Novedades

- (15/09) Ya están disponibles novedades de Septiembre, ¡no te las pierdas!

- (15/09) Ya podéis pedir los dracs del mes de Septiembre.

- (15/09) En el pregón, nueva entrevista a Faora.

- (15/09) ¿Quieres tener un negocio privado? Pásate por aquí.

- (15/09) Importante: Nuevas normas de las búsquedas y las minitramas ¡Pasaros a mirarlas! ¡Hay tablilla nueva!

- (15/09) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

04/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving Pets
59/60

Afiliados Normales


Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Mar Abr 12 2016, 01:41


Una figura se movía con agilidad por la nieve. Parecía acostumbrada a moverse por ella, y puede que así fuera, pero no era de su agrado en absoluto. El día lucía ciertamente despejado, sin nubes en el cielo, pero era frío. Condenadamente frío, como últimamente ocurría en Talos y en las zonas cercanas a la capital. El bosque no era una excepción. No, el territorio de Etain, antaño tan hermoso en su verdor estaba congelado, helado. Los árboles, excepto los de hoja perenne, habían perdido su verdor. Los ríos ya no arrastraban en el aire el suave arrullo de sus aguas, ahora convertidas en hielo. ¿Y los pájaros cantores? Habían volado lejos, en busca de tierras más cálidas. Los animales ahora vivían ocultos, o migraban en busca de zonas más verdes…

El hogar de Etain ya no parecía el hogar de Etain, y eso atenazaba dolorosamente el corazón de la dragona, que con el paso de los años había llegado a amar con profundidad la belleza del paisaje que la rodeaba. Y a defenderlo con ferocidad. Tanto de humanos como de dragones.

Pero ahora… todo yacía muerto o en letargo bajo esa fría capa blanca. Y no parecía que se fuera a ir pronto.

Etain, como dragona que era, el cambio de temperatura la afectaba sobremanera. Sin embargo, gracias a su instinto e ingenio, había conseguido sobrellevar los últimos meses la aciaga meteorología. Eso sí, había tenido que sacrificar sus paseos por el cielo, el tumbarse a la orilla del lago bajo los cálidos rayos del sol, las noches durmiendo al raso, bajo un manto de estrellas… ahora vivía casi completamente afinada en la cueva que era su refugio durante días, hasta que el hambre llamaba a su puerta, o se le terminaba la leña que usaba para caldear la caverna.

Y en eso estaba… de caza. No dudaba de que en su forma de dragón hubiera terminado antes, pero ya había comprobado que en su verdadera forma apenas aguantaba unos minutos en el exterior antes de sentir como el frío la atontaba y congelaba sus alas en el aire… fue una experiencia enriquecedora, pero muy peligrosa. Así que si quería poder aguantar algo más, debía salir bajo forma humana, y completamente embozada bajo varias capas de pieles animales. Era un poco más costoso desplazarse así, pero al menos podía salir…

De todas formas, la caza se había convertido en un bien escaso. Últimamente se había tenido que conformar con pequeñas piezas y el hambre cada vez la acosaba con mayor frecuencia.

Y no era a la única…

Se detuvo cuando oyó como los aullidos de una manada de lobos se alzaba en el bosque… estaban de caza, como ella. Y ante ese perturbador pero bello sonido, el relincho de un caballo se delató como la presa.

¡Un caballo! ¿Solo o con… Jinete?

Los ojos de Etain brillaron hambrientos bajo la tela que cubría por completo su rostro. Sea como fuera, un animal como un caballo podía ser… un bocado glorioso en esos días. Los lobos lo sabían. Y Etain lo sabía.

¿Quién la cazaría antes? O mejor dicho… ¿Quién era el cazador supremo de esa zona? Etain lo tenía muy claro…

Con renovados ánimos, se lanzó hacía delante, enarbolando su lanza…

Serían suyos. El caballo. Su posible Jinete. Y los lobos.

Holis:
Como he estado cotilleando tu ficha, el caballo que suena, como te puedes imaginar, es Kaia. El resto ya es completamente de tu inventiva, querida mía. Puedes estar de paso, cazando (y siendo cazada xD) o estar en esa cabaña =3 ¡Como prefieras! Si tienes alguna duda, ya sabes como ponerte en contacto conmigo ~

Nos leemos, cielo ~  :evildragon:





¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Jue Abr 14 2016, 18:43

La nieve había cubierto todo Talos, incluyendo el bosque, uno de los lugares preferidos de Valeria. Pero eso no había sido suficiente para detenerla. Era una joven que cumplía todo lo que se proponía y que luchaba con garras y dientes por ello. Así que la tarea de salir a buscar a Kaia y dar un paseo a pesar del temporal, no le supuso ninguna complicación. Al menos no al principio.

Durante las nevadas Valeria había tenido que guardar a Kaia en el interior de la cabaña en lugar de tenerla atada en el exterior como llevaba haciendo desde que huyó de casa. Así, la yegua estaba protegida de la nieve, el frío y el viento. Era un buen caballo, se había acostumbrado rápido al nuevo clima, pero Val seguía preocupándose por su salud y por eso la sacaba casi todos los días de aquella cabaña de mala muerte. Era recomendable que el caballo respirara aire fresco y que se ejercitara para entrar en calor.
Antes de salir le hizo una revisión de cascos y le puso una manta bajo la silla de montar. Era una rutina que seguía más a menudo y de forma más minuciosa desde las primeras heladas.

