Novedades

- (15/12) Ya están disponibles novedades de Diciembre, ¡no te las pierdas!

- (15/12) Ya podéis pedir los dracs del mes de Diciembre.

- (15/12) En el pregón, nueva entrevista a Cyrenia.

- (15/12) ¿Quieres conocer las leyes? Pásate por aquí.

- (15/12) ¡La llegada del anexo del Gremio ya está aquí! ¡Conócelos!

- (15/12) ¿Quieres conocer nuestro índice? Pásate por aquí.

Staff
Letyko
Admin
MP
Thareon
Admin
MP
Nyssa
Mod
MP
Aldrik
Mod
MP
Selene
Mod
MP
Síguenos

Afiliaciones V.I.P
Foros Hermanos

05/06

Directorios y Recursos

09/14

Afiliados Élite
Expectro PatronumRandom High SchoolElentarirpgLoving PetsFINAL FANTASY: ZeroTime Of Heroes
59/60

Afiliados Normales


Never seemed so right before ~ Thareon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Dom 3 Abr - 13:44

Actualmente...

El manto de la noche cubría todo Talos y sus proximidades. La oscuridad se cernía sobre parte del mundo, colmándolo de frágil tranquilidad. Pero Erah abrió los ojos de golpe, a deshoras, evitando así, despertar a Thareon. Claro que, él no tenía problemas para dormir últimamente. Tras un rato intentando conciliar el sueño, se dio por vencida. Se incorporó y levantó del camastro que compartían de forma tan discreta que el dragón ni se movió. La rubia notó inmediatamente el cambio de temperatura al separarse de la calidez que emanaba del cuerpo varonil que dejaba durmiendo, así que, se cubrió con algo de ropa dispuesta a darse un pequeño paseo por las cuevas, a ver si se cansaba un poco más y podía volver a dormir.

Eran demasiadas cosas las que bullían en su cabeza como para que la rubia pudiera permitirse el lujo de dejarla en blanco e intentar descansar. Para empezar, apenas llevaban en aquel lugar unos días y a Erah se le hacía algo complicada la adaptación a la humedad de las cuevas, pese a que era un lugar cálido -por la proximidad del volcán- y amplio. Quizás, demasiado amplio para lo que ella estaba acostumbrada. A esta sensación de ser demasiado pequeña para tanto espacio, se le sumaba ese malestar frecuente, leve y repentino que la impedía moverse y hasta pensar con claridad. Ella bien sabía ya el porqué. Lo había sospechado y hasta se lo habían llegado a confirmar. Y, no dejaba de ser una preocupación más.
Además, su visita a Talos -concretamente a Gihaial- había vuelto ligeramente... tensa la convivencia con el dragón. A Thareon no le gustó precisa y particularmente que la rubia se arriesgara tanto. Pero aquello era algo que Megerah ya sabía de antemano. Tuvo la buena fe de pensar que lo que obtuvo de esa visita, compensaba el riesgo. Después de todo, había vuelto, ¿no? Y, era más, había conseguido la localización de un lugar en el que, efectivamente, no tendrían problemas de espacio, para lo que planeaban hacer. No obstante, comprendía esa tensión tácita del dragón desde entonces. No era gran cosa, pero también seguía sumándose a que la mujer no terminara de encontrarse del todo cómoda.

Deambuló por esos túneles naturales, con el ceño fruncido con suavidad hasta que la cara se le iluminó con el hallazgo de una pequeña terma natural. Se acercó, prudente, al borde, comprobando la tibieza del líquido elemento. Una sonrisa aliviada se dibujó en su semblante, antes de que la rubia alzara la vista, comprobando que no había nadie más con ella. Con movimientos tranquilos, tomó la decisión de desvestirse para meterse en el agua. Desde bien pequeña, las termas suponían uno de sus sitios predilectos, pues aquel líquido templado tenía el poder balsámico de llevarse sus dolencias y preocupaciones mientras la muchacha mantenía su cuerpo dentro del agua. Se recogió su melena dorada antes de sentarse en un pequeño y desgastado saliente sumergido, a modo de asiento improvisado. Sus labios se entreabrieron, expulsando el aire de sus pulmones largamente. En sintonía, sus párpados cayeron mientras la rubia se dejaba embaucar por el sonido de aquellas esporádicas gotas que caían, rompiendo la tranquilidad de la superficie de aquel pequeño lago y el silencio que lo acompañaba.

Sin duda, quedarse ahí un rato, la relajaría lo bastante como para poder volver a su cama en un rato y ayudarla a dormir.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Mar 5 Abr - 1:04


Aquel día, Thareon no reaccionó bien. Cuando Megerah volvió de Talos y le contó que había ido a hablar con Gihaial, estuvo muy, muy cerca de perder el control. Mas a pesar de que logró no perder los estribos y dejarse llevar por la rabia (al menos no delante de ella, cosa que no podían decir los otros habitantes del bosque); se había sentido... decepcionado, de alguna manera. Sabía que su preocupación por ella a veces podía rozar un límite obsesivo un poco enfermizo, por más que tratara no invadir en demasía el espacio y la privacidad de Megerah. Pero aún así, ¿realmente su descontento no estaba justificado? No se trataba de Gihaial en sí, sino de los riesgos que la mujer había asumido para ir a hablar con él. El dragón no había dejado de preguntarse: ¿Qué hubiera pasado si la hubieran descubierto? ¿Y si la Reina y la Inquisición volvían a arrebatársela? ¿Qué cosas horribles harían con ella si la encerraban? Sólo de pensar lo que vio en las mazmorras durante la captura indiscriminada de híbridos, Thareon sentía ganas de rebanar cuellos y bañarse en sangre. La mera idea de volver a perderla, de que le pasara algo... mientras él, sencillamente, volvía a no estar ahí, le superaba. No podía ni pensar en ello sin que su humor se tensara.

