Novedades

- (15/01) Ya están disponibles novedades de Enero, ¡no te las pierdas!

- (15/01) Ya podéis pedir los dracs del mes de Enero.

- (15/01) Nuevas normas de la Resistencia.

- (15/01) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/01) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/01) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

06/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
60/60

Afiliados Normales


Her Slave [Lilah]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Her Slave [Lilah]

Mensaje por Odette el 13.04.16 7:33

No lo podía creer, ella misma sabía que era inevitable, que ese día  iba a llegar y que finalmente sería vendida, como si fuera un simple objeto al mejor postor, no podía evitar sentir que jamás sería libre, se culpaba y se machacaba por no haber salido corriendo, por no haber huido al bosque. No habría sobrevivido mucho tiempo, pero quizá habría sido mejor la muerte que ser esclava toda su vida. ¿Por qué había decidido engañarse pensando que los esclavistas finalmente la liberarían? ¿Por qué había preferido un techo para resguardarse, que el frío de la libertad?

No había sido una buena compra, se resistió y pateó todo lo que encontró a su paso, pero los esclavistas la tenían bien sujeta, ella no era nadie contra ellos, no pudo hacer más que aguantarse y terminar por ceder ante el hecho de haber sido vendida. Se había tenido que bañar y vestir antes de llegar ante la presencia de la que ahora sería dueña y señora de su vida.

Odette se sentía más que estúpida haciéndose una y otra vez las mismas preguntas, mientras que paseaba por aquella gigantesca casa, decorada con el mejor de los gustos, estiraba sus dedos sobre su vestido nuevo, acariciando la fina tela. Su cabello ahora podía verse dorado y ondulado con unas pequeñas trenzas a los lados, pero su preciosa melena rubia no hacía más que enmarcar una expresión amarga y triste en una tez pálida casi enfermiza. Cerró los ojos y suspiró intentando consolarse a sí misma con pensamientos como el de que finalmente era una mujer y quizá solo quizá, sería benevolente.

No se sentía preparada, recordó los días en la granja, sus largos paseos por la ciudad, sus muchos bailes ante la soledad de las mañanas en Talos, sus canciones alegres, la música que inexistente sonaba en su cabeza, recordó las historias que jamás sucedieron, la sonrisa de su hermana, los besos en la frente de su abuelo, recordó las infinitas risas con su querida familia que ahora solamente eran sombras en un pasado abisal. Se detuvo en medio del pasillo y ladeó el cuello con el fin de mirarse en el espejo que tenía a su derecha, se dirigió a él y posó un dedo en su reflejo, siguiendo desde el cristal la pequeña lágrima que caía por su mejilla hasta terminar en su barbilla.

—Tranquila Odette... —.Se dijo en voz baja sin evitar continuar la frase con una pequeña y dulce canción que parecía continuar una de las últimas tantas que había cantado, aunque esta vez, con voz ahogada y casi inaudible. — No importa quién borre el camino...marcado está el destino...y el sueño se realizará.....

Se secó la lágrima tontamente derramada, cogió aire y continuó lo que le quedaba de camino hasta llegar al salón donde parecía esperarla ya su ama. Tocó la puerta tímidamente y la abrió para colocarse frente a la dragona, no la miró directamente, pero ya la había visto, era demasiado bella, su cara y su cuerpo parecía haber sido tallado por dioses, solo esperaba que su gracia y belleza no fuera un añadido a una maldad infinitamente profunda en el corazón de un dragón escupe fuego capaz de matarla con tan solo una mirada. Deseaba que todo fuera bien, hacía demasiado que no vivía en una casa en condiciones, hacía demasiado que....simplemente no vivía.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Lilah el 24.04.16 8:35

Se encontraba en sus aposentos esperando a que trajeran a la esclava. Se encontraba de un humor complicado, tensa, y es que su confianza en esclavos había estado decayendo en los últimos tiempos. Se sentía traicionada allá donde fuera, y es que ya iban dos esclavos suyos que había tenido que entregar, el primero por hereje, y la segunda por híbrida.