Así pues, ambas, jinete y montura, caminaron a través del bosque dando un paseo con más parsimonia de la esperada debido a la nieve acumulada sobre el suelo. Valeria recordaba exactamente por dónde debía guiar a Kaia para que no pisara ningún agujero en el suelo. Tenía una imagen mental grabada a fuego de cómo era el terreno antes de que estuviera cubierto de blanco. De esa forma se las apañaba bastante bien y mientras no se acercaran a suelo cubierto de hielo, no habría ningún problema.

Kaia se abría paso por la nieve, hundiendo sus cascos y sus patas en la misma, dejando un largo rastro desde la cabaña hasta donde Valeria la guiara. Esa era una de las desventajas de tratar de pasar desapercibida con ese clima. Las huellas seguían estando allí hasta que la nieve volvía a cubrirlas. Pero como ya se ha mencionado antes, para Valeria el quedarse en la base no era una opción.

El paseo, sin embargo, no fue como Valeria lo había esperado. Tiró de las riendas cuando escuchó los aullidos de los lobos, lo que hizo que Kaia se detuviera en seco. Valeria estiró su espalda sobre la silla, como si estuviera intentando escuchar algo más allí entre los árboles.
Valeria frunció el ceño. No podía permitirse ser atacada por lobos o por huargos, menos aún estando en compañía de Kaia. Sobre todo si se le aparecían estos últimos. Había tenido, por desgracia, la oportunidad de cruzarse con un par antes de que llegara el frío y no había sido nada agradable.

La joven sacudió las riendas y espoleó al caballo para volver a la cabaña. Kaia relinchó y comenzó a caminar regreso a casa.
Solo hicieron falta unos minutos más para que se cruzara ante ellos una extraña salvaje que hizo a Kaia alzarse sobre sus dos patas traseras resollando. Valeria quiso agarrarse con fuerza a las riendas para no perder el equilibrio, pero fue en vano y se resbaló de la silla cayendo con pesadez de espaldas sobre la nieve. La yegua salió corriendo.

A Valeria le costó algo de esfuerzo levantarse. Tenía la ropa húmeda por culpa de la nieve y la vista fija en el punto entre los árboles en el que Kaia se había perdido. Si seguía su rastro pronto, no se quedaría sin yegua. Pero antes tenía otro problema con el que lidiar. La mujer que le había asaltado con una enorme lanza en sus manos.
Estaba claro que no venía con intenciones pacifistas, así que Val sacó su espada.


—No tengo dinero, ni comida —anunció en voz alta alzando su filo en clara posición de defensa. Si era una bandida no podía ofrecerle más que una pelea. Pintura de guerra decoraba el rostro de la mujer tal y como lo hacían también esas sombras oscuras que a Val le gustaba ponerse alrededor de los ojos. Como si así pudiera inspirar alguna clase de temor a cualquier persona con la que se encontrara. Algo que no parecía funcionar con la extraña que se encontraba frente a ella. De hecho se encontraba sorprendentemente nerviosa en su presencia y que Kaia se hubiera asustado de ella con tanta facilidad no mejoraba las cosas.

Valeria calculó vías de huida para poder utilizarlas en caso de necesidad. Conocía aquel bosque casi en su plenitud, o al menos la zona en la que estaba.
Tenía múltiples opciones y si se hubiera tratado de otra persona, habría salido corriendo en seguida nada más ver cómo le miraba la mujer, pero era Valeria. La joven podía estar incómoda, pero no tenía miedo.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Jue Abr 14 2016, 23:19

Una de sus presas se iba. El equino era listo… se escapaba, y aseguraba su supervivencia dejando a la otra criatura que le montaba detrás… más lenta, más torpe… La observó emerger de la nieve con cierto esfuerzo. Al menos no parecía haberse herido, pues Etain no captó el aroma de la sangre e intuyó que la propia nieve que la dificultaba la simple tarea de levantarse, había amortiguado en gran parte el daño de caerse.

Pero ahora estaba sola…

… ante Etain.

La dragona ya estaba relamiéndose del gusto…

Ladeó el rostro cuando finalmente la joven se puso en pie y sacó su miserable espada. Etain siseó por lo bajo, entre el desprecio y la risa. ¿De verdad esperaba sobrevivir con eso de ella…?

― El dinero no tiene valor en el bosssque de Etain… ― la informó, con la voz algo opacada por la tela que cubría parte de su rostro del temido frío. ― Y tu comida de poco me valdría…― añadió, mientras empezaba a andar a su alrededor, como el buitre que acecha al cadáver. O futuro cadáver… los ojos de la dragona no mostraban indicio de piedad. ― Essstoy hambrienta… y te atrevesss a entrar en mi hogar… ―siseó, agazapándose mientras la inspeccionaba con cuidado. No parecía nada más que una frágil humana, pero no quería llevarse ninguna sorpresa desagradable…

¡Pero si iba a tener una sorpresa desagradable! Pero no por parte de la mujer que tenía ante ella… ¡sino detrás!

Oyó como la nieve crujía tras ella… como los arbustos se agitaban con violencia. Se giró justo en el momento en que dos condenados huargos cargaban contra ellas, lanzando aullidos hambrientos. Tenían los ojos inyectados en sangre, fijos en las dos figuras humanoides. Uno se fue directo a Etain, y el otro a por la humana. Estaban tan famélicos como la propia Etain, impulsando así su actuar precipitado y violento.