Y precisamente, porque no había dejado de pensar en ello, Thareon se mostraba tenso, frío, distante con Megerah. No habían discutido, no le alzó la voz en aquel momento. No, lo cierto era que había preferido excusarse unas horas para ir al bosque "a pensar". Lo que en realidad se había convertido en una excusa para machacar algunos árboles y matar alguna que otra presa de más. Y tas calmar su explosivo arranque, se había limitado a regresar, y a hablar gélidamente del asunto, con un par de ciervos grandes para no pasar hambre.

Pensándolo fríamente, Thareon no podía quitarle mérito a Megerah. Gracias a su temeraria decisión, Gihaial había dado su brazo a torcer. Habían conocido a Derek. Y habían encontrado un refugio perfecto, en la mejor ubicación posible. Se habían abierto bastantes puertas ahora que sus mayores problemas se habían solucionado de golpe. Y Alaric no tardaría en aparecer con los fieles de Isaur, para poder empezar a adecuar y formar aquella base de operaciones en el volcán. Si las cosas habían empezado a marchar, había sido gracias a ella.
Precisamente por eso no se había atrevido a alzarle la voz, ni a echarle nada en cara. Sencillamente no podía. Pero no le faltaban ganas. Así que no hablaba apenas, porque no quería sacar el tema. Y, a todo eso, había que sumarle la actitud esquiva que la rubia había tomado con él. Se habían limitado a prepararlo todo y a mudarse de nuevo, camino a las montañas, usando la nueva forma que el dragón había aprendido a adoptar a pesar del frío. Sin más.

Así hasta que, esa noche, Thareon abrió los ojos, despertando de algún sueño que al instante cayó en el olvido. Echó en seguida en falta el sonido de la suave respiración de Megerah a su lado, o el tacto de su melena sobre la improvisada almohada hecha con uno de los fardos del viaje. El dragón se incorporó. En la cueva no había demasiada luz, más allá de la pequeña chasca que ardía en el rincón que habían aprovechado a modo de dormitorio. Eso no suponía un problema para Thareon, pero sí para Megerah. Lo que le llevó a preguntarse acto seguido a dónde podía haberse ido la mujer, en plena oscuridad, arriesgándose a perderse en aquel laberinto de galerías.
Con un suspiro, se levantó, y echándose una camisa de lana gruesa por encima, echó a andar por las galerías, usando su ahora desarrollado olfato para percibir el olor de la mujer.

No tardó en verse atravesando la enorme cueva principal, donde ya tenían pensado asentar el campamento principal. Y posteriormente, atravesando una gruta donde la humedad era especialmente alta, y que daba lugar a unas aguas termales. La vio allí, en el agua, tumbada, relajándose con el calor y el silencio haciendo eco en las paredes. Y tuvo una reminiscencia, en las termas del castillo, que hizo que no pudiera reprimir una suave sonrisa durante un par de segundos.
No sabía si hacía bien en molestarla o no. No sabía tampoco qué decir. Así que, simplemente se sentó en el borde de la piscina, notando el calor del vapor contra su cara. Bajó una mano al agua, y rozó su superficie con los dedos. Simplemente esperó, observando atentamente su expresión, con paciencia, para ver si ella deseaba compartir con él aquel momento, o simplemente echarle para tener intimidad.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Mar 5 Abr - 22:59

Al poco de sentarse y antes de que sus azules se cerraran, por comodidad, sus propios brazos la rodearon ligeramente a la altura de su vientre. Valiéndose del efecto del agua para masajear la piel de sus costados con suavidad. Aquel simple tacto, o sensación local, la relajaba realmente rápido. Así se le antojó estar un buen rato… hasta que supo que tenía compañía.

Sus orbes azulados volvieron a abrirse, descubriendo dos pupilas azul topacio en mitad de la penumbra cerrada cuando Erah dirigió su mirada a la entrada natural de aquel lugar. Tragó saliva ante la intensidad de aquella mirada por parte del dragón, pero acabó sonriendo de forma suave, tierna y hasta con algo de vergüenza al haber sido descubierta-. No podía dormir… -murmuró como simple excusa, mientras sus manos subían a sus hombros para humedecerlos al no llegar a estar cubiertos por la línea del agua. Esa mirada azul e inquisitiva seguía preguntándole, o incluso reprochándole, demasiadas cosas de las que Megerah no se arrepentía. Quizás, a la rubia le costaba mucho menos dejar atrás lo que había hecho para conseguir aquel lugar. Intentaba ser lo más comprensiva y paciente posible con Thareon y sus reacciones. Porque lo que sentía por él iba más allá de una simple rabieta, o una simple transformación en una bestia furicunda y asesina… varias veces. Y la rubia no tenía intención de dejar de demostrárselo una y otra vez, por mucho que hubiera tensión o incomodidad entre ellos. La realidad era que el único pánico que ella pudiera tener -porque aún no se había detenido a pensar en ello-, era perderlo.
Verse sin él otra vez, acabaría con ella.