Aquella mañana, libre de trabajo, se había despertado rauda arreglándose con ayuda de una de las pocas esclavas que tenía y que parecían no ir a apuñalarla por la espalda. Se había ataviado un traje largo y negro de época, curioso por sus transparencias y bordados finos. Le encantaban aquellos vestidos, mayoritariamente de colores fuertes, en negro, en rojo, en blanco... y otros tantos más suaves que hacía años que no utilizaba.

La reputación... lo era todo para Lilah. Esa que llevaba forjándose durante años. La llamaban Rosa Roja en Edén, porque, como uno de sus amantes había dicho muy correctamente: era delicada, pero tenía ese filo cortante que podía sacar a relucir en cualquier momento. Estaba orgullosa de aquel sobrenombre, igual que lo estaba de su trabajo como inquisidora. Era difícil llegar a esa posición, pero por encima de todo, conllevaba una responsabilidad de la que muchos carecían, para disgusto de la dragona.

Se podría decir que Lilah tenía en cierto modo, una obsesión con su trabajo; y eso la llevaba a hacer horas extras, y a excederse en sus turnos con tal de hacer un trabajo impecable en lo suyo... No esperaba que cualquier dragón de pacotilla lo comprendiera.

Tomó un pincel, empapándolo del barro rojizo del maquillaje, y se pasó unos instantes, distraida, perfilándose los labios y cubriéndolos del color antes de salir. Tenía esa extraña manía de mostrarse siempre de la mejor de las maneras en el interior de su casa, y así, le había trenzado el cabello su esclava aquella mañana, se había arreglado debidamente con joyas, y se había puesto aquel vestido negro.

El sonido de la puerta la sobresaltó, bajando hacia el salón, por la alta escalinata de mármol, y se quedó observando a la muchacha rubia, con cierta curiosidad que no mostró. Se acercó, despidiendo al esclavista que la había escoltado de una orden seca, y automáticamente después, de manera que casi desconcertaba, adquirió un tinte dulce, llevando las manos delicadas a la mejilla de la joven. Le alzó el mentón con suavidad, examinando sus ojos, sin encontrar nada extraño, y acto seguido tomó la mano de ella en las suyas, comenzando a andar. -
¿Cómo te llamas? -Mencionó, con una voz curiosa, casi aterciopelada, pero que parecía poder tornarse gélida en cualquier momento.- He tenido varias esclavos antes que tu. Les tenía cierto aprecio pero no supieron ser sinceros conmigo y se aprovecharon de mi hospitalidad... dime, ¿debo preocuparme de eso contigo? ¿Robarás a mis espaldas? ¿Entrarás donde no debes? ¿Ocultas de mi alguna condición traidora a la reina? Créeme, será mejor para ti que me lo digas ahora. -Crispó la mano en torno a la de la rubia, tensa, y se detuvo de súbito, mirándola con una intensidad que buscaba intimidarla.





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Odette el 09.05.16 18:58

Odette había esperado encontrarse con su ama en el gran salón pero no fue así, nada más abrir la puerta escuchó como unos pasos apresurados bajaban por la escalera haciendo un peculiar sonido al chocar los tacones contra el mármol. Era el vestido más bonito que podía haber imaginado y definitivamente le quedaba como un guante. No sabía por qué los dragones eran tan sumamente perfectos físicamente, si eran capaces de elegir su propio aspecto o era el que les tocaba simplemente como al resto de humanos. Odette bajó la mirada como si buscase en el suelo algo interesante, contar las manchas del mármol, las baldosas, lo que fuera, para mantener sus ojos fuera de la mirada de la dragona, pero eso no fue posible cuando esta la tocó.

No pudo evitar girar instintivamente la cara como si quisiera alejar su piel de las manos de esa dragona, tan fría como amable, tan increíblemente desconcertante. Mantuvo la mirada contra la de ella y al momento se vio arrastrada por la que sería su ama, agarrada con sus manos andando hacia ningún lado para simplemente escuchar sus hipótesis y sospechas hacia lo que ella podría hacer. Desde simples robos hasta una autentica traición ¿de verdad se podía ver en Odette una amenaza? Quizá había conocido a personas con una pinta más inocente que hizo verdaderas barbaridades, sino simplemente no se lo explicaba.