Etain siseó molesta, girándose para recibir a ese huargo con el filo de su lanza, molesta ante la idea de verse interrumpida. ¡Quería matar ella a esa humana! ¡No quería que ese huargo se le adelantara!





¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Vie Abr 15 2016, 01:12

¿En el bosque de Etain? ¿Se refería a ella misma? ¿Por qué hablaba en tercera persona?
Valeria alzó una ceja con incredulidad. Además ¿a qué venía ese siseo? ¿Le pasaba algo en la boca? Parecía que solo le tocaba a ella toparse con los que estaban completamente idos de la cabeza.
No obstante, no bajó la guardia en ningún instante. Era temeraria, pero no tanto y no iba a subestimar a su contrincante. Si delante de ella se encontraba una mujer hambrienta y armada no iba a ser la primera en bajar su filo desde luego.
No buscaba dinero, ni que tampoco le ofreciera comida, no, las intenciones de la extraña iban más allá. Comenzó a rodearla como si estuviera a punto de cazar a un cervatillo indefenso.  ¿Acaso pretendía comérsela a ella?
La clave estaba en que Valeria no era ningún cervatillo indefenso.

Valeria giraba sobre sí misma para no perder de vista a la salvaje, siguiéndola con la mirada al mismo ritmo al que ella caminaba.

—Que yo sepa no he visto tu nombre en ningún lugar. No puedes reclamar estas tierras así que soy libre de caminar por ellas —alzó la voz la joven mientras sostenía con fuerza la espada por la empuñadura. De todas maneras, aunque hubiera visto algún nombre marcando el territorio en alguna parte, no hubiera podido leerlo. Valeria no sabía hacerlo, ni tampoco escribir nada que no fuera su propio nombre. Igualmente, no tenía importancia, el bosque era de todos y la chica no iba a dejar de explorarlo solo porque una desconocida tratara de infundirle algo de miedo.

La joven entornó los ojos. Conocía bien la mirada de la otra mujer. La estaba analizando, tratando de saber cuáles serían sus posibilidades y parecía tener cierta actitud bastante positiva al respecto.
Un ruido llamó la atención de la exploradora y desvió su mirada hacia los arbustos que se movían tras la salvaje que decía llamarse Etain.

Valeria atisbó un par de masas peludas cortando el viento a gran velocidad, placando a la llamada Etain que se volteó justo a tiempo para clavarle su lanza al can.
La joven no tuvo tiempo de quedarse parada a contemplar si la salvaje había dado un golpe mortal a la bestia puesto que su compañera ya estaba dispuesta a saltar sobre ella con garras y dientes afilados como cuchillos. Al menos Val pudo ver venir el ataque de frente.
Chistó con molestia y se echó hacia un lado, girando con torpeza sobre la nieve para esquivar el ataque.
La bestia cayó sobre sus patas y se giró instintivamente hacia la terrorista, corriendo de nuevo hacia ella y saltando.
Valeria alzó la espada con una mano y con la otra ayudó a hacer fuerza sobre el filo del arma puesto que las fauces del animal estaban sobre él, mordisqueándolo y dando dentelladas al acero que era lo único que se interponía entre los dientes del huargo y la cabeza de Valeria.
Forcejeó con aquel inmenso lobo y le asestó una fuerte patada en el abdomen. Un movimiento que le hizo retroceder con un gruñido dejando libre a la resistente.
Val aprovechó esos instantes para levantarse y ponerse de nuevo en guardia. Sin embargo, no dejó que el lobo atacara primero, con un grito desgarrador se lanzó hacia él alzando su espada para clavársela en el cuello. El lobo se revolvió, pero Valeria resistió sujetando su arma con ambas manos, hundiendo el acero en la piel del monstruo.
La sangre caía a borbotones, tiñendo la nieve de color rojizo. El huargo dentelleaba en el aire intentando revolverse para no malgastar sus últimos momentos de vida y lograr hacer daño a Valeria. Como resultado, la joven se llevó un leve mordisco en el brazo derecho. Tuvo que sacar la espada del cuello del lobo y retroceder, llevando su zurda hacia la herida y aplicando presión en ella.
Estaba llena de sangre del animal y ahora también de la propia, pero no dejó que aquel rasguño la parara. Valeria siempre llegaba hasta el final pasara lo que pasase.

Con esfuerzo, recordó las lecciones que había aprendido desde su llegada a la resistencia y levantó la hoja, calculó la trayectoria y lanzó la espada que giró por el aire hasta llegar a la cabeza del lobo.


El animal cayó de bruces con la lengua fuera en un charco de líquido escarlata que se iba extendiendo lentamente a su alrededor.
Valeria se acercó al animal, rodeó la empuñadura de su querida arma con los dedos del brazo libre de heridas, posó un pie sobre el morro del animal y sacó el filo ensangrentado. La joven gruñó y limpió el acero frotándolo contra la tela de su pantalón.
Se quedó mirando al animal esperando que se moviera, como si fuera a volver de entre los muertos.

—La cabeza de un lobo aún puede morder después de haberla cortado —masculló entre dientes comprobando que el can ya no mostraba ninguna señal de vida. Todavía notaba el corazón latiendo apresuradamente. Era esa sensación de peligro, el gusto por la batalla que Valeria podía llegar a desear a veces. Pero no podía distraerse con el sabor de la victoria.