Era por ese pensamiento -compartido aunque no confesado-, que hacía el esfuerzo de dejar que Thareon estuviera serio en exceso con ella en los últimos días. Y con razón. Megerah se había arriesgado demasiado, pese a que había traído grandes noticias de vuelta. Había actuado por un impulso, sin pensar en la posibilidad tan grande que había tenido de que no regresara a la cabaña. Y, ahí, podía decir que había tenido una suerte inmensa. La rubia suspiró suavemente, dispuesta a intentar ayudarlo a dejar tanta tensión con ella en aquel momento. Porque, ¿para qué negarlo?, la única persona con la que no quería estar así era justamente Thareon. Megerah se acomodó ligeramente, pegando su espalda un poco más al desgastado respaldo natural de la piedra, abriendo levemente sus piernas para hacer un hueco para el dragón, de tal modo que, si finalmente se unía a ella, acabaría sentándose entre sus piernas, dándole la espalda. Erah sacó del agua su brazo más cercano a él, tendiéndole la mano-. ¿Te gustaría disfrutar del baño conmigo? -preguntó, con un deje suave, voz bajita y hasta disculpa en la mirada, aunque ahora con la sonrisa algo más dulce y menos vergonzosa.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Jue 7 Abr - 12:14


- Dentro de un rato, tal vez. - Murmuró, esbozando acto seguido una de sus medias sonrisas. Megerah, que le conocía, sabría que aquella decisión no era fácil para Thareon. Pero también que era buena señal. Desde que había cambiado, se dejaba arrastrar fácilmente por sus deseos e instintos. Y en aquel momento, en aquel lugar, su deseo no era menor que otras veces. De hecho, la actitud vulnerable de Megerah casi le incitaba a ello.
Pero prefería mantener la cabeza lo más fría posible en aquella situación. No había ido a buscarla sólo para deleitarse con su belleza, o para compartir un momento íntimo. No porque no lo quisiera. Sino porque sabía que hasta que no dijera lo que tenía que decir, cualquier tipo de intimidad sería incómoda para los dos.

El dragón suspiró y desvió la mirada hacia el agua, al tiempo que retiraba los dedos húmedos de su cristalina y humeante superficie. Se hizo el silencio entre ambos.


Tan sólo duró unos segundos, pero a Thareon se le antojaron como unos largos e inacabables minutos. Aún así, prefería pensar y escoger sus palabras antes de hablar, manteniendo esa sensación tranquila y pacífica que había conseguido rescatar en el rato que había estado observando a la mujer dentro del baño. Quería ser sincero, abierto, como lo era con ella antes de que comenzara la pesadilla.

- ... No sé muy bien cómo decir esto, Erah. - Confesó finalmente, rompiendo el silencio. - Aunque ya no sea como antes y cada vez tenga más control sobre mí mismo, me sigue costando encajar las cosas con perspectiva. - Sabía bien que Megerah tenía eso más que presente. Era el precio a pagar por estar con él, un precio que a ratos Thareon se preguntaba si no era demasiado alto. Pero ya había empezado a hablar, sabía lo que tenía que decir: - Sé cuál fue tu intención cuando fuiste a hablar con Gihaial. Lo entiendo. Y sé que, de hecho, hiciste bien. - Alzó la cabeza, mirando hacia la cueva. No estarían donde estaban sin ella, de no haber sido por su temeraria decisión, seguirían congelándose en la cabaña del bosque, él habría seguido debilitándose... todos sus planes se podrían haber ido al traste.
Volvió a mirarla, le dedicó otra sonrisa, más corta. Y suspirando, dejando caer los hombros, murmuró lo que realmente le había estando pesando durante aquellos días. Lo que parecía estar creando un muro tan sólido como invisible entre los dos. Un muro que quería derribar a toda costa: - Pero... En parte, no puedo evitar sentirme... - Se interrumpió. ¿Traicionado? ¿Decepcionado? No... Siendo honesto consigo mismo, la palabra destinada a terminar aquella frase era: "... inútil"






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Vie 8 Abr - 20:17


Tal vez, Erah metió el brazo en el agua con poca sutileza, ante la negativa de Thareon. Pese a que él sonriera y ella devolviera el gesto. Sabía que por la situación, era preferible esperar. El regusto amargo del rechazo podría haber sido más prolongado o brusco de no ser porque Megerah respetaba al dragón y era plenamente consciente de ese proceso de adaptación y autocontrol. Un proceso que a veces le costaba soportar hasta a ella. Quizás, otra mujer ya se habría cansado de esos cambios repentinos, y esos estados de alteración cuando Leviathan hacía acto de presencia. Más de una habría tirado la toalla y abandonado a Thareon a su suerte. Mas Erah no. Ni se lo planteaba. Pero el carácter de la rubia, por más paciencia que tuviera con él, muchas veces despuntaba en algún mal gesto leve o murmullo. Era inevitable, aunque Megerah quería creer que la comprensión por parte de Thareon ante esa entereza de la mujer llevada al límite, estaba ahi. Claro que, ni por asomo se equiparaba a los impulsos del dragón.

En ese último par de meses de convivencia, Erah podía estar -y, de hecho, lo estaba- orgullosa del tremendo avance que Thareon había hecho para evitarse dolorosas transformaciones parciales. Pese a que ella, muchas veces, con su docilidad, no le ayudaba, en realidad. La rubia sabía que aún quedaba camino por recorrer. A ambos.

Cuando él apartó la mirada y el silencio se estableció entre ambos, la rubia retrajo su brazo, hasta su costado contrario, volviendo a cerrar ese aparente abrazo a la altura de su vientre. Se cruzó de piernas en aquel saliente sumergido y suspiró con toda la tranquilidad que pudo aunar. Sus ojos se desviaron a la oscuridad de aquella terma, al lado contrario del dragón cuando éste habló.