Pero Odette, decidió decir la verdad, todo lo que quisiera saber, incluso si sus respuestas no eran las que ella quería escuchar, no había una vida que vivir dentro de esos muros, no le importaba demasiado pasarlo mejor o peor, porque simplemente ya no podía sentir más que pena por sí misma, quizá el momento de ser valiente ya había pasado, cuando tuvo la posibilidad de escaparse, pero era ahora cuando se sentía capaz de abrir su boca sin preocupación de lo que fuera de ella. No es que fuese a contestar escupiendo en su cara, pero no le hablaría con pomposidad o demasiada adulación.

—Odette, ese es mi nombre —. Dijo para empezar a contestar a absolutamente todas las cuestiones presentadas por Lilah. —No sé exactamente el tipo de traición que ha sufrido hasta ahora la que será mi dueña y señora, si le preocupa si la mataré mientras duerme o envenenaré con alguna original idea...no, no lo haré. Si cree que le robaré joyas, no lo haré, no me servirán de mucho, pero sí cogeré comida y no le voy a mentir, creo que me comería su cocina entera, si me espera vivir aquí lo que he vivido fuera de estos muros, sin comer en semanas más que un trozo de pan quemado, no viviré mucho más para ser su esclava. Quizá deba saber que respeto sus pensamientos hacia la reina y mi opinión no debería asustarla ni preocuparla, soy humana y a pesar de mi altura no podría enfrentarme a vosotros, que sería muy valiente visto desde algunos humanos...puede....pero en realidad no sería más que una tremenda insensatez. Creo que sus esclavos anteriores no eran muy inteligentes, con tan  solo vivir la mitad de lo que he vivido yo...aprovecharse de su hospitalidad es simplemente una estupidez.

Bien y ahora había hablado demasiado, no podía decir otra cosa, había sido tremendamente sincera y para acompañar aquella situación, sintió como su cuerpo estaba demasiado débil como para continuar con semejantes desfachateces por su parte. Rodeó su vientre con el brazo que aun tenía libre para presionarlo levemente y aguantar el hecho de no haber comido aun en 2 días. Solo quería comer, su mente estaba completamente centrada en imágenes de melocotones, manzanas, pomelos, naranjas, mandarinas y bollos de pan que revoloteaban por su mente como si bailaran. Realmente la situación era penosa, pero en su ama no veía una esclavista, ni a una vil y cruel mujer, aunque pudiera serlo, solo veía al menos una comida al día y eso en ese momento era suficiente.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Lilah el 09.07.16 23:18

Un paseo. Lilah caminó por el interior de la pequeña mansión, sosteniendo todavía el brazo de la contraria según andaba, y escuchó sus cuestiones, sin mostrar demasiados cambios emocionales en su rostro. Admitía que la joven era valiente al hablarle con tanta franqueza, la sinceridad era algo que la inquisidora valoraba por encima de muchas cosas, y solo por eso sonrió, caminando todavía, a la par que acariciaba distraidamente la mano de ella. Estuvo satisfecha con la respuesta, diciendose que en efecto, la humana no era estúpida, y la invitó a subir las escaleras, esperando a que lo hiciera.

-
Me agrada tener alguien con las ideas tan claras, Odette. -Mencionó al final, pasando lista mental a los puntos mencionados, y una vez recordó todos y cada uno de ellos, llevó a la pequeña sirvienta a subir al piso segundo.- La comida no va a ser un problema para ti, eres libre de comer lo que desees siempre y cuando me sirvas a mi primero y de manera generosa. Come tu todo lo que sobre y te apetezca. Te daré dinero para las comprar cada viernes, las reglas son en si muy sencillas, todo lo que se gaste o este cerca de gastarse, se repone; y sobra decir que está terminantemente prohibido gastar el dinero que te doy en otras cosas. Todos los meses te daré 20 cobres para uso propio. Puedes hacer con ellos lo que mejor te parezca.

