Novedades

- (15/10) Ya están disponibles novedades de Octubre, ¡no te las pierdas!

- (15/10) Ya podéis pedir los dracs del mes de Octubre.

- (15/10) En el pregón, nueva entrevista a Dev.

- (15/10) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/10) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/10) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Últimos temas
» Afiliciones VIP (Élite)
Hoy a las 18:26 por Invitado

» Stalker /Myrddemrys/ [Fb]
Hoy a las 18:15 por Nimue

» Llegaremos a 100?
Hoy a las 17:38 por Moira

» Let's go for that drink (Ariakas)
Hoy a las 14:15 por Vaurien

» Nuestras necesidades se inspiran en el pasado (Lena)
Hoy a las 14:01 por Moira

» Preguntas y respuestas, ¡gambito de la verdad! [Privado]
Hoy a las 04:58 por Limon

» La belleza de la estrategia y la elegancia de la táctica [Privado]
Hoy a las 04:16 por Limon

» Ausencias
Hoy a las 03:50 por D'tark

» Su cabeza en una pica || Vaurien
Hoy a las 03:44 por D'tark

» Introduction {Priv.}
Hoy a las 03:30 por D'tark

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: Zero
59/60

Afiliados Normales


This is how it goes - Drael y Cressida

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Valeria el Lun Abr 18 2016, 16:17


La joven Valeria odiaba tener que pisar Talos. Caminaba por calles llenas de gente y puestos que vendían todo tipo de cosas. Los olores, el ruido, los gritos, el bullicio era ensordecedor, algo que habría disgustado enormemente a cualquier miembro de la burguesía, pero Val estaba acostumbrada y tiempo atrás le había cogido el gusto a pasear entre aquellas gentes. Después de todo, observando aquella vida se podían descubrir muchas cosas muy interesantes. Y eso que el frío era el protagonista. Pero los negocios nunca cesaban. El mercado siempre estaba hasta arriba, al menos en hora punta.

Si hubiese sido por ella, Valeria no habría vuelto a pasearse por la superficie de Talos de no ser porque necesitaba hacerlo. Trabajar en la resistencia requería algo más que simplemente vivir en el alcantarillado y fastidiar a los dragones de vez en cuando. También tenían que hacer contactos, ir a escuchar rumores… y la chica se conocía muy bien las calles y callejuelas de la ciudad. Tenía un mapa mental de los puntos calientes en los que podía ir a enterarse de ciertas cosas que no se decían en voz alta por miedo a acabar encerrados en los calabozos, torturados o ejecutados.

Sin embargo, de momento la morena se había dejado perder por el mercado porque ya que estaba allí, debía hacerse con algo para el cuidado de Kaia. Unas nuevas herraduras. Con la nieve y la humedad pensó que sería lo más adecuado para la comodidad y salud de la yegua. La resistente ansiaba que el buen tiempo regresara por el simple hecho de la preocupación que le atormentaba día y noche con respecto a su montura.
Por otro lado, le parecían más que convenientes aquellas nevadas. Los dragones no podían soportar el clima y se metían en sus casas resguardándose en el calor de las chimeneas, termas o mantas caras. Mientras tanto, los humanos podían respirar algo más tranquilos.
Valeria paró frente a un puesto en el que vendían diferentes cosas de metal. Vasos, platos, cotas de malla viejas, instrumental para herrería... todo de una calidad de baja a aceptable. Sobre una vasija llana había un juego de herraduras perfecto para la joven.
Llevaba un par de conejos atados al cinturón que pensaba usar de intercambio en su compra. No se les notaba muy carnosos y su pelaje era blanco. Le había costado la misma vida cazarlos porque se camuflaban con el entorno y porque eran rápidos como condenados. Pero unas buenas trampas improvisadas con cuerdas y palitos finalmente le habían procurado aquel pequeño trofeo.

—Te ofrezco mi caza de hoy por las herraduras —le dijo impostando la voz al mercader que estaba al otro lado del puesto.

El hombre, de complexión grande, la miró de abajo a arriba. Luego se dedicó a observar aquellos conejos y se partió de risa en la cara de Valeria.

—Puedes marcharte con tus aperitivos a otra parte. Esos conejos no saciarían ni a un niño desnutrido.

Valeria entrecerró los ojos con odio y se acercó todo lo que el propio puesto le dejó al mercader, pegada a la mesa de madera sobre la que se encontraban sus mercancías. Esas herraduras serían suyas fuera como fuese. Si aquel hombre seboso no aceptaba el trato, tendría que llevárselas por las malas y no estaba de humor para tener que huir de la guardia una vez más.