La rubia lo escuchó con atención, asintiendo una sola vez, como si con ello la mujer le confesara que sabía perfectamente todo lo que había conseguido y lo que aún le restaba por conseguir. Sus azules volvieron a una posición neutra en principio, regresando al imán que suponía Thareon para ella en tantísimos aspectos-. Y sé que, de hecho, hiciste bien. -escucharle decir aquello fue la liberación de un peso importante que Erah traía en su pecho, observando esas marcadas líneas de su rostro en la penumbra.


Aquella simple pero significativa palabra proyectada en su mente, aclaró a Megerah por qué realmente Thareon estaba tan tenso. Erah había alcanzado a pensar solamente que él estaba así porque ella se había arriesgado tanto. Entreabrió los labios, inspirando lentamente, apartando sus iris cristalinas de las azuladas del dragón por un momento- ... No lo eres, Thareon. -sentenció, retomando el contacto visual con él, como si con ello fuera a convencerle de algo que él ya sabía pero cuya sensación seguía ahí. Porque, para ella, no podía serlo. La mujer enterneció el gesto ligeramente, aguantando las tremendas ganas que le dieron en aquel momento de romper la distancia que la separaba de él. Ella también tuvo ese mismo sentimiento en Isaur, cuando Thareon disponía, hablaba y hacía por reunir aquel ejército, ahora en camino, mientras Megerah se limitaba a mirar y a participar de manera muy esporádica-. No contábamos con este frío que te debilita y limita tanto. -añadió, recalcando esa realidad tácita. No porque Erah tomase la iniciativa ahora, significaba que el dragón dejara de tener facultades-. Seguramente dejarás de sentirte así cuando los demás lleguen... Aún te queda mucho por hacer. -Erah tenía una convicción demasiado fuerte en ello. Thareon volvería a tener planes que idear, estrategias que plantear y así no tendría tiempo para aburrirse, que era lo que realmente le hacía sentirse así. << Y el cargo de adalid volverá a ser todo tuyo, te lo prometo >>, vertió en la mente del dragón mientras marcaba una sonrisa que quiso ser tranquilizadora. Megerah sabía perfectamente que no había cargo alguno entre ellos. Cada uno hacía y deshacía conforme sus conocimientos y facultades, sin dejar de apoyarse el uno al otro.

Y por el momento, no les iba nada mal.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Miér 13 Abr - 20:29



Las palabras de Megerah inundaron sus oídos, y cómo no, su mente. Intentando darle ese consuelo que sólo ella sabía ofrecerle. Pero en aquella ocasión, no pudo evitar que un débil amago de sonrisa torciera la comisura de sus labios durante un breve segundo. Megerah había malinterpretado sus palabras. No podía decirle que no estuviera de acuerdo con eso, porque en parte tenía razón. Pero no era a eso a lo que se refería. Perdió su mirada en el agua, y se quedó observándola sin ver. Haciendo realmente introspección sobre lo que llevaba días acosando su mente. - No lo digo en ese sentido. - Murmuró al fin, negando suavemente con la cabeza. Sintió una suave presión a la altura del pecho, a medida que las palabras iban brotando en sus labios, confesando: - Me siento inútil porque... si te hubiera pasado algo, no habría podido hacer nada para evitarlo. Otra vez. - Como le pasó con Ancaria. Y como le ocurrió con Irae. Una arrancada de su vida por su propia padre, y la otra, por la fría muerte. Thareon inspiró hondo, desviando su mirada azul topacio hacia el agua una vez más, dibujando círculos translúcidos en su superficie con los dedos, sintiendo su tibieza.

Y, de improviso, alzó la mirada. Seguidamente, sin apenas esperar, Thareon apoyó las manos en el suelo rocoso, y de un brinco se metió directamente en el agua. Con ropa y botas incluidas. El cálido abrazo de la terma le recibió, y él lo agradeció. Pero no apartó la intensa mirada azul topacio de Megerah en ningún momento. Su mano buceó bajo el agua y buscó la de Megerah, entrelazando sus dedos con ella. Gateó en el agua hasta quedarse casi a su altura. Y con esa voz suave y grave que tanto le caracterizaba, le preguntó: - ¿Sabes por qué hago todo esto, Erah? Toda esta revolución, este plan, estas... ideas. - No era porque se lo hubiera dicho el Anciano. No era porque necesitase aires y grande. No lo hacía por la Gloria. Ni siquiera por el Honor. Muy, muy por encima de todo eso, había un motivo aún mayor: - Lo hago por ti. Lo hago por nosotros. - Le aseguró. Allí, con la ropa calada pegándose a sus cuerpo sin que le importara lo más mínimo. Nada le importaba más allá, en realidad. Por loco que pareciera. Por absurdo que pudiera llegar a ser. - Porque quiero creer que puede existir un mundo en el que tú y yo podamos ser felices, sin necesidad de huir ni de dar explicaciones. En el que poder pasar mis días y tus días contigo, sabiendo que puedo dormir sin temer volver a perderte. Sí, mi motivo es egoísta, es puramente personal. No lo mueve ningún ideal, ni ningún bello discurso. - Su mano libre se alzó, y buscó su rostro. Apoyó los dedos sobre su oreja, y con el pulgar le acarició la mejilla húmeda y sonrosada por el vapor del agua. Y más dulcemente, volvió a sonreír: - Pero es todo cuanto necesito. Si no puedo estar contigo Erah, prefiero morir.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Jue 14 Abr - 22:00



La sonrisa calmada de la rubia se escondió ligeramente cuando el dragón contestó sus palabras. Su ceño se frunció de igual forma sin llegar a entender el sentido al que él se refería. Y sus azules se abrieron un poco más cuando él terminó por confesárselo. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo mucho que habían crecido esos sentimientos por el dragón para que nublaran el juicio y capacidad de actuación de la rubia. No en el estricto mal sentido. La habían vuelto aún más decidida por complacerlo, volviendo a rozar límites casi insospechados para ser una simple -aunque alcanzaba el rango de suicida-  humana. Era curioso, como, desde un principio, habían sido ellos los que habían guiado su decisión para sacrificarlo todo por la libertad de Thareon. Por Thareon, básicamente. Aunque la posibilidad de que él correspondiera lo que ella sentía se le antojara demasiado remota. Y ahora, estando con él, seguía dándolo todo por aquel dragón, claro estaba; seguía ayudándolo; seguía olvidándose de su integridad física. Y era justo esa integridad la que preocupaba al dragón de una forma irracional.