Sus pasos atravesaron un gran pasillo con cuadros colgados cada varios metros, y llegó a una amplia galería con plantas y un escritorio, que doblaba a otra salita con tres puertas. En la primera se hallaría la cocina, en la segunda el aseo y en la tercera una habitación de empleado. Ésta era sencilla, con una cama de apariencia cómoda, una mesita de noche, un candelabro y armarios con cajoneras para guardar pertenencias. - Esta sería tu habitación Odette. Cómo ves, es austero... -No, no lo era.- Pero servirá. Tu horario es libre, puedes emplearlo como creas conveniente pero al final del día todas las tareas deberán estar hechas, especialmente las comidas... No quiero sirvientes desnutridos, asi que te pido que seas responsable y comas, no hablo de un triste bocadillo, hablo de platos. Desayuno, comida y cena.

Repasó todo, para ver si se había olvidado de algo, asintiendo, y soltó entonces la mano de la rubia, caminando hacia el armario de la sala. Lo abrió, mostrando 4 vestidos (1. 2, 3, 4) de apariencia sencilla, pero mucho mejor confeccionados que los de pueblo, y sacó uno enseñándoselo a Odette. -
Como es de esperar tengo visitas, y es muy importante la imagen que se de, tanto mía como de mi casa y sirvientes. Por ello esperaré que vayas bien vestida y arreglada mientras estés trabajando. Puedes elegir entre los distintos modelos, y ya me dices si te van bien. Todos son ajustables por la espalda, van con corsé de cuerdas.

Se giró hacia la muchacha, sonriendo entonces con suavidad y se lo pensó.-
¿Alguna duda?





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Odette el 09.07.16 23:59

Odette continuó andando de la mano de su ama, realmente no creía que fuera algo que le gustara, a pesar de tirar de ella con suavidad, no estaba acoastumbrada al buen trato ni a las caricias en una mano y mucho menos por parte de una dragona. Estaba bastante incómoda y nerviosa, la bondad en los dragones era cuanto menos temible, prefería verlos escupiendo fuegos que siendo tan sumamente amables y correctos, quizá porque esa falsa bondad hacía que no supiera que esperarse, pero no podía permitirse pensar así, no podía porque debía concentrarse en todas las palabras de la dragona.
Al mismo tiempo Odette miraba hacia todos los lados, intentaba inmortalizar mentalmente cada detalle de la casa, iba a recorrerla bastantes más veces de las que querría. Solo asentía y asentía a cada palabra. ¿Monedas? ¿Le iba a pagar? Odette estaba atónita, no podía creer en las palabras de su ama, no podía creer nada de lo que escuchaba. "Hacer la comida, servir la comida y comer" ..."Comer" Eso era fácil, podría hacer todo eso y gastarse el dinero en más comida.

Tenía un cuarto, una cama, un techo, tenía una mesita de noche para guardar...sus cosas...¿qué cosas?. Lo cierto era que la situación la rebasaba, sentía que todo era demasiado para ella, que no sería capaz de procesar tantísima información, tantísimos detalles que eran regalos para ella. Miró a Lilah muy nerviosa sin poder pronunciar palabra y la siguió con la mirada hasta verla abrir el armario y enseñarle los cuatro vestidos. Eran preciosos aunque ninguno azul...solo pensó que ojalá uno hubiera sido simplemente azul, pero no podía quejarse, ni mucho menos, eran preciosos, eran maravillosos, estaban simplemente perfectamente confeccionados. Se acercó temblorosa a los vestidos para tocar su tela y se giró para mirar a Lilah.

—Comprar con el dinero los viernes, servir la comida, comer...comer...vestirme bien y 20 cobres todas las semanas...Creo....que no tengo ninguna duda...bueno sí, ¿son los cuatro vestidos para mí? ¿esta habitación es solo para mí? ¿Puedo guardar mis cosas en esos cajones? No tengo cosas...¿pero puedo? Y...los baños...¿podré bañarme?