—Y tú puedes quedarte con estos conejos —Valeria los desprendió del cinto y se los tendió—. Para que yo me lleve las herraduras —esta vez, su volumen de voz no fue tan alto, pero sí más amenazante con cierta rabia escondida tras sus palabras.
El hombre guardó silencio notablemente enfadado y empezó a mirar a ambos lados, quizás buscando la ayuda de alguien que lograra quitarle a la joven de encima.
Val por su parte se mantuvo en su posición esperando que el mercader entrara en razón y le diera las dichosas herraduras.


Última edición por Valeria Buaidh el Jue Abr 21 2016, 19:17, editado 1 vez




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 180

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Cressida el Miér Abr 20 2016, 17:03

Entre el gentío que iba y venía por el mercado de Talos se abría paso una joven morena, sus ojos verdes observando sin demasiado interés lo que sucedía a su alrededor. Días y días habían pasado desde la última vez que la dragona Vitré la había invitado a cenar con ella y desde entonces, Cressida no había vuelto a su mansión y la dragona tampoco la había mandado llamar, quedando las lecciones de esgrima suspendidas indefinidamente.

Estaba consciente de que no tenía sentido permanecer en la ciudad, si bien se mantenía de bajo perfil, conllevaba un riesgo. La generosa cantidad de dinero que la dragona le entregaba como pago por las lecciones había mermado, si bien quedaba suficiente para comer por varios meses, si era cuidadosa. No había podido evitar gastar un poco, aprovechando la oportunidad de tener dinero entre sus manos, más del que nunca había tenido. Había invertido en una daga que ahora llevaba todo el tiempo al muslo y en una armadura ligera que le ofrecía suficiente protección y al mismo tiempo le permitía moverse con libertad, destreza y ligereza que, desde luego, no llevaba encima, pues como siempre, se hacía pasar por esclava. También había regalado un poco a humanos que lo necesitaban, las palabras cargadas de rencor de su hermano resonaban en su cabeza cuando sentía el peso de las monedas: “Tú sabes cuantas veces terminé medio muerto en la calle y ¿qué hacía tu dichosa gente? ¡Nada! Pasaba al lado mío como si no existiera, ni siquiera se atrevían a mirarme.” así que cuando hacía pequeñas compras, les daba más de lo que el producto valía en realidad y aquello la hacía sentir mejor.

Pero ahora debía ser cuidadosa con cada moneda. Era posible que su fuente de ingresos se hubiera agotado, no podía saberlo, así que no podía darse el lujo de despilfarrar más.

Caminaba entre los puestos, abriendo su camino hacia el de una vieja anciana que preparaba un puchero para morirse, cuando una conocida voz la hizo girarse.

Una joven estaba de pie ante un hombre mucho más alto y grueso que ella, mirándolo retadoramente, sin ceder un ápice. El hombre miraba a su alrededor, buscando probablemente a algún guardia que lo librara de la chica, cuyo rostro le era tan familiar a Cressida como el propio.

- ¡Vaya! ¿Son esos conejos del bosque? - se acercó, fingiendo estar entusiasmada, casi fuera de sí, antes de bajar la voz, murmurando de forma que solamente el hombre y la joven pudieran escucharle, como revelando un gran secreto - Escuché decir a mi amo que conejos blancos han estado alimentándose cerca del altar de tierra y su carne da fuerza y salud a aquel que la consume. ¿Ambos conejos por esas herraduras, pero estás demente niña? Toma, te daré 10 monedas de plata por cada uno, a mi amo no le importará el precio, incluso podría ofrecerte más… ¿qué dices? – ofreció ignorando por completo al hombre, quién lucía como si le hubieran vaciado un balde de agua helada en la cabeza e intentaba recobrar la compostura.

- Largo de aquí, esclava, me los ha ofrecido a mi primero. Llamaré a los guardias  si no te marchas de mi puesto inmediatamente.




From the ashes we will rise, Invitado. Blood must have blood.

They call me Eirwen:



avatar
Cressida
Human

Ocupación : Instructora de esgrima
Mensajes : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Valeria el Miér Abr 20 2016, 21:19

La joven terrorista reconoció al instante la voz que se alzó a su lado. Cómo no hacerlo, desde que tenía acto de conciencia, Cressida había estado siempre allí.
Valeria reprimió una sonrisa ante la aparición de su amiga y se dejó llevar por el pequeño teatro que estaba montando. Levantó los conejos enseñándoselos y girándolos de un lado a otro con lentitud para que pudiera analizarlos con detalle.
Asintió con orgullo respondiendo afirmativamente ante la pregunta de si eran del bosque.