Se mantuvo callada, sintiéndose ridículamente culpable por provocarle esa sensación al dragón, pese a que el mismo Thareon le había dicho que había obrado bien. Tragó saliva con suavidad, sin apartar sus cristalinos orbes de la mirada azulada e intensa que se acercaba a ella cuando el dragón se animó a meterse en el agua. En cuanto vio el reflejo de aquella mano que la buscaba bajo el agua, soltó su abrazo y llevó la suya para encontrarla. Entrelazó sus dedos, ejerciendo una dulce presión entonces. Sin pensárselo. Con cierto pesar en su corazón por esa culpabilidad que le fue imposible evitar sentir. Inspiró sonoramente cuando sintió la apaciguadora cercanía del dragón. Megerah se movió ligeramente hacia él, lo necesario para sentir esa calidez varonil característica. Lo necesario para percibir esa esencia de Thareon, cuyo efecto era balsámico para la rubia.

Su mano libre también se soltó del abrazo y fue a parar al pectoral del dragón, por encima de la adherida tela mojada. Suspiró, dejando caer los hombros ligeramente al escuchar la pregunta, sin dejar de mirarlo. Pero no llegó a contestar tampoco, dejando que él hablara, que se expresase. Ella necesitaba escucharlo y Thareon necesitaba decirlo, creando una burbuja sincera y tremendamente íntima en aquel lugar, entre ellos, otro aquí y ahora bien distinto que ambos venían buscando sin llegar a ser conscientes de ello. La mano femenina subió dulcemente hasta la marcada mejilla del dragón, cuando Megerah sintió la calidez de la palma masculina en su propio rostro. Se vio emocionada de forma leve e imprevista, siendo incapaz de dejar de sonreír conforme lo escuchaba, poniendo en palabras una intención que Thareon ya le había demostrado antes. Día a día, durante los últimos tres meses largos, casi cuatro ya. Volvió a exhalar marcadamente, alternando sus iris cristalinos en los del varón. No obstante, se decidió a hablar, por fin. Suave, bajito, sólo para él-. Sé que es una sensación que no puedes controlar... pero no me has perdido... Y no lo harás. -no existía el hubiera y, quedarse en la posibilidad del ¿y si...? era lo peor que se podía hacer. Sabía del pasado del dragón y entendía perfectamente ese temor suyo. Pues ella, por unos meses, por crueles intenciones de la que fue su torturadora, también sintió ese vacío devorador y agónico que la persona amada deja cuando muere-. Aunque me reconozcas que actúe bien, sabiendo que no te gustó lo que hice... -suspiró lentamente antes de seguir:- yo también quiero vivir mis días contigo, Thareon. Disfrutar de mi libertad a tu lado. Sin más huidas ni miedos... sólo tú y yo. -la mera idea le hizo sonreír, sin pensar en apartar la mirada de los atrayentes zarcos del dragón, realmente hipnotizantes para la rubia-. Quise arriesgarme tanto porque sé que merece la pena. -porque, básicamente, compartía pensamiento: si no estaba con él, prefería morir. Y, de nuevo, hubo un silencio entre ambos. Esta vez, no fue incómodo. Fue ese silencio entre dos personas que saben perfectamente que, digan lo que digan, aunque intentaran decirlo de la forma más espectacular posible, jamás nada podría acercarse a explicar cómo se sentían. No obstante, Erah quiso intentarlo.

<< Te quiero... >>

Eran palabras que retumbarían en la mente de Thareon con tremenda suavidad y cariño. Dos palabras que no había vuelto a decirle desde aquella noche en la mascarada de Kariel. Un comienzo intenso para todo lo que aún podía -y quería- decirle en aquel momento.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Lun 18 Abr - 1:24

Sus palabras ensancharon la sonrisa del dragón, la cual asomó en aquellos ojos azul topacio, perdidos en el azul lluvioso de Megerah. Y acto seguido, con aquella mano posada sobre su rostro, Thareon pasó a acariciar su mejilla suavemente con los nudillos. Inclinó gentilmente el rostro sobre ella, y rozó sus labios en un tierno beso que fue profundizando poco a poco. Justo mientras ella vertía aquel pensamiento en su mente, de forma que el dragón azul pudo enternecer el beso aún más si cabía, a modo de respuesta. Sellando aquella especie de pacto no escrito, en el que ambos parecían tan dispuestos a arriesgarse y hasta morir, con tal de lograr el más loco de los objetivos. Thareon era perfectamente consciente de que necesitaba a Megerah a su lado. No de un modo posesivo, sino porque se sabía sin ella incapaz de lograr lo que se proponía. Ella era su razón, su inspiración, su motivo para seguir adelante. Y por ello, por el sentimiento cada día más indestructible que se asentaba en su corazón, le contestó mientras seguía besándola: "Y yo a ti, Erah. Pase lo que pase, no lo olvides". Terminó el contacto del beso con aquel último pensaiento. Y aún manteniendo aquella sonrisa en su expresión, pegó su frente contra la de Megerah, notándola húmeda por el agua y el vapor.