La salvaje todavía seguía allí y solo esperaba que no llegasen más huargos.
Su herida no era muy grande, pero no iba a poder luchar al cien por cien de su capacidad.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Vie Abr 15 2016, 18:28

Etain casi podía verlo a cámara lenta. El huargo saltó en el aire, hacía ella, dispuesto para derribarla a tierra y hundir sus colmillos en su carne. La dragona podía entender ese momento, esa sensación: la presa sabía lo que se avecinaba, pero poco podía hacer para evitarlo. En sus ojos se podía ver reflejada, como un presagio de muerte que se volvía realidad al hundir colmillos, garras o armas en su víctima… esa sangrienta victoria, que marcaba el fin de la cacería y el inicio de la apreciación de su trofeo. Su carne, aún caliente, pasar por su gaznate tras haber separado la piel…

Pero la dragona no quería adelantar los hechos. Es más, ahora ella la presa. Ilusoriamente, al menos. Mientras el huargo descendía sobre ella, creyendo ver en ella la víctima del día, Etain sostuvo la lanza en sus manos. Alzó la punta, para recibir de lleno al huargo, mientras que con los pies hacía fuerza en la base de la lanza, para aguantar el brutal empuje del cuerpo…

Si, un humano no hubiera aguantado la terrible embestida. El huargo se empaló en la lanza, consiguiendo que ésta le asomara por la espalda. ¡Consiguió hasta arrastrar a Etain por el suelo, por su fuerza! La dragona siseó contrariada. ¡Si no tuviera que verse reducida a esa forma más débil…! De un zarpazo hubiera acabado con esas criaturas. Y con la humana de la espada, y su caballo…

“La humana…” recordó, girándose un momento para ver si su otra presa estaba viva, o no. Quería matarla con sus propias manos…

Pero en el momento en el que se giró, el huargo que aún estaba empalado en la lanza, dio sus últimos gañidos agónicos, y deseando hincar el diente en su asesina lanzó un bocado hacía la desprevenida dragona, haciendo eco de la frase de Valeria: “La cabeza de un lobo aún puede morder después de haberla cortado”. Ese ser estaba aún con la cabeza sobre sus hombros, pero estaba ya más muerto que vivo… y consiguió torcer todos los planes de la dragona para ese día, de una forma que no alcanzaba ni a imaginar: la había herido.

Y entended que lo que contrariaba a la dragona no era la herida en sí, un mordisco profundo en su brazo, pues eso podía curarse en unas pocas horas por ser lo que era… ¡el problema era el frío! Al haber rasgado las pieles que envolvían su brazo, exponía de forma directa su piel al frío. ¡Y eso sí que no podía aguantarlo! Hasta su vida se veía amenazada. Se tapó el brazo con cierto desespero, mirando hacía todos lados con cierta desesperación. ¿Qué podía hacer? Sus instintos la gritaban que volvieran a su cálido refugio, pero… ¡no podía dejar la comida allí!


Los huargos… y la humana.

Entrecerró los ojos cuando las miradas se ambas se cruzaron. ¿De verdad tenía que dejar a esa necia hembra libre…? Los ojos de la dragona se escurrieron por la sangre que caía de la herida de Valeria. Tan caliente… tan jugosa…

… pero nuevos aullidos se alzaron en el aire.

―… ― Etain siseó, aún más irritada. ― No sssaben su lugar… creen que Etain esss presssa… ― gruñó en voz alta, acercando su brazo, que empezaba a temblar al cuerpo del huargo caído. Al menos la piel de la criatura aún estaba cálida… ― Pero aquí la única presssa que hay eresss tú, cachorra humana… ― bufó, volviendo la mirada hacía ella mientras nuevos pasos apresurados se acercaban…

Etain agarró con su brazo sano la lanza, sacándola de un poderoso tirón del cuerpo muerto de la criatura. La sangre regó la nieve…





¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Sáb Abr 16 2016, 02:54

La situación era de lo más rocambolesca para ambas mujeres, pero de momento habían logrado salir victoriosas del ataque de los huargos, a pesar de que las dos habían terminado heridas.
Porque la salvaje también había sentido los dientes afilados rasgando la piel de su brazo.
Valería sonrió ladina, ahora ya no estaba tan en desventaja. No le dio mucha importancia a los intentos desesperados de Etain por tapar la herida, o más bien su piel. Comprendió que la mujer que tenía delante suyo tenía una mente y un pensamiento al que era difícil del llegar. Pero había algo que sí compartía con ella aparte de los rasguños que los huargos se habían cobrado: instinto de supervivencia.

De nuevo, los aullidos de más lobos se hicieron eco por el bosque.

—Estarán olfateando la sangre —dijo más para sí, desviando la mirada hacia el cadáver del huargo al que había dado muerte instantes antes.

Hizo un mohín de desagrado a la salvaje cuando la llamó presa con su molesto siseo y cambió la espada de mano, dejando la diestra herida colgando. No, Valeria no era casi ambidiestra como lo era prácticamente Cressida que tenía mucha más experiencia con la espada, pero precisamente gracias a su entrenamiento podía manejarse un poco. Además, le había llamado literalmente cachorra humana, ¿cachorra humana?
A la joven no le hicieron falta muchas luces para que en ella se sembrara la sospecha de que aquella mujer no era humana. Tendría sentido al ver cómo había tratado de taparse el brazo al descubierto, sensible al frío del clima.

Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para declarar su odio a la extraña en voz alta. Esta vez, tres bestias se abrieron paso a aquel pequeño espacio del bosque que se había convertido en un campo de batalla contra la naturaleza. Los tres huargos comenzaron a dar vueltas alrededor de ellas y Valeria retrocedió un poco buscando instintivamente la cercanía de la otra mujer como si acaso fuera a ayudarla de alguna forma. Estaba claro que no, que la salvaje también quería ver su sangre derramada sobre la nieve, pero los inmensos lobos eran un problema mayor.
Valeria solo esperaba que no estuviera cerca el resto de la manada y que Kaia hubiera encontrado un lugar en el que permanecer a salvo.


—Siento discrepar, pero creo que de momento las presas somos las dos así que cállate ya y mata a estos bichos como lo has hecho con el otro.
No iba a dejar que los huargos fueran a por ella, quería tomar de nuevo el primer paso. No quería ser la presa de nadie y lo iba a demostrar. Ya había tenido suficiente con tener que acatar órdenes tiempo atrás. Se había cansado de que la vida la guiara por caminos que no había decidido seguir. Esta vez, Valeria era dueña de sus actos. Si iba a morir sería cuando ella estuviera preparada y no porque alguien ajeno decidiera acabar con su vida.

Corrió hacia uno de los lobos con la espada bien sujeta por delante. No dio oportunidad a la bestia de atacarla, pasó por su lado trazando una línea roja sobre el lomo del animal con el filo de su acero. La sangre volvió a teñir el suelo y el gruñido del can llamó la atención de otro de los tres que allí se encontraban. Val fue placada por él y terminó rodando por el suelo, con la espada a unos metros de distancia.
Sin arma estaba perdida. No tenía ninguna oportunidad si trataba de luchar cuerpo a cuerpo con aquellos animales. Tuvo que rodar otra vez hacia un lado para esquivar otro ataque del lobo herido. Se levantó de un salto y se topó con los dos pares de ojos inyectados en sangre que la observaban debilitarse poco a poco. Pero Valeria no iba a rendirse tan fácilmente.
Sentía el dolor punzante de la dentellada que tenía en su brazo, su respiración agitada, la humedad de sus ropas y el sudor que emanaba de su piel debajo de ellas. Los latidos del corazón le martilleaban la cabeza. Pero mantuvo la compostura.
No iba a morir allí.

Fintó frente a los lobos y corrió en busca de su espada, deslizándose por el suelo y agarrándola en el acto. Se tumbó boca arriba y alzó el filo apuntándolo hacia el cielo y dando a parar con el pecho de uno de los lobos que había saltado sobre ella.
Hundió la espada en la carne del animal y no le importó que su rostro fuera ensuciado por la sangre que emanaba de la nueva herida del monstruo. Valeria gritó. Presionó todo lo que pudo su arma contra el cuerpo del lobo y cuando este dio su último aliento, sacó ágilmente el filo y se retiro rodando de nuevo hacia un lado, dejando que el cuerpo se desplomara junto a ella.

Su pecho se inflaba y desinflaba con velocidad. Giró el rostro para ver cómo el otro huargo al que había cortado antes sobre el lomo la miraba, esperando el momento perfecto para saltar sobre ella.
Y a pesar de estar tirada sobre el suelo, Valeria ya estaba preparada para contraatacar.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Dom Abr 17 2016, 02:21

Pero Valeria no necesito contratacar para defenderse del huargo herido. Algo cortó el aire, creando un siniestro silbido que acabó con un desagradable chasquido cuando carne y hueso fueron traspasados por la punta de la lanza de Etain. La dragona tenía una expresión irritada: que unos huargos la hubiera llevado a esa situación, y que una humana estuviera siendo… hasta hábil para matarlos, dejaba a la dragona con una sensación de inutilidad y vulnerabilidad a las que no estaba acostumbrada. Y ahora que las estaba experimentando, ¡no quería volver a sentirlas! Y para cambiar eso, lanzó con toda la rabia que llevaba acumulando su lanza para acabar con el huargo herido previamente por la espada de Valeria.

― Ni ssse te ocurra denominarme presssa, cachorra humana… no ssssoy como tú ― la siseó, mientras el último huargo que quedaba en pie se lanzaba con un inteligente brillo en los ojos a la que parecía una desarmada humana… ― Essste… ¡esss mi bosssque! ― repitió, mientras dejaba que esa rabia se extendiera hacía sus manos y se encaraba hacía el huargo. Al instante un terrible dolor provocó que Etain gritara mientras esquivaba la primera embestida de la criatura. Las pieles que envolvían sus manos humanas, protegiéndola del frío, se rasgaron cuando algo que no era humano traspasó las prendas… garras y escamas azules.

El frío golpeó sus nuevas extremidades, pero sabía qué hacer para calentarlas de forma rápida y efectiva…

Cuando el huargo se giró, para volver al ataque, lanzando una dentellada donde estaría el cuerpo de Etain, se topó con esas terribles zarpas, cubiertas que resistentes escamas que resistieron el embate del monstruoso lobo y que se aprovecharon del imprudente impulso de la criatura para hundirse en su cuello. Etain siseó de placer al sentir como la cálida sangre, envolvía sus manos afectadas por el frío, devolviéndolas un poco esa tibieza perdida. Estrujó la tráquea del mamífero y la rasgó con sus garras, provocando que este lanzara un sanguinolento gañido, antes de derrumbarse casi con todo su peso sobre Etain, que cayó hacía atrás con el bicho encima.