Odette había pasado hambre, más de la que muchos creían y solo se bañaba cuando encontraba una buena ocasión, no era nada fácil mantenerse limpia cuando se vivía en la absoluta miseria, todo aquello era mucho más de lo que podría imaginar...en su mente solo había visto latigazos...golpes...malas palabras, gritos...un horror que no sabría si hubiera podido soportar, pero Lilah no lo había hecho. Solo podía sentir que estaba a punto de desmayarse, quería hacerlo sobre esa cama y poder dormir sabiendo que no se levantaría con el cuerpo entumecido y dolorido.

—Realmente todo esto es mucho más de lo que me esperaba...debería....darle las gracias...es lo correcto...—Dijo mientras miraba su habitación. —Gracias. Creí que sería una tirana...si necesita algo...no tiene más que decírmelo....bueno es evidente, para eso estoy aquí...






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Lilah el 10.07.16 10:20

La notó sorprendida, a la contraria, pero pese a ello Lilah no se detuvo, sintiendo que era como enseñarle a un niño de la calle un parque de juguetes. Lo razonó de nuevo, y se dijo que así era, preguntándose si es que estaba siendo una ama demasiado generosa, y era cierto que otros dragones no trataban bien a sus criados. Había hablado con Letyko antes acerca de los siervos, y él no parecía ser muy diferente tampoco. Habitación, ropa, comida, con pagos eventuales para recompensar buen comportamiento. Lilah no veía el problema en darle todo eso a Odette, y fue p0r ello que dejó de darle vueltas.

-
Si, la habitación es para ti, y la ropa es para ti. Puedes bañarte, por supuesto, de hecho, espero que lo hagas. No tendré sirvientes sucios en mi casa. -Se giró, pensando que más necesitaba decirle, hasta que oyó aquel detalle de las monedas, y quedó contrariada.- No te gastes el dinero en comida, ya vas a tener en casa. No se, ¿no tienes caprichos?

Nada más lo dijo la miró de nuevo, diciendose que de lo más seguro la otra no había tenido tiempo para pensar en esas cosas, y terminó por asentir. -Cada uno de esos vestidos valen plata y media cada uno. Si ahorras, podrás comprar algún otro que te guste. -Concedió. - En cuanto a posesiones... puedes tenerlas, pero nada de armas, y tendré acceso a tus cajones cuando lo desee. Entiéndeme, no soy tan estúpida de dar banda ancha a un sirviente, ya han estado criando antes belladona bajo mi techo cuando he querido fiarme.

Sopesó dejarla en su habitación para que se instalara, al menos una hora, porque no parecía llevar mucho, y acto seguido se acercó a la puerta, pensando. - Me gustaría tomar el té en una hora. Espero que te vistas, arregles y acondiciones todo para entonces. La cocina se encuentra a la derecha de esta habitación. El té y las pastas en la mesa. Me gusta con dos terrones, y hay dos tipos de cucharas, si me dieras la más plana lo agradecería.

Hizo una pausa esperando no haber olvidado nada, algo inquieta aun, sin saber si podría fiarse de la joven, y terminó por agregar otra cosa.- Mi hospitalidad no es compartida, asi que esperaré que no escondas a nadie aquí o estés dando de comer a terceras personas. Tampoco tienes acceso a mi habitación de momento. Se encuentra al fondo del pasillo, hacia el otro lado. Entrarás únicamente cuando te lo permita y llamando antes...

Asintió cuando le dio las gracias, sin saber que responder a eso. La chica no le parecía una amenaza, pero Lilah sabía que siempre era mejor no juzgar las cosas antes de saber. Estuvo apunto de salir por la puerta, cuando escuchó la última parte, y sonrió leve. - ¿Tirana? Lo soy. Me lo han llamado antes... pero solo con quien me da motivos. Instálate y ponte cómoda. Estaré en el salón, Odette.