Inspiró hondo, mientras el silencio de la caverna les envolvía, sin por ello ser incómodo o siniestro. Al revés, de hecho les regalaba una sensación de intimidad de la que supo que no dispondrían demasiado a menudo en cuanto empezaran a llegar las primeras tropas. Por eso Thareon quería aprovechar aquel momento, grabarlo a fuego en su memoria, como tantas veces había hecho ya en el pasado. Besó con ternura aquella frente, rozó su pelo dorado y húmedo con la punta de la nariz, embriagándose con ese olor a jazmín que siempre parecía acompañarla, incluso cuando no tenía ningún perfume en su baño. Un olor que, de un tiempo a aquella parte, había adquirido sin embargo un tenue matiz que su ahora desarrollado olfato había sido capaz de percibir. Sonrió, como burlándose de ello, pensando que tal vez se debiera a su propia sugestión. Y pensándolo un mero detalle sin importancia, lo comentó de forma casual: - ¿Sabes? Últimamente tengo la sensación de que... hueles diferente.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Miér 20 Abr - 19:48

surprise e_e

Estaban bien.
De nuevo, volvían a estar completamente bien.
Sin evasivas ni tensiones. Con la sinceridad por delante como uno de los pilares importantes de ese fuerte lazo que unía a la humana y al dragón. Megerah se perdió en aquel beso lento que Thareon fue profundizando. Se dejó llevar por esos labios del contrario que bailaban con los suyos, impregnándose de tal intensidad, que la hizo estremecer, escuchando el eco de esa voz varonil en su propia cabeza. La rubia terminó por sonreír al oír en su mente las palabras de Thareon, haciéndola presa de una emoción que ya estaba presente, aunque de forma latente.

Enternecida por aquel momento en el que Thareon la mimaba, en aquel lugar, Erah cerró los ojos, volviendo a dejar suaves caricias por el rostro del dragón, delineando una vez más esas marcas que atravesaban el lateral de su semblante, en una muda reminiscencia de esa adoración por él. Tal cual era. Algo que el dragón azul ya tenía que saber de sobra.

Sintió la calidez de sus labios sobre su frente y deseó quedarse así horas, días, con él. Siempre con él. Aquella sonrisa que se había enternecido, se ensanchó hasta mostrar la línea blanca de sus dientes con ese comentario tan fortuito que, sin pensarlo, le daba empuje para dar otro paso más en aquella conversación-. No se te escapa una… -bromeó con suavidad en un quedo murmullo. Sabía de esa habilidad del dragón desde que compartían el día a día. No es que antes la rubia tendiera a engañarlo, pero ahora, de querer hacerlo, le resultaría mucho más difícil. Casi podría decir que Thareon era capaz de ver su alma ahora. Erah entonces enderezó su cuello en un movimiento suave y sutil para poder separar su rostro del de Thareon y poder buscar sus zafiros con sus orbes cristalinos-. Tiene su razón de ser, en realidad… -comenzó, sin saber muy bien cómo continuar, queriendo ser directa pero con el recuerdo de una conversación parecida con el mismo hombre, años atrás en la inusitada intimidad de los establos del castillo. Finalmente, se recordó que era una situación demasiado diferente, como para que él reaccionase igual:- Estoy embarazada, Thareon. -confesó, despacio, dulce, sin perder la sonrisa pero con una brizna de temor encogiendo su corazón. No apartó la mirada de la masculina, con intención de observar la reacción del dragón a tamaña confesión, deseando guardarla en su mente, instante a instante. Sin duda, era algo inesperado y hasta podía trastocar ligeramente los planes de revolución que tenían. ¿Thareon la dejaría participar tan activamente como hasta ahora?

Megerah bien podía jurar que no.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Jue 21 Abr - 1:33



La mente de Thareon se quedó literalmente en blanco. El enfado, el plan, la rebelión, todos los problemas que habían ido arrastrando hasta entonces, se acababan de esfumar de su cabeza como de un plumazo. Zas. De golpe, su línea mental acababa de quedarse plana y unidireccional. Su corazón pareció detenerse durante un momento, en el que contuvo inconscientemente la respiración. Todos sus pensamientos se centraron en una sola cosa, mientras observaba, incrédulo, los ojos azules de la mujer que tenía delante. Unos ojos en los que pareció quedarse atorado durante unos interminables segundos.