Hizo amago de entregarle los conejos a la supuesta esclava justo cuando el mercader se retractó de su decisión. Val tuvo que aguantarse de nuevo una sonrisa y miró al hombre seriamente con una ceja alzada desafiándole.

—¿Y por qué iba a aceptar ahora el trato contigo cuando ella me ofrece mucho más de lo que tú puedes darme? —el hombre abrió la boca para replicar y balbuceó unas cuantas palabras. Valeria negó con la cabeza y suspiró—. Me das las herraduras, esas cadenas que tienes ahí…
Para algo servirán.
Valeria se tomó todas las confianzas para apartar una vasija oxidada y dejar al descubierto una piedra de afilar, algo desgastada, pero que todavía podía cumplir su función un par de veces más—… y eso.

Le acercó los conejos al hombre. No iba a pedirle nada más. La joven estaba aprovechando la ocasión pero tampoco quería pasarse de la raya. Después de todo salía ganando del trato. ¿Quién iba a querer dos conejos raquíticos?
El mercader se quedó mirando las alimañas con el ceño fruncido. No estaba del todo convencido, se le notaba. Necesitaba un incentivo, así que Valeria se giró hacia Cressida.

—Creo que este amable señor no está por la labor, ¿diez monedas de plata decías?

—¡Espera! —Valeria miró de soslayo al tendero y esta vez sí que sonrió. El hombre sujetaba en una mano las cadenas y la piedra de afilar, y la otra la había extendido dispuesto a agarrar los conejos.
Val le dio la dichosa caza y agarró su cobro a cambio. Le había timado por completo y no se sentía mal en absoluto. Aquel hombre se lo había buscado al no tratarla con el respeto que se merecía. Además, le había puesto en peligro. Qué hubiera pasado si hubiese aparecido algún guarda. Habría tenido que salir huyendo y no le venía nada bien. No quería ver su cara decorando los carteles de “Se busca” de Talos y menos en los tiempos que corrían. Por no mencionar que era miembro de la resistencia. Si la pillaban firmaba su sentencia de muerte.

—Ha hecho usted una buena compra —dijo a pesar de que realmente la clienta había sido ella. Enganchó primero las herraduras al cinto. Se enrolló la cadena alrededor del hombro y con la mano libre, que no agarraba la piedra, se despidió de él agitándola en el aire.
Luego le dirigió una fugaz mirada cómplice a Cressida y se alejó del puesto caminando con naturalidad, perdiéndose entre la multitud y esperando que su amiga fuera tras ella para que se reencontraran algo más alejadas de aquel hombre al que prácticamente habían engañado.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 180

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Cressida el Vie Abr 22 2016, 16:07

Cressida observó en silencio, haciendo un gran esfuerzo por evitar que una sonrisa burlona se dibujara en sus labios al ver como Val timaba a aquel hombre. ¿Aquello estaba mal? Sin duda. ¿Se sentía culpable? No en realidad. No acostumbraba ir por la vida estafando gente, pero Valeria era una de las personas con quienes era especialmente sobreprotectora y no había podido evitar darle una lección a aquel hombre por haber sido grosero con ella e incluso amenazarle.

- Mala suerte… Mi amo me hubiese dado una buena recompensa por llevarlos a casa. Disfrute sus conejos. – dijo la morena, aparentemente derrotada antes de alejarse del mercader y su puesto, apenas un momento después de que Val se marchara triunfante con todo cuanto había elegido de entre la mercancía del descortés hombre gordo, quién la miraba con presunción y burla, saboreando su supuesta victoria.

Tomando un camino diferente al que había seguido su amiga y asegurándose de que el mercader timado no la seguía con la mirada, sorteó puestos y personas hasta que volvió a encontrar a Valeria, de espaldas a ella, caminando con su nueva cadena al hombro. Apuró la marcha hasta quedar a su lado, aminorando nuevamente el paso, para caminar a su lado. - Me veré obligada a exigir mi parte del botín. – dijo casualmente antes de soltar una risita, algo poco común en ella, que solo pasaba cuando estaba alrededor de sus amigos de la infancia - Te has lucido, Val… y tendrás que prestarme esa piedra, por cierto, que buena falta le hace una afilada decente a mi vieja espada.




From the ashes we will rise, Invitado. Blood must have blood.