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Odette el 11.07.16 15:04

Odette era una bocazas, no sabía cerrar la boca cuando era necesario, pero había algo que sí sabía hacer y era escuchar, atendió a las palabras de la que ahora era su ama, tenía que asegurar su bien estar y la verdad era que se había imaginado algo más parecido a una celda con barrotes, comidas en el suelo, azotes de látigos con puntas, tener que servir desnuda ya fuera en su totalidad o parcialmente, había esperado tener que arrodillarse y andar por la casa a gatas. La imaginación la había hecho ver las cosas peores de las que se las encontraba. Era cierto, no era libre, serviría a alguien y viviría para ello...pero era mejor de lo que había vivido hasta ahora, quitando sus años en la granja.

Lo único que no comprendió era el hecho de no gastarse dinero en comida...¿Cuáles eran sus caprichos?. Nunca había pensado en eso, nunca había tenido la oportunidad, no sabía lo que era comprarse algo porque lo quisiera simplemente, no había podido vivir con esos lujos. ¿Qué haría con ese dinero? ... La pregunta se resolvió sola, Akhash, le pagaría y a cambio volvería a tener su colgante, Akhash...ese dragón que apenas había visto hacía unas semanas, cuando aun no pertenecía a nadie y que ahora solo quería ver. Sonrió y continuó escuchando a Lilah.

No sabía lo que podían valer esos vestidos y supuso que sí que ahorraría parte del dinero para comprarse uno, aunque también pensó que era más sencillo comprar las telas por separado y aprendería a coser en esos ratos libres. Con cada pensamiento a Odette se le iluminaba más la cara, había pasado de tener que robar y solo pensar en comer, a pensar en comprarse su propio costurero y ocupar un tiempo en elaborar su vestido azul.

No le preocupaba que Lilah quisiera mirar sus cajones, Odette no sabía luchar y de aprender, no sería tan estúpida como para esconder un arma en esa misma casa, sus pertenencias serían pocas, por ahora un libro, pronto un costurero con suficiente hilo y botones y después tela...y probablemente más comida, para qué se iba a engañar.

Tenía una hora para descansar e instalarse, en realidad le sobraba media, así que no tardaría en marchar a la cocina y preparar té, hacía mucho que no lo preparaba, pero se acordaba perfectamente, no era algo nada complicado, pero hacía tanto que no preparaba nada que hasta podía ponerse nerviosa con tan solo pensarlo. Odette asintió pensando que eso sería todo pero su ama continuó.

Parecía que ya le había ocurrido, sino, ¿para qué remarcarlo?, no meter a nadie en esa casa, no era complicado, conocía a gente pero ninguna persona en una situación tan miserable como para necesitar dormir en la habitación de la rubia. Asintió de nuevo con la cabeza, aunque no podía prometerle que no lo hiciera, nunca se sabía lo que podía ocurrir. Y para terminar confirmó que sí era eso que ella había dicho una tirana...pues sí, para qué se iba a engañar y como ella la gran mayoría de dragones que conocía o había visto, una pena.

Odette se giró sobre si misma cuando Lilah se marchó, se acercó a los vestidos y eligió el negro, simplemente porque jamás se había puesto uno de ese color, recordaba llevar uno amarillo, lo suficientemente bonito aunque viejo y su típico vestido azul, demasiado sucio, demasiado gastado. Así que quería algo que la hiciera ver incluso mayor. Odette ya tenía una edad que aunque para los dragones apenas era un suspiro, para los humanos era bastante tiempo y era madura en cierta forma, a pesar de sus sueños, sus canciones y alguna que otra acción que la hiciera ver infantil, sí, definitivamente el negro era la mejor opción.

Lo dejó sobre la cama, a los pies y se tiró encima para abrazar el colchón, enseguida se levantó, sabía que si se acomodaba terminaría por dormirse. Odette se quitó su ropa y se vio desnuda por un momento, sonrió al verse tan sumamente limpia, era algo que no veía desde hacía años, a pesar de intentar mantenerse siempre aseada una vez cada cierto tiempo.