"Estoy embarazada". Acababa de decir... No. ¿Acaba de decir...? - ... ¿que estás... qué? - Thareon alzó una mano húmeda del agua para llevársela a la frente tatuada, en señal de incredulidad total y absoluta. Pero aquella reacción apenas sí le duró segundos. No tardó en volver a centrar la mirada sorprendida e interrogante en ella. ¿Eso era lo que había olido distinto en ella? Probablemente, de no ser Megerah la que acababa de confesárselo en persona, el dragón hubiera pensado que se trataba de algún tipo de broma. Pero si algo podía saber él de buena tinta, era que la rubia nunca bromeaba con esas cosas. Le había quedado bien clara esa lección aquella noche en los establos. Mas aún así, se le antojaba tan inverosímil, lo veía tan imposible... Con tantas cosas que había perdido, la oportunidad que había tenido de ser padre en el pasado, aquello que toda su vida había anhelado en su corazón, y a lo que prácticamente se había resignado a renunciar... ¿Cuántas posibilidades había de que, por segunda vez, hubiera sido bendecido con una noticia como aquella?
No pudo reprimirse. Una sonrisa estúpida, absurda brotó en sus labios cuando la ilusión y la alegría lograron sobreponerse a la sorpresa inicial. Y el dragón reaccionó, envolviendo a Megerah en un abrazo en el que hasta la alzó del agua sin querer. - ¡Oh, por los Dioses, Erah! No... no puede ser. No puedo creerlo... - Reía como un pobre estúpido mientras la abrazaba, incapaz de parar. No quería parar, ni quería pensar en otra cosa en ese momento. Quería inundarse de esa alegría, de ese sentimiento que tan pocas veces tenía la oportunidad de experimentar últimamente. Cerró los ojos, hundiendo la nariz entre los rubios cabellos empapados, sintiendo de repente una cálida y agradable sensación el pecho. La llama de su esperanza, latiendo más fuerte que nunca. Suspiró varias veces, apagando aquella nerviosa risa, la cual fue poco a poco en lágrimas contenidas de emoción. - ¿De verdad... vamos a ser padres? - Murmuró, sin soltarla, como si aún una parte de él se negara a aceptarlo.







avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Jue 21 Abr - 22:33

Erah casi podía decir que contuvo la respiración mientras la sorpresa se adueñaba de Thareon. Mientras lo desubicada y trastocaba todas sus ideas y planes. Hasta esa tensión que había tenido minutos antes, cuando la observaba desde el borde de las termas, declinando su oferta de unirse a ella por un rato. Y ahora, ahí lo tenía, frente a ella, asimilando algo que le caía totalmente de imprevisto, aunque no fuese del todo imposible. La rubia era consciente de esa remota posibilidad entre dragón y humana. De hecho, no se habían parado a pensar en ese mínimo porcentaje vigente de embarazo entre razas. Algo que ni Thareon, ni ella, habían contemplado por cada vez que habían unido sus cuerpos desde que compartían esa vida juntos. Y sobraba decir que habían recuperado el tiempo perdido.

No necesitó contestar. Tan sólo mantuvo su mano en aquella mejilla semioculta por la barba, así como la conexión entre sus miradas, tan distintas en aquel momento. Una expectante y la otra desconcertada. Sólo tenía que esperar que aquella noticia cayera por su propio peso y Thareon comenzara a asimilarla. Megerah estaba más que dispuesta a darle ese margen de tiempo, pues ella ya había pasado por eso. Cuando sus sospechas fueron confirmadas y ella tuvo que asimilar igualmente que estaba en estado. Algo que la dejó sin habla en su momento y la llenó de una profunda emoción que había mantenido prácticamente oculta hasta ahora. Porque no aguantaba más aquel silencio. Porque necesitaba decírselo a Thareon y compartir con él la mejor noticia que podía darle. O, al menos, eso mismo pensaba ella.

Y él se lo confirmó cuando una sonrisa temblorosa, amplia y emocionada comenzó a pintarse en su cara. Ésta hizo que la de la rubia se ensanchase aún más, llena de dicha por esa reacción tan dispar a la que dejaron atrás en aquellos establos del castillo.

"Ay, Erah... En otras circunstancias, en otra época, me hubieras hecho el hombre más feliz del mundo... "

Megerah ahora podía dar fe de que aquellas palabras susurradas con gran pesar, entre montones de heno, eran completamente ciertas. Algo que era agua pasada. Muy pasada. Y quedó borrada en el instante en el que Erah arrojó ese temor que tenía, al olvido. Dejó que la envolviera con sus brazos, que la sostuviera contra él, aún más enternecida si cabía por la propia reacción del dragón. Rodeó el fuerte cuello masculino con la suavidad de sus brazos, llegando a poner una de sus manos en la parte posterior de la cabeza del contrario, perdiendo sus dedos en ese cabello oscuro. Nunca pensó tener esa oportunidad con él. En plena libertad. Habían tenido que pasar por tantísimo desde aquel entonces...
La rubia cerró los ojos, notando cómo la emoción se le desbordaba en silenciosas lágrimas por todo aquello simultáneamente, ignorante de que aquel hombre, con esa incontrolable y suave risa, a caballo entre la incredulidad y una alegría inmensa, pasaba por lo mismo. Con una inspiración más marcada, ante su última pregunta, la mujer ladeó sutilmente su rostro para posar sus labios allí dónde Thareon le dejara. Se le ocurrieron tantas respuestas. Tantos símiles. Pero ninguno que el dragón no supiera de antemano-. Tan cierto es... como lo que siento por ti... -murmuró en respuesta, tremendamente conmocionada por la nueva. Por la ilusión de él. Por el momento. Por la inminente expectativa.

Por aquel aquí y ahora.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Thareon el Vie 29 Abr - 23:09


Iba a ser padre. Una vez más.

Era demasiado hermoso, demasiada casualidad. Demasiada buena suerte, como para que fuera real. Porque lo era, ¿verdad? Sí... Sí, tenía que serlo. Algo en su interior se resistía a pensar que aquello podía ser tan sólo un sueño. Ese algo quería verlo como una recompensa única, tan inesperada como innegable, por todo lo que había sufrido y lo que había perdido en los últimos años.
De repente, de golpe, los pocos cabos sueltos que habían quedado en su mente, en su vida; se unían cobrando un único sentido. Aquel que le dirgía directamente a su anhelo más profundo, más olvidado. El que tan sólo Megerah había conocido de sus labios. Se permitió soñar, imaginar, ilusionarse. Se permitió, sencillamente, ser feliz.