El bosque quedó en un repentino silencio, solo roto por los jadeos alterados de las dos mujeres.

Aún debajo del huargo, y con las manos metidas bajo la piel de la criatura, Etain siseó lo siguiente:

―… masss te vale haberte ido cuando sssalga de aquí abajo, cachorra humana… o la sssiguiente ssserasss tu… ― gruñó, intentando no hacer caso del frío que estaba sintiendo el su brazo herido y al descubierto. Tenía que irse a su refugio ya… y llevarse a uno de esos lobos para alimentarse de ellos, y conseguir nuevas pieles. No tenía tiempo que perder con la humana…

Por esta vez, los instintos de supervivencia de Etain se sobreponían a su deseo de matar a todo humano o dragón que se cruzara en su camino.





¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Dom Abr 17 2016, 16:50

Los pensamientos de Valeria se interrumpieron tan pronto como la lanza de Etain cortó el viento en dirección al huargo que estaba a punto de atacarla. La lanza se clavó con precisión en el animal matándolo en el acto. Había sido un tiro realizado con una fuerza casi sobre humana.
El tercer y último lobo fue directo hacia la salvaje y Val observó con asco en el rostro cómo las manos de ella se preparaban para el ataque, transformándose y dejando ver unas garras de escamas azuladas que se abrían paso en la piel de Etain.

A Valeria el acto de que las zarpas se hundieran en la carne del lobo no le desagradó más que el descubrir al fin que sus sospechas eran ciertas. Aquella mujer no era humana, no era nadie, era tan solo una bestia más a la que debía abatir.
Valeria clavó su espada para apoyarse en ella y poder levantarse del suelo mientras Etain seguía encargándose del lobo, que cayó con un gruñido sobre ella.

—Tienes razón — agarró su espada con decisión y caminó pesadamente sobre la nieve hasta llegar cerca de Etain que había quedado aparentemente atrapada bajo el cadáver del huargo, recibiendo el calor que necesitaba para combatir el frío del mismo—. No somos iguales.

—Pero estás tremendamente equivocada en algo —la humana levantó su acero apuntando hacia abajo. Atravesaría con aquella espada el cráneo de la salvaje. Daría muerte a un dragón allí mismo, sin ningún tipo de remordimientos. Su propia naturaleza demandaba que la asesinaran. Aquella que se hacía llamar Etain no se merecía nada más que eso, que su vida finalizara y no había mejor forma que la ocasión que se presentaba ante la atenta mirada de Valeria, deseosa de que la sangre de Etain acompañara la del resto de bestias que reposaban inertes sobre aquel paraje helado—. Tú vas a ser la siguiente.

No sentía lástima alguna. La ira y la rabia se habían abierto paso desde su interior y no iba a contenerse. Aprovecharía la ventaja que tenía. Daría caza al monstruo ahora que estaba débil e incapacitado.
Los ojos de la joven centellearon cuando realizó su movimiento. Bajando con fuerza los brazos, dispuesta a darle de nuevo a su espada la finalidad de matar a una de esas bestias escamadas.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Dom Abr 17 2016, 23:46

Etain casi temía el momento en el que tendría que sacar sus garras del cuerpo del huargo. Sería entonces cuando el frío la golpearía con una intensidad que la dejaría tiritando, mínimo. Quizás si se llevaba unos trozos de carne caliente en las garras, aguantaría un poco más y así llegaría un poco más entera a su refugio. Sí, su refugio… donde ardía de forma casi perenne esa enorme hoguera que había creado Etain, para mantener un refugio cálido donde permanecer. Pero las palabras de la humana la sacaron de sus ensoñaciones. Entrecerró los ojos al percibir como no estaba yendo… es más, se estaba acercando a ella. Sus pasos a través de la nieve eran inequívocos. Se detuvo a escasa distancia de su cabeza, y cuando la dragona alzó la vista, el brillo del acero de la espada de la hembra humana la hizo reaccionar de forma automática y desesperada. Una vez más sus salvajes y rápidos instintos la hicieron actuar justo en el momento en el que la espada descendía para cobrarse su vida.

La dragona alzó los brazos y las piernas, haciendo acopio de la fuerza que tenía reservada su raza, para alzar el cuerpo muerto del huargo que había caído sobre ella, para no solo cubrirse de filo del arma, sino para lanzárselo con saña a la humana. Sí, le había lanzado el condenado huargo. Sus garras salieron del cuerpo del animal, creando nuevos ríos de sangre en la nieve, y revolviéndose en ésta, aún en el suelo, Etain lanzó un rápido ataque con sus garras contra las piernas de la humana. Aun así, a pesar de que se había sido rápida aprovechando el caos del lanzamiento lobuno, el frío no tardó en hacerla efecto… se sentía más lenta. Si hubiera estado bien, habría rasgado la tierna piel que se escondía tras las prendas de la hembra humana, pero se sentía tan lánguida… ¿funcionaría?

― ¡Maldita sssseasss! ― la maldijo desde el suelo, mientras lanzaba su ataque. ― ¡Sssi tantasss ganasss tienesss de morir, te complaceré gussstosssa! ―

No es que Etain necesitara de excusas para matar a los humanos... después de todo, los humanos habían acabado con su familia durante la guerra. Y solo recordarlo hacía que la dragona olvidara sus instintos, el frío y la poca cordura que conservaba.





¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Lun Abr 18 2016, 18:03

En un rápido acto reflejo, la salvaje hizo acopio de su fuerza dracónica y alzó el cuerpo del huargo para protegerse.
La espada de Valeria se clavó en el cuello, o lo que quedaba de él, del lobo. Sin dar mucho tiempo a la joven para reaccionar, Etain lanzó el animal hacia la humana como si nada, con la facilidad con la que un niño lanzaba un balón de cuero y harapos a alguno de sus amigos en mitad de una calle de Talos.
Obviamente Valeria cayó al suelo de espaldas empujada por la enorme masa peluda que se había topado, para nada gentilmente, con ella. La joven por suerte no había quedado atrapada en su plenitud bajo el cadáver como lo había estado antes Etain. La salvaje había utilizado la suficiente fuerza como para que el lobo quedara posado, con ninguna suavidad, sobre el brazo derecho de Valeria que quedó atrapado entre el peso del huargo y la húmeda nieve.

La chica gritó de dolor no solo porque ese brazo precisamente era el que tenía herido sino porque en seguida sintió como si un conjunto de cuchillas le arañaran las piernas, frías y duras como el acero de su propia espada. Las garras de Etain le hicieron recuperar la adrenalina perdida por la efímera victoria que había saboreado al imaginarse dando caza a un dragón.
Dirigió una fugaz mirada a su extremidad incapacitada mientras sus piernas eran maltratadas por el monstruo. Tenía que ponerse en pie como pudiera, pero no podía si la dragona se lo estaba impidiendo con tanto ahínco.
Tiró del brazo con otro grito y logró sacarlo de debajo del cuerpo del can. Si a este paso no se había enterado todo ser viviente del bosque de que había una pelea, la Reina Madre era pelirroja.

—Voy a matarte zorra —dijo entre jadeos intentando zafarse de su doloroso agarre.
Propinó una patada a la salvaje directa a su mandíbula para distraerla y que retirara las garras. De esa forma, pudo arrastrarse por el suelo hasta alcanzar de nuevo a su espada que todavía sacándola del cuerpo inerte del dichoso lobo.

Si te tiran…
Se levantó lentamente, con suavidad, tambaleándose un poco en el proceso para recuperar el equilibrio. Sin separar su mirada de la dragona.
Sacudió los hombros y dobló la cabeza de un lado a otro, crujiéndose el cuello.
… te levantas.

—La próxima vez recordaré traer un jodido puñal —mencionó pasándose después la lengua por los labios. Había sido muy mala idea salir de la base solo con su espada. Si algo le habían enseñado en la resistencia es que tenía que llevar siempre encima otra arma, un comodín, por cualquier cosa que pudiera pasar. Así no tendría que estar buscando todo el tiempo la empuñadura de su espada. Sobre todo sabiendo lo mucho que le gustaba lanzarla, algo que estaba aprendiendo y mejorando con la práctica—. Deberías estar contenta. Al menos te podré garantizar una buena pelea antes de que puedas decir adiós para siempre al mundo de los vivos.

Y entonces arremetió contra Etain, con la espada por delante, siempre preparada para atacar. Así era Valeria, una luchadora empedernida que no conocía la rendición. Le rajaría la garganta y la cortaría en mil pedacitos para luego dárselos de comer al resto de la manada.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Etain el Mar Abr 19 2016, 02:38


La punta de sus garras consiguió rasgar la tela y la tierna piel que se escondía bajo ellas. Etain casi podía relamerse ante la visión de la sustancia vital carmesí manchando sus largos y escamosos apéndices. Pero eso no era suficiente… quería ver más rojo. Quería masss. Sus tripas, sus órganos, sentirlos como explotaban como una bomba de sangre al introducirlos aún palpitantes dentro de su boca, y dejar que su cálido vigor les inundara…

Pero si algo explotó en su boca no fue un jugoso órgano, sino la patada que la asestó la humana, que cual gato panza arriba, pese a verse atrapada y herida, seguía luchando y resistiendo ante la dragona. Etain soltó un siseo doloroso y retrocedió dolorida. Sus manos – garras frotaron con cuidado su mandíbula, al tiempo que sentía como su propia sangre inundaba su boca al haberse partido su labio con el golpe propinado. La dragona azul volvió a sisear frustrada e irritada como hacía tiempo que no se sentía… ¡Si ese estúpido frío no estuviera, ya se habría transformado en dragona para devorar de un bocado a esa hembra! Pero no podía, no podía… ¡si incluso en su forma humana lo estaba pasando fatal! Podía sentir el frío colándose a través de sus manos transformadas, de la herida de su brazo, y ahora a través de la sangre de su labio…

Si su cabeza estaba deseando lanzarse contra la tambaleante humana, que había recuperado tozudamente su espada para plantarla cara -¡una vez más!-, llenando el claro con sus palabras confiadas, en las que vaticinaban un victorioso encuentro contra Etain, sus instintos estaban saltando todas las alarmas habidas y por haber. El frío en su cuerpo se estaba volviendo algo preocupante. Solo el calor de la lucha la estaba manteniendo el activo, porque sus extremidades estaban empezando a temblar y moverse con mayor lentitud. Quizás incluso podría… perder.