They call me Eirwen:



avatar
Cressida
Human

Ocupación : Instructora de esgrima
Mensajes : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Valeria el Vie Abr 22 2016, 19:04

Cressida finalmente logró alcanzarla. Valeria no disminuyó el paso y le dedicó una sonrisa a su amiga. Le encantaba oír reír a Cressida. Disfrutaba de aquellos pequeños momentos fugaces de felicidad. Ambas habían pasado por muchas cosas juntas, auténticos infiernos y habían cambiado bastante. Habían madurado y el carácter de las dos se había visto mermado por todas esas experiencias. Por eso, Val agradecía no haber olvidado todavía cómo sonreír. Al fin y al cabo, la vida no iba a consistir solo en luchar por no morir.

Asintió en su dirección, levantando la mano con la que sujetaba la piedra, enseñándosela. Si la necesitaba, sería también suya. Además se la habían ganado las dos.

—Gracias, pero la actuación magistral ha sido tuya. Se nota que sabes —admitió recordándole que era ella la que se pasaba más tiempo de las dos tratando de parecer quien no era para sobrevivir—. Y de no ser por ti ya estaría siendo perseguida por los guardias. La verdad es que me has salvado la vida... lo añadiré a la lista de cosas que te debo, que por cierto, es bien larga.

Esquivó a una pareja de transeúntes que no miraba bien por dónde iban andando y continuó su camino. Demasiada gente. Parecía mentira que con aquel clima tan molesto las calles del mercado siguieran repletas de personas yendo y viniendo. Suspiró pensando en su misión ahora que se había hecho con las herraduras. Le habían mandado allí a buscar a alguien, pero dudaba que se encontrara en el mercado, y si estaba allí, no estaría muy a la vista. Así que mientras observaba cada recoveco del mercado, le sacó algo de conversación a su compañera.

—¿Cómo van tus asuntos por la ciudad? —porque Valeria sabía que Cressida estaba metida en algo dentro de Talos, pero todavía no tenía ni idea de qué se trataba. Obviamente quería saber a qué se estaba dedicando, pero era su amiga y no le iba a intentar sacar ningún tipo de información u obligarla a hablar si ella no quería.
Se conocían desde hacía mucho tiempo. Había confianza suficiente. Pero eso no impedía que Val se preocupase por ella.
Por añadido, trataba de evitar preguntar directamente cualquier cosa relacionada con Drael. Era un tema delicado y después de haberle conseguido sacar una sonrisa, no quería fastidiar el momento.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 180

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Emhyr el Mar Jun 14 2016, 01:06

Emhyr conocía la ciudad y sabía moverse por ella de forma discreta, había salido a explorar la situación, anotar los movimientos de los guardias de patrulla y comprobar cómo estaban las cosas ahí fuera. La nieve afectaba a la vida de todos y el frío podía hacer estragos en las familias más pobres pero a pesar de todo la vida en la ciudad seguía su curso. Emhyr aprovechó la visita para ir a ver a su familia, sus padres, desde lejos, no se atrevía a acercarse pues ello significaría ponerlos en un riesgo extremo, podía ver la preocupación en sus rostros pero para él eso era el mal menor, la alternativa era la tortura y la ejecución pública. Emhyr torció el gesto antes de abandonar el barrio y dirigirse al mercado.

Como era de esperar la plaza del mercado estaba repleto de gente, ello le ayudaba a pasar desapercibido entre el gentío. Fue entonces cuando las vio, eran Val, su hermana, y Cress, la hermana de Drael, su mejor amigo. No sólo eran parte de la resistencia sino que además tenía vínculos afectivos con ellas dos. Se acercó hacia ellas y las saludó con una sonrisa, sabía que su hermana estaría por la ciudad pero a quien no esperaba encontrarse es a Cress - Vaya, hacía tiempo que no te veía - le dijo, luego se dirigió a su hermana - Hola hermanita - sabía que no le hacía mucha gracia que la llamara de esa manera pero Emhyr prefería prescindir de usar sus nombres en público, por precaución más que nada. Al rato su rostro se puso más serio y volvió a dirigirse a Cress- ¿Sabes algo nuevo de él? ¿Alguna noticia?  - le preguntó por Drael, no fue demasiado sutil, los cuatro se conocían desde pequeños y no servía de mucho andarse con sutilezas.

Spoiler:
Contesté al tema invitado por Cress, si es necesario o preferís que conteste en otro lado ignorad lo que escribí, me lo decís por privado y así lo borro.






avatar
Emhyr
Human

Ocupación : Guerrillero de la resistencia
Mensajes : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: This is how it goes - Drael y Cressida

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.