Odette se vistió, no fue fácil  hacerlo sola, pero lo consiguió sin mucha dificultad, lo peor había sido abrocharlo y ajustarlo, no le quedaba demasiado mal, quizá aun estaba un poco suelto, pero sabía que no tardaría en engordar un poco para poder rellenarlo mejor. Adoraba que le quedara tan bien de largo, Odette era bastante alta, a pesar de no haberse medido, lo sabía por la estatura de Akhash, él lo era y ella no necesitaba mirarle hacia arriba.
Se calzó unos zapatos preciosos, eran los únicos que usaría, también pensó que podría ahorrar para comprarse unas botas,  se echó el pelo hacia atrás y cogió un lazo de su anterior vestido, era blanco y se encontraba en una manga, no fue difícil quitarlo, así que lo usó para anudar su pelo en el final de la larga trenza que se había hecho, debía estar cómoda.

Salió de la habitación y fue a la cocina, aun quedaba algo más de media hora, así que decidió abrir todos los cajones para conocerse mejor el que sería su lugar de trabajo, colocó lo necesario para hacer el té en una mesa de madera que se encontraba en el centro.  Cogió dos mandarinas y se las comió, sentía que tenía demasiada hambre, además no pudo evitar cortar un poco de pan y queso y se hizo un pequeño bocadillo, fue cuando ya había comido cuando comenzó a preparar el té y la bandeja con las pastas, la cuchara que le había dicho y la taza más bonita que encontró, junto a esa vio una más al fondo, una taza blanca con el filo dorado, desportillada a un lado, supuso que Lilah no pasaba demasiado tiempo por la cocina  y que se le habría caído al que fuera su anterior esclavo. La cogió y terminó de preparar el té. Con todo en la bandeja se dirigió al salón, antes de tocar dejó la bandeja en un lado para poder hacerlo y una vez que tuvo permiso para abrir colocó la bandeja en la mesa más próxima a  Lilah, sirvió el té y colocó la taza y las pastas en la mesa junto a la tetera por si quería repetir. Cogió la bandeja y esperó a que Lilah hablara para poder retirarse si así lo quería.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Lilah el 07.08.16 9:08

Una vez hubo quedado todo explicado, Lilah se quedó un poco sin saber como seguir con toda la situación. Había pasado algo de tiempo desde que acogería a un esclavo nuevo, y todas las tediosas explicaciones la tenían algo ausente. ¿Qué debiera hacer ahora? ¿Marchar al salón, sentarse y esperar, o debiera dar por sentado que Odette iba a tardar y por ende aprovechar un poco para dedicarse a sus asuntos?

La dragona se quedó un momento de pie en el pasillo, pasándose una mano por el cabello, y tomó uno de los libros de la estantería de la biblioteca para dirigirse al salón. Se sentó en uno de los sillones, entreteniéndose con las páginas, y se dejó absorber por una extraña (cuanto más absurda), historia de gestas, caballeros y doncellas en apuros. Lilah no compartía gran parte del argumento de la misma, pero le servía para reafirmarse lo avanzados que habían quedado los dragones con los decenios frente a sus rivales humanos. Ella no se consideraba inutil en absoluto, era de las mejores de su promoción, una inquisidora, y sin duda, no necesitaría que un muchacho con espada mágica fuera a su rescate como en el caso de Excahlibur.

Los humanos y sus opiniones de cara a mujeres eran bastante irritantes. Por lo menos, a ojos de Lilah.

Dejó el libro al lado, arreglandose con cuidado el collar del cuello, y mantuvo la vista puesta en el florero de rosas rojas que adornaba el centro de la mesa del salón. Quedó ausente, recordando en si misma la casi captura del otro día, y como aquel chico, Nutshell, había decidido tomar ventaja de otros criminales para darse a la fuga. Lilah estaba frustrada, porque el hombre casi le había caído bien, pero tenía experiencia con los hombres, lo suficiente como para saber que escapaban a la primera oportunidad. No entendía quien querría compartir su vida con un humano. Había escuchado esa afirmación ya de más de un dragón hereje.