“¡No, no, no perderé con una missserable humana! ¡Son asssesssinosss! ¡Assesssinosss!” gruñó en su mente, acallando sus instintos para dejarse llevar por el sentimiento más humano que aún permanecía en su trastocada mente: la venganza.

― Una cachorra como tú no supone una pelea… ― siseó, con evidente desprecio, mientras se levantaba lentamente del suelo… con algo de nieve entre sus zarpas. ― ¡Solo un aper-…!― pero su charla se vio interrumpida cuando unos nuevos aullidos se alzaron en el bosque: sstaba visto que el resto de los huargos habían encontrado el rastro de sus miembros perdidos…

Entonces Etain planeó rápidamente un cambio de planes. Esa cachorra iba a morir, puede que no por sus garras… pero si de los colmillos de los huargos. Rápidamente, con un gesto de su mano, tiró la nieve que había sostenido en sus temblorosas garras contra el rostro de Valeria, a fin de cegarla e importunarla. Y aprovechando ese momento, ese descuido, mientras oía como la manada se iba acercando, la dragona huyó.

Sí. Finalmente su instinto de supervivencia se había impuesto con una sencilla lógica: si moría allí, no habría más peleas. Pero si lograba salir con vida, nuevas presas y nuevas luchas podrían cruzarse en su camino, en su territorio… ¡en el bosque de Etain! Y así podría seguir liderando su venganza personal contra los humanos que mataron a su familia, y contra la Reina Madre que orquestó esa guerra en su propio beneficio, sobre los cadáveres de los caídos.

“Nunca losss perdonaremosss… nunca” siseó, mientras se perdía entre las sombras del bosque…

… y dejando a Valeria a su suerte.

Con un poco de suerte, se conformarían con la humana, y no la perseguirían a ella. Pero si lo hacían… bueno. Así se llevaría algo a la boca.

Y así fue como Etain tuvo que huir de un combate contra un humano, por primera vez. Algo que jamás olvidaría...






¡Muchas gracias! =3:


avatar
Etain
Dragon

Ocupación : Cazarte.
Mensajes : 203

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Valeria el Mar Abr 19 2016, 23:05

Valeria sonrió observando el hilo de sangre que caía de los labios de la dragona. Ella no estaba mucho mejor que la salvaje, pero disfrutaba viendo sufrir a aquella bestia. Más aún cuando sabía que no iba a poder transformarse, no si al menos quería permanecer viva. Era irónico, pero cierto. Le estaría costando ya soportar la temperatura solo con haber logrado las garras, no podría hacer una transformación completa.
No podía sentir más asco de su presencia, el simple hecho de recordar que aquellos seres utilizaban una apariencia humana para pasar desapercibidos, como si realmente pudieran tener vidas normales con el resto de los mortales. Y encima, la gente de Valeria, los humanos, debían soportar los abusos de aquellos animales. ¡Debían agachar la cabeza y ser sus esclavos!
No podía ser más repugnante.

En los ojos de la salvaje se adivinaba el deseo de verla muerta, una humana más que añadir a su lista de asesinatos. Porque así eran todos los dragones, unos asesinos, unos monstruos que no se merecían ni el aire que respiraban. Eran una plaga y debía ser exterminada.

Valeria sabía que no tenía ninguna oportunidad contra un dragón esgrimiendo una simple espada, menos aún si estaba en su forma dracónica. Pero con Etain, viéndola allí desesperada y desvalida, tenía esperanzas. Por aquello se había unido a la resistencia. Para que los lagartos cayeran de ese peldaño idílico que se habían creado en la sociedad, por encima de todos.
Debían terminar como habían acabado los humanos antiguos: todos reducidos a cenizas.

Val estuvo a punto de responder, de interrumpir a Etain para que dejara de sacarla de sus casillas, pero nuevos aullidos se sumaron al sonido siseante de la voz de la dragona.
La joven alzó la mirada unos instantes para afinar el oído y calcular a cuánta distancia estarían sus otros invitados. Para cuando quiso volver a clavar su vista en su contrincante, una bola de nieve golpeó su cara. Parte de esta le entró en los ojos.

—Hija de… —bajó el rostro parpadeando para aliviar un poco la molestia que le había supuesto la nieve. Los lobos andaban cerca, no podía permanecer mucho tiempo más allí. Estaba agotada de la pelea anterior y sí, Etain era un suplemento con el que no podía cargar si quería deshacerse de más huargos.

Abrió los ojos y se vio completamente sola, con la única compañía de cadáveres y sangre a su alrededor.
La dragona se había marchado.

—¡COBARDE! —gritó con todas sus fuerzas a la vez que daba un traspié hacia atrás.
No tenía mucho tiempo. Debía salir de allí de inmediato si quería sobrevivir. Además, debía ir tras la pista de Kaia. Recalculó nuevas rutas de escape por el bosque y salió corriendo notando cómo detrás de ella se acercaba la manada.
No tendría ningún problema en hacer que los lobos se perdieran.
Aquel bosque no era de Etain, ella no era la única que se conocería el lugar como la palma de su mano. La próxima vez que se encontraran, la dragona no tendría tanta suerte.




You don't know what I'm capable of:

The world would be nothing without you both in it:

avatar
Valeria
Human

Ocupación : Guerrera/Exploradora
Mensajes : 176

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Wolf Hunting [Priv. Valeria]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.