos ojos ancestrales, hastiados e inmortales; observaron al Inquisidor con una mueca, cuanto menos, desoladora.


- Letyko... Mi leal, mi fiel Letyko... - Sonrió ella entonces, como una orgullosa madre al contemplar las proezas del mayor de sus hijos. - ... Sólo en ti puedo confiar. Sólo tú has demostrado ser... digno. - Daba la sensación de que le costara hilar tal pensamiento coherente. Algo tan simple, tan obvio... parecía costarle un tremendo esfuerzo. Un esfuerzo que, empero, pronto pareció dejar de hacer. Pues a medida que iba recuperando su anterior expresión ausente y su mirada impasible y ajena; fue perdiendo también el contacto con la realidad. - Puedo... ¿confiar en ti... Letyko? ¿O no puedo... confiar en nadie? Nadie... - Susurrando, susurrando, la Reina apartó la mirada del dragón. Y al girarse, despegó las manos de su rostro. Y volvió a caminar por la sala con paso errático. - Nadie... nadie... traidores... usurpadores... confiar en... nadie... - Repetía una y otra vez en su incensante retahíla. Volviendo a empezar una y otra vez. - Nadie... nadie... - Mientras brotaban las lágrimas vacías, huecas, sin dueño ni motivo. Haciendo ruido en el eco al caer:


Tac.

Tac.

...

...

... Tac.





You can erase an entire generation of people.
You can burn their houses, and somehow they'll return.

But if you destroy every achievement in life and history, you're denying they had existed.
Like ashes floating through the air.
avatar
Reina Madre
Mother of Dragons

Ocupación : Levantar el mundo desde las cenizas.
Mensajes : 472

Ver perfil de usuario http://www.reignoffire-rpg.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Letyko el Miér Mayo 04 2016, 23:28

Las palabras del inquisidor debieron de calmar a la Reina pues aquellas lenguas de fuego fueron menguando hasta desaparecer, se extinguieron con suma rapidez dejando un olor a ceniza en el aire. No dejaron marca alguna en las ropas ostentosas de su diosa, su piel estaba libre de quemadura o mancha negruzca, como si jamás hubiese tenido aquella danza a su alrededor, lo que hizo estremecerse al inquisidor, pensando en como demonios era capaz de hacer eso. El rostro de la Reina seguía manteniendo esa ira, esa tensión... Letyko sentía como si el aire le aprisionase, más cuando ella se deslizó con una velocidad jamás vista antes hacia él, muy superior a lo que creía posible en un dragón... y comprendió cuanto de Diosa tenía, pese a la locura y la tristeza que sus ojos revelaban ahora.

La mano de la Reina viajó a su rostro y tuvo que reprimir tensarse, relajando los músculos, confiando en que no iba a pasar nada malo, en que no iba a prescindir de uno de sus mejores hombres. No obstante siguió su dedo... más una garra dorada que otra cosa, en esa caricia tan suave que desentonaba con su actitud de antes. Y asintió, ante aquella pregunta solo pudo manifestar con dicho gesto que lo haría, pues era su trabajo, el que llevaba haciendo para ella desde el despertar, pese a que su sonrisa fuese tan siniestra como su figura. Permaneció impasible, sin saber que demonios quería la Reina, hasta que sintió el filo de su garra en la mejilla, un corte limpio, rápido y perfecto, lo supo por la leve molestia. Lo siguiente si logró provocar otro escalofrío, pues lamer la sangre de un dragón era de lo peor, causaba adicción y estaba mal visto, sin embargo ella parecía encantada, como si no le afectase...

Intentó serenarse, no pensar en todo lo que estaba pasando, necesitaba salir de allí, pensar... hallar respuestas cuanto antes... no era normal, no estaba bien y temía, tremía mucho lo que pudiera pensar la gente de ver a una Diosa en ese estado. Cuando volvió a mirar la figura de la Reina su expresión lo desoló, fue como mirar a otra dragona, más anciana, cansada y triste... todo se transformó por completo y lo descolocó mucho más, dando un paso hacia ella, escuchando sus palabras, como si Letyko fuese el único dragón que la sirviese con fidelidad, una sensación desoladora. Y el de ojos violeta tenía claro que podía confiar en él, su Reina podía tener la certeza de que procuraría el bienestar de su raza a toda costa, de su reinado... incluso cuando apartó la mirada y sus manos abandonaron el rostro del dragón, murmurando. Dejó antes de que se marchase un pañuelo en sus manos, para secar sus lágrimas e hizo una reverencia. -Me pondré de inmediato a trabajar mi Reina... descansad tranquila, no os fallaré- murmuró, dando media vuelta para salir por las puertas de la sala del trono rumbo a las estancias de los inquisidores.
avatar
Letyko
Dragon

Ocupación : Inquisidor
Mensajes : 1687

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Your royal highness... at last we meet[Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.