Quería
ser padre. Ser un padre para la criatura que en aquel momento se gestaba en el vientre de su amada. Ser el padre de familia que sabía que ella necesitaría. Allí, abrazándola, en aquel instante, aquel "aquí y ahora"... Thareon sintió que tenía entre sus brazos las dos cosas más hermosas que le habían pasado en sus últimos años de vida. Dos cosas que no pensaba perder, nunca más, por nada del mundo. "No esta vez", determinó su voz mental. No, nadie le arrebataría su sueño y su futuro por segunda vez. Ya lo había decidido antes de aquello. Mas la situación no sirvió sino para reafirmarse en dicha decisión.

No pensó en el pasado. No pensó en el futuro. No pensó en nada. Sólo en el momento, y en la felicidad que aquella noticia le había dado. En el fondo supo que la feliz nueva traía consigo también unos inconvenientes con los que no había contado, especialmente teniendo en cuenta su plan revolucionario. Pero aquel no era el momento ni el lugar para discutir sobre ello. No, todavía no. Todavía... quería disfrutar de esa felicidad un poquito más. Porque, en poco tiempo, probablemente no pudiera volver a sentirla de aquella manera tan sincera y abierta.

Despacio, muy despacio, volvió a dejar que los pies de la mujer volvieran a tocar el suelo sumergido. Pero no la soltó, ni dejó de abrazarla. Aunque se separó lo justo para poder ver aquel rostro recorrido por lágrimas. Unas lágrimas muy diferentes a las que había visto en ella anteriormente, y que recogió, besando el rostro de la mujer, aún con entusiasmo. ¡Y quién le supo la dicha en aquellas lágrimas! Qué bien sonaba la risa y la sonrisa de Megerah en aquel eco. - Realmente... sólo tú puedes hacerme el hombre más feliz de este mundo, Erah. - Le susurró, rematando la frase con un beso sobre su frente. Para acto seguido pegar su mejilla a ésta, dejando caer los párpados. Bajando las manos por la húmeda piel de sus brazos, hasta entrelazar sus dedos con los de la rubia.  - Te quiero. - Su grave voz sonó como un arrullo en la penumbra rocosa de las cavernas.






avatar
Thareon
Dragon

Ocupación : Líder de La Última Rebelión
Mensajes : 1443

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Megerah el Mar 3 Mayo - 21:58


Perdida entre esos brazos masculinos de los que hizo su hogar hacía tantos años, Megerah sonrió. Levemente pero con una felicidad sincera que nunca pensó alcanzar. Aliviada por toda esa ilusión de Thareon ante la esperanza que representaban aquellos dos pequeños que comenzaban a desarrollarse en su vientre. Emocionada de igual forma por ser la madre de sus hijos. Tan enamorada del dragón como en el primer momento en el que fue consciente de ello: un momento para nada efímero en su memoria, entre las almenaras del castillo. O puede que aún más fascinada por él que por aquel entonces. Un sinfín de experiencias, a cada cual más dispar, les separaban de aquel recuerdo... y Erah sólo podía amarlo a cada día más, haciéndosele inconcebible que tal sentimiento fuese capaz de cobijarse en el interior de su pecho o, incluso, en su humano corazón. Y aunque escuchara esa voz grave en su cabeza, simplemente se limitó a dejar de sonreír. Muy en su interior, con la historia de Thareon bien presente, Erah pudo entender el significado de aquellas tres palabras que el dragón nunca pronunció.

Sus acelerados latidos hicieron eco en el interior de sus oídos cuando cerró los ojos. Cuando notó el escozor característico de unas lágrimas de dicha plena, fruto de toda ese cúmulo de emociones por aquella buena nueva. Apenas eran húmedos surcos en la tersa piel de sus mejillas cuando Thareon las descubrió al apartarse lo justo en aquel abrazo que ninguno de los dos quería romper. La rubia dejó escapar una suave risa ante las leves cosquillas que los labios del dragón dejaban sobre su semblante, dibujando una enorme sonrisa que se afianzó con las palabras que transportaban aquella voz masculina. No podía negar que aquel susurro la derritió, haciendo que su sonrisa fuese la de la más boba de las enamoradas. ¿Había fin que Erah no hubiese buscado con más ahínco desde que conocía al dragón azul?

Dejó que la mimara, suspirando con suavidad, mientras sentía el hormigueo de las ásperas yemas de sus varoniles dedos a lo largo de sus brazos, hasta enredarse con los propios. << Y yo a ti. Siempre... >>, contestó mentalmente, ampliando por primera vez ese contexto limitado a su aquí y ahora. Megerah acarició tiernamente el dorso de las manos contrarias con las yemas de sus pulgares, aún sumergidos.

Y así se quedaron, durante unos minutos que bien pudo significar la eternidad para la rubia. Pues no había mejor lugar ni mejor compañía con la que estar. Aunque, quizás, pudiera haber un sitio mejor... -. ¿Te parece si volvemos a la cama? -preguntó, separándose con suavidad para encararlo, sin otra intención que el deseo de disfrutar el poder acurrucarse contra él bajo las mantas, mientras esperaba a que Morfeo reclamase su consciencia por unas horas-. Prometo ayudarte a recuperar el calor que pierdas de aquí a allí... - enarcó una ceja fugazmente, más divertida que juguetona. Thareon llegó a reírse antes de asentir, cediendo a esa sugerencia.

La consecuencia derivada de ésta, era algo que ambos decidirían cuando llegaran a la cama.





couldn't help myself <333333:


honours:




avatar
Megerah
Redeemed

Mensajes : 833

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Never seemed so right before ~ Thareon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.