Alzó la vista, alcanzando a ver a Odette entonces, y le sonrió leve, concediendo que tenía mucho mejor aspecto ahora, arreglada y después del baño. -Si tienes cualquier duda acerca de la cocina siempre puedes preguntarle a Lianne, es mi otra chica. -Le mencionó a Odette entonces, percatandose de que encontró las tazas, y todos los útiles, cargandolos ahora en una bandeja.

Observó con cuidado el té, y las pastas, diciendose que parecía todo en orden, y tomó la taza, dandole un sorbo antes de sonreír leve.- Me agrada ver que no has añadido el azúcar directamente, prefiero que me den la opción de echarlo o no, es algo que ya me han hecho varias veces. - Miró a la rubia, y devolvió la taza a la mesa.- Eres libre de utilizar tu tiempo hasta la cena como desees. Estoy contenta.





Set me free:

avatar
Lilah
Dragon

Ocupación : Inquisidora/Ejecutora
Mensajes : 75

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Odette el 23.08.16 12:54

Odette dejó la bandeja sobre la mesa y sirvió el té con las pastas, decidió no coger la bandeja porque recogerlo sería más fácil con la bandeja ya allí, miró a Lilah algo nerviosa pero sonrió al ver que había sido de su agrado, se cogió las manos tras la espalda e hizo una reverencia con la cabeza, no solía pedir ayuda nunca pero de necesitarlo no lo dudaría, no quería hablar más de la cuenta, al fin y al cabo, no era su amiga, tampoco sabía si debía serlo, pero por lo pronto era mejor no tomar cariño a nadie más.

Tener el día libre era maravilloso y desconcertante, había hecho planes de lo que haría al tenerlo, pero no esperaba que fuera a ser ese mismo día, debía pensar como ocupar su tiempo, pero era sencillo debía recoger su libro del escondite, no tardaría más de la cuenta, nadie tenía por qué verla recorrer la ciudad hasta la piedra del tejado que guardaba su preciado tesoro. En definitiva se encargaría de decorar su habitación.

—Gracias, con permiso...—Y tras lo dicho se marchó rápidamente hacia la cocina, sabía que debería andar más tranquila en aquella casa, pero mientras que no la viera, seguramente lo haría bailando, saltando o corriendo, no podía perder las buenas costumbres. Una vez que llegó a la cocina para terminar de dejar todo en su sitio y asegurarse de que estuviera limpia se volvió a fijar en la pequeña taza que había dejado encima de la mesa de marmol. La preciosa y única taza blanca con el filo dorado, desportillada a un lado. Sabía que Lilah no la echaría de menos, esa sería su propia taza para cuando quisiera beber algo. La cogió y la juntó hasta su cara para abrazarla dulcemente, se dirigió a su cuarto con su nuevo tesoro y la dejó sobre su mesita de noche.

Se dirigió a su armario y cogió la larga capa verde bosque que necesitaría siempre que hiciera algo más de frío para salir de alli y salió con pies puntillas para no hacer ruido, no era necesario tal cuidado, pero estaba demasiada acostumbrada a que todo lo que hiciera fuera en secreto. Era una esclava con tiempo libre, lo nunca visto, pero era mejor que no tener nada.

No tardó en recoger su libro de plantas medicinales y como si nada hubiera pasado entró en la casa y llegó hasta su habitación, dejó su libro sobre la masita de la noche, al lado de la taza, se desvistió y se colocó un cómodo y sorprendentemente precioso camisón blanco, supuso que también habrían pensado en que tendría que dormir con algo puesto, así que se lo colocó, era muy suelto y le pareció demasiado suave como para dejar de tocarlo, se sentó en su cama y cogió su libro para empezar a leer, hacía mucho que no lo hacía así que tuvo que empezar a descifrar muchas letras que parecía haber olvidado, le costó leer más de una palabra, pues los nombres de las plantas no eran tan fáciles como creía recordar.






La Filmforoteca:

Este y muchos otros vídeos pronto en La Filmforoteca


Otras Firmas:


Odette :



avatar
Odette
Human

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Her Slave [Lilah